Descargo de Responsabilidad:

Evangelion, sus personajes y entorno son propiedad de Hideaki Anno y Gainax. Toda marca, serie, película o juego que se mencione en este fic es propiedad de sus dueños o creadores. Yo solo soy responsable de la forma en la que se desarrollan los hechos en esta historia. Al igual que muchos de los que publican aquí no cuento con su consentimiento.


Nota Inicial:

Esta historia no pretende ser canónica ni sus personajes tendrán exactamente la misma personalidad que en la serie original, habrá similitudes con el manga, anime y las Rebuild, pero más que nada, muchas diferencias. Contendrá: Romance, Drama, Acción y Humor (trataré de esforzarme en esto último, pues no todos nos reímos de lo mismo), lo aclaro, ya que no se pueden poner más de dos categorías en Fanfiction (o no sé hacerlo).

Presten atención que la clasificación pasó a "M", habrá advertencias cuando corresponda.

–Diálogo Normal–

Diálogo personaje no presente físicamente o Pensamiento– Ejemplo: alguien a través de un teléfono, radio o pantalla. Y todo lo que Yui y Kyoko digan, esos siempre son pensamientos que solo pueden oír sus hijos dentro del Entry Plug.

–«Pensamiento de un personaje en medio de un diálogo o de la narración»– No es igual a un diálogo de pensamientos, un ejemplo son los pensamientos de Asuka hacia su madre a la vez que habla con Shinji por la radio.

Por ser una ocasión especial (no por esto se retrasó, todo lo contrario, por esto le dedique todo mi tiempo libre disponible los últimos días a terminar el capítulo) procedo a hacer una nota especial y al final del cap encuentran que se la merece por sus aportes:

¡FELIZ CUMPLEAÑOS COLEGA Y AMIGO PERSONAL ESBELIBEN!


Capítulo X: Mudanza

Al principio, la pareja de pilotos y la ojiroja pensaron que Mari se había vuelto a perder, pero pronto los primeros empezaron a notar cierta familiaridad con la zona por la que estaban circulando. Cuanto más se acercaban a su destino Asuka y Shinji, más reconocían el entorno y comenzaban a emocionarse. Finalmente, al ver la entrada, no pudieron evitar soltar algunas lágrimas por la nostalgia.

–¡Estamos en casa! –anunció Mari con una radiante sonrisa frente a la Residencia Ikari-Sohryu.

El exterior de la residencia permanecía tal y como la pareja de adolescentes la recordaba. La humilde pero hermosa y confortable casa de madera para el personal de seguridad que les permitía mayor tiempo de descanso, dado que estaban divididos en grupos que rotaban semanalmente, pues se ahorraban el vieja a casa cuando estaban de turno. Inmediatamente después se encontraba la reja que delimitaba la propiedad de la residencia, el portón negro en el centro custodiado por dos guardias a cada lado y un tercero dentro de la cabina de vigilancia.

Uno de los guardias reconoció el vehículo y a Mari, por lo que le hizo una señal al que estaba en la cabina para que accionara el mecanismo que abría el portón. Al cruzar las rejas y detenerse frente a la puerta principal, Asuka y Shinji pudieron apreciar la primera diferencia con sus recuerdos, pues toda la pintura había sido recientemente renovada, ya que no presentaba signos de deterioro por el paso del tiempo y el aroma a pintura fresca lo corroboraba.

–Es mejor que la dichosa reforma sea más que una nueva mano de pintura. –advirtió Asuka con algo de fastidio comenzando a irritarse ante la idea.

–Descuida Princesa, las reformas son estructurales y lo comprobaras en cuanto entremos, simplemente aprovechamos la oportunidad y para enmendar cualquier deterioro superficial consecuente de la obra. –tranquilizó la de lentes con confianza.

–Ella tiene razón Asuka, después de todo, tardaron casi 4 meses, debe ser algo grande y seguramente pudo ocurrir algún que otro accidente moviendo materiales o muebles y era necesario pintar. –intercedió el varón dándole un reconfortante abrazo a su novia.

