Nota Inicial:

Esta historia no pretende ser canónica ni sus personajes tendrán exactamente la misma personalidad que en la serie original, habrá similitudes con el manga, anime y las Rebuild, pero más que nada, muchas diferencias.

Mantenemos los colores en los diálogos:

Shinji (Violeta)/Asuka (Rojo)/Yui (Verde Claro)/Mari (Rosa)/Misato (Marrón)/Gendo (Naranja)/Fuyutsuki (Verde Oscuro)/Naoko (Bordo)

Solo una breve nota sobre los diálogos, cuando estos estén en cursiva es porque quien los menciona no se encuentra físicamente en el mismo lugar que sus interlocutores, sino que se los escucha a través de parlantes o monitores.


Descargo de Responsabilidad:

Evangelion, sus personajes y entorno son propiedad de Hideaki Anno y Gainax. Toda marca, serie, película o juego que se mencione en este fic es propiedad de sus dueños o creadores. Yo solo soy responsable de la forma en la que desarrollan los hechos en esta historia. Al igual que muchos de los que publican aquí no cuento con su consentimiento (No me lo van a creer pero Anno por fin me respondió, parece que los insultos diarios surtieron efecto, hasta se tomó el trabajo de hacerlo a mano, lamentablemente no tengo la más pálida idea de cuál es su respuesta porque me escribió en japones y como ya lo sabrán no conozco el idioma T.T).


The Last Rebuild

Primer Arco: Infancia Dura

Capítulo XII: Transición

Había pasado más de un mes desde el cumpleaños de Shinji y la alegría estaba siendo reemplazada por la tristeza. Esto se debía a que el 19 de julio se conmemoraría el primer aniversario de la muerte de Kyoko. Una semana antes de la fecha, se podía apreciar que la niña ya mostraba señales de estar deprimida, a pesar de los esfuerzos de su novio por animarla. El aniversario fue muy duro para Asuka, le hubiera gustado poder ir a dejarle unas flores a la tumba de su madre pero eso era imposible.

Durante ese día, los niños no hicieron ningún tipo de actividad, se lo pasaron recostados en la cama o en una de las reposeras, para al menos, tomar un poco de aire fresco y no estar encerrados. Asuka simplemente se abrazaba a Shinji, apoyando la cabeza sobre el pecho de su novio, donde el latido de su corazón le transmitía tranquilidad, tratando de no pensar demasiado en su madre. Mientras que él, trataba de reconfortarla y consolarla cuando ella se desahogaba, dejando fluir sus lágrimas en silencio.

Shinji había asumido que era bueno para su novia expresarse de esa manera, dejar que el dolor saliera y no se lo guardara para sí misma. Por eso no intentó distraerla, sino que se mantuvo firme a su lado. Al niño también lo afectó el recuerdo de Kyoko y a veces se permitía llorar junto a ella. Ese día apenas comieron y durante la noche, durmieron en el cuarto de Mari, quien los abrazó para reconfortarlos hasta que se quedaron dormidos.


El jueves fue bastante similar al martes pasado, aunque al menos Shinji trató de incitar a su novia para que realizara alguna actividad. Practicaron un poco las escalas en sus instrumentos y se distendieron la mayor parte del día con el juego de luchas que Misato le había regalado al niño. Esto animó un poco más a Asuka, que practicar con su Violín, pero no festejó sus aplastantes victorias como normalmente lo haría, vanagloriándose de sus habilidades y regañando a su novio por su debilidad. La única victoria que realmente celebró como de costumbre, fue un rato antes de la cena, contra Mari mientras su novio preparaba la comida.

Con el correr de los días, poco a poco volvieron a sus rutinas y sus ánimos volvieron a ser los mismos de siempre.


El viernes de la semana siguiente, Mari descubrió algo inquietante cuando se dirigía a la oficina de Gendo para entregarle un informe del avance de la Unidad 00. Llegando a la puerta de la oficina del Comandante, la de lentes vio que él hacía lo mismo y estaba acompañado por un niño. Al acercarse, se percató de que en realidad se trataba de una niña con el cabello corto en un tono azul claro, como si estuviera perdiendo pigmentación, de piel muy pálida y ojos rojos muy intensos. Al estar frente a frente con su superior y su acompañante, notó que esta tenía un enorme parecido con Yui.

–Buenas tardes Gendo, tengo los informes del progreso con la Unidad 00. –saludó Mari, mirando de reojo a la niña.

–Gracias los estudiaré más tarde. –indicó el hombre en un tono algo seco.

–¡Hola pequeña! Mi nombre es Mari. –se dirigió a la infante– ¿Cómo te llamas?

Fue la forma en la que se presentó, mientras se agachaba para estar a la altura de la pequeña y sonriéndole con su habitual simpatía. La niña la miró con una expresión que no parecía denotar ningún tipo de emoción, y sin expresar ni una sola palabra. Gendo respondió en su lugar:

–Ella es la Primer Elegida, será la piloto de la Unidad 00 si logramos terminarla. Tal vez, también de la Unidad 01, su nombre es Rei Ayanami. –mencionó abriendo la puerta de su oficina– Espérame adentro por favor. –le indicó a la niña.

Rei obedeció ingresando en la oficina, posteriormente, Gendo cerró la puerta detrás de la pequeña. La joven se sorprendió al escuchar el nombre Rei, recordaba muy bien que ese era el nombre que Yui había elegido si en lugar de tener a Shinji hubiese tenido una niña.

–¡Oh! –exclamó Mari sorprendida– ¿Cuándo la seleccionaron?

–Hoy. –indicó él secamente.

–Noto un gran parecido con Yui y Shinji, tal vez sean parientes. ¿Quiénes son sus padres?

–No los tiene, la creamos. –dijo el hombre sin inmutarse y en tono frío.

–¡¿Cómo?! ¿Por qué? ¿Para qué? –cuestionó Mari muy sorprendida.

–Fue un intento por rescatar a Yui, pero fracasamos, ahora es solo un clon de ella. La idea fue recrear su cuerpo y luego intentar extraer su conciencia de la Unidad 01 para unirlas. Pero el proceso de crecimiento acelerado se interrumpió, provocando que el contenedor se abriera expulsando su cuerpo. –narró Gendo– Nos sorprendimos al ver que estaba viva, se suponía que solo era un cascarón vacío. Al realizarle pruebas de rutina para conocer su salud, determinamos que tiene potencial para ser piloto, ya que comparte los genes de Yui.

–¡Intentaste otro rescate! ¿Por qué no me lo informaste? ¡Pude haber colaborado! –increpó la ojiturquesa algo molesta y sorprendida.

–Primero queríamos tener un cuerpo, ya que ese fue el mayor problema que enfrentamos, cuando intentamos rescatarla anteriormente. Además, esto está fuera del conocimiento del consejo. –informó el trigueño– Se suponía que crearíamos un piloto, usando los avances del Departamento de Evolución Artificial, de esta forma, no estaríamos arriesgando a un inocente. Si no que sería un ser superior en todos los aspectos, estado físico, intelecto, libre de emociones y completamente obediente.

Gendo hizo una pausa, dudando sobre lo que podía decir y lo que no. Lo más seguro para todos, era no revelar que el piloto que GEHIRN había decidido crear y asignar como el primer elegido, era un híbrido entre humanos y mensajeros.

–Nosotros tomamos la muestra que el consejo nos proporcionó y la reemplazamos por una de Yui. Cuanta menos gente tuviera conocimiento mejor. –concluyó su explicación el hombre, considerando que con eso era suficiente.

Mari se quedó un momento sin habla. Era mucha información para procesar. Esto le podría haber ayudado a Yui y Kyoko a solucionar el problema del alma del Eva. Tal vez incluso evitar su sacrificio.

–Veo –dijo la quinceañera tratando de calmarse y ocultar sus sentimientos encontrados– ¿Qué pasará con ella? ¿Dónde se quedará?

–Se quedará aquí con nosotros. Es la primera en su tipo, no correremos riesgos. Además, aún debemos estudiarla para determinar qué salió mal y porque no pudimos completar su desarrollo como estaba planeado. –indicó Gendo– Nos puede brindar datos importantes para otro intento. También nos permitirá controlar su evolución y monitorear su salud.

–Si necesitas algo avísame. Tal vez pueda traer a los niños para que la conozcan. –ofreció Mari.

–Te avisaré si logramos reunir información para crear otro cuerpo y cuando esté listo. Por ahora, olvida todo sobre su origen y no les digas nada a los niños. No me gustaría que algo le pase a Rei y eso los afecte. –señaló el trigueño.

–Entiendo, tienes razón. –concordó la ojiturquesa– Espero que todo salga bien. Bueno será mejor que me retire, los niños deben estar esperándome para cenar.

–Adelante y gracias por cuidarlos. Nos veremos el lunes.

Con eso, la de lentes se marchó, con una gran incertidumbre. Dudaba que Gendo le hubiera dicho toda la verdad sobre Rei, tendría que investigar cuidadosamente para descubrir que estaba ocultando.


Un mes y medio después de que la quinceañera conociera a Rei, ya en septiembre, precisamente el lunes 12, llegó el aniversario de Yui. Los niños lo sobrellevaron prácticamente de la misma manera que el de Kyoko. Pero esta vez, los dos sufrieron casi por igual, después de todo, la niña había perdido a quien ella consideró como una segunda madre. A pesar de ello, Asuka se esforzó por consolar a su novio y trataba de animarlo. Una gran diferencia, fue que Mari se había tomado la mañana libre para poder llevarlos a visitar la tumba de Yui. Además, ya desde la noche anterior los niños habían dormido con la joven.

En el cementerio la ojiturquesa y los pequeños se encontraron con Gendo. Los infantes habían llevado un pequeño ramo de flores cada uno, los cuales pusieron en los floreros que se encontraban a los lados de la lápida. Shinji la limpió minuciosa y cariñosamente con ayuda de su novia. El padre del niño, solo los acompañó en silencio, prácticamente sin hablar con ellos, solo los había abrazado al llegar, acto que repitió como despedida al retirarse.

Lamentablemente, los miembros de la familia ensamblada no pudieron ir al Geo-Front. A los niños les hubiera gustado hablar con Yui a través del Eva, pero Gendo no lo autorizó y Mari estuvo de acuerdo con él, aunque por diferentes motivos, el hombre no lo consideró apropiado, mientras que la de lentes tenía miedo de que el volver a ese lugar y se reavivaran los trágicos recuerdos de esos horribles días en los pequeños.

Después de dejar a los niños en la casa y pasar un rato con ellos, Mari tuvo que ir a trabajar, aunque no se sentía nada bien con eso. En esta ocasión, la mayor parte del día, Asuka y Shinji la pasaron en la habitación que una vez fue de Yui, después de todo, sentían que era lo más cerca que podían estar de ella.


El miércoles, por insistencia de Shinji practicaron con sus instrumentos. El morocho convenció a su novia diciendo que era algo que sus madres querrían para ellos, y a medida que progresaban en sus habilidades lo encontraban relajante además de gratificante. Al principio, haber tenido que practicar incansablemente las escalas, estuvo cerca de provocar que dejaran de intentarlo. Pero por suerte, el orgullo y la determinación de Asuka lo impidió, gracias a ello, ahora eran capaces de interpretar algunas melodías.

Una semana después, Mari les informó a Asuka y Shinji que GEHIRN ya no sería solo en una organización científica, sino que además tendría carácter militar para garantizar el futuro de la humanidad. Según lo que decidió el Consejo Superior junto con el consentimiento de la ONU, y a partir de ahora pasaría a llamarse NERV. También les dio la noticia de que había sido ascendida a jefa global del Proyecto E.


Tres semanas antes de que se cumpla el tercer aniversario de la muerte de Kyoko, el Consejo Superior de NERV decide que Asuka debe volver a Alemania para comenzar con su entrenamiento de piloto. Gendo está de acuerdo y Mari es la encargada de comunicarle la noticia. Los niños ya tenían 8 años de edad y la pelirroja estaba en condiciones de ingresar a la universidad, mientras que Shinji, ya había comenzado sus estudios de nivel secundario.

