¡Hola gente! Aquí Demon para continuar con esta rareza que se me ocurrió un día, aunque lo dice en el resumen me parece que no está demás mencionarlo, esta historia tiene cierta inspiración en el fic; "Uzumaki's Strongest Weapon" del usuario Shinpuuryuken, sí les gusta el lemon y el yuri pasen a leerlo. Supongo que ya algunos lo supondrán pero no todas las mujeres del harem lo harán totalmente por su voluntad, sí, me refiero al genjutsu de Naruto, cualquier crítica que sea constructiva y con respeto, sí tienen recomendaciones para mejorar mis habilidades para escribir escenas de acción se los agradecería.


Naruto no podía quitar la sonrisa de su rostro, los Uzumaki que estaban esparcidos por el mundo eran escasos, los suficientes como para considerar al clan extinto, por lo que necesitaba unirla a sus planes, y aunque le encantaría ir para presentarse el mismo no era seguro, la mayoría del salón y de la aldea le llamaban Uchiha, por lo que lo más probable es que no le creyera, necesitaba que un tercero no muy relacionado con él lo sacara a tema con ella, teniendo unas horas libres antes de su examen todos empezaron a salir y varias chicas se llevaron a Karin para charlar, estaba por salir a buscar a la chica de lentes cuando Kinana se puso frente a él.

— Disculpa Naruto-san ¿Podemos hablar? —Preguntó sonriéndole, Kagami miró a su hermano esperando que este respondiera cuando la chica se aclaró la garganta— A solas, por favor —Pidió viendo al otro Uchiha.

— Vamos Kagami, ni que fuéramos a matarnos entre nosotros por dejarnos solos, busca un lugar donde comer —Despidió Naruto curioso, Kinana y él no habían hablado más de lo estrictamente necesario pero ahora se le acercaba intentando charlar, curioso cuanto menos, Kagami salió del salón y en ese momento entró Erik con una sonrisa— Disculpa Kinana y yo…

— No hay problema, él también es parte de esta charla —Le interrumpió Kinana pero su mirada había cambiado, de ser la amable y alegre que normalmente se mostraba ahora era fría y segura— Erik ¿Podrías? —El chico hizo un sello de mano antes de poner su mano en la pared, en ese momento varias líneas empezaron a extenderse por toda la habitación— Supongo que ya te vas haciendo una idea de lo que deseo hablar ¿No es así, Wrath? —Preguntó sentándose frente a él.

— Quien lo diría, la pequeña hija del Hokage juntándose con gente del bajo mundo ¿Qué dirían papi y mami si saben de esto? —Preguntó divertido.

— Oh vamos, tú sabes tan bien como yo que mi madre no es precisamente una civil —Susurró la joven a lo que Naruto cambio su postura a una más recta y seria.

— Yuki Hebi, aunque su verdadero nombre es Yuki Kobura, no pensé que estarías enterada de la verdad —Admitió a lo que Kinana sonrió un poco.

— Dejando de lado los negocios poco legales de la esposa del Hokage, este planea crear un equipo especial para las misiones más peligrosas entre los genin, o esa es la excusa que le dio al concejo —Susurró Erik con una sonrisa— Lo que realmente ocurre es que está preocupado por su bebita —Se mofó el moreno divertido.

— Si —Aceptó cansada la chica— Eres considerado un prodigio entre nosotros y en el bajo mundo es reconocida tu temible habilidad para la matanza, por eso es casi seguro de que serás parte de este equipo, por eso quiero que te asegures de mi protección, no soy una damisela en apuros pero sí tuvieras que elegir entre salvar a Natsu o a mí, bueno, solo te pido que me elijas a mí —Pidió la chica con una sonrisa perversa.

— Entiendo tus motivos, pero no puedo entender del todo al clan Kobura, no eres la heredera Namikaze, ni la heredera Kobura, solo tienes el nombre ¿Por qué el clan Kobura está interesado en tu protección? —Preguntó con calma, aunque el estilo del bajo mundo solía ser aceptar y callar necesitaba saber de dónde vendría el dinero que le pagaría.

— Porque es mi novia —Gruñó Erik— Además de mi prima —Eso sorprendió al pelirrojo.

— ¿Entonces te acuestas con tu primo? Bueno, mientras me paguen estaré bien, pero, ¿Cómo me pagaran? —Cuestionó curioso.

— Aparte del favor del clan Kobura, te ayudaremos a acercarte a nuestra nueva compañera Karin Uzumaki —Respondió Erik con seriedad.

— ¿Y eso que les interesa Karin? —Preguntó con sospecha.

— El resurgir del clan Uzumaki suena muy interesante, aunque tu clan era pacifista tú no compartes esos ideales, subiría tú estatus lo que te dará posibilidad de decisión en el concejo, y al tener un aliado en el concejo podemos adelantarnos un poco a sus movimientos, nos resulta mutuamente conveniente ¿Tú qué opinas? —Explicó Kinana sonriendo, Naruto asintió antes de estrechar la mano de la chica que se levantó de su lugar— Lo mejor será empezar con nuestra parte del trato, vámonos querido —Y con eso los dos se largaron no sin antes cancelar el jutsu de sello.

Naruto se levantó de su lugar antes de caminar hasta el patio de la academia, se sentó bajo uno de los árboles de cerezo antes de cerrar los ojos para charlar con el zorro que se hospedaba en su interior, aquel zorro le esperaba en su paisaje mental atrapado en una caja de madera mientras el bosque nocturno abarcaba hasta donde llegaba la vista.

— ¿Mis ojos ya se recuperaron? —Le preguntó, habían pasado poco más de tres meses desde el último experimento con su genjutsu "kakinaosu" o también "reescritura", y quería comprobar lo que el zorro había descubierto.

— Primero dime que has descubierto por ti mismo, no quiero un jinchuriki tarado —Gruñó el zorro viendo con sus ojos rojos a Naruto.

— Jódete, Usando mis intentos de atacar a los sensei obtuve la siguiente información; necesito ver directamente a los ojos a mi victima para atraparla en mi kakinaosu, solo puedo suponer que es gracias a que los nervios ópticos son más cercanos al cerebro. Cuando intente atacar a Shikaku Nara descubrí que una persona con la mente lo suficientemente poderosa u ordenada no puede ser afectada por mi genjutsu del mismo modo que el resto, me tardaría mucho más con ellos e incluso podrían detenerme. Y cuando ataqué al vagabundo sin reescribir su mente tardó una semana en recuperar la conciencia, dos más en que la mente empiece a recuperarse del ataque psicológico y tres más en recuperar la memoria y su estado cerebral —Narró Naruto pensando con un poco más de cuidado.

— Muy bien, al menos te diste cuenta de lo que podías descubrir —Aceptó el kyubi— Descubrí un poco más haciendo mediciones entre otras cosas; Aunque tienes pocos límites cuando tu jutsu funciona encontré los límites para que esto funcione —Empezó agitando sus colas— No puedes afectar a nadie que tenga una gran diferencia de chakra superior al tuyo, aunque conmigo ese punto casi queda descartado, pero lo más interesante, no puedes afectar la mente de un jinchuriki, debido a la formación cerebral que tienen, dos mentes en un mismo cuerpo, tu jutsu te deja desprotegido de un contraataque de parte de alguno de mis hermanos —Explicó calmado.

Naruto se sentó en el paisaje pensando en lo que podía hacer, su genjutsu tenía condiciones de uso que no eran demasiado complicadas de lograr, había entrenado para pasar de sus ojos normales al mangekyo en casi un parpadeo por lo que muchos no se darían cuenta cuando lo hacía, no demasiados Shinobis tenían la mente tan ordenada para evitar su genjutsu, sí recibía ayuda del zorro podía aplicarlo a cualquier humano y solo había nueve jinchuriki en el mundo, ocho sin contarlo a él, y esperaba que contra ellos pudiera lograr algo más, pero el problema era la reescritura cerebral, normalmente solo eran ordenes sencillas que no requerían de demasiado tiempo.

