Antes de empezar, quiero decirles que el español no es mi lengua materna, asi que pido disculpa de antemano por las posibles faltas de ortografía que intentaré sean las mínimas posibles.

Aclaración: No soy dueño de Naruto ni de Cage of eden


Capítulo 2

(Naruto)

-¡Squit, squit!-

El verso de un animal penetró entre la niebla y perturbó su sensación de vacío.

-¡Squit, squit!-

-U..uh- Sus labios formaron una protesta, y abrió los ojos, aturdido. El sol iluminó su cara. Sintió algo dentro de la boca y al apretar los dientes notó un puñado de barro que escupió casi sin fuerzas. No recordaba nada y tuvo que hacer un esfuerzo por comprender qué había pasado. A duras penas se incorporó pero enseguida cayó sentado.

-¿Dónde estoy?- Miró a su alrededor, se encontraba en un pequeño claro rodeado por enormes árboles de diferentes especies, arbustos, flores y lianas -¿Una selva?-

Un sudor frio recorrió el cuello de Naruto -(¿Cómo he llegado aquí? Estaba en el avión hace un momento con...)- El corazón le dio un brinco, y agrandó los ojos al recordarse de su amiga -Oh..mierda..¡Rion!- Trató de levantarse, pero cayó de nuevo y quedó tumbado en el suelo.

-¡Mierda!- Cerró el puño y golpeó el suelo, luego de unos segundos se llevó una mano al pecho, cerró los ojos y aspiró hondo, tratando de tranquilizarse un poco. -(Cálmate Naruto, ella estará sana y salva.. Rion-chan es una chica fuerte)-

Se quedó quieto durante unos minutos antes de sentarse. Hizo un repazó táctil por su cuerpo y comprobó que no tenía ninguna herida, salvo aranázos en la frente y en las manos. Estaba algo mareado pero logró ponerse de pie. Se mantuvo inmóvil unos instantes hasta que logró recobrar el equilibrio.

-(Tengo que buscar a los demás. No puedo ser el único que cayó del avión)- Miró a su alrededor y empezó a moverse, pero justo cuando iba a salir del claro, uno de sus pies chocó contra algo que estaba en el suelo, y cuando miró hacia abajo, acercándose, se dio cuenta de que estaba inclinado sobre una larga barra de hierro con una punta filosa en el extremo. Vio que estaba ensangrentada.

-(Se habrá caído del avión)- Agarró la barra de hierro y practicó unos golpes -(Mejor me la llevo conmigo...por si acaso)- Asintió para si mismo y se internó en la enmarañada selva.


Naruto estuvo caminando por tres horas sin parar, pero no encontró a nadie

-(Parece ser que este lugar está completamente deshabitado)- Pensó mientras se dirigía hacia la orilla de un pequeño riachuelo de refrescante agua cristalina. Allí se lavó la cara y las manos y bebió unos tragos de agua. Soltó un suspiro y se irguió

(Maldición, no sé qué hacer. Estoy empezando a pensar seriamente que soy el único que cayó en este lugar)-

Se sentó en una roca y, mirando el fluir del agua, dejó que su mente se perdiera en la corriente del río. Permaneció allí más de media hora.

Su estómago retumbó de hambre. Aquella mañana apenas había desayunado y no había comido nada en todo el día. Hizo una mueca y se llevó la mano al abdomen. -(Ahora mismo mataría por un plato de ramen-dattebayo)- Soltó un suspiro -(Es hora de volver a buscar a Rion-chan y los demás)-

Se levantó de la roca plana en la que estaba sentado y empezó a alejarse del río.

En eso, escuchó un ruido, ruido de pisadas.

-¿Hm?- Se giró, y agrandó los ojos. -(¡Hostia puta!)-

Frente a él, en la otra orilla del río había un extraño animal.

Se parecía a un reptil y tenía casi el tamaño de un oso grizzly, un cuello poderoso, piernas fuertes, un cuerpo en forma de barril, un pico y dos cortos colmillos.

Naruto conocía muy bien a ese animal. Lo había visto en varias enciclopedias... enciclopedias de animales prehistóricos.