La ojiturquesa también estaba por ser transferida a Alemania, para ocuparse de la Unidad 02. Ya había entrenado a la hija de Naoko, Ritsuko Akagi quien se graduó recientemente para encargarse de las Unidades 00 y 01. El padre del niño, había dado su consentimiento para que Mari lo llevara con ella. Sin embargo, su partida sería dos semanas luego de la de Asuka debido a los trámites de residencia necesarios para que se establecieran en Alemania y que debía realizar una prueba con Rei, y así, corroborar si es compatible con la Unidad 00.

–Entonces. –dijo Gendo con las manos entrelazadas, apoyando la zona superior de sus labios a sus dedos, cubriendo así su boca– ¿Está todo listo para que la Unidad 00 funcione correctamente sin que algo semejante a lo de Kyoko o Yui vuelva a pasar?

–Sí, he completado la modificación del núcleo de la Unidad 00. Por lo que logré descubrir, los Evas requieren de un alma para poder sincronizar con el piloto, como tú y la doctora Naoko sospechaban. –afirmó Mari sin decir que lo había descubierto en las notas de su senpai y ella se lo terminó confesando– La sangre peculiar de Rei junto con la mía, ha logrado producir un alma artificial, fue un proceso largo, pero lo hemos conseguido.

–¿Podemos proceder a realizar una prueba con Rei y la Unidad 00?

–Sí, –afirmó la de coletas– la programaré para después de la partida de Asuka.

–Muy bien, confío en que todo saldrá bien, pero dado que te irás pronto, la prueba estará a cargo de Ritsuko, tú la asistirás.

–Estoy de acuerdo.

–Puedes retirarte. –señaló el hombre.

Mari se retiró y de camino a casa, pensaba en la mejor forma de darle la noticia a los niños. No sería fácil y ya podía ver sus caras de tristeza ante la idea de separarse, aunque fueran solo por unos días. Pero no había nada que hacer al respecto, sabían que este día llegaría.


–¡Tadaima! –saludó la ojiturquesa atravesando el umbral.

–¡Okaeri! –respondieron los niños en conjunto.

–Niños vengan por favor, tenemos que hablar. –solicitó Mari sentándose en el sofá e invitándolos a que hicieran lo mismo.

–¿Paso algo? –preguntó Asuka algo preocupada al ver la cara de su tutora.

Al notarlo, el novio de la pelirroja también se preocupó y sujetó su mano con fuerza.

–Sí, pero no es nada grave, creo que te gustará. –le respondió la joven con una sonrisa que junto a las palabras los tranquilizó.

–¿De qué se trata? –consultó Shinji con algo de ansiedad interrumpiendo antes de que pueda seguir.

–¡Iremos a vivir a Alemania! –anunció la de lentes– A la casa de Asuka, para que ella inicie su entrenamiento como piloto de Eva.

–¡¿De verdad?! –exclamó la niña con los ojos llenos de ilusión por poder volver a su tierra natal y su viejo hogar.

A Shinji, en cambio, no le cayó muy bien la noticia. Si bien, estaba feliz porque Asuka volviera a su tierra natal y a su hogar, además por la posibilidad de que en ese mismo año podrían visitar la tumba de Kyoko para su tercer aniversario. Pero no le agradaba la idea de que su novia, tendría que volver a subir a un Eva. Después de lo que pasó con su madre, el morocho ya no les tenía ninguna confianza. Mientras tanto, Mari estaba satisfecha con sus reacciones, ahora solo le faltaba darles la mala noticia y esperaba que la emoción inicial, amortiguara los contras.

–Pero, lamentablemente no podremos ir todos juntos. Yo he sido transferida a Alemania, sin embargo, aún debo atender algunos asuntos antes de partir.

–¿Iremos nosotros solos primero? –consultó la pelirroja interrumpiendo.

Mari dio un profundo suspiro, para luego tomar aire mientras juntaba valor antes de seguir explicando:

–Lamentablemente, tendrás que ir tú sola primero Asuka. Los superiores quieren iniciar con las pruebas cuanto antes y no me necesitan para algunas de ellas. Por eso no aceptaron esperar hasta que yo también viaje. En cuanto a Shinji, debe quedarse para tramitar su permiso de residencia.

–¡¿QUÉ?! –exclamó la pareja casi gritando con disgusto e incredulidad.

–¡Gomen nasai! No pude evitarlo, pero en dos semanas nos reuniremos contigo en Alemania.

–¿Tendré que estar dos semanas sin Shinji? –preguntó Asuka con los ojos brillosos con lágrimas a punto de brotar.

Shinji la abrazó para consolarla y tranquilizarla antes de tomar la palabra:

–No pueden separarnos, ni siquiera por unos días.

–A mí tampoco me gusta. Pero como ya dije, no pude hacer nada al respecto. Serán solo dos semanas lo prometo. –remarcó Mari.

–¿Cuándo tengo que irme? –interrogó la niña muy deprimida.

–Este miércoles al mediodía.

–Eso quiere decir que nos quedan dos días juntos antes de que nos separen.

Fue el comentario del morocho con resignación y tratando de mostrarse fuerte para no ampliar el dolor de su novia y abrazándola con mucho cariño para reconfortarla.

–Nosotros viajaremos el lunes 14, ya reservé los pasajes, solo serán doce días. –ofreció la ojiturquesa tratando de animarlos.

–¡Doce días! –exclamó Asuka aún desanimada.

–Al menos podremos visitar la tumba de tu madre, es algo que has querido hacer. –señaló Shinji tratando de animarla.

–Es verdad, pero no quiero separarme de ti. –reconoció la pelirroja dejando salir algunas lágrimas.

Shinji le limpió las lágrimas con sus pulgares, antes de volver a hablar:

–Lo sé, yo tampoco, pero no tenemos alternativa y Mari hizo todo lo posible para evitarlo.

–Tengo entendido que Misato viajará contigo y te cuidará hasta que nosotros lleguemos. –indicó Mari.

–¿De verdad? –consultó la niña.

–Sí. Es más, hablaré con ella más tarde para asegurarme de que se comporte contigo. –señaló la joven con una sonrisa.

Ante estas palabras, Asuka se animó un poco, al menos estaría con alguien conocido y no con un extraño por lo que agradeció:

–Gracias.

Mari le suspendió las tareas a Shinji y los dejó libres de cualquier deber, para que aprovecharan al máximo el tiempo que les quedaba antes de que Asuka partiera. Los niños no se separaron en ningún momento, jugaron videojuegos, vieron películas. Incluso fueron al cine solos, aunque Misato los escoltó, debido a que su tutora debía trabajar, los llevó hasta la entrada y los esperó hasta que terminó la película, dándoles privacidad.


El día del viaje estuvo lleno de lágrimas, los niños estaban muy deprimidos, ningún esfuerzo de Mari o Misato logró animarlos ni siquiera un poco. Antes de abordar el avión compartieron muchos besos y abrazos. Shinji trató de ser fuerte para que Asuka no lo viera demasiado triste antes de despedirse.

La primera noche del niño sin su novia fue tremenda, cada vez que lograba dormirse, tenía pesadillas con su madre desapareciendo dentro del Eva o que algo semejante le pasaba a Asuka. Ni siquiera dormir junto a Mari apartó sus temores.

Para la niña no fue mejor, durante el vuelo, solo durmió unos minutos. Tras su primera pesadilla, se entretuvo viendo una película que encontró. No le prestó mucha atención, solo quería algo que la distrajera y así evitar dormirse. Tenía miedo de volver a cerrar los ojos.

El sueño de la pequeña había sido horrible, revivía el momento cuando encontró a su madre, después huía de allí buscando a Shinji y lo encontraba en la misma posición que su madre, con una nota en su mano donde le recriminaba que lo había dejado solo. El volver a dormir en su cama no ayudó, ni siquiera la compañía de Misato. Rechazó tomar algún calmante o somnífero. Cada vez que se despertaba, se aferraba a su compañera, lloraba desconsoladamente hasta que se volvía a dormir con las caricias de la ojimarrón.

En el primer día de pruebas, estas revelaron que el estado de la niña no era el mejor, por el contrario, estaba sufriendo mucho estrés. De esta manera, era imposible llevar a cabo los estudios, lo único positivo, era su estado de salud y hasta cierto punto, el físico. Misato informó que esto se debía a su separación del niño y su corta edad, ellos estaban muy unidos, su ausencia había permitido que los trágicos recuerdos de su pasado la atormentaran, dificultándole conciliar el sueño.

Los doctores dijeron que darle sedantes o somníferos para dormir sería sumamente contraproducente. Debido a esto, el Consejo Superior de NERV decidió mover sus influencias para acelerar los trámites necesarios para que Mari y Shinji viajaran cuanto antes a Alemania una vez que las pruebas con la Unidad 00 terminaran.


La prueba de Rei y la Unidad 00 fue satisfactoria, no tanto como la de Asuka y la Unidad 02, pero sí lo suficiente para que Mari pudiera dejar todo en manos de Ritsuko. A los dos días, la joven y Shinji partieron rumbo a Alemania. El niño estaba muy ansioso por volver a ver a Asuka, sobre todo sabiendo que ella estaba sufriendo lo mismo o más que él. La ojiturquesa y el niño junto con Misato, habían decidido que su llegada sería una sorpresa para tratar de alegrar más a la pelirroja.

La jefa global del Proyecto E determinó que la niña no realizaría más pruebas hasta después del aniversario de Kyoko, era lo más recomendable para aliviar el daño causado. El Consejo estuvo de acuerdo, comprendieron que era sabio escucharla, por no hacerlo antes, sufrieron un retraso mayor al que ella propuso en un principio.


Al llegar a Alemania, un vehículo de NERV estaba esperando por Mari y Shinji, para transportarlos hasta la residencia Sohryu. Misato había llevado a Asuka de paseo para que ellos pudieran preparar todo para la sorpresa. La peli-morada también compró todos los ingredientes que el morocho necesitaba para preparar la cena.

Una vez en la residencia, Mari se encargó de guardar las maletas, mientras que el niño se dirigía a la cocina para asegurarse de que no faltara ningún ingrediente y comenzar a preparar la comida. El menú elegido por Shinji, consistía en un revuelto de verduras que Asuka adoraba y un poco de Ramen, pero con spätzlets.

La idea era que cuando su novia entrara en la casa, reconociera los olores particulares de su comida. Gracias a la ayuda de Mari, la preparación estuvo lista con tiempo de sobra para aprontar la mesa y relajarse unos momentos por el largo viaje.


Unos minutos más tarde, Misato y Asuka regresaron. La niña seguía deprimida, pero agradecida por no haber tenido que ir a hacer ninguna estúpida prueba y al menos el paseo la distrajo un poco. Al cruzar el umbral de la puerta, un exquisito y familiar olor invadió las fosas nasales de la pelirroja. Por un momento, dudó de lo que estaba oliendo, pensando que su depresión estaba afectando sus sentidos y jugándole una mala broma. En ese instante, sacudió su cabeza, antes de darse una ligera cachetada en sus mejillas para corroborar que no se encontraba dormida. Entonces, decidiendo correr el riesgo, se dirigió a toda prisa a la cocina.

Al entrar, el aroma se intensificó confirmándole a la pequeña que no estaba soñando. Una olla se encontraba sobre la estufa con la llama en mínimo, seguramente para mantener su contenido caliente. Otras dos ollas estaban en espera y sin fuego debajo. Asuka miró el resto de la cocina, sin encontrar a nadie, todo estaba perfectamente ordenado, no como ella y Misato lo habían dejado, alguien se había tomado la molestia de limpiar los platos del desayuno.

La ojiazul se deprimió un poco al no poder encontrar al responsable, pensando que tal vez NERV había enviado a alguien para que se ocupara de la casa, además de cuidarla a ella y Misato hasta que Mari y Shinji vinieran, lo cual no sería hasta dentro de ocho días. Seguramente su ansiedad por volver a ver a su novio, confundió sus sentidos y el aroma que sentía era parecido, pero no igual al que recordaba. Cuando las lágrimas amenazaron con empezar a fluir, sintió que unos brazos parecidos a los suyos la rodeaban por la espalda, sumergiéndola en un cálido y familiar abrazo.

