Si, sigo vivo. Espero y disfruten el capitulo.

《●》

| RWBY y Halo no me pertenecen |


Capítulo 11

\ Una Rosa gentil /

Lo cierto era que Noble Seis ni las chicas de el equipo RWBY esperaban encontrarse con la madre de Ruby y Yang, pero aún así ellas de manera amable le habrían invitado a su hogar, ya que no podían rechazarlo y aprovechando que era viernes por la tarde, al final terminaron por aceptar.

Así que ahora ellos se encontraban en la isla de Patch, rumbo hacia lo que era la residencia Rose. No tardaron mucho en llegar a dicho hogar, era una casa grande, pero normal como las demás desde lo que se veía de afuera.

"Adelante, pasen." Dijo Summer con una gentil sonrisa en su rostro.

Ruby y Yang entraron como si nada, ya que era su hogar, tras de ellas iba Blake y Weiss, quienes entraron con un "con permiso" y por último el Spartan.

"Sientanse como en su casa, no sean tímidos." Dijo Summer sonriendo, con una cálida y gentil actitud.

"Ah se siente bien regresar a casa después de un buen rato." Comento Yang con un tono algo perezoso, mientras se sentaba en el sofá.

"¡Zwei!" Al entrar pronto fueron recibidos también por un perro, bastante pequeño, Weiss no puedo evitar decir que era muy lindo mientras que Blake se asustó.

"Descansen, iré a preparar la cena." Comento Summer.

"¿Necesita ayuda?" Weiss pregunto. Ella no era exactamente alguien que sabía cocinar pero no quería ser irrespetuosa en el hogar de alguien más.

"No te preocupes por ello, pero muchas gracias." Respondió Summer con una gentil sonrisa.

Todos se encontraban en la sala en ese momento, sentados en los sofá de la habitación. En eso Seis diviso lo que parecia ser una foto de Summer, Yang, Ruby y un hombre rubio, la foto parecia ser de hace años.

"¿El es tu padre?" Pregunto Weiss al ver también aquella foto.

"Si... el era, nunca lo había mencionado pero... el falleció debido a una enfermedad, desde entonces mamá nos ha cuidado y criado solas." Explico Yang, con cierto tono triste.

"Lo lamento... no sabía." Dijo Weiss en empatía.

"No te preocupes, eso fue hace tiempo." Comento Ruby intentando ser positiva. "Deberiamos hacer algo mañana."

"Si, quizá deberíamos ir a la playa." Sugirió Yang, con la intención de distraerse un poco.

Pasado unos cuantos minutos la madre de Yang y Ruby ya tenía lo que era una cena para seis personas, era algo sencillo, se trataba de carne cocinado con verduras, pero sabía bastante bueno, era comida casera después de todo, algo que sabía bien si se le ponía empeño.

Comieron con calma y tranquilidad, disfrutando de la cómoda hecha por la madre de Ruby y Yang. En la mesa Summer fue conociendo uno por uno a los amigos de sus hijas, primero Weiss quien resultó ser la heredera de la SDC, y Blake quien venía desde Menagerie hasta Vale.

Y por último...

"¿Y que hay de ti, John?" Pregunto Summer con una gentil sonrisa en su rostro.

"Es algo complicado de explicar." Comento Seis.

"Si, de verdad." Añadió Yang.

Las chicas intercambiaron miradas entre ellas, Summer no pudo evitar alzar una ceja al notar aquellas expresiones.

Fue entonces cuando Ruby comenzó a hablar. "Mamá, sonara loco pero..."

Y por los siguientes minutos Summer comenzó a conocer la historia de Noble Seis, junto con la guerra contra el Covenant. Primero fue contado por las chicas pero después lo demás fue explicado por el mismo Spartan. Summer escuchó con atención, y aunque podría sonar ridículo ella lo creía firmemente.

"Así que... tras lo sucedido aquella noche en Vale me quedé en Beacon, hicimos la iniciación y formamos un equipo. De hecho Ruby era quien tenía el mando pero ella decidió darme lo."

Summer había escuchado suficiente, y debía decir que se sentía conmovida. Aquel joven soldado había perdido a su familia que de por sí no recordaba, eligió ser un arma para pelear contra el Covenant, básicamente para convertirse en un guerrero y protector de la humanidad.

