"Nunca olvidaremos a quienes amamos"

En efecto, las noticias que habían arribado desde Suna no eran nada buenas. Un shinobi encargado de vigilar la piedra en las afueras de la aldea detectó un resplandor de energía zumbante. El ninja se acercó en curiosidad para examinarlo y fue quemado vivo.

Los Kages dieron la estricta de orden de prohibido acercarse a la piedra de energía en las afueras de la aldea. Naruto estaba extremadamente serio y preocupado por estos acontecimientos. Misato lo tranquilizó para que pudiesen pensar y reflexionar sobre el asunto con más objetividad.

Ya era de noche y ambos continuaban analizando posibles batallas y habilidades de Seiji y sus piedras energéticas. La guerra tendría que tomar lugar donde fue la última guerra mundial. Todavía quedaban vestigios del violento suceso. Misato ordenó a Naruto ir a descansar, de nada servirían en ese estado.

Misato se retiró yendo al lugar de hospedaje y mirando las calles casi vacías, miró la Montana Hokage, su rostro seguía vigente como el día en que lo realizaron. Con determinación pensó en su antigua aldea y prometió que protegería el mundo shinobi.

Y llegó el día de mayor oscuridad. El destino es impredecible y a veces, cruel. No todo lo que planeamos sale de la manera que deseamos en un principio. Las acciones tienen un precio. Salvar de la muerte tiene un precio. El conocimiento tiene un precio.

A la mañana siguiente, el caos se desató en la Torre Hokage. Naruto recibió una terrible noticia proveniente de Uzushio. Cerró los ojos tratando de contener las lágrimas, debía comunicarle esta noticia a Misato como Hokage. Envió un anbu a buscarla.

Misato se encontraba tomando el té cuando un Anbu de la guardia personal de Naruto apareció frente a ella, el Hokage necesitaba su presencia con extrema urgencia en la Torre Hokage. Sabiendo que era importante, Misato se teletransportó en la oficina y entró directo.

— Misato… — dijo Naruto con tristeza

— ¿Qué sucede, Naruto? — preguntó Misato con su corazón latiendo con fuerza

— Llegó un pergamino de Uzushio — habló encontrando su voz — Haruo-san ha informado que, durante la madrugada, la fortaleza fue atacada por ninjas de Seiji — Misato lo miró totalmente congelada — asesinaron a todos los guardias, Shisui y Hideki protegieron a sus hermanos menores… — la miró con tristeza

— Continúa — habló Misato con voz contenida — ¡continúa! — exclamó perdiendo el control

— Hideki murió en batalla protegiendo a sus hermanos — dijo Naruto con tristeza

En ese momento, Misato no pudo escuchar más. Escuchó brevemente cómo Itachi había luchado contra Seiji y lo había dejado muy malherido, pero los ninjas enemigos derrotaron a los samurai y lograron avanzar hacia sus hijos. Itachi llegó tarde y aunque intentó revivir a su hijo con su propia vida no pudo. Incluso todos los ninjas de la aldea peleaban contra los enemigos que atacaban a civiles. Luego, las palabras de Naruto no tenían sonido, ni siquiera Kakashi y Sasuke hablando tenían sonido. Misato sintió cómo un sentimiento frío recorría su cuerpo. Su hijo había sido asesinado y no estuvo allí para protegerlo, ni a sus otros hijos. Apretó los puños completamente enfurecida con Seiji y consigo misma.

El chakra de Misato se disparó totalmente fuera de control, la ira y odio tomaba control. Toda la aldea sintió la explosión de chakra, su magnitud no permitía que los demás respirasen en la oficina.

En los ojos de la kunoichi yacía un fuego extremadamente peligroso. Ni siquiera las súplicas de Naruto para que se detuviese tuvieron efecto. Misato desapareció en un flash rojo.

Hattori sintiendo el gran dolor e ira de Misato, no hizo preguntas cuando se trepó a su lomo y juntos volaron a Uzushio. El chakra seguía ardiendo en toda su potencia, los sentimientos incontrolables no permitían control alguno.

Misato ni siquiera esperó a que Hattori se posara en el suelo. Apenas tuvo oportunidad, Misato aterrizó en el suelo. Corrió hacia la fortaleza donde shinobi aguardaban su llegada. Vio a Haruo y Tadao en una habitación junto a un ataúd dorado con el símbolo de su clan.