-(U-un Placerias, ¡un puto Placerias, en carne y hueso!)- Sus manos comenzaron a temblar de emoción -(¿C-cómo es eso posible? ¡Los Placerias se extinguieron hace 221 millones de años!)-

El animal levantó la cabeza y se le quedó mirando por unos largos segundos, luego empezó a olfatear, como a la espera de cualquier aviso de peligro. Era un animal fuerte y robusto, pero se mostraba nervioso, inquieto a cada paso que daba. Se plantó de nuevo, y volvió a otear el ambiente, ignorando a Naruto, y comenzó a hacer unas especies de balidos, suaves e intermitentes.

-(¿Estará llamando a alguien?)-

Apareció otro ejemplar de Placerias, acompañado de dos más pequeños. Bebieron agua. Los primeros en hacerlo fueron los pequeños, bajo la mirada atenta de los más grandes.

-¡Asuka!-

Los Placerias se alertaron por la voz y se ocultaron entre los árboles.

-Esa voz...-

-¡Asuka!-

-¡Es la voz de Akira!-Levantó el puño en señal de victoria y hechó a correr en dirección al lugar del que procedía la voz, esquivando árboles, agachando la cabeza para eludir las ramas más baja, hundiendo los pies en el suelo mullido, saltando sobre troncos caídos y raíces.

-(¡Ya casi estoy!)-

Los árboles y las lianas se terminaron y se abrió un claro a plena luz del sol.

Frenó su carrera, y vio a Akira que aun no se habia percatado de su presencia, estaba parado en el medio del claro dándole la espalda, estuvo a punto de llamarlo, pero se calló de golpe.

El ojiazul no entendía cómo era posible que no lo habiese notado antes.

Enfrente de Akira estaba un imponente animal. Se parecía a un Avestruz, pero era más grande y robusto, al igual que su cabeza y su cuello, su pico era enorme, medía unos 20 cm, era curvo, muy duro, fuerte y afilado, y estaba equipado con dos enormes patas con garras.

Por segunda vez, Naruto se quedó sin palabras. -(¿Un ave del terror?...No...es un Diatryma)- Cerró los puños y comenzó a acercarse con pasos lentos al pelinegro, sin despegar sus ojos del animal -(Tengo que alejar a Akira del Diatryma antes que sea demasiado tarde, un solo picotazo de ese animal es suficiente para matar a un ser humano)-

Naruto estaba a unos pasos de Akira, pero este hizo algo que lo puso todo patas arriba, sacó su celular para tomar fotos

-(¡Akira, idiota!)- Naruto reaccionó con la velocidad de un rayo, agarró a su amigo del brazo y lo jaló hacia atrás.

El pelinegro solo pudo parpadear, deconcertado, mientras miraba su celular que estaba hecho pedazos, gracias a las garras del Diatryma

Akira iba a decir algo, pero Naruto le tapó la boca con la mano. Permanecieron inmóviles en el suelo, prestando atención a los movimientos del animal.

El Diatryma se quedó mirando a los dos jovenes unos segundos antes de alejarse hacia un árbol, en donde a sus pies había un gran nido.

El rubio soltó un suspiro de alivio y retiró la mano de la boca de Akira.

-¡Naruto, estoy feliz de verte!-

El ojiazul se llevó el dedo a los labios indicándole que bajara la voz. -No grites, Akira-

-N-namikaze, Seng-goku-

-¿Eh?- Los dos miraron a un lado y vieron a Mariya tirado en el suelo, sosteniéndose la pierna izquierda.

-A-ayúdenme, me dio en le pierna-

Akira se levantó y se acercó a Mariya -Tú...también estás a salvo- Le pasó un brazo por debajo del hombro y lo ayudó a incorporarse.

El cuatro ojos recogió su portátil y observó a sus dos compañeros -No soy el único... h-hay alguien más-

-¿Qué?-

-¡Kyaaa!-

Los tres se giraron hacia el nido, y vieron al Diatryma sacudiendo con su pico a una mujer como una muñeca de trapo

Naruto y Akira la reconocieron inmediatamente

-Naruto, esa mujer es la azafata que nos dejo entrar al avión-

-Sí..- El rubio apretó el agarre en la barra de hierro.

