Capítulo VI

Una semana después~

Kardia sabia que nunca terminaría de estar agradecido con los dioses por haber podido conocer a Dégel, sí, a ese tritón tan hermoso que le había mostrado más de aquello que tanto amaba.

Había pasado una semana desde ese momento increíble en la que estuvieron en lo profundo del océano, y desde entonces siempre que podian se perdían en la belleza de las aguas, al fondo y viendo criaturas increíbles y estupendas a su manera. Incluso nadaba junto a gigantes ballenas y alegres delfines, y ¡hasta habia podido entender más sobre los tiburones! Algo aún muy complicado de hacer ya que no eran criaturas muy amigables que se diga.

No, definitivamente, nunca podria dejar de agradecer a los dioses por tan magnífico regalo.

- Kardia -

Y ahí se encontraban de nuevo.

En el mismo lugar rocoso y escondido, siendo las tres de la tarde - habian agregado una hora más, de todos modos se la pasaban más en agua que en tierra, así que Dégel no hacía nada muy malo- ansiosos por verse.

Su relación también había avanzado mucho, los besos en los labios, cuello y pecho era algo normal ya entre ellos junto con deseosas pero cariñosas caricias a la piel del contrario.

- Hey~ - Kardia avanzó hacía él, entrando al agua hasta que ésta le llegó a la cintura, sorteando las complicadas rocas, para besar esos rojos y húmedos labios, probando ese salado sabor del mar que tanto le gustaba ya, Dégel le correspondió apasionadamente, pegandose todo lo que podía- estando sobre la roca de siempre- a Kardia abrazandole el cuello.

-Ah. . . K-kardia. . . - Dégel gimió, separandose a duras penas del rubio.

- Lo siento, eres una tentación.- la sincera respuesta de Kardia le hizo reír levemente, con ternura.

- Sé que quieres poseerme por completo. . . Yo también lo ansío, pero aún no es tiempo. . .-

- Te entiendo, no te preocupes por eso-

"Ni siquiera sé como si eso es posible"

El pensamiento cruzó como rayo por la mente de Kardia.

Dégel rió de nuevo, esa mirada desolada a su linda cola de pez, le dió una idea de lo que Su Kardia estaba pensando. Se acercó al rostro perfecto de Kardia, dejó un beso tierno en su mejilla y le susurró:

- No te preocupes por el "cómo", ese día lo sabrás. -

Kardia se sonrojó al verse descubierto.

- Y-yo n-no. . . quiero d-decir. . .-

Dėgel rió de nuevo.

- No te preocupes-

Un beso corto.

- ¿Que quieres ver hoy? -

- No lo sé. . . podemos simplemente nadar y divertirnos ¿Tu quieres hacer algo en especial?-

- Lo que tu prefieras, está bien-

~KD~

De esa forma terminarón nadando por el mar, divirtiendose junto con los peces, acariciando a las gigantes criaturas marinas, y pronto se le unieron delfines para comenzar a jugar con ellos.

Aunque había pasado una semana, aún le costaba creer que eso en verdad sucedía. Agradecía esas dos semanas libres que le dieron en el trabajo con todo su ser, sinono hubiese podido disfrutar de todo eso a gusto, sin preocupaciones.

En eso pensaba mientras le robaba un beso a los rojos labios de Dégel, quién reía, comunicándose con los animales marinos.

Hasta que un alarido los interrumpió.

Dėgel se giró bruscamente en busca del ser que había provocado eso, mientras Kardia se tapaba las orejas con las manos, con una mueca adolorida.

Dėgel se quedó helado.

Frente a él, otro ser mitad humano mitad pez, se encontraba observandole con mirada carmesí helada y confundida, mientras su cabello formaba un manto rojo flotante.

~KD~

Virgin no Aquarius: ¡Me alegra tanto! Siento que no puedas imaginarlo :c. Me gustan Dégel y Camus con el color de cabello que tienen en el anime, pero me encanta más en el Manga najsbdjdj. En general, me encanta el cabello rojo ees como místico (? c: Espero que éste capítulo también te guste c: *