No soy dueño de Dragon ball ni del personaje Frieza/Freezer

Un enorme vacío se observaba donde antes estaba el ejercito demonio, un grito lleno de delirio y desesperación que podría llenar el alma de cualquiera de dolor resonaba como un eco, como si la misma tierra evocara en llanto, el Rey Demonio lleno de pesar y rabia abalanzaba sus brazos hacia el emperador mientras era sostenido del cuello por la cola del mismo, sus lágrimas gorgoteaban humedeciendo la cola del genocida.

"Por qué?! POR QUÉ?! MALDITO MONSTRUO! JURO POR TODAS SUS ALMAS QUE TE MATARÉ!" lloraba con un rostro patético, el gran rey y padre de demonios era humillado de una manera que jamás había experimentado, no solo el hecho de que sus hijos hubieran muerto, sino que hubiera sido él el que los hubiera llevado a la batalla en la que murieron.

Su trato con los humanos era diferente, siglos pasados busco paz con ellos, coexistencia, mando a su primer hijo, esposa e hijas a negociar los terminos de paz, siendo que no podía dejar sin un lider a su país, los mandó con los tesoros más valiosos de los demonios como disculpas por los actos de violencia cometidos anteriormente por su raza, sin embargo los humanos respondieron matando a su primogénito, exclavizando a su esposa e hijas, profanaron sus cuerpos de maneras indescriptibles, para cuando le llegaron las noticias y marcho a tierras humanas ya era tarde, habían quemado vivas a lo que quedaba de sus esposas e hijas, reticente de creer lo sucedido, puesto que tanto su hijo como su amada esposa e hijas poseían poderes iguales o superiores a los de el, sin embargo estos eran los hechos, se había quedado solo, lleno de ira proclamo la muerte de la humanidad, olvidando cualquier compasión y deseó de paz que pudieran plagar su alma.

Pero este ser era distinto, la risa malévola que se percibía en sus acciones recientes, ese deseo de matar solo por diversión, desfasaba cualquier razonamiento o posibilidades de argumento, solo quedaba una cosa, aceptar la muerte, quedar con el lamento de una venganza incompleta, su vida terminaba en un sin sentido, en solo unos años, sería como si nunca hubiera nacido, las cicatrices que dejo en la raza humana sanarían, y las almas de su familia nunca encontrarían la paz.

Cerrando los ojos, sumirgiendose en un mar oscuro, el rey acepto esto, mientras sentía que la presión de la cola del ser que lo estaba soteniendo aumentaba, su conciencia se desvanecía llena de un odio por este individuo que superaba su odio hacia la humanidad. Un roze de viento acaricio su mejilla, sintiendo que caía, supuso que esto es como se sentía morir, su brazo izquierdo era levantado por una fuerza externa, levantando su peso, haciendo su carga más ligera, alguien lo había levantado, sentía una mano calida por su cintura, y otra por su pierna, estaba volviendo en sí cuando se dio cuenta, era el héroe.

El héroe que se suponía estaba en camino para matarlo, pero que hacía? repensó la situación, estaba por morir a manos de aquel sujeto, entonces el héroe, lo salvó? estaba por reaccionar violentamente cuando vio la cara del heroe, este no le prestaba atención, más bien se veía horrorizado, mirando hacia el cielo, el rey fijo sus ojos para ver a la misma dirección que el héroe, era el genocida, con un semblante que transmitía dolor y odio.

"ASQUEROSO MONO! COMO TE ATREVISTE!" gritaba mientras sostenía su cola sercenada.

El heroe ignorando esas palabras mientras caía se dirigió al rey demonio "que es esto? que es el?" el rey solo respondió con un "no lo sé".

el emperador se rodeo de un aura purpura de la que brotaba su odio, abalanzandose en una arremetida a una velocidad imposible de captar para ojos humanos, pero el héroe con grandes reflejos lanzo al rey demonio con todas sus fuerzas hacia el bosque, el cual estaba a varios kilometros de distancia, con los pocos milisegundos que le quedaban de tiempo desenvainó su espada a gran velocidad y la puso en una posición de defensa con la intención de utilizarla como escudo.

El impacto llego de lleno, el héroe logro posicionarla justo donde recibió el puño del emperador, pero no imagino que la inquebrantable espada de leyendas se rompería al solo tacto de este ataque, recibiendolo en la boca de su estomago, fue lanzado al suelo por debajo generando un crater de un diametro de 10 kilómetros, logrando milagrosamente conservar la conciencia tras el impacto, concibió la imagen del ser preparando una gran bola de energía, la cual el héroe estaba seguro, sería capaz de destruir el país,

"no, probablemente el mundo sería destruido a este paso",

dijo con un tono irónico para sí mismo, comenzó a lanzar hechizos de defensa, aunque sabía que sería inutil, pues había recibido el ataque anterior con su encantamiento más poderoso de defensa física, sin embargo había terminado casi muerto, no resistiría otro ataque de frente, incluso si estuviera del otro lado del mundo, probablemente no se podría defender.

