Primero que nada explicare las edades de los personajes:

Mugman y Cuphead tienen 19 años

Cagney tiene 23 años

King Dice 25 años, ademas este trabajo con el diablo desde que tenia unos doce años.

Por otra parte tratare generalmente de escribir capítulos con un narrador omnisciente, pero habrá uno que otro que serán POV de algún personaje, justo como es el caso del prologo, este es un POV de Cagney.


Todo comenzó aquel día que ese par de tazas que cuidaba Elder Kettle fueron a parar al casino, como era obvio el Diablo habrá hecho de las suyas y les gano a los pequeños, era lo más lógico que trataría de tomar sus almas, pero de alguna forma estos lograron escapar de este final.

Por alguna razón el Diablo vio en ellos una salida más rápida para tomar las almas de los deudores, como creía que un par de mocosos podrían contra nosotros, era obvio que les daríamos pelea, ellos fueron derrotados varias veces por nosotros, pero las pequeñas tazas no se rendirán uno a uno fuimos cayendo y ellos tomaban nuestros contratos.

De nuestro hogar, la primer isla Hilda, Ribby y Croaks, y obviamente yo fuimos los más difíciles para los niños, no es por quitarle créditos a The Root Pack o a Goopy le Grande, pero ellos no son muy fuertes que digamos y era casi obvio que serían rápidamente derrotados y no es por tratar de alardear, pero estoy seguro que yo fui el más trabajo les dio (después de Hilda claro ya que ella siempre está literalmente en las nubes).

Por otro lado, de esos dos hermanos el pequeño de color azul pareciera ser el más débil, razón por la cual me confié al final de nuestra batalla, pues ya había derrotado a su hermano el cual lo protegía de mis ataques, por esa razón creí que volvería a salir victorioso, pero no fue así, ese pequeño que estaba temblando igual que una gelatina al ver mi maravillosa fase final, ese pequeño que tenía lágrimas en los ojos al ver a su querido hermano inconsciente en el suelo, ese niño pequeño que solamente quería irse de ahí y dejar de luchar más junto todas sus fuerzas para derrotarme y lo hizo de alguna forma ese pequeño logro quitarme el contrato de mi alma de las manos.

Ese pequeño niño que al vernos a su hermano y a mí inconscientes nos atendió a ambos para que al menos al despertarnos no tuviéramos heridas graves ni nos preocupáramos demasiado por alguno que otro dolor, ese pequeño que era casi tan puro como un ángel antes de irse con su hermano a cuestas hacia la siguiente isla me dejo una pequeña poción para el dolor y malestares muy efectiva.

Desgraciadamente para mí, desde aquellas buenas acciones de la pequeña taza azul comencé a seguirles en su aventura, vi cómo iban derrotando a los jefes y vi todas las bellas acciones de este pequeño, de igual forma en la que vi como sus ojos se iluminaron al ver la belleza de Cala María y que a ella al igual que a mi le dejo una botellita de aquella poción a espaldas de su hermano, cosa que hizo que algunos sentimientos desconocidos afloraran de mí.

Finalmente, ese par de pequeñas tazas nos derrotaron a todos, hasta a los que creí que jamás podrían derrotar como a Beppi, al Dr. Kahl's Robot, a Sally, a Djimmi, a Grimm a nuestra querida Baronesa y a tantos otros que llegué a considerar fuertes, pero estos chiquillos fueron mejores y cada vez se hacían más fuertes, con cada pelea, con cada derrota, ellos siempre iban al frente nunca retrocedían y al final ellos ganaban.

Incluso al final ellos fueron mejores que aquellos que nos condenaron, si hablo del mismo Diablo y de su mano derecha King Dice, estos mocosos acabaron con nuestro sufrimiento y con el suyo propio seguramente lo hicieron porque al pequeño Mugman se sentía mal por el daño que nos causó y quien no estaría arrepentido de aquello pues era obvio que el Diablo nos querría como esbirros y gracias a ellos todo Inkwell pudo estar en paz y feliz nuevamente ahora ya sin el diablo ni King Dice molestando.


Pasaron unos cuantos meses y yo seguía pensando en el pequeño Mugman, esa pequeña taza amable y cariñosa que de vez en cuando salía de casa a visitar a Cala María, ¿Qué cómo lo sabía? Bueno es muy fácil seguir a alguien cuando te puedes transportar bajo la tierra y como tiene que pasar justo delante de mí para poder ir a la siguiente isla, obviamente lo vería, así que por alguna razón me daba el impulso de saber a dónde se dirigía con esa linda sonrisa y por ello lo seguía.