Misato se quedó de pie, en la puerta de la habitación, sin poder avanzar. Haruo y Tadao estaban esperando a que se acercara. Y cuando la kunoichi reunió el valor y se acercó, el ataúd estaba cerrado.

— Muéstrame — ordenó Misato

Tadao obedeció abriendo una parte del ataúd, allí Misato vio el rostro pacífico de su hijo Hideki. Absoluta tristeza y dolor invadió a Misato mientras las lágrimas caían por sus mejillas. Su hijo yacía como si durmiera tranquilamente, pero ella vio el horrible corte en su cuello que ocasionó su muerte instantánea.

Los consejeros se retiraron para que tuviera privacidad. En aquel momento, desde las afueras de la habitación y quiénes estaban presentes en la fortaleza escucharon el dolor y tristeza de la Uzukage, de una madre. Cuando sus hijos entraron en la habitación, todos lloraron por su hermano que dio su vida protegiéndolos. Itachi estaba en coma, la batalla había sido muy dura.

Uzushio estaba de luto. Miles de ninjas y civiles presentaron sus respetos. Las cartas y pergaminos de condolencias no tardaron en llegar. Misato sentía que vivía en un limbo donde veía el tiempo pasar.

Luego de una semana, donde el llanto y el dolor continuaban abarcando el corazón de Misato, ella supo que este dolor en lo profundo de su alma nunca acabaría y se preguntó si la muerte de su hijo era también un precio por haber salvado a otras personas en el pasado. Ni siquiera Rikudo Sennin escuchó sus llamados, demandas y súplicas para que le diera una explicación, una respuesta a su dolor.

/71_VnZsHpWM (opcional: reproducir)

Misato miró la tumba de su hijo, que murió antes de tiempo. El lugar de descanso estaba en donde toda la línea principal del Clan Uzumaki yacía enterrada.

— Hideki, he venido a despedirme de ti apropiadamente — habló Misato mirando su lápida iluminada por el atardecer anaranjado — he estado pensando en ti, en cuando naciste y cuando eras pequeño — sus ojos se llenaron de lágrimas — eras tan vivaz, podías correr tan rápido como Itachi — continuó mientras las lágrimas caían por sus mejillas — eras impredecible y recuerdo tu feliz emoción al saber que tendrías más hermanos — su corazón latió con dolor — y antes de que me diera cuenta, creciste tan velozmente, te empeñaste en ser un buen shinobi. A los diez años, tenías la calma y pensamiento de un Hokage — secó sus lágrimas, pero seguían cayendo — trajiste felicidad a todos — miró al cielo donde el sol estaba escondiéndose y el hermoso atardecer tomaba su esplendor — querido hijo, Hideki… no te has ido porque siempre estás en mi corazón y siempre serás la luz de mi vida — continuó con gran tristeza sintiendo como su corazón y alma se rompía un poco más — sé muy bien que estás con tus abuelos, pero estaré aquí un tiempo más y si quieres venir y hablar conmigo, ven y háblame — casi rogó — y podré abrazarte y acariciar tu hermoso cabello rojo una vez más al igual que cuando te daba las buenas noches — sin más, Misato acarició suavemente el nombre grabado en la fría lápida

Misato pasó el resto del día con sus hijos, recordaron a Hideki con cariño y tristeza. Lo extrañaban demasiado. Shisui se sentía culpable y Misato tuvo que hablar extensamente con él para que comprendiese que no era su culpa. Itachi mejoraba muy lentamente, incluso con ninjutsu médico. Sasuke invirtió gran cantidad de su tiempo a descubrir el culpable que realizó el asesinato.

Pero la guerra no tiene espera ni compasión. Desde Konoha, Naruto informó que Seiji declaró la Quinta Guerra Mundial Shinobi. Y nuevamente crearon la Alianza Shinobi.

Fue la guerra más larga de todos los tiempos, duró cinco años, con períodos de falsa calma y calamidades. Las aldeas trabajando en conjunto lograron descubrir que el Clan Tsuchigumo había creado un jutsu prohibido para revivir a antiguos miembros de su clan y muertos de la última guerra para que lucharan como muertos vivos.

