Ubicación temporal: Luego de Destiny.

Esta fic está escrita en formato de serie, por lo que incluirá música, descripción de escenas y diálogos (¡y algunas sorpresas más!)

Abrimos el capítulo con una pantalla en blanco. Se escucha el sonido del mar; olas romper en la orilla y gaviotas. Lentamente una imagen empieza a fusionarse con el blanco, hasta que vemos la misma. En la pantalla, con letras blancas, leemos "Tampa - Florida".

La escena es de un amanecer en una playa casi desierta. El mar se encuentra tranquilo y rompe las pequeñas olas en la arena blanca. Cerca de la orilla hay una serie de casas de madera, bastante espaciadas una de la otra.

LIZ (voz en off): Mi nombre es Liz Parker.

La cámara se enfoca en una de las casas, de un piso, pintada color celeste y blanco. La casa tiene un deck de madera con una mesa y dos sillas del mismo material. Junto a la baranda, contemplando el amanecer, vemos a Liz Parker. Está vestida con un pijama de dos piezas y sostiene entre sus manos una taza de café. Sobre una de las sillas del deck, vemos su diario abierto con una birome en el medio. El diario se ve viejo.

LIZ (VO): Y no he escrito en este diario por demasiado tiempo.

Nos acercamos a Liz y notamos que se la ve más adulta; han pasado unos años desde la última vez que la vimos. En su rostro vemos madurez y lleva el cabello más largo atado en una cola de caballo.

LIZ (VO): ¿Qué pasó?

Vemos un "flashback" de una escena de "Destiny", en blanco y negro. Los cuatro reales han terminado de escuchar el mensaje y Liz mira la escena con tristeza.

LIZ (VO): ¿Qué hizo que me aleje tantos años?

Continuamos en el "flashback" del último capítulo. Liz mira a Max con lágrimas en los ojos.

LIZ: Adiós, Max.

Liz se da media vuelta y sale de la cueva, alejándose de la escena.

Volvemos al presente. Liz cierra los ojos y una lágrima se escapa por su rostro.

LIZ (VO): ¿Qué me está haciendo regresar?

Termina la escena y cortamos rápidamente a:

Día - Tampa, Florida.

Estamos dentro de la casa que hemos visto en la escena anterior, en la cocina. En la pantalla leemos "Dos días antes", en letras blancas. Liz se encuentra sentada en la mesa del comedor diario, delante de una computadora Mac, tipeando rápidamente en ella. En la boca muerde un lápiz, mientras mira de reojo un libro abierto junto a su notebook. Lleva una pierna levantada, con el pie apoyado sobre la silla.

Una señora de alrededor de 55 años ingresa a la zona de la cocina-comedor. Lleva puesto un vestido estilo túnica color violeta y el pelo canoso suelto. En su mano tiene algunos papeles.

MUJER: Buenos días, linda.

Liz levanta la vista al escuchar la voz de la mujer y sonríe. Se le cae el lápiz al piso. La mujer se acerca a la mesa y le deja una carta junto a la notebook.

MUJER: Llegó esto para ti. (Comienza a mirar el resto de los papeles que tiene en la mano) Me sorprende que tu generación aún sepa lo que es el correo postal.

Liz se agacha para tomar el lápiz. La mujer se sienta en la mesa contraria a Liz y comienza a abrir su correspondencia. Liz se incorpora en la silla, con el lápiz en la mano, y mira el sobre frente a ella. Su rostro se transforma inmediatamente en una expresión entre asombro y tristeza. Deja caer el lápiz nuevamente.

La mujer detiene su lectura y mira a Liz.

MUJER (preocupada): ¿Te encuentras bien, cariño?

Liz mira el sobre sin parpadear.

LIZ (tartamudeando un poco): Sí, tía.

La mujer la mira unos segundos más, con cara de preocupación. Liz acerca sus manos lentamente hacia el sobre y lo abre con manos temblorosas. Hasta ahora no hemos visto qué está escrito en el mismo. La cámara se enfoca en el rostro de Liz que comienza a respirar fuerte, parece tener pánico. Abre por completo el sobre y quita el papel que se encuentra dentro. La cámara finalmente muestra lo que Liz recibió. Saca el papel del todo y lo deja caer sobre su computadora.

El papel es color beige, con decoraciones color marrón claro en los costados. Con letra de caligrafía en en marrón oscuro leemos "¡Nos casamos! Y deseamos pasar el día más importante de nuestras vidas contigo. Te esperamos el 27 de Mayo en la Iglesia de San Pedro, en Roswell. ¡Te esperamos! Max & Tess".

La imagen se empieza a nublar. Escuchamos la voz de la mujer preguntando por Liz, cada vez más lejano.

Termina la escena y cortamos a:

Día - Calle de Roswell, New Mexico.

Música: "I wanna be that guy", Matthew John Kurz.

Nos encontramos en la vereda de una de las calles principales de la ciudad. Parece un fin de semana, ya que las tiendas y cafés están abiertos y repletos de personas paseando. Es un día soleado y despejado. Un auto negro marca Porsche último modelo se detiene junto a la vereda, en la zona de estacionamiento. La puerta del conductor se abre y del auto vemos bajar a una mujer. Lleva puesto un traje couture de saco y pantalón chupín color blanco. Es Isabel, quien ahora tiene el pelo color caramelo, con las puntas desgastadas a rubio, y lo lleva en una cola de caballo perfectamente peinada. Toma unos anteojos de sol del auto, su cartera y cierra la puerta.

Se coloca la cartera al hombro y empieza a caminar por la vereda, con sus zapatos de taco haciendo ruido chocando con el suelo. Se detiene repentinamente frente a un cartel de publicidad y desliza sus anteojos para mirar la misma.

El cartel es de Victoria's Secret, promocionando la televisación del desfile anual. En la foto vemos tres modelos; la principal es Isabel, quien lleva puesto un conjunto plateado con unas grandes alas del mismo color. Sobre la foto, en aerosol blanco, vemos pintadas obscenidades.

Isabel lo mira con desdén y hace una mueca. Se acomoda los anteojos en el rostro y prosigue su marcha por entre la gente.

Cortamos a:

Día - Calle de Roswell.

Música: Continuación de la escena anterior.

Estamos en la vereda de la misma calle que vimos anteriormente. Nos encontramos frente a un Café estilo bohemio, que oficia a la misma vez de librería. En la vereda hay varias mesas y sillas metálicas, todas ocupadas. En una de ellas están sentados Max y Michael.

ISABEL: Llevo 10 minutos en Roswell y ya quiero irme.

Isabel se detiene frente a la mesa de los chicos, coloca su pesada cartera y anteojos en la mesa y se sienta en la única silla libre.

MAX (riéndose): Hola a ti también, hermana. ¡Qué lindo verte!

Isabel le hace una mueca a su hermano y se inclina sobre Michael, a quien saluda estilo europeo, con un beso en cada mejilla.

MICHAEL: ¿Cómo estuvo el vuelo?

ISABEL: Decidí manejar, al final.

MAX y MICHAEL (al mismo tiempo, sorprendidos): ¿¡Manejaste todo el camino desde New York?!

Isabel toma el menú de la mesa.

ISABEL: ¿No me creen capaz? (Ambos hombres niegan con la cabeza, mientras sonríen divertidos. Isabel comienza a mirar las opciones del menú) En realidad vine desde Dallas, estuve visitando a Alex unos días.

Michael y Max se miran e intercambian una mirada de sorpresa. Isabel escanea el menú rápidamente y luego gira su cuerpo para mirar el café.

ISABEL: ¿Qué es este lugar? (Regresa su cuerpo hacia la mesa) ¿Cuándo se modernizó Roswell? (Max se encoge de hombros y toma otro menú de la mesa) Nunca me escucharon decir esto, pero, extraño el Crashdown.

