Gracia por los comentarios

Hyakki Yako:

P: Será como el cañón y Akira se volverá el eventual líder, o Naruto lo reemplazará?

R: Naruto será el líder, Akira los sustituirá en los momentos que no estará presente.

P: Mataras a Akira?

R: No, Akira me gusta mucho como personaje ;)

P: Será un gran harem de entr chicas o uno pequeño de 3 a 5?

R: Naruto tendrá un harem pequeño, 3 o 4 chicas.


Antes de empezar, quiero decirles que el español no es mi lengua materna, asi que pido disculpa de antemano por las posibles faltas de ortografía que intentaré sean las mínimas posibles.

Aclaración: No soy dueño de Naruto ni de Cage of eden

Capítulo 4

-¡Kyaaa!-

-¡Kouhei-kun, eres increíble!-

-Jaja, sólo fue suerte- Kouhei se inclinó, y recogió del suelo un ave enredada en unas boleadoras -Vi cómo lo hacían por televisión. Es una herramienta usada por los cazadores. Hice una según recordaba, no sé si quedó del todo bien-

-Aun así..- Un miembro de su grupo, que estaba compuesto por veintidós estudiantes y un pasajero ordinario, se acercó a él -Parece asustado-

Kouhei se quedó mirando por unos segundos el animal, antes de sonreir -Es cierto, Hikari- Liberó el ave de las boleadoras, cuidando que no le diera un picotazo, y lo lanzó a volar.

-¡Ah! ¡Demonios qué desperdicio!-

-¿No podemos comerla?-

Kouhei suspiró y se metió las manos en los bolsillos -Está bien, aún tenemos comida del avión, ¿cierto?- Levantó la mirada, la visión al contemplar el hermoso pájaro volando libre bajo un precioso cielo azul le devolvió una espontánea sunrisa, tan libre como el vuelo del ave.

-Hablando del avión... Ayer, lo que realmente se quemaba era el avión, ¿no es así?-

-Sí..explotó-

-¿Cómo es que esto terminó así?-

-Oigan anímense- Kouhei abrió su mochila, sacó una botella de agua y bebió un trago -En primer lugar, el avión no explotó. Esos malditos mostruos lo destruyeron..-

-...-

Una de las chicas miró al suelo con una expresión indescriptible y levantó la vista de nuevo -Tal vez deberíamos ir al océano con las demás personas...-

-No seas tonta, es mejor estar al lado de Kouhei-kun-

Un joven asintió a las palabras de una de sus compañeras -¡Es vedad! Él es el mejor de nuestro curso-

-¡Kouhei, eres el hombre más confiable de la academia, incluso más que los profesores!-

El mencionado se llevó la mano a la nuca y se la acarició suavemente -Jaja, eso no es cierto, hay un montón de personas más confiables que yo... personas como Akira y Naruto-

-¿Naruto?- El único miembro del grupo que no era un estudiante, se acercó a él -¿Te refieres a Naruto Namikaze, el campeón nacional de Wing chun?-

Kouhei no pudo evitar sonrojarse al verla. Era hermosa, tenía el cabello rosado salmón largo hasta los hombros, con una parte recojido en una coleta en el lado derecho de la cabeza, ojos rojizos, lineamientos delicados y piel blanca. Tenía una figura muy increible, delgada, curvilínea, con grandes senos bien parados, una cintura fina y caderas voluptuosas. Tría puesta una camiseta de tirantes ajustada gris y una falda corta.

-S-sí-

-Kyaaa, yo soy una gran admiradora de él- La pelirrosa se posó ambas manos en las mejillas, y cerró los ojos -Naruto-kun estuvo increíble en el último torneo nacional de Wing chu, derrotando en la final a Sasuke Uchiha-

-...-

-¡Ejem!- Una de las chicas carraspeó para llamar la atención de la pelirrosa -Perdón si sueno grosera, pero...¿por qué has venido con nosotros?-

-Es muy simple- La chica bufó, y se cruzó de brazos -Éste es el único grupo en que los hombres no me devoraban con los ojos-

-¿Por eso rompiste la nariz a ese tipo?-

-El idiota me quiso manosear-

-...-

-Bueno, retomando la conversación. Sobre Naruto puedes tener razón, Kouhei-kun, pero Akira...jaja..debes estar bromeando, no hay manera de que lo sea-

-¿Lo crees? Él es muy fuerte mentalmente, es muy útil en momentos como éste- Kouhei suspiró, y empezó a alejarse de ellos -Disculpen, iré a orinar, ya vengo-

...

...

-(Rayos, llegué a mi límite)- Kouhei se acuclilló en la orilla de un río, con la mirada fija en el agua -(No hay a donde ir)-

Por su mente pasó todo lo que había sucedido hace tres días atrás.

Las imágenes de sus manos manchadas de sangre se le aparecieron entre sombras atarradoras

-(Mierda)- Empezó a lavarse las manos desesperadamente, tratando de quitar las manchas rojas de sus palmas y dedos...pero no desaparecían de su cabeza -(La s-sangre no se quita)-

Cuando se enteró que el piloto los había mentido, había perdido el control. Se sintió desorientado, no sabía cómo actuar, el que hacer le machacaba el cerebro. Se sintió desbordado.