Urri se encontraba llorando en el límite del bosque con el desierto, el héroe le dijo que se encargaría de que su deseo se cumpliera, aunque le costara la vida.

Con lagrimas en los ojos observó la dirección hacia la que había partido el héroe, la misma dirección de la cual provino esa luz cegadora anteriormente, pero algo extraño se observaba, divisó una figura que venía a gran velocidad, sus instintos de demonio se pusieron en maxima tensión, era su rey, estaba segura, invocando toda su fuerza salto a gran velocidad a una altura que alcanzaban las nubes, preparo sus músculos para recibir el impacto.

BOOOOM*

Había detenido al rey, el cual se encontraba apenas conciente por todo lo sucedido, Urri lo bajo con delicadeza, cuando tocaron el piso, el rey estaba volviendo en sí "...hija, nunca pense que te volvería a ver" mocito el mal herido, "mi rey, lo siento tanto, perdóname por causar todo esto, y para empeorar la situación, traje al héroe" empezó a llorar apoyandose en los pechos del rey, este solamente la consolaba acariciando su cabeza en silencio,

"no sé cómo llegamos a esto, pero te agradezco mi pequeña, el héroe, por alguna razon, me salvó..."

La demonio observo al rey con incredulidad, empezó a sobarse la nariz mientras trataba de sostener su compostura, "yo se lo pedí" dijo, tratando de mantener su cabeza en alto para responsabilizarse de sus acciones, el rey solo le acarició la cabeza pensando para sí mismo "por que un humano haría eso?".

Una luz absorbió las estrellas en el cielo, convirtió el horizonte en un color de rojo vivo, como se fuera el mayor ocaso de todos, tanto Urri como el rey tuvieron un mal presentimiento, acaso podrían escapar?

Urri se levanto velozmente, "que haces hija?"

"debo ir junto al héroe mi rey, se lo debo"

"Pero por que? no vayas, por FAVOR, VAS A MORIR! NO VAYAS TE LO SUPLICO!"

"lo siento mi amado rey" una lágrima recorría mientras lo miró con una devoción hacia él que el rey nunca presenció de ningun otro demonio "el no tenía ningun motivo para cumplir mis peticiones, sin embargo arriego su vida para cumplirlas, verlo por ultima vez a usted, es más de lo que una simple demonio como yo merezco" dijo poniéndose en marcha con un gran salto extendiendo sus alas.

"NO VAYAS, AUNQUE SEA TU, HUYE NO...!" el rey demonio ya no lograba moverse, estaba agotado, ya no podía usar ningun poder, siquiera podia volar, maldijo todo su ser por lo debil que era mientras hechaba lagrimas de arrepentimiento y vergüenza.

Urri se acercaba a la fuente de la gran bola de energia roja, logro sentir al héroe, aunque su escencia ya era debil, debía estar muy mal herido, lo sintió dentro del cráter que estaba por debajo de la esfera de energía que cada vez se hacía más grande, debajo de la esfera se encontraba el ser que ella había invocado, al parecer este no podía sentir la escencia de los seres vivos, por ese motivo logro escaparse de él con anterioridad, estaba segura que esa bola de poder sería dirigida al héroe, pero por su tamaño, "no, no puede ser...eso destruirá al mundo" Urri se detuvo para analizar la situación, ya no era solo deberle un favor al héroe, a este paso, si no hacia algo, la tierra sería destruida, ya no era cosa de odio entre razas, todo dejaría de existir.

Actuó rapido, se acerco a toda velocidad al emperador sin que este la notara, justo antes de que ella estuviera suficientemente cerca el invocado comprimio la bola de energía es una esfera del tamaño de un puño, esa clase de energía era completamente inestable, pero con ese tamaño, su plan era posible.

El héroe se había cansado se realizar hechizos de defensa, por el tamaño de la bola de energía, ya los consideraba inútiles, con su pierna rota por el impacto al caer a tierra, sufría de un gran dolor, decidió curarse para que sus ultimos momentos no fueran poco placenteros, para cuando el invocado comprimió la bola de energía ya lograba moverse, pero por la distancia y con una espada rota cualquier cosa que hiciera sería inservible, sin embargo reunió sus fuerzas para levantarse y ponerse en posición de batalla, no se iría ni dejaría que la tierra fuera destruida sin pelear, con un gran grito saltó al cielo, blandiendo una espada rota y el poco poder mágico que le quedaba, pero observo un último rayo de esperanza en ese instante.