— Kurama, quiero hacer un experimento —Anunció con seriedad— No puedo quedármele mirando a una persona por todos los minutos que necesito para reescribirles la mente, mi duda es ¿Podría reescribirle el cerebro desde lejos, cuando ya no tenga que estarlo viendo? —Preguntó mirando a los ojos rojos.

— ¿Algo así como un control remoto? No sé si podamos lograrlo, pero no perdemos nada por comprobar, ¿Algún objetivo en particular? —Aceptó sonriendo, Naruto había descubierto que podía mantener una buena relación con el zorro si se apegaban a las pocas cosas que tenían en común, el gusto por matar humanos y el sexo.

— Bueno, considerando tu concejo sobre no usar el kakinaosu sobre líderes militares estuve pensando en cómo usarlo para mis planes, por lo que llegue a una conclusión, lo usaré para crear mi ejército, aunque podría simplemente destrozarle la mente a personas poderosas para que me sigan, decidí jugar un poco más sucio, lo usare para tener mi harem y al mismo tiempo mi ejército, imagínate que por ejemplo, que la líder del clan Inuzuka se vuelva una esclava mía —Ofreció sonriendo.

— Un líder de clan, te dará algo de poder político, una mujer fuerte por lo que sabemos, pero ¿Por qué ella? No tiene fama de ser una genio y sus opiniones en el concejo serán menos escuchadas a otros clanes —Cuestionó desconcertado.

— En primer lugar ella es la única líder de clan, los otros clanes cuya opinión puede ser más escuchada son Nara, Hyuga, Uchiha o Yamanaka, los primeros tienen mentes tan organizadas que reescribirlas podría resultar tardado y complicado. Los Uchiha tienen suficiente experiencia con el mangekyo como para frenar el mío en un instante, no resultan rentables pronto. los Yamanaka tienen mentes protegidas y bien estructuradas, burlar sus defensas resultaría complicado, tal vez imposible por el momento. Y aunque los Hyuga no tienen todas estas cualidades, su byakugan podría advertirle de mi jutsu. No puedo recurrir a los clanes prominentes, así que voy a recurrir a un clan de influencia media pero que me puede abrir las puertas a otros —Razono el joven antes de que alguien moviera su cuerpo en el mundo real trayéndolo al plano terrenal.

— ¿Disculpa? —Le llamó Karin con algo de timidez— ¿Naruto Uzumaki? —Preguntó un poco apenada.

— Si, ¿Qué necesitas? —Preguntó aguantando la emoción de las posibilidades.

— Oh, sí, había oído que eres un Uzumaki y un Uchiha ¿Cierto? —Preguntó curiosa, a Naruto esa pregunta le pareció demasiado precisa, como si quisiera obtener información o comprobar un chisme.

— Estas en lo correcto ¿Qué necesitas? —Interrogó ahora con más cuidado, no servía de nada negarlo pues con preguntarle a cualquier persona lo descubriría, pero primero obtendría información de ella.

— ¡Cierto! Quería saber si podríamos hablar después, para comparar lo que sabemos de nuestro clan, y Kinana-san me pidió que te avisara que el examen ya está por comenzar —Anunció ganándose un asentimiento de parte de Naruto quien se levantó para ir al salón para el examen escrito.

La calificación mínima aprobatoria de la mayoría de los exámenes de la academia era de un 60, excepto para los talleres donde era 70, pero para el examen final debían tener una calificación mínima de 85, y eso solo haría que en los exámenes prácticos necesitaras un 85 para aprobar el examen, Naruto tardo pocos minutos en responder el examen, en opinión del chico eran algo sencillos pero tolerables, después de hora y media cuando todos acabaron pasarían a la siguiente parte, anteriormente se calificaba cada materia aparte pero ahora el método era un poco menos tardado, un combate, mientras más mostrases lo aprendido tu calificación sería mejor, los que ganaban con estrategia ganaban aún más puntos.

Por combatir tenían 30 puntos, por ganar otros 20, y por cada materia que se use en el combate te daban otros diez puntos, aquellos que tenían alguna desventaja lograban derrotar a un oponente (Casos como el de Nagisa o Lee) les daban otros 25 puntos, era un modo peculiar de examinar los avances de una persona pero a Naruto le funcionaba, además de que podías combatir más de una vez, aunque no te darían más puntos de participación.

Naruto ignoró olímpicamente todos los combates de la primera ronda, o la ronda para ver quien no tenía que volver a combatir, cuando lo llamaron se vio obligado a levantarse para ver a su contrincante, Natsu Namikaze, algo casi poético sí Naruto estuviera interesado en poesía, el chico castaño sonreía con suficiencia pensando que podría vencerlo con facilidad, la arena era redonda y había tres modos de ganar, noquear a tu contrincante, que este se rindiera, o sacarlo de ahí.

— El último combate de la primera ronda está por comenzar, de este lado; Natsu Namikaze —Anunció Iruka apuntando al castaño— Del otro a; Naruto Uchiha —Un gruñido salió de la garganta del pelirrojo deseando corregir al profesor pero sabía que lo ignoraría— ¡Comiencen! —Indicó el maestro antes de apartarse.

— ¿Preparado para perder, tarado? —Preguntó y en ese momento Natsu tuvo que esquivar un golpe que iba en dirección de su cara, Naruto no perdió el tiempo y saltó para atrás sin dejar que Natsu pudiera golpearle.

— Sí tienes tiempo para hablar tienes tiempo para ser un shinobi —Natsu se lanzó en su contra dispuesto a intentar golpear a Naruto— Saru-Tora-Hitsuji. Estilo del rayo: Chispa —Naruto esquivó el golpe, con su mano cargada en chakra palmeó el hombro del hijo del Hokage provocándole una descarga eléctrica provocándole un grito adolorido, Naruto se apartó para evitar posibles reacciones de parte de su oponente.

— Lo admito, te subestime —Admitió agachado dándole la espalda a Naruto— Estilo de tierra: gran pantano —Se giró rápidamente terminando la última posición de mano para poner sus manos en el suelo haciendo un camino de barro hacía Naruto.

— Parece que olvidas las ventajas elementales —Naruto saltó apartándose del jutsu viendo al chico, llevaba seis años en la misma clase de Natsu y sabía cosas de él al igual que sabía cosas de todos sus compañeros, en primer lugar su taijutsu era temible gracias a su notable fuerza física, pero perdía la calma en tan poco tiempo como para que en ese momento ya estuviese por lanzarse al ataque a ciegas— Acabemos esto de una vez. Estilo de agua: Ocultamiento en la neblina —Una espesa neblina cubrió el lugar.

— Estilo de viento… —Intentó contratacar Natsu cuando la tierra empezó a volverse arena, al intentar caminar sus pies se enterraban más y más en la arena.

— Ilusión tenebrosa: Arenas devoradoras —Fue lo que Naruto susurró adentrándose en la ilusión, el castaño estaba siendo tragado por las arenas movedizas y aunque su desesperación era divertida también le frustraba era que el tarado ni siquiera había sospechado que estaba en un genjutsu, cuando solo faltaba que la cabeza del chico fuera enterrada por las arenas ilusorias pareció recordar la existencia de las artes ilusorias, dispersó el genjutsu y ahora lo veía enfadado.

— Eso es hacer trampa —Gruñó a lo que Naruto solo se encogió de hombros.

— Deberías no bajar la guardia —El pelirrojo frente a Natsu tronó los dedos disolviéndose en agua— Estilo de agua: prisión de agua —Susurró una voz detrás de Natsu que saltó para atrás intentando evitar la prisión acuática que formaba Naruto, por no haber podido apartarse a tiempo su pie izquierdo estaba atrapado en aquel jutsu.