Había perdió la cabeza, y en medio de la confusión, había matado al piloto, clavándole un cuchillo en el corazón

-(Aún no he sido descubierto...por nadie)- Se sentó en la orilla, se tapó la cara con las manos y lloró. Filtrándose entre sus dedos, las lágrimas bañaron el suelo -(Ayúdame... ¿A dónde fuiste...Akira?...ven a ayudarme)-


(Con Naruto y los demás)

-Chicos, será mejor descansar un rato- Dijo Rion mientras señalaba hacia atrás -Kanako y Mariya no logran seguirnos el paso-

Naruto asintió y se detuvo -Tienes razón, descansemos por diez minutos-

-Vale- Akira sacó una botella de agua de su mochila y empezó a beber.

Kanako apoyó las manos sobre sus rodillas y suspiró, cansada -S-sólo denme un minuto..y estaré bien.. Sólo hace un poco de calor aquí-

-Podemos ser un poco más pacientes- Rion se acercó a Kanako y le tendió una botella de agua -Toma-

-Gracias-

-Mariya- Terminando la bebida, Akira aplastó la botella plástica con la mano y la arrojó por encima de su hombro -¿Realmente habrá gente si nos dirigimos hacia el océano?-

-Sí, es más que probable-

Naruto se sentó en la raíz de un árbol, y miró al cielo. El sol brillaba de tal manera que le hacía cerrar los ojos. Intentaba calcular la hora por la posición del sol en el cielo. -(Diría que son sobre las diez)- Sacó una barra de chocolate de su mochila y se la comió.

...

De repente, dos crías parecidas a perros salieron de un arbusto, a unos 25 metros de donde estaban ellos.

-¿Y esos animales?-

-Que tiernos- Kanako quiso acercarse más a las crías, pero Naruto la detuvo, sujetándola de la muñeca. Ella lo miró confusa -¿Qué pasa?-

-Esos animales, ¿no les parece familiar?-

-Ahora que lo dices..- Rion miró más atentamente a los dos cachorros que estaban jugando entre si, rodando por el suelo. -Se parecen bastante a... A-andrewsarchus-

-Oh, mierda-

Naruto comenzó a mirar a su alrededor y de pronto escuchó un extraño lamento aproximarse, giró a la derecha esperando ver a alguien pero no había nada en su campo visual. No obstante, sentía que algo se aproximaba a ellos.

Una súbita angustia hizo que su piel se crispara al tiempo que sentía un olor desagradable.

-¡Qué asco!- Akira se tapó la nariz y frunció el ceño -¿De dónde viene este olor?-

-Maldición... Mariya, Akira, siganme- Naruto tomó de las manos a Kanako y Rion, y las jaló, tratando desesperadamente de llegar a unos arbustos, lo lograron.

-No hagan ruido-

El rubio se asomó un poco y vio a un Andrewsarchus caminando hacia los cachorros. La bestia tenía a un hombre entre sus fauces.

-No, no...s-suéltame...suéltame-

Los dientes del animal desgarraban el torso del tipo, y bocanadas de sangre brotaban de su boca. Desesperado por el dolor, y con los ojos bañados en lágrimas, el hombre daba puñetazos en el hocico del Andrewsarchus y se retorcía inútilmente, tratando de librarse de su martirio, pero era inútil.

-O-oh dios...d-dios...dios... a-ayúdame-

-(Mierda)- Naruto volvió a esconderse detrás de los arbustos. Estaba blanco como la cera, y no podía dejar de temblar.

-Naruto-kun- Rion le tocó el hombro -¿Es el Andrewsarchus?-

-Sí, y tiene un hombre en sus fauces-

Kanako y Rion se taparon la boca, horrorizadas, y Mariya abrazó su mochila

Akira apretó los puños -Tenemos que ayudarlo-

Naruto lo detuvo antes de que pudiera levantarse -No. Es demasiado tarde, ya no podemos hacer nada por él-

-¿Quieres abandonarlo?-

-Escucha- Naruto lo miró fijamente -Ese tipo tiene el torso y la espalda completamente dañadas, y aunque lográramos salvarlo milagrosamente... él morirá igualmente por la pérdida de sangre... No voy a permitir que pongas en peligro tu vida y de los demás inútilmente-

...

-Sengoku, Namikaze tiene razón-

-Tsk...-

De pronto, fueron interrumpidos por un potente grito/llanto que les heló la sangre.

-¿Qué..?-

Los cuatro se asomaron cautelosamente, y vieron a uno de los cachoros masticado el intestino que sobresalía del estómago desgarrado del hombre.

-Joder..-

-Pobre tipo-

-Está muerto, deberíamos irnos...-

¡Grrrrrrrrr!

De la nada, surgió una especie de león cayendo sobre una de las crías, derribándolo. Sin darle la menor oportunidad de reaccionar lo agarró del pescuezo, y vapuleándolo como a un títere lo llevó de aquí para allá y viceversa, luego se lo llevó, siendo seguido por un furioso Andrewsarchus.

-N-no me esperaba esto..-

-(Ni siquiera los carnivoros más grandes tienen la supervivencia asegurada)- Naruto se levantó del césped y se limpió los pantalones de los restos de hierba pegada -Creo que acabamos de ver un Thylacoleo carnifex-

Mariya se arregló los lentes -León marsupial-

-Sí-

Akira dejó de mirar el cadáver del hombre que seguía siendo devorado por el otro cachorro, y se centró en Naruto -Bueno, debe haber estado muriéndose de hambre para tener el coraje de cazar a un pequeño Andrewsarchus delante de su madre o padre-

El rubio negó con la cabeza. -No, no es para comerlo si no para evitar su competencia... los animales no son tontos- Miró a su alrededor -Larguémonos de aquí antes de que el Andrewsarchus regrese-

Reanudaron la marcha, y tras cuarenta minutos, caminando entre árboles inmensos y arbustos, llegaron al mar.

