Y seguimos con otro capitulo, disfrutenlo


La última pluma amarilla

Dentro de la boutique carrusel, dos amigas estaban charlando.

"¿Está todo bien Fluttershy?"

Rarity miró a la pegaso con un aire ansioso. Parecía triste.

"O-sí... Es sólo que... Ángel no está bien. Envejece, esta mañana seguía tosiendo, se aísla. Me parece que pronto... "

Realmente, el conejito veía el final de su vida ahora. Él era mucho menos enérgico que antes, aunque siempre mantuvo un poco de su mal carácter habitual. Algo extraño, fue que alejó un poco a todos los animales como a Fluttershy de el.

"Oh..." dijo triste la modista.

Ella miró el lugar donde Opal solía dormir cuando estaba trabajando.

"Entiendo lo que se puede sentir", simpatiza Rarity. "Los animales viven mucho menos tiempo que nosotros, y tenemos que aceptar verlos ir... incluso si dejan un vacío después.

Una lágrima se asomó al borde del ojo de Fluttershy, pero ella la limpió y se sentó en el suelo mientras respondía:

" Lo sé, es sólo que... me parece cruel ".

La unicornio se acercó a su amiga y suavemente pasó una pezuña alrededor de su hombro.

"Lo mejor que puedes hacer es intentar salir tranquilamente, sin arrepentimiento ni dolor".

La pegaso se acurruco un poco contra Rarity, aprobando silenciosamente.

Ocho años. Han pasado ocho años desde que Rainbow Dash había muerto. Las yeguas habían envejecido un poco, pero seguían siendo jóvenes, aunque parte de su juventud había volado con el alma de Rainbow.

Fluttershy le agradeció a Rarity y decidió ir a casa, para hacerle algo de compañía a Ángel y dejar que la costurera hiciera su trabajo. A la salida, se cruzó una hermosa yegua, Sweetie Belle, que visitaba a su hermana.

Una vez a la vista su cabaña, Fluttershy notó que todos los animales estaban fuera.

"¿Qué está pasando?", pregunto la pegaso, temiendo lo peor.

El oso le explicó por gestos que Ángel había expulsado a todos de la casa. Su carácter parecía empeorar, y estaba tosiendo más y más, Fluttershy abrió la puerta.

"¿Angel?", Fluttershy paso la cabeza a través de la puerta.

No hay respuesta, entró cerrando la puerta detrás de ella. Fluttershy fue atacada por una pequeña tos seca, y cuando ella se detuvo oyó pequeños ruidos. Una tos también, pero por un animal más pequeño.

Ella caminó hacia el sonido y encontró a Ángel que estaba debajo de la cama de Fluttershy, tendido en el suelo, retorciéndose debido a su tos.

La pegaso lo sacó de debajo de la cama, tomándolo suavemente en sus patas, y lo miró tiernamente con una cierta tristeza en su mirada, llevándolo a la altura de su cabeza.

La tos del conejo se calmó, volvió una mirada debilitada hacia la pegaso. Tuvo que escudriñar sus ojos para distinguirlo, y en ese momento levantó su pata y empujó la cabeza de Fluttershy en un gesto que carecía en gran medida de fuerza.

Ella lo acostó suavemente sobre la cama, y el conejo rodó para darle la espalda. Parecía querer alejarse de todos.

"Angel..." se acerca Fluttershy, "¿por qué te niegas a ver a los demás?"

El conejo levantó la cabeza hacia la yegua. Fue atacado por una tos seca, pero sin embargo intentó señalar a su propia persona.

Fluttershy inclinó la cabeza, sin entender. Ella tosió un poco a su vez, pero sin dejar de prestar atención.

El conejo quería empezar a explicar su situación, pero no tenía la fuerza, ni idea de cómo hacerla entender. A continuación, señaló su propia garganta y tosió de nuevo.

"¿Qué es? ¿tienes un dolor de garganta?"

Asintió débilmente.

"Pero, ¿cómo se relaciona con el hecho de que no quieres ver a nadie?"

El conejo le miró a los ojos. Estaba triste. Sus ojitos brillaban con la humedad que los invadió.

Fluttershy no entendía, pero ella estaba a su vez siendo golpeada por una tos violenta. Tosió una y otra vez hasta perder el aliento. El conejo se volvió bruscamente hacia ella y se acercó al borde de la cama, pareciendo aterrorizado.