MICHAEL (sonriendo): Sí, Max, ¿por qué no fuimos al Crashdown?

Max mira a su hermana y a Michael con furia en los ojos, sin responder, y vuelve a mirar el menú.

ISABEL (a Max): Sabes que mamá la invitó, ¿cierto?

Max se paraliza.

MAX (sin levantar la vista del menú, haciéndose el desentendido): ¿A quién?

ISABEL: Tú sabes a quién. (Max finalmente levanta la vista y mira seriamente a su hermana) Desde que todos nos fuimos de Roswell nuestros padres y los de Liz se convirtieron en los mejores amigos. Van juntos al cine, cenan y juegan juegos de mesa, van al teatro… ya sabes, el nido vacío y todo eso. (Cruza sus brazos sobre su pecho) Sabrías sobre esto si te dignaras a llamar a nuestra madre aunque sea una vez por mes.

Max se queda unos segundos mirando a su hermana, pensando. Respira hondo.

MAX: No va a venir. Está preparando sus exámenes para la beca en MIT.

MICHAEL (sonriendo): Pensé que habías dicho que no hablabas con ella hace años…

MAX: No lo hago. Maria me lo debe haber contado. (Exasperado) ¿Podemos hablar de otra cosa, por favor?

Isabel lleva su mirada a Michael y sonríe.

ISABEL: Hablando de Maria…

Michael la mira aterrorizado por contestar. Una mesera se acerca a la mesa.

MESERA: Buenos días, ¿qué desean?

ISABEL (a Michael): Te salvaste, por ahora. (A la mesera) ¿Tienen chai latte?

Termina la escena y cortamos a:

Tampa - Noche.

Música: "Colourway", Novo Amor.

Estamos en la playa junto a la casa de la tía de Liz. Sobre la arena hay dos reposeras y una pequeña fogata en el medio. En una de las poseras, vemos a Liz sentada con los pies sobre la misma, abrazando sus rodillas. Se encuentra contemplando el mar.

Se acerca su tía, vestida con la misma ropa que en la mañana, con dos copones de vino tinto. Le entrega uno a Liz y se sienta en la reposera libre.

HELEN: Entonces, ¿me vas a contar finalmente lo que te pasa?

Liz lleva el copón de vino a su boca y toma un sorbo, evidentemente evadiendo la pregunta de su tía.

LIZ: Nada me pasa.

HELEN: Vamos, querida, te conozco.

Liz suspira y mira nuevamente el mar.

HELEN: Cuando decidiste venir conmigo a Florida me pareció una idea maravillosa. Te veías tan triste… tan apagada. Hasta tus padres estuvieron de acuerdo que lo mejor era que terminaras la Secundaria aquí. (Hace una pausa) Pero los años fueron pasando y pasando… Y nunca se te quitó esa expresión triste del rostro.

Liz mira fijo a su tía.

HELEN: No has hecho amigos, al menos no como los que tenías en Roswell. Y todos los novios que trajiste a casa, (hace una pausa para tomar vino y sonríe) bueno, siempre han dejado mucho que desear, ¿no es cierto?

Liz se ríe.

HELEN: Te amo, sobrina, pero siento que no has encontrado aquí lo que estabas buscando.

LIZ: Tienes razón, no lo encontré. (Toma un sorbo de vino y la mira fijo) Y no creo que alguna vez lo encuentre.

Helen mira a su sobrina con tristeza.

HELEN: ¿Me dirás, por favor, lo que de verdad pasó?

Liz toma un gran sorbo de vino, se arma de valor, suspira y mira seriamente a su tía. Coloca el copón de vino en la arena y se acomoda en la reposera, apoyando los codos sobre sus rodillas.

LIZ: Yo... (hace una pausa) me enamoré de un chico. Profundo, muy profundo. Y pensé que él también se había enamorado de mí de la misma manera.

Helen toma un sorbo de su vino. Liz no continúa con su historia así que presiona.

HELEN: ¿Y? ¿Qué pasó?

LIZ: Y resultó que él tenía otra novia.

HELEN (sorprendida): ¿Te engañó?

LIZ: No, no fue así. (Toma su copa y toma otro sorbo de la bebida) Estábamos juntos pero... resulta que tenía, (mira las estrellas y suspira) todo un destino, algo totalmente distinto que no me involucraba a mí.

HELEN (asiente, entendiendo): Un destino que involucra a esta otra chica, imagino.

LIZ (asiente, también): A su esposa, en realidad.

Helen la mira con sorpresa, Luego piensa, unos segundos.

HELEN: Supongo que la carta que recibiste era de él...

Liz asiente. Toma otro sorbo de su bebida para darse coraje.

LIZ: Me alejé de él y de toda mi vida en Roswell porque se suponía que él tenía este gran Destino por cumplir. Que grandes e increíbles cosas iban a pasar. Por eso vine a Florida, necesitaba alejarme, no soportaba la idea de lo que ese destino significaba para mí… (Hace una pausa y vuelve a mirar el cielo, que está claro y donde podemos ver muchas estrellas brillando) Pero los meses pasaron. Los años pasaron.

HELEN (interesada): ¿Y él nunca cumplió ese destino?

Liz niega.

LIZ: Años pasaron, tía, años... Y todo siguió igual.

HELEN: ¿Qué se suponía que tenía que pasar?

Liz baja la vista a su tía y piensa unos segundos.

LIZ: Cosas de otro planeta.

HELEN (riéndose): Está bien, lo entiendo. Yo también tuve tu edad alguna vez, ¿sabes? Recuerdo cómo sentíamos el amor. (Mira las pequeñas olas romper sobre la arena) Como si todos los días fueran el fin del mundo.

Liz suspira.

LIZ: Él no vino a buscarme, después de todo.

Las dos se quedan unos segundos calladas.

HELEN: ¿Vas a regresar?

Liz mira el mar con tristeza.

HELEN: No sé qué recibiste en esa carta, pero por lo que pude pispear parecía una invitación de boda. (Liz mira a su tía con seriedad) ¿Quizás se está casando con esa chica?

Liz baja la vista a la arena. Se termina el vino de un tirón.

HELEN: Si quieres mi humilde opinión, yo creo que debes ir a esa boda. (Sonríe) Debes ponerte tu mejor vestido, peinarte, pintarte y presentarte como la hermosa e irresistible mujer que eres (Liz se ríe) y arruinarle el día.

LIZ: ¿Por qué dice eso?

HELEN: Querida, apenas ese chico vea cómo luces hoy y todo lo que has logrado, va a rendirse a tus pies otra vez.

Liz se levanta de la reposera, riéndose. Señalada la casa con su cabeza.

LIZ: Vamos, tía, la comida ya debes estar lista.

Su tía finaliza su copa de vino y se levanta también de la reposera.

HELEN: Estaré vieja, Liz, pero aún guardo algo de razón.

Ambas sonríen, se toman de la mano y caminan hacia la casa. La cámara continúa en la playa. Cuando ambas desaparecen por el deck de la casa, vemos a lo lejos en el cielo, una luz caer estrepitosamente sobre el mar. Se escucha un sonido de "splash" a lo lejos y notamos que la luz era algún objeto ya que provoca disrupción en el agua. Se escucha el sonido de un "beep" que empieza a repetirse cada un segundo, mientras se enciende una luz debajo del agua que se prende y apaga acompañando el sonido. La cámara gira, enfocando la casa y el resto de la ciudad. Las luces de las mismas comienzan a apagarse una a una hasta que la ciudad queda completamente a oscuras.

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Roswell. Casa de la familia Evans.