–Okaeri. –saludó Shinji con voz suave y algo quebrada antes de alzar el tono– ¡No sabes cuánto te he extrañado Asuka! ¡Lamentó que tú también me hayas extrañado!

–¡Shinji! –exclamó Asuka llena de lágrimas de felicidad, sujetando los brazos que la envolvían con los propios.

–¡Princesa yo también estoy aquí! –señaló Mari con algo de dolor porque la ignoraban.

–Eso se debe a que a ti no te extrañó tanto como a él. –indicó Misato interviniendo– Creo que será mejor que nos encarguemos de la comida Mari, de lo contrario se quemará.

–Tienes razón.

–¡NO! –gritó la niña soltando momentáneamente a su novio– No dejes que se encargue de nada, lo arruinará. Gracias a Dios que Shinji me enseñó a cocinar, si no me estaría muriendo de hambre. ¡Su comida es tóxica! Su estómago debe ser de hierro para resistirla. Ni hablemos de la comida instantánea, aunque es mejor que la alternativa.

–¡Oye! –exclamó la peli-morada algo molesta– ¡¿Así es como agradeces mis cuidados?!

–¡No! ¡Así es como evito que nos envenenes y arruines la comida que Shinji preparó! –señaló la pelirroja con el ceño fruncido– Y estoy agradecida por tus otras atenciones. En serio, lo digo de corazón. Pero en la cocina eres un peligro. –agregó relajando su rostro– Ahora si me disculpas, Shinji y yo nos encargaremos de la cena.

Se volvió hacia su novio y lo besó aferrándose a él con un abrazo que este devolvió con igual intensidad. Después de un momento se separaron.

–Descuida, yo me haré cargo de la comida con ayuda de Mari. –aseguró el varón.

–¡Olvídalo! ¡No me volveré a separar de ti! ¡Quiero recuperar el tiempo perdido! –indicó Asuka con una enorme sonrisa y algunas lágrimas de felicidad.

–Muy bien, vamos Misato, ellos se harán cargo, vamos a esperar en la mesa.

Los niños se quedaron solos en la cocina, intercambiando muestras de afecto por un momento, hasta que sus estómagos les recordaron que debían ocuparse de la cena. Shinji sirvió primero el revuelto de verduras en una fuente para llevarlo a la mesa con Asuka firmemente adherida a su brazo.

–Esto está delicioso Shinji. Ahora veo de dónde Asuka obtuvo sus habilidades. –señaló Misato saboreando la comida.

–Me sorprende que puedas apreciarlo. –comentó Asuka.

–¿Tan mala es su cocina? –preguntó Mari.

–Digámoslo de esta manera. Nunca llegará al corazón de un hombre a través de su estómago. –explicó la pelirroja.

Esto provocó la risa de Mari, a lo que Asuka se unió, el sonrojo de Misato y confusión en Shinji.

–Tengo otros atributos. –dijo la peli-morada tratando de defenderse.

–Lo admito. –reconoció la niña– Tal vez no necesites saber cocinar, pero si quieres mantenerlo, nunca le cocines, podrías matarlo antes de que te lleve hasta el altar.

–Vamos, no puede ser tan mala. –dijo Shinji.

–Es verdad, si fuera así no estarías aquí criticándola. –coincidió la ojiturquesa.

–Eso es porque no tragué su comida. Con solo saborearla fue suficiente, para saber que no debía llegar a mi estómago. Tuve que cocinar unos panqueques de urgencia para saciar mi apetito. –justificó la niña.

–Reconoceré que cocinas mucho mejor que yo, pero estas exagerando, siempre he preparado mi comida y nunca tuve ningún inconveniente. –comentó Misato.

–Debes haber desarrollado inmunidad gracias a la comida instantánea que consumes cuando no cocinas. –observó Asuka.

–Bueno, será mejor que vaya a servir el Ramen. –indicó Shinji, tratando de poner fin a la disputa.

–Te ayudaré. –ofreció la pelirroja con una sonrisa, volviendo a aferrarse a su brazo.

Luego del Ramen, Asuka volvió a repetir una porción de revuelto, previo a otra de Ramen, lo cual todos terminaron haciendo.


Tras la cena, los niños se fueron a acostar, las dos mayores, se encargaron de levantar la mesa y limpiar, con una advertencia por parte de Asuka para que Mari se ocupara de guardar las sobras, no confiaba en Misato, ni siquiera para esa tarea.

Al fin, tras cinco días de no descansar adecuadamente, las dos jóvenes tampoco habían podido hacerlo correctamente, puesto que estuvieron tratando de calmar a los niños cuando estos estuvieron separados; y así, los cuatro durmieron casi hasta el mediodía; y si no hubiese sido porque sus estómagos rugieron reclamando nutrientes habrían seguido durmiendo.


Poco a poco, con el correr de los días, las energías y los ánimos de los niños volvieron a la normalidad. Mari, se reportó recién el jueves en los cuarteles de la sede alemana de NERV. Luego de adaptarse completamente al cambio horario, llevó a cabo un análisis de estado de la Unidad 02.

La ojiturquesa evaluó los pocos estudios a los que Asuka fue sometida, antes de planificar algunos nuevos, además de repetir otros, todo eso, previo a una nueva prueba de sincronización y determinar cómo sería el entrenamiento de piloto de la niña. A su vez, hizo los arreglos para que Shinji participe de algunos, justificando que era candidato a ser piloto de la Unidad 01. El niño no sería capaz de realizar pruebas de sincronización por no contar con el Eva 01, pero el resto de los entrenamientos le serían de utilidad.

El sábado, Misato volvió a Tokio-3 para completar su entrenamiento militar. A la peli-morada aún le faltaban dos años para graduarse como Teniente.

El domingo, Mari habló con los niños sobre cómo seguirían sus estudios a partir de ahora, Shinji continuaría con sus estudios en Matemática, Física, Química y Biología. El estudio de Kanjis se reduciría a una vez por semana para los dos, dado que ya que lo habían iniciado lo terminarían. Como vivirían en Alemania, era conveniente que el niño aprendiera la lengua local para poder desplazarse por la ciudad sin necesidad de un guía o traductor; él morocho sabía algunas frases gracias a su novia, pero no era suficiente. Asuka aguardaría hasta adaptarse a la rutina de entrenamiento, antes de decidir si ingresaría a una universidad o esperaría a que Shinji la alcanzara para que juntos ingresaran a una.


El aniversario del fallecimiento de Kyoko fue un sábado. Mari se tomó el día para llevar a los niños a visitar la tumba, sería la primera vez que la visitaran desde la ceremonia de entierro.

La visita a la tumba de Kyoko fue muy emotiva, reavivó muchos sentimientos, algunos dolorosos, especialmente en Asuka. Tras tres años, la niña se permitió dejar salir toda su pena y dolor a través del llanto. Shinji fue un poco más moderado, las lágrimas también enmarcaron su rostro, pero trató de verse fuerte para contener a su novia, la cual se disculpaba con su madre por no haber podido ir antes.

La pareja limpió en profundidad la lápida, colocaron un gran ramo de flores y se comprometieron a visitar la tumba una vez al mes. Fue una buena catarsis para los dos, no era lo mismo recordarla que poder ir a visitarla como habían hecho con la tumba de Yui. Recién en el auto, volviendo a casa, la niña disminuyó la intensidad de su llanto, apoyando su cabeza en el pecho de su novio, dejando que él la reconfortara.

Por el resto del día no hicieron nada más, solo lo pasaron juntos, tratando de estabilizar sus emociones y recordando o escuchando alguna que otra anécdota graciosa de Mari sobre su tiempo con Kyoko en la universidad. A manera de homenaje, decidieron preparar el primer plato que la madre de la niña les había enseñado para la cena.


El lunes siguiente, se levantaron temprano para ir al cuartel general y comenzar con los estudios, de varios de ellos, Shinji también participó. Al medio día, habían terminado con la mayoría, quedaban algunos técnicos y psíquicos para la tarde.

Los estudios de la mañana, revelaron que la condición física de ambos era óptima, debido a que regularmente nadaban. Podían mejorar un poco la resistencia, para que soportaran más tiempo realizando actividad física. Mari programó que realizaran natación todos los días como calentamiento y para aumentar la resistencia, seguido de unos minutos de correr, los cuales se irían aumentando paulatinamente para favorecer su sistema cardiovascular. Luego concluirían con una sesión de entrenamiento en defensa personal, y en cuanto lo dominaran, pasarían a entrenamiento de combate. Por las tardes, Shinji estudiaría cuando no pudiera participar de los entrenamientos exclusivos de Asuka para piloto, como las pruebas de sincronización o las simulaciones cuando estas comenzaran.

Al día siguiente los dos adolescentes, empezaron con la rutina, no había comparación entre nadar en la pileta olímpica del cuartel que con hacerlo en la que tenían y a la que estaban acostumbrados en Tokio-3. Durante esta actividad estuvieron a la par en el mismo nivel, y cuando corrieron en la pista alrededor del gimnasio, Asuka resultó ser más rápida y ágil que Shinji, al pasar a los ejercicios físicos. El niño demostró ser un poco más fuerte o al menos tener mayor resistencia, ya que las pudo completar sin dificultad, a la niña, en cambio, le resultaron un poco más complicadas.

Durante el entrenamiento de defensa personal, la coordinación de la pelirroja fue superior a la del morocho. El entrenamiento consistió en evitar los golpes y aprender a aprovechar los puntos débiles del atacante, tratando de incapacitarlo para huir y ponerse a salvo. Recién cuando lo dominaran, comenzarían con el entrenamiento de combate cuerpo a cuerpo. Mari preparó una sala para que Shinji estudiara mientras que Asuka realizaba los entrenamientos en los que él no podía participar y eran demasiado extensos como para que simplemente la esperara. Además, la ojiturquesa los había organizado de tal manera que no hubiera actividades de corta duración en medio de las extensas en las que Shinji pudiera formar parte. Durante los fines de semana, no había entrenamientos, se dedicaban al descanso, un poco al estudio y a la práctica con sus instrumentos, dejando espacio para el ocio.


Luego de dos años de arduo entrenamiento, los pequeños de 10 años de edad, ya eran capaces de defenderse de una amenaza. Tenían un buen conocimiento en artes marciales, el entrenamiento de Asuka había progresado mejor de lo esperado. Las actividades en las que más se destacaba la pelirroja eran las que compartía con Shinji.

Por ese motivo, cuando llegó el momento de que Mari fuera transferida a los Estados Unidos para comenzar la construcción de las Unidades 03 y 04, se decidió asignar un nuevo tutor para los niños, con el fin de que permanecieran juntos, esto fue sugerido por la ojiturquesa. Además, pronto se haría evidente para sus tutelados que ella había dejado de envejecer, dado que aún conservaba su apariencia de adolescente.

Este fenómeno, se debió a mezclar su sangre con la del Eva y LCL para brindarle un alma a la Unidad 00, debería hacer un procedimiento semejante con las Unidades 03 y 04. Según sus propios estudios, su cuerpo tal vez podría volver a la normalidad si dejara de estar en contacto con los Evas y el LCL. Lamentablemente, eso no era una opción en este momento, aunque a ella no le molestaba su apariencia. Se sentía satisfecha con el cuerpo que tenía en el momento en que su fisionomía dejó de madurar, y la aparente juventud eterna parecía ser una recompensa. Como jefa del Proyecto E, sugirió poner a la Teniente Misato como tutor de los niños ya que la conocían bien.

Los estudios básicos de Shinji, por fin estaban completos, por un tiempo, con Asuka habían estado analizando qué carrera seguir. Querían una que fuera del interés de ambos para estudiar juntos. Finalmente, por sugerencia de Mari, decidieron seguir Bioingeniería, la misma carrera de la que su tutora y sus madres se graduaron. No era una carrera sencilla, pero entre los dos podrían completarla. Además, muchos de los miembros del personal de NERV tenía ese título o uno relacionado, por lo cual, siempre habría alguien que pudiera asistirlos. A eso, debían sumarle el hecho, de que se habían hecho los arreglos para que estudiaran dentro de las instalaciones con profesores universitarios, gracias a la influencia de los miembros superiores del Consejo de NERV y por pedido de la de coletas.


