Los personajes de esta historia no me pertenecen, pertenecen a su creador Masashi Kishimoto.

La historia sí es inventada por mí y todo parecido con alguna otra es mera casualidad.

¡Espero que os guste!

PAPÁ CUIDARÁ DE TÍ

Prólogo

Una pareja viajaba a duras penas a través del bosque. La pelirrosa, muy agotada, sujetaba su vientre de unos ocho meses de embarazo mientras que el pelinegro que la acompañaba la ayudaba a avanzar sujetando su otra mano.

"Sasuke-kun, no puedo más, tenemos que parar aquí"

El pelinegro seguía avanzando, su reciente mujer y antigua compañera de equipo llevaba algo más de seis horas de parto y peor aún, caminando. Estaba seguro de que no le quedaba mucho chakra para aguantar más.

"Aguanta un poco más, pronto llegaremos a uno de los escondites de Orochimaru, está cerca."

"¿Un escondite de Orochimaru? ¿Es seguro allí?

"Mejor allí que en medio del bosque, vamos"

Aunque Sasuke no demostrará mucho tacto en tal situación, estaba profundamente preocupado por ella y su bebé.

Unos minutos más tarde, el escondite se hizo visible a la distancia. Sakura finalmente cayó al suelo, agotada, y Sasuke tuvo que cogerla con su único brazo para llevarla hasta el interior del escondite.

Al entrar, Sasuke buscó rápidamente una habitación mientras aún llevaba a Sakura cargada en su brazo. Cuando entró en la habitación más cercana, dio gracias mentalmente por encontrar a alguien.

"¡Karin!"

Karin se encontraba muy concentrada leyendo unos papeles cuando la voz del pelinegro la sacó de sus pensamientos.

"¡Sa-Sasuke! ¿¡Que haces aquí!? ¡Ahora tienes prohibida la entrada!"

Karin se mostraba enfadada y planeaba interrogarle más hasta que vio a la pelirrosa en su brazo.

"¿Sakura? ¿¡Que está pasando!?"

"Está de parto, llevamos más de seis horas caminando y rompió aguas de camino. Necesito que la ayudes"

Karin estaba perpleja ante la situación, delante de ella estaba el hombre que una vez amó tanto que fue su obsesión, y en su brazo estaba la mujer que le salvó la vida de ese mismo hombre, quien estaba sudando y jadeando a más no poder.

"¡Karin! Te lo suplico, ¡Ayúdala!"

La voz de Sasuke la trajo de vuelta y en seguida soltó los papeles que tenía en sus manos y despejó una mesa para que Sasuke pudiera tumbar a la pelirrosa.

"Sasuke, necesito que busques en las demás habitaciones un barreño, lo llenes de agua tibia, y muchas muchas toallas. ¡Rápido!"

Cuando el pelinegro salió corriendo de la habitación, Karin se dirigió a Sakura. Puso la mano en su frente, estaba ardiendo. Viéndola sufrir de esa manera decidió hablar con ella para tranquilizarla.

"Sabes, jamás pensé que Sasuke suplicaría nada por nadie. Se ve que te quiere y adora mucho, bueno, a su manera. No te preocupes, por los tres, te ayudaré a que tengas a tu bebé lo más seguro posible"

Sakura abrió los ojos débilmente mientras jadeaba, y con las pocas fuerzas que tenía, agarró la mano de Karin, quien se sorprendió.

"Karin-san… por favor, haz que mi bebé nazca sano, no dejes que le pase nada a mi pequeña Sarada, aunque tengas que sacrificar mi vida…"

"¿¡Qué dices!? ¡No seas boba! Vas a estar bien, tú y tú bebé, ahora voy a comprobar como vas ahí abajo y cuando llegue Sasuke con las cosas podremos empezar.

Sakura le sonrió débilmente mientras cerraba los ojos.

"Sé que no voy a poder aguantar, es muy tarde, me queda poco chakra y todo el sobre esfuerzo que estoy haciendo es para que mi pequeña Sarada pueda nacer…"

Karin la miraba con tristeza, ella misma notaba que el chakra de la pelirrosa cada vez era más débil, incluso si le dejara morder su brazo, solo podría salvar una vida.

"Por favor, Karin. Sálvala a ella. Asegúrate de que Sasuke la cuide. Se que me odiará, pero no quiero que mi hija se quede sin madre y sin padre, será un buen padre a pesar de su carácter, confío en él..."

Sakura soltó una leve risa que fue interrumpida por un grito de dolor. Justó entró Sasuke con todo lo que Karin le había pedido.

"Bien, eso es todo lo que necesito. Sasuke, espera fuera, para ayudar a Sakura y al bebé necesito estar bien concentrada."

"No pienso moverme de aquí"

"¡No lo hagas más difícil!, Sakura está sufriendo y necesita toda mi concentración, ¿¡De verdad quieres verla así!?"

Sasuke tragó saliva y salió de la habitación sin decir nada. Karin fue corriendo al lado de Sakura y comprobó la dilatación.

"Bien Sakura, estás ya bastante dilatada, es el momento. Es el primer parto que asisto, pero he leído sobre ellos. Necesito que empujes con todas tus fuerzas si queremos salvar la vida de tu bebé."

Sakura asintió con las pocas fuerzas que tenía y empezó a empujar. Sasuke de mientras se encontraba fuera del escondite, con una mala sensación en el cuerpo. Sabía que todo el sufrimiento de Sakura era su culpa, tenían que haber parado en el bosque en su momento y haberla ayudado cuando aún tenía más fuerzas.

¿Qué cambiaría ahora?

¡Hola a todos! Yo soy Airin, escritora de esta nueva historia llamada "PAPÁ CUIDARÁ DE TÍ". Espero que os guste y os agradecería mucho si tenéis tiempo un comentario para saber si queréis que la continúe o no. ¡Muchas gracias!