Saitama y Emilia llegaron a la mansión de Roswald, nuestro héroe al ver tremenda casa se sorprendió bastante y dijo en pensamientos:

- Cielos, esta chica es millonaria, con razón accedió a dejarme dormir aquí.

Ellos procedieron a entrar, Emilia condujo a Saitama a su habitación para que descanse ya que era algo tarde.

- Buenas noches Saitama y nuevamente gracias por haberme ayudado, dijo Emilia.

- No hay problema, es mi trabajo, dijo Saitama con su rostro de siempre.

Nuestro héroe se dispuso a dormir porque estaba algo cansado y así pasó la noche.

Al día siguiente Saitama se despierta y nota que hay dos chicas frente a su cama, una de pelo rojo y otra de pelo azul, aparentemente eran gemelas y estaban con traje de sirvienta, Saitama al ver esto se sorprende y se enoja.

- ¡¿Pero quienes son ustedes, porque están aquí viéndome dormir?! No sé cómo las cosas sean en este mundo pero de donde yo vengo es de mala educación entrar sin permiso a la habitación de alguien, y más aún si uno está dormido.

Hermana hermana, nuestro invitado parece algo alterado, dijo Rem.

Así es hermana, además de calvo y feo es gruñón, dijo Ram.

Esto molestó a Saitama quien enojado dijo:

- ¿A quién llamas calvo? pero qué clase de educación le dan a los niños en este lugar, ¿no saben que deben respetar a sus mayores?

- Hermana hermana, este pelón solo sabe decir tonterías, dijo Ram.

En ese momento entra Emilia, saludó a Saitama, pidió a Ram y Rem que ya no lo molesten, ellas se retiraron, luego la peliblanca le dijo que se prepare para reunirse con Roswald para discutir sobre lo que hizo y sobre su estadía en el lugar.

Ya estando reunidos todos, Roswald agradeció a Saitama por su acto heroico y le dijo que podía pedir lo que quisiera, a lo que Saitama pidió que lo alojara en su mansión como un invitado y que lo ayude a averiguar cómo llegar a su mundo.

Asique estimado Saitama, ¿dices que vienes de otro mundo?, eso es muy interesante, dijo sonriente Roswald.

¿Acaso hay otros mundos? ¿existe una magia para traer a alguien de otro mundo? dijo muy sorprendida Emilia.

Así es, aunque solo se considera un rumor entre los magos, lo que sí sé es que para invocar a alguien se necesita una enorme cantidad de magia, dudo que ni siquiera yo podría realizar tal hazaña, dijo Roswald.

¿Entonces quiere decir que estoy atrapado aquí? dijo decepcionado Saitama.

Aún no lo sé, haré unas investigaciones y te daré una respuesta apenas esté en mis posibilidades, hasta entonces te quedarás aquí como invitado, dijo Roslwald.

Ánimo Saitama, sé que lograrás volver a tu mundo, dijo Emilia para animar a Saitama quien estaba cabizbajo.

Rayos, estoy atrapado aquí, y justo pasado mañana era el día de superdescuentos en el supermercado, ¡maldicioooooon!, dijo Saitama en sus pensamientos.

Pasado un tiempo, Saitama estaba aburrido y decidió recorrer la mansión, de pronto le dieron ganas de ir al baño pero no sabía dónde había uno cercano, asique decidió probar puerta por puerta, y al abrir la primera entró a la biblioteca de Beatriz, una loli que era una poderosa hechicera y quien custodiaba el lugar.

¿Quién eres tú, porque vienes a molestar?, dijo Beatriz.

Cielos, otra niña que no respeta a los mayores, dijo Saitama.

¿A quién le llamas niña?, para que lo sepas tengo 400 años de edad, dijo la loli.

¿Qué? ¿enserio?, este mundo se pone cada vez más raro, dijo Saitama.

Ah, tu eres el chico de otro mundo verdad, Roswald me pidió que busque información sobre invocaciones de otro mundo pero no he encontrado mucho, parece que te quedarás aquí, cielos que molestia, dijo Beatriz.

Oye algo de ánimos no me vendría mal, dijo Saitama un poco enojado.

Si me dejas de molestar prometo poner más esfuerzo en buscar la manera para regresarte a tu mundo, dijo Beatriz.

Está bien está bien, dijo Saitama retirándose.

Pasado un tiempo, nuestro héroe, Emilia y Puck, estaban reunidos en el patio.

Oye Saitama me gustaría saber más del lugar de dónde vienes, el cómo es tu mundo, y el trabajo de héroe que realizas, dijo Emilia.

Bueno pues... ¿cómo lo explico?, en mi mundo no existe la magia, o no que yo sepa, más que nada se usa la ciencia y tecnología, que están mucho más avanzados que aquí, dijo Saitama, quien para no explicar tanto las cosas sacó su celular y empezó a mostrar fotos y videos de su mundo, a lo que Puck y Emilia quedaron sorprendidas.

Saitama también les contó su vida de héroe, les dijo que llegó a enfrentar todo tipo de monstruos, hasta a un extraterrestre, a lo que ellas quedaron perplejas.