–En total fueron unos 5 meses de trabajo ininterrumpido. –agregó Mari señalando a Shinji– Empezaron mucho antes de tu traslado aquí, si bien tu designación no era un hecho, sabía que ambos vendrían cuando Asuka fuera transferida junto a la Unidad 02. Finalizaron hace dos semanas, pero no se les informó en su momento pues quería asegurarme de que siguieron mis instrucciones al pie de la letra y solo serían un par de semanas más hasta mi llegada. –comenzó a explicar con emoción– No perdamos más tiempo y entremos de una vez, me muero por ver sus caras cuando les muestre las modificaciones, estoy segura de que se sorprenderán y les encantaran algunas de ellas. –finalizó abriendo la puerta.

El cerrojo había sido actualizado a un teclado numérico con lector de huellas y tarjetas magnéticas, donde la de coletas apoyó su pulgar derecho. Tras un corto pitido se accionaron los mecanismos de la cerradura permitiendo el acceso al interior de la residencia, siendo Mari la que encabezó al grupo.

–Bien, ¿por dónde quieren empezar?

–Hasta ahora no noto ninguna reforma, que es lo que me interesa, pero siendo la primera vez de Rei aquí, deberíamos hacer un recorrido completo, supongo que podemos empezar por el baño principal y de allí ir a la biblioteca, estoy segura que a ella le gustara, si es que siguen allí. –sugirió la germana.

–Buena idea amor.

–¡Dios! ¡Son tan adorables! –exclamó la ojiturquesa con ojitos brillosos– ¿Ya se tratan así?

–Efectivamente, han estado llamándose así desde que volvimos del monte Asama. –confirmó Rei.

–Me he perdido muchas cosas. –se lamentó la supuesta adolescente– Pero ya no me perderé nada más, desde ahora estaré muy cerca de ustedes.

–No empieces cuatro ojos, tampoco esquives el tema, ¿Qué tanto han modificado?

–Principalmente las habitaciones, ósea la parte norte, en el resto no deberían de notar grandes cambios o diferencias significativas, así que les señalaré algunas de ellas cuando llegue el momento.

Alcanzando la mitad del pasillo principal se encontraron con la puerta del living, sobre el que la de coletas avisó que no había sufrido cambios y comprobarían más tarde. Al llegar a los pasillos secundarios doblaron a la derecha y la pareja de adolescentes pudo apreciar la primera diferencia, ya que del lado izquierdo en lugar de las dos puertas que recordaban ahora había un total de 5.

–¿Agregaron más habitaciones? –consultó la pelirroja con algo de sorpresa.

–Tendrás que esperar para descubrirlo, recuerda que quisiste hacer un recorrido completo y primero debemos pasar por la biblioteca. –se burló Mari con satisfacción abriendo la puerta del baño– Aquí tenemos la primera modificación que seguramente será del agrado de todos pues cambiamos la antigua pileta por una un poco más grande con hidromasaje, además de darles mantenimiento a las cañerías por tanto tiempo en desuso.

–Suena bien para mí, será bueno para relajarnos luego de largas sesiones de sincronización, entrenamiento o tras alguna batalla. –indicó el morocho.

–¡Ja! Ya quiero estrenarla.

–Sabía que les gustaría, justamente por lo que dices Shinji es que quise que tuviéramos una. Asuka, espera a que terminemos el recorrido, queda mucho por ver todavía. –aseguró la de lentes con una picara sonrisa– ¿Continuamos?

–Hai. –dijo la pareja algo más emocionada, mientras que su compañera solo asintió con la cabeza.

Al volver al pasillo la ojiazul quiso entrar a su antigua habitación, pero su extutora le cerró el paso con una triunfal y burlona sonrisa señalando hacia la biblioteca. Una vez dentro de su siguiente destino, pudieron apreciar como Rei sonreía dulcemente ante la vista, le agradaba mucho la lectura. No era la primera vez que veía tantos libros en un solo lugar, muchas veces había pasado por la biblioteca del instituto en el horario del almuerzo, en busca de alguno para entretenerse en sus pocos ratos de ocio o aprender algo nuevo.

–Tenías razón Princesa, mira nada más esa radiante sonrisa. –señaló la jefa del Proyecto E complacida con el resultado, ganándose un ligero sonrojo por parte de la albina.