La yegua perdió el equilibrio y cayó sobre su flanco, aún en el suelo.

"Q-¿qué me está pasando?", dijo mientras su respiración se aceleraba.

Ángel, en su preocupación por Fluttershy, se acercó demasiado hacia el borde de la cama y luego cayó al suelo. Recuperándose con dificultad, se arrastró más de lo que podía hacia la cabeza de la pegaso tirada en el suelo.

Su respiración estaba como si hubiera corrido una maratón. El conejo le tomó un casco y la miró a los ojos, desviando levemente la cabeza para toser, pareciendo sin esperanza.

Fluttershy entendido.

"¿Has pillado el Mirthite?"

Ángel asintió con la cabeza, triste y arrepentido. Fluttershy ya había oído hablar de esta enfermedad. Se desarrollaba en los conejos en casos muy raros, se pensaba que había desaparecido. Fue una enfermedad devastadora que destruye los pulmones, sin ninguna cura, y que se podía transmitir rápidamente a los animales de otras especies. Es por eso que Ángel quería aislarse, por eso tosió tanto. Desde el momento en que lo entendió, el conejo había tratado de no contaminar a los demás, sabiendo que los condenaría al mismo destino. Pero Fluttershy había insistido, buscando que estaba mal. Por lo tanto, lo había atrapado a su vez, y Ángel no podía estar peor. Se sintió terriblemente culpable, al juzgar que era su culpa, bajando las orejas, dejando caer unas lágrimas en el suelo.

"No te culpes Ángel..." trató de tranquilizarlo Fluttershy en un suspiro. "No es culpa tuya ".

Ambos fueron tomados por una tos aún más fuerte que las anteriores. Cuando esta última terminó, Fluttershy pensó:

"Me muero..."

Ella ya había pensado en su propia muerte, desde la de Dash, pero Fluttershy nunca podría haber pensado que sería así... tranquilo. Ella agarró con sus dos pezuñas las patas de Ángel. Apenas podía moverse, pero ella lo miró a los ojos sonriendo. Luego lo tomó en sus patas y lo apretó contra ella.

Puede que no haya sido tan malo irse con Angel. Ella hubiera preferido que sus amigas estuvieran allí, para decir adiós. Los animales seguramente esperarían mucho tiempo fuera antes de entender que algo estaba mal, y probablemente se culparían a sí mismos por no haber hecho nada. Pero al menos estaba con Ángel en sus últimos momentos. Qué lástima que Discord no estaba allí, tal vez habría tenido una solución... Pero se había ido de viaje unos días con Spike. Fue una muy mala coincidencia.

El conejo puso sus patas a su alrededor, tosiendo y llorando. Fluttershy lo miro y suavemente acarició su cabeza, antes de toser de nuevo.

La sensación era horrible. No fue doloroso, si uno se olvida de la quemadura en su garganta, pero gradualmente empeoro, como sus pulmones destruidos. Su respiración se hizo más débil, su cabeza comenzó a girar, sintió que su cráneo explotaría.

"Adiós, Ángel." hizo por derramar una lágrima. "Adiós amigos... Adiós a todos. "

Finalmente, no podía respirar. Con sus últimas fuerzas se hundió lo mejor que pudo en el pequeño conejito que le dio su abrazo, también durante la falta de aire. Las alas de la pegaso temblaron unos momentos, ella concedió un último pensamiento a cada una de sus amigas, cada uno de sus animales de compañía. Luego se fueron juntos, en el silencio de su soledad, tendidos en el suelo, inmóviles.


"Ella vino a mí y dijo que Ángel no estaba bien... Santa Celestia, si hubiera sabido... "

"No se podía saber Rarity", trató de tranquilizarla Applejack, a pesar de las lágrimas que corrían por su rostro, sollozando ruidosamente. "No pensé que fuera posible atrapar el Mirthite."

Estaban las cuatro delante del cuerpo de su amiga que seguía con su agarre a Ángel. Pinkie estaba sentada justo enfrente de Fluttershy acariciando suavemente su larga melena rosada. Ella era la única que no lloraba, a pesar de la tristeza infinita en su rostro, ella estaba tratando de sonreír. Las palabras de Dash permanecieron en su cabeza, y juró no llorar más. Las otras tres detrás de ella, por otro lado, no se guardaron las lágrimas. Aún detrás de ellas, los animales de Fluttershy se lamentaron y trataron de consolarse. Ellos fueron los que reportaron la muerte de Fluttershy. Habían esperado un momento antes de entrar en la casa y descubrir su cuerpo sin vida.

