Capítulo 7: Terapia para el alma.

POV Harry:

Estoy un poco aprehensivo, hoy es el último día del permiso de dos semanas de Sean, debo decir que será difícil pasar tantas horas sin verlo, me he acostumbrado a estar con él durante el día. Sin embargo, no es por eso que me siento tan nervioso, hoy tendré la primera reunión con el psicólogo, su nombre es Dr Samuel Ellis, Sean dice que es uno de los mejores del estado y que su especialidad es trauma infantil. Además es un wesen tipo tortuga, se llaman Genio innocuo, al parecer son muy inteligentes y gentiles, está enterado solo de mi historia de portada wesen, así que debo ser muy cuidadoso de la información que voy a compartir.

Estamos en la sala de estar esperando a que llegue el Dr Ellis, mi pierna está rebotando ansiosamente, a pesar de los intentos de Sean de establecer una conversación, creo que solo soy capaz de articular monosílabos.

-Sé que debes estar nervioso por tu sesión con el Dr Ellis, pero debes saber que estas sesiones te ayudarán, piensa que en un futuro podrías ir a dormir sin miedo a tener pesadillas y podrás tener estabilidad emocional. Por eso te pido que trates de poner todo de tu parte para que puedas tener un verdadero progreso. – Dice Sean, sus palabras son como un bálsamo para mí y siento que la mayor parte de mi ansiedad disminuye, no puedo evitar sonreír en respuesta. La verdad creo que Sean será un gran papá, su comportamiento suave, paciente y comprensible es un bienvenido cambio de ritmo a lo que estoy acostumbrado.

La última semana ha servido para conocernos más profundamente, hemos descubierto que tenemos cosas en común. Ambos hemos sufrido lo que es ser menospreciado por nuestras familias, escuchar las cosas que Sean tuvo que pasar en manos de su familia paterna me llenó de tanta ira que tuve mi primera transformación involuntaria desde que empecé a aprender a controlarlo. Pensé que Sean estaría decepcionado, pero para mi sorpresa, estaba más conmovido que cualquier otra cosa, me explicó que no tenía muchas personas que se preocupaban así por él.

Y eso en realidad fue una sorpresa para mí, tal vez sea porque nunca he conocido a una persona que recoja a un completo desconocido y lo reciba en su casa de esta manera, más aun dándole su apellido y haciéndolo parte de su familia; sé que tal vez si no fuera un zauberbiest las cosas hubieran sido de otra manera, pero por lo que conozco de él, se habría asegurado de que estuviera a salvo y me habría establecido con otra familia. Pero el punto es que él es una buena persona, además es un real, de hecho es más fuerte que un real cualquiera, debería tener a muchos wesen cuidándolo. Aparentemente, él no está de acuerdo de como los reales se han aprovechado de su poder sobre los wesen, por lo que desde muy temprana edad ha aprendido a controlar ese lado de él.

Y esa es otra muestra de la integridad de Sean, porque a pesar de que esto le impide formar su propio cantón e independizarse de su familia, él no ha hecho esto porque teme que lo que los demás familias puedan hacer para impedir que se forme una nueva casa real, ni siquiera teme por su vida, sino por las personas que estarían bajo su cuidado. Toda esta política y fuerzas de poder son un poco confusas para mí, pero me inclino por creer lo que Sean me ha contado y estoy completamente de acuerdo con sus decisiones. Además pensar que yo podría tener este tipo de poder sobre las personas, me aterroriza y es algo que no quiero, pero nuevamente la maldita suerte Potter ha atacado, por lo que no me ha quedado de otra que aprender a controlar este nuevo poder, por eso me he esforzado mucho en mis prácticas con Sean.

-Adrien, sigues ahí, te has espaciado un poco - Eso ha estado ocurriendo con demasiada frecuencia, supongo que he tenido que asimilar mucha información nueva. Siento mis mejillas enrojecer.

-Lo siento papá, creo que me distraje con mis pensamientos…- Iba a seguir hablando, pero justo en ese momento suena la puerta. Y ahí va mi seguridad, mis manos empiezan a sudar.

Sean abre la puerta y entra un hombre de mediana edad, es bajo y un poco regordete, parece amable. Después de hablar unos segundos con él, el Dr. Se mueve para saludarme.

-Hola, es un placer conocerte, debes ser Adrien. Soy el Dr. Ellis, pero durante nuestras sesiones puedes llamarme Sam– Saluda y me relajo un poco, hay algo en su voz que hace que te relajes.

-Hola, Doc… quiero decir Sam, también es un placer conocerte. – Le ofrezco una sonrisa nerviosa que devuelve con una muy suave. Creo que me agradará este psicólogo.

Sean se despide y se retira rápidamente de la habitación, no sin antes darme un último asentimiento. Supongo que esto de la terapia no debe ser tan complicado como imaginé. Según me indica el Dr. Ellis, me siento cómodamente en el sofá de dos plazas, mientras él se sienta en el individual.

-Entiendo que puedas estar nervioso, pero debes saber que estoy aquí para ayudarte, lo tomaremos a tu ritmo, no quiero presionarte a que hagas algo que no quiere hacer. Durante las primeras sesiones intentaremos conocernos mutuamente, solo un charla entre conocidos que esperan convertirse en amigos. –Dice con una sonrisa en sus labios y mirándome a los ojos, no me habló como a un niño, por lo que gana puntos en mi libro. Le devuelvo la sonrisa y empezamos a conversar.

Después de todo, la sesión no fue lo que yo estaba esperando, sólo hablamos de cosas mundanas, como mi color y animal favorito. Aprendí algunas cosas sobre su vida e incluso hizo woge cuando expresé mi curiosidad al enterarme de su forma wesen. Debo decir que tenía esta idea de que todos los woge eran atemorizantes, después de todo sólo había visto a Sirius , a Sean y a los espeluznantes sujetos que nos secuestraron (al parecer esos wesen se llaman Geier). Pero Sam era un poco tierno y quizás un poco torpe, fue agradable verlo transformarse.

Sé que desde mañana, vendrán nuevos cambios, Sean vuelve a trabajar de tiempo completo y yo comenzaré a estudiar con los tutores privados que papá ha contratado, no sé cómo será mi futuro, pero lo único que sé es que intentaré vivir mi vida de la forma que quiero y esta vez no me dejaré manipular por nadie, dejaré de fingir que soy un estudiante perezoso que necesita ayuda para abrir un libro. Me siento emocionado por seguir mis estudios muggles, tal vez este nuevo mundo no es tan malo después de todo.

Nota: Lo siento por demorar tanto en publicar un nuevo capítulo, pero he tenido muchos compromisos en la universidad. Intentaré publicar uno o dos capítulos por semana, a partir de este momento. Nunca he tenido planes de abandonar esta historia.