-Deberíamos..escap..- Mariya se calló a media frase cuando vio a Naruto correr hacia el animal -¡Namikaze! ¿¡Qué estás hacien...- De repente cayó al suelo sobre su hombro derecho, Akira lo había soltado para ir tras Naruto -¿¡Van en serio!? ¡Solo dejen a esa mujer y larguémonos de aquí!-

Naruto ignoró los gritos de Mariya y llamó la atención del animal -¡Hey, estupida ave en sobrepeso, estoy aquí!-

El Diatryma soltó la falda de la mujer y se giró hacia Naruto, luego dio un alarido que hizo temblar el césped y los arbustos cercanos. El ojiazul echó una mirada rápida hacia donde estaba la chica, que todavía se staba recuperando tras la sacudida e impacto contra el suelo.

El animal se quedó mirando a Naruto, y cargó contra él con la cabeza erguida y una pata extendida. Al principio, Naruto no se movió. A cualquiera le habría dado la impresión de que el rubio se había quedado paralizado por el miedo, pero Naruto siempre actuaba anticipando los tres próximos movimientos. Naruto lo esquivó en el último momento, evitando por muy poco la embestida del Diatryma y sus mortales garras. Mientras se agachaba, extendió la afilada barra de hierro y atravesó una de las patas del animal. El Diatryma chillo de dolor cuando la barra rasgó el tendón de su pata derecha. Antes de que el animal pudiera darse la vuelta, el Namikaze le saltó encima y hundió la barra en el cuello tres veces con un rápido movimiento, hiriendo mortalmente al animal

El diatryma se derrumbó sobre el césped y comenzó a desangrarse.

Naruto se bajó del ave y se encaminó hacía la joven -¿Puedes levantarte?- Le tendió una mano para ayudarla a levantarse, pero ella no hizo nada

Naruto se preocupó, y se acuclilló delante de ella -¿Estás bien? ¿Estás herida?- La chica no respondió, estaba muy asustada y era incapaz de hablar. Naruto le agarró la cara con las dos manos, y sintió que temblaba -Ya pasó, señorita, estás a salvo- Cuando ella se abalanzó sobre él, llorando, el Namikaze abrió los brazos instintivamente y ella se refugió en ellos. Naruto le acarició el cabello mientras miraba a sus dos amigos.

Akira se paró delante del rubio y le dio unas palmadas en el hombro -¡Naruto, estuviste increíble, como era de esperarse del campeón nacional de Wing chun(arte marcial chino)!-

El rubio suspiró -Sólo he tenido una suerte de mil demonios-

Mariya se acercó a ellos cojeando un poco -Y ahora... ¿qué hacemos?-

...

...


-Ahh...- Akira soltó un suspiro de alivio mientras se lavava la cara en el mismo riachuelo donde Naruto había visto los Placerias. Terminó de refrescarse la cara y observó a los demás.

Mariya estaba sentado en una roca, tecleando en su portátil. Naruto estaba apoyado en un tronco caído con un brazo pegado al pecho, la azafata estaba al lado del Namikaze, seguía llorando y se negaba a soltar la mano del rubio

-Chicos, ¿qué era esa ave?, no parecía para nada un avestruz, es la primera vez que he visto uno como ese..-

El ojiazul miró a Akira -Es normal que nunca hayas visto ese animal. El nombre de esa ave es Diatryma. Existió hace 56 millones de años atrás. Se supone que está extinto pero...-

Akira esbozó una sonrisa nerviosa -¿E-extinto? ¿56 millones de años atrás? ¿Estás bromeando, verdad?, acaso no lo vimos justo ahora-

-Namikaze no está bromeando, lo que ha dicho es verdad-

Akira dejó de mirar a Naruto y se centró en Mariya -¡Hey, no juegues en tu laptop en un momento así! ¡No te puedes conectar a internet desde aquí!-

-Si sólo uso un software que está dentro del computador, entonces no hay problema- Mariya dejó de teclear y giró el portátil hacia ellos -Mira, Sengoku-

El pelinegro agrandó los ojos cuando vió la imagen del Diatryma en la pantalla del laptop -¡Es el ave de antes!-

Mariya frunció el ceño -Sí, y esta es una enciclopedia gráfica de "animales extintos"-

-I-imposible..-

Naruto se sobó la frente con la mano libre -El Diatryma no es el único animal extinto rondando por aquí, antes de encontrarles vi un par de Placerias en este riachuelo-