Twilight estaba muy enojada. Una vez más, ella no tuvo nada que hacer para ayudar a su amiga. Peor que nada, ella no había estado allí, sólo para decir adiós. Ángel estaba presente, y afortunadamente, porque Twilight nunca se habría perdonado si su amiga hubiese muerto sola. Nunca.

"Al menos murió mientras vivía con sus animales... Al menos uno, "dijo Rarity, que llevaba sus gafas de modista, al haber sido advertida en el trabajo.

"Alguien va a tener que decirle a Discord", dijo la agricultora con suavidad, girando la cabeza hacia la alicornio "Twilight, ¿estás bien?"

Por supuesto que estaba mal, nada podía estar bien en ese momento, cuando una de sus amigas acababa de dejarlas tan brutalmente. Pero el estado de Twilight preocupó a Applejack. Tenía ojos anchos, llenos de lágrimas, fijos en el cuerpo de Fluttershy, y no había dicho nada desde el descubrimiento de la pegaso.

Twilight sólo escuchó a la agricultora como una voz lejana. En su cabeza estaba empezando a entender algo. La alicornio miró a Pinkie, luego volvió la cabeza hacia Rarity, y finalmente puso su mirada en Applejack.

La naranja no se dio cuenta de lo que significaba esa mirada. La mirada de desesperación de Twilight. Applejack pensó que era debido a la muerte de Fluttershy, y sólo a eso. Pero había más, y algo mucho peor, detrás de esta tristeza.

Un día después el funeral se celebró. Pinkie estaba organizando una vez más una fiesta. Incluso si Fluttershy no hubiera pedido nada, la rosa estaba decidida a decir adiós a sus amigas de esta manera. Había una fiesta para Rainbow, había una para Fluttershy, y habría una para la siguiente, aunque todas se aseguraron de no considerar la siguiente.

Pocos ponis tenían corazón para asistir a la fiesta. Sin embargo, algunos respondieron a la invitación, aunque hay que admitir que debido a su timidez, Fluttershy conocía a pocas personas.

Celestia, Luna y Cadence eran por supuesto invitadas, y cada una dio un discurso para la pegaso

Todos eran más o menos silenciosos en su dolor delante de la tumba, pero el más desconsolado era sin duda Discord, que lloraba con lágrimas cálidas. Lo que habría sido increíble en cualquier otra situación incluso no era sorprendente en la actualidad. Se le escuchó lamentándose, enojado consigo mismo.

"Si tan sólo hubiera estado allí..."

Spike sostuvo y acarició ligeramente la pata del Draconequus para tratar de consolarlo, mientras que él mismo resopló con dolor ruidosamente.

El elemento de la bondad se había ido. Sus animales habían venido en grupos para rendir homenaje a ella y a Ángel que fue enterrado a su lado. Se quedaron tanto tiempo como sus amigos más cercanos.

En un llano al noreste de Ponyville, un árbol comenzó a crecer lentamente a medida que una segunda tumba redondeada acababa de unirse a otra que tenía depositada aquí ocho años, manteniendo en compañía a la pegaso, la tortuga, siempre doblada al pie de su tumba.

"Rip Fluttershy - La bondadosa" fue lo que se escribió en esta nueva piedra, con tres mariposas rodeadas por la frase "Amiga de la princesa". Debajo también aparece "Rip Angel Bunny".


Le agradezco al anónimo que comentó la historia, uno cumplió y yo tengo que cumplir con mi promesa de publicar este capitulo, esta vez les pido que alguien agregue esta historia a sus favoritos, y el proximo capitulo estara listo para jueves si mi agenda me lo permite.

Yo les había dicho que son 6 capitulos, pero el autor recientemente me dijo que publicara un 7mo capitulo, pero dejo a mi juicio el agregarlo o no a la historia, ya que este es mas un extra que nada, pero lo dejo en sus manos ¿gustan que traduzca el capitulo extra? espero sus respuestas

Se despide, max208 :)