— Estilo de viento: Aullido fantasmal —Rugió Natsu antes de exhalar un ataque de vientos cortantes.

— Estilo de fuego: Ignición —Naruto dejó atrás el jutsu de agua antes de hacer una única posición de manos, el sello del tigre, en ese instante extendió su mano derecha y tronó los dedos, una flama salió de su mano antes de volverse una gran ráfaga de fuego que engullo el viento. Natsu se apartó de la trayectoria del jutsu para mirarlo fijamente— Supongo que ya debó acabar con esto —Gruñó el pelirrojo antes de hacer una posición de mano.

— ¡Ya quisieras! —Natsu se lanzó contra él pero antes de que pudiera conectar el golpe Naruto le sujetó la muñeca del brazo extendido antes de poner la palma de su otra mano en el pecho del castaño, en ese momento una descarga eléctrica recorrió el cuerpo de Natsu antes de caer desmayado.

— Estilo de rayo: Pulso negativo —Susurró antes de que Iruka lo declarara vencedor, salió de la arena antes de irse a caminar a otro lado esperando a que los llamaran para dar las calificaciones.

Se volvió a sentar bajo el árbol de cerezo, lo que muchos habían entendido como que era su lugar, para pensar en sus próximos experimentos, los tres que rondaban su mente eran importantes para sus planes, o como mínimo para entender el nivel de su jutsu, estaba por irse a charlar con el zorro demonio cuando Hinata entró en su rango de visión, usando uno de sus genjutsus desapareció de la percepción pública esperando descubrir algo divertido, Naruto había aprendido que los que habitaban los barrios altos podían ser tan o más hijos de puta que los que vivían en los barrios bajos.

La chica se recargó en la pared como si esperara a alguien o buscará algo, pasados unos minutos apareció Erik sonriendo de manera perversa ¿Acaso le era infiel a Kinana con Hinata?, cuando llegó junto a Hinata él también se recargo en la pared viendo a la chica con diversión.

— ¿Trajiste el pago, princesita? —Preguntó Erik con voz baja, Naruto debió activar su sharingan para poder leer los labios y afinar su oído.

— Si —En ese momento del bolsillo de su chamarra sacó una horquilla con una gema incrustada, una esmeralda sí el color no le mentía a Naruto— Ahora lo que quiero —Gruñó Hinata a lo que el otro emitió una pequeña risa.

— Esta noche su juguete le esperará como pidió, en el callejón al lado de su apartamento, le aviso que puede que el modo de realizar nuestro negocio cambie debido a un posible nuevo miembro en el equipo —Avisó dirigiendo su mirada a otro lado.

— Muy bien, lo devolveré mañana a las seis, luego quiero escuchar mejor eso del cambio de métodos —Musitó la chica antes de abandonar el lugar, Erik se quedó unos instantes antes de abandonar el lugar por otro lado, canceló el genjutsu después de unos minutos para asegurar que ninguno de los dos estuviera lo suficientemente cerca como para descubrirlo.

— ¡Naruto-san! —Le llamó Karin acercándose con una sonrisa— ¿Podemos adelantar esa charla de la que habíamos hablado antes? —Preguntó sonriendo tímida.

— Claro, tú comienza —Aceptó a lo que la chica empezó a jugar con sus dedos apenada— ¿Prefieres hablar en un lugar más privado? —Cuestionó enarcando una ceja con curiosidad, ella solo asintió provocándole un suspiró al pelirrojo, Naruto abrió la ventana de un salón para entrar junto a la chica, selló el lugar con un fuinjutsu enseñado principalmente por las tríadas, el sello: Omertá— Cuenta

— Naruto-san, tengo un sueño, quiero resucitar nuestro clan —Por el momento Naruto podía estar de acuerdo con ella— Por favor ayúdame a encontrar a los otros Uzumaki que están esparcidos por el mundo, cuando el clan esté asentado en una aldea podremos vivir tranquilo además de traer de regreso su conocimiento y sus valores —Y allí era donde Karin lo había perdido.

— Me niego —Fue su respuesta sorprendiendo a la pelirroja que lo miró con asombro— Karin, no tengo problemas con ayudar a renacer el clan, no tengo problemas con reclutar a otros Uzumaki, pero no puedo permitir que digas semejante estupidez cómo que podremos vivir tranquilos en un lugar, nuestro clan fue exterminado porque cuatro aldeas que eran enemigas juradas se unieron para atacarnos, ¿En serio crees que solo por estar en Konoha se van a detener? El resto del mundo temé a lo que nuestro clan puede lograr, ¿Qué seguro tenemos de que no volverán a hacerlo cuando el clan vuelva a emerger? No sé qué tipo de vida hayas tenido pero no puedo ser parte de una idea tan ingenua como esa, sí eso era todo, adiós —La regañó Naruto listo para largarse de allí cuando escuchó un sollozo de la chica.

— ¡¿Entonces qué podemos hacer?! —Rugió enfadada— ¡Responde! ¡Sé que no podremos vivir en paz, que siempre seremos perseguidos! Pero… pero quiero creer que aún podemos… que aún podemos hacer algo —Y con esos gritos cayó al suelo llorando, Naruto sintió algo de lástima, tan sencillo que sería reprogramarle el cerebro y ahorrarse problemas, pero no, tenía que tener experimentos importantes que hacer ese mes, prefirió arriesgarse a malgastar su genjutsu.

— Ganar —Respondió logrando que Karin voltease a verlo sin entender— Tienes razón: Nunca dejaremos de ser perseguidos, la vida de los nuestros no será sencilla, pero aún tenemos otra opción, no vamos a agachar la cabeza como perros esperando a que el mundo se apiade de nosotros, ataquemos, destruyamos a los que nos destruyeron, no sé qué tan lejos estés dispuesta a llegar por esto Karin, pero yo no tengo miedo de mancharme las manos de sangre sí con eso logró cumplir mis objetivos, sí el mundo intenta aplastarnos solo nos queda dominar al mundo que intenta acabar con nosotros y erradicar a quien intente eliminarnos —Le aseguró con ojos llenos de oscuridad pero que emanaban confianza y seguridad, la chica se le quedo viendo intentando asimilar lo que había dicho— El día en que asignen los equipos respóndeme: ¿Qué tan lejos estás dispuesta a llegar por cumplir esté sueño? —Con esas palabras cancelo el fuinjutsu para después salir por la ventana.

— "Creí que no le dirías a nadie sobre tus planes ¿No temes que te delaté?" —Le preguntó el zorro.

— "Por supuesto que no, ella realmente quiere cumplir su sueño pero por cómo ha vivido piensa que no puede luchar, yo le acabó de ofrecer algo diferente, pero tiene los ideales del antiguo clan Uzumaki, en este momento debe estar debatiéndose entre que vale más, la moral de un clan extinto o el resurgir de dicho clan, tendría que tener demasiada moral para no aceptar mi método, y aun así se daría cuenta de que yo sería necesario en sus planes, lo que me da tiempo para hacer los experimentos en los que estoy pensando" —Explicó el pelirrojo sonriendo con malicia.

— "Eres un hijo de puta, un maldito hijo de puta muy listo" —Le insultó el zorro con diversión en su voz.

El resto del día evitó a Karin tanto como pudo, necesitaba poner algo de presión en la chica sí quería que eligiera el camino que Naruto quería, las calificaciones fueron entregadas y el pelirrojo se graduó como el mejor de su generación (Cosa que no le pudo importar menos), y cuando nadie lo veía se largó de allí para empezar a experimentar, el lugar donde había ido a cazar su próxima víctima no fue otro que un parque, preparó su mangekyo buscando a la víctima adecuada.

— "¿Qué experimento quieres hacer?" —Le preguntó el zorro pulgoso.