-Por fin hemos llegado- Kanako cansada, perdió el equilibrio y cayó hacia adelante sobre la arena de la playa, pero Naruto reaccionó rápido, y la sujetó antes de que cayera al suelo y se golpeara -Gracias Naruto-kun-

Rion dejó la mochila, se quitó las zapatillas y hundió sus pies en la arena gruesa y fresca. Ahora oyó el mar. O cobró conciencia de su sonido.

El viento se deslizaba por su piel, más fresco que en ningún otro momento. Quisó acercarse al mar, pero Naruto la detuvo.

-Rion-chan, no te acerques demasiado al agua, puede salir un animal peligroso-

-¡Hey!, muchachos. Miren hacia allá- Les advirtió Akira -¡Hay una persona!-

Ellos voltearon, y vieron a un chico pateando la arena y mirando al mar. Para su edad era alto, tenía el cabello de color negro, largo has los hombros y puntiagudo, y la piel bronceada. Llevaba un pañuelo en la cabeza, para protegerse del sol.

Akira lo reconoció y corrió hacia él -¡Hey, tú! ¿¡Eres Kazuma Saji de la clase 3, verdad!?-

-¿Hm?- El joven se giró, y miró a Akira, sorprendido. -¿Sengoku? ¿Del club de voleibol? También sobreviviste, ¿eh?-

...

...

(Unos minutos después)

-¿Qué demonios sucede con esta isla?- Kazuma sacó un cigarro, lo encendió con un mechero y le dio una fuerte bocanada -Es una mierda el que tengamos que estar aquí-

-Sí- Akira asintió estando de acuerdo -¿Andas solo, Zaji(sobrenombre de Kazuma)? ¿Qué hay de los otros?-

-Hay tres más, pero se alejaron por un rato..- Sus ojos se clavaron en Kanako -¿Y quién es ella?-

-Ella es Oomori-san, una de las azafatas del avión-

-Eh..-

Rion se acercó a Kanako y le susurró al oído -No te acerques a él, es un delincuente con pensamientos sucios-

-Kazuma- Naruto señaló un conjunto de troncos y ramas amarrados entre sí -¿Estás tratando de construir una balsa?-

-Sí, ¿les gustaría darnos una mano?- Esbozó una sonrisa y abrió los brazos -Con esa balsa... ¡Nos largaremos de esta maldita isla!-

-¿¡Qué!?-

-Así es, chicos. Escucharon bien. ¡Le estamos diciendo adiós a esta maldita isla! ¡Jejeje, también tienen que ayudarnos!-

-No..-

-Podemos ayudarte a construir la balsa.. pero no vamos a ir contigo- Naruto interrumpió a Akira poniéndole una mano en el brazo -Todavía no hemos encontrado a Asuka... y tu idea me parece demasiado descabellada-

-Muy cierto, es más bien imprudente..- Mariya enarcó una ceja -Primero que todo, ¿a dónde pretendes ir cuando escapes?-

-Hmph..-Kazuma se sacó el cigarrillo de la boca y le dedicó al cuatro ojos una sonrisa engreída, luego apretó los labios; dos columnas de denso humo salieron serpenteando por los agujeros de su nariz -Imprudente, ¿eh?. De hecho, eso no es del todo correcto-

Akira parpadeó -¿Eh?-

-Miren muuuuy fijamente hacia el océano, todos-

Naruto, Rion, Kanako, Mariya y Akira aguzaron la vista. En un principio no vieron nada, pero al rato Rion señaló una grande mota oscura en el difuso horizonte.

-¡Miren!-

-¡Ah!-

-Eso es...-

-¡Una isla!-

-Cómo es que...-

Kanako agarró las manos de Rion -Probablemente esa isla no tenga esos monstruos.-

-No sé si haya una isla más horrible que esta-

Akira se puso la mano sobre los ojos para poder ver mejor -Parece un poco lejos de aquí...-

-No... está cerca- Mariya se paró al lado de Akira -Puedo calcular la distancia desde aquí usando el teorema de pitágoras. El punto de vista está a unos 1,5 metros y... Esa isla está a un poco menos de cinco kilómetros de aquí-

Kazuma sonrió -Hmm, ¿en serio? Bueno, eso no es mucho-

Naruto frunció el ceño -(Algo no me cuadra)-

-¡Zaji!-

Todos se giraron hacia la voz y vieron a tres chicos cargando unas ramas.

El rubio reconoció a uno de ellos -¡Masanori!-

-¡Naruto, estás vivo!-

Los dos se abrazaron, felices.

Masanori tenía el cabello corto de color negro y unos ojos permanentemente cerrados.

