Capítulo 1 - Un nuevo mundo

Era un día normal en ciudad Z, Saitama volvía de hacer unas compras en el minimárket, como siempre aprovechó y compró productos que estaban en oferta, específicamente era para la cena de él y Genos. Era algo tarde pero nuestro protagonista no tenía mucha prisa ya que siempre se tomaba las cosas con calma, en un momento dado sintió que algo le picaba en el ojo, trató de rascarse para quitarse esa incomodidad, razón por la cual cerró sus ojos un momento, de repente al abrirlos de nuevo el paisaje a su alrededor había cambiado completamente. Ya no se veían los edificios, autos, tiendas ni nada que caracterizaba a la ciudad, el paisaje que veía era como una ciudad antigua, de la época medieval, pero con la particularidad de que además de humanos caminando, también habían otros seres antropomorfos (hombres lagarto, hombres gato, etc), como los de las historias de magia y fantasía. Al principio Saitama pensó que estaba soñando o algo, pero luego de pellizcarse se dio cuenta que no era así, aunque a pesar de esto siguió manteniendo la calma.

- Cielos, ¿dónde será que me encuentro? esto no parece ciudad Z, y definitivamente parece que no estoy soñando, diablos, ahora tendré que buscar la forma de volver a casa antes que esta comida que compré se desperdicie, dijo Saitama.

Entonces empezó a caminar y a preguntar a la gente pero estos lo rechazaban debido a su extraño aspecto, él llevaba su traje de superhéroe y para los lugareños era algo muy raro de ver, razón por la cual pensaban que era un loco o algo y preferían no hablarle, entonces Saitama decidió buscar a algún policía o cualquier autoridad local para que lo ayudara a saber dónde se encuentra.

-Vaya este lugar sí que es raro, parece sacado de un manga de fantasía o algo, me pregunto también como es que llegué aquí, decía Saitama mientras caminaba aún con su bolsa de las compras.

En un momento dado se fue a un callejón alejado a sentarse y revisar si su celular aún seguía sin señal y efectivamente era así, lo que decepcionó a Saitama. De pronto aparecen tres sujetos con muy mala pinta.

Delincuente 1: Miren nada más que encontramos aquí, un tipo bastante raro.

Delincuente 2: Oye ¿eres un payaso o algo?, lo digo por el feo traje que tienes. Luego de éstos comentarios los tres se rieron.

Saitama les preguntó si podían ayudarle a saber dónde se encontraba pero estos le dijeron que se calle, y que entregue todo su dinero.

Vaya y yo que pensé que por fin encontré gente amable, dijo Saitama decepcionado.

Entonces ellos se disponían a robarle a la fuerza, Saitama no estaba preocupado en lo más mínimo por obvias razones, pero antes que pudieran hacerle algo aparece una niña rubia corriendo a toda velocidad pasando a su lado, momentos después aparece Emilia persiguiendo a la niña, al principio creyó que los malhechores estaban involucrados en el robo de su insignia pero después que éstos le indicaran a dónde fue la niña rubia los libró de esa acusación, aunque de igual forma notó que estaban a punto de asaltar al hombre calvo por lo que decidió neutralizarlos, luego de eso continuó su persecución.

Cielos, hasta que alguien amable aparece, espero encontrarla de nuevo, tal vez ella sí me ayude a saber dónde me encuentro, dijo Saitama quien ni siquiera hizo caso a los ladrones que estaban tirados en el suelo.

Habiendo pasado un tiempo, Saitama recorrió lo que pudo de la ciudad preguntando a la gente quienes se seguían mostrando indiferentes, lo que le frustraba mucho. De pronto vio a Emilia y a su compañero pack a unos cuantos metros, aprovechó y fue junto a ella.

Hola señorita, tú me ayudaste hace unas horas en ese callejón, dijo Saitama.

Hola, sí sí, lo recuerdo, la verdad no fue nada, se veía que necesitabas ayuda pero gracias a eso perdí a la ladrona que estaba persiguiendo, ella robó algo mío que me es muy importante, dijo Emilia.

¿Una ladrona? pues yo puedo ayudarte con eso, mi nombre es Saitama y soy un héroe por diversión, de donde vengo me dedico a combatir el crimen y es normal para mí, dijo nuestro protagonista.

¿Héroe por diversión? nunca había escuchado algo así, dijo Emilia.