— "A partir de nuestra platica sobre el clan con el que comenzare a infiltrarme en el concejo he planeado tres experimentos; El experimento de control remoto, El experimento Aburame, y mi pequeño experimento de encubrimiento" —Respondió Naruto con secretismo— "Antes de atacar a Tsume Inuzuka debó comprobar sí puedo usar mi jutsu a distancia, Dado lo que mencionamos de los jinchuriki y los clanes que tienen más dominio sobre el concejo quiero comprobar que pasaría sí ataco a un Aburame. Por último quiero comprobar que tan peligrosos son los clanes Hyuga, Uchiha o Yamanaka en mis planes, sí pueden descubrir mi genjutsu tengo que encontrar el modo de neutralizarlos" —Se explicó.

Entonces llegaron dos opciones que llamaron su atención, la primera era Hana Inuzuka, hija de Tsume Inuzuka, con ella podría poner en práctica su experimento a control remoto, la chica iba a reunirse con su novio, Toshiro Aburame, quien sería su otra víctima (Aunque para eso debería esperar) además de primo de Shino, Naruto caminó tranquilo hasta poder ver a la adolescente directamente a los ojos.

— ¿Se te ofrece algo, Naruto-san? —Preguntó Hana confusa, se conocían vagamente de cuando iba a recoger a su hermano, Kiba, a la academia.

— Verá Hana-san, ya que hoy fue la graduación de la academia estaba pensando en conseguirme una mascota ninja, y ya que usted y su familia dirigen la veterinaria quería pedirle su concejo —En ese parpadeo activo su mangekyo— ¿Usted que opina? —Preguntó lanzando su genjutsu, lo único que le dio tiempo a hacer era hacerla "Esperar indicaciones" pero la chica no pareció darse cuenta y no estaba sufriendo los efectos negativos, por lo que podría ser que tuviera suerte.

—… Bueno, podría serte útil, pero este tipo de decisiones es muy serio, piensa en ello antes de tomar tu decisión —Le indicó después de varios segundos con la mirada perdida, con esa respuesta se alejó hasta llegar a su hogar, Shisui probablemente habría salido a buscar algo por la graduación, por lo que subió a su habitación sentándose en posición de loto, había aprendido que en esa posición podía concentrar mejor su mente, activo su mangekyo y comenzó.

Inhalo y suspiró fuertemente mientras todo a su alrededor se volvía oscuridad, al lugar donde se transportó no era su paisaje mental, era una sencilla habitación con dos puertas, la de la izquierda tenía escrita la palabra "Yo", y la de la derecha tenía escrita la palabra "Hana Inuzuka" sonriendo abrió la puerta de la adolecente pero cuando apenas su mano derecha estaba dentro de aquel lugar alguien movió su cuerpo sacándolo de allí.

— Naruto —Le llamó Kagami frente al pelirrojo— Shisui-nii trajo pastel para celebrar nuestra graduación, quiere que bajes —Pidió a lo que Naruto suspiró, de nada le servía pelearse con Kagami, él era la única opción de Naruto para tener unos ojos de remplazo, confiaba en que Kagami algún día (De preferencia cercano) el chico obtendría el mangekyo, más por esperanza que por otra cosa creía que por genética sus ojos fueran compatibles con él.

El pelirrojo siguió a su medio hermano por las escaleras, al llegar al comedor ahí estaba Shisui sonriendo mientras tres rebanadas de pastel estaban acomodadas en platos frente a los lugares habituales que tomaban, al mismo tiempo había dos regalos en la otra orilla de la mesa, sin perder tiempo, pues mientras menos tardara en seguir ese juego de la familia feliz menos tardaría en volver a sus maquinaciones, se sentó, agradeció pero cuando estaba por agarrar el cubierto, su mano derecha no se movía, intento usar chakra para que su mano se despertara pero nada, agarró el cubierto con su otra mano intentando no perder la calma.

— ¿Naruto, por qué usas tu mano izquierda? —Preguntó Shisui viéndolo curioso.

— Quiero practicar el uso de mi mano izquierda, por sí algún día estoy herido o algo semejante —Explicó para tomar un bocado de pastel.

Al final lo que Shisui les había regalado eran un par de katanas que concentraban el chakra, Naruto había cursado por tres años el taller de Kenjutsu al igual que Kagami, mientras el pelinegro quería que practicaran juntos el pelirrojo se excusó diciendo que el día le había cansado lo suficiente y que quería dormir, Naruto debía de resolver lo que le estuviera pasando a su mano antes de cualquier cosa, selló su recamará para que no lo interrumpieran.

El proceso de meditación fue exactamente igual que la vez anterior, lo único de difirió fue cuando llegó a su paisaje mental y contrarió a cualquier cosa a su cuerpo le faltaba la mano derecha, estaba por ponerse a gritar hasta quedar afónico cuando se mordió su labio intentando calmarse, no lograría nada poniéndose como loco, pasados varios minutos logro serenarse lo suficiente como para no gritar, primero iría a quejarse con el zorro pulgoso para saber qué diablos había ocurrido, entró en la puerta que decía "Yo" y lo primero que se encontró fue al zorro viéndolo divertido.

— Yo que tú, volvería a la mente de esa chica, no me había imaginado que esto podría pasar contra una persona normal, esté es el inconveniente de infiltrarte en otras mentes humanas, sí te despiertas mientras te encuentres allí puedes perder la capacidad de mover esa parte de tú cuerpo, sí estuvieses completamente dentro de la mente y te obligan a despertar, probablemente tu mente se perderá por completo —Explicó el zorro antes de señalarle con su cola la puerta.

— Púdrete por no advertirme antes —Volvió por donde vino y abrió la otra puerta, cuando estuvo dentro del lugar su mano empezó a rehacerse hasta tener la extremidad completa, suspiró antes de volver al punto de inició y despertarse.

Quitó el sello de la habitación, bajó las escaleras con rapidez para correr al único lugar al que podía ir, cuando llegó al lugar se preparó para lo que estaba por hacer, tendría que atrasar sus experimentos un poco más pero tenía que lograr que valiera la pena, entró en la floristería Yamanaka viendo que la única persona era Ino Yamanaka, la chica vestía una falda corta purpura al igual que su blusa, bajo aquella falda había unos pantaloncillos negros que remarcaban sus muslos.

— Bienvenido… oh, Naruto-kun nunca creí que vendrías a un lugar así —Preguntó con una sonrisa coqueta, la joven era hermosa, Naruto no lo negaría, buenas piernas y trasero, un pecho que estaba en desarrollo y una linda cara, no por nada muchos la consideraban de las chicas más hermosas de la academia, pero el problema que tenía el pelirrojo con ella era que siempre parecía querer saber más y más de las personas hasta conocerlas como la palma de su mano, algo muy peligroso en los planes de Naruto.

— Vine por un ramo de flores —Argumentó de la manera más tonta posible ahora que lo pensaba más tranquilo, la chica soltó una risilla.

— ¿Para quién es? ¿Qué tipo de evento es? Todo eso es importante para hacer el ramo —Le interrogó juguetona.

— Es algo personal, no estoy muy seguro de querer que lo sepas —Se disculpó rascándose la nuca, la chica le miró haciendo un puchero inconforme.

— Vamos, dímelo, prometo que no se lo diré a nadie —Naruto dudaba seriamente de eso, Ino había cursado por tres años (Lo máximo que permitían que un alumno tomara el mismo curso en la academia) el taller de seducción y recolección de información.

— Hagamos algo, un juego de mirarnos fijamente, sí tú pierdes dejas el tema por la paz, sí yo pierdo te responderé cinco preguntas con total honestidad ¿Aceptas? —Preguntó ofreciéndole la mano, la chica camino hasta la puerta del negoció antes de cerrarla con seguro y poner el letrero de cerrado.

— Tres preguntas respondidas con honestidad y tomarte una foto desnudo —Ofreció apoyándose en el mostrador con los brazos cruzados.