Akira parpadeó dos veces, confundido -¿Plasorias?-

-Placerias- Naruto le corrigió -Es un género extinto de terápsidos dicinodontes herbívoros que vivieron durante el periodo Triásico, extinto hace 221 millones de años atrás.-

-Namikaze, estoy sorprendido, sabes mucho sobre los animales prehistóricos-

Naruto se rascó la nuca apenado -Mi padre es un paleontólogo, es normal que sepa varias cosas sobre los seres vivos que vivieron en el pasado-

El cuatro ojos asintió, y empezó otra vez a teclear -Por los alrededores, podemos decir que esta es una isla, pero miren esto- En la pantalla del portátil apareció el mapa del pacífico occidental. Mariya pasó un dedo por el monitor -Esta es la ruta de vuelo de nuestro avión. Aquí es donde fue hecho el último anuncio, y treinta minutos después de eso, el avión comenzó a caer...por esta área- Su dedo se detuvo en un punto

Akira se acercó a Mariya para ver mejor -¡Ahí no hay nada!-

-Así es, no hay nada ahí- Mariya comenzó a palidecer -Incluso si tratas de encontrar esta isla en un mapa... ¡No existe! ¡Estamos en una isla que no debería existir!-

-E-esto no puede ser verdad-

-A mí también me gustaría que no fuera verdad, pero no importa cuanto busque, no hay señal alguna de esta isla-

-¡Tienes que estar bromeando!-

-¡Cuidado, Sengoku! ¡Vas a romper mi laptop!-

Naruto cerró los ojos -Chicos, esto fue... ¿realmente sólo un estrello de avión?-

-...-

-...-

-E-esto es cruel.. es demasiado- La chica hundió la cara en las manos y rompió a llorar. Lloraba de un modo ruidoso, sollozaba -¡Hoy era mi primer vuelo! ¡Y-yo..fallé el examen de empleo 16 veces! Y finalmente... por qué..¿por qué me pasa esto?-

Naruto empezó a acariciarle la cabeza para tranquilizarla -Ya verás, señorita. Todo irá bien-

-M-me lla-amó Kanako, K-kanako Oomori-

Akira suspiró, y miró al cielo. Estaba oscureciendo, y las sombras del atardecer se alargaban. -Será mejor que descansemos por hoy. Cuando haya más luz, buscaremos más gente-


-¿¡Hay alguien ahí!?-

-¡Asuka! ¡Rion!-

Akira miró a su espalda y gruñó a Mariya y a Kanako -Hey, ustedes dos, ayúdennos, tienen energía suficiente. ¡Griten un poco más!-

Mariya murmuró algo y sacó de su bolsillo un pañuelo con el que se secó el sudor de su frente -Soy un cientifico, hagan ese esfuerzo físico sin sentido ustedes dos-

Una vena se infló en la frente del pelinegro -¿¡Qué dijiste!? ¡Bastardo flojo!-

Kanako aceleró sus pasos, y agarró la mano de Naruto -Tomemos un descanso..por favor, hemos estado caminando cuatro horas seguidas, y anoche no pudimos dormir mucho-

El rubio suspiró y miró a Akira -Para mi esta bien, ¿y tú qué dices, Akira?-

-Uff, no hay opción, supongo-

-Ya era hora- Mariya se tiró de espalda sobre el suelo -Mis pies están en deuda con ustedes, chicos-

Akira soltó un resoplido. Luego sacó una pequeña roca afilada del bolsillo de su chaqueta y trazó una cruz grande, y una punta de flecha sobre la corteza de un árbol.

Mientras caminaban por la selva, él y Naruto tuvieron el cuidado de ir quebrando ramas de los árboles que iban pasando, además de tallar su corteza, unas señales para guiar a las personas hacia ellos.

Naruto y Kanako se sentaron sobre una enorme raíz que sobresalía del suelo en un punto y se arqueaba como un gato que espera la caricia humana.

-Naruto-kun- La chica se metió un mechón detrás de la oreja -¿De qué parte de japón eres?-

-De Kyūshū-

Kanako se arrimó un poco más a él -¿Cuántos años tienes?-

-Quince, ¿y tú?-

-Apenas he cumplido los veinte años-

-Sengoku, Namikaze- Mariya se incorporó, limpiándose los restos de hierba de los pantalones. -Denme un minuto de vuestro tiempo-

El pelinegro se encogió de hombros y se encaminó hacia su amigo -¿Qué quieres? ¿Quieres orinar? ¿Tienes miedo de ir solo?-

-Sólo apúrate..-

Naruto quiso seguir a sus dos compañeros de escuela, pero Kanako se lo impidió sujetándole una mano.