La técnica prohibida era extremadamente fuerte y los cuerpos no podían ser vencidos ya que se levantaban de nuevo. Este tipo de batallas fueron muy continuas a lo largo de aquellos tres años.

Sasuke e Itachi localizaron al asesino de Hideki luego de seis meses, un ninja del Clan Tsuchigumo, lo sometieron a un gran sufrimiento que sólo ellos tomaron parte. Fue venganza, y como sabían de sus antepasados, ningún clan amaba como los miembros del Clan Uchiha.

Misato no sintió alivio, ni paz por aquella venganza. Su hijo estaba muerto y eso no cambiaría jamás. Shisui se convirtió en jounin y al poco tiempo, los gemelos también adquirieron el rango jounin, y la pequeña Saori iba en camino a convertirse en una gran kunoichi. Fueron entrenados arduamente por Itachi y Sasuke, de vez en cuando, recibían la visita de Sarada Uchiha que los acompañaba y también sería una gran kunoichi.

Durante esos años, la salud de Misato no mejoró. Sus días se acabarían pronto y con profundo pesar, ella lo sabía. Incluso habiendo realizado los tratamientos de Tsunade, no tuvo efecto.

Con su habilidad en Fuinjutsu, dedicó la mayor parte de su tiempo en realizar un sellado especial de alta magnitud que lograría vencer a Seiji y al ejército no muerto. Las constantes batallas estaban debilitando a toda la Alianza Shinobi, los días eran demasiado oscuros y demasiadas personas morían por esta terrible guerra. Esta sería su última misión como kunoichi.

Una noche muy oscura, donde la batalla ocurría en la penumbra, Misato decidió realizar su última misión, su cuerpo ya no soportaría mucho más. Además, el mundo shinobi ya no podía seguir así. Dejó cartas a toda su familia y amigos, y al mundo shinobi.

En la oscuridad de la noche, Misato se vistió con su antigua ropa de batalla, ajustó su largo cabello rojo y tomó el pergamino especial y lo miró fijamente, deseaba que con esto todo acabara. Sus hijos estaban en la batalla, ya eran shinobi de gran calibre. Miró la foto de Hideki en su escritorio, jamás lo olvidaría y haría esto por sus hijos, por su aldea y hogar, por las próximas generaciones.

Los barcos que traían calamidades continuaban allí después de tantos años, los ninjas y samurai de Uzushio jamás se rindieron y batallaban duramente para defender su hogar al igual que las demás aldeas. Los dragones defendían con gran ferocidad su hogar bajo las órdenes de Hattori.

Su investigación había sido completada cuando logró localizar a Seiji, quien residía en una guarida donde alguna vez Pain había vivido con su organización Akatsuki. Las piedras energéticas tenían una finalidad y era obtener la energía de la tierra para realizar la técnica Furia del Clan Tsuchigumo. Y aquella técnica haría una inmensa explosión de gran poder destructivo que conectada a través de las piedras energéticas destruiría todo en el área, y todo el chakra de la Tierra sería consumido ocasionando la destrucción absoluta.

Cuando Misato llegó colocó una serie de sellos y creó una barrera extremadamente poderosa que solo ella podía romper. Seiji al percatarse de la kunoichi intentó escapar, pero no pudo, la barrera cancelaba cualquier intento y Misato había pensado cualquier posibilidad.

En Konoha, cuando Naruto recibió el pergamino explicando toda la investigación de Misato, fue hacia ella junto a Sasuke. Al llegar se encontraron con una gran barrera donde Misato luchaba arduamente contra Seiji Tsuchigumo, el ninja poseía muchas técnicas prohibidas. Incluso revivió a Kasumi Uzumaki para que luchase contra su hija.

Aquello sorprendió en gran medida a Misato, pero no se rendiría. Naruto intentó romper la barrera, e incluso Sasuke buscó puntos débiles, la barrera era perfecta. Ambos ninjas observaron impotentes cómo Misato luchaba con el ninja y lograba devolver a Kasumi Uzumaki a la paz.

