Capítulo 6

Noticia de última hora.

Un incendio en los suburbios deja casa hasta sus cimientos. Se ha confirmado de la familia de tres que vivía ahí, dos han fallecido y el hijo del matrimonio se encuentra desaparecido.

Se le pide que si tiene información sobre el muchacho avise inmediatamente a las autoridades.

.

.

.

"Estaba mejorando." La maestra piensa mientras lee la noticia en el periódico matutino. Se encontraba en la primera página con letras grandes y una foto semi-censurada. Bellwood era una ciudad pequeña, todos sabían de quien se hablaba cuando mencionaron la familia solo por el apellido.

La familia Tennyson. ¿Cómo? ¿Cuándo? Y lo más importante ¿Por qué?

Ben estaba mejorando, sus últimos trabajos iban bien. Todo parecía normal con él. Misma actitud, solo un diferente enfoque en su trabajo. ¡Lo había visto solo ayer! ¡Sentado en su asiento habitual haciendo una broma de mal gusto!

Su salón se llenó mientras ella seguía en sus cavilaciones. Todos los asientos ocupados menos uno.

―Ya que es el último día de escuela, creo que podemos extenuar el trabajo y pasar un tiempo recreativo. ―Los niños aullaron emocionado. Guardando el periódico se sentó en su escritorio contemplando el asiento vació del medio.

.

.

.

Kevin estaba caminando por las calles de Bellwood. Si, a ese punto ya debió irse de la ciudad, pero se había quedado por la tranquilidad de la ciudad. Por supuesto no fue por el chico que lo había ayudado. Claro que no.

"Eso sería ridículo." Con las manos metidas en sus bolsillospaso enfrente de una tienda de televisiones cuando el canal de noticias llamo su atención. Puso media atención a lo que decía cuándo se mostró la imagen de un rostro familiar.

―Ben…― ¿Desaparecido? ¿Sus padres muertos? Sin rastros del culpable. Ni de donde podría estar Ben. Su primer pensamiento fueron los robots que los habían atacado. El chico obviamente estaba en un gran problema, pero no quiso profundizar más de lo necesario. Simplemente le dio un teléfono con una promesa ahora vacía.

"Muerto, seguro que está muerto." Kevin se tropezó hacia atrás chocando con un hombre que veía la misma noticia.

―Un universo injusto ¿No crees? Tal solo era un niño. ―El hombre alto con barba de candado no lo vio cuando hablo sobre la noticia, sus ojos pegados en las pantallas. Kevin regreso su vista a las pantallas antes de asentir. ― ¿Lo conocías? ―

―Algo así. Solo sé que no merecía esto. ―

―Muchas personas no merecen un destino tan cruel, pero hay creaturas que no les importan causar destrucción a su paso. ― Toda su atención ahora estaba en el hombre que lo veía de vuelta.

― ¿Por qué siento que sabes más que las noticias? ― Su mirada entrecerrada se concentró en la sonrisa enigmática que le daba. "¿Quién es él?"

―Quizás porque se más de lo que te imaginas. ― Camino unos pasos lejos de Kevin. ―Si quieres saber que paso, puedes venir conmigo y averiguarlo. ―

Pensó un momento. Solo era un buen samaritano. Kevin empezó a seguir al hombre hasta ponerse a su lado.

―Kevin Levin. ―

―Mucho gusto agente Levin, mi nombre es Servantis. ―

.

.

.

La pantalla de su televisión estaba negra desde hace tiempo. Cuando el noticiero empezó a pasar las fotos que tenían sobre la escena del crimen su madre le había tapado los ojos, algo inútil ya que lo termino por ver todo, y su padre apago el televisor tan rápido como pudo, de nuevo inútil. Ambos adultos se movilizaron, llamaron a las autoridades, a su abuelo, a cualquiera que pudiera ayudarles a entender lo que había pasado o buscar un culpable.

Gwen simplemente se quedó quieta, sentada en su lugar en el sillón de la sala. Paralizada, en shock. Lo vio ayer. A sus tíos favoritos, al bobo de su primo. Solo fue ayer. Espero algo, quizás que sus tíos entraran por la puerta de su casa diciendo que la noticia era falsa, seguidos por Ben que empezara a burlarse de ella por creer eso.

Nada paso. Los ruidos a su alrededor se entumecieron, de sus ojos bajaban lágrimas. No iba a volver a verlo, no iba a llamarlo bobo de nuevo. No iban a ir ese viaje con su abuelo. No iba a molestarla de nuevo. No iban a compartir cumpleaños de nuevo ¿Por qué?

Porque Ben está muerto

Su mente estaba entumecida, no estaba verdaderamente consiente a su alrededor. En el caos que su mente reflejaba al mundo exterior.

Frank fue a ver a su hija encontrándola levitando en el sofá con un brillo rosa alrededor de su cuerpo y luces saliendo de sus ojos mientras gritaba de dolor, lanzando hondas de poder que destruían toda la habitación. Deshaciendo y haciendo todo a su gusto.

― ¡Gwen! ―Su grito alerto a su mujer y a su padre, que llego hace poco. Nunca pensó que su hija pudiera heredar los poderes de su madre.

Intentaron calmarla, pero no podían ni acercarse a ella sin que su energía los alejara. Tanto poder y tan poco control. No es que pudiera culparla. Frank sintió una presencia familiar entrar a su casa, un poco antes de que una estela de luz rosa calmada bajara del techo y se acercara a su hija.

Con un toque a la sien de Gwen, la energía que salía de ella empezó a desvanecerse hasta quedar totalmente ausente. Se acercó a su madre en su forma anodita que tenía a su nieta desmayada en brazos.

