Fuera del aire.

.

El Redentor 777. Pues sí, estuvo bueno el especial y sí, las canciones de las chicas son buenas, pero creo que estas era la indicada para la ocasión jaja. ¡Saludos!

.

RinMakoto. Un concierto de las chicas en vivo… salió bien y sí, cada quien aprendió de su respectiva pareja a tocar instrumentos, al menos lo pasaron bien que es lo importante. ¡Saludos!

.

Sin más, comencemos…

.

.

.

Finalmente, luego de varios meses de práctica, de llegada de varias personas a sus vidas, en donde incluso nació el romance en algunas, pero de la misma forma en la que se pusieron muchos juegos y conocieron varias personas.

De 11 chicas pasar a aproximadamente 30 chicas era un logro y ahora convertido en un club mixto, ya era un logro mayor al que Tsubasa aspiró cuando fundó el club de béisbol.

En el bus que iba rumbo al estadio en el que se llevaría a cabo el torneo, era el mismo en el que se había realizado el de verano, así que ahora solo faltaba el hecho de que se jugara con todo.

- ¡Estoy tan emocionada! – exclamó Tsubasa en el autobús junto a todo el equipo.

- Cálmate un poco Arihara – dijo Shinonome al lado de su novio – debemos concentrarnos ante todo y contra el rival que nos toque.

- Vamos contra la Academia Ryoyukan.

- Es una Academia muy fuerte, pueden darle guerra a Kaio – decía Nakano – será muy difícil eso.

- Si vamos con todo, lograremos ganar – decía Sakagami – debemos ir con todo.

- No se rindan tal como así – habló Senba – vamos a ganar a como dé lugar.

- Así es, no debemos rendirnos – decía Kyouka – vamos a darles con todo.

- Si alguien como Kyouka lo dice, entonces vamos a darles con todo – sonrió malvadamente Iwaki.

- Tengo mi bate para darles con todo – dijo Aoi chocando los 5 con su mejor amiga.

- ¿Están seguros de que podíamos venir? – preguntó Julián que iba detrás junto con Francisco, Joan y Esperanza y los demás latinos.

- Claro, son primos de Fábregas-san, así que cuentan para que puedan venir a vernos jugar – río Aya.

- Y quien sabe, a lo mejor ven unas cuantas chicas que les atraigan – habló Honjou.

- Y ahí va de nuevo la teletubbie de bolsillo con sus comentarios pervertidos – Esperanza comentó y eso no le gustó nada a la inglesa.

- Y quien te ha hablado a ti… chocolate andante.

- ¡¿Cómo me dijiste estúpida?!

- Chikage, por favor – Diego calmó a la chica la cual solo lo abrazó con fuerza mientras veía de reojo a Esperanza fulminándola con la mirada, sentimiento que era correspondido por la española.

- ¿Te encuentras bien Esperanza? – la española solo asintió.

- Se ve que tiene una buena relación – habló Julián – me alegro por ello.

- Gracias Julián.

- ¿Qué haremos si ganamos el torneo? – Iwaki sacó el tema.

- Creo que lloraré – dijo Nozaki – sinceramente creo que no soportaré la emoción.

- Tengo unos cohetes para reventar – Aoi dijo llamando la atención de todos - ¿Qué?

- Senpai, no creo que debas hacer esto.

- Es común en Honduras que cuando un equipo gana, se celebra el triunfo reventado cuetes.

- ¿Cuetes?

- Es como se les dice a los cohetes allá en Honduras – río Seiya – aunque lo hacemos más cuando el Olimpia gana ¿verdad Ramón?

- Ahí te equivocas amigo mío, eso se hace cuando gana el Motagua.

- ¡El Olimpia!

- ¡El Motagua! – ambos hondureños se miraron con rayos saliendo de sus ojos.

- Ramón-san / Seiya-kun – Nakano y Hanayama tuvieron que separarlos y sentarlos a sus lados.

- Esto será genial, ya estamos cerca para ver si logramos ganar el campeonato.