Unas tres semanas antes de que comenzaran la universidad, Misato llegó a Alemania. Fue ese el momento, en que Mari les informó a los niños que ya no sería su guardiana, pero que seguirían en contacto:

–Bueno niños, a partir de este momento, Misato se hará cargo de ustedes. Yo debo ir a los Estados Unidos para iniciar la construcción de las Unidades 03 y 04.

–¡¿Qué?! ¿Ya no estarás con nosotros? –exclamó la pareja visiblemente triste.

–No puedo llevarlos conmigo. Sobre todo, a ti Asuka, ya que debes permanecer aquí, cerca de la Unidad 02 y continuar con tu rutina de entrenamiento. Quieres ser la mejor piloto, ¿o me equivoco? –preguntó Mari, tratando de distraerla al provocar su orgullo.

–Sí, pero soy la única piloto, nadie podría superarme. Tal vez Shinji, si fuera elegido, sería capaz de estar a mi nivel. –indicó Asuka con orgullo, a la vez que halagaba a su novio.

–Shinji podría venir conmigo, pero no creo que ninguno de ustedes dos quiera eso.

–¡NO! –dijeron los novios en perfecta sincronía y sonrojándose.

Tras su arrebato, Shinji tomó la palabra para excusarse con mucha sinceridad con su tutora, explicando que ellos se querían mucho por lo cual su prioridad era permanecer juntos y tratando de demostrarle cuánto apreciaban a la joven:

–No lo tomes a mal Mari, pero no nos gustaría separarnos. En estos años, te has convertido en una hermana para nosotros, pero si tenemos que elegir preferimos permanecer juntos.

–Claro que lo sé, también los quiero como si fueran mis pequeños hermanos y lo entiendo perfectamente. Por eso elegí a Misato para que se haga cargo de ustedes, para tratar de no cambiar su estilo de vida en lo más mínimo.

–Gracias por eso. –habló la pareja nuevamente en sincronía.

–Igualmente, tengo algo para ustedes, para que nos mantengamos en contacto. –indicó Mari.

La peli-marrón sacó dos cajas de los bolsillos de su bata de laboratorio para entregárselas a los niños. Las cajas eran de igual forma y tamaño, solo sus envoltorios eran distintos, aunque hacían juego uno con el otro. El de Asuka, era rojo con un moño violeta, mientras que el de Shinji, era violeta con un moño rojo.

Los niños rompieron los envoltorios con ansiedad para revelar una simple caja lisa de color blanco, sin ningún tipo de imagen o marca que indicara qué es lo que podían contener. Al abrirlo, revelaron unos pequeños estuches, uno rojo y otro violeta. En el dorso, tenían una muesca con un botón, y al abrir la delgada tapa, descubrieron que eran algún tipo de reproductor de imágenes, tal vez un MP3 o MP4.

–Lo que ustedes tienen en sus manos son celulares. –informó la ojiturquesa.

–¡¿Celulares?! –exclamaron los otros tres presentes con sorpresa.

Misato había estado observando en silencio, pero al escuchar de qué se trataba el presente que Mari tenía para los niños, no pudo quedarse callada.

–Así es, yo misma los hice. –señaló la de lentes mientras sacaba uno muy parecido, pero en un estuche rosado de su bolsillo– Estos celulares tienen lo último en tecnología, poseen internet y crédito ilimitado, gracias a que se conectan a través de una frecuencia privada y encriptada por medio de los satélites de NERV. Ni siquiera ellos pueden rastrearlos, me aseguré de ello. Cualquier comunicación que establezcan con estos bebés será segura, mi número y los de ustedes ya están agendados.

–¡Sorprendente! ¡Eres increíble! –dijo la pareja con alegría y asombro.

–Gracias. –respondió Mari al cumplido con aire de suficiencia– Por favor mantén esto en secreto Misato –pidió mirando a la Teniente.

–Puedes contar con ello, es una muy buena medida de seguridad, pero por favor… –imploró la peli-morada inclinándose y uniendo las palmas para suplicar con los ojos llorosos– ¿Puedes hacer uno para mí?

–Pero ¿Para qué lo necesitas? NERV cubre los gastos de tu celular. –preguntó la ojiturquesa.

–Sí, pero me reprenden muy seguido por lo elevada de las facturas. –contestó Misato con una gota de sudor bajando por su nuca mientras forzaba una tímida sonrisa.

–De acuerdo, necesitaré un tiempo. No son fáciles de hacer, además debo hacerlo sin que se enteren. Bueno… –continuó la de lentes su explicación– Otra gran ventaja, es que solo nosotros podremos encenderlos. –indicó volviendo a mirar a los niños– cuando el tuyo esté listo, tendrá la misma característica Misato. El botón en la parte trasera, también es un lector de huellas, ya he cargado las nuestras.

Mari presionó el botón con uno de sus dedos encendiendo su celular, antes de proseguir:

–Vean, con el mismo botón lo ponen fuera de actividad o también cerrando la tapa, a menos que estén realizando una llamada. En ese caso, se apaga la pantalla y se puede seguir hablando como si nada. Intenta encenderlo Misato.

La de coletas lo apagó previo a dárselo a la peli-morada, quien intentó prenderlo oprimiendo el botón sin éxito.

–No puedo, el botón se hunde, pero no hay ninguna respuesta.

–Inténtenlo ustedes ahora niños. –dijo la de lentes.

Asuka lo tomó logrando encenderlo sin ningún inconveniente, lo volvió a apagar antes de dárselo a Shinji quien obtuvo el mismo resultado.

–Esto es por si extravían el suyo, se los roban o lo olvidan en casa. Si llegara a pasar algo que impida que el dueño pueda usarlo y están con él, podrán activarlo para pedir ayuda.

–Eras muy precavida. –señaló Misato.

–Son geniales. ¿Algo más que debamos saber? –preguntó Asuka.

–Bueno, sí. Los pueden conectar a una computadora para brindarle internet o incluso hacer video llamadas, ya que el celular no cuenta con una cámara propia para eso. Tiene 1 TB de espacio de almacenamiento, prácticamente es una pc portátil, pero con algunas limitaciones que se solucionan al conectarlo con una. Cuando el de Misato esté listo, ella también podrá encender los nuestros, dado que la base de datos de huellas dactilares es compartida.

–¿No podemos sacar fotos o sí? –consultó Shinji con algo de curiosidad.

–Pueden sacarle fotos a alguien, pero no a ustedes mismos. –contestó Mari.

Mientras tanto, Misato observaba detenidamente el celular de Shinji. No se parecía en nada a los que podía encontrar en las tiendas, su diseño era completamente original y a simple vista bastante simple. Por su lado la de lentes se quedó pensando un momento antes de continuar:

–Aunque, tal vez con una leve modificación en el estuche, logre solucionar eso, pero solo para tomar fotos. Podría poner algún espejo que les permita saber si están en foco.

–Eso sería perfecto y suficiente. Me resulta más cómodo usar la cámara de una pc si quiero hacer una video-llamada. –señaló Asuka.

–Muy bien cuando realice el de Misato, también haré nuevos estuches para ustedes. –indicó la ojiturquesa mirando a la peli-morada– ¿También quieres ese detalle?

–No es necesario, pero me vendría bien que la cámara tenga una buena definición.

Fue la respuesta de Misato, observando la lente que poseía el celular, aunque ella no tenía la menor idea de si era buena o no, simplemente apreciaba su pequeño tamaño, recordando los lentes de las cámaras profesionales. Al notar esto, Mari le aseguró:

–Oh, no te preocupes por eso, le puse la mejor lente que existe.

–Con eso estoy más que satisfecha. ¡Dōmo arigatō! –agradeció la peli-morada.

–¡Dōmo arigatō! Son excelentes Mari, con ellos podrías dominar el mercado de celulares y hacerte millonaria. –indicó el morocho.

–Gracias, pero solo quise que tuvieran un medio de comunicación seguro y confiable. Ah, por cierto, considérenlo un regalo de navidad y cumpleaños adelantado.

–Así lo haremos. –aseguraron la Teniente y los niños.

Luego Misato volvió a tomar la palabra para demostrar que no se estaba simplemente aprovechando de la situación o extorsionando a Mari:

–Dudo que vuelva a pedirte algo en un largo tiempo.

–Oh, no te preocupes por eso. Creo que debí de hacer uno para ti también, ya que estarías a cargo de ellos, diría que fue un pequeño descuido de mi parte.

–Gracias, puede que tengas razón, pero no es algo tan importante. Por cierto, Mari. ¿Cuándo te vas a Estados Unidos? –consultó Misato.

–En unas tres semanas, pero como tendré que trabajar más de lo normal, pedí que te trasfirieran con bastante tiempo de antelación, para que te adaptes al estilo de vida de los niños y los cuides mientras termino de alistar todo en el cuartel.


Tras dos semanas, Mari le entregó su celular a Misato, era igual que los otros, pero su funda era negra, también les cambió las fundas a los niños. Ahora estas, tenían un diminuto espejo con aumento, si se veían en él, saldrían en las fotos que tomaran.

Quedaba una sola semana para que la de lentes partiera rumbo a Estados Unidos, como ya tenía todo listo, terminó tomándosela libre y otorgándoles así a los niños, una semana de vacaciones para que la pasaran juntos. Además, empezarían la universidad cuando ella se fuera, por ende, les serviría para comenzar de manera relajada y con energías renovadas.


Tras tres años de estudio, Asuka venía aprobando con 9 y 10, mientras que Shinji lo hacía con 8, 9 y algún que otro 10. Lo malo de los exámenes, es que algunos debían rendirlos en la universidad si las fechas coincidían, en lugar de hacerlos en el cuartel. En esas ocasiones los chicos de 13 años, se ponían algo nerviosos, ya que estaban rodeados de estudiantes mayores. Gracias a que la pelirroja y el morocho cursaron una materia a la vez, todos los días de la semana y en una carga horaria superior a la habitual, lograron ahorrar mucho tiempo y solo les quedaban las materias del último año. Ese fue el preciso momento en que la pubertad llegó a ellos.

Los cambios más evidentes se vieron en la chica, cuyo busto empezó a crecer. El varón no lo notó, pensando que simplemente era la musculatura resultado de sus entrenamientos. Además, desde que llegaron a Alemania ya no se bañaban juntos, las dimensiones del baño no lo permitían, sin mencionar que aquí el suministro de agua no fue un problema, por ende, nunca vio su torso desnudo como para notarlo.

Lamentablemente para Shinji, su cambio fue sabido por las dos mujeres con las que convivía, la primera en notarlo fue Asuka.

Los dos estaban viendo una película romántica en el sofá, la pelirroja se encontraba sobre el regazo de su novio, quien la abrazaba de su cintura, ella tenía sus manos sobre los brazos del varón como agradeciendo su agarre. De repente, la ojiazul sintió una molestia bajo su pierna, la que estaba contra el cuerpo del morocho. Era algo, que cuando se sentó no estaba ahí, se sentía algo duro y levemente más cálido que el resto del cuerpo de su novio.

–Shinji. –llamó la pelirroja mientras trataba de acomodarse y alejar la molestia– ¿Qué es lo que me está pinchando la pierna?

Shinji no sabía qué responder, entendía a lo que su novia se refería, pero no supo cómo explicarlo, solo se quedó en silencio, hasta que Asuka le volvió a hablar:

–¡Shinji! ¿Me escuchaste?