-Naruto-kun, ¿lo conoces?-

El rubio dejó de abrazar a su amigo y miró a Kanako -Sí, él es Masanori tanaka, él y yo hacemos parte del mismo club... pero no conozco a los otros dos-

-Ah, lo siento- El otro chico dio un paso adelante,y se presentó -Yo soy Masakazu yoshimoto, y ella es Mina Mukouda-

Kazuma se acercó a los dos y les pasó los brazo por encima de los hombros. -Esos tres son mis compañeros-

-Naruto- Masanori llamó la atención de su amigo -¿Sabés qué pasa con esta isla? Hay animales realmente extraños aquí-


-¿¡Qué!? ¿¡Una isla con animales ya extintos!?- Kazuma miró a Naruto con una paródica expresión de incredulidad. Abrió la boca para decir algo sarcástico, pero se lo pensó mejor y observó a Akira -Hey, Sengoku, ¿Namikaze ha bebido o fumado algo raro?-

-Naruto ha dicho la verdad, esta isla está poblada de animales prehistóricos de diferentes periodos- Dijo Akira, mientras Kanako y Rion sujetaban a Naruto para que no se abalanzara sobre Kazuma.

Masanori se llevó una mano a la barbilla con semblante pensativo -Ahora que lo pienso bien, todos los monstruos que hemos visto hasta ahora se parecen mogollón a los animales ilustrados en las enciclopedias del padre de Naruto-

Kazuma soltó un bufido divertido -No me digas que tú le crees-

Mariya suspiró, sacó su laptop de su mochila, la encendió y la giró hacia Zaji, Masakazu y Mina -Miren esto-

Los tres parpadearon cuando vieron la imagen del Andrewsarchus en la pantalla del laptop.

-E-ese animal nos atacó en el avión... sí, no hay dudas-

-Por escapar de ese monstruo, perdimos total contacto con el resto del grupo-

-Esa cosa se comió a varios pasajeros-

-Esa "cosa" se llama Andrewsarchus. Mide alrededor de 5,5 metros, con una altura de 2 metros. Tiene casi el mismo tamaño que un furgón de 2 toneladas- Mariya se acomodó los lentes -Su mayor característica, es su gigantesca cabeza que mide un cuarto de su cuerpo completo. Es el mamífero extinto más poderoso de los carnívoros-

...

Mina empezó a temblar de miedo, al principio a rachas, luego de manera casi ininterrumpida. Se sintió como si estuviera a punto de tener un ataque.

-¡No, importa, aquí estamos seguros!- Kazuma se levantó y señaló a Masakazu -Yoshimoto me dijo que esos monstruos no se acercarán a la playa-

Kanako ladeó la cabeza -¿Estás seguro?-

Masakazu asintió -Sí. Los niveles de vida son distintos, aquí no viven animales herbívoros. Esas cosas no vendrán acá-

La azafata no parecía muy convencida -Yo y los demás hemos visto un ejemplar de Andrewsarchus hace casi una hora...si llegan a venir por..-

-No necesitas preocuparte- Masakazu le restó importancia con un gesto de la mano -Estoy seguro que no serán capaces siquiera de asomarse desde el bosque-

-Yo no estaría tan confiado- Naruto se removió para liberarse, Rion y Kanako lo soltaron a regañadientes, hubieran estado abrazándolo horas, días. -El Andrewsarchus tambíen es llamado Hipopótamo corredor, debido a sus primos lejanos. Es muy probable que también vivan cerca del mar o ríos-

Masakazu miró fijamente a Naruto por unos segundos antes de alejarse -Lo que sea. Zaji continuemos a construir la balsa-

-¿Eh?- El rubio miró a sus amigos, confundido -¿He dicho algo malo?-

Mariya apagó su laptop -Sólo ignóralo-


(Una hora después)

-¿¡Qué!? ¿¡Ya no hay amarras para atar!?-

-L-lo siento, Zaji- Masanori bajó la mirada al suelo -Pero traje algo de pegamento instantáneo-

-¡Vete al diablo, idiota!- Kazuma se quitó una zapatilla y se la tiró a Masanori -¿Crees que vamos a progresar de esta forma?-

Akira se acercó a Zaji -Hey, ¿cuánto nos tomará terminar esto?-

Kazuma recogió su zapatilla del suelo y miró al pelinegro -Alrededor de dos o tres días-

-Eso es mucho tiempo- Akira frunció el ceño -Hoy les ayudaremos... pero mañana, yo, Naruto y los demás nos largaremos de aquí-

-¿Estás tan preocupado por tu novia Asuka?-

-Cállate-

Masanori se frotó la frente donde la zapatilla lo había golpeado, y se encaminó hacia Naruto que estaba trabajando junto a Kanako y Rion.

-Naruto, ¿es verdad qué no van a venir con nosotros?-

El rubio dejó de hacer lo que estaba haciendo y se giró hacia su amigo -Sí, la idea de Kazuma no me convence para nada-

-¡Chicos, hemos terminado las ramas!-

-Bueno, supongo que no hay otra opción. Vamos a dividir el trabajo entre todos para la búsqueda de los materiales- Kazuma sonrió y empezó a acercarse a Kanako y Rion -Yo voy a formar un grupo con estas dos- Quiso rodear los hombros de las dos chicas con los brazos, pero Naruto se lo impidió, empujandolo lejos de ellas.

-Estoy empezando a perder la paciencia contigo. No intentes nada gracioso con Rion y Kanako -

-Tranquilo tío- Kazuma alzó las manos a modo de rendición -Entiendo, mantendré mis manos lejos de ellas-

-Más te vale-

Kazuma se alejó apresuradamente de Naruto, temiendo enfadarlo aún más de lo que ya estaba. -Sengoku, Mariya, vengan conmigo para ayudarme a buscar materiales-

Los dos chicos suspiraron, y siguieron a Zaji.