"De hecho el incluso tiene vídeos grabados desde el casco de su armadura." Comento Yang.

"Si, deberías verla, su armadura es bastante genial." Añadió Ruby algo emocionada.

"No, yo te creo." Decía Summer mientras se levantaba un poco y se acercaba a donde estaba Noble Seis. "Debio ser difícil todo lo que tuviste que hacer y contra quien tuviste que luchar, realmente admiro eso."

Las chicas no pudieron evitar sonreír ante las palabras de Summer, ella era un alma bastante amable y gentil, y tras escuchar la historia de Seis sintio admiración, así como tristeza y empatía por el guerrero.

Sin embargo, las chicas se sorprendieron bastante y casi se asustan al ver como Summer abrazaba a Seis, debido a que ella estaba de pie y el sentado su rostro quedó enterrado en los senos de esta. El ni se inmutó, no reaccionó a aquello, pero debía decir que Summer olia bien y podía sentir su calor.

"Si te hace sentir mejor, siempre puedes contar conmigo si necesitas algo, incluso si llegase a pasar algo puedes vivir aquí. Después de todo eres un buen amigo de mis hijas." Dijo Summer con un ligero rubor en su rostro.

"Uhh... ¿Mama?" Pregunto Yang algo preocupada.

"Jeje lo siento, quizá me deje llevar." Dijo Summer con una expresión inocente, y pronto se alejó de Seis.

"Lo agradezco." Respondió Seis de manera simple y neutra.

Las chicas por otra parte se sintieron un poco más relajadas, ellas pensaban que seguro que solo se trataba de el instinto materno de Summer siendo amable con el Soldado... ¿verdad?

"Bueno, es hora de dormir, a menos que quieran hacer algo." Comento Summer.

"Oh, ¡podríamos hacer una pijamas!" Dijo Ruby entusiasmada.

"No trajimos un cambio de ropa." Comento Weiss. "Y siendo honesta me siento algo cansada."

"Quizá lo mejor es que durmamos, mañana podremos hacer algo juntos." Sugirió Weiss.

"Tenemos dos habitaciones para huéspedes, así que... quizá alguien tenga que compartir." Comento Summer.

"Bueno, el Jefe puede dormir conmigo." Comento Yang con una pequeña sonrisa perversa. Pero Ruby respondió con un ligero codazo.

Summer solo pudo reír un poco, pero sabía que sus hijas ya estaban en esa edad donde estaban interesadas en el sexo opuesto. Además, el Spartan resultaba ser alguien bastante guapo, y ella sabía que todas tenía los mismos pensamientos hacia el soldado.

"Yo podría tomar el sofá, así Blake y Weiss pueden tomar las habitaciones de huéspedes."

"Buuu..." Se quejó Yang con un puchero en su rostro.

"Si estás de acuerdo entonces no hay problema." Respondió Summer.

《●》

Y fue así como el equipo RWBYS pasó la noche en la residencia Rose. Cada quien estaba en una habitación, mientras que Seis descansaba en el sofá.

Lo cierto era que el ya estaba dormido, era bastante sencillo que el durmiera rápido si se lo proponía. Sin embargo, el también podía despertar pronto, sobretodo si algo sucedía. Por lo que en ese momento el había despertado, pero no se levantó, pues escuchaba que alguien había abierto la puerta y bajado las escaleras. Los pies descalzos de esa persona pisaban el suelo, y se dirigía a donde estaba Seis.

"¿Estas despierto?" Una voz le dijo en un tono suave, como si no quisiera molestarlo.

Seis conocía esa voz, y pronto la figura de dicha mujer se presentó. Y se trataba de Yang. En ese momento ella vestía una camisa de tirantes amarilla la cual dejaba ver a buena vista sus senos de buen tamaño, además de un short negro que mostraba sus piernas desnudas bien formadas, y con lo ajustado que era resaltaba su trasero.

"Lo estoy." Respondió Seis como si nada.

"¿No podías dormir?" Pregunto Yang.

"De hecho me despertaste." Dijo Seis de manera simple, burda pero de manera honesta.

"Jeje lo siento." Dijo Yang aunque no parecía apenada. "Quería ver como te encontrabas."

"Estoy bien Yang, no tienes que preocuparte." De nuevo otra respuesta con una expresión indiferente.