— Desnudo de cintura para arriba —Negoció el pelirrojo sabiendo que la chica no bromeaba, Ino era pervertida, de ahí que tomará los cursos de seducción, y no le molestaba demostrar esa perversión.

— En ropa interior y solo dos preguntas —Ofreció tranquila a lo que Naruto suspiró antes de estrechar la mano de la chica, ambos se prepararon contaron hasta tres y el juego empezó, pero Ino no se encontró con los ojos negros de Naruto sino con un remolino rojo y todo se volvió oscuro para los dos.

Naruto estaba en un pequeño templo en un jardín, o un prado lleno de flores en un bosque, se adentró en el templo de madera que era inmensamente más grande por dentro que por fuera pero eso no era preocupante, caminó por los pasillos del lugar hasta que llegó a una habitación con un cuaderno purpura con la foto de Ino, abrió el cuaderno y en sus manos las letras empezaron a brillar, cuando la luz se extinguió el cuaderno ahora era purpura con remolinos rojos y la foto había desaparecido, salió del templo e instantes después todo se volvió oscuro hasta que volvía a estar viendo a Ino que se recargaba sobre el mostrador, la chica tenía los ojos perdidos, respiró como preparación para el papel que debía realizar y comenzó.

— ¡Diablos! —Gruñó tallándose los ojos aprovechando para desactivar su sharingan, Ino volvió a la realidad mirando un poco confundida al pelirrojo frente a él.

— ¿Q-qué pasó? —Preguntó confundida como si intentase recordar lo que había pasado en ese pequeño lapso de tiempo, imposible gracias a su jutsu pero comprensible.

— Ganaste —Musitó volteando a otro lado, la chica pareció asociar ese vacío en su mente con la competencia de miradas, sonrió complacida antes de soltar una risilla pervertida.

— Pasa allá atrás, en la segunda puerta a la izquierda tengo mi pequeño estudio fotográfico, no te desvistas hasta que llegue —Le informó a lo que Naruto caminó hasta el lugar indicado.

— "¡¿En serio?!" —Rugió el zorro notablemente cabreado— "¡¿Gastaste el último kakinaosu que podrás usar en tres meses en esta mocosa?!" —Siguió el pulgoso casi rabiando.

— "Cálmate saco de pulgas" —Ordenó sereno— "Ino siempre fue un objetivo, experta en seducción, recolección de información e infiltración, pero siempre supuse que podría aplazar su asimilación en mis planes unos pocos años inclusive, pero con la nueva información recolectada de nuestro incidente, el kakinaosu tiene semejanzas considerables con los jutsus de investigación Yamanaka, sí quiero minimizar los daños posibles a mi persona o aumentar la efectividad de mi jutsu necesitare los conocimientos del clan Yamanaka, Ino será una llave para esto además de que podré moldearla como una soldado adecuada para mis deseos" —Explicó enfadado.

No podía negar que gastar el kakinaosu en Ino podía considerarse innecesario sí lo comparaba al resto de sus experimentos pero sí aplazaba más la recolección de Ino en su plan tendría que aplazar su investigación sobre la reescritura cerebral a distancia, y ese experimento era algo lo suficientemente importante como para darle prioridad, tendría que esperar tres meses para volver a hacer experimentos pero no desaprovecharía la oportunidad, usaría ese tiempo para estudiar y entender por completo todo lo que pudiera del clan Yamanaka.

— Bueno, comienza a desvestirte —Le indicó Ino apuntando a un fondo blanco.

Naruto suspiró, no la hubiera dejado ganar sí no fuese porque necesitaba un modo de crear una conexión con Ino, no podía reescribir al completo la mente de la chica o alguien podría darse cuenta, así que solo añadió sus deseos a la mente de la chica, el pelirrojo empezó a quitarse la ropa hasta quedar en ropa interior, unos bóxer negros algo ajustados.

— Vamos posa —Incentivó la chica un poco ruborizada, aunque su mirada estaba centrada en el miembro del chico que apenas se mantenía oculto detrás de la ropa, Naruto solo hizo una pequeña pose y la chica tomó la foto.

— Si eso es todo, quiero mi racimo de flores —Pidió un poco más osco, Ino pareció reaccionar y lo miró horrorizada.

— E-espera, quiero una foto desnudo y empalmado —Señaló un poco más apenada, Naruto sonrió para sus adentros.

— Lo hare a cambio del ramo gratuito nada de preguntas sobre el ramo, y que tú me la pongas dura —Ofreció a la rubia que asintió enérgicamente, Naruto se quitó los bóxer dejando a la vista su miembro, Ino se acercó para comenzar a masturbarlo hasta que alcanzó el tamaño de 21 centímetros dejando impresionada a la chica, la rubia se levantó con la cámara en mano preparada para tomar la foto, las manos le temblaban y un poco de sangre comenzaba a caer de su nariz.

Tomó la fotografía y se acercó para mostrarle la foto aunque Naruto se quedó viendo a los ojos de la chica que parecía aturdida, en menos de un segundo dejó caer la cámara para lanzarse a besar al Uzumaki, Naruto correspondió el beso complacido antes de meterle la lengua en la boca a Ino que aunque sorprendida no se separó hasta que el aire comenzó a faltarle en los pulmones, Ino miraba el suelo como si fuera lo más interesante del mundo con un sonrojo en las mejillas.

— P-perdón, no sé qué me pasó —Se disculpó sin atreverse a ver a su compañero.

— No tienes que disculparte, me gusto —Admitió sonriendo divertido— Sí quieres podemos repetirlo —Ofreció gustoso.

— Naruto, tú-tú realmente me gustas, ¿Quisieras ser mi novio? —Preguntó avergonzada, a lo que Naruto sonrió, claro que le había reescrito la mente, pero Ino ya tenía cierta fijación en él, solo le dio un empujoncito en ese ámbito.

— Claro, Ino-chan —Respondió sonriendo, la chica saltó prendándose de su cuello comenzando otro beso, Naruto puso sus manos sobre la cintura de la chica mientras profundizaba el beso, el problema era que en ese momento la campana de la puerta sonó alarmando al par.

— Debe ser mi padre —Anunció Ino— Vístete y sal por allí, sí papa se entera de que tengo novio seguro te castra —Advirtió alarmada apuntando a la puerta del baño del lugar, Naruto agarró su ropa antes de correr al baño a vestirse, había perdido su mejor truco ilusorio hacía menos de una hora y aunque podía matarlo usando el hyogaki sería muy problemático matar a su suegro tan pronto, la puerta de la habitación fue abierta segundos después de que Naruto cerrara la puerta del baño descubriendo que se había olvidado la ropa interior.

— ¡Ino! —Gritó el padre de la chica— ¿Por qué cerraste la florería tan temprano? —Preguntó un poco irritado.

— Oh, vine a tomar fotos para nuestro catálogo ya que no había mucha clientela, no pensé que habría un problema sí cerraba por unos pocos minutos —Se excusó Ino rápidamente.

—… Supongo que está bien, ve a abrir, yo te relevo en el mostrador después de que vaya al baño —En ese momento cualquier oportunidad de Naruto de esperar para recuperar su prenda se esfumó, se vistió tan rápido como pudo antes de abrir la ventana y saltar, se apegó a la pared intentando regular su pulso.

Por otro lado, dentro del estudio fotográfico, Ino estaba asustada al ver como la ropa interior de su nuevo novio estaba colgando de una maseta, por puro milagro el padre de la chica no se dio cuenta dándole tiempo de agarrar la prenda y volver a la florería, allí se le quedo viendo a la prenda negra y asegurándose de que nadie la viera la acercó a su rostro olfateándola antes de guardarla con una sonrisa pervertida en el rostro.

