Oh, Luna, Luna…

Mi amada Luna…

Sus melena ondulada se movía a suavemente al compás del viento, finalizando hasta el final de su espalda

Los ojos con los que te mira poseen una tranquilidad y sabiduría divina

Ella es etérea, magistral…

Posee una dulzura encantadora

Es leal a los suyos

Siempre hace lo posible para ayudar a quien necesite

La magia es una con ella y su amor por los animales es inmenso

Es imposible describir la perfección que ella es

Y yo he caído rendido a sus pies

¡La amo, la adoro! ¡Soy devoto a ella!

¡La felicidad que tengo es grande al ser correspondido por mi adorada!

Cuando me abraza siento que me derrito en sus delicados brazos

Nuestras almas y magia se encuentran y se unen

¡Qué dichoso soy por tenerla a mi lado!

Gracias, mi amada Luna, por amarme tanto como yo te amo.

Tuyo, Harry.

Espero que os haya gustado este pequeño ¿poema? de Harry hacia Luna. ¡Nos leemos pronto!