"Bueno, yo quería verte." Decía Yang sonriendo un poco, mientras jugaba con su pelo usando sus dedos.

"¿Necesitabas algo?" Pregunto Seis.

Yang solo suspiró, y recordó otra ves que clase de hombre era el Spartan, bastante denso en lo que se refiere a las relaciones intimas de hombre y mujer. Sin embargo, la respuesta de Yang fue sentarse en la cintura de el Spartan. El seguía completamente vestido así que no podía sentir bien la piel de la rubia.

"¿Yang?" Pregunto el Spartan.

"Shhh..." Dijo Yang, poniendo un dedo en los labios de él soldado. "Sabes, en este momento todos están durmiendo..."

"¿...?"

"No quiero que pienses que soy una cualquiera, pero realmente me agradas mucho."

Seis recordaba una situación similar a cuando el estaba con Blake. ¿Acaso Yang quería saciar su deseo sexual hasta sentirse satisfecha?

Yang tan solo se quedó quieta, mientras su trasero se mantenía sobre la entrepierna de el soldado, sus suaves manos se metía dentro de la camisa de el Spartan, donde ella pudo sentir con sus dedos los músculos del soldado.

"Sabes, lo que yo realmente quiero en este momento es..."

"Ir a dormir antes de que mamá te castigue por indecente."

Pronto la luz se encendió en la sala, la luz de el lugar reveló a Summer, la cual estaba vistiendo en ese momento ropa para dormir. Se trataba de un babydoll negro y unas largas medias negras. A pesar de decir eso su rostro mostraba una sonrisa y una expresión tranquila, aunque Yang pronto se sintió aterrada.

"Eh... ¿Q-que tanto escuchaste, mamá?" Pregunto Yang asustada.

"Todo." Dijo Summer con una sonrisa, pero Yang sentía que era una expresión falsa. "¿Que tal si vas a dormir antes que te dé unas nalgadas?"

"¡Buenas noches!" Yang huyó lo más rápido posible. Definitivamente no quería ser nalgueada por su mamá.

Summer tan solo dejó salir un suspiro, ella se despertó por casualidad, ella no esperaba que fuese a suceder algo indecente en su hogar, pero no esperaba más aún que fuese Yang quien quisiera empezar. Debía decir que admiraba la actitud de el joven soldado al no ceder ante tales deseos tan básicos.

"Lamento lo que pasó con Yang, espero no te enojes con ella." Comento Summer.

"No me enojó. En cierto modo entiendo lo que pasó. Yang tenía el deseo sexual alto y ella solo quería relajarse, la hubiera ayudado pero decidió huir." Seis dijo como si nada.

"...¿perdón? ¿Que quieres decir con eso?" Pregunto Summer confundida.

"Como líder de equipo es asegurarme de que ellas se encuentren en óptimas condiciones para asistir a clases y poder combatir, soy responsable de ellas, de lo contrario podrían fallar." Dijo Seis.

"...¿quien te dijo eso?"

"Blake, mi compañera." Respondió Seis de una manera bastante calmada, inocente incluso.

Por lo que Summer entendió, Seis creía que el deseo sexual de las mujeres podría afectar el desempeño en combate si no era atendido rápidamente, básicamente decía que estaba dispuesto a tener sexo con Yang, pero no por gusto, si no para ayudarla, y todo eso se lo dijo la chica faunus Blake.

"Entonces... ¿ya lo hiciste con ella?" Pregunto Summer bastante curiosa.

"¿Si he mantenido relaciones sexuales con Blake? Si, ella dijo que como estaba en celo necesitaba satisfacer su deseo sexual." Explico Seis. "Ella tiene razón, mi deber como líder de equipo es asegurarme de que todas se encuentren aptas para el combate, no puedo dejar que algo así las llego a perjudicar."

Básicamente la chica gato se aprovechó de el soldado para tener sexo con ella. Summer pensó que lo mejor era explicarle que el sexo no es necesario para calmar el deseo sexual, al menos no tan exagerado como ella lo explicó. Aunque ela podía ver que Seis no tenía malas intenciones, y parecía que el sexo le daba igual.

Aunque... Summer pensó que ella podría tomar ventaja del asunto.

"Y-ya veo... suena a que realmente te preocupas por ellas." Comento Summer.

