Disclaimer: Que nooo, que Naruto ni su universo es mío, sino la encantadora de bufandas y la acosadora ya estarían 3 metro bajo tierra. Son obra y deshonra de Kishimoto.

Nota de autora: Bueno, bueno...Aquí estoy con el segundo fic para el concurso "Make all your dreams come true". Esto se me ocurrió por un sueño que tuve (cuando no xD)

Esta raro? Si.
Espero q les guste? Ojala.
Dejen rew? Porfa plis.
Hotel? Trivago :v


Él no

Su mueca se acentuó, tratando de mostrar una sonrisa amable en sus labios agrietados, haciendo que las pocas personas a su alrededor se erizaran sin poderlo evitar, por más acostumbrados que estuviesen a él por los cinco años que llevaba allí, el efecto seguía siendo el mismo. Tétrico.

En este perdido lugar, mal llamado hospital; pocas cosas podían llamar la atención a esas alturas. Muchos de los que estaban ahí no tenían educación suficiente para nada más que escribir su nombre. Él no. Si bien no era un erudito o tan siquiera un universitario, sabía bastantes cosas. Era culto.

Algunos habían hecho lo que hicieron por hambre, desesperación, porque no tenían otra opción. Él no. Nunca le faltó la comida en la mesa. Podía darse gustos. Era un joven bien.

Estaban también los que cayeron en un pozo de destrucción, hacia ellos o a los demás, victimas de sustancias y adicciones. Él no. Tenía veinte años y sabía perfectamente los peligros de esas falsas diversiones. No bebía, no maldecía, ni siquiera fumaba, mucho menos se drogaba. Era sano.

Notemos también a quienes simplemente disfrutaban hacer cosas terribles, matar, violar, torturar…Él no. Nunca. No era cruel ni con los animales, era respetuoso y amable. Decente.

Y como olvidar por último a quienes una enfermedad los había llevado allí, personas que no habían podido evitar lo que hicieron, como era el caso de Juugo, con su grave problema de ira, una paranoia mal diagnosticada y tratada. Por suerte hace poco había salido, al parecer su familia se lo llevó. Él no. El estaba cuerdo y perfectamente racional. Y solo.

Él solo inclinaba la cabeza a la izquierda todo el tiempo, para poder ver mejor al pequeño rubiecito que siempre estaba a su lado, fuera a donde fuera.

Él se pasaba las horas sentado, mirando a su acompañante en silencio, porque sabía que no le contestaría si le hablaba, solo le sonreiría mostrando esos dos agujeritos delanteros donde sus dientecitos de leche se habían caído.

Se pondría a tararear en las noches de tormenta, porque el pequeño sol tenia miedo a truenos y rayos; y cantaría toda la noche si era necesario para calmarlo.

Caminaría despacio, sin importar insultos, empujones ni golpes; porque su diminuto compañero no podía andar muy rápido.

Una larga lista de profesionales habían pasado frente a él, intentando siempre lo mismo.
Solo rompió el silencio con el decimoquinto hombre que le presentaron, sin saber muy bien porqué, quizás por estar harto ya de todas las preguntas iguales, de sus exigencias; se lo había contado con calma, siempre mirando y sonriendo al niño a su izquierda, quien parecía sonreírle de vuelta, dándole ánimos.
No hubo más empujones ni problemas, el hombre al que le había contado todo salió rápidamente del cuarto, dando órdenes y gritos que por un momento lo habían asustado, haciéndole recordar una voz parecida, unos gritos más fuertes.
En menos de una hora ya estaba siendo trasladado.

Poco les importó a sus carceleros, después de todo, no era el primero que se volvía loco luego de matar a un niño.

_Continuara_


Y hasta aquí llegamos con el capitulo uno….Muajajaja otra vez Zanza y sus fics trastornados osi osi xDDD
Igual, antes que se junten para cortarme en cachitos, el segundo capi lo subiré casi enseguida, asique a no desesperar xD
Porfa, dejen rew y háganme feliz, que cuanto más feliz, más escribo :3
_