Los personajes de esta historia no me pertenecen, pertenecen a su creador Masashi Kishimoto.

La historia sí es inventada por mí y todo parecido con alguna otra es mera casualidad.

¡Espero que os guste!

PAPÁ CUIDARÁ DE TÍ

Capítulo 1

Unos cuantos minutos más tarde en aquella habitación, una pequeña bebé pelinegra llamada Sarada nació.

Karin la sostuvo con mucha delicadeza mientras la criatura aun se encontraba unida a su madre por el cordón umbilical. Mientras observaba a la pequeña bebé que no dejaba de llorar, no pudo evitar sentir un especial cariño por ella.

A pesar de estar cubierta de sangre, le veía hermosa. Cuando cortó el cordón umbilical con las tijeras, dirigió su mirada a Sakura. La pelirrosa aun yacía tumbada en aquella mesa, pero ya sin vida.

Karin no pudo evitar soltar unas lágrimas mientras acercaba a la pequeña al cuerpo inerte de su madre. Cuando la dejó sobre el pecho de Sakura, pudo ver como Sarada dejaba lentamente de llorar y se aferraba a su madre agarrando a la vez unos mechones de su pelo.

La escena era realmente triste a la vez que hermosa, una bebé aferrada al confortador cuerpo de su madre sin saber que poco a poco ese calor que le proporcionaba se iría apagando...

Karin dejó unos segundos más para que madre e hija pudieran despedirse. Todo esto era demasiado para ella también, en el rostro de Sakura se podía distinguir una pequeña sonrisa y unas lágrimas secas... Murió sonriendo y llorando a la vez.

Todo eso lo hacia más duro. Decidió que ya era momento de coger a la pequeña Sarada e intentó separarla del cuerpo de su madre. Pero la pequeña resistía con la poca fuerza que tenía, e inmediatamente empezó a llorar de nuevo mientras que aún no soltaba los mechones de su madre.

A Karin toda esta escena le partía el corazón, pero no podía dejar que la pequeña estuviera con el cuerpo sin vida de su madre. Viendo a Sarada no soltar los mechones de Sakura, le hizo pensar en lo fuerte que es el vinculo entre un hijo y una madre. A pesar que uno de los dos no siga vivo, el vinculo sigue entre ellos, y es irreemplazable.

Contemplando la situación, se le ocurrió una idea que quizás podría funcionar. Cogió las tijeras anteriormente utilizadas para cortar el cordón umbilical y cortó el mechón de pelo que Sarada tenía agarrado. Entonces, lo ató con una pequeña cinta roja y como resultado final pudo sostener completamente a Sarada mientras esta mantenía en su manita ese mechón pelirrosa atado por la cinta.

Pero si Karin pensó que esto fue lo más duro del día, estaba muy equivocada, pues ahora tenía que darle la noticia a Sasuke.

"Sakura, tú me lo pediste y así lo hice, Sarada está a salvo. Pero, ¿Cómo esperas que le diga esto a Sasuke sin que me mate?"

¡Hola a todos! Yo soy Airin, escritora de esta historia llamada "PAPÁ CUIDARÁ DE TÍ". Gracias por los reviews, espero que os esté gustando. Sé que este es un capítulo corto pero quería acabarlo así, en el siguiente veremos como Karin le da la noticia a Sasuke. ¡Nos vemos!