Él siguió sin responder, ya que seguía ignorando cómo hacerlo. Era la primera vez que esto sucedía, estaba muy apenado y temeroso a cómo reaccionaría ella. Claramente él lo había notado y rogaba que ella no lo hiciera, pero inevitablemente ella lo hizo. Al no obtener respuesta, la adolescente se liberó de los brazos de su novio para incorporarse, lo miró a la cara notando su rubor. Preocupada le tocó la frente logrando sentir que estaba algo caliente, al igual que la molestia que sintió cuando estaba sobre su regazo. En ese momento, su mirada descendió a la entrepierna del morocho donde pudo apreciar una protuberancia en su entrepierna.

–¡Shinji! –exclamó Asuka con preocupación y alzando la voz– ¿Qué es eso? ¿Qué es lo que tienes?

Él permaneció en silencio mientras la tonalidad de su cara se tornaba cada vez más roja. Al escucharlos, Misato se acercó para ver qué era lo que estaba pasando.

Al entrar al living, la ojimarrón vio a la pelirroja inclinada sobre su novio con las manos en sus hombros y al morocho muy colorado. También notó que la mirada de la ojiazul, viajaba entre el rostro de Shinji y su entrepierna, fue allí a donde la peli-morada llevó su mirada, a la entrepierna del varón. Al estar más cerca, Misato logró notar la erección, entonces su rostro también comenzó a enrojecerse, fue evidente para ella lo que había sucedido, entendía el silencio de Shinji y la preocupación de la muchacha.

–Tranquilos, Shinji, Asuka es normal. Creo que es hora de que les explique algunas cosas. Pensé que Mari ya lo habría hecho cuando los educó, pero veo que omitió este tema, tendré que reprenderla cuando hable con ella.

Fue el anunció de Misato para calmar a sus cargos, levemente molesta con la antigua tutora de los adolescentes y muy apenada por tener que dar la charla que ellos necesitaban, la cual no esperaba tener que darles.

Al oír esas palabras, la mente de la pelirroja trabajó a toda prisa, buscando que tema Mari podría no haberles enseñado. Hasta que recordó una conversación entre algunas chicas que había oído en el baño de la universidad después de un examen. La de lentes no les había dado educación sexual. En ese instante, al hallar la respuesta y comprender lo que le estaba pasando a su novio, su rostro se volvió completamente rojo. Por un lado, se sintió halagada de haber sido capaz de despertarlo de esa manera, pero por su corta edad, también le dio vergüenza y algo de enojo hacia Shinji, por tener esa reacción. Sus propias hormonas no colaboraron y finalmente estalló:

–Shinji, tu… tu… eres un… ¡PERVERS! –gritó retirando las manos de sus hombros y propinándole una cachetada.

–Gomen nasai –se disculpó Shinji casi en un susurro, sobando su mejilla y completamente rojo, aún no conocía la palabra, pero podía suponer su significado.

–Tranquilos niños. –intervino la peli-morada tratando de apaciguar el ambiente– Asuka perdónalo, es una reacción natural y no tiene pleno control sobre ella, no debes ser muy dura con él. Vengan, vamos a sentarnos en la mesa y les explicaré todo.

Asuka se calmó solo un poco de camino a la mesa, sin mirar a su novio. Shinji por vergüenza, cubrió su hombría con sus manos antes de ubicarse en frente de su novia, quien no hizo ningún movimiento como para indicarle que se sentara a su lado como usualmente lo hacía. Misato se había sentado en medio previo a proceder a darles la "charla".


Después de la charla y explicación de la peli-morada, ambos adolescentes quedaron sumamente colorados. El problema del morocho se había solucionado solo. Al comprender mejor la situación, la pelirroja se levantó para reunirse con su novio.

–Disculpa Shinji, saqué conclusiones apresuradas y creo que también fui responsable. –ofreció Asuka, dándole un largo y dulce beso en la mejilla ofendida– ¿Te duele?

–Descuida Asuka, entiendo tu reacción y no, ya no me duele. Gracias por entender, ojalá nos hubieran dado la "charla" antes, tal vez podríamos haber evitado este pequeño incidente.

–Bueno ahora que todo está aclarado y ustedes se han arreglado. ¿Tienen alguna pregunta sobre el tema? –consultó Misato.

–¡No! Por hoy escuchamos lo suficiente. –respondieron los dos al unísono y muy colorados.

–Oh vamos, no sean así. Es algo completamente natural y parte fundamental del ciclo de la vida. –indicó la Teniente, ante su silencio se dio por vencida y suspiró aliviada– Bueno, no duden en acudir a mí si tiene alguna duda, pueden hablarme por separado si eso los hace sentirse más cómodos.

Asuka y Shinji solo asintieron y permanecieron en silencio. Misato se retiró, para dejarlos reflexionar y asimilar lo que aprendieron.


Tras un tiempo, Asuka fue la primera en hacer consultas a la peli-morada sin la presencia de Shinji, quien estaba ocupado preparando la cena. Sus preguntas, estuvieron dirigidas hacia que cuidados debía tener para no volver a provocar una reacción así en su novio, y cuáles podrían ser las reacciones equivalentes en su propio cuerpo.

Luego de la cena, mientras la pelirroja se bañaba y los demás limpiaban, llegó el turno del morocho. Sus preguntas fueron casi las mismas, cómo evitar volver a tener esa reacción y si había una equivalente en su novia.


A partir de los nuevos conocimientos y circunstancias, la pareja dejó de dormir en la posición que tanto les gustaba. Seguían haciéndolo juntos, pero no tan pegados, ahora se acostaban uno al lado del otro con las manos entrelazadas y muy nerviosos. Al menos, la intención era no provocar nuevamente estas vergonzosas reacciones. Al pensar en ellas, Asuka notó que sus pezones se ponían rígidos y dado que no sentía frío en ese momento, supo que se debía a la cercanía de Shinji, la atracción que sentía por él y por pensar en alcanzar este nuevo nivel de intimidad y afecto con su novio.

Estas nuevas circunstancias, trajeron más dudas en ambos adolescentes de si los sentimientos que compartían, realmente eran o no amor. La única certeza que tenían, era que no sentían el menor interés en experimentarla con ninguna otra persona y que aún eran muy jóvenes para intentarlo.

Los hábitos son difíciles de cambiar y a lo largo de la noche, sumergidos en el sueño, retomaban su ya tradicional posición, donde la pelirroja se acostaba con la cabeza sobre el pecho del morocho y este la envolvía en sus brazos. Por las mañanas, al despertarse de esa manera, siempre se sonrojaban y se pedían disculpas mutuamente. En contadas ocasiones, la adolescente ponía una de sus piernas entre las de él, lo que provocaba una erección y nuevos momentos de incomodidad entre ellos. Otras, simplemente el adolescente amanecía así, sin provocación alguna.

Misato los escuchaba disculparse y estaba satisfecha, de que lo tomaran como algo natural y no intencional. Además de que no pasaba de allí, en ningún momento los adolescentes se dejaron dominar por sus hormonas o la curiosidad. Lo que la hubiera obligado a intervenir, haciéndolos dormir separados.


Fue un largo camino, pero con el tiempo, tras un mes y medio, Asuka y Shinji lo vieron como un hecho tan natural que simplemente lo ignoraron retomando sus viejas costumbres. Había sido una buena prueba de confianza para ellos, sabían que el otro no tenía segundas intenciones. Asuka, no lo provocaba intencionalmente y Shinji no reaccionaba apropósito.

Pero llegó un punto, en que los adolescentes debieron empezar a calmar sus hormonas, desahogándose durante sus baños. Luego de una nueva charla con Misato, donde les explicó que también era algo natural y que tarde o temprano si no se hacían cargo de ello, podría tener consecuencias indeseadas, como el dolor en sus partes más sensibles. Además, fue una buena manera de eliminar el estrés de los exámenes y el entrenamiento. Aunque Asuka y Shinji nunca hablaron de eso entre ellos, ya que decidieron que era algo de su propia intimidad y al menos por ahora sería la única cosa que no compartirían.


El primer período de Asuka, fue una pequeña prueba para Shinji. Ese día, al despertarse, el morocho sintió una extraña humedad en una de sus piernas, justo sobre la que se encontraba su novia. Se incorporó con un poco de brusquedad para observar el origen de lo que había sentido, al mirar su pierna, notó una mancha roja. Al ver eso se asustó, sobre todo al mirar a su novia notando una semejante en su entrepierna, pero de un tono más intenso. Ella solo refunfuñó ante su movimiento, entonces él la despertó con un beso como normalmente lo hacía.

–¿Asuka te sientes bien? –preguntó Shinji bastante preocupado.

–Mmm, sí. ¿Por qué lo dices? –dijo la adolescente aún adormilada mirando a su novio al notar el tono de su voz, hasta que notó la mancha en su pierna– ¿Shinji qué te paso? –consultó comenzando a alarmarse.

–No es mío, es tuyo. –señaló él apuntando a la entrepierna de su novia.

La adolescente miró hacia donde él señalaba y se puso completamente pálida. En ese momento, Misato que casualmente se dirigía al baño del primer piso ubicado entre su habitación y la de los adolescentes, al oírlos hablar y no poder entender lo que sus tutelados estaban diciendo, con curiosidad y algo de preocupación decidió entrar en la habitación y preguntar:

–¿Chicos qué está pasando?

Al mirar primero a la pelirroja, se preocupó de que hubieran dado un nuevo paso en su intimidad, pero se tranquilizó al notar que el morocho, también tenía una mancha semejante sobre su pierna, pero las sábanas estaban limpias. Fue en ese momento, que comprendió que el origen de la mancha se debía al primer período de Asuka.

–¿Asuka te sientes bien? –consultó Misato.

La jovencita no respondió, dado que estaba en estado de shock.

–Tranquila, esto es normal, no tienes de qué preocuparte. –indicó la peli-morada y la miró a los ojos– Ven, vamos a limpiarte. Shinji podrías buscar una muda de ropa para Asuka y preparar un poco de caldo.

–Claro, pero ¿Asuka está bien?

–Sí, no te preocupes, después te explicaré. Haz lo que dije por favor.

–Misato. ¿Podrías tú tomar la ropa mientras yo la llevo al baño? –consultó Shinji bastante ruborizado.

–Oh, claro.

Aceptó la Teniente, recordando que el varón, trataba de tener el menor contacto posible con sus ropas cuando las distribuía después del lavabo, sobre todo la ropa interior, entonces anunció:

–Enseguida los alcanzo.

El adolescente abrazó a su novia con delicadeza para asistirla mientras la escoltaba hasta el baño. Ella simplemente se dejó llevar en silencio, todavía estaba tratando de asimilar lo que estaba sucediendo.


Cuando llegaron al baño, Shinji la ubicó sobre el inodoro luego de haber bajado la tapa. Le dio un tierno beso en la frente, logrando sacarla de su trance y preguntó a la vez que le sujetaba las manos:

–¿Cómo te sientes?

–Me siento bien, en serio. Gracias, solo me tomó por sorpresa. Si tú no lo hubieras notado, no me habría dado cuenta. –indicó Asuka esforzando una sonrisa, aún estaba algo sorprendida.

–¿Sabes lo que pasó? –consultó Shinji aún preocupado.

–Si no me equivoco creo que… –comenzó la pelirroja y se interrumpió muy sonrojada– tuve mi primer período –susurró lo último con timidez.

–¿Qué? Disculpa, no pude oírte.

–Período –dijo nuevamente Asuka susurrando un poco más alto.

–¿Período?

Había preguntado el morocho confundido más para sí mismo que para su novia, hasta que recordó la charla que Misato les dio cuando tuvo su primera erección.

–¡Oh! ¿Necesitas algo?

–Creo que Misato te pidió que prepares un poco de caldo, mejor haz un poco de chocolate caliente y algunos panqueques, eso me animará más. Además, tengo hambre. –solicitó la germana con una sonrisa más animada, al notar que él no estaba haciendo un alboroto por lo que estaba ocurriendo.

–Enseguida. –concedió Shinji devolviendo la sonrisa– Después de que Misato venga.

Tras decir eso, el varón se inclinó y le dio un breve beso en los labios. Asuka devolvió el beso para luego abrazarlo e indicar sonriendo con algo de rubor:

–Gracias, también lo necesitaba.

En ese momento la peli-morada ingresó en el sanitario anunciando:

–Ya estoy aquí, gracias Shinji. Ve a preparar el caldo.