Vaya pareces alguien fuerte, me pregunto si yo podría derrotarte, puede que no lo parezca pero si uso mi máximo poder podría destruir una ciudad entera, o el mundo tal vez, dijo Puck.

¿Enserio?, eso parece interesante dijo Saitama.

Habiendo pasado algunos días, Saitama se encontraba de noche caminando por la mansión ya que no podía dormir, de pronto ve que una bola de acero con espinas va a impactar con él, a lo que lo esquiva fácilmente, la bola regresa y lo ataca de nuevo a lo que él lo detiene sin dificultad.

Oye no estoy de humor para bromas, muéstrate, dijo Saitama.

Entonces salió Rem quien le preguntó porque llevaba el olor de la bruja y que no confiaba en él, a lo que Saitama dijo que no sabía de qué hablaba, que dejara de jugar y que no debería hacer eso, Rem hace caso omiso y empieza a atacar nuevamente, el pelón esquiva todo con facilidad, trata de hablar con ella para hacerla entrar en razón pero es inútil, a lo que luego éste realizó un golpe en el aire, mandando a volar a la peliazul y dejándola inconsciente.

El escándalo despierta a todos en la mansión, Roswald reúne a todos para discutir que pasó, Ram quería atacar a Saitama por lo que le hizo a su hermana pero el dueño de la mansión le ordenó que no lo haga. Roswald se disculpó con Saitama y reprendió a Rem por lo que hizo.

- Por alguna razón Rem no confía en ti, creo que sería bueno que trates de ser su amigo, ya se, tal vez podrías ayudarle en los quehaceres, así entrarán más en confianza, dijo Emilia.

- Pues la verdad no me interesa ser su amigo, pero en lo de ayudar en la casa me parece bueno ya que me aburro demasiado por no hacer nada, así al menos tendré algo que hacer, dijo el pelón.

De aquí en más Saitama ayudaría en los quehaceres, no tendría problemas ya que al vivir solo mucho tiempo aprendió a hacer labores hogareñas. Pasó un tiempo y Rem aún tenía dudas pero a medida que conocía al hombre calvo su desconfianza iba disminuyendo.

Un día fueron al pueblo a comprar algunos víveres, ya estando allí los niños sentían curiosidad por Saitama ya que llevaba su traje de héroe, él les comentó sus hazañas a lo que estos quedaron impresionados y lo admiraron, esto puso contento al calvo ya que al fin tenía un grupo de fans.

Pasaron las horas y Saitama se divertía con los niños, en un momento dado le mostraron un perrito que trató de morderlo pero no logró afectarlo en nada, luego se despidió y fue junto a Ram y Rem a la mansión. Ya siendo de noche, uno de los habitantes del pueblo va a la mansión desesperado a pedir ayuda, le dijo a Emilia y los demás que los niños habían desaparecido y que no sabían que hacer, pidió la ayuda de Saitama ya que los niños contaron a los adultos que él era un héroe, entonces Saitama, Emilia y Rem fueron al pueblo.

Ya estando allí, descubrieron huellas de los niños que se dirigían al bosque, Saitama dijo que iría a buscarlos, Rem insistió en acompañarle para ayudarlo (aunque sospechaba que el pelón podría estar implicado de alguna manera), Emilia por su parte notó que la barrera antimabestias se había roto y dijo que se quedaría a repararlo, Saitama preguntó que era una mabestia, Emilia le explicó sobre estas criaturas y su peligrosidad, él prometió acabar con todos ellos.

Ya en el bosque, Rem y Saitama se separaron para cubrir terreno, el pelón encontró a los niños tirados por un campo, los agarró uno por uno y gracias a su velocidad pudo llevarlos rápidamente a salvo al pueblo. Rem por su parte estaba peleando con las mabestias, le costó mucho ya que eran demasiadas, luego vino Saitama a intervenir.

Ah con que estas son las mabestias, pensé que serían más grandes, dijo el pelón.

Si eres tan fuerte como dice la señorita Emilia no te quedes parado y ayúdame, dijo Rem.

Las criaturas notaron la presencia del calvo, con una gran velocidad y en manada fueron a atacarlo pero él acabó fácilmente con cada una de ellas y de un solo golpe como siempre, Rem estaba viendo totalmente sorprendida y estupefacta ya que no se esperaba un nivel de fuerza tan grande, en un momento dado y de forma repentina unas mabestias estaban por atacarla de atrás pero Saitama velozmente la salvó, derrotando fácilmente a las criaturas. De pronto apareció la mabestia más grande quien se dispuso a atacar a nuestro héroe.

Golpe normal, dijo Saitama, partiendo en mil pedazos al monstruo.

Ya habiendo matado a todas las bestias, Saitama fue al pueblo con Rem, cargándola ya que estaba muy herida por su anterior batalla. Mientras aún la peliazul iba en los brazos del pelón ésta dijo:

Gracias Saitama por salvarme y por ayudar a los niños, realmente parece que eres una buena persona, me equivoqué contigo, dijo Rem algo triste.

No te preocupes, ya pasó todo, dijo Saitama sin mucha emoción.

Ellos llegaron al pueblo, Emilia curó a los niños de sus maldiciones y el pueblo le agradeció a ella y a Saitama por su heroísmo.