Disclaimer: Boku no Hero Academia no me pertenece. Sólo utilizo sus personajes de forma no lucrativa.


Al fin había terminado todo.

Vencieron al villano, salvaron la cuidad y se sintieron verdaderos héroes aunque aún eran estudiantes. La clase A se había reunido celebrando su victoria, así que nadie se dió cuenta de que el villano que apresaban los policías no había terminado su jugada.

—Se terminó, Shoto-kun...

Todoroki dirigió la mirada a la chica que le hablaba y sonrió.

—Así es, Momo...

Y sucedió. Apenas el villano se soltó del agarre de los policías, logró lanzar su último ataque. Así que Todoroki no llegó a reaccionar cuando aquella lanza atravesó el pecho de su acompañante, la que había logrado crear un plan para capturar al villano sin bajas en la infraestructura de la ciudad. Él iría preso, pero ella no saldría bien.

El cuerpo de la chica voló unos metros por el impulso del arma y cuando aterrizó ya tenía a algunos héroes y paramédicos a su alrededor.

La clase A estaba en shock. La primera en reaccionar fue Jirou, quien lanzó un grito al aire antes de salir disparada a donde había aterrizado su mejor amiga y fue seguida por sus compañeros a medida que éstos salían del shock. Todos salvo uno.

Shoto dirigió sus manos temblorosas a su ropa y rostro, donde sintió que algo había salpicado. Cuando las vio se dio cuenta de qué era...

Era la sangre de Yaoyorozu...


Tras el traslado de Yaoyorozu al hospital, los chicos se habían dispersado, unos se fueron directo al hospital, otros quisieron ir sus casas a avisar que estaban bien y otro grupo se quedó pensando en lo que pasó. Izuku formaba parte del éste. Vió que Todoroki no se había movido de su lugar y quiso ver si estaba bien.

—Todoroki- kun... —cuando llegó a su lado, Deku notó como su amigo se había salpicado de la sangre de su compañera— Deberías ir a tu casa a ducharte... luego todos iremos al hospital a ver a Yaoyorozu-san, ¿vendrás?

Todoroki sólo asintió y se dirigió a su casa.

Cabe decir que Shoto logró llegar al hospital, mas no parecía haber reaccionado aún. Todos sus compañeros se encontraban ahí, además de los padres de la chica. De igual forma, cuando llegó muchos lloraban de manera desconsolada mientras otros simplemente estaban en shock. No debía estar muy espabilado para saber que había pasado, así que sin mas, se retiró sin siquiera cambiar su expresión.

Yaoyorozu Momo había muerto de camino al hospital. Y nadie pudo hacer nada para salvarla.


Nadie comprendía que sucedía en la mente de Todoroki Shoto. Desde el ataque de aquel villano y el descenso de su querida compañera de clase, el mitad-mitad no había dicho nada de nada.

La pérdida de la sub delegada le había pegado fuerte a todos. Sabían que ser héroe era peligroso y que iban a arriesgar sus vidas en ello, pero sentirlo en carne propia... no, ver como una amiga pierde su vida tras una supuesta victoria... era demasiado.

El funeral de la chica se hizo cuatro días después. Todos asistieron: familia, alumnos, algunos profesores y varios héroes. Si no hubiera sido por esa chica, no habrían capturado a ese desgraciado.

¿Todoroki Shoto asistió? Si, lo hizo. Deku consolaba a Ochako cuando él llegó. Le dirigió la mirada, sin embargo, los heterocromáticos del otro no veían a ningún lado. Midoriya había ido a visitar a su amigo, pero él siempre estaba ido, no había vuelto en sí desde aquel fatídico día. La hermana del mitad-mitad le contó que éste no había comido desde que llegó cubierto de sangre hace unos días. No había comido, no había dormido, ni siquiera había hablado. El peliverde se preocupaba.

La ceremonia fue corta. Bajaron el cajón de la joven, que estaba cubierto por un bordado con flores. Posterior al entierro, los invitados ofrecieron sus pésames a los padres de la joven y estos agradecieron su presencia. Ya al final sólo quedaban los compañeros de clase. Los padres de la víctima se acercaron al grupo y les agradecieron su presencia.

—No deben agradecernos. Yaoyorozu-san fue una gran compañera y aún sin invitación hubieramos asistido igual —Iida, como delegado de la clase, parecía haber tomado el papel de voz para todos sus compañeros.

—Ya veo... —dijo la madre de la chica— Momo hizo muy buenos amigos... —y su voz pareció quebrarse— Vino toda su clase... —pasó la vista sobre los jóvenes— Todos... —y se detuvo por un segundo— ¿vino también Todoroki-kun? No lo he visto...

La clase se extrañó ante la pregunta.

—S-Si... Todoroki-kun vino —Midoriya salió de entre sus compañeros—. Aunque no se ha acercado a nadie...

La mujer miró hacia donde apuntaba el peliverde.

