―Atsushi, disculpa que te lo diga en este momento, pero seguro estarás en problemas por venir en tiempos de entrenamiento.

―No te preocupes por eso, Akachin. Tengo un aliado. ―Murasakibara entra al auto después de Seijuurou y se sienta muy cerca de él, tomando su mano. El chofer de Akashi evita mirarlo demasiado por el espejo retrovisor y enciende el auto. Sin embargo, Seijuurou nota los ojos sobre ellos y decide desviar el tema para hablarle a su chofer.

―Hito-san, quisiera presentarte a alguien.

―Sí, joven Akashi.

―Murasakibara Atsushi ―se presenta el de ojos morados, observando entre sus párpados caídos al hombre de mayor edad sin borrar su sonrisa o soltar la mano de su pareja.

―Un placer, joven Murasakibara. ―Sin hacer más comentarios, emprenden la ida. Seijuurou no evita la mirada de su conductor y le sonríe en complicidad. El chofer de Akashi le devuelve el gesto y se dedica a seguir su camino.


Y, bueno, yo solo quería decir que llegaré con pequeños extras para compensar la sensación de falta que me quedó tras terminar el capítulo a las apuradas. Espero que lo disfruten.