Estamos en el living de la casa de los Evans; la sala se ve parecida a años atrás y no mucho ha cambiado en la decoración. La mesa está puesta para la cena, con vajilla elegante. En la misma están Phillip, Max e Isabel sentados, y queda un lugar vacío. Los hombres están envueltos en una conversación mientras Isabel mira su celular con interés.

Diane Evans entra al living con una olla en las manos; de la misma sale humo y lleva guantes de cocina para poder cargarla.

DIANE (a Isabel): Cariño, ¿puedes dejar el celular? (Coloca la cacerola en el medio de la mesa y se quita los guantes) Estamos por cenar.

ISABEL (sin quitar la vista del celular): Un minuto, estoy viendo fotos del nuevo departamento.

Diane se sienta en la silla vacía y la mira con sorpresa.

PHILLIP (también sorprendido): ¿Te vas a mudar de departamento?

Isabel coloca el celular boca abajo sobre la mesa y mira a sus padres.

ISABEL: Me mudo de ciudad.

MAX: Se muda a Londres.

DIANE (a Max): ¿Tú sabías de esto? ¿Hace cuánto?

ISABEL: Oh, mamá, no es la gran cosa.

DIANE: ¡Pero es tan lejos!

ISABEL (por lo bajo): Como si alguna vez hubieran venido a Nueva York a visitarme...

MAX (interrumpiendo el momento incómodo): ¿Comemos? Mamá, esto huele delicioso.

DIANE (sonriendo): Gracias, cariño. (Toma una cuchara y comienza a servir) ¿Dónde está Tess esta noche?

MAX: Está con su padre.

ISABEL (sonríe pícara): Max y Tess decidieron no verse toda la semana anterior a la boda. Creo que es para aumentar la tensión sexual para la noche de bodas.

PHILLIP (atragantándose con su bebida): ¡Isabel!

ISABEL: ¿Qué? Somos todos adultos aquí.

Max mira a Isabel con un enojo juguetón.

MAX: Hablando de vida sexual, ¿cómo está la tuya, hermana? ¿Cómo está Alex?

DIANE: Oh, chicos, basta. No necesitamos hablar de esto.

ISABEL (sonriendo): Alex está perfectamente, gracias. Ayer por la noche lo hice gritar como loco.

DIANE: ¡ISABEL!

PHILLIP: ¡HIJA!

ISABEL: Mañana parte a una nueva misión a Siria.

Max mira a su hermana con tristeza.

MAX: No sabía que lo iban a re-asignar tan rápido.

Isabel se encoge de hombros y toma un sorbo de su bebida.

ISABEL: Ambos sabemos que lo nuestro no es algo serio. Entre mis viajes y los suyos nos hemos visto cuatro veces en lo que va del año.

Diane estira su brazo y coloca su mano sobre el hombro derecho de su hija y lo aprieta con cariño.

ISABEL: Entonces… (toma el tenedor y pincha un pedazo de comida) ahora que ya cubrimos sobre nosotros, ¿podemos hablar de la vida sexual de nuestros padres?

Philip vuelve a atragantarse con su bebida y Diane deja caer el tenedor sobre el plato de la sorpresa.

DIANE: Es suficiente, esta cena está cancelada.

Max e Isabel se ríen.

Termina la escena y cortamos a:

Día - Secundaria Roswell.

Estamos en el campo de fútbol americano de la escuela secundaria. Un grupo de jóvenes vestidos con los uniformes de fútbol del colegio se encuentran entrenando; algunos corren alrededor del campo, otros practican pasarse el balón y los últimos su fuerza chocando contra bloques de gomaespuma.

Entre el grupo de 3 entrenadores, vemos a Kyle vestido también con ropa deportiva, una gorra color celeste, llevando una planilla y birome en sus manos. Está hablando parado junto a las gradas con sus colegas, mientras observan a los chicos entrenando.

A lo lejos, vemos una figura femenina acercarse desde el edificio del colegio. Está vestida con un ambo color azul oscuro y lleva una mochila colgada al hombro, y un tupper en las manos. Mientras se acerca hacia Kyle y los entrenadores, notamos que es Maria.

MARIA: ¡Oye, Kyle!

Kyle levanta la vista de sus papeles y sonríe al ver a Maria.

KYLE: Unos segundos, muchachos.

Los dos hombres asienten y Kyle se aleja por la segunda grada, caminando hacia Maria. Ella se acerca a las mismas y sube a la primera grada. Con una mano se tapa el sol que le pega en el rostro. Con la otra, empuja el tupper hacia Kyle.

MARIA: Te olvidaste la comida en la heladera. (Con expresión seria y sin emoción) Imaginé no ibas a estar contento cuando te dieras cuenta.

Kyle toma el tupper, inclina su cuerpo y besa a Maria en el cachete. A ella se la nota un poco fastidiada con el gesto.

KYLE: Gracias, cariño, siempre estás pensando en mí.

MARIA (cortante): Y en todos los enfermos en el hospital.

Kyle la mira unos segundos; parece que va a decir algo pero luego niega con la cabeza y se arrepiente.

KYLE: ¿Quieres quedarte a ver el entrenamiento?

MARIA (fastidiada): No puedo, tengo guardia esta noche.

KYLE (asintiendo): Cierto.

Ambos se miran unos segundos sin decir nada.

KYLE: Escuché que Liz está de vuelta en la ciudad.

MARIA (asombrada): ¿Qué? ¿Dónde escuchaste eso?

KYLE: Uno de los chicos lo mencionó hace un rato. La vieron en el Crashdown con sus padres hoy a la mañana.

Maria frunce el ceño.

MARIA: ¿Estás seguro que era ella? Liz no volvería a Roswell sin decirme nada…

KYLE (asintiendo): Parece que vino para la boda.

Maria lo mira sorprendida unos segundos. Desvía la vista hacia el campo de deportes, sin mirar un punto en particular y suspira.

MARIA: ¿Te dijeron algo más? ¿Tus amigos?

Kyle levanta una ceja y hace una mueca.

KYLE: ¿Como qué? (Maria mira a Kyle tajante) ¿Como si alguien más volvió a Roswell para la boda?

Maria se queda mirándolo unos segundos, sin contestar. Finalmente se muerde el labio y se acomoda la cartera en el hombro.

MARIA: Debo irme. Recuerda que esta noche tengo guardia así que no dormiré en casa.

KYLE: Claro, cariño.

Kyle se acerca nuevamente a Maria para darle un beso, pero esta vez apunta a su boca. Ella corre el rostro a último momento y él le besa la comisura de los labios.

Maria se da vuelta rápidamente y se aleja caminando por el pasto.

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Roswell.

Música: "All in a day", The open sea.

Estamos en la antigua casa de Liz, arriba del Crashdown. La cámara muestra la habitación, que se ve decorada bastante similar a las últimas veces que la hemos visto, con sólo algunas fotos, libros y la computadora faltante. La puerta está abierta, vemos a Liz entrar por la misma riéndose. Se apoya unos segundos en el marco de la puerta y habla hacia el pasillo.

LIZ: ¡Gracias, mamá! Te veré mañana.

Se da vuelta todavía sonriendo y cierra la puerta de la habitación detrás suyo. Se apoya en la madera de la puerta y suspira, la expresión de su rostro cambiando repentinamente. Notamos que sobre la cama hay una valija abierta, con ropa y accesorios dentro. Liz camina hacia la cama y se queda mirando unos segundos su valija. Lleva luego su vista hacia la ventana que da a la terraza. En su rostro leemos tristeza.

Vemos un flash de la escena del primer beso entre Max y Liz.

Max en la calle preguntándole a Liz "¿Puedo subir?"

Liz cierra los ojos con tristeza.

LIZ (VO): ¿Qué estoy haciendo en Roswell?

Se sienta sobre la cama.

