N-A: Preguntas: ¿les gustaría que alguno de los otros fantasmas de Gakkou no Kaidan aparezca en esta historia aterrorizando a los personajes,? y si es así, ¿cuál te gustaría que fuese el siguiente fantasma en aparecer?

Fin de N-A.

Muchas gracias a todos los que leyeron la historia y dejaron su review, así como su Fav y Follow.

Los dejo con el cap.

¡NOS LEEMOS!

Título: Mi Vida con Mary.

Emparejamientos: ninguno por ahora.

Género: Horror / Terror / Amistad / Sobrenatural.

Resumen.

UA: One Shots. De camino a casa de sus parientes después de un terrible día escolar por culpa de su primo Dudley, la pequeña Alice Jasmine Potter se encuentra una hermosa muñeca y decide llevarla a casa a escondidas para que sus parientes no se enteren de su nueva amada posesión. Ella no se imaginaba que Mary, su muñeca no era para nada común y corriente.

Disclaimer: las franquicias de Harry Potter y Gakkou no Kaidan no son mías, le pertenecen a sus respectivos creadores, yo solo los tomo prestados.

GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP

Mientras intentaba ver un programa en la televisión, Dudley Dursley por primera vez en su corta vida, estaba sumido profundamente en sus pensamientos. Él no comprendía lo que estaba ocurriendo con sus padres, y todo había comenzado desde aquel raro incidente con su madre Petunia Dursley. La mujer, actuaba muy distinto de como era antes, con todos y todo.

Ella ahora se la pasaba más tranquila haciendo sola los quehaceres del hogar sin pedirle ni una sola vez al monstruo de Alice que las hiciera, ya no espiaba por las ventanas a los vecinos ni tampoco hablaba mal de la gente, ya no lo dejaba molestar a Alice y lo regañaba cuando lo hacía y ella se daba cuenta, también, trataba bien a su prima y ya no le decía monstruo, fenómeno, chica, ni de ninguna otra forma que no fuese simplemente el nombre de su prima.

Eso no había ido para nada muy bien con él, tampoco cuando su madre le dijo que ya no tendría tantos juguetes para su cumpleaños ni tampoco navidad, así mismo, ya no se le compraría tanta comida chatarra porque necesitaban ahorrar dinero debido a que su padre, Vernon Dursley se sometería a una costosa cirugía facial que con chance le quitaría al hombre la horrible cicatriz que le dividía el rostro.

Realmente Dudley no había visto bien el rostro de su padre, ya que éste solía llevar puesto una máscara como esas que llevaban los doctores cuando estaban operando a alguien, otra razón era porque el hombre se la pasaba todo el tiempo metido en la habitación que compartía con su madre, desde que lo dejaron regresar a casa del hospital.

Él había notado como su madre le llevaba sus comidas a la habitación, y también ella lo ayudaba cuando necesitaba asistencia, dado que le habían permitido trabajar en casa, mientras solucionaba su situación médica, puesto que su padre se negaba a salir de su hogar viéndose como un fenómeno, o al menos, eso fue lo que escuchó el niño que le dijo éste a su madre cuando ambos estaban hablando en su habitación.

Una mañana, su madre los había reunido a Alice y a él para decirles que dentro de una semana, la cirugía de su padre tendría lugar y que durante el tiempo que ella estuviese yendo al hospital para ver la condición de su padre, él se quedaría en casa de los Polkiss, mientras que su prima Alice se quedaría bajo el cuidado de los padres de Mark Evans, otro primo que ambos tenían, de tan solo 2 años de edad.

Él solo se había encogido de hombros ante la noticia, sin estar tan disgustado puesto que Piers Polkiss era su mejor amigo y no le molestaba quedarse en su casa. Su extraña prima tampoco había dicho nada en contra y solo había respondido con un suave y educado, "sí, tía Petunia". Y hablando de Alice, ella no había cambiado mucho en estos días, sí se había mostrado algo más alegre cuando su madre le había dado su propia habitación la cual estaba amueblada con una cama decente y un nuevo closet y escritorio junto con un par de estanterías, y también, cuando fueron a comprar ropa nueva y de buena calidad para ella, no obstante, continuaba siendo una niña muy callada que tendía a mantenerse fuera del camino de sus padres a no ser que estos le hablasen directamente, cosa que en su mayoría, era efectuada por su madre.

Saliendo de sus pensamientos al escuchar la canción de cierre de su programa matutino del sábado, apagó la televisión y mejor salió al jardín, después de todo, el día estaba soleado y sus amigos pronto lo llegarían a buscar para jugar antes de la hora de almorzar. Tal vez podría jugar algunas rondas de cazar a Alice sin que su madre se diese cuenta.

El rubio sonrió maliciosamente, ajeno a la pesadilla que aquello le traería a él y al resto de sus amigos...

GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP GNK X HP