"Si, ellas me han ayudado mucho desde que llegue, yo también tengo que dar lo mejor y ayudarlas." Dijo Seis, bastante determinado.

"Entonces... ¿quieres que te ayude?" Dijo Summer.

"¿Huh?"

"Podría... darte una pequeña clase, sobre cómo complacer a una mujer a la hora del sexo... así ellas se sentirían bien."

Claro que estaba realmente mal lo que tenía en mente. Tener relaciones sexuales con alguien más joven, un amigo y compañero de la escuela de esus hijas, además de que ellas sentían atracción por el. Pero ella confiaba en el Spartan, y definitivamente prefería que fuese el quien tuviera sexo con sus hijas que cualquier muchacho que seguramente se aprovecharía de ellas. Aunque en esos términos hablaba más acerca de Yang, Ruby aún no mostraba ese tipo de interés.

"Realmente agradecería cualquier asistencia." Respondió Seis.

"Entonces vayamos a mi habitación." Dijo Summer, mientras que pronto ella tomaba la mano de él soldado.

《●》

No tardaron en llegar a la habitación de mamá Rose, la cual estaba ordenada y tenía una gran cama. Summer por su parte se sentía algo ansiosa, hace rato que no estaba con un hombre, hace tiempo que estaba sola y masturbarse se había vuelto tan monótono que llego a dejar de hacerlo.

No tardo en lograr hacer que el joven soldado se desnudara. Ahí pudo lo que hace tiempo no veía. Un pene, un miembro largo de carne, aún no estaba erecto y se veía que tendría buen tamaño.

Summer no pudo evitar sentirse curiosa, así que siento a John en la orilla de la cama, mientras ella se arrodillada frente a él y masajeaba aquel falo de carne.

John se mantuvo calmado, la sensación se sentía bien, ella estaba siendo gentil, pero nada del otro mundo, su cuerpo no producía calor de más y sus latidos se mantenían al mismo ritmo de siempre.

"Es muy grande..." Dijo Summer mientras masajeaba el miembro ajeno con ambas manos, no pudo evitarlo y comenzó a darle ligeras lamidas, no tenía sabor del todo, por lo que daba a entender que el muchacho era limpio, no tenía sabor amargo o salado.

"Señora Rose, yo-"

"Summer... por favor dime Summer... me haría muy feliz si me llamas por mi nombre."

"...Summer, quería saber cómo esto ayuda, ¿acaso te hace sentir mejor? ¿Aliviada?"

"Un poco a decir verdad, sirve para que entremos en calor, ¿qué hay de ti? ¿Te gusta?"

"Un poco, si."

"Bien." Summer sonrió y pronto se levantó, se puso en posición de a "perrito" en la cama mientras remocia sus bragas. "¿Ves mi vagina? Quiero que la lamas."

"...¿lamerla?" Pregunto Seis.

"Así es, la mejor parte para comenzar es sexo oral, tienes que asegurarte de que tu compañera se siente bien antes de tener sexo; pueden ser caricias o toqueteos pero el sexo oral es siempre lo mejor."

"Comprendo..." Entendío lo que ella dijo pero no ente día porque. Aún así, el joven soldado no se quejaría por la ayuda que estaba recibiendo.

"Pon tus manos en mi trasero, y lame mi intimidad." Dijo Summer, algo apenada de pedir tal cosa a un hombre joven.

John se quedó callado, se acercó y así como ella pidió comenzó a lamer sus labios vaginales, de una manera algo rara e incluso torpe. A Summer no le estaba gustando.

"B-bueno... es un comienzo... ¿has probado el helado?"

"Uh-huh." John respondió de manera positiva.

"Entonces usa tu lengua como si la mi eras un helado." Ordeno Summer.

John hizo lo que ella dijo.

Y fue entonces cuando Summer comenzó a sentirse mucho mejor, el cambio era bastante notorio, y no tardó en comenzar a desprender líquidos por su intimidad.

"¡AHHH! ¡Si, de esa manera!" Summer gritó, sin importarle que hubiera hecho ruido. Afortunadamente las paredes eran bastante resistentes al ruido. "T-tambien intenta usar tus dedos."

Summer estaba sintiéndose bien, ella sentía como aquel hombre joven lamia su intimidad y sus dedos acariciaban sus labios vaginales. "A-ahora quiero que metas tu lengua dentro de mi."