- Chicas, recuerden jugar con el corazón y tratar de dar lo mejor – habló Kakehashi que Francisco notó su brillo y belleza, cosa que lo puso boquiabierto.

- Oye idiota, se te cae la baba – Julián miró a su hermano y esto solo se limpió la boca – ella te lleva, creo que el doble de tu edad, no hagas intentos inútiles.

- No me hables como si no pudiera estar con ella, al final de todo, ninguna chica se resiste a los encantos de un latino.

- Idiota.

.

Finalmente, se llegó al estadio que albergaría el torneo de invierno, con la excepción que la temperatura estaba algo fría, pero esta vez, el bus llegaba a un estacionamiento en el que primero bajaron las nuevas miembros para después bajar las 11 que disputaron el torneo anterior.

- ¿Qué pasa chicos? – Tsubasa miró como los chicos tomaban dirección contraria, aunque Yoshimaru y Kakehashi iban con el equipo femenino.

- Bueno, ustedes tomarán el camino a jugar el torneo, nosotros miraremos en las gradas.

- Pero Carlos… - Esperanza iba con el equipo femenino, peor le ver como su amado se iba, la puso algo triste.

- Les daremos mucho apoyo desde las gradas, así que den lo mejor de ustedes – habló Rafael.

- Jueguen con el corazón, den lo mejor de ustedes para ganar – dijo Ramón.

- Si siguen jugando como un equipo, lograrán todo objetivo – exclamó Seiya.

- Den lo mejor de ustedes, salgan con todo – dijo Jetzel sonriendo.

- Ganen, y si pierden, al menos llegaron lejos – habló Diego.

- ¡Jueguen a morir! Hasta que el cuerpo les diga basta – hablaron al mismo tiempo Jack y Daniel.

- Un equipo juega a morir, entre todos los miembros que se traten como compañeros y sepan comunicarse – habló Joan – equipo Satogahama, jueguen a todo lo que dé.

- ¡Sí! – las chicas se pusieron frente a los chicos y estas hicieron una reverencia - ¡Muchas gracias!

- ¡Chicas, vamos a ganar a como dé lugar! – exclamó Yoshimaru y todas lo siguieron mientras los chicos se iban a las gradas mientras que sonreían entre ellos.

- ¿Ganarán? – preguntó Julián el cual se había encontrado apartado junto con Francisco.

- Si juegan con el corazón y dan lo mejor de sí, estoy seguro de que lo lograrán, soy un equipo unido.

- Veremos qué pasa.

- ¿Y eso? – los chicos notaron cuando otro bus llegaba y cuando empezaron a bajar gente, se dieron cuenta de algo que los dejó perplejos.

- Qué carajo.

.

El equipo de Satogahama iba por el pasillo del estadio en el que se desarrollaría el torneo y algunas iba con nervios.

- ¿Akane-chan? – Tsubasa miró a la castaña que estaba tomando aire para luego exhalarlo.

- Estoy bien, los nervios se me pasan.

- Dios, un torneo con gente viéndonos… me da miedo – dijo Naoe.

- Ya jugamos con gente viéndonos, así que no creo que debamos estar nerviosos – dijo Yoshimaru.

- Nishimura-san tiene razón, ya jugamos varios partidos con público, así que no miro problemas – dijo Tsukumo.

- No solo eso, debemos dar lo mejor para que podamos llevarnos el torneo – dijo Shinonome al lado del entrenador.

- Espero que podamos ganar, estoy tan emocionada ¿verdad Lou-chan? – Komugi miró a su ardilla mascota la cual solo asintió.

- Dios, hasta hambre me da tan solo pensar que jugaremos en un estadio tan grande – decía Kanako.

- No pienses en comida Kanako-chan que incluso el cerebro engordará si haces eso – habló Minako.

- ¡Minako-chan!

- Espero que no haya tanta gente, me da miedo pensar que muchas personas nos miren.

- Emi-chan, no les hagas caso.

- Aunque me hubiera gustado que algunas personas de la escuela vinieran a apoyarnos.