¿No serás un espadachín o algo? preguntó pack.

No, no es mi estilo, yo solo uso mis puños, aunque sí conozco héroes colegas que usan espadas, en fin, si quieres puedo ayudarte con tu problema, y a cambio me puedes ayudar a saber dónde estoy y cómo llego a casa, dijo Saitama.

¿Acaso estas perdido? preguntó Emilia.

Pues eso parece, dijo Saitama.

Está bien, acepto tu ayuda, aunque luego me tendrás que contar más detalles, como de dónde eres y eso, dijo Emilia.

Está bien, por cierto, ¿cuál es tu nombre? dijo Saitama.

Emilia algo dudosa le dice que se llama Satella, a lo que pack pone una cara de preocupado. Entonces ambos se pusieron a buscar información de la ladrona preguntando en muchos lugares.

Luego de investigar mucho ambos averiguaron que la ladrona se llamaba Felt, que vivía en un barrio pobre y que comercializaba lo que robaba en una casa atendida por un hombre muy grande, ambos fueron a ese lugar y a diferencia de la línea original aquí llegaron antes que Elsa, por lo que Felt y el viejo aún estaban vivos.

Ambos entraron y Emilia empezó a discutir con Felt para que le devuelva su insignia, Saitama le dice a Felt que debería estar en la escuela y no robando, Felt se enoja, Emilia la amenaza para que le entregue lo suyo y en ese momento Elsa estaba a punto de matar a Emilia pero Saitama de tan rápido que es él, logra detenerla sin dificultad.

Todos se sorprenden y están algo confundidos, Felt dice que esa mujer es la cliente que quería comprar el objeto robado.

Vaya vaya, detuviste mi ataque, parece que eres un oponente interesante, dijo Elsa con una sonrisa macabra.

Oye no deberías atacar así a las personas, dijo Saitama.

No podemos negociar si la dueña original está aquí, así que cambié de planes, los mataré a todos, dijo Elsa de forma macabra.

Oye será mejor que te tranquilices, no quiero hacerte daño, dijo Saitama algo preocupado.

Elsa rió macabramente y dijo, pareces alguien interesante, dime tu nombre hombre calvo.

Esto enojó un poco a Saitama quien respondió:

Me llamo Saitama y soy un héroe por diversión.

¿Héroe por diversión? eso es muy gracioso dijo riendo macabramente.

De pronto y a toda velocidad ella atacó a Saitama, lo atacaba velozmente en todas direcciones (igual como lo hizo con Reinhard en la línea original) pero Saitama con su típica cara de despreocupación repelía todos los ataques muy fácilmente, esto hizo enojar un poco a Elsa quien siguió atacando, todos los presentes estaban sorprendidos por la habilidad de nuestro héroe, quien por cierto ya se empezó a cansar y decidió terminar el asunto, a lo que realizó un golpe en el aire provocando una enorme ventisca que mandó a volar a Elsa y destruyó parte del edificio.

Cielos espero no tener que pagar por los daños dijo Saitama.

Impresionante, eres muy habilidoso para no ser un espadachín dijo Emilia.

En un momento dado aparece de la nada Reinhard quien de pura casualidad patrullaba la zona, preguntó que sucedió y Emilia le explicó la situación, el espadachín pelirrojo fue junto a Saitama y le agradeció por su acto heroico.

De la nada Elsa sale a atacar a Emilia pero Reinhard la salva, la villana al tener a otro fuerte rival no tuvo más opción que huir. Luego de que se haya calmado todo Felt devuelve la insignia, Reinhard nota algo raro en la niña rubia y decide arrestarla y llevársela.

Luego de esto, Emilia gradece a Saitama.

Muchas gracias Saitama, antes tenía dudas sobre ti pero has demostrado ser de confianza, creo que ya podré decirte mi nombre, me llamo Emilia (dijo con una sonrisa). En agradecimiento puedes pedirme lo que sea y si puedo compensarlo me encantaría.

Saitama llevó su mano a su mentón y pensó un momento.

Ya sé, si no es mucha molestia ¿podías conseguirme un lugar para dormir y comer?, es que no conozco a nadie aquí y no creo que mi dinero sirva en este lugar, además me gustaría pedirte que me ayudaras a saber dónde me encuentro y si es posible que me ayudes a saber cómo volver a casa.

Emilia algo confundida por las últimas palabras de Saitama aceptó sonriente.