—Entiendo... —sonaba como si fuera a quebrarse nuevamente— Siempre pensé que Momo y Todoroki-kun sentían algo el uno por el otro —la clase se sorprendió ante este comentario—. Lo veía en sus ojos cuando nos visitaba y la visitaba en casa... —su voz se quebró— N-Nos veremos en otra ocasión.

Y los padres de la chica se despidieron.

Los chicos no sabían que hacer ahora. Eran los últimos en aquel cementerio. Todoroki se había quedado a un metro de la reciente tumba.

—¿Ahora... qué hacemos? —Kirishima fue el primero en romper el pesado silencio que se había formado.

—No tengo idea... —Denki se rascó la nuca incómodo— Estoy bastante sorprendido... ¿Todoroki y... Yaomomo? —aún dolía pronunciar su nombre.

Deku suspiró.

—Parecían más unidos este último tiempo... Pero me preocupa mucho Todoroki-kun... —dirigió la vista a su compañero— Voy a ver si está bien...

Así que ante la atenta mirada de sus compañeros, Midoriya avanzó. Pero un sonido hizo que se asustara y se detuviera. Un hipido. Todos buscaron de dónde se originó. Otro hipido acompañado por una sacudida de los hombros de Shoto apareció.

-T-Todoroki...¿kun? —antes de que Izuku terminara, Shoto giró su cabeza y dejó al decubierto su rostro, semi tapado por unos mechones rebeldes.

Para quienes no habían visto aún al mitad-mitad, ver las ojeras en su rostro fue terrible. Pero más lo fueron sus ojos. Ya no eran ojos vacíos que no sentían nada, al contrario. Los ojos heterocromáticos transmitían dolor, mucho. Nublados por un llanto contenido que desbordó cuando la primera palabra después de semanas sonó. La voz ronca por el desuso sonó suavemente con dolor, y todos escucharon aquélla palabra al unísono del corazón del muchacho rompiéndose.

—Mo...mo...

Y la primera lágrima brotó de su ojo azul. Una lágrima solitaria y delgada que pronto fue seguida por muchas lágrimas gruesas. Algunos compañeros fueron afectados por el dolor en aquella palabra y ver llorar por primera vez a aquel chico fuerte, que ahora parecía un pobre niño abandonado.

Shoto volvió a girarse a la tierra fresca de la tumba joven. Se acercó y clavó su mirada en ella. Desde la perspectiva de sus compañeros, sólo pudieron ver cómo sus hombros temblaban cada vez más, retirando sus manos de sus bolsillos, se abrazó a si mismo clavando sus propias uñas en su carne, atravesando la ropa y cayó de rodillas.

Lo que siguió fue la escena más desgarradora que los jóvenes espectadores verían en sus vidas. Cómo un hombre se quiebra, ya que vieron cómo inclinaba su cabeza hacia el cielo tomando aire y lanzaba el grito más doloroso y desgarrador que podrían imaginar.

Muchos de sus compañeros se quebraron junto a él, ya sea por el recuerdo, o por el dolor que Todoroki transmitía. Shoto sólo dejaba de gritar y sollozar cuando tomaba aire para seguir gritando y sollozando el nombre de su amada.

Momo...

Llegado al punto que Todoroki había empezado a cavar en la tierra con sus manos, sus compañeros tuvieron que lanzarse a detenerlo.

El clima acompañó el sentir del joven dejando caer la lluvia sobre sus cabezas, tratando de tapar los gritos y los sollozos desesperados de un joven con el corazón y alma destrozados.


Hi pipol!

Aquí Hati-chan con un nuevo fic! Esta vez Todomomo.

Me he dado cuenta de que últimamente he estado escribiendo (o pensando) muchos fics con esta temática... "Muerte inesperada"

¿Por qué? Porque aparte de ser un tema que escribo con facilidad, me gusta escribir sobre estos personajes en esa situación. No porque me guste verlos sufrir, sino porque demuestran que son humanos con emociones y que sienten dolor.

A principios de este año, en una época bastante entretenida y alegre en mi cuidad, recibí una terrible noticia: mi profesor de trompeta había fallecido. Llevaba ya tres años con él, y fue el que me enseñó prácticamente todo lo que sé sobre mi instrumento, así que fue un golpe muy duro para mi. Causa de muerte: infarto.

Ven? Todo estaba bien hasta que todo estuvo mal. No tuve ni una señal de que eso podría pasar. Uno nunca imagina cuando va a ser la última vez que veas a una persona.

Uffff... ya que estaba me desahogué.

VOLVIENDO AL FIC

Probablemente suba una mini segunda parte, un epílogo para terminar esto más... tragi-bonito. Puede que lo haga en un día o dos. También estoy pensando en hacer un fic aparte sobre pequeños momentos antes y después de este fic, tipo la relación de Todoroki y Yaoyorozu y cómo le fue a Todoroki después de... esto.

Creo que no me falta nada...

Nunca había hecho unas notas de autor tan largas...

Nos leemos pronto!

Se despide

Hati- chan