BUSCANDO A MERLÍN

Merlín despertó una mañana para llevar a Nemo a la escuela. De regreso, Bruce, el tiburón, trató de capturarlo, nadó con todas sus fuerzas pero el tiburón era más grande y rápido. Entonces lo capturó.

Dory fue a buscar a Nemo a la escuela, y cuando volvieron había una nota pegada en la puerta que decía: "Tengo secuestrado a tu padre, si no me pagas $5.000 perlas en cinco días lo comeré, si te interesa el rescate deja las perlas en el basurero de la cafetería del Tío Jhong".

Entonces Nemo llamó a la policía y le contó todo lo sucedido, fueron a su casa, les mostró la carta y los comisarios le creyeron. Crearon un plan y la estrategia era que Nemo le entregaba las perlas, mientras los policías se escondían en diferentes lugares. Las ballenas al frente, los camarones de snipers detrás de los corales, los tiburones atrás de las piedras y los peces globos cumplirían la función de tira dardos. Pero lo que no sabían es que Bruce tenía un haz bajo la aleta, lo ayudaban ladrones cómplices.

Llegó el día del duelo, hubo muchas discusiones pero al final la policía lo detuvo. Rescataron a Merlín, volvieron felices a casa y vivieron tranquilos por siempre.

Visado.