Solo cuando los tres desaparecieron de su vista, Kanako habló -Gracias, Naruto-kun, no me fío mucho de ese chico-

Rion se cruzó de brazos -Es sólo un sucio pervertido-

(Una hora después)

Naruto, Kanako, Rion y Masanori estaban sentados en la arena, contemplando serenamente el eterno beso de las olas sobre la costa. Rion se fijó en unas aves llamadas lavanderas blancas que estaban en la arena húmeda buscando comida. Parecía que se daban cuenta cuando llegaban las olas grandes. Unos segundos antes de que las olas las alcanzaran, se iban volando. Las aves regresaban cuando la marea se iba, para buscar comida de nuevo. Una y otra vez repetían la rutina.

-Esas aves son inteligentes- Rion sonrió -Cuando las olas se alejan, vienen a buscar comida, pero cuando llegan, se van aun antes de que una gota de agua pueda tocarles las patas-

Naruto asintió, mirando de reojo a Masakazu y Mina que se habían sentado lejos.

-¡Hey, chicos!-

Instintivamente todos miraron a sus espaldas, y vieron a Akira, Zaji y Mariya corriendo desesperadamente hacia ellos

Masanori iba a decir algo, pero se calló cuando vio a Kazuma conectar un puñetazo en el rostro de Masakazu.

-¡Hey!-

-¿¡Qué mierda estas haciendo, Zaji!?-

-¡Kyaa!-

-Chicos- Mariya se paró delante de Naruto con la respiración agitada -E-el Andrewsarchus acaba de aparecer por aquí-

-¿¡Q-qué has dicho!?-

-Pero eso es...-

-¡Namikaze tenía razón!- Kazuma agarró a Masakazu bruscamente del cuello de la camisa con una mano -¡Eres un mentiroso, un maldito mentiroso!- Se dispuso a dar otro golpe a la cara de Masakazu, pero esta vez intervino Akira, y lo agarró del brazo.

-¡Basta, Zaji! ¿¡Qué ganarás golpeando a Masakazu!? ¡Debemos trabajar juntos en momentos como éste!-

-...-

-Tsk- Kazuma soltó a Masakazu, y se alejó corriendo.

-¡Zaji!- Akira se sobó la cabeza -No bromees- Soltó un suspiro y fue corriendo tras él -¡Traeré a Zaji de vuelta!-

Masakazu se levantó tocándose la mejilla dolorida -Será mejor dejar a ese tipo solo-

-Bueno..- Mariya se sacó un pañuelo doblado del bolsillo y se puso a limpiar los lentes -Simplemente dejémoselo a Sengoku-

Naruto se alzó y se remangó las mangas de la camisa casi hasta el codo -Apurémonos a terminar la balsa, así podremos irnos antes de aquí-

-¡P-pero si esa cosa aparece..!-

-¡Cierto! ¿Qué vamos a hacer?-

-Creo que una trampa sería bueno-

-Debes estar bromeando, Masanori. Nuestro enemigo es tan grande como un furgón de dos toneladas-

-¡Armas entonces! Podemos hacer armas con rocas-

-¡No servirían, las rocas no le harían nada!-

-Hey- Mariya alzó una mano haciendo callar a todos -Se supone que su cuerpo se desbalancea al correr, debería de ser posible huir...-

-También podríamos bloquear su mandíbula- Todos miraron a Masakazu -El Andrewsarchus es casi 6 metros de largo. Incluso en los grandes cocodrilos, los músculos usados para abrir la mandíbula son muy débiles... un adulto promedio tiene la fuerza para retenerlo-

-Pero, ¿quién haría eso? Es bastante peligroso-

Naruto levantó una mano -Yo..-

-¡Naruto-kun, ni siquiera lo pienses!-

-C-cálmate, Rion-chan-

Mariya alzó los ojos al cielo -De todas formas, si somos capturados, todo se terminará-

-Ah...hem- Kanako titubeó antes de volver a hablar -Si ese es el caso... ¿qué tal si nos sumergimos en el agua-

Naruto negó con la cabeza -Yo aconsejaría no hacerlo, es muy probable que el mar esté habitado de animales peligrosos-

-...-

-...-


Ya estaba atardeciendo. El sol descendía lentamente sobre el mar, sus rayos carmesíes atravesaban el oscuro follaje que rodeaba la costa y formaba brillantes manchas sobre las piedras cubiertas de musgo. Susurraba el viento en la selva, sus hojas murmuraban como si por el aire corrieran arroyos invisibles.

-Uff- Naruto se secó el sudor de la frente con el dorso de la mano. -Ya falta poco para terminar la balsa-

-Namikaze- Kazuma se acercó a él, y le entregó una botella de agua -Toma-

-Gracias-

-No debes darme las gracias. En todo caso sería yo quien tendría que dártelas por ayudarnos a construir la balsa-

Naruto sonrió y empezó a beber. Por el rabillo del ojo vio a Mina, Masanori, y Masakazu adentrándose en la selva -¿A dónde van esos tres?-


-¿Qué pasa Mina?- Masanori se apoyó en un árbol y miró a su amiga -¿Por qué nos has traído aquí?-

-Ellos nos están mintiendo-

-¿Eh?-

La chica sonrió, y se llevó las manos a las caderas -Nos están mintiendo acerca del monstruo acercándose. Solamente esos tres lo vieron, ¿cierto? ¿No se ve sospechoso?-

Masakazu entrecerró los ojos, enojado -Sí, eso es verdad... Sengoku y Zaji hablaron por un buen rato también...-