-No me dejes sola por favor-

-...-


-Hey Mariya, ¿hacia dónde vamos? Es peligroso aquí, y dejamos a Naruto y Oomori-san solos-

El cuatro ojos detuvo su andar y se apoyó en un árbol -No quiero escuchar nada sobre esa mujer, sólo se pone a llorar si le gritas, es molesta. Namikaze, no sé cómo puede soportarla-

Akira puso semblante serio.

Mariya se acomodo los lentes y miró a su alrededor -¿No crees que es extraño, Sengoku? En cuatro horas, no hemos encontrado a nadie relacionado con ese negligente accidente-

Akira se puso las manos en los bolsillo de los pantalones, y pateó una pequeña roca -Cuatro horas... pero si buscamos más-

-Hey, Sengoku...quizás ya todos murieron-

-¿Qué?-

-He visto incidentes de estrellos en las noticias. Estrellos de aviones son raros, pero... la taza de mortalidad es cercana al 100%- Cerró los ojos -Es mejor estar preparados-

Por la mente de Akira, pasaron los rostros de sus amigos como una película ultrarrápida.

-El solo hecho de que estamos vivos... es un milagro-

-N-no digas cosas como esa-

-Sengoku-

-¡No quiero escuchar más! Regresemos, tenemos que seguir explorando-


-¿Ya terminaron de hablar?-

Akira asintió a la pregunta de Naruto -Ahora que hemos descansado diez minutos, podemos continuar-

-Vale-

Los cuatro reanudaron su marcha, pero después de dar unos cuantos pasos, Naruto se detuvo.

¿Qué pasa..narut..-

El rubio interrumpió a Kanako alzando una mano. -Me pareció haber escuchado una voz-

-¿Namikaze, estás seguro?-

-Sí-

De pronto escucharon pisadas acercándose, miraron hacia el frente y vieron un ave muy familiar acercándose a ellos.

-¡Otro Diatryma!-

-Que alguien me diga que estoy soñando-

-(¡Mierda!)- Naruto agarró la barra de hierro y se paró delante de Oomori y Mariya de forma protectora.

Akira recogió un puñado de rocas y empezó a lanzarlas contra el animal.-¡Lárgate de aquí y déjanos en paz!- Miró hacia atrás -¡Mariya, Oomori-san! ¿Qué demonios están haciendo? Escapen...- Se interrumpió al instante, palideciendo y sintiendo cómo una capa de sudor frío se deslizaba por su espalda

Detrás de ellos estaba un animal de aspecto muy imponente, tenía el tamaño de un león, pero era más muscoloso, y dos enormes caninos curvos.

Mariya dio unos pasos hacia atrás, hasta que sus pantorrillas chocaron con las piernas de Akira -T-tienes que estar bromeando-

-¡Hyaaa!- Kanako corrió hacia Naruto y se prendió de su brazo.

Akira miró al rubio -N-naruto, ¿qué demonios es esa cosa? ¿Tigre? ¿León?-

El ojiazul rechinó los dientes -Un dientes de sable, más precisamente un Smilodon Fatalis-

Los dos animales empezaron a girar alrededor de Naruto y los demás, luego se rugieron el uno al otro y se lanzaron al ataque.

-¡Agáchense!- Naruto agarró inmediatamente a Kanako de la cintura y se tiró al suelo, Akira hizo lo mismo con Mariya.

El Smilodon y el Diatryma chocaron violentamente y comenzaron a pelear a muerte.

-¿¡Chicos, están bien¡?-

-¡Sí!- Akira se arrodilló, justo a tiempo para ver al Smilodon clavar sus largos dientes en el cuello del ave, matándolo instantáneamente.

-E-ese Diatryma fue...-

El Smilodon emitió un gruñido y empezó a encaminarse hacia ellos, arrastrando su presa.

Naruto abrazó más fuerte a Kanako y miró a sus dos amigos -No se muevan, no muevan ni un puto músculo-

El animal se detuvo delante de ellos por unos segundos, observándolos con profunda atención antes de seguir su camino. Tan pronto como desapareció de sus vista, Akira y Mariya exhalaron un profundo suspiro de alivio.

