Holaaaa! esta vez les traigo algo que la verdad se me ocurrió a última hora, ¡UN BELLO ESPECIAL! de esta fecha tan c̶o̶m̶e̶r̶c̶i̶a̶l bonita, San Valentín.

Como dije esto es algo que se me ocurrióa última hora h̶a̶c̶e̶ ̶d̶o̶s̶ ̶d̶i̶a̶s̶ pero eso no impide que esto al final sea canónico,por lo que este capítulotendrá un par de datitos que seránmuy, muuuuuuy importantes en el futuro,pero eso es algo que verán luego.

- Por cierto añadíun leve lime a esto(̶p̶o̶r̶ ̶q̶u̶e̶ ̶n̶o̶ ̶q̶u̶i̶e̶r̶o̶ ̶p̶o̶n̶e̶r̶ ̶e̶l̶ ̶"̶c̶o̶n̶t̶e̶n̶i̶d̶o̶ ̶a̶d̶u̶l̶t̶o̶"̶)̶

Sin más que decir disfruten!

Era la mañana del catorce de febrero, Cagney y yo llevamos casi un año saliendo y debo de admitir que nunca me había sentido tan ansioso como el día de hoy, pues al ser el día de los enamorados Cagney me citó para estar juntos, era algo obvio pues ahora somos novios, pero debo de admitir que no me acostumbro aun a que sea tan empalagoso conmigo pues me consiente demasiado, antes solo eran flores cada una o dos semanas, ahora son besos en público, insinuaciones por parte de mi novio, además de que casi siempre que salimos el mantiene su mano en mi cintura cosa a la que aún no termino de acostumbrarme, pero sabiendo como es Cagney lo más probable es que para hoy haya, no sólo programado el día completo, sino que, estaba más que seguro que estaría más cariñoso que nunca, lo cual la verdad no me molestaba, pero si me daba mucha vergüenza.

Justo ahora me encontraba en la sala de estar esperando la llegada de Cagney, a mi lado tenía un par de obsequios que había preparado para él, los cuales eran: un ramo de rosas rojas y Camelias rosas (sus significados eran Admiración, deseo, amor intenso y pasión por parte de las rosas y la Camelia era: te querré siempre, pero al ser rosada también significaba anhelo de estar con la persona amada), y unos relicarios de oro que ocultaban la forma de un corazón, estos se podían abrir de dos formas, la primera era sólo deslizando la tapa (en esta puse una foto de Cagney en uno y la mía en el segundo), la segunda forma de abrirlo era un poco más compleja pues antes tenías que girar el dije para formar un corazón y luego de eso deslizar la tapa, esta vez dentro del relicario coloque una foto de nosotros dos que Hilda había tomado mientras nos besábamos además también me di a la tarea de poner una inscripción, la cual decía "Te amo más de lo que puedes imaginar" y al final sólo tenía las iniciales de nuestros nombres. Eran unos hermosos dijes de pareja que venían en una cajita de terciopelo azul, que ahora estaba envuelta dentro de una caja de regalo color rojo y un moño blanco.

Luego de más o menos de media hora de estar esperando intranquilo, pues la verdad me había levantado desde mucho antes y por lo que veo el también, ya que en el reloj faltaban cerca de cuarenta minutos para que fuera la hora acordada, por ello me levanté del sofá donde me encontraba y fui a abrir la puerta, en cuanto estuve delante de esta solté un fuerte suspiro y abrí con una sonrisa en mi rostro, la cual se hizo más grande la ver un hermoso ramo de Dalias rojas y rosas blancas con rosa, para ser sinceros, para estos momentos ya casi podría considerarme un experto en el lenguaje de las flores, por eso al ver las Rosas supe inmediatamente que me proponía un amor eterno y con las Dalias me decía que me querría siempre, debo de admitir que me dio un poco de risa la similitud de los significados, aunque si bien no era el mismo no dejaba de ser bastante parecido, además de que por alguna razón elegí una flor que tenía el mismo significado que sus Dalias. Le pedí que esperara un momento en lo que iba por mis cosas para así poder irnos, tome los regalos y mi abrigo rápidamente y volví al lado de mi novio, le di un beso rápido en los labios y le desee un feliz san Valentín mientras extendía los obsequios hacia él, los cuales aceptó con una hermosa sonrisa que hizo que me hizo demasiado feliz.