Mientras tanto Naruto caminaba tranquilamente hasta su casa planificando sus acciones de los próximos días, los equipos serían asignados en una semana dándole un pequeño margen de tiempo para sus maquinaciones, tantas cosas por hacer y tan poco tiempo, ahora como había gastado su segundo genjutsu de la temporada le tocaría esperar tres meses antes de poder utilizarlo de nuevo, cuando llegó fue a su habitación a cambiarse mirando un poco molesto su erección, probablemente si Inoichi no hubiera aparecido tal vez pudiera haberse descargado con Ino, pero su orgullo le evitaba masturbarse así que tuvo que aguantarse.

Ahora venía una de las partes que más le fastidiaban en cuanto a sus planes, la espera, Naruto se sabía poco paciente, o mejor dicho no le gustaba esperar, aunque no era tan idiota como para lanzarse a un ataque sin entender la situación o avanzar sus planes sin estudiar el escenario, necesitaba esperar un poco para avanzar con Ino, al no reescribirle la mente por completo tenía que tener cuidado para que no lo atrapara antes de que la hubiese vuelto suya en todos los sentidos, debería buscar un entretenimiento decente o esa semana se volvería loco.


En la oficina del Hokage se estaba armando una grande en opinión de Minato, para empezar tenía al concejo civil fastidiándole, aunque no tenía pruebas estaba casi seguro de que hacían tratos internos y externos sin su consentimiento, luego estaban los graduados de ese año, había muchos alumnos prometedores y todos los maestros querían a los mejores para aumentar aún más su estatus, luego estaban los sannin, su maestro, Jiraiya, estaba haciendo investigaciones solo sabrá dios dónde, Tsunade se había largado después de la muerte de sus seres queridos y no sabía cómo hacerla volver, por último estaba Orochimaru, ese sujeto le ponía los nervios de punta y los rumores sobre sus experimentos ilegales abundaban.

Minato suspiró viendo a los profesores que estaban ahí, eran de los mejores en toda la aldea por lo que se les asignarían los mejores equipos, estaba esperando a que alguno se hiciera de valor para hablar y pedir que alumnos quería, ellos ya estaban sobre aviso de que había un equipo de seis entre los cuales se encontrarían sus hijos a los que quería mantener seguros.

— Disculpe, Hokage-sama —Llamó Asuma Sarutobi después de ganar valor— Quisiera pedir para mi equipo a; Shikamaru Nara, Ino Yamanaka y Choji Akimichi, para entrenar a la nueva generación Ino-Shika-Cho —Anunció a lo que Minato agarró los formularios ninja de los tres alumnos para llenarlos y pasárselos al barbón.

— Yo quisiera hacer un equipo de rastreo e interrogación —Comenzó Kurenai Yuhi algo tímida— Para este equipo le agradecería sí me asigna a; Hinata Hyuga, Kiba Inuzuka y Shino Aburame —Pidió ella del modo más formal posible, Minato repitió la acción de llenar los formularios.

— Yo quisiera pedir para mi equipo de juventud extrema a; Rock Lee, Ten-ten Ama y Neji Hyuga —Pidió Maito Guy con una sonrisa emocionada, Minato se agradeció internamente que no pidiera a su pequeña Kinana o tendría que inventarse una excusa para evitarlo.

— Pensaba pedirme al bastardo Uzumaki pero no puedo evitar sentir que este otro equipo podría ser igual de interesante —empezó Anko con la mano en la barbilla— Yo me encargare de tortura… digo, entrenar a; Erik Kobura, Nagisa Kurama y Karin Uzumaki, sí, creo que será un equipo interesante —Minato llenó los papeles mientras agradecía que solo quedaran dos maestros, Kakashi el último de sus alumnos con visa y en quien tenía plena confianza, e Ibiki Morino que aunque no estaba tan feliz de incluir en sus planes era mejor opción que otros.

— Yo… —Empezó Kakashi preparado para elegir al equipo especial tal cual le había pedido su maestro cuando la puerta fue abierta sorprendiendo a todos los presentes.

— Yo quisiera tomar a Naruto Uchiha como mi aprendiz —Anunció el sannin Orochimaru viendo con emoción al Hokage que palideció al escuchar la petición del sabio serpiente.

— ¡Y yo que creía que era el único de nosotros que ya estaba pensando en tener otro aprendiz! —Habló una voz en la ventana, allí para sorpresa y horror de Minato estaba su maestro, el gran sapo sabio pervertido, Jiraiya.

— Supuse que no estaría de más revelar mis conocimientos a una nueva generación, me alegra ver que me apoyas… amigo —Concluyó Orochimaru con una mirada socarrona, Minato no tenía duda de que ese hombre realmente no veía como un amigo a Jiraiya, además de que esos motivos se los podía creer de miles de personas, pero no del sannin serpiente.

— Yo estaba pensando en tomar a Natsu Namikaze, pensé que sería una buena idea —Comentó el albino mirando a su amigo, y ahí Minato confirmaba que estaba jodido, no era un secreto el apreció que tenía hacia su maestro, pero sí dejaba que tomara a su pequeño Natsu como aprendiz no tendría motivo valido alguno para evitar que el bastardo se volviera el alumno de la serpiente perturbada.

— Lo lamento sensei, Orochimaru, pero no puedo permitir que se cree tal desbalance de nivel de este modo, aunque me encantaría que naciera una nueva generación de legendarios sannin, no puedo aceptar que tomen un aprendiz sí lady Tsunade está fuera de la aldea sin tomar un aprendiz, además, no puedo permitir que tomen de discípulos a recién graduados, esperen hasta después de los exámenes chunin —Se negó el rubio lo mejor que pudo, no tenía nada en contra de que Natsu aprendiera de Jiraiya, pero Orochimaru era un punto y aparte, sí bien no le agradaba el bastardo realmente no era tan maldito como para dejarlo en manos de Orochimaru que era demasiadas cosas, menos una buena persona.

— Supongo que tiene sentido —Reconoció el de cabello blanco, por otro lado el sannin serpiente tensó su sonrisa pero asintió de mala gana.

— Con todo esto resuelto creo que Kakashi y yo nos podremos hacer cargo del escuadrón genin especial conformado por; Natsu Namikaze, Sasuke Uchiha, Kagami Uchiha, Naruto Uchiha Uzumaki, Kinana Namikaze y Sakura Haruno —Fueron las palabras de Ibiki a lo que Minato le paso sus expedientes.


Naruto estaba en un callejón de los barrios bajos usando una capucha para esconder su rostro, desde que se había vuelto un Uchiha según la ley le tenían prácticamente prohibida la entrada a ese barrio ya que podría manchar el buen nombre del clan, pero Naruto no habría podido sobrevivir a la academia tanto tiempo sin alguna de las misiones para la mafia, necesitaba un desahogo de tantos niños mimados o de la actitud pomposa de los Uchiha, así que tenía que esconderse más que antes para trabajar.

— ¿Algún negocio, Pride? —Preguntó en la oscuridad, podía ser la mitad de la tarde pero había la suficiente luz para que aún pudieran reconocerle por lo que debía mantenerse oculto un poco más.

— Una misión de interrogación junto a Envy, aparentemente esta persona tiene conocimiento sobre las continuas desapariciones en el barrio bajo y los números están empezando a preocupar a la Yakuza y a las tríadas, el señor Yokohama nos prestó uno de sus edificios para este trabajo —Naruto miró con un poco de sorpresa el lugar de donde venía la voz de Pride, Naruto sabía que el grupo Homúnculo no trabajaba en equipo a menudo, el único con el que todos los miembros tenían contacto era con Pride que les daba las misiones.

— Dile a Envy que quiero saber que métodos de interrogación se han usado, consígueme una máscara de porcelana y una gabardina negra —Pidió saliendo del lugar, no le preocupaba que Pride consiguiera sus cosas, sí era algo tan importante como para lograr que el grupo Homúnculo trabajara en conjunto.