Masanori estaba consternado y sorprendido -Hey...Masakazu... ¿de verdad piensas que ellos sean capaces de hacer tal cosa?-

-Sí-

-De seguro esos malditos quieren poseer la balsa y abandonarnos aquí-

Mientras Masanori intentaba asimilar lo que sus amigos estaban diciendo, algo resopló cerca de él. La nariz de Masanori se llenó de un horrible olor a podrido. Sabía lo que vería antes incluso de mirarlo. A pocos metros, un animal enorme caminaba hacia ellos


-Por fin hemos terminado-

-¡Si!- Kazuma Y Akira chocaron las palmas de las manos, mientras Mariya, Kanako y Rion miraban la sólida y confortable balsa. Los sólidos troncos servían de soporte a las grandes y resistentes hojas de un árbol. Resistentes raíces utilizadas como cuerdas fijaban toda la estructura.

-Empujémoslo al mar-

Siguiendo las indicaciones de Naruto, empujaron la balsa hasta que ésta se deslizó, balanceándose suavemente sobre el agua.

-¡Está flotando!- Kazuma levantó el puño derecho en señal de victoria -¡Gracias, chicos!-

-De nada, Zaji-

-Bueno...- Naruto estiró la mano para estrechar la de Kazuma -Yo y los demás ya nos vamos de aquí. Dentro de poco va a anochecer, y tenemos que buscar un sitio seguro para pasar la noche.-

-Kazuma, si encuentras ayud...-

Mariya, fue interrumpido por diversos gritos que procedían de la selva

-¿¡Qué..!?-

-¿¡No fue el grito de esos tres!?-

-No puede ser..-

-¡Mierda, Masanori!- Naruto agarró la barra de hierro que estaba amarrado en su mochila, y se giró hacia Rion, Kanako y Mariya -Ustedes tres quedense aquí, regresaremos en un rato-

-Espera, Naruto-kun- Rion le agarró la mano, y el ojiazul notó que ella estaba temblando. Comprendió que estaba aterrorizada. -Por favor, ten cuidado-

Naruto le apretó un poco más fuerte la mano para darle seguridad y tranquilizarla. -Lo tendré-

Se soltaron las manos y Naruto corrió hacia la selva junto a Akira y Zaji.


-Joder, ¿dónde estaran esos tres?-

-¡Chicos, respondan!-

-¿Hm?- Naruto comenzó a percibir un olor desagradable que se intensificaba conforme se adentraban más a la selva -E-ese olor-

Escucharon de nuevo los gritos. Aceleraron el paso hasta casi quedarse sin aliento, y llegaron a un claro donde vieron a un Andrewsarchus sacudiendo vivamente de la casaca a Masakazu.

Mina y Masanori estaban en el suelo, llorando de miedo.

-(¡Mierda!)-

-(Masakazu fue capturado)-

Los tres se congelaron, paralizados del miedo, y los segundos se petrificaron en una eternidad. Los ojos de Kazuma se le salían de terror e incertudumbre, mientras sus labios temblaban en un esfuerzo de pronunciar palabras que se le quedaban trabadas en la garganta

-(Mierda, mierda, ¡mierda!)- Naruto miró de reojo a Akira, y sus miradas se encontraron y, en un destello, el pelinegro captó la intención del rubio.

-¡Zaji!-

Kazuma reaccionó a la voz del pelinegro, y corrió hacia el animal, pegó un gran salto con todas sus fuerzas, y rodeó la mandíbula del Andrewsarchus con sus brazos, al mismo tiempo que Akira zafaba a Masakazu del animal.

-¡Sengoku!- Kazuma estaba temblando, y tenía la cara empapada de sudor por el enorme esfuerzo que estaba haciendo para contener el Andrewsarchus. -¡Sácalo de aquí, rápido, no voy a aguantar mucho tiem...-

-¡Aah!- Naruto dio un enorme salto sobre el hocico del Andrewsarchus, y con la barra de hierro le traspasó el ojo derecho, cuyo líquido acuoso salió a borbotones -¡Sueltalo, Kazuma!-

Zaji soltó al animal que comenzó a rugir y a sacudirse por el dolor atroz.

-¡Muere de una puta vez!- Naruto giró la barra para causar más daño, y luego la hundió más con el pie. El hierro atravesó más la carne, y salió por el carrillo del andrewsarchus con un surtidor de sangre.

Naruto recuperó la barra con un potente giro de muñeca y el Andrewsarchus se desplomó en el suelo cuando le arrancó el hierro del cuerpo.

...

...

El ojiazul soltó un suspiro, y empezó a temblar, el efecto de la adrenalina había desaparecido.

-Me cago en todas las putas de carretera, y en todo lo que se menea.. ¡Fuiste increíble!- Zaji se acercó a Naruto, y le palmeó el hombro -Yo estaba más asustado que la mierda por un momento que casi mojo mis pantalones-

Akira y Masanori se encaminaron juntos hacia Naruto y Zaji -¿Están bien?-

Kazuma sonrió y pateó la cabeza del Andrewsarchus -Nosotros si, pero nuestro amigo cabezón no-

Naruto dejó de temblar y se centró en Masanori -¿Estás herido?-

El chico negó con la cabeza, y se limpió las lágrimas de la cara -No, solo estoy asustado, muy asustado que casi me orino encima-

-Bueno...no eres el único- Kazuma se sobó la nuca, y en eso se dio cuenta de algo -Chicos, ¿dónde están Mina y Masakazu?-

-Se fueron corriendo hacia la playa- Respondió Akira mientras tentaba abrir el hocico del Andrewsarchus para ver sus dientes.