Vemos el flashback de "Heat wave" del primer beso de Max y Liz. Liz diciendo "No, es todo lo contrario"

LIZ (VO): ¿Qué espero ganar con este viaje?

Toma su diario de dentro de la valija y lo lleva hacia su pecho.

Max en el flashback diciendo "Si no me voy ahora, las cosas van a cambiar".

LIZ (VO): ¿De verdad quiero volver a verlo?

Liz en el flashback "¿Cambiar cómo?".

Max levanta la mano y toca el pelo de Liz. "Tendré que tocar tu pelo, porque es tan suave. Y tendré que decirte que no importa que lo pasemos todo esto vale la pena para mí porque estamos juntos".

Abraza su diario con fuerza y cierra los ojos.

LIZ (VO): ¿Quiero volver a meterme en su mundo?

Liz en el flashback preguntándole a Max "¿Y entonces?"

Comienza a llorar.

Max en el flashback se acerca al rostro de Liz, "Y entonces, tendría que hacer esto". Ambos se besa.

LIZ (VO): Después de todos estos años… ¿Por qué no me vino a buscar? ¿Por qué se está casando con ella?

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Roswell.

Música: "Wanted dead or alive", Bon Jovi.

Estamos en un bar en el centro de la ciudad. El lugar está decorado al estilo "Lejano Oeste", con carteles luminosos de cowboys y fotos de rodeos. Las mesas y cabinas son de madera clara. En uno de las boxes vemos a Michael y Max sentados. Ambos están vestidos con ropa informal; de remera y jean. Isabel se acerca a la mesa con tres tragos entre sus manos y los deja sobre la misma. Está vestida con un vestido negro apretado y lleva unos tacos altos.

ISABEL: Es la primera y última vez que pago sus tragos.

Corre a Michael con sus manos y se sienta junto a él.

ISABEL: Después de todo, no soy la única que está repleta de dinero en esta familia.

Max levanta una ceja y Michael se ríe, tomando su trago.

MAX: ¿Cómo va eso de la pintura?

ISABEL (riéndose, hace gestos de comillas con la mano): ¿Eso de la pintura? Hermanito, ¿acaso participas de nuestras conversaciones por Skype? Michael ha vendido una pintura por 1 millón de dólares.

MAX (levantando su copa): Debemos brindar por ello, Mikey.

Michael levanta su copa.

MICHAEL: En realidad, mi seudónimo ha vendido esa pintura. (Los tres chocan sus vasos) Pero el cheque llega a mi nombre.

Los tres se ríen, levantan sus bebidas y chocan las mismas.

MAX: Brindo por ello.

Llevan sus vasos a sus bocas y toman de sus tragos. Todos están satisfechos, salvo Michael que escupe la bebida y mira seriamente a Isabel.

MICHAEL: ¿Qué es esta porquería?

Isabel lanza una carcajada.

ISABEL: Finalmente me estoy vengando de ese verano en New York.

Michael mira a Isabel con odio, toma su vaso y la empuja del box, para poder levantarse. Isabel se corre momentáneamente, Michael se retira de la mesa con un trago en su mano.

MICHAEL: Voy a pedirme un trago de verdad.

Max se ríe y toma un sorbo de su bebida. Isabel lo mira fijo.

ISABEL: Entonces… ¿vas a decirme la verdad sobre esta boda?

MAX: ¿Qué quieres decir?

Isabel lo vuelve a mirar fijo.

ISABEL: ¿No te parece un poco sorpresiva? Soy tu hermana y recién me enteré hace tres semanas.

Max clava la vista en su trago y mueve el vaso en su mano, revolviendo el líquido.

MAX (absorto en sus pensamientos): ¿Crees que es hora de que regresemos a Roswell?

ISABEL (sorprendida): ¿Qué?

MAX: Estuve pensando-

ISABEL (interrumpiendolo): ¿Estuviste pensando en esto por meses o recién se te ocurrió hace unos días?

Max mira fijo a su hermana pero no contesta.

ISABEL (inclina su cuerpo sobre la mesa): Max, sé que se supone que eres este Rey… y que debes protegernos y reinarnos a todos, (suspira) pero nada ha pasado en los últimos seis años. Las orbes han estado prendidas todo este tiempo y nadie respondió a nuestro llamado… Nasedo lleva todo este tiempo infiltrado en el FBI y no hemos tenido ni una sola amenaza. (Estira su mano derecha por la mesa y estrecha la mano de su hermano) Sé que te sientes responsable por nosotros, pero nadie vendrá a buscarnos (estrecha nuevamente la mano de su hermano) ni ahora ni nunca. Ya es hora de que lo asumamos.

Max mira a su hermana con tristeza.

ISABEL: ¿Estás seguro que esto es lo que quieres hacer? (Max no contesta. Isabel baja la voz) Si nadie va a venir a (hace un gesto de comillas con las manos) "rescatarnos", no tienes ningún Destino que cumplir. (Estira su otra mano hacia su hermano) Max, han pasado seis años. Tienes permitido vivir tu vida ya.

Max baja la vista hacia su bebida, avergonzado. Quita las manos de las de su hermana.

MAX (sin mirarla): Eso es lo que más me atemoriza.

ISABEL: ¿Haber perdido seis años de tu vida en algo que creías real pero no lo es? (Max asiente) ¿La amas? (Max levanta la vista a su hermana, pero no contesta) Max, eres nuestro Rey, pero primero eres mi hermano. No tienes porqué hacer algo si tu corazón no está de acuerdo. (Se encoge de hombros) Míranos a Michael y a mí; desde el momento que nos dijeron que debíamos estar juntos hicimos absolutamente lo opuesto, y nunca no has dicho nada al respecto. Ni tú ni Nasedo. ¿Por qué crees que tú sí debes seguir esa directiva?

Max abre la boca para decir algo pero no termina de armar su idea.

ISABEL: Elegimos nuestro propio destino.

Max mira a su hermana fijamente. Vemos un flash de Destiny donde Liz le dice lo mismo a Max. Él asiente a su hermana, absorto en sus pensamientos.

Michael regresa a la mesa, con un trago distinto en su mano. Se sienta junto a Max y toma un trago de su bebida.

MICHAEL: ¿De qué hablamos?

ISABEL: De tú y yo siendo pareja.

Michael hace un gesto de escalofríos en su cuerpo mientras muestra una cara de asco. Isabel mira a su hermano y levanta sus cejas.

ISABEL: Te lo dije.

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Fort Worth.

Estamos en la base militar de Fort Worth, en uno de los edificios que albergan las habitaciones. La misma es toda gris, con las paredes despojadas de decoración, salvo por algún ocasional poster pequeño junto a una cama. Las camas son todas de una plaza, con el mismo tipo de sábanas y frazadas verdes o grises. Junto a cada una de las camas hay una pequeña mesa de luz, con una lámpara y algunos efectos personales.

Casi todas las camas están armadas, salvo una donde vemos a un joven parado dándole la espalda a la cámara. Lleva puesto un traje de camuflaje. El joven está colocando algunos efectos personales dentro de un bolso de la misma tela que su vestimenta.

Un segundo joven se acerca a la cama junto a ésta, lo mira y sonríe.

JOVEN: ¡Whitman! ¿Ya te estás yendo nuevamente?

El muchacho se da vuelta y vemos que es Alex. En su pecho, sobre la zona izquierda lleva una pequeña placa donde leemos "Technical Sergeant - Whitman, A.". Alex le sonríe al joven.

ALEX: Sí, Johnson. (Cierra su bolso) Siria otra vez, (suspira) esperando que esta sea la campaña de la promoción.

El joven levanta su puño izquierdo y lo coloca frente a Alex. Éste hace lo mismo con su puño derecho y ambos chocan sus nudillos, sonriendo.