Sus mejores técnicas de Mokuton salieron a la luz, el bosque y sus flores, los miles de manos e incluso el gran hombre de madera. Seiji mostró cómo con su poder sobre la energía de la Tierra podía realizar técnicas de gran alcance.

A causa de su enfermedad, Misato tuvo que liberar su Byakugou no Jutsu antes de tiempo para soportar más tiempo, soportó varias heridas ocasionadas por las armas repletas de energía de Seiji. La batalla llegó a su máximo esplendor luego de demostraciones de taijutsu y genjutsu. El ninjutsu elemental no se hizo esperar. Su cuerpo estaba débil pero su poder continuaba vigente.

Luego de debilitar físicamente a Seiji, quien respiraba pesadamente, a pesar de tener una gran fuente de chakra. El ninja convocó a su ejército de no muertos y Misato debió luchar contra ellos en solitario. Los golpes iban y venían, su espada atravesando los cuerpos y empujándolos del camino para sobrevivir.

Incluso con su Modo Sabio activado y poniendo en marcha sus técnicas más poderosas, el cuerpo de Misato comenzó a flaquear. Era hora de poner un fin.

Fue una batalla legendaria, y a la vista de Naruto y Sasuke vieron a su antigua compañera de equipo y amiga, convocar su chakra dorado cubriéndola en un gran esplendor. Y Seiji realizando una gran técnica destructiva dentro de la barrera convocó una luz blanca.

/3Uo2DmyBrBk (opcional para reproducir)

Cuando la luz blanquecina se apagó vieron un gran pergamino ser liberado brillando con puro chakra, Misato realizó una serie de sellos desconocidos y con su chakra dorado liberó el poder del gran pergamino. Seiji gritó en horror cuando los kanjis tomaron forma en su cuerpo, y la luz del chakra brillaba en él. Su voz en agonía se apagó cuando el sello hizo efecto y él cayó al suelo sin vida.

Misato trastabilló algunos pasos antes de caer de rodillas y con muy poco chakra para realizar la última parte. Sasuke gritaba desde afuera de la barrera para que la soltara y poder ayudarla, simplemente lo miró y aunque deseaba hacerlo, el jutsu requería aislamiento o destruiría todo a su alrededor. Sasuke e incluso Naruto leyeron en sus labios: Lo siento.

Observaron con horror cómo Misato se colocaba una máscara del Clan Uzumaki y realizaba más sellos sobre el gran pergamino y el chakra dorado brillaba sobre allí. Solo Misato pudo ver una gran figura flotando frente a ella. Shinigami había llegado y sonrió complacido al ver su máscara.

— Por fin has hecho tu elección — habló el Shinigami

— Llévatelo y todas sus técnicas por toda la eternidad, que este sacrificio traiga paz duradera al mundo shinobi — dijo Misato quitándose la máscara — a cambio de mi vida

— Así será — afirmó el Shinigami con voz monótona

El cuerpo de Seiji desapareció en cenizas en el viento al igual que sus técnicas prohibidas. Las demás aldeas vieron consternados cómo el ejército no muerto y sus barcos desaparecían en una oleada de cenizas que el viento se llevó. Las piedras energéticas ahora yacían inertes como una piedra común y jamás podrían ser restauradas.

El sol brilló nuevamente sobre la Tierra. Los días de oscuridad habían sido demasiados, la luz del sol alumbró las Naciones Ninjas con gran esplendor. Incluso Misato sonrió suavemente ante la luminosidad, le recordaba cómo ella misma había llegado a este mundo.

En algún momento, Misato terminó mirando el cielo desde el suelo, su largo cabello rojo esparcido a su alrededor en medio de la tierra donde ocurrió la batalla. Sonrió con tranquilidad apreciando el hermoso momento. La calma después de la tormenta. Su vida había tenido muchas tormentas. Vio las nubes blancas pasar en el gran cielo azul y los pájaros volar nuevamente. Cerró sus ojos escuchando el hermoso sonido de la naturaleza mientras la última esencia de su vida se desvanecía.

En algún momento indefinido, todas aquellas flores que se marchitaron, renacerán dando vida a un nuevo espacio.

Como en la historia, cada uno tendrá que descubrir por sí mismo su propio camino.

Todos tenemos a alguien importante. Alguien por quien vivir, alguien por quien luchar, alguien a quien amar, ese alguien nos guía. Es por eso que somos "hijos del destino".