-¿P-por qué se fue?-

Mariya abrazó su laptop -Encontró algo que vale más la pena para comer que nosotros-

-(Hemos tenido otra vez mucha suerte, si ese Diatryma no hubiera estado aquí, ahora mismo estaríamos muertos)- Naruto soltó a Kanako y se irguió, pero en eso noto que una parte de sus pantalones estaba mojado. Miró a Kanako, se había orinado encima de miedo y estaba temblando.

-(Está en estado de shock)- Naruto se arrodilló delante de ella, y la levantó al estilo nupcial, sin importarle para nada la orina de la chica que le estaba ensuciando la ropa. -Creo que es suficiente por hoy, busquemos un lugar para pasar la noche-


Ya era de noche y las estrellas parecían un retablo de candelas diminutas, todas titilando a ritmos diferentes. Akira estaba sentado frente a una pequeña fogata, y Mariya estaba a su lado.

Naruto se encontraba sentado sobre un gran manto formado de hojas, escribiendo en una libreta, estaba casi desnudo con solo su camisa y su bóxers. Kanako estaba durmiendo al costado de Naruto, con la chaqueta del rubio tapándole las piernas.

-Naruto, ¿de dónde sacaste esa libreta? ¿Y qué estás escribiendo?-

El rubio miró a Akira -Esta libreta siempre la traigo en el bolsillo de mi chaqueta, y afortunadamente no la perdí- Cerró el cuaderno y estiró los brazos -Y, en respuesta a tu anterior pregunta, estoy escribiendo los datos de los animales que hemos visto hasta ahora-

-...-

-Uzumaki, Sengoku, ustedes dos se conocen desde niños, ¿verdad?-

-Sí- Los dos asintieron a la pregunta de Mariya.

-Hemos hecho varias payasadas juntos desde que teníamos nueve años- Akira sonrió -Naruto, ¿te acuerdas aquel día que fuímos a bañarnos al lago y Ryouichi hizo sus necesidades dentro y luego se las tiró a Kouhei en la cara cuando salía del agua?... Qué guarro-

Naruto soltó un bufido mientras miraba sus pantalones y la falda de Kanako secándose cerca de la fogata -Sí, lo que nos reímos ese día. Qué cara se le puso a Kouhei, bueno, la cara que tenía-

-Echa una mierda-

-Nunca mejor dicho-

-Je-

Naruto suspiró -Pero ..hablando en serio, a mí la verdad es que no me hizo tanta gracia. Kouhei pensó que había sido yo el que le había tirado el "pastel" y empezó a perseguirme por todo el lago tirándome piedras. Al final no pudo pillarme, pero se llevó mi bicicleta el muy cabrón-

-Vaya elemento, ese Ryouichi de niño era un guarro, siempre estaba tirándose pedos en clase-

...

...

Se quedaron en silencio, escuchando el crepitar de la fogata, y el canto de los grillos y algún que otro pajarillo nocturno que pernoctaba en la selva

-Chicos, será mejor que durmamos, estoy agotado-

-Tienes razón, Mariya-

...


La cálida luz del sol despertó a Naruto cuando le dio de lleno en la cara, se sentó y se talló los ojos.

-Buenos días, Naruto-

-Buenos días, Akira- El rubio miró a su costado y no encontró a la chica -¿Dónde está Kanakoi?-

-No lo sé, cuando desperté ya no estaba- Akira se alzó -Justo ahora iba a ir a buscarla-

Naruto negó con la cabeza y se levantó -No, iré yo, tú quédate aquí con Mariya- Se puso sus pantalones recién lavados y agarró su barra de hierro.

-De acuerdo, ten cuidado-

-Lo tendré-ttebayo-

Naruto corrió por un minuto hasta que llegó a un río, rodeó una enorme roca y vio algo que lo hizo sonrojar. Kanako se estaba bañando en el río, desnuda, dándole la espalda.

Naruto se quedó un rato en silencio, recorriendo con la mirada aquel hermoso cuerpo desnudo; admirando las perfectas curvas de Kanako y su pálido trasero respingón en forma de corazón.