El emperador del mal apuntó al héroe la esfera de energía ya comprimida, con una sonrisa de satisfacción sabiendo que aunque este mundo fuera destruido el sobreviviría, se dispuso a lanzarla, pero justo cuando estaba agregando el impulso para lanzar su poder, sintió que un brazo lo sostuvo del cuello, sin hacerle daño obviamente por el gran poder que este poseía, pero se confió, una mano con gran fuerza movio el brazo con el que iba a lanzar la esfera, haciendo que esta fuera lanzada hacia el cielo, esto resultó es la inmediata destrucción de la luna, en un instante esta cesó de existir dentro de una gran explosión, mientras Urri se quedó sorprendida por esto, el invocado lleno de ira la agarro de su brazo, y solo apretandolo lo destrozó, mientras ella empezo a gritar de dolor y el emperador reía con placer y odio, pero sintió un empujon a sus espaldas, el heroe lo había embestido con todas sus fuerzas, pero esto solo logró que soltara a la demonio y que se alejara unos cuantos metros.

El héroe se puso frente a Urri en pose de combate, mientras el emperador los veia con repulsión y asco. Hubo unos segundos de silencio hasta que el invocado calmo su ira, pero esto tenso más el ambiente, cuando comenzo a hablar...

"Bien, lo lograron, me hicieron enfadar..." una sonrisa malformada se empezo a formar "los mataré, pero no solo a ustedes, a todos, y a cada uno de los que habiten este planeta, y no será rápido, los mataré uno por uno, a cada persona, cada ciudad, cada pequeño pueblo, los mataré, los capturaré a uds dos y los haré ver todo, y les dirán a todo el mundo que esto es su culpa, que uds me hicieron enfadar, malditos desgraciados ME LAS PAGARAN, RECIBIRAN SU CASTIGO POR ENFURECER AL GRAN FREEZER!" Freezer empezó a reír con una sonrisa maniática, como si hubiera enloquecido, pero el héroe y la demonio sabían que no era el discurso de un loco, que él realmente podría hacerlo y lo haría.

"Y SABEN QUE?! LOS DEJARÉ IR, VAMOS, VAYAN Y HAGAN TODOS SUS ESFUERZOS, AVISEN A TODOS, QUE SE PREPAREN, Y CUANDO VEAN QUE LLEGUÉ Y ENTIENDAN QUE NO PUEDEN HACER NADA...QUIERO VER ESAS CARAS, CUANDO PIERDAN TODAS LAS ESPERANZAS, Y CUANDO LOS MATE QUE SEPAN QUE FUERON USTEDES DOS LOS PROVOCANTES DE TODO!"

El héroe trataba de responder, pero luego de los sucedido su espiritu estaba completamente destrozado, sabía que esta era una batalla que no podría ganar, mientras analizaba cada palabra dicha por el emperador un rayo de energía rasgo su mejilla, provocándole un corte profundo del cual no paraba de brotar sangre, miró al invocado el cual le dijo...

"dime tu nombre basura"

"soy...soy..." dudo si decirle su verdadera identidad. Freezer formo una bola de energía de la mitad del tamaño de la esfera anterior y apunto a la tierra, "tu nombre mono estupido", "soy el héroe, me llaman así...y así me conocen", el emperador giro su mirada hacía la demonio "y tu lagartija?", "U..Urri" temblaba del miedo mientras se escondía detras del héroe sosteniendo fuertemente su espalda.

"bien par de basuras, les doy tiempo para que desesperen, para que vean lo grandioso y compasivo que soy muajajajaja" reía mientras llevaba su palma a su boca cubriendosela. Cambió su expresión a una sonrisa seria repentinamente "ahora corran inutiles ratas", a lo cual tanto el héroe como Urri tardaron unos segundos en entender lo que dijo, cuando vieron la expresión ya de impaciencia de Freezer volaron a toda velocidad hacia los bosque como si su vida dependiera de eso.

Ya en el bosque tocaron suelo ambos, temblando de miedo, con el pulso acelerado y respiraciones entrecortadas, como si de un ataque de pánico simultaneo se tratara, pasaron unos minutos hasta que tanto el heroe como Urri se recompusieron, pero por más que se hayan recuperado físicamente, no sabían que decir al respecto de lo sucedido, ni que harían, Urri menciono al héroe que iría junto a su rey el cual se encontraba a unos kilometros de donde estaban.

"Puedo ir?" dijo el héroe

"Que? no, no vas a matarlo vd?

"no, esto va más hayá de todo lo que vivimos hasta ahora." dijo en un tono monotono, como si estuviera midiendo cada palabra dicha.

"Que quieres decir?"

"Estoy diciendo, que creo que es hora de que los demonios y los humanos terminemos esta guerra" pauso un momento

"Que, ya se que con lo que paso, pero que? esta guerra ya va más hayá de 700 años, y quieres terminarla como si nada?"

"Así es, y hay algo más..."

"Que?" decía Urri ya sin impresionarse por lo que el héroe pudiera decir.

"Tengo un plan para lidiar con ese sujeto, pero necesito la ayuda de uds, los demonios"

Fin por hoy