JOVEN: Así será.

Ambos se sonríen unos segundos. Alex le vuelve a dar la espalda y está por colocarse el bolso sobre el hombro cuando pregunta.

ALEX: ¿Tú también vienes?

El joven abre el cajón de su mesa de luz y comienza a buscar algo.

JOVEN: No, me tocó Florida esta vez.

Alex detiene su brazo a mitad de camino y gira el cuerpo para mirar al joven.

ALEX (sorprendido): ¿Florida? ¿Qué tiene que hacer la Fuerza Aérea en Florida?

El joven se detiene y mira a Alex con preocupación.

JOVEN: ¿No escuchaste lo que pasó en Floria?

Alex niega. El joven mira detrás de su hombro, asegurándose que no hay nadie en la habitación.

JOVEN (baja la voz): No debería estar diciéndote esto… (Hace una pausa y se ríe) Pero como eres mi superior (se encoge de hombros y sonríe, divertido). Dicen que algo cayó del cielo en el mar frente a Tampa.

Alex levanta una ceja, sorprendido pero tratando de sonar lo más tranquilo posible.

ALEX: ¿Tampa?

El jóven asiente.

JOVEN: Están enviando a unos pocos de nosotros a investigar. (Se ríe) Seguro es un satélite viejo y alguien flasheó terrorismo.

Alex piensa unos segundos, mirando el suelo.

ALEX: ¿Sabes a quién más llamaron para esto?

El joven responde levantando sus hombros, en señal de desconocimiento.

JOVEN: ¿Te puedo mantener al tanto si quieres?

Alex lo observa seriamente.

ALEX: No, no hace falta (le sonríe), seguro es un satélite viejo, como has dicho.

El joven le sonríe. La escena termina y cortamos a:

Unos segundos después. En la misma habitación de la base de Fort Worth, Alex se encuentra nuevamente solo. Lleva el bolso en su hombro y está caminando hacia la puerta. En su mano sostiene un celular donde escribe. La cámara enfoca la pantalla donde vemos una foto de Isabel en una playa con un traje de baño y el pelo mojado. Alex escribe y envía un mensaje que lee "911, llámame inmediatamente".

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Bar.

Música: Continuación de la escena anterior.

Estamos en el mismo bar de Roswell que en la escena anterior. Isabel, Michael y Max se encuentran sentados en el mismo box que anteriormente. El celular de Isabel se encuentra apoyado sobre la mesa, con la pantalla hacia arriba.

Los tres están riendo y cantando una canción.

La pantalla del celular de Isabel se prende y leemos el mensaje de Alex "911, llámame inmediatamente".

Los tres aliens continúan riéndose, tomando alcohol y cantando. Ninguno nota el celular.

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Crashdown Café.

El lugar se encuentra cerrado, con todas sus luces externas apagadas salvo por el cartel Café. En la puerta hay un cartel rojo que lee "Lo siento, estamos cerrados".

La cámara enfoca dentro del café, donde vemos a Liz vestida con el típico traje de camarera estilo alien, que hemos visto tantas otras veces. Está parada frente a la mesada del lugar, sosteniendo la vincha de antenas entre sus manos. Las mira unos segundos y finalmente se ríe, negando con la cabeza.

Deja las vinchas sobre la mesada y se acerca a la rocola, eligiendo una canción.

Empezamos a escuchar:

Música: "Mrs. Potter Lullaby", Counting Crows.

Espera a que comience la parte que la gusta y comienza a menear su cuerpo. Al mismo tiempo toma un trapo amarillo y empieza a limpiar la mesada.

Escuchamos el sonido de las campanillas de la puerta, indicando que se ha abierto la puerta,

LIZ (fregando la mesada, sin levantar la vista): Lo siento, estamos cerrados.

MARIA: Por favor dime que ese no es el mismo uniforme que usábamos hace años.

Liz se aturde con la voz y deja caer el trapo de sus manos. Levanta la vista rápidamente para ver de dónde vino la voz, comprobando que es de su amiga. Maria está vestida con el mismo ambo azul con la que la hemos visto anteriormente.

MARIA: Porque estaría muy celosa si lo fuera.

Liz sale corriendo de detrás de la mesada hacia Maria y la abraza fuertemente, con una sonrisa en el rostro.

LIZ: ¡Maria!

Maria le devuelve el abrazo pero no lleva ni la mitad de euforia que la expresión de Liz.

Liz se aparta de Maria y la mira con júbilo.

MARIA: Escuché que estabas de vuelta en Roswel, (hace una pausa) gracias a Kyle.

Liz toma a Maria de los hombros.

LIZ: Lo sé, lo siento.

Maria la mira fijo con expresión seria en el rostro.

MARIA: ¿Qué fue eso? ¿Por qué no me dijiste que volvías? (Suspira) ¿Por qué no respondes mis mensajes hace una semana?

Liz mira a su amiga y suspira también. Mira hacia un costado hacia una mesa y señala la misma.

LIZ: Sentémonos. (Le sonríe) Te invito una cerveza. (Maria levanta una ceja, mirándola incrédula) Y prometo que te contaré todo.

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Roswell.

Estamos es una calle elegante de la ciudad. La misma ha cambiado con los años y ahora vemos tiendas y restaurantes modernos. En una de las esquinas hay un hotel de la cadena W, iluminado con con su azul distintivo, y una W gigante en la puerta.

El auto en el que vimos a Isabel anteriormente se detiene en la puerta junto al joven del Valet Parking. La puerta del auto de abre, Isabel sale del mismo con un bolso en su mano y le entrega las llaves al jóven. El mismo se retira con el auto hacia el estacionamiento del hotel.

Isabel se coloca la cartera en el hombro y camina hacia dentro del hotel. Algunos hombres en el bar se dan vuelta al verla pasar, y sonríen al reconocerla. Isabel camina rápidamente hacia el ascensor. Aprieta el botón del piso 15 y espera.

El ascensor realiza el sonido de cerrar puertas 3 veces, pero nada pasa. Isabel observa preocupada; ni fuera ni dentro del ascensor hay otra persona. Aprieta varias veces el botón de "cerrar puertas" hasta que éstas finalmente hacen caso.

Las puertas se cierran y el ascensor asciende hacia el piso 15.

Cortamos a:

Noche - Hotel W. Pasillo.

Escuchamos el sonido del ascensor y las puertas del mismo se abren en el piso. Isabel sale del ascensor con la cartera en sus manos, abierta, mientras busca algo dentro. Camina lentamente por el pasillo, que está vacío. Escuchamos el sonido de unas botellas caerse al final del pasillo; Isabel se detiene rápidamente. Levanta la cabeza y gira el cuerpo, para observar a sus espaldas de dónde ha provenido el sonido. El pasillo está vacío.

Al notar que probablemente no ha sido nada, regresa su atención a su bolso mientras retoma su marcha hacia su habitación.

ISABEL: Maldición, ¿dónde está?

La mitad de las luces del pasillo se apagan y vuelve a escucharse el mismo sonido. Isabel deja caer su bolso del susto y vuelve a girar el cuerpo.

Entrecierra los ojos para intentar ver a lo largo del pasillo. Escuchamos el extraño sonido una vez más.

ISABEL (algo asustada): ¿Quién está ahí? ¿Qué pasó con las luces?

Empezamos a escuchar el sonido de una respiración, lenta. Cada vez más fuerte. Isabel levanta su mano derecha en señal de defensa, a punto de utilizar su poder.

ISABEL: ¿Quién eres?

Las luces que quedaron prendidas comienzan a parpadear rápidamente. Vemos una sombra negra acercarse hacia Isabel a rápida velocidad. La sombra la empuja y ella cae al suelo de un golpe.