La visión de su desnudez lo dejó atenazado. Jamás había contemplado un trasero más apetecibles. De repente Kanako se inclinó para lavarse la cara, dando a Naruto una buena visión de su vagina

Naruto dio unos pasos atrás, sorprendido, y sus pies se hundíeron en la tierra blanda y mojada, lo que causó ruido, haciendo notar su presencia.

Kanako se giró alertada y le dio a Naruto un plano completo de sus enormes y firmes pechos.

-¡Kyaaa!-

-¡Lo siento!- Exclamó el rubio mientras se escondía detrás de la roca.

-N-no, la culpa fue mía por no avisarles que me iba a bañar-

-...-

-..-

-Naruto-kun-

-¿S-si?-

-Gracias por haberme salvado la vida y ayudado-

-...-

-De nada-

-...-

-¿Kanako?-

-...-

Preocupado por el repentino silencio, Naruto dejó de esconderse y vio a la chica sosteniendo una botella de plástico.

-Naruto-kun, esto vino del río arriba-


-Yo siempre pensé que había algo extraño- Dijo Akira mientras subía una especie de colina con los demás -Dijiste que lo del accidente fue un milagro, deberíamos haber tenido graves heridas.. pero no teníamos ni un rasguño-

Kanako se secó el sudor de su frente -Bueno, el piloto de estas vez, era un veterano experimentado, de esa forma, no había posibilidad de estrellarnos-

Naruto alzó la mirada y vio un avión intacto en la cima de un risco

-¡Nuestro avión! ¡El aterrizaje de emergencia fue todo un éxito!-

Los ojos del rubio brillaron de alegría -(Rion-chan, espérame, estoy llegando)-


Espero que les haya gustado y nos leemos hasta el próximo capítulo

Gracias por los comentarios ;)


Las notas de Naruto sobre los animales encontrados hasta ahora


1) Placerias hesternus

Rango temporal: Período Triásico

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Synapsida

Orden: Tehrapsida

Suborden: Anomodontia

Infraorden: Dicynodontia

Familia: Kannemeyeriidae

Género: Placerias

Especie: Placerias hesternus

El Placerias fue el último dicinodonte, y el mayor de ellos. Tenía un pico para cortar plantas y dos colmillos para defenderse de depredadores como el Postosuchus, también para desenterrar tubérculos y para las peleas. Tenía las patas ligeramente arqueadas, como los reptiles, a pesar de que estaba más emparentado con los mamífero. Podía moverse hasta a 20 km/h. Tenía una cabeza gruesa y un cuello y cola cortas.


2) Diatryma gigantea

Rango temporal: Época Eoceno

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Aves

Orden: Gruiformes

Familia: Gastornithiformes

Subfamilia: Machairodontinae

Género: Diatryma

Especie: Diatryma gigantea

Diatryma significa a través de un agujero, vivía en Nueva Jersey, en el Eoceno(Periodo Terciario) hace 60 millones de años y medía 2 metros de alto y 4 de largo.

El Diatryma no era un volador, pues sus alas estaban atrofiadas, pero era un gran corredor capaz de correr a 300 kilómetros por hora y cazar a los pequeños mamíferos. El pico del Diatryma era curvado,de gran tamaño (20 cm) y muy duro, con esa arma le resultaba muy fácil romper los huesos de sus víctimas.


3) Smilodon fatalis

Rango temporal: Época Pleistoceno

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Mammalia

Orden: Carnivora

Familia: Felidae

Subfamilia: Machairodontinae

Género: Smilodon

Especie: Smilodon fatalis

De aspecto muy imponente, el mordisco del Smilodon era relativamente débil y sólo tenía, aproximadamente, un tercio de la potencia del de un león (su potencia de mordida era de solo 80 kg). Cazaba en solitario, poseía unas patas delanteras muy fuertes, que usaba para tumbar a la presa e inmovilizar a sus víctimas con una fuerte flexión de la cabeza permitida por una potente musculatura cervical, clavando sus temibles caninos en la garganta. La sangre dejaba de llegar al cerebro y la muerte se producía de manera inmediata. No necesitaba, por tanto, una mandíbula tan potente como los felinos actuales. Podía abrir su mandíbula hasta 120º y sus enormes colmillos alcanzaban los 17 cm de largo. Significado de su nombre: Dientes de cuchilla. Longitud: 2,5 metros.