Debo admitir que las primeras veces no me importaba mucho que se viera con aquella sirena que justo como su nombre lo decía era bella* y suponía que iba a encontrarse con una amiga que hizo, pero tiempo después las visitas eran más frecuentes y a mí me molestaba de alguna forma, así que decidí mandarle algunas cosas para agradecerle y que mejor que dejar mi huella personal en la vida del pequeño, por ello para darle mi firma elegí enviarle flores.

Las primeras flores que le mande fue un ramo de Dalias Malva como agradecimiento por lo que hizo, no solo por mi sino por todo el Inkwell, lo siguiente fue un ramo de claveles barbados de diferentes colores, siendo estos de color rojo brillante, rosado y blanco.

Las siguientes fueron una Cattleya lila, una maceta de Hortensias, una Cattleya azul, un arreglo hecho con Clematis (obviamente hecho por mi), un ramo de rosas blancas, una maceta de violetas, un ramo de Zinnias blancas, un ramo de Calas y finalmente un ramo de Jacinto purpura.

El punto de que el Jacinto fuera el ultimo es que Mugman le llevo a Cala María el ramo de rosas Blancas, el de Calas y el arreglo de Clematis, eso fue lo que me provoco una tristeza que jamás sentí antes, fue como si me marchitara por dentro, por ello decidí dejar de mandarle las flores, pues yo (a pesar de saber el significado de cada una de estas), me tome la molestia de cultivarlas, de buscar aquellas flores que fueran hermosas para su gusto.

Paso cerca de mes y medio sin que le mandase nada, pero eso claro no significaba que no lo iba a ver de vez en cuando, un día de esos vi como la pequeña tacita azul salió de su casa, creí que seguramente iría a ver a la sirena, pero no fue así, solo salió a corroborar si había flores, pues busco solamente delante de la casa (donde generalmente solía dejarlas junto con una nota), este al ver que no había nada regreso con una cara de tristeza al interior del hogar, ese día no fue a ver a Cala, si no que por el contrario, se quedó en casa saliendo de vez en cuando a verificar si no habían llegado o las paso por alto.

Después de aquello el pequeño ya no tenía la misma sonrisa de siempre, por el contrario, parecía decaído y aun a pesar de todavía pasar tiempo con Cala María aquella aura de alegría y esa bella sonrisa no eran las mismas, hasta parecía un poco ido y no fui el único en notarlo tanto como Cuphead, Elder Kettle y la mayoría de los de habitantes de la isla uno.

En esos días me sentía muy mal por primeramente darle un bello regalo cada cierto tiempo y luego arrebatárselo como si nada y más al verlo todos los días viendo si "ahora había suerte". Hable con Hilda de esto de mis sentimientos hacia Mugman y como me sentía cada que lo veía junto a Cala María, ella me dijo que era obvio que estaba enamorado, pero obviamente era imposible ¿No es así? "Yo solo quería que el fuera feliz otra vez" fue lo que le dije.

Sin darme cuenta de lo que decía solté aquellas palabras, las cuales me hicieron sonrojar y darme cuenta de mi error, realmente caí enamorado de ese pequeño por lo cual finalmente luego de todo ese tiempo volví a mandarle flores a Mugman, en esta ocasión fue una maceta de Pensamientos blancos e igualmente que con las anteriores le mandé una nota, solo que esta vez no solo venia una simple frase, en esta ocasión le invité a venir a verme pues quería hablar con él y por primera vez desde que comencé a enviarle flores le puse un remitente.

Esta vez seria decisivo enamoraría a Mugman y lo haría mío, sin importarme nada.


No se como termine haciendo un fanfic de Cuphead si me prometí a mi misma jamas hacer mal uso de los juegos (entiéndase como parejas homo xD).

Bueno quería decir que todas las flores que ocupe tienen su significado, algunas tienen mas de uno así que trate de buscar unos que quedaran con Mugs, de hecho esto lo hago por que para mi el significado de las flores siempre me pareció hermoso.

Así queee... no traten de buscar el significado yo lo diré mas adelante

*Y bueno respecto a lo del Nombre de Cala Maria, lo que pasa es que en el lenguaje de las flores la Cala significa belleza y elegancia.