El verdadero honor de un shinobi no es su forma de vivir, sino su forma de morir.

Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte.

Los grandes momentos de nuestra vida se definen por nuestros más queridos recuerdos.

La muerte de Misato Senju trajó gran pesar y tristeza por todo el mundo. Su sacrificio salvó al mundo shinobi, su muerte no fue en vano.

Cuando hoy por la mañana, nos anunciaron la muerte de Misato Senju nos sobrevino un gran sentimiento de tristeza y consternación que se propagó por todas las Naciones Shinobi. La guerra cesó, pero las celebraciones fueron apagadas. El pueblo de Uzushio amaba profundamente a su Uzukage.

Misato Senju, que asumió la gran responsabilidad de reconstruir Uzushiogakure, vivió cada minuto de su vida con el pulso firme y un espíritu inquebrantable. Fue una gran y poderosa kunoichi que luchó por el mundo shinobi.

Ahora es el momento de mirar hacia el futuro, Uzushiogakure seguirá en pie liderado por la línea principal del Clan Uzumaki. Las mejores épocas de nuestra historia florecieron bajo sus guías y continuará floreciendo con las próximas generaciones.

Por muy larga que sea la tormenta, el sol vuelve a brillar entre las nubes.

Cuando bailan las ramas de un árbol, cuando alguna alcance el fuego, la sombra del fuego iluminará la aldea y una vez más las ramas del árbol florecerán.

La perseverancia nos convierte en genios, pero todo esfuerzo es inútil si no se cree en uno mismo.

Cuando una persona tiene algo que proteger puede volverse verdaderamente fuerte.

Lucha por los que has perdido y por aquellos que no quieres perder.

Todas las cosas que tienen forma siempre caen, sólo los sentimientos permanecen para siempre.

No es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo.

Siempre creeré en ti.

— Esperaba que este día nunca llegara, cuando tuviera que decirte adiós — habló Shisui con lágrimas no derramadas en sus ojos oscuros — siempre has sido mi fuerza, mi guía… me dijiste que continuase adelante sin importar qué — las lágrimas cayeron lentamente — me enseñaste a no tener miedo y permanecer fuerte — continuó — eres una leyenda, la mejor kunoichi de todos los tiempos… pero para mí, siempre serás mi madre, quien me protegió y luchó por mí, y juro que ahora yo lucharé por ti como Uzukage — miró hacia la multitud reunida en el funeral que escuchaba sus palabras — te extrañaré por siempre, todos te extrañaremos — finalizó

Itachi de pie junto a sus hijos, bajo un paraguas, escuchó el discurso de su hijo Shisui, el siguiente Uzukage. Su corazón se estrujó al escucharlo y se secó las lágrimas, fue muy emotivo. Ya extrañaba muchísimo a Misato y la amaría por siempre, cuando supo que había muerto en batalla algo en él se rompió por siempre. Sabía que su muerte era cercana pero nunca se está preparado para algo así.

Los gemelos estaban llorando junto a Saori que miraba con mucha tristeza la foto enmarcada de su madre. Sasuke los abrazó, y los acompañó en la tristeza. La lluvia caía sin cesar, como si supiera que era un día muy triste.

Todos los Kages, vestidos de negro en luto al igual que todos, estaban allí también presentes en el funeral de Misato Senju. Mostraron su respeto al igual que la familia, cada uno colocó una flor en la imagen. En aquella imagen tomada durante la ascensión a Uzukage mostraba la mirada determinada de la kunoichi Misato Senju siempre dispuesta a proteger a su hogar.

Naruto estaba muy triste por la muerte de su amiga, la llevaría por siempre en su corazón. Recordó todos los buenos y malos momentos que pasaron juntos, al igual que Sasuke quien tenía el corazón roto por su partida.

Todos los ninjas que conocieron a Misato en su juventud estaban de pie allí, incluso todo el Clan Hyuga en su totalidad. Los ninjas de Konoha colocaron una flor al lado de la imagen, muchos lloraban por su muerte. Jamás sería olvidada.

