Luego de que nuestro héroe hubiera derrotado fácilmente a la ballena blanca, él junto con Rem continuó su trayecto hacia la mansión. Ya de madrugada bien temprano nuestros protagonistas llegaron a su destino, estaban por arribar al previo cuando frente a ellos se aparecieron unos hombres encapuchados, eran los del culto de la bruja, que acababan de llegar y pretendían impedir que ambos se acerquen a su objetivo, su carro se detuvo y ellos quedaron frente a frente.

¿Y estos tipos tan raros quiénes son?, preguntó el pelón.

Son los del culto de la bruja, dijo Rem poniendo una cara de enojo.

¿Acaso los conoces?

Sí, ellos fueron los responsables de matar a toda la gente de mi pueblo, incluyendo mis padres, también le quitaron el cuerno a Ram, nunca les perdonaré lo que hicieron, dijo Rem enojada y agarrando su mangual (el arma de bola con puntas).

Entonces Saitama puso su mano en el hombro de Rem y dijo:

Oye tranquila, será mejor que yo me encargue de esto.

Ni de broma, tengo una cuenta pendiente con estos malditos, ya sé que tal vez tú puedas con todos pero no quiero ser una inútil y depender de ti todo el tiempo, así que aunque no quieras voy a pelear, dijo determinada Rem.

Bueno has lo que quieras, dijo Saitama con un suspiro.

Entonces nuestro héroe y Rem bajaron de la carrosa, se pusieron frente a los del culto y rápidamente comenzó la pelea. Los encapuchados fueron hacia ellos, Rem golpeó a algunos, mientras que Saitama con su enorme velocidad dio un empujón a cada uno mandándolos a volar.

Oye Saitama te quiero pedir un favor, no tengas piedad de ellos, tienes que matarlos, es la única forma de deshacerte de ellos, no puedes arrestarlos o detenerlos ya que seguirán intentando hacer de las suyas, su fanatismo por la bruja es así de intenso, dijo Rem mientras peleaba.

Cielos pero que dramática, pero está bien como tú digas dijo el héroe, quien inmediatamente se puso serio y dio un puñetazo a cada uno, incluso con los que Rem peleaba, matándolos al instante en explosiones con sangre.

Bien será mejor que nos apresuremos a la mansión para ver si están todos bien, dijo la peliazul.

Ya estando allí vieron a algunos encapuchados muertos en el suelo y frente a ellos estaba Ram quien se veía cansada por la pelea.

¿Hermana estás bien? dijo Rem corriendo junto a Ram.

Sí sí hermana, no te preocupes, me encargué de estos aunque si hubieran venido más no lo hubiera logrado.

¿Y dónde se encuentra la señorita Emilia? preguntó la peliazul.

Ella está en un cuarto seguro, quería pelear pero le dije que espere a que todo se calme, menos mal que llegaron a ayudar osino esto hubiera sido difícil.

Luego fueron junto a Emilia quien estaba con Puck, y ya todos reunidos se pusieron al tanto de la situación. Entonces en un momento dado Emilia se preocupó diciendo.

Oh no, seguramente los del culto irán a masacrar al pueblo, debemos impedirlo.

¿Aún hay más? preguntó el pelón.

Sí, deben ser muchos más, esparcidos por el bosque y seguramente por el pueblo, Saitama por favor ve inmediatamente a salvarlos, nosotras te alcanzamos enseguida, dijo Emilia.

Entonces sin perder tiempo y con una expresión seria Saitama fue corriendo a toda velocidad al pueblo llegando en poco tiempo. Allí se encontró con los lugareños tratando de defender el lugar, por suerte recién había empezado el ataque por lo que aún no había bajas. Saitama fue rápidamente y derrotó a todos con facilidad.

Joven Saitama que bueno que llegaste, sinceramente creí que no lo lograríamos, dijo un aldeano.

¿Están todos bien?

Sí sí, las mujeres y niños están encerrados en las casas, nosotros los hombres pretendíamos defender el lugar aunque apenas y pudimos hasta que llegaste.

No se preocupen ahora yo me encargo de esto dijo nuestro héroe quien se dirigió al bosque ya que presumió que allí se juntaban más.

Ya estando allí se encontró con un hombre de aspecto raro y hasta podría decirse macabro, parecía un payaso con una cara de loco, daba algo de miedo e incomodidad.

Oye tú ¿también eres del culto?, preguntó el pelón.

El raro hombre lo miró y dijo:

Vaya vaya, ¿acaso no eres pereza?, mi corazón se llena de alegría al encontrar a otro sirviente de la bruja.

Admito que soy algo perezoso pero no sé de qué hablas, no soy parte de su raro culto, yo vine aquí a detenerlos, dijo Saitama.

Entonces el raro hombre quien se hacía llamar Petelgeuse, giró su cabeza de forma macabra y empezó a decir sus locuras de siempre, igual que en la línea original.

Cielos este tipo está loco de verdad, de hecho ahora que lo veo tiene cierto parecido con el Joker de Batman, pero bueno será mejor terminar con esto, dijo Saitama quien rápidamente y de un puñetazo hizo pedazos el cuerpo del arzobispo.

Tiempo después Saitama y las chicas ya se encontraban reunidos en el pueblo hablando sobre lo que pasó, todas coincidieron en que si no fuera por nuestro héroe la situación tal vez hubiera sido mucho peor. De pronto Ram notó a alguien sospechoso en el pueblo, rápidamente lo redujo, era uno del culto quien se hacía pasar por aldeano, lo descubrió justo cuando ponía las piedras explosivas, rápidamente lo llevó junto a los demás, la medioelfa pretendía interrogarlo pero este solo se burlaba y decía que pronto la bruja de los celos volverá a la vida y que Emilia va ayudarles en eso, no pretendía confesar del porqué del ataque ni de sus intenciones, cosa que molestó mucho a Rem quien procedió a matarlo sin piedad alguna, eliminando así al último miembro que quedaba.