-Vayamos también nosotros, Rion-chan y los demás deben estar preocupados-

Se demoraron unos 10 minutos en regresar a la playa, y ahí vieron algo que no se esperaban para nada.

Mariya estaba en el suelo agarrándose la barriga, mientras Kanako y Rion estaban en posición erecta, en el mar, mirando cómo se alejaba cada vez más la balsa.

-¿¡Qué está pasando aquí!?-

Mariya siseó de dolor, y se sentó en el suelo -Mina y Masakazu nos traicionaron, y nos golpearon por la espalda- Akira lo ayudó a levantarse -Kazuma, Masakazu nos dijo que él y Mina habían planeado esto desde el comienzo. Sólo estaban a tu lado actuando como si fueran tus amigos..-

-¡Mierda!- Zaji se quitó el pañuelo, y miró con furia la balsa -No te lo perdonare, Masakazu-

-¡Rion, Kanako!- Naruto corrió hacia ellas -¡Salgan del mar, rápido!-

-¡Naruto!- Las dos se voltearon y sonrieron, abrumadas por el alivio que sentían a verlo sano y salvo.

De repente, Naruto vio en el agua una sagoma oscura, cerca de de las dos chicas.

-¡Cuidado!-

-¿Eh?-

Durante unos segundos, todo estuvo en calma. Después un animal parecido a un reptil salió del agua, con la fuerza de un misil, y con las mandíbulas abiertas para dejar a la vista una hilera de dientes como diamantes. Con un rugido se lanzó hacia Rion.

Pero Naruto se movió con la velocidad de un rayo, empujó a la chica y bloqueó el ataque con el brazo


En el preciso momento en que había vistó el animal, y en que Naruto la había empujado, Rion había cerrado los ojos y el pánico le había impedido gritar. Entonces... sintió unas gotas calientes cayendo sobre su rostro. Llevó ambas manos a la cara, y sintió algo ligeramente pegajoso entre los dedos.

Abrió los ojos.

-¿Qué..?-

Se miró las manos, y vio que estaban manchadas de un líquido rojo -(¿D-de dónde salió esta sangre?)-

Levantó la mirada, y vio a Naruto haciendo una mueca de dolor.

El extraño animal había hundido sus dientes en el brazo derecho del rubio, perforándole la piel.

-N-naruto..-

-Suéltame e-estúpida bestia- El ojiazul levantó la barra, y se la clavó en el ojo izquierdo. Se oyó un "pop" audible y un líquido acuoso le salpicó la cara.

El animal soltó un alarido de dolor cuando la barra atravesó el hueso y le llegó hasta el cerebro. Soltó el brazo de Naruto, y se convirtió en un peso muerto en la punta de la barra. Naruto arrancó el hierro de su cuerpo y lo dejó caer al agua, donde se hundió.

-N-naruto...-

El ojiazul reprimió un estremecimiento de dolor, y miró con una sonrisa forzada a las dos mujeres -Rion-chan, Kanako-chan ¿están bien?... debemos salir del agua antes de que otro Ambulocetus salga...- De pronto notó una sensación extraña, como si volara, y sin saber cómo se encontró siendo sujetado por Kanako. Todo empezó a darle vueltas y una negra oscuridad lo envolvió.

Le pareció oír las voces de Akira y los demás, pero las sombras no le dajaban ver, y perdió el conocimiento.

...

...


Rion Y kanako estaban inclinadas sobré él cuando volvió en sí; sus pelos castaños se balanceaban sobre él como unas cascadas mientras le limpiaban las marcas de los dientes del brazo, frotándolas con algodón empapadas en alcohol. Le habían sacadó la camisa y tenía profundas marcas en el brazo, de las que brotaba sangre.

-Rion-chan.. Kanako-chan...-

-Calla... solo descansa y no malgaste tu fuerza..- Murmuró Rion, mientras Kanako se limpiaba las lágrimas.

Naruto sonrió débilmente, y miró a los demás -¿Qué pasó con la balsa?-

Mariya suspiró y se sentó a su lado -Fue destruida por un Basilosaurus-

-¿Una ballena preistorica?-

-Sí... Mina y Masakazu fueron deborados por ese animal-

...

...

-Entonces..- Akira se acercó a los dos -¿Qué es lo que haremos ahora?-

-Bueno..- Naruto observó el cielo. Estaba empezando a amanecer. No se veía el sol, pero las nubes bajas se iban tiñendo de tonos rosados y naranjas como cuando está a punto de llover -Tenemos que salir de aquí-


Espero que les haya gustado y nos leemos hasta el próximo capítulo ;)

PD: Mientras haya más comentarios más rápido actualizare los capítulos.