- ¿Por qué no dijeron que íbamos a un torneo? – Kurashiki habló.

- Se nos olvidó – al decir eso Tsubasa, todas las quedaron viéndola con cara de "¿en serio?"

- Arihara, sé que eres idiota y muy olvidadiza, pero creo que esta vez ganaste el premio mayor.

- No se preocupen, creo que eso será una sorpresa – dijo Kakehashi llamándola la atención de todos los presentes.

- ¿De qué habla Sensei?

- Ya lo verán, aunque espero que hayan hecho caso al llamado.

Aunque las chicas no entendieron lo que les decía la Sensei, finalmente lo comprendieron cuando llegaron a la cancha.

.

(La misma escena del vídeo que les mandé esa vez en el que Tsubasa recorre los pasillos y llega al campo y miran al público. Escena en YouTube en el canal de Hachinai.)

.

- ¿Qué? – muchas quedaron calladas cuando vieron el estadio totalmente lleno de gente, pero más cuando en las gradas de la zona norte se miró como había muchos estudiantes de la Academia Satogahama.

- ¡Chicas, vayan a ganar! – gritaban los chicos y chicas en la tribuna, aunque luego las beisbolistas fijaron la mirada en sus miembros masculinos que estaban subidos en el alambrado apoyando al club.

- ¿S-Son los chicos?

- Y parte de la escuela.

- No solo eso chicas, miren – Kakehashi le mostró al lado de los estudiantes en las gradas, como estaba la banda de música de la institución y la cual también comenzó a tocar.

- ¿También vino la banda? – Nakano preguntó.

- Increíble – Tsubasa sonrió por lo bajo - ¡Gracias por el apoyo chicos!

- ¡Ganen chicas! ¡Arriba Satogahama! ¡Vamos equipo! – eran los gritos de los estudiantes de Satogahama.

Las chicas finalmente decidieron ir al centro del campo en el que se encontraban los demás equipos, aunque también notaron algunas caras conocidas como las de Kogetsu y las de Seijo, también se encontraron a las chicas de Shin Koshigaya.

No solo ellas, también los entrenadores se reconocieron entre sí.

- ¡Chicos! – Yoshimaru saludó a sus viejos conocidos – Rito, Degel, Koi, ¿Cómo están?

- Bien amigo, ¿listos para perder? – habló Koichi Miyamoto, entrenador de la Preparatoria Kitotsu.

- Pues no lo veo así amigo, Seijo ganará el torneo está vez – habló Degel Miyara, entrenador de Seijo.

- Kogetsu volverá al trono, esta vez se vencerá a Kaio y ganaremos el titulo – habló Rito Watanabe, entrenador de Kogetsu.

- El que gane, le haremos fiesta.

- Pues vayan comprando botonas porque ya me tendrán que ir haciendo fiesta – río Yoshimaru a lo que se contagió a los demás.

- Bueno, vamos a ganar.

Mientras que los 4 chicos reían, el presentador oficial fue a la tarima para comenzar a dar el discurso de inicio.

- Buenos días Japón. El día de hoy iniciaremos el torneo de invierno de equipos femeninos. Para eso, recibimos la bandera de campeón de las actuales campeonas, la Preparatoria Kaio.

La capitana de ese equipo, Reina Kusakari llegó y entregó la bandera al señor y todas quedaron viendo a la peli blanca la cual sabía que ellos eran el obstáculo a vencer.

- Sin más que decir, iniciamos el Torneo de invierno femenino de béisbol – el aplauso de los equipos hizo saber que todos los equipos estaban listos para dar lo mejor de ellos.

- ¡Arriba equipo! – las distintas barras de los equipos gritaban alentando, pero sonaron más cuando se iba a llevar a cabo el primer enfrentamiento.

- El primer enfrentamiento será la Preparatoria Satogahama contra la Academia femenina Ryoyukan.

- ¡Vamos Satogahama! – gritaron los estudiantes.

- ¡¿Dónde está el bombo?! – Ramón buscó junto con Seiya los grandes instrumentos y cuando finalmente los encontraron, tomaron las baquetas y la sonaron.