Nota del autor: Saitama había acabado con todo los miembros del culto, por lo que Petelgeuse no pudo poseer a nadie, tampoco podía con Saitama, así que el murió definitivamente.

Habiendo pasado varios días, Emilia se dispuso a ir a la capital a informar a las autoridades sobre el ataque del culto y que este podía representar un peligro para el reino y las otras candidatas, como la vez anterior, tanto nuestro calvo héroe como la peliazul fueron con ella. Luego de hacer la denuncia al consejo del reino, Emilia solicitó una reunión privada con las candidatas, no quería hacerlo pero sintió que aunque sea debía decirles que puede que también ellas corran peligro por parte del culto, envió una carta invitando a cada una, previamente había pedido que la reunión se lleve a cabo en la residencia de Crusch Karsten quien accedió sin problemas.

Ya estando todas allí discutieron sobre lo que pasó, aunque Priscilla Barielle era la menos interesada, decía que sus hombres podían con ese culto sin problemas, como siempre su actitud era muy altanera y pretenciosa, las otras sí mostraron interés y dijeron que tomarían las medidas correspondientes, mientras tanto Rem y Saitama esperaban en otra habitación, los hacía compañía el mayordomo Wilhelm y Félix, estaban tomando el té y Saitama se encontraba súper aburrido.

Cielos como odio estas esperas largas, si tan solo tuviera una consola de videojuegos portátil, o si mi celular tuviera batería, cielos que aburrimiento, dijo Saitama. -

¿Videojuegos? ¿qué es eso? preguntó curiosa Rem.

Bueno verás, es una máquina que permite simular ciertas situaciones, por ejemplo puedes jugar a ser un caballero que mata monstruos y cosas así, en una pantalla ves lo que pasa y ves la escena en cuestión.

Vaya parece algo entretenido dijo sorprendida Rem.

Lo es, pero aquí no la tengo y por eso muero de aburrimiento dijo el pelón.

Ya terminada la breve reunión todas las candidatas menos Emilia y Crush se retiraron del lugar. La medio elfo y la dueña de casa se dirigieron junto a Saitama y los demás.

Bueno supongo que ya acabamos aquí dijo Emilia.

Así es, fue interesante la información que nos diste aunque más interesante me pareció saber que Saitama sólo y sin esfuerzo acabó con todo un ejército de seguidores de la bruja, es impresionante dijo Crush.

Eso no es nada, puede que sea difícil de creer pero Saitama también acabó con la ballena blanca, dijo Rem.

¡!QUE! gritaron sorprendidos los presentes, especialmente Crush, Wilhelm por su parte dejó caer la taza de té que sostenía, estaba más impactado que el resto.

¿Qué sucede?, Rem me dijo que era una criatura peligrosa que mató gente, pero ¿de verdad era tan especial? preguntó Saitama.

¡No puede ser, ¿tu mataste solo a la ballena? ¿pero cómo?!, preguntó aún sorprendida la peliverde.

Bueno pues solo le di un golpe y ya, no fue para tanto, en mi mundo derroté a monstruos mucho más grandes y poderosos dijo el pelón.

Luego de esta declaración Crush, Wilhelm, Félix y Emilia quedaron aún más impactados.

¿Le sucede algo señor Wilhelm?, preguntó Rem.

Disculpen mi sorpresa, es que la ballena blanca es algo que me afecta mucho, dijo Wilhelm.

Entonces el mayordomo contó toda su historia de cómo la bestia mató a su esposa espadachín Thearesia van Astrea y que él ha estado buscando venganza desde entonces.

Saitama se sintió muy incómodo y dijo en pensamientos:

- Cielos, que mala suerte tengo, este anciano quería vengarse y ahora voy a quedar mal por quitarle esa oportunidad, será mejor que me invente una buena excusa o algún discurso para no quedar tan mal.

Entonces se quedó pensando un momento hasta que se le ocurrió algo para decir, se acercó a Wilhelm, puso cara seria y dijo:

Lamento haberte quitado tu venganza pero yo soy un héroe, combato monstruos para proteger a los inocentes, no podía dejarlo así nomás, te aseguro que cuando mi puño destrozó a la bestia el corazón de todas las personas a las que había matado ese ser estaban ahí conmigo y en su memoria vengué la muerte de todos ellos, incluidos a los de tu esposa quien ahora podrá descansar más tranquila.

Al escuchar estas palabras Wilhelm soltó unas lágrimas y agradeció a Saitama por lo que dijo.

Aunque no pude ser yo el que vengara a mi esposa lo importante es que esa cosa ya fue eliminada y no será más una amenaza para nadie, ya no habrán guerreros como mi esposa que arriesguen su vida en vano, gracias joven Saitama, dijo el mayordomo inclinándose. Saitama en pensamientos se sintió aliviado de inventar un buen discurso para no quedar mal.

Saitama, eres una persona fascinante, jamás pensé que encontraría alguien así de fuerte, estoy perpleja y la verdad me gustaría conocerte un poco más, te invito a otra cena esta noche aquí en mi casa, podrás comer lo que sea, por favor acepta dijo Crush.

Saitama lo pensó un momento dudando, entonces la peliverde le dijo que si quería también mandaría a fabricar ropa nueva, con las especificaciones que él quiera para que sea igual a la de su mundo a lo que Saitama se sintió feliz y finalmente aceptó la invitación.