Como un soldado obediente, John siguió las instrucciones de Summer, ella tenía un sabor dulce a decir verdad, y le gustaba, era como frutas, sobretodo fresas.

Summer por su parte estaba jadeando y gimiendo bastante, su interior cosquilleaba, sentía como la calidad lengua ajena se movía y saboreaba su interior. Debido a la falta de sexo ella estaba muy sensible, por lo lo que no evitar llegar al orgasmo pronto.

"¡Ahhh!"

Dejo salir un corto grito de placer al momento de llegar al clímax, ella dejo caer su cuerpo al no poder sostenerse más, y dejo salir sus líquidos en la boca de John, mientras sentía como este se separaba de ella, todos los jugos de ella caían a la cama, manchando las sábanas. "Ahhh... ahhh..."

"¿Lo hice bien?" Pregunto el soldado.

"Bastante..." Dijo Summer temblando un poco y con una sonrisa en su rostro. "Pero aún no acabamos."

Summer alzó su trasero, mientras que su cabeza aún estaba en la cama, uso ambas manos para abrir sus labios vaginales.

"Vamos... mete tu gran pene dentro de mi." Le dijo Summer, ella estaba completamente ansiosa.

John asintió y posó ambas manos en la cintura de la mujer mayor, sin poder evitarlo pronto comenzó a introducir su miembro dentro de la intimidad ajena.

"¡A-AHHH!" Ella sentía como aquel falo de carne ingresaba dentro de ella, sus piernas temblaban y el deseo sexual se había apoderado de ella.

Para aquel punto John sabia que hacer, así que pronto comenzó a mover sus caderas. Summer disfrutaba el sentir su interior expandirse, y el sentir una ves más un miembro dentro de ella.

La mujer adulta tomó una almohada y enterró en el su rostro, aunque aún se podían escuchar los jadeos que esta dejaba salir, ella sentía como su interior t su útero eran golpeados gentilmente por el miembro de el soldado.

"¡Si...! ¡No pares...! ¡Mami quiere que le demuestres lo que sabes hacer con tu gran pene...!" Dijo Summer sin vergüenza alguna, ella solo estaba contenta, se sentía satisfecha, incluso querida.

John ignoró las palabras de Summer, el solo se limitó a mover sus caderas y calmarse, el aún se mantuvo tranquilo igual que desde el principio.

"Mhhh... que rico...~ " Summer no era de disimular, lo que sentía le gustaba decirlo, al menos Seis sentia que estaba haciendo un buen trabajo. "Más rápido... quiero que seas más rápido y brusco..."

Y así como Summer pidió ella pronto sintió como era embestida de manera más rápido, y algo brusca, pero le encantaba. Ella no tardó en comenzar a babear mientras sus ojos se perdían hacia arriba. En ese momento lo único que existía para ella era John y el placer que le estaba dando.

A pesar de que aún se trataba de un sentimiento extraño y mantenerse tranquilo lo cierto era que comenzaba a disfrutarlo, hasta cierto punto al menos.

"Siento que pronto voy a..." Se detuvo un momento para recordar cuál era la palabra. "¿...venirme...?"

"E-espera." Summer dijo, a lo que el joven soldado obedeció y comenzó a detenerse. "Cambiemos de posicion.~"

Sin perder mucho tiempo, hicieron un cambio a la manera en la que ambos estaban teniendo relaciones. Esta ves John se quedó sentado en la orilla de la cama, mientras que Summer, con su babydoll removido y dejando sus senos expuestos, se sentó encima de él soldado, comenzando a "cabalgarlo" mientras sus manos estaban en los hombros de el.

Ella sentía una ves más el miembro ajeno, y quiso ser ella quien lo disfrutara mejor. Así que Summer comenzó a mover sus caderas de arriba a abajo, la sensación placentera se mantuvo.

"Quiero que chupes mis senos.~"

Eso era algo extraño para John, eso era algo que usualmente hacían los bebés, pero seguramente Summer disfrutaría eso, al menos eso pensó el soldado. Así que el obedeció la orden y comenzó a chupar de manera calmada y gentil uno de los senos de Summer.