- ¡Arriba Satogahama, no me puedes fallar, yo nunca te he dejado, la vuelta quiero dar! – los dos hondureños junto con Diego estaban cantando tipo barra brava, cosa que los demás estudiantes no entendieron, pero luego se unieron a la barra - ¡Arriba Satogahama, no me puedes fallar, yo nunca te he fallado, la vuelta quiero dar!

- ¿Qué le pasó a tu novio Nakano-chan? – preguntó Honjou.

- Está imitando a la barra de su equipo Motagua.

- Realmente son aficionados – río nerviosamente Hanayama.

- Al menos Carlos no es así – dijo Esperanza, pero luego se callaría.

- ¡No me has fallado, la vuelta quiero dar! – Joan estaba sin camisa haciendo lo mismo que los hondureños y el argentino, incluso Rafael se unió.

- ¡Maiko, si ganas por Dios, juro que te daré un hijo! – gritó el novio de la peli roja sonrojándola ya que entendió eso.

- ¿P-Por qué dijo eso?

- Kurashiki-Senpai, serás madre, felicidades – dijo Nozaki sonrojando más a la pitcher principal del equipo.

- Bueno, creo que tendremos que jugar primero – suspiró Iwaki.

- Vamos a jugar con todo.

- ¿Así que ustedes son nuestras rivales en el torneo? – una chica de cabello rosado pálido se acercó a las chicas.

- Sí, ¿y usted es?

- Yuri Takahashi, manager del equipo de Ryoyukan y sus rivales en este partido.

- Ya veo – sonrió Tsubasa – espero que tengamos un buen juego.

- Sí, eso espero, aunque deberían prepararse para la derrota – sin más, la manager de Ryoyukan se retiró del sitio.

- ¿Qué le pasa?

- Izumiya-san, deberías llamar a los yakuzas para que le den una lección.

- Ya he dicho que no soy… - antes de que terminara su frase, los dos equipos fueron llamados a ponerse en frente para comenzar el juego.

- Equipos, preséntense – dijo el ampáyer.

- Tsubasa Arihara, capitana del equipo de Satogahama.

- Nao Nakata, capitana del equipo de Ryoyukan – dijo una chica de cabello morado pálido y ojos verdes.

- Juguemos limpiamente – ambas capitanas se dieron la mano.

- Capitanas, reúnanse – el ampáyer llegó con ambas chicas las cuales debían elegir entre cara o cruz, a lo que la castaña eligió cara y Nao cruz. Al final, ganó esta última y decidieron ir a jardín, permitiendo a las de Satogahama batear primero.

- Iremos a batear primero – dijo la capitana castaña llegando con las demás.

- Esto es malo – dijo Shinonome.

- ¿Por qué?

- Las rivales sabrán la forma en la que podamos responder a los bateos y tomarán ventaja de eso, aunque si anotamos carreras, podemos irnos con ventaja.

- Es un arma de doble filo – habló Senba.

- Así es, en esto siempre hay un lado bueno y uno malo.

- Aunque también podemos verlo de este modo, no sabrán nuestra forma de batear hasta que sea nuestro turno.

- No importa, solo vamos a batear y ganarle a esa presumida.

- ¿Presumida?

- Quiero venganza – río Yoshimi por lo bajo.

- Me das miedo Teresa – susurró Esperanza.

- ¿Quién es Teresa?

- ¿Una chica? ¿Una actriz? ¿Una Claymore?

- No importa, solo vayan allá y demuestren todo el esfuerzo que hemos puesto en llegar hasta aquí – habló Yoshimaru.

- ¡Sí!

- ¡Vamos! – el club de béisbol gritó ante esto y la primera que tomó el bate fue Kotoha la cual llegó a la zona de bateo y justo como pitcher de Ryoyukan, estaba una chica de cabello rubio llegando al castaño y de ojos azules de nombre Kazumi Yoshikawa.

- Esto será divertido – dijo la chica.

- ¡A jugar!

.

.

Continuará…