–Asuka prefiere chocolate caliente y unos panqueques, eso está bien ¿no?

–¡Seguro! No veo por qué no. –respondió Misato.

Shinji dejó el baño, cerrando la puerta detrás de él. Entonces, una vez que estuvieron solas, Misato le volvió a explicar a Asuka lo que podría esperar de su ciclo.

–Pero no he tenido ninguno de esos síntomas, me siento muy bien. Si Shinji no lo hubiese notado, tal vez no me habría dado cuenta hasta que viniera al baño o me cambiara de ropa. –señaló la pelirroja.

–Oh, bueno. No te preocupes por eso, es bastante normal, sé que no es igual para todas, y no todas padecen los mismo síntomas, además, por lo general el primer periodo no es doloroso. El dolor si es que se presenta, puede variar de intensidad de una mujer a otra, y recién lo sabrás en unos cuantos meses. –explicó la ojimarrón para tranquilizar a la adolescente– Aún así, mejor llamemos a Mari, tal vez tú entrenamiento de piloto tengo que ver con eso, será mejor estar seguras.

Misato sacó su celular para llamar a Mari, poniéndola en el altavoz para explicarle la situación. No faltó una burla de la científica, felicitando a Asuka por convertirse en una señorita, pero también fue seria y les explicó los efectos del LCL en el cuerpo de la pelirroja, este solo aumentaría su fertilidad y no tendría influencia sobre su ciclo menstrual. Al igual que como ya la peli-morada le había explicado, la ojiturquesa le indicó a la adolescente que debería esperar para saber si sus periodos serían benévolos o crueles.

Luego de la charla, aclarar algunas dudas y recomendar que permaneciera en reposo para ver cómo se desarrollaba su periodo, la ojimarrón ayudó a la pelirroja a cambiarse, le prestó una de sus toallitas femeninas, comprometiéndose para ir a comprarle unas más adecuadas tras el desayuno.


Durante el desayuno, Shinji se esforzó en consentir a su novia para que estuviera lo más cómoda posible, sobre todo, luego de recibir un mensaje de Mari con varias recomendaciones. Al concluir con el mismo, mientras Misato iba a comprar lo que Asuka necesitaría, el varón no permitió que la pelirroja lo ayudara a limpiar, si no que le indicó que se sentara en el sofá y buscara una película o algo para ver en la televisión. Al terminar en la cocina, el morocho le alcanzó otra taza de chocolate con un malvavisco. Luego fue a buscar una manta y se unió a ella en el sofá, donde su novia lo recibió con los brazos abiertos antes de recostarse en su hombro, permitiendo que él los cubriera con la manta.

Shinji no dejó que Asuka se levantara del sofá, excepto, cuando la peli-morada volvió y se fueron juntas al baño. Cualquier cosa que la ojiazul solicitaba, él se la conseguía. El almuerzo fue a petición de la adolescente, incluso le preparó una torta, como la que le hacía en su cumpleaños, pero de menor tamaño y al igual que el almuerzo, la cena fue según el gusto de la germana.

De esta manera, el día transcurrió con Shinji siendo un atento sirviente personal para su novia, lo cual ella disfrutó y previno cambios de humor indeseados. Tras la cena, Asuka fue la primera en irse a acostar, Shinji lo hizo una vez que terminó de ordenar la cocina, ella lo esperó para agradecer las atenciones de la jornada con un largo beso y algunos mimos, antes de recostarse sobre su pecho aferrándose con ternura y cariño a él para ir a dormir.


Al mes siguiente del primer periodo de Asuka, llegó una notificación para Misato. En ella se le informaba a la ojimarrón que sería transferida a Tokio-3 para asumir el puesto de jefe de operaciones, también recibiría el ascenso a Capitán, a su vez se le comunicaba que el Teniente Ryoji Kaji; su ex-novio de la universidad, la reemplazaría como tutor de los adolescentes. Su reemplazo estaría llegando en los próximos días y ella debería reportarse en quince, dándole tiempo para presentarlo con sus tutelados.

–¡Chicos, vengan debemos hablar! –llamó Misato.

Los tres se reunieron en el living donde les explicó la situación y les contó cómo era Kaji. Al oírla hablar sobre él, a los novios les llamó la atención que no siguieran juntos. Asuka no pudo evitar atribuirlo a sus dotes culinarios, entonces su tutora debió explicar por qué habían terminado su relación, lo cual tuvo dos justificaciones. La primera, es que no estaba realmente segura de amarlo y sintió miedo de lo rápido que estaban yendo, la segunda que una vez que se graduaron de la universidad sus caminos se separaron para poder progresar en sus carreras.

–Oh, eso es muy triste, lo lamento Misato. –comentó Asuka con tristeza por la vida amorosa de su tutora.

–Yo también Misato. –se unió Shinji con algo de pena.

–Descuiden, hemos quedado como amigos. Además, él también tiene un gran defecto, su encanto natural que atrae a las mujeres, y aunque no lo intente, a veces coquetea demasiado con las que se le acercan. Eso me ponía de los nervios.

–¡Vaya! –exclamó la pelirroja con algo de comprensión– Eso explica tus temores.


A los dos días, Kaji se presentó en la casa para conocer a los adolescentes. En cuanto lo vio, Asuka pudo comprender a lo que Misato se refería cuando habló de encanto natural. Ciertamente el hombre era muy atractivo y portaba una sonrisa seductora. La pelirroja esperaba que en el futuro su novio se viera tan bien como él.

Kaji era alto, con el pelo largo y algo rizado de color castaño, sujetado en una cola de caballo y un flequillo bastante rebelde. Llevaba la sombra de una barba, como si no se afeitara regularmente, tenía puesta una camisa de mangas largas arremangadas sobre sus codos, el último botón del cuello desprendido y una corbata bastante floja.

Luego de una charla introductoria, Shinji se mostró algo molesto con el hombre, quien parecía estar coqueteando con sus dos compañeras, lo único que lo tranquilizó, fue que su novia, casi parecía inmune. Además del hecho de que estaba abrazada a su brazo con las manos entrelazadas y que su futuro tutor, lo había felicitado por tener a una novia tan bonita. Incluso, Kaji le dijo que si alguna vez necesitaba consejos, no dudara en acudir a él.

Tras la reunión, los chicos quedaron satisfechos con quien se encargaría de ellos a partir de ahora. Estaban tristes por tener que separarse de Misato, pero entendían que no tenía elección. Además, era una gran oportunidad para la ojimarrón de avanzar en su carrera.


Ya habían pasado más de un año en compañía de su nuevo tutor. El tiempo compartido con Kaji, resultó ser muy beneficioso para Shinji. Desde que su madre murió y el alejamiento de su padre, el varón carecía de una figura paterna o al menos un ejemplo masculino que lo guiara. El hombre, logró ocupar ese lugar, además, era más sencillo hablar con él de ciertos temas. El morocho logró madurar un poco más y perder algo de su timidez remanente, y Asuka siempre podía llamar a Mari o Misato cuando necesitaba algún consejo femenino.

También fue un cambio favorable tener a alguien más que se ocupara de cocinar de vez en cuando. Kaji no era tan bueno como los adolescentes, pero su comida era decente, nada que ver con su última tutora. Regularmente, su nuevo tutor, los invitaba a cenar afuera y le daba consejos de cortejo a su tutelado para que quedara bien y sumará puntos con su novia.

El día en que los chicos se graduaron, Kaji los agasajó con un fino traje de gala para Shinji y un hermoso vestido rosado de fiesta para Asuka. Por la noche, los llevó a uno de los restaurantes más lujosos de Hamburgo para que lucieran sus nuevas vestimentas.

El lugar contaba con un salón de baile, por fortuna para el morocho, durante una de sus charlas masculinas, Kaji le había enseñado a bailar y guiar a su pareja. El hombre de la cola de caballo le había explicado al adolescente que era fundamental para un hombre saber bailar y ser capaz de guiar a su compañera en la pista. Gracias a eso, la pareja se divirtió bailando, entre la comida y el postre, al igual que una última vez, antes de retirarse. Fue una noche muy agradable, por lo cual, Asuka le hizo prometer a su tutor que les conseguiría una reserva para su próximo cumpleaños, dado que quería volver a bailar con Shinji en ese lugar.


Una tarde, Kaji les habló del motivo por el que los Evangelion eran tan importantes. A su vez, le informó a Shinji que su madre lo había seleccionado como candidato a ser el piloto de la Unidad 01, aunque Gendo no lo confirmaba como tal debido a que quiso mantener al Eva 01 inactivo con la esperanza de algún día recuperar a su esposa. A su vez, les explicó sobre los mensajeros, aunque omitiendo algo de información, lo que ellos necesitaban saber es que los mensajeros llegarían pronto y que probablemente atacarían Tokio-3. Su objetivo, era reclamar el planeta para ellos y exterminar a la humanidad. A Shinji no le gustaron estas noticias, estaba muy preocupado de que su novia se enfrentara a esas cosas, sobre todo sabiendo que uno de ellos había sido el responsable del Segundo Impacto.


El miércoles 25 de febrero le llegó un sobre a Shinji de parte de Gendo, el hecho tomó por sorpresa al morocho, al igual que a su novia. No había tenido contacto con su padre en más de 6 años, desde que vino a Alemania con Mari para estar con Asuka.

Al abrir el sobre, la pelirroja y el morocho se llevaron algunas sorpresas más. La primer sorpresa es que la mayoría de la carta se encontraba anulada por líneas gruesas que impedían leer lo que estaba escrito a excepción de una oración que decía: "ven a Tokio-3, tenemos asuntos importantes que discutir". Junto con la carta había una tarjeta de identificación de NERV, un pasaje de avión abierto cuyo destino era Tokio-2 y un boleto de tren. La última sorpresa fue una foto que molestó mucho a Asuka y puso incómodo a Shinji.

Aparentemente, Misato se había encargado de enviar el sobre, agregando una foto de ella vistiendo unos jeans recortados cual shorts y una musculosa amarilla, posando inclinada hacia adelante, para dejar ver su prominente escote. Sobre la imagen, la mujer escribió: "Avísame cuando vengas que pasaré a recogerte" y "¡Mira aquí Shinji!" con una flecha señalando su pecho. Obviamente con el objetivo de molestarlos un poco, sobre todo a Kaji si es que la veía.

–¡Esa Hentai! –exclamó Asuka roja de furia– ¡En cuanto la tenga en frente me las pagará! –tomando la foto y estrujándola en sus manos.

–Sabes cómo es, –señaló Shinji tratando de calmarla– no dejes que te afecte. ¿No deberías dársela a Kaji? –preguntó, tras dudar un momento señalando la foto.

–¡Que se joda! –dijo la pelirroja, refiriéndose a la peli-morada y aún molesta– Se la pudo haber dedicado si quería que le llegara.

Al oír el estallido de la germana, Kaji acudió para averiguar qué es lo que estaba pasando. Shinji le dio la carta para que lo viera por el mismo. El hombre observó detenidamente la carta y sin encontrar ningún motivo para la ira de la adolescente.

–Entiendo que esto pueda ser molesto y repentino, pero no creo por eso debas reaccionar así Asuka. –indicó Kaji con su habitual sonrisa de galán.

El rubor producto de la ira que llevaba la germana en su rostro se mantuvo debido a la pena que le generó su tutor al llamarle la atención por su reacción sin conocer todos los hechos. Por ese motivo, Asuka le entregó la foto arrugada para justificarse:

–Eso. ¡Fue por esto!

Kaji tomó la imagen, luego de alisarla empezó a reír burlonamente mientras retomaba la palabra:

–JAJAJAJA ¿No estarás celosa? Obviamente, esto era más para molestarme a mí que a ustedes. Típico de Katsuragi.

–Lo supuse, pero no me gusta que nos meta en medio de ustedes dos, ni que use a Shinji para ponerte celoso. –señaló la pelirroja cruzada de brazos en señal de enojo y fastidio.