Todas las luces del pasillo vuelven a prenderse. Isabel mira hacia los dos extremos del pasillo asustada, pero allí no hay nadie más que ella. Todo parece normal. Se levanta del piso, toma su bolso que había caído y se dirige con temor hacia su habitación.

Caminando por el pasillo pasa por un espejo y se detiene unos segundos, alarmada por algo en el reflejo. Levanta su brazo izquierdo y se lo observa detenidamente; hay una marca de una palma mano plateada en su antebrazo, como si alguien la hubiera apretado.

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Crashdown.

Música: Continuación de escena anterior.

Liz y Maria están con la misma ropa que en la escena anterior, sentadas en uno de los boxes del Café. Sobre la mesa hay cuatro porrones de cerveza; dos vacíos y dos que están tomando ellas. Están riendo y hablando.

LIZ: Aún no puedo creer que salgas con mi ex novio.

Maria ríe nerviosa.

MARIA: Lo de ustedes fue hace tanto tiempo que ya ni cuenta. (Se encoge de hombros) Además, ni siquiera fue tan serio.

LIZ: Por favor, no quiero saber detalles sexuales de Kyle.

Maria le revolea una servilleta hecha un bollo y ambas se ríen. Liz toma un sorbo de su cerveza y mira seriamente a su amiga.

LIZ: Aún no me contestaste.

MARIA (sin mirarla, haciéndose la desentendida): ¿Sobre qué?

LIZ: Sobre si eres feliz con él. (Deja su cerveza sobre la mesa, estira sus manos y toma las de Maria. Las aprieta con cariño) Maria, (hace una pausa) ¿eres feliz?

Maria levanta la vista y mira a su amiga unos segundos. Suspira hondo y cuando va a comenzar a hablar se le atragantan las palabras; sus ojos se llenan de lágrimas. Evade la mirada de su amiga y sonríe pero con tristeza.

MARIA: Yo… (toma aire) ¿no lo sé? Creo que alguna vez, seguro al principio lo fui... o eso quería creer al menos. Desde que tú te fuiste… todos se fueron y, (se limpia las lágrimas del rostro) mi mamá murió me he sentido tan sola. Y Kyle estaba (alza las manos señalando un lugar ficticio junto a Liz) ahí, y de repente ya no estaba tan sola.

LIZ: Amiga, (vuelve a tomar las manos de Maria entre las suyas) no puedes basar una relación solamente por no sentirte sola.

MARIA: Lo sé, créeme que lo sé. (La mira seriamente) Pero tú no sabes lo que se siente. Kyle y yo fuimos los únicos que nos quedamos en Roswell. Se nos abrió una puerta a un mundo maravilloso lleno de aventuras y misterio y, de repente, todo había terminado. Todos se fueron Liz, todos.

Liz asiente, mirándola con cariño, sabiendo de quién está queriendo hablar Maria con esa última palabra.

MARIA: Se fueron a vivir estas vidas excitantes llenas de- (busca la palabra) de otra cosa que no sea este pueblo maldito y aburrido. Y nos dejaron.

LIZ: Tú también te podrías haber ido.

Maria la mira seriamente.

MARIA: Tú sabes que con mi madre en ese estado no podía. (Suspira y vuelve a secarse lágrimas) Encontré un confidente en Kyle, cuando no tenía nadie a quién acudir.

LIZ: Tendrías que haberme contado sobre tu madre antes.

MARIA: Lo intenté. (Niega) Lo siento, no es así. Quise miles de veces; levanté el teléfono para hacerlo pero- (se encoge de hombros) cada vez que hablábamos sentía que estabas a un millón de años de luz de mí.

LIZ: Lo sé. (Se emociona) Lo siento tanto. Estaba queriendo bloquear todo lo que me conectara o atara a Max de alguna forma, pero tú no te merecías eso.

Maria asiente.

MARIA: No, no lo merecía.

Ambas se ríen con lágrimas en el rostro. Se limpian las mismas.

MARIA (levantando su botella): Deberíamos haber hecho esto hace mucho tiempo.

Liz toma su cerveza también y sonríe.

LIZ: Lo sé.

Ambas chocan sus botellas, brindando.

LIZ: Por admitir nuestros errores.

MARIA: Y novios malísimos.

Ríen nuevamente y toman ambas un sorbo.

MARIA: ¿Vamos a hablar del elefante en la sala?

Liz se tensa; quiere tomar otro sorbo de cerveza para ganar tiempo con su respuesta pero, al darse cuenta que la botella está vacía, se para a buscar otra.

LIZ (caminando hacia la heladera junto al mostrador): No sé de qué hablas.

Maria lanza una carcajada.

MARIA: Ahora tú te haces la desentendida. (Acomoda su cuerpo en el box para estar de frente a Liz) No hubieras vuelto a Roswell si no pensaras ir a la boda.

Liz abre la heladera y toma otra cerveza. La abre y se acomoda sobre el mostrador, apoyándose sobre los brazos. Mira su cerveza y comienza a arrancar la etiqueta.

LIZ: ¿Puedes creer que recién me invitaron hace unos días?

Maria levanta las cejas en señal de asombro.

LIZ: Hablé con mi madre, sé que yo no estaba en la lista y cuando Diane Evans se enteró me envió la invitación.

MARIA: ¿O sea que Max no sabe nada?

Liz la mira seriamente y niega.

LIZ: Quizás sabe, quizás no. ¿Qué crees debo hacer?

Maria resopla, mientras piensa.

MARIA (sonriendo): Creo que sería maravilloso si te apareces en tu boda sin anunciarte. Y yo quiero estar en primera fila para presenciar su reacción.

Ambas se ríen.

LIZ: Eres malvada. En serio, ¿crees que debo ir?

Maria se levanta del box y camina hacia su amiga.

MARIA: Creo que esa decisión debes tomarla tú sola. (Llega al box y se acomoda en una de las sillas altas) Y también creo que si has viajado todos estos kilómetros para volver Roswell, es porque ya tienes la decisión tomada.

Liz asiente y baja la vista hacia la cerveza. Empieza nuevamente a raspar la etiqueta con sus uñas.

LIZ: No lo he visto en años, Maria. Todo lo que siento ya debería haberse esfumado de mi cuerpo. (Levanta la vista y mira fijamente a su amiga) ¿Pero como puedo olvidar a alguien como Max Evans?

Termina la escena y cortamos a:

Noche - Habitación de Hotel.

Estamos en la habitación de Isabel en el Hotel W. Max y Michael están vestidos igual que los vimos en la escena del bar, pero se los ve cansados. Max se encuentra sentado en la silla junto a la mesa cerca de la ventana, cuyas cortinas están corridas. Michael está parado en medio de la habitación, con su espalda hacia la puerta de entrada, y junto a la puerta del baño.

La última se abre y sale Isabel del baño, vestida con un conjunto pijama de seda color crema. Se sobresalta al ver a Michael parado junto a la puerta del baño, mirándola seriamente.

ISABEL: ¿Te vas a quedar allí parado toda la noche?

MICHAEL (se encoge de hombros): Tú fuiste la que nos llamaste gritando y llorando desesperada.

Isabel cierra la camisa de su piyama sobre su cuerpo y camina hacia la cama. Se sienta sobre ella, colocando sus pies sobre sus piernas.

MAX (preocupado): Isabel, sólo queremos asegurarnos que estés bien.

ISABEL (visiblemente alterada): ¡Claro que no estoy bien, Max! ¡Algo se me apreció de la nada!

MAX: ¿Algo?

MICHAEL: ¿Puedes ser más específica? Hace años que no hemos tenido ningún contacto con alguien de nuestra raza que no sea Nasedo. Y él nos sigue mandando esos reportes de (hace los gestos de comillas con los dedos) "sin novedades" desde el FBI.