Summer se aferró más al soldado, sus brazos rodeaban su cuerpo, y sus manos arañaban un poco su espalda, pero era porque ella lo estaba disfrutando, era algo que anciana desde hace tiempo. Y sin darse cuenta pronto ella había comenzado a lactar.

Aquel líquido comenzaba a desprenderse de los pezones de la mujer adulta, el soldado logró probar sin saberlo antes aquel líquido, y lo cierto es que sabía bien, le gustaba el sabor, sabía bien, más que por gusto que por deseo sexual el continuó lamiendo y chupando el pezon de la mujer mayor.

"Ahhh buen chico... no olvides de poner tus manos en mi trasero... a una chica la tienes que sujetar bien cuando le haces el amor...~"

John asintió mentalmente, y colocó sus manos en el trasero de Summer, sujetándolo de manera firme y gentil.

"Ahm...~ John... estoy por venirme... y quiero que me llenes con tu semen...~ Correte conmigo...~"

John sentia de igual manera que estaba por venirse, aunque de hecho el sabía controlarlo mejor, pero por indicación de Summer decidio de igual manera venirse.

"Vente dentro de mi... ¡Quiero tu semen! ¡No importa si me dejas embarazada...~!" Como una total pervertida y con saliva desprendiendo de su boca, Summer contigo moviendo sus caderas, deseando sacar todo lo que el joven soldado pudiera darle.

Seis se mantuvo callado, pero decidí llegar al clímax de una buena ves, sin avisar el pronto llego al orgasmo, dejando salir una gran carga de semen dentro de Summer Rose.

"¡Me vengo...!" Grito Summer al momento de moverse por una última ves, su útero chocó contra el miembro de el soldado, y ella también llegó al orgasmo, el orgasmo más satisfactorio y placentero que tuvo en un largo tiempo. Además, ella sentía como su interior era inundado por el espeso y caliente semen de el compañero de sus hijas.

"¡Ahh...! Después de tanto tiempo... siento como el semen de alguien joven llena mi aparato para hacer bebés...~"

Una descripción algo cruda, pero eso hacia feliz a Summer, ella solo se relajó y dejo que todo el semen fluyera dentro de ella, quería poder sentirlo en cualquier rincón de su intimidad, por lo que movía un poco de un lado a otro sus caderas, mientras aún tenía el miembro ajeno dentro de ella, aún notaba que estaba erecto. Realmente los Spartan tenían mucha energía, pensó ella.

"¿Acaso querías un bebé?" Pregunto John.

"Claro que no... o quien sabe." Comento bromeando. "Me asegurare de tomar algo mañana para que no haya embarazo alguno, pero por ahora... por favor sigue dándome amor."

《●》

"Ahh... John... maldición... quiero que me lo hagas duro..."

De el otro lado de la pared Yang Xiao Long tenía una difícil situación, ella estaba masturbándose mientras veía un video pornográfico en su scroll, sus dedos acariciaban su virgen intimidad, pero ella estaba aún algo enojada con su mamá porque no logró hacer lo que quería, y en la escuela sería difícil hacerlo.

A pesar de que ella no logró salirse con la suya, nu ella ni sus amigas se darían cuenta de que su mamá sí lo logró.

《●》

A la mañana siguiente...

Summer había demostrado ser una mujer un tanto insaciable, después de todo, estar sola mucho rato le había afectado bastante, por lo que terminaron haciendo dolo por al menos una hora entera, hasta que ella se cansó y se durmió, mientras usaba a Noble Seis para abrazar.

Afortunadamente nadie logró darse cuenta de que mamá Rose y el joven soldado pasaron la noche juntos, y para no levantar sospechas ambos se dieron una ducha. Pero al final Seis aprendió más sobre como lidiar con las mujeres, al menos para hacerlas sentir bien cuando ellas lo necesitaran.

Así había acabado la estancia de el equipo RWBYS en la residencia Rose.

"Muchas gracias por habernos alojado." Dijo Weiss con su típica actitud refinada.

"Y por la comida, estuvo bastante buena." Comento Blake con una pequeña sonrisa.

"Adiós mamá." Dijo Ruby mientras ella y Yang abrazaban a su madre.

"Intentaremos volver pronto." Dijo Yang bastante contenta.

"No hay porqué, ustedes siempre serán bienvenidas. Ustedes cuídense mis niñas." Dijo mientras les daba un beso en la frente a cada una.