–Ven, cálmate. –llamó Shinji abrazándola por detrás– Sabes que solo tengo ojos para ti. –aseguró poniendo en práctica los consejos de su tutor y besando su mejilla, logrando que se relajara un poco.

–Volviendo a la carta, ¿qué es lo que harás Shinji? –preguntó el hombre.

–Sinceramente no entiendo el punto de esto, no sé si quiere volver a verme y que reparemos nuestro lazo o si tal vez quiere convocarme como piloto. Tú dijiste que soy candidato para la Unidad 01. –indicó el adolescente visiblemente confundido.

–Viendo la censura en la carta, tal vez sea lo segundo, puede que te informara algo, pero al ser temas confidenciales anuló la información. También puede que quiera las dos cosas y aproveche que te conviertas en piloto para volver a acercarse a ti. –ofreció el de la cola de caballo, esto último, lo dijo para tratar de animarlo.

El morocho pensó en esto detenidamente y se mantuvo en silencio. Ante esto, Kaji volvió a tomar la palabra:

–¿Qué es lo que vas a hacer?

–Lo discutiremos con Asuka.

–Pero esto es entre ustedes, es tu familia, es tu decisión Shinji. –dijo la germana.

–No, –respondió Shinji negando con la cabeza– también es tuya. Eres parte de mi familia, lo que decidamos nos afectará a los dos. Si me quedo, –indicó sujetándole la mano– seguiremos juntos y puede que pierda la última oportunidad de volver a acercarme a mi padre. Además de que aunque no me gusta la idea de subir a un Eva, me gustaría ayudarte, no quiero que enfrentes a esas cosas sola.

El chico afirmó su agarre sobre la mano de su novia, en señal de que no le gustaba la idea, antes de continuar:

–Si me voy, deberemos separarnos, no permitirán que te alejes de la Unidad 02. Aunque al hacerlo, tal vez tenga la posibilidad de ayudarte como piloto, puede que no sea de gran ayuda porque no tengo tu entrenamiento, pero es mejor que nada.

Asuka sujetó la mano de su novio con igual afecto que él, para luego hablar:

–Shinji, te lo agradezco, sé lo que significa para ti el Eva, que no te gusta que sea piloto. –indicó– Pero creo que aunque nos duela separarnos, deberías intentarlo. Más que nada, para intentar acercarte a tu padre, no me gustaría que pierdas esta oportunidad.

–Me parece que esa es la mejor opción chicos. Sé que será difícil para ustedes alejarse, no tanto como la última vez, ya que ahora han crecido y madurado. Además, estoy seguro que pronto llegará la solicitud de traslado para Asuka y su Eva. Por lo que sabemos, el enfrentamiento con los mensajeros se llevará a cabo en Tokio-3, esa es la principal razón por la cual se construyó el Geo-Front.

Fue la intervención de Kaji, quien no creyó prudente informarles que otro de los objetivos del enemigo era recuperar el cuerpo del Segundo Mensajero que estaba custodiado allí.

–Eso lo decide Shinji, debes ir. Ya escuchaste a Kaji, pronto yo también iré con la Unidad 02. Y no, no vas a esperar a que eso suceda. –agregó la germana adivinando su posible protesta– Aprovecharás el tiempo para entrenar como piloto –indicó con seriedad como si le diera una orden.

–Está bien, si estás de acuerdo con eso. –aceptó el ojiazul acercándose a su novia y envolviéndola en sus brazos– Pero no lo haré enseguida, viajaré el lunes para que podamos aprovechar el fin de semana juntos. –decidió previo a darle un tierno beso en los labios.

–Muy bien, entonces voy a chequear los horarios disponibles, ¿por qué no le avisan a Misato? Oh y vayan pensado qué les gustaría hacer durante el fin de semana. –dijo el japonés mayor con su habitual sonrisa guiñándoles un ojo.

–¡Llévanos a ese restaurante elegante! –exclamó Asuka sin dudarlo ni por un instante– ¡Quiero volver a bailar con Shinji! –aseguró con mucho entusiasmo.

Shinji viajaría a Tokio-2 el lunes al medio día. De esa manera, llegaría ese mismo día por la tarde, debido a la diferencia horaria.


Los adolescentes, aprovecharon al máximo el tiempo que les quedaba, antes de tener que separarse. Prácticamente no se despegaban el uno del otro, abrazados en el sofá viendo la televisión o una película, recostados en la cama, siempre intercambiando muestras de afecto.


Finalmente, el sábado por la tarde-noche, los tres fueron a cenar bastante temprano. Kaji quería que aprovecharan al máximo la pista de baile, según los deseos de Asuka, algo que hicieron ni bien entraron. Ya habían decidido una cena de tres platos y torta como postre con posibilidad de repetir u ordenar alguna variante antes de salir de casa. Así que su tutor, ocuparía una mesa y ordenaría.

Asuka y Shinji bailaron hasta que notaron que el mozo les sirvió la entrada. La pelirroja devoró su comida con voracidad, su novio un poco más rápido de lo normal. En cambio, su escolta se tomó su tiempo, adivinando la intención de sus cargos de usar el tiempo entre cada plato para quemar algunas calorías al ritmo de la música.

Con el último plato, Kaji ordenó una botella de champagne de baja graduación para brindar y les sirvió media copa a los adolescentes. Aparte del brindis, él terminaría la botella con tranquilidad, antes de solicitar que sirvieran el postre para darle a sus tutelados más tiempo de baile.

Luego del postre, los novios bailaron un buen rato por última vez, hasta que quedaron exhaustos. Asuka agradeció haber hecho caso de la sugerencia por parte del japonés mayor sobre no usar tacones, ya que con sus sandalias chatas ya le dolían bastante los pies, la germana no quería imaginar, cómo habría sido de usar tacones por más bajos que sean. Finalmente, ordenaron un poco de helado para refrescarse, antes de retirarse a casa.

Asuka y Shinji estaban muy complacidos con la velada, la cual consideraron que había sido perfecta. En al auto, se encontraban en su clásica posición con los brazos y las manos entrelazadas, la cabeza de la muchacha sobre el hombro de su novio y la de él sobre la de ella, haciendo un gran esfuerzo por no quedarse dormidos, intercambiando elogios por la gracia de ambos al desplazarse por la pista.


Al llegar a la casa, luego de despedirse de Kaji agradeciendo la noche y tras cambiarse, los adolescentes se reunieron en su cuarto.

–Oye Shinji, –llamó la germana bastante sonrojada y casi susurrando– me estaba preguntando.

–Sí, ¿qué cosa? –preguntó el joven japonés curioso e intrigado por el repentino cambio en el comportamiento de su novia.

–¿Te gustaría que intentemos un beso francés? –consultó Asuka más ruborizada y manteniendo el tono de su voz en un susurro.

–¡Eh! –exclamó Shinji muy sorprendido, comenzando a ruborizarse– ¿a qué te refieres? –interrogó para confirmar que había entendido correctamente la intención de su novia.

–¡Ya sabes Baka! –respondió la pelirroja con el ceño fruncido– Como en las películas, un beso más profundo, usando la lengua.

–¡Oh! ¿Estás segura? –consultó el morocho alcanzando la misma tonalidad que su novia.

La pareja se encontraba sentada en la cama, uno al lado del otro, aún no se habían acostado. Con determinación, Asuka se puso de pie y exclamó dejando que su orgullo tomara el control:

–¡Por supuesto Baka! ¡No lo habría sugerido si no lo estuviera!

Ante esto, Shinji también se puso de pie y tartamudeó por los nervios:

–Bu-u-ue-eno, ¿y cómo lo hacemos?

–Supongo que empezamos como si fuera uno normal, y el primero que lo sienta apropiado, abrirá un poco su boca para profundizarlo. El otro corresponderá y así de la misma manera con la lengua, un paso a la vez.

–¡D-de acu-ue-erdo! –aceptó el adolescente aún nervioso– ¿Lista?

–¡Hai! ¡Empieza tú! –indicó Asuka.

Shinji se acercó a su novia para envolverla con sus brazos, ella le correspondió, acto seguido los dos se inclinaron hacia adelante para unir sus labios hasta que estaban a solo unos milímetros de unirlos, pero Asuka retrocedió exclamando con duda:

–¡Espera! ¿Te lavaste los dientes?

–¡Claro! Mientras te cambiabas. ¿Y tú?

–Lo mismo, después de cambiarme. Entonces estamos listos.

–Muy bien aquí voy. –anunció Shinji.

Volvieron a cerrar sus ojos y a abrazarse. Cuando estaban a punto de unir sus labios, los dos se rieron repentinamente al sentir sus respiraciones sobre los mismos, la intensidad de sus respiraciones había aumentado por los nervios.

–¡No respires tan fuerte! –se quejó la pelirroja– ¡Me haces cosquillas!

–Gomen, tú también me estás haciendo cosquillas. –indicó el morocho.

Abrieron los ojos y se miraron el uno al otro antes de soltar una carcajada.

–¿Aún quieres continuar? –consultó el ojiazul.

La germana no respondió, solo asintió volviendo a cerrar los ojos. Él también cerró los ojos mientras se acercaba para besarla, nuevamente ella sintió el cosquilleo.

–Aún me haces cosquillas. –protestó Asuka sin alejarse.

–¡No puedo evitarlo!

–¡Muy bien en ese caso!

Terminó diciendo Asuka a la vez que llevaba una mano hacia la nariz de su novio y se la apretó sin darle tiempo a responder o protestar, uniendo sus labios con los de él. Esto tomó por sorpresa al morocho, quien solo pudo devolver el beso.

Luego de unos segundos, ninguno de los dos profundizó el beso y Shinji ya estaba comenzando a extrañar el aire. En ese momento, el ojiazul abrió un poco su boca por reflejo en busca de aire. Asuka lo interpretó como que él quería seguir avanzando, así que correspondió. Como respuesta, el varón buscó la mano de su novia para liberar su nariz. Por su lado, la pelirroja movió ligeramente su lengua hacia adelante, dejando que su orgullo y curiosidad la guiara. Al sentir el nuevo roce en sus labios el morocho la imitó, soltando su mano y abrazándola.

Las lenguas de los adolescentes comenzaron a rozarse a tientas con timidez, Asuka con su mano liberada buscó la nuca de su novio, enredando sus dedos en su cabello. Shinji bajó una mano a la cintura de ella deteniéndose antes de acercarse demasiado a su cola, mientras su otra mano imitaba a la de su novia. El varón se animó a estirar más su lengua, incursionando ligeramente en la boca de ella. La pelirroja copió su movimiento y comenzaron a disputar levemente el pequeño espacio, hasta que lentamente fueron ampliando la apertura entre sus labios y casi por reflejo, explorar más dentro de la boca del otro.

Con el correr de los segundos, sus cabezas cambiaron de posición y sus labios se acariciaban con frenesí, como si estuvieran intentando comerse al otro, provocando que sus cuerpos reaccionaran. Los pezones de Asuka se endurecieron, al igual que la hombría de Shinji. En respuesta a la presión sobre su entrepierna, la adolescente se humedeció un poco.

Lueg o de unos segundos, sus lenguas emprendieron la retirada y lentamente aflojaron la pasión, cerrando sus bocas en cuanto sus labios se separaron. A la vez que con lentitud abrían los ojos enfocando sus miradas en los orbes de tonalidad semejante del otro, jadeando un poco en busca de aire y sonreírse con alegría.

–¡Vaya! –exclamaron simultáneamente los dos entre jadeos– Eso fue…

Se sonrieron ampliamente al comprobar que estaban sincronizados, incluso en sus emociones por lo que acababan de compartir.

–¡Tú primero! –indicó Shinji muy ruborizado y aún jadeando.

–¡Hermoso y sorprendente! –pronunció la germana respirando con más normalidad.

–¡Definitivamente! –concordó el japonés sonriendo con algo de picardía y tratando de recuperar el aliento– ¡Salvo cuando me tapaste la nariz! –señaló debido al accionar de su novia.

–¡Oh! ¡Gomen! –se disculpó Asuka muy ruborizada– No debí hacerlo, pero sentí que, si seguíamos así nunca lo haríamos.