El río al ver las camelias y me susurro al oído "supongo que si nos querremos siempre" para luego darme un beso en mi cuello que me hizo estremecer completamente además de que me provoco que me sonrojara completamente, Cagney se apartó de mí y al ver mi rostro completamente rojo volvió a soltar una leve risita para luego besar mi nariz con lentitud para finalmente dirigió su atención a la cajita azul, el me pidió permiso para abrirla y en cuanto le di mi consentimiento abrió la caja con mucho cuidado, como si esta se fuera a romper, una vez abierta sonrió nuevamente pues los dijes a juego tenían una mariposa encima de una hoja dibujada con oro blanco y alrededor unos pequeños diamantes que le daba un toque un poco más sofisticado, en cuanto sacó uno me dijo que eran hermosos, yo rápidamente le explique que estos eran relicarios y el cómo se abrían, también le dije que el de la derecha era el suyo, mientras que el de la izquierda sería mío. En cuanto le dije eso él me pidió que me diera la vuelta pues quería ponerme el que me correspondía, acción que hice con gusto.

Una vez Cagney me puso el dije me ofrecí a ponerle el suyo, pero esta vez paso algo me decepciono un poco, pues él me dijo que debido a su fisionomía y también su trabajo le era difícil llevar collares por ello solamente lo dejo en la cajita y me dijo que lo guardaría con mucho amor y que cada que me extrañara lo vería, a decir verdad, en cuanto él me dijo eso me sentí estúpido, ¿Cómo pude pasar por alto eso? Pensé incluso que era algo demasiado obvio por eso me regañaba a mí mismo por haberle dado eso a Cagney, pero el noto mi disgusto en mi cara y rápidamente tomó mi barbilla y alzó mi rostro para luego de darme un corto beso comenzar a hablar.

— Vamos Mugs, no tienes que ponerte mal solo porque no puedo ponerme collares, tu regalo es, además de hermoso, especial — luego de decir aquello tomó el dije que descansaba sobre mi pecho y lo beso — este es el primer día de San Valentín de muchos que pasaremos juntos, sé que en todos cometeremos errores, pues no somos perfectos, pero son esos errores lo que nos hace especiales.

— Sí — respondí sonriendo nuevamente — Sí, tienes razón. Bueno será mejor que no vayamos de una vez, ya pasamos mucho tiempo en la entrada de la casa.

Luego de aquello emprendimos camino hacia el hogar de mi novio ya que él me pidió, poco después de cerrar la puerta de mi hogar, el ir a dejar los regalos que le había dado a su residencia, petición a la que obviamente no me negué. El paso por su casa fue rápido, pues justo como él dijo sólo iba a dejar los obsequios, por eso rápidamente emprendimos nuevamente la marcha hacía nuestro primer destino, luego de caminar un largo rato llegamos a los muelles que hay en la tercer isla, en esta había un pequeño bote que jamás había visto, al llegar a dónde estaba este amarrado Cagney se subió en este y luego volteó para ayudarme a subir a este sin caerme, tristemente no pude lograr aquélla hazaña, pues uno de mis pies se enredó en una cuerda y terminé cayendo a los brazos de mi novio, gracias al cielo no terminamos en el agua. Después de aquello Cagney comenzó a remar, al principio me pregunté hacia dónde nos dirigíamos, pero, poco tiempo pude adivinar que iríamos a la pequeña isla cercana donde estaba un faro junto a una pequeña cabaña.