PD2: La fan de Naruto que esta en el grupo de Kouhei, es un personaje de un videojuego de lucha(no voy a introducir otros personajes, ella será la unica)


Grupo de Naruto

1) Akira

2) Mariya

3) Kazuma

4) Masanori

5) Rion

6) Kanako


Las notas de Naruto sobre los animales encontrados hasta ahora


1) Thylacoleo carnifex

Rango temporal: Época pleistoceno

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Mammalia

Subclase: Marsupialia

Orden: Diprotodontia

Familia: Thylacoleonidae

Género: Thylacoleo

Especie: Thylacoleo carnifex

El león marsupial (Thylacoleo carnifex) es una especie extinta de marsupial diprotodonto de la familia Thylacoleonidae. Su nombre significa "león con bolsa asesino". Fue un carnívoro cuyos restos fósiles proceden de Australia, datando de principios hasta la época tardía del Pleistoceno (1,600,000–46,000 años)

Al contrario que otros marsupiales carnívoros como el lobo de Tasmania o el diablo de Tasmania, el león marsupial no pertenecía al orden Dasyuromorphia, sino que es un representante de los diprotodontes (Diprotodontia), grupo al que también pertenecen dentro de distintas familias los canguros, koalas y wombats.

La línea evolutiva de los tilacoleónidos se separó de las de otros diprotodontes hace unos 24 millones de años, durante el Oligoceno, momento en el que comenzó a producirse el cambio de la dieta vegetariana a la omnívora y posteriormente carnívora. Las formas de esta familia fueron de tamaño pequeño y vida arborícola hasta finales del Plioceno, unos 2 millones de años atrás, cuando un clima más seco redujo la extensión de los primitivos bosques australianos y su sustitución por una sabana arbolada. En este hábitat prosperó la última especie del grupo, Thylacoleo carnifex.

Los leones marsupiales eran carnívoros cuadrúpedos de 75 cm de altura y 151 cm de longitud, más o menos del tamaño de un leopardo grande. Estas medidas pueden parecer modestas, pero dentro de los marsupiales (que suelen tener tamaños menores que los de sus homólogos placentarios, debido a su particular sistema de desarrollo), son bastante respetables. De hecho, el león marsupial es el marsupial carnívoro de mayor tamaño conocido. Con una constitución fuerte, se estima el peso del león marsupial en 130 kilos (algunos cráneos indican que algunos individuos llegaban a pesar 163 kg)

Los rasgos más extraños del león marsupial se encuentran en las mandíbulas, y son debido a sus primitivos orígenes herbívoros. Debido a su dieta herbívora, todos los diprotodontes del Oligoceno hacía ya tiempo que habían reducido considerablemente o perdido sus colmillos, y los tilacoleónidos no volvieron a desarrollarlos. En su lugar, los incisivos y premolares se hicieron cortantes y pasaron a cumplir la función de capturar y matar las presas. La mandíbula era excepcionalmente robusta y se ha calculado que la presión de la mordida de un individuo de 100 kg sería comparable a la de un león africano de 250 kg, lo que convierte al Thylacoleo en el marsupial con el mordisco más potente en relación a su tamaño que ha existido. Esto le permitía matar presas mucho más grandes que él, como los grandes canguros de la subfamilia de los estenurinos o incluso al Diprotodon, el marsupial más grande que ha existido, de tamaño algo mayor al de un rinoceronte blanco.

La cola era bastante larga y gruesa, seguramente para ayudar a equilibrar el animal durante la carrera, y el cuerpo corto, con un pecho ancho de músculos macizos. Las cuatro patas tenían una longitud similar, aunque los músculos de las delanteras estaban más desarrollados, pues servían para aferrar a las presas antes de morderles la garganta, como hacen actualmente los grandes felinos. En cuanto a los pies, estos se apoyaban totalmente durante la marcha, o sea son plantígrados, como ocurre en los osos o los humanos, y no sobre los dedos, como en los felinos y cánidos. De sus ancestros arborícolas conservaban un pulgar oponible en cada pie, los dos de las patas traseras estaban desprovistos de uña, pero los de las delanteras estaban coronados por una enorme garra curva que utilizaban para aferrarse a los cuerpos de sus víctimas, junto con las de los otros cuatro dedos.

El león marsupial puede haber almacenado sus presas en los árboles de manera similar a los leopardos modernos. Como muchos depredadores, probablemente era un necrófago oportunista, alimentándose de carroña y alejando a los depredadores menores de sus presas.


2) Ambulocetus natans

Rango temporal: Era cenozoico

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Mammalia

Orden: Cetácea

Suborden: Archaeoceti

Familia: Ambulocetidae

Subfamilia: Ambulocetinae

Género: Ambulocetus

Especie: Ambulocetus natans

Ambulocetus (literalmente, "ballena que camina") es un género extinto de cetáceos primitivos que poseía la capacidad de moverse en tierra y en el agua. Es un fósil transicional del cenozoico, que muestra cómo evolucionaron las ballenas a partir de mamíferos terrestres. Se conoce una sola especie. Ambulocetus natans. Tenía apariencia de un cocodrilo de unos tres metros de longitud. Se ha especulado que su método de caza, probablemente era similar al de los cocodrilos.

Medía 3 metros de largo, era claramente anfibio, ya que sus patas traseras estaban mejor adaptadas para la natación que para caminar sobre la tierra, y nadaba de arriba a abajo, como las nutrias y ballenas. Estaba al acecho en el agua hasta que una presa fuera a beber. El análisis químico de los dientes indica que era capaz de moverse entre agua dulce y salada. Ambulocetus no tenía oídos externos. Para detectar a sus presas en tierra, podrían haber bajado la cabeza al suelo y sentir las vibraciones.

Los científicos consideran que Ambulocetus era una ballena temprana porque comparte adaptaciones con ellas: tenía una adaptación en la nariz que le permitía tragar debajo del agua. Además, sus dientes son similares a las de los primeros cetáceos.