MAX: Isabel, (inclina el cuerpo apoyando los brazos sobre sus piernas) tienes que explicarnos exactamente qué te pasó.

Isabel mira a Michael y Max y cierra los ojos, suspirando. Se lleva las manos a los botones de su pijama y empieza a desabrocharlos.

MICHAEL: ¡Oh, por favor, detente!

Isabel abre los ojos para mirar a Michael exasperada, mientras éste se da vuelta.

ISABEL: ¡¿Qué piensas?! ¡No estoy desnuda debajo de esto!

Isabel se levanta de la cama y termina de desabrocharse los botones. Michael vuelve su cuerpo para mirarla y Max también se para de la silla. Isabel se quita la camisa del pijama; debajo de éste lleva un corpiño deportivo color violeta. Tuerce el brazo izquierdo y lo extiende delante de ella, para que los hombres puedan ver la marca de la palma color plateado, brillando en su cuerpo.

Max y Michael se acercan rápidamente a ella, con los ojos clavados en la marca.

MAX: ¿Qué es eso?

MICHAEL: ¿Te duele?

ISABEL (negando): No me dolió, pero sí me asustó mucho.

MICHAEL (levanta la vista): ¿Crees que sea un mensaje?

Max también mira a Isabel a los ojos, expectante de una respuesta.

ISABEL: No lo sé. (Hace una pausa) Podría ser una advertencia… o una amenaza. (Toma su celular de encima de la cama y lo desbloquea) Apenas entré a la habitación encontré este mensaje de Alex en mi celular. (Le muestra la pantalla a los dos) Quise llamarlo pero me da inmediato el buzón, ya debe haber partido a Siria. (Mira seriamente a los hombres) Alex sabe que no debe enviarme esto si no es cuestión de vida o muerte. (Respira hondo) Tengo un presentimiento que todo está conectado.

Michael y Max se miran seriamente.

MAX: ¿Qué crees que debamos hacer?

MICHAEL: Debemos llamar a Nasedo inmediatamente. Él seguro tendrá explicaciones para todo esto, siempre las ha tenido.

Max asiente, pensando.

MAX: Nasedo avisó ayer que por temas de fuerza mayor no podía venir a la boda. Ahora creo que todo está conectado.

ISABEL: ¿Debemos decirle a Tess?

MAX: No. Esperemos a hablar con Nadeso apenas podamos y que nos dé su opinión. Apenas tengamos alguna información más clara se la daremos. Ya bastante tiene en su cabeza con la fiesta.

Michael pone los ojos en blanco e Isabel ahoga una risa.

Termina la escena y cortamos a:

Día - Iglesia.

El día está soleado y con buena temperatura; vemos bastantes personas vestidas para una boda con trajes o vestidos ligeros, en tonos pasteles o claros. La iglesia es bastante grande, de madera blanca, con una escalinata llevando hacia la entrada. Se encuentra ubicada en una zona residencial que parece tranquila; frente hay una gran plaza con árboles, bancos y juegos para niños.

Las personas caminan alegremente hacia la iglesia, hablando entre ellas.

Liz y sus padres se acercan a la iglesia caminando; ella lleva puesto el siguiente vestido. Antes de cruzar la calle que los lleva a la vereda de la iglesia, Liz se detiene, dubitante.

LIZ: Ustedes vayan entrando, creo que iré a dar una vuelta primero.

Sus padres se detienen a unos pasos delante de ella y se dan vuelta para mirarla, sorpendidos.

NANCY: ¿Te encuentras bien, cariño?

LIZ (asiente): Sí, sólo necesito unos minutos, es todo.

Su madre la observa unos segundos, pensando.

NANCY: Claro. (Se acerca a su hija y la abraza fuertemente) ¿Quieres que te guardemos un lugar?

LIZ: No hace falta, si no los encuentro los veré en la recepción.

JEFF: ¿Estás segura?

Liz estira su brazo derecho para apretar la mano de su padre.

LIZ (sonríe débilmente): En serio. Los veré luego.

NANCY: Cualquier cosa nos llamas.

Liz asiente y sus padres se alejan hacia la iglesia. Liz mira fijamente el edificio y cierra los ojos, con una clara expresión de tristeza. Suspira fuerte, aprieta su cartera tipo sobre en sus manos y cruza la calle hacia la plaza, alejándose de la gente.

Termina la escena y cortamos a:

Día - Habitación.

Estamos dentro de una casa que parece ser la de Tess y Nasedo. En la habitación vemos a Tess; lleva un vestido de novia blanco con una corona de flores del mismo color en la cabeza. Lleva el pelo suelto en bucles y mucho más largo de lo que hemos visto anteriormente. Tess se mira en el gran espejo de pie y pasa las manos por la tela de su vestido. Inspira y expira. Sonríe.

La puerta se abre e Isabel ingresa a la habitación, con dos copas de champagne, una en cada mano. Lleva un vestido Alexander McQueen negro con dibujos de flores en blanco, y zapatos de gran taco también negros.

ISABEL: Creo que necesitas esto. (Se acerca a Tess y le entrega una de las copas) Después de todo te estás casando con mi hermano.

Tess se ríe y ambas chocan sus copas. Isabel la observa.

ISABEL: Ese vestido es hermoso, Tess. (Toma de su champagne) Ni que te estuvieras casando con un rey.

Tess toma de su bebida también mientras le echa una mirada feroz.

TESS (reporchándola): Isabel…

Isabel camina hacia la cama y se sienta en ella.

ISABEL: Está bien, está bien, me comportaré. (Vacía su copa y sonríe) Sólo por hoy.

Tess se ríe y vuelve a mirarse en el espejo.

TESS: No puedo creer que finalmente este día haya llegado.

ISABEL: Has soñado con casarte con Max toda tu vida, ¿cierto?

Tess asiente y se da vuelta hacia Isabel, para mirarla mientras hablan.

ISABEL: Es para lo que te ha preparado Nasedo.

TESS: No es sólo eso. Lo amo. (Hace una pausa) Y él me ama a mí.

Isabel la mira con los ojos entrecerrados, mientras piensa. Parece que va a decir algo pero luego cambia de parecer.

TESS: Pero aún así estoy muy nerviosa, Izzy.

ISABEL: ¿Por qué?

TESS: No puedo creer que Nasedo no vaya a venir. Hemos planificado esta boda durante meses, hablamos miles de veces por teléfono sobre la fecha, ¡y de repente no puede venir!

ISABEL: Estoy segura que tiene sus razones. Buenas razones.

TESS (triste): Fuera de ustedes, es toda la familia que tengo.

Isabel se levanta y camina hacia Tess.

ISABEL: Tú sabes que está arriesgando su vida infiltrándose en el FBI. (Toma las manos de Tess) Estoy segura que lo que sea que haya surgido y le impida asistir a tu boda, es para protegernos a nosotros.

TESS: ¿De verdad lo crees?

ISABEL (le sonríe y estrecha sus manos): Lo sé.

Tess también sonríe.

ISABEL: ¿Quién te va a acompañar hacia el altar?

Tess suelta las manos de Isabel y vuelve a mirarse en el espejo.

TESS (triste): No lo sé… Nunca pensé en un plan B.

Isabel aprieta los hombros de Tess, brindándole apoyo.

ISABEL: Le preguntaré a mi padre, seguro estará dichoso de hacerlo.

Tess la mira a través del espejo y le sonríe.

TESS: Gracias. (Levanta sus manos para colocarlas sobre las de Isabel) Sé que nunca hemos sido muy cercanas, pero te considero mi hermana, Isabel.

ISABEL (con una sonrisa forzada): Yo también te considero mi hermana.

Termina la escena y cortamos a:

Día - Iglesia.