–Descuida, puede que tengas razón. Si no lo hubieras hecho, tal vez no me habría atrevido a abrir mi boca.

Se rieron en complicidad notando su propia excitación antes del volver a ver al otro y mirar que se encontraba en la misma situación.

–Creo que debemos ser prudentes con esto, para no extralimitarnos. –señaló la pelirroja mirando la erección de su novio, ruborizándose al ver sus propios pezones y notando la humedad en su femineidad.

–Creo que tienes razón.

Volvió a concordar el morocho imitando su rubor, tapando con sus manos la carpa en sus pantalones y viendo los pezones erectos de su novia.

–¡Oye! ¡No hagas eso! –rezongó la germana– ¡Ya lo superamos! ¡Yo no estoy cubriendo mi pecho!

–De acuerdo.

–Aún no haremos nada más que esto, pero ¿quieres intentarlo otra vez? –preguntó Asuka.

–¿No prefieres esperar a que esto se calme? –ofreció Shinji haciendo referencia a su erección.

–No, descuida. –respondió la pelirroja muy ruborizada– Creo que eso puede pasar cada vez que nos dejemos llevar en un beso y considerando que pronto te irás, es mejor que nos empecemos a acostumbrar a ello. –indicó sonriendo con algo de picardía y avanzando hacia él.

Con mucho cuidado y nerviosismo, retomaron su posición, teniendo la precaución de mantener sus cinturas a una distancia prudente. Sin cortar el contacto visual, inclinaron la cabeza para acercar sus labios, mientras lentamente cerraban los ojos.

Esta vez, Asuka fue la primera en separar sus labios, Shinji lo interpretó como una señal para introducir su lengua en su boca, haciéndolo con delicadeza e inmediatamente fue saludado por la de ella. Las lenguas comenzaron a acariciarse mientras se aventuraban con cada movimiento en la boca del otro. Poco a poco, profundizaron el beso y el instinto los llevó a acercar sus cuerpos, hasta que sus intimidades se rozaron. Ninguno retrocedió, en su lugar, se concentraron en el beso a la vez que dejaban que sus manos vagaran por la espalda del otro. Shinji solo tuvo cuidado de no bajar su mano demasiado, Asuka se detenía justo en la curvatura y volvía a subir su mano.

Finalmente, ambos anclaron una mano en la cabeza del otro, enredando sus dedos en la cabellera de su pareja. Trataban de retenerlo, como si temieran que huiría si lo soltaran, apenas las movían para no jalar algún mechón por accidente. El beso fue profundizándose, al igual que la excitación aumentaba y sus corazones se aceleraban. Lentamente comenzaron a detenerse, ya que ninguno de los dos quería llegar más lejos.

Al separar sus bocas, jadearon por aire, pero se mantuvieron cerca, sosteniéndose en un abrazo mientras se sonreían, unidos por sus frentes y mirándose a los ojos con intensidad, sintiendo como sus corazones latían casi en sincronía, como si estuvieran conversando. Permanecieron así, hasta que su respiración y latidos se normalizaron, esperando que su excitación bajara.

–Bueno. Mejor nos vamos a dormir. –dijo Asuka bostezando.

–Sí, creo que es lo mejor. –convino Shinji estirándose– Aún tenemos todo el domingo. –recordó con una tímida sonrisa.

–¿Estás sugiriendo que mañana continuaremos con esto? –preguntó la pelirroja con algo de picardía en la voz.

–Bueno, y-yo… no sé… digo… si tú quieres. –tartamudeó el morocho temeroso y apenado.

–¡Claro Baka! Relájate, solo te estoy molestando.

Fue lo que indicó la germana mientras lo jalaba junto a ella en la cama. Shinji se acomodó en el lecho, dejando que su novia se acomodara apoyando la cabeza en su pecho y abrazándolo. El ojiazul se disculpó mientras la envolvía con sus brazos:

–Gomen.

–¡No te disculpes! –regañó Asuka con algo de severidad afirmando su agarre– No digo que pasemos todo el día en ello, pero me gustaría hacerlo con frecuencia y dado que te vas el lunes… –advirtió con algo de tristeza.

–Lo sé. A mí también me gustaría. –dijo Shinji, afirmándola sobre su cuerpo.

–¡Gute nacht mein Freund!

–¡Gute nacht meine Freundin!

Se dieron un tierno pico en los labios, antes de cerrar los ojos y dejarse llevar por el sueño.


Durante el domingo, en cada oportunidad que los dos adolescentes se encontraban solos o lejos de la vista de Kaji, practicaron su nueva manera de expresarse afecto. No lo hacían más de dos veces seguidas, debido a las reacciones que provocaba en sus cuerpos, pero lo probaron en varias posiciones. Con ella sobre su regazo, sentados uno al lado del otro, recostados al sol o con ella encima de él en cuclillas. Esta última, fue muy excitante y resultó difícil para ellos evitar ir más lejos así que al separarse, decidieron que aunque fue la que mejor se sintió era muy intensa, por lo que no la harían muy seguido.


El lunes en el aeropuerto, Kaji le entregó un sobre de parte de Mari a Shinji, el cual no debía abrirlo hasta que estuviera en viaje. Los novios estaban algo tristes, porque su tiempo juntos había llegado a su fin y no sabían cuánto pasaría hasta que se volvieran a reunir. En ese lugar, por primera vez y muy apenados, compartieron un profundo beso en presencia de otras personas. Fue el beso más largo que intercambiaron hasta ahora, se sujetaron con fuerza el uno al otro, sabiendo que, cuando se separaran no sería solo por un momento, ya que Shinji debía subir al avión rumbo a Tokio-2.

–¡En verdad te quiero mucho Shinji! –aseguró Asuka con los ojos vidriosos por las lágrimas que amenazaban con fluir incontrolablemente.

–¡Yo también te quiero mucho Asuka! –correspondió Shinji.

El rostro del varón también reflejaba su tristeza mientras la abrazaba con firmeza y delicadeza, tratando de compartir sus sentimientos en el proceso.

–¿Me llamarás cuando llegues? –preguntó la germana olfateando para contener el llanto.

–¡En cuanto llegue a Tokio-2!

–Hablaremos todos los días ¿no? –consultó la pelirroja casi suplicando.

–¡Antes de ir a dormir! –manifestó el morocho regalándole una cálida sonrisa sin apartar la vista de sus orbes azules.

–¡Me harás tanta falta! –indicó la ojiazul terminando el contacto visual y hundiendo su cara en el pecho de su novio.

–¡Tú también! ¡Aún podemos cambiar de opinión! –ofreció el varón.

–No. ¡Debemos ser fuertes! ¡Esto es importante para ti!

Fue lo que Asuka indicó, mientras la gente a su alrededor no dejaba de ir y venir. En ese momento, sonó la última llamada para abordar por los altavoces del aeropuerto.

–Cuídate Shinji y saluda a Misato de mi parte.

–Lo haré Kaji, por favor cuídala.

–Descuida, la cuidaré por ti.

–¡Oye! ¡No soy una niña! –exclamó Asuka dejando salir su orgullo y pellizcando levemente en la espalda a su novio– ¡Recuerda que soy mayor que tú!

–Lo sé. –dijo Shinji besando su cabeza.

Poco a poco, rompieron el abrazo, manteniendo las manos unidas, hasta que sus brazos no pudieron estirarse más, mientras Shinji se alejaba rumbo a la compuerta para abordar el avión.

–¡Buen viaje y cuídate de Misato! ¡No dejes que te corrompa y asegúrate de no comer su comida! –advirtió la germana tratando de sonreír, para que no la viera llorar.

–¡Descuida! ¡Me encargaré de cocinar! –indicó el adolescente devolviendo una sonrisa un poco forzada.

–¡Adiós Shinji! –saludó la pelirroja.

–¡Adiós Asuka!

Con sumo dolor, el joven japonés se dio la vuelta, acercándose al mostrador y enseñando su boleto. Antes de cruzar el umbral se giró para despedirse por última vez, enfocando su mirada en Asuka que lo saludaba enérgicamente con lágrimas en los ojos.


Notas Aclaratorias:

Tadaima: "Estoy en casa" en japones.

Okaeri: "Bienvenida de nuevo" en japonés.

Pervers: "pervertido" en alemán.

Gute nacht mein Freund: "Buenas noches mi Novio" en alemán.

Gute nacht meine Freundin: "Buenas noches mi Novia" en alemán.


Agradecimientos:

Un especial agradecimiento a mi Beta Principal "Ground Spirit Minerva", gracias a ella pueden leer esto sin faltas de ortografía u errores gramaticales. Además autora del cover con el que esta historia se ilustra. No duden en buscarla en Google y aquí en fanfiction /u/1987526/Ground-Spirit-Minerva y darle una oportunidad a sus historias, además de pasar por su deviantart: /groundspiritminerva

En segundo lugar agradezco también el apoyo y aliento de mi otro beta "aniber-estrada", y recomiendo sus historias las cuales pueden encontrar también aquí en fanfiction /u/6349482/aniber-estrada

Y por último al nuevo Beta Manolo/Emanuel Mave, quien le ha dado una última revisión a las modificaciones de último momento.

Por cierto, si encuentran errores de ortografía o gramática que no estén dentro del Capítulo eso es 100% mi responsabilidad. En cuanto a los otros nadie es perfecto y se pueden deber a alguna corrección realizada sin supervisión de los Beta. Si esto sigue siendo válido, yo soy el que sube los capítulos y a veces realizo pequeñas modificaciones en el proceso.

Recuerden que también pueden encontrar el fic en:

Amino: /c/anime-es/page/user/5/bNec_Gfm61Y8j1jrmmrYB4JR8W1rqVJ

Facebook: /pg/shinasu69/posts/?ref=page_internal

Mega: /#F!UFcCDAaY!7c5LWffjduKxYglTVFtVVQ

completen con lo que corresponda (que idiotez esto de no poder poner enlaces en los fic) o revisen en mi perfil.


Notas Finales:

Primero un nuevo personaje aparece Kaji (Marrón Claro). Segundo, nuevo fondo que me gusta mucho, además me brinda mayor libertad para seleccionar colores para los personajes (solo quienes leen en Face, Amino o en PDF). Pronto estaré actualizando con todo el Arco completo en un solo PDF, con solo notas aclaratorias e indicación de colores en los personajes, recomiendo que lean los PDF con un navegador, pues sino se pierden algunos formatos de letra. Este es el último capítulo que subo a Amino y Facebook con capturas (fueron 62), los que componen el Segundo Arco (que sale la semana que viene) son mucho más largos por ende solo informaré que ya lo pueden descargar desde la carpeta de Mega en PDF.

Les informo que el Segundo Arco será calificación M [por violencia y contenido de índole sexual (Lemmon)], otro motivo por el cual tampoco estaré subiendo capturas debido a las normas de Facebook y Amino. No creo sacar una versión censurada hasta que complete la historia o al menos el Tercer Arco. Si leen esto en Fanfiction recomiendo revisar mi perfil.

Ahora, por fortuna las musas permanecieron cerca, pero lamentablemente me desviaron un poco, provocando que me estirara en el desarrollo del capítulo 4 (mi objetivo era intentar llegar al 7mo), pero surgieron ideas que quedaban bien, además como muchos otros estaba en la recta final de la cursada y no pude dedicarle todo el tiempo que me hubiera gustado. Lo bueno es que en solo una semana y con poco tiempo disponible creo llevar ya la mitad del 5to y publicando cada dos semanas espero lograr mantener esta ventaja.

Sigo necesitando Betas para la corrección, Aniber y Manolo no dan abasto dadas sus demás responsabilidades. Pero igualmente publicare solo con mi revisión de ser necesario y al concluir realizaré las correcciones necesarias. Sin más que decirles espero que hallan disfrutado de este Arco y con algo de orgullo le doy fin (poniendo el "Complete" en Fanfiction).

Atentamente Arroba5

Nos vemos la semana próxima con…

"Segundo Arco: Adolescencia Conflictiva – Capítulo I: De Vuelta en Tokio-3".