Los ninjas, samurai y civiles estaban muy entristecidos por la partida de Misato. Muchas personas lloraban. Misato siempre estaría en el corazón de todos los habitantes de Uzushio y Konoha. Naruto se encargaría de realizar un homenaje a la antigua Hokage.

/vlgwgEVBRUk (opcional reproducir)

Muchos años pasaron desde la última guerra mundial shinobi, Misato Senju pasó a formar parte de la gran historia del mundo shinobi. La mejor kunoichi de todos los tiempos dijeron padres ninjas y civiles a sus hijos cuando preguntaban quién era aquella heroína.

Era el anochecer, cuando Shisui miró interrogante a su hija Tsubaki de siete años. La pequeña le había preguntado quién era la bonita señora de la imagen que tenía en su oficina. Shisui sonrió con suavidad en sus rasgos masculinos, y se dio cuenta que se refería a su abuela.

— Ella es Misato Senju, es tu abuela — explicó Shisui con tranquilidad

— ¡De verdad! ¡Es tan bonita! — sonrió Tsubaki felizmente — ¿ella es la señora de las historias que me cuentas? ¿dónde está ahora mi abuela?

— Sí, lo es, y ella murió hace muchos años — la niña lo miró triste — pero te diré un secreto — Shisui hizo una seña para que se acercase y Tsubaki se acercó— tu abuela vive allí arriba, en esa linda estrella — dijo Shisui señalando una estrella brillante en el cielo casi nocturno

— ¡La estrella es tan bonita como mi abuela! — sonrió Tsubaki con el rostro feliz mientras miraba el cielo y Shisui sonrió con cariño

— Ya es hora de ir a visitar a tu abuelo Itachi, sabes que siempre le apetecen dangos, Tsubaki-chan, y además verás a tus tíos y primos — rio Shisui tomando su mano

— ¡Hai!

/VNSq1qf5ZFk (opcional: reproducir)

Más tarde, Hikari, su mamá le dio un beso de buenas noches luego de leerle a su hija un libro muy especial para ella. La pequeña Tsubaki, se acercó a la ventana y miró las estrellas que brillaban en lo alto del cielo, juntó sus pequeñas manos y deseó que su abuela estuviese feliz.

De repente, una fresca brisa sopló a través de la ventana y Tsubaki sintió una cálida brisa sobre su cabello. Cerró los ojos disfrutando la sensación cálida.

Tsubaki miró hacia arriba y vio a su hermosa abuela sonriéndole con cariño. La pequeña quiso tocarla, pero su mano traspasó su cuerpo. Su abuela simplemente continuó sonriéndole y acarició su mejilla y le dio un beso en la frente.

/J2yzMhNkgsk (opcional: reproducir)

Tsubaki vio sorprendida cómo su abuela Misato atravesaba la ventana y flotaba en el aire con una sonrisa para finalmente ascender volando al cielo y dirigirse a una bella estrella, y desaparecer. La niña sonrió al ver aquella estrella brillar aún más, su abuela siempre estaría con ella y su familia.

Con felicidad por haber conocido a su abuela, Tsubaki tomó su libro favorito y lo abrazó. Miró la portada y sonrió, leería una vez más esta maravillosa historia "Crónicas de una kunoichi".

"Érase una vez, en la aldea oculta entre las Hojas, donde todo comenzó…"

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Queridos lectores, hemos llegado al final de esta historia. Quiero agradecerles a cada uno de ustedes por haberme acompañado en este hermoso camino de la escritura y por haber dado su incondicional apoyo.

En todo este camino han sido muy importantes para mí desde que publiqué mi primer fanfiction "Crónicas de una kunoichi" aquel 27 de marzo del año 2015. Todavía recuerdo cuando veía un capítulo de Naruto y pensé "¿qué pasaría sí hubiese un nuevo personaje? ¿qué cambios traería a la historia?" y luego vino la creación de Misato Senju y ya conocen el resto.

Así que, muchas gracias por haber comentado, votado y formado parte de esta maravillosa comunidad. Gracias a ustedes "Crónicas de una kunoichi" continuó su rumbo y hoy finaliza la trilogía.

Espero seguir leyéndolos en las otras historias.

¡Feliz navidad y feliz año nuevo!

PD: Pueden encontrarme en wattpad también, les dejo el link: user/-Camiila-