Blake y Weiss se sentían bien con la amabilidad de la señora Rose, mientras que Yang y Ruby se sentían contentas de ver a su madre de nuevo. Aunque pronto ella dirigió su mirada al joven soldado, sus ojos plateados miraban a sus ojos azules.

"Muchas gracias por todo." Dijo Seis, no sonaba a que era mucho pero el realmente estaba agradecido.

"No te preocupes, por favor cuida de mis niñas, y de Weiss y Blake." Dijo Summer.

"Lo haría aunque no lo pidiera." Dijo Seis.

Las chicas no pudieron evitar sonreír y apenarse un poco ante tales palabras. Aunque esas expresiones cambiaron rápido ante lo que Summer hizo después.

Ella se acercó a Noble Seis y le plantó un beso en la mejilla, uno que duró varios segundos, podría decirse incluso que fue con intención romántica.

"Recuerda que siempre serás bienvenido, y te aceptaré como parte de la familia Rose." Dijo Summer con la sonrisa más cálida y gentil del mundo.

Seis no pudo evitar pensar sobre la palabra "familia" pero aun así no iba a ser grosero ante tal comentario.

"Lo agradezco señora Ro- Summer."

"Buen chico." Dijo Summer bromeando.

"Uhhh..." Ruby y Yang no sabían que decir, su madre era amable y gentil pero ambas chicas sentían que era la primera ves que veían a su madre de esa manera. Era bueno verla feliz y contenta pero parecia algo... coqueta. Eso tambien lo notaron Weiss y Blake.

《●》

El regreso a la Academia Beacon fue bastante calmado, no tardó en llegar, aunque hubo algo de silencio, las chicas aún estaban pensando sobre aquel beso que Summer le dio a Seis. Ella no tenía pensado quedarse al soldado para ella sola... ¿o si? Fue raro que B312 llamara a la madre de Ruby y Yang por su nombre, ademas, esa chica Neopolitan también tenía malas intenciones con su adorado guerrero espacial.

"Bueno, hogar dulce hogar." Dijo Yang mientras abría la puerta, aunque lo dijo para acabar con el silencio.

Al abrir la puerta vieron que su habitación seguía como siempre, aunque lo raro fue que vieron en una cama a una chica. Bastante extraña.

"Hey, ¿quién eres tú?" Pregunto Weiss, aunque sonaba más a que ordenaba saberlo. "¿Que haces en nuestra habitación?"

La chica que estaba ahí vestia de blanco llevaba una prenda única que actuaba como falda y vestido bastante corto, además de usar tacones y largas medias blancas con ligas, ella tambien llevaba adornos en el pelo ademas de algun tipo de objeto metalico en la frente, sus ropas eran bastante exoticas, junto a su cabello y sus ojos color rojo. Ademas de eso sus senos eran bastante grandes, del mismo tamaño que los de Yang.

"Finalmente llegaron, pense que seguirian en Vale." Dijo aquella chica mientras se levantaba de la cama.

"Perdon pero, ¿Quien eres?" Pregunto Ruby confundida.

"¿Y que haces en nuestro cuarto?" Dijo Weiss de nuevo bastante enojada.

"¿Ehh soy yo? Lumine." Dijo aquella chica señalandose, con una sonrisa bastante notoria.

¿Lumine, la IA alienigena que se metio dentro de la armadura de Noble Seis? Ahora ella tenia un cuerpo humanoide.

...

...

...

"¡¿Que?!" Las chicas gritaron.

Fin del Capítulo 11


● Apariencia de Lumine ●

Bueno, por fin Lumine tiene un cuerpo, todo fue descrito ahi pero por si tienen dudas, basicamente la apariencia de Lumine es de KOS-MOS de Xenosaga, aunque el aspecto que describi esta mas influenciado por el que aparece en Project X Zone

X

Bueno, parece que Summer decidió tomar ventaja de nuestro muchacho, pero quien va a culparla después de todo.

De momento no hay nada más que decir, recuerden dejar Reviews o preguntas sobre el Fanfic, y compartanlo con otras personas ya que me gusta que más personas sigan esta historia. Y claro, si creen que a alguien le gusta este tipo de historias absurdas pero entretenidas entonces compartanlas.

Sin más que decir, hasta la próxima.