Al llegar de igual forma que cuando subimos, Cagney bajo primero para luego ayudarme, ya una vez en tierra nos dirigimos a la cabaña, dentro de esta todo era acogedor, la chimenea de piedra era increíble y todos los muebles parecían hechos a mano lo cual le daba un toque rústico encantador, justo al lado de la chimenea estaba la mesa, está al igual que lo demás se veía increíble, pues tenía varios troncos cortados en horizontal que estaban cubiertos en resina transparente, mi novio al verme completamente perdido en la decoración de aquel lugar soltó una leve risita y me invitó a sentarme a la mesa para tomar el desayuno que había preparado y estaba en una canasta sobre la mesa, el desayuno constaba de unos sándwiches de frutas con queso cottage, yogurt griego con moras y jugo de naranja.

Mientras estuvimos comiendo, hablamos trivialidades sobre nosotros, entre risas y bromas la mañana se hizo amena y poco a poco la tarde llegó, volvimos al bote para así regresar al puerto, al llegar fuimos hacia la segunda isla a pasar tiempo en los juegos mecánicos, comer chucherías y también estar un rato a solas en "el túnel del amor", donde Cagney se la pasó besando mis labios, cuello y parte de mi cara, en cuanto el cielo empezó a ponerse anaranjado, dando a entender que el sol no tardaría en ocultarse, Cagney y yo fuimos al restaurante de Cups y Dice, a decir verdad esta sería la primera vez que iría a comer a este desde que lo abrieron, lo cual hacía que aquella comida fuese especial. Al entrar al restaurante, todo estaba adornado con corazones y rosas, cosa que le daba un lindo toque al lugar, ambos nos sentamos en la mesa que nos asignó Pip y Dot.

Después de que ordenamos pasamos el tiempo hablando sobre lo bien que la estábamos pasando, el tiempo pasó y con este llego nuestro pedido, la comida era increíble, justo como esperaba de Dice, al cabo de un par de horas terminamos de comer y Cagney pago, le dije que pondría la mitad, pero él rechazó mi propuesta y me dijo que eso era parte de mi regalo, mientras tomaba mi barbilla y me daba un casto beso en mis labios, en cuanto hizo aquello me sonroje bastante, pues lo hizo frente a todos, por eso solamente termine asintiendo con la mirada en el suelo.

Ahora, una vez estuvimos fuera del lugar, Cagney me cargó al estilo princesa y a pesar de mi insistencia porque me bajara él terminó ignorándome completamente y comenzando su andar, me llevo de esa forma por casi todo Inkwell, pues no fue hasta que llegamos a "nuestro lugar secreto" que finalmente me bajó, al momento en que voltee a ver el lugar me sorprendió ver varios tipos de hierbas y flores que estaban acomodados para ser una cama además había almohadas y cobijas, todo acomodado perfectamente para que se viera hermoso, ante aquella sorpresa, volví a ver a mi novio, el cual al ver mi cara rápidamente se puso de rodillas delante mío y comenzó a hablar.

— Mugman, sé que tal vez este sea un paso muy grande para nosotros, pero, ¿te gustaría pasar la noche conmigo? — tras decir aquellas palabras, tomó mis manos y me miró de forma suplicante, luego de pensar un tiempo en su petición, simplemente no pude negarme, pues en parte yo también estaba ansioso por dar ese gran paso en nuestra relación y la verdad pensé que este era un momento perfecto para ello.

— Si, está bien — dije con una tímida sonrisa — seria genial pasar esto contigo Cagney.