Estamos dentro de la iglesia. Las personas lentamente están ingresando al edificio y se van acomodando en los distintos asientos. Maria está sentada en una de las filas más cercanas al atrio. Lleva puesto un vestido largo color salmón, y el pelo atado en un rodete. Mira el reloj dorado en su pulsera y se levanta, pidiendo disculpas a una pareja que está sentada junto a ella. Sale de la fila de bancos y se aleja hacia la zona de la entrada de la iglesia. Camina hacia una mujer vestida con traje y que lleva un audífono en la oreja; parece ser la "wedding planner".

MARIA: Disculpe, ¿dónde están los baños?

La mujer señala un marco que se abre en la pared de piedra oscura y lleva hacia una escalera hacia abajo.

MARIA: ¿En serio? ¿El baño está en el subsuelo?

La mujer se encoge de hombros.

MUJER: Es eso o esperar hasta la recepción.

Maria mueve su pierna izquierda impaciente mientras mira la escalera.

MARIA: Demonios.

Se aleja hacia donde había señalado la mujer y baja por la escalera, tomándose de la baranda para no tropezarse con sus tacos.

Cortamos a:

Día - Baño.

Música: "Poison & wine", The Civil Wars.

Estamos en el baño de la iglesia, que se encuentra en el sótano. El mismo es bastante amplio y posee tres cubículos, así como la misma cantidad de lavabos. Una ventana rectangular en lo más alto de la pared deja entrar luz natural, a la vez que se ilumina con luz artificial.

La puerta se abre y Maria entra al baño.

MARIA (indignada): ¿Quién diablos pone un baño en un sótano?

Camina hacia el último lavabo y deja su cartera sobre el mismo, mientras se observa en el espejo y se acomoda un mechón de pelo que se ha escapado de su rodete.

La puerta se vuelve a abrir; Maria no se inmuta y sigue acomodándose su peinado. Escuchamos a:

MICHAEL: Hola.

Maria reconoce la voz y rápidamente da vuelta el cuerpo hacia la izquierda para mirar. Ve a Michael vestido de traje; lleva una chaqueta azul y camisa y pantalones blancos. Se ha peinado el pelo hacia el costado y unos anteojos Ray-Ban de marco negro cuelgan del bolsillo de su chaqueta.

Michael observa a Maria de cuerpo completo.

MICHAEL: Te ves hermosa.

Maria traga saliva y lo mira fijamente, sin emitir palabra. Michael sonríe y se acerca tres pasos hacia ella.

MICHAEL: ¿No vas a decir nada?

Maria toma su cartera del lavabo y la levanta delante de su cuerpo, generando distancia entre ella y Michael.

MARIA: Yo- (se detiene, buscando las palabras) No nos hemos visto en años.

MICHAEL: Lo sé. (Da un paso más hacia Maria, ella baja la cabeza para no mirarlo al rostro). Maria-

Maria levanta su cartera hacia el pecho de Michael y lo golpea con ella, mientras levanta la vista para mirarlo fríamente y detener lo que va a decir.

De repente, se escucha el sonido de una gigantesca explosión fuera de la iglesia. Las luces parpadean y la habitación se mueve. Maria trastabilla y Michael la toma en brazos para que no caiga al suelo. Las luces se apagan del todo y polvo cae del techo, donde han aparecido unas rajaduras. La habitación se sigue moviendo y las puertas de los cubículos se abren y cierran con fuerza; una cae al suelo.

El movimiento se detiene y Michael y Maria, cubiertos de polvo, se miran asustados. La poca luz que entra en la habitación se da gracias a la ventana rectangular.

MARIA: ¿Qué demonios ha sido eso?

Termina la escena y cortamos a:

Día - Plaza.

Música: "Starlight", Jai Wolf (feat. Mr. Gabriel)

Vemos a Liz caminar entre los árboles de la plaza frente a la iglesia. Parece ser inmediatamente luego que ha dejado a sus padres. Camina lentamente mientras mira las hojas verdes. Se detiene junto a uno de los árboles que tiene un gran tronco y apoya su cuerpo contra él. Cierra los ojos e inspira.

LIZ (VO): Hoy es el día. El día más temido de mi vida. El día en el que compruebo, una vez por todas, que todo lo que Max me ha dicho, es una mentira.

Liz abre los ojos y se sorprende de algo frente a ella.

La cámara muestra a Max con un traje negro y una rosa blanca en el ojal, que combina con la corona de flores que llevaba Tess. Max se encuentra a unos metros de Liz y la mira sorprendido, con las manos dentro de los bolsillos de su pantalón. Los sonidos de la escena se cortan y sólo escuchamos la respiración de Liz, que inspira fuerte y la música.

LIZ (suspirando): Max…

Max se acerca dos pasos hacia ella.

MAX (confundido): ¿Qué estás haciendo aquí?

LIZ: Tu madre me invitó.

MAX: Yo- (detiene su discurso y camina un paso más hacia Liz) No quería invitarte.

Liz se despega del tronco del árbol y acomoda su vestido.

LIZ (enojada): Es bueno verte a ti también.

Camina hacia Max y roza su brazo, mientras se decide a alejarse. Max la toma fuerte del brazo izquierdo, no dejándola escapar.

MAX: Eso no es lo que quería decir.

Liz levanta el rostro y se encuentra con la mirada de Max. Ambos están con el cuerpo pegados, mirándose a los ojos.

LIZ: ¿Qué querías decir?

MAX: Que… que yo- (se detiene, respira hondo y suelta a Liz. Se aleja de ella dos pasos) No puedo creer que estés aquí.

LIZ (enojada): No puedo creer que te estés casando con ella.

Max mira a Liz unos segundos a los ojos. En su rostro vemos tristeza.

MAX: Tú sabes por qué me estoy casando con Tess…

LIZ: ¿Porque es tu (levanta las manos y hace una seña de comillas con sus manos) "destino"? ¿Porque eres un rey?

Max la mira fijo y no responde. Liz comienza a agitarse.

LIZ: Han pasado años, Max, (haciendo énfasis en las palabras) y nada ha pasado.

MAX: ¿Qué querías que hiciera? Tú te fuiste.

LIZ (enojada): ¡Deberías haberme seguido! Sí, me fui, pero eso fue sólo porque se suponía que tenías este gran destino alien que seguir (Max se acerca a ella con la mano derecha en su boca, indicando que baje la voz). Y los años pasaron y pasaron, ¡y nada pasó! (Se le empiezan a llenar los ojos de lágrimas) Esperé y esperé.

Max estira su brazo para tomar la mano de Liz pero ella se rehúsa.

MAX. Yo… lo siento. No sé qué más decir.

LIZ (empieza a llorar): ¿Por qué no viniste por mí? Si ninguna nave alien iba a venir a rescatarlos, si no tenías que cumplir tu destino con Tess, ¿por qué no viniste por mí?

Max busca las palabras pero nada sale. De repente se empieza a levantar un fuerte viento en la plaza. Las hojas en el suelo comienzan a volar. Se empieza a escuchar el sonido de una turbina a lo lejos, que lentamente se va acercando. Max se acerca a Liz por instinto y la toma en sus brazos. El sonido de la turbina está cada vez más cerca hasta que vemos un elemento gris grande en el cielo, acercándose a toda velocidad.

Max tapa a Liz con su cuerpo y ambos caen al pasto cuando el elemento pasa a unos metros de ellos y se estrella en una casa a una cuadra de la escena. Escuchamos y vemos una gran explosión. La ola expansiva mueve los árboles y todos los elementos en la plaza.

Las luces y alarmas de los autos de la zona se prenden.

Max y Liz se miran asustados.

La imagen se funde a negro. Vemos en la pantalla "Roswell".

Termina el capítulo.