Todos soltaron una exhalación de terror al ver el rostro de Gwen, encima y debajo de su ojo izquierdo se encontraba una herida en forma de rayo que brillaba de color rosa luminosa.

Una ruptura de su humanidad.

.

.

.

Reporte de los Plomeros #1324. Caso de la familia Tennyson.

Después de revisar el área señalada por el anónimo, que aún se busca, las pruebas muestran tecnología alienígena. Específicamente del conquistador Vilgax. No se encuentra rastro de él, más allá de pruebas de ADN (Sangre).

Muertos:

Carl Tennyson

Sandra Tennyson

Desaparecidos:

Benjamin Tennyson

Vilgax El conquistador

Notas:

Se encontró piezas destruidas de lo que parece ser tecnología Galván.

Era poco, casi nada. Y eso solo lo hizo enojar aún más. Max arrugo la hoja en su mano lanzándola lejos de su vista. Su hijo y su nuera, muertos. Y su querido Ben desaparecido. ¿Vilgax lo habrá tomado? ¿Estaba muerto o en el espacio? ¿Por qué paso esto?

Muchas preguntas le llenaron la cabeza y a ninguna encontró alguna respuesta. Lagrimas furiosas bajaron de sus ojos mientras se arrodillaba en el suelo de su camper, no sabe por cuánto tiempo lloro antes de sentí los brazos de su exesposa rodeándolo en un abrazo.

Tanto tiempo mintiendo, tanto tiempo queriendo proteger su familia de su trabajo. Para nada. Si ocultarlo no los salvaba de los peligros del espacio, quizás entrenarlos era la solución.

.

.

.

Sentía dolor. Mucho dolor por todo su cuerpo. Como una llamarada de fuego que lo destruía lentamente, quemando cada parte de su ser. Y luego alivio, gradualmente todo iba desapareciendo el dolor que antes lo mataba ahora lo estaba dejando libre.

No supo cuánto tiempo tuvo los ojos cerrados, quizás demasiado, porque cuando los abrió tuvo que cerrarlos de nuevo por las pocas luces que eran incandescentes para él.

―No te muevas mucho, Benjamin. ―Una voz, pequeña pero suave. Vieja, pero conocida. Le lleno sus sentidos dándole una sensación de estar a salvo. ― El daño que te hiciste por tu imprudencia ya está casi curado. No será lo mismo que antes, pero sobrevivirás. —

Su garganta seca clamo por agua en forma de tos, una mano que no reconocía levanto su cabeza con cuidado mientras le acercaba un vaso de agua a sus labios. Bebió lo que pudo sin atragantarse.

― ¿Cómo te sientes? ―Esta vez abrió los ojos con cuidado enfocándose en el pequeño ser. Familiar y lejano a la vez.

―Eh estado mejor. ―

―Obviamente. Como se te ocurrió tomar el omnitrix a pesar de mis advertencias va más allá de mi conocimiento. ―

―Omnitrix… ―Sonaba familiar, solo no podía poner su dedo en el porqué. ― ¿Tu eres el omnitrix? ―

Azmuth se le quedo viendo un segundo sin expresión, a pesar de que adentro estaba mortificado. "Por supuesto, como podía esperar que el daño celular no afectara su memoria. Aunque este podía ser algo bueno."

Azmuth paso su mano por la cabeza de Ben que por instinto se acercó a ese buscando consuelo.

―Tengo mucho que explicarte, Benjamin. Pero por ahora tienes que descansar. ― El niño asintió antes de entrar en los brazos de Morfeo. Azmuth le dio una última mirada antes de salir de la sala medica con Mayx siguiéndolo.

―Entonces, ¿Cuándo lo vas a regresar a la tierra? ―

―No lo voy hacer. ―Mayx abrió los ojos con sorpresa antes de sonreír descaradamente.

―No te tome por un secuestrador o el tipo paternal. ― Azmuth no respondió simplemente siguió caminado en su laboratorio principal. Con los arreglos del omnitrix había, por decirlo de alguna manera, curado a Ben. Aunque ahora toda su vida tendrá que tener el omnitrix pegado a su muñeca. ―Exactamente ¿Que harás con él? ―

― ¿Por qué te interesa tanto? ―

―Curiosidad, no todos los días ves a al gran Azmuth preocupándose por alguien que no sea el mismo. ―

―Si tanto te interesa, se va a quedar a vivir aquí conmigo. Él y el omnitrix estarán a salvo de todas las creaturas que hay en el universo. ― Su "gran" invento causo todo esto. Todo este daño, si solo pudiera lo destruiría. Pero ahora es lo único que mantiene con vida al niño terrícola.

Benjamin, el chico que dio todo por salvar algo que no valía la pena.

―Eso suena como algo que diría un padre. ―Azmuth le lanzo una mirada sucia a su asistente antes de regresar a sus cosas, tendrá que fortaleza las defensas y poner un campo de camuflaje.

―Si no tienes nada más que hacer aquí, te sugiero que te largues. Tus servicios para el omnitrix ya no serán necesarios. ― Mayx lo pensó por un momento viendo a este Azmuth que se estaba transformado, si él sabía o no le era irrelevante. Quería ver como todo esto se desarrollaría.

―Creo que me quedare un tiempo más, quizás ayudarte con esas defensas. ―

―Has lo que quieras. ―


¡Hola chicos, chicas y no-binarios! Como pueden ver este es el último capítulo, pero voy a dejar espacio para las preguntas que quieran hacerme. Cosas que no entendieron, puntos que les pareció interesante, o simplemente comentarios pueden hacerlo en esta sección que responderé. Así que dejen sus opiniones y que se la pasen bien gente.