Al decir aquello Cagney inmediatamente me cargo y comenzó a darme pequeños besos como si no hubiese un mañana mientras daba vueltas, la forma en la que me besaba era tan errática que al poco tiempo de hacer eso sus besos comenzaron a darme cosquillas, por ello comencé a reírme mientras él seguía haciendo aquello, después de un rato girando tanto Cagney como yo terminamos mareados, lo que ocasionó que mi pareja tropezara con sus propios pies y terminara cayendo encima mío, mientras que yo caí sobre la suave hierba, mi chico inmediatamente se preocupó por mí y comenzó a preguntarme un millón de veces si me encontraba bien, yo nuevamente reí ante su insistente preocupación, cosa que causo un sonrojo en mi linda flor, el primero que veía en él desde que empezó el día, cosa que me dio ternura y termine besando su nariz diciéndole lo lindo que se veía sonrojado, cosa que al parecer encendió la arrogancia de Cagney, pues luego de aquello dimos una voltereta y ahora yo me encontraba encima suyo, él me miró con aires de superioridad y luego comenzó a besar mi cuello ocasionando que soltara un leve gemido que inmediatamente intente callar poniendo mis manos sobre mi boca, Cagney al oír mi reacción solo reprimió su risa y continuó lo que estaba haciendo.

Cagney llevaba su tiempo, besando mi cuello y poco a poco el ambiente de la situación comenzó a subir de nivel y pasamos de simples besos a caricias por todo el cuerpo, mientras mi novio poco a poco se iba deshaciendo de todas aquellas cosas que impedían que nuestro contacto fuese directo, no supe en qué momento terminamos sobre la cama que había preparado mi flor, pero luego de un buen rato de juegos previos terminamos haciéndolo unas cuantas veces, tanto así que en cuando nos separamos ya agotados nos dormimos casi inmediatamente luego de decirnos cuanto nos amábamos y un par de besos de buenas noches.

A la mañana siguiente, por extraño que parezca me desperté antes que Cagney lo que me dio la oportunidad de ver por primera vez a mi lindo novio en su momento de mayor debilidad, solté una leve risita al oírle decir mi nombre entre sueños y me acerque a él para despertarlo con un beso justo como en los cuentos de hadas, grande fue mi sorpresa al descubrir que mi flor tenía el sueño ligero pues el simple roce de mis labios contra los suyos lograron despertarlo, en cuanto Cagney noto mi acción me abrazó y comenzó a besarme por todo el rostro para luego de ello decirme que me amaba.

Ya eran las siete de la mañana del quince de febrero y en la casa de Elder Kettle, el mayor de los hermanos taza estaba completamente deprimido, pues luego de que el día anterior él y Dice regresaran a casa, a una hora bastante alta de la noche, Cuphead descubrió que su preciado hermano aún no se encontraba en la casa, por lo cual rápidamente ató cabos y dedujo que su hermano estaba con su novio y no tardó mucho en pensar de todo, razón por la que terminó sin poder pegar un ojo en toda la noche y ahora estaba frente a King Dice llorando desoladamente por la "inocencia robada" de su hermano menor y en alguno que otro momento su actitud cambiaba drásticamente mientras maldecía a cierta flor, acciones que causaban risa en el dado.

Les sere sincera en este punto, la verdad no queríameter nada de índolesexual en el fic, pero la verdad termine cediendo a mi lado fujoshi, tambien debo decir que la verdad a mi no se me da bien escribir Lime, sé cómohacer un buen lemon explicito, (ya me lo han dicho antes) pero la verdad lo que másme costóde todo esto fue esa mini parte de lime que puse, pero como dije arriba eso seráimportanten̶o̶ ̶t̶a̶n̶t̶o̶ en un futuro y ademásqueríaque su primera vez fuera en una situaciónlinda y pues como esto se me ocurrió, me dije "¿por qué no?" y aqui esta.

bueno el relicario en el que me inspire es collar de una película(no se si la hayan visto) llamada el ilusionista y mientras buscaba una imagen de referencia encontre otra y se me hizo muy bonito los detalles de los diamantitos quetenía, asíque se quedó xD

Ok Eso seria todo por ahora, espero que les haya gustado esta cosa rara, tratare de volver con el siguiente capitulolo mas pronto posible.