Al llegar se encontró con un restaurante, fuera del edificio le esperaba un chico de aproximadamente la misma edad de Naruto, su ropa consistía en pantalones holgados negros, su rostro estaba cubierto por una máscara Anbu de serpiente, su pecho solo estaba cubierto por un chaleco, el otro mafioso le extendió la máscara junto a unos papeles, se colocó la máscara antes de comprobar que el modificador de voz estaba activo.

— Nuestra víctima espera dentro —Señaló caminando dentro del edificio, Naruto le siguió leyendo el pequeño reporte de los métodos usado, submarinos, agujas, desnudez y humillaciones, en otras palabras métodos de tortura física, el interrogado era un hombre que en otro momento pudo ser imponente pero ahora estaba en los huesos, temblando con escarcha esparcida por el cuerpo, múltiples cicatrices y sus ojos estaban realmente agotados.

— Por eso odio trabajar contigo, Envy, siempre te excedes con la gente —Gruñó llamando la atención del hombre interrogado, Envy le dirigió una mirada desconcertada debajo de la máscara pero lo dejó hacer— Sal de aquí y no le diré a Los Superiores de tus errores —Le hizo una seña a Envy que pareció entender que estaba planeando algo, Naruto agarró una silla antes de sentarse frente al hombre— ¿Ya te leyeron tus derechos? —Preguntó escuchando su voz, más profunda pero calmada.

— ¿Qué? —Preguntó desconcertado.

— ¿Qué sí ya te leyeron tus derechos? —Repitió su pregunta con calma, ya tenía un plan y solo tenía que mantener la compostura, el hombre negó todavía confundido por sus acciones— Pienso reportar con Los Superiores las irregularidades de su caso —Aseguró ganándose una mirada totalmente confundida— Viendo su confusión me veo en la obligación de preguntar ¿Tiene alguna duda? —Preguntó con cierta amabilidad en su fría voz.

— ¿A qué se refiere con caso? ¿De qué habla? —Preguntó algo temeroso, Naruto sonrió complacido, estaba siguiendo el guion prácticamente al dedillo.

— Exactamente eso, permítame me presento, dados los reglamentos de La Organización no puedo decir mi nombre real pero puede referirse a mi como Wrath, y me asignaron como nuevo líder investigador de tu caso —Aseguró logrando que la mirada del hombre se volviera más confusa.

— ¿Organización? ¿Qué organización? —Preguntó con verdadera confusión.

— Para empezar debo pedirle que se refiera a está como: La Organización, en segundo punto yo no tengo autorización de revelar información de La Organización, le pido por su bienestar que deje de hacer preguntas relacionadas —Señaló— La única información que tengo permitido revelarle sobre La Organización es que nos encargamos de la investigación de casos o investigaciones del más alto calibre —Añadió con calma aguantando las ganas de reírse.

— ¿Investigaciones y casos? ¿Son de Anbu? —Preguntó el hombre.

— No nos rebaje a un nivel tan bajo, La Organización solo se encarga de los casos más importantes del continente, algo como las misiones de los Anbu no llaman la atención de La Organización —Gruñó con falso enojo— Volviendo al tema que nos compete, los cargos que se le imputan son; Afiliación a un grupo criminal encargada de la trata internacional de niños de todas las naciones con fines depravados y experimentales —Acusó con seriedad logrando que el hombre frente a él abriera los ojos aterrado y abriera la boca— Los motivos para que La Organización centre su atención en este caso es debido a la reducción masiva en los niveles de natalidad en todo el mundo, esto provoca que La Organización sospeche que puede ser un plan mayor para mermar la población —Explicó con un susurro.

— E-esperé, yo no sé nada de esto, yo solo trabajó para otros, deben de estar cometiendo un error —Tartamudeó el hombre con una sonrisa nerviosa.

— La Organización nunca se equivoca, la investigación que hemos realizado nos demuestra que usted es uno de los eslabones del grupo criminal que buscamos, tal vez de baja categoría pero servirá para hacer una escalada hasta llegar con las cabecillas —Sentenció con firmeza— Los Superiores nos han conferido permiso de usar poder absoluto en contra de cualquier miembro de este grupo criminal, La Organización ha provocado muertes de personas mucho más importantes por menos motivos.

— La Organización no puede lograr tanto, no pueden ser tan poderosos —Aseguró un tanto más asustado.

— La Organización provocó la muerte del Tercer Hokage para eliminar a un líder político que consideramos incompetente, liberamos al Kyubi en la aldea de Konoha solo como una tapadera de estos eventos, no nos subestimes —Anunció logrando que el hombre palideciera terriblemente ante esas ideas.

— E-está bien hablare —Aceptó preocupado— S-sol-solo no me lastimen —Rogó el hombre encogiéndose asustado.

— No olvide ningún detalle, sabremos sí nos intenta mentir —Advirtió viendo a su pobre víctima.

— Me reclutaron hace un par de meses, necesitaba el dinero para comprar unas cuantas cosas, solo tenía que ir a los orfanatos y amenazarlos por sus pagos, sí no tenían para pagar recurrían a entregarnos a unos cuantos niños, yo no sabía que lo que les hacían se lo juró, yo solo tenía que noquearlos o atarlos y dejarlos en un edificó, unas bodegas del lado sureste, me decían que Hebi, es su nombre en clave no conozco el real, luego otra persona que trabaja para D-sama, de él tampoco conozco su nombre real, me entrega el dinero el parque Raíz, después de eso solo encuentro en mi trabajo que días debo ir de recolección —Confeso el hombre, Naruto se levantó antes de salir del lugar y entregarle a Envy sus anotaciones.

— Debo admitir que tu método de interrogación es interesante, Wrath —Reconoció Pride, Naruto seguía teniendo curiosidad sobre cómo hablaba entre las sombras sin estar ahí— Lust y Greed ya fueron a confirmar la información, cuando esta sea confirmada Envy podrá matar a nuestro visitante —Aseguró Pride desde la sombras antes de que su presencia desapareciera.

— ¿De dónde sacaste a La Organización? —Cuestionó Envy. Naruto señaló la máscara haciéndole una seña para que se la quitara, con un chasquido de lengua Envy se retiró aquel objeto que cubría su rostro mostrando el rostro de Erik.

— Eso explica porque Kinana sabía que soy Wrath —Comprendió el pelirrojo— Fue una mentira, me presente de manera más formal, casi como un agente, solté un poco de rumor por aquí, un poco de paranoia por acá, solo deje que su mente se liara un poco sola, cuando creyó que realmente había algo de tremendas proporciones como lo planteé y que pudiera actuar con total impunidad el trabajo estuvo hecho, confesaría por mero temor a lo que yo le hice creer, aunque te debo dar parte del crédito, sí no lo hubieses torturado tanto probablemente tendría que haber experimentado mucho antes de llegar a una conclusión de como lograrlo —Agradeció al joven moreno antes de quitarse la máscara.

— Pride ¿Tardas mucho? —Preguntó a la masa de sombras en la que suponíamos estaba Pride, en serio Naruto se preguntaba cómo funcionaba esa técnica, solo un par de minutos después la presencia de Pride apareció en aquella masa de sombras.

— La información acaba de ser confirmada, Lust y Greed lo confirmaron, recibirán información cuando Sloth y Gluttony descubran al próximo eslabón de la cadena —Declaró antes de volver a desaparecer, Erik volvió a ponerse la máscara antes de entrar con su mano emanando un chakra oscuro y ponzoñoso según la capacidad de percepción de Naruto.

— La Organización agradece tus servicios, tu recompensa será una muerte rápida —Con uno de sus dedos emanando ese extraño chakra tocó al hombre, desde ahí la piel empezó a teñirse de morado y el hombre comenzó a gritar y llorar, el color purpura de la piel empezó a extenderse por todo el cuerpo.

— Interesante, nos vemos el día de asignación de equipos —Y con eso desapareció en un shunshin.


Karin acababa de llegar a la casa que el concejo le había entregado, la mitad del dinero de sus misiones se iría en pagar ese lugar, pero su mirada estaba perdida y oscurecida, todo el día había estado en ese estado después de esa conversación con el otro Uzumaki, siempre supo que su sueño era muy optimista, que probablemente tendría suerte sí podía encontrar a otro Uzumaki durante toda su vida, pero eso había sido lo único a lo que había podido aferrarse durante toda su vida.

No podía sacar las palabras de ese chico de su mente por más que lo intentase "No puedo ser parte de una idea tan ingenua como esa" esa frase se repetía como un bucle en su mente provocándole un llanto "No sé qué clase de vida hayas tenido" Karin podía recordar horriblemente bien su vida, ella había vivido en las afueras de Kusagakure con sus padres, Naegi y Kira Uzumaki, pero podía recordar como a los siete años siete hombres entraron a su hogar rompiendo la puerta, su padre se sacrificó para que ella y su madre pudieran escapar, pero por desgracia ya las esperaban en la puerta trasera y las capturaron.

Las llevaron hasta las oficinas centrales de Kusagakure, aun con siete años Karin pudo entender lo que les harían, serían mulas de cría, su madre empezó a ser violada ese mismo día y los hombres que las habían secuestrado la habían obligado a ver con la excusa de que tenía que aprender a atender a un hombre, ella tuvo la suerte de no empezar a ser violada gracias a su edad, pero eso no evitó que la vida se ensañará con ella, permitían que cualquiera la golpeara y humillaran tanto como quisieran, pero un día cuando había cumplido los diez y pronto empezaría a menstruar su madre le puso un sello en el vientre, un sello que evitaría que quedará embarazada por alguien que no fuera un Uzumaki.

Su madre que tenía cinco meses de embarazo cuando se suicidó destruyendo las oficinas del gobierno de Kusa dándole tiempo para escapar, corriendo tanto como pudo llegó a Takigakure pero tuvo la desgracia de caer en manos de un burdel en una búsqueda de alimento, su primera vez fue robada por un hombre mayor que la violo, durante un año entero estuvo en ese lugar sufriendo hasta que un día simplemente explotó, sacando las cadenas de adamantino del clan Uzumaki destruyó el lugar, estuvo vagando durante semanas hasta que un hombre mayor que había sido un shinobi vio potencial en ella y le enseñó a ser una kunoichi y cuando este murió le llego el rumor de una mujer de un clan con cabello rojo en Konoha, ciertamente se decepcionó al descubrir que la mujer estaba muerta pero había dejado un hijo de su edad más o menos, alguien que podía ayudarla a cumplir su sueño y él se había negado aplastando todo por lo que había vivido.

Karin quería ir y golpear a ese pelirrojo por ser tan cruel, pero por desgracia una parte de ella sabía que era necesario para su sueño, considerado un prodigio además de pertenecer a otro clan prominente que podría apoyar su sueño, lo necesitaba pero quería golpearlo, estaba por dormirse mientras lloraba cuando las palabras de ese chico volvieron a azotar su mente "Ataquemos" "Destruyamos a los que nos destruyeron" "Yo no tengo miedo de mancharme las manos de sangre sí con eso logró cumplir mis objetivos" "Sí el mundo intenta aplastarnos solo nos queda dominar al mundo que intenta acabar con nosotros y erradicar a quien intente eliminarnos" "¿Qué tan lejos estás dispuesta a llegar por cumplir esté sueño?" Esas palabras no dejaban de aparecer en su mente.

— ¡¿C-cómo puede decir esas cosas con tanta seguridad?! —Gimoteó la chica viendo al techo enfadada, ella estaba dispuesta a ir tan lejos como necesitara para cumplir sus sueños pero no creía que tuvieran que ser tan extremistas, el clan Uzumaki era un clan pacifista que no se metía en peleas de no ser necesario, eran las raíces de su clan y no entendía cómo ese chico podía decir que las abandonaran.

"¿Acaso ellos no nos atacaron primero?" Fue la pregunta que la golpeó de pronto, a pesar de saber que la había pensado ella misma volteó a los lados sin poder creer que había pensado tal cosa, mientras intentaba calmarse más y más pensamientos llegaban a su mente "¿Qué hicimos para merecer que nos atacaran?" "¿Merecíamos lo que nos han hecho?" "¿Acaso ellos no se han ganado nuestra furia?", Karin no podía entender de dónde venían esos pensamientos ella nunca había pensado así "Siempre hemos pensado así" Volvió a escuchar pero esta vez casi como un susurro detrás de su hombro, asustada se giró intentando ver quien le había dicho esas cosas pero no había nadie.

— ¿Q-q-quién eres? —Preguntó asustada sin creerse que realmente esas ideas fueran suyas, pero no obtuvo respuesta, silencio, solo silencio, asustada corrió hasta el baño para lavarse la cara, cuando abrió los ojos en el espejo no estaba ella, o mejor dicho estaba una versión endemoniada de ella misma, una mujer con esclerótica negra y ojos rojos sangrientos, el reflejo abrió la boca revelando una dentadura llena de dientes filosos.

— "Soy tú" —Fue el susurró que escapó de la boca de aquella Karin, un susurró que no venía de ningún lugar, Karin profirió un gritó antes de caer de espaldas al suelo, intentó arrastrarse fuera del baño, "Somos una sola" Siguió escuchándose la voz de aquel endemoniado reflejo, por más que intentaba escapar no podía dejar de escucharla "Soy la que ha aguantado todo lo que nos ha pasado" Karin por fin logró levantarse y correr fuera de la casa pero no dejaba de escucharla "Fui quien soporto la muerte de papa, quien logro contener las lágrimas cuando mama fue violada, fui la que te dio fuerzas cuando mama se mató para darnos una oportunidad, fui quien evitó que cortaras tus venas cuando estábamos en Takigakure" Aseguró aquella voz que no podía dejar de escuchar por más lejos que estuviera, en cada cristal, charco o superficie reflectante veía aquella Karin endemoniada.

— ¡Solo déjame! ¡Tú no eres yo! ¡Yo no soy así! —Gritó mientras corría por el bosque al que no sabía cómo había llegado.

— "Soy tu oscuridad" —Fueron las últimas palabras que escucho antes de caer al suelo llorando, el aire comenzó a faltarle, su vista se volvió borrosa y en ese momento cayó inconsciente.


Naruto estaba recostado viendo la luna con una sonrisa plasmada en sus labios, ese día había tenido que atrasar algunos de sus experimentos, pero los avances de ese día podrían llegar a ser vitales en el resto de su investigación, pero no estaba feliz, poner en práctica sus planes le tardaba tres meses cada vez gracias al tiempo de espera de su jutsu, pero esos tres meses de observación e investigación, pero eran meses aburridos en los que sus planes se veían obligados a detenerse en su mayoría, por lo que necesitaba a alguien que estudiara su genética para encontrar una solución, su primera opción era que Karin tuviera información de las investigaciones médicas de Uzu, pero sí eso fallaba debería encontrar otro modo, necesitaba algo para superar sus límites, suspiró antes de prepararse para dormir, a fin de cuentas tendría esa semana para comenzar sus movimientos contra el clan Yamanaka.


Y bueno, hasta aquí el capítulo, para quienes se pregunten sobre Ino lo intentare responder en el próximo capítulo o en uno de los posteriores, ahora respondiendo a los motivos para poner esos límites al genjutsu de Naruto es porque de por sí siempre pensé que el sharingan estaba roto, por lo que intente nivelar un poco las cosas, por favor recuerden que si quieren criticar que sea de manera respetuosa y constructiva, muchas gracias por leer, nos vemos.