–Siente libre de tomar los que necesites, son nuestros. –indicó Shinji con una amable sonrisa, dándole a entender que también le pertenecían a ella.

–A excepción de estos de aquí que están en alemán. –agregó su novia señalando algunos estantes– No creo que tengas inconvenientes con los que están en inglés.

–Gracias, tal vez debería considerar aprender un poco de alemán.

–No es una mala idea Rei, –concordó con ella Asuka alagada de que quisiera aprender su lengua materna– con gusto te enseñaremos. Te será útil cuando todo esto termine y podamos visitar mi país.

–¿Planeas llevarme contigo? –cuestionó la ojirroja sorprendida.

–Por supuesto eres parte de la familia ahora. –aseguró la germana con una cálida y dulce sonrisa– Además nos merecemos unas buenas vacaciones y estoy segura que conocer un poco más del mundo te vendrá muy bien.

Rei no pudo evitar ruborizarse furiosamente y su corazón latió con fuerza ante las palabras de su roomie, ella apreciaba mucho a sus compañeros y estaba muy agradecida por todo lo que hacían por ella. Mari observó con satisfacción la escena, estaba muy orgullosa de sus antiguos tutelados, además había cierto detalle que aún debía discutir con ellos y dado lo reciente, sabía que sería mucho más fácil ahora.

–Somos una familia Rei, ensamblada y sin parentescos de sangres, pero somos familia. –aseveró Shinji.

–Bueno, ustedes dos son familia en otro sentido. –intervino Mari en tono burlón al no poder con su genio.

–¡No arruines el momento, cuatro ojos! –reprendió la pelirroja– Puedes confundir a Rei.

–No sé qué decir o como debería actuar. –reveló la de tez de porcelana.

–No necesitas decir nada, solo acepta sus sentimientos y dales un abrazo como agradecimiento. –ofreció la de coletas.

–Arigato.

Les dijo Rei a los tres y se acercó a la pareja de adolescentes para darles un abrazo el cual ellos correspondieron. No pasó mucho para que la supuesta adolescente se les sumara. Así permanecieron un momento, hasta que Mari consideró que era suficiente, además aún debía mostrarles el resto de las modificaciones de la residencia y quería tener una nueva charla con la peliazul antes de tener esa discusión con sus antiguos tutelados.

–Esta modificación me encanta. –aseguró la ojiturquesa acercándose a una de las estanterías– Estoy segura de que se sorprenderán.

Precisamente una que estaba sobre la pared que Asuka y Shinji recordaban que daba a uno de los garajes. La de lentes tomó algunos libros del cuarto estante contando desde la base, luego introdujo su diestra en el espacio generado y tanteó un poco el techo con la palma hasta que se escuchó un pitido parecido al de la cerradura de la puerta de ingreso. Con algo de prisa devolvió los libros a su lugar y se apartó a la vez que hacía retroceder a los tres adolescentes que la miraban con intriga.

Todos sintieron el suelo vibrar bajos sus pies y el sonido de mecanismos trabajando, la estantería completa se hundió en la pared al igual que una sección del piso debajo de ella, aproximadamente de unos 2 metros de ancho por casi 3 de largo, dejando ver un piso de metal. Solo unos segundos después, el piso de metal se dividió a la mitad para luego deslizarse a lo largo del espació, de la abertura emergió un rectángulo con los bordes redondeados de unos 2,5 metros de alto, poseía una puerta mecánica como la de los ascensores y en el marco derecho un pequeño botón circular de aspecto metálico.

–¿Es una caja fuerte? –consultó el varón muy sorprendido.

–¿O talvez un cuarto de pánico? –ofreció su novia.

Con una sonrisa socarrona la fémina se acercó hasta el misterioso rectángulo para apoyar su pulgar derecho en el botón. Tras un breve instante, sobre este se encendió una luz de color azul y se escuchó una pequeña campana antes de que la puerta se abriera deslizándose hacia la izquierda.

–No es una caja fuerte y mucho menos un cuarto de pánico, es nuestro propio ascensor privado para ir al GeoFront en caso de que un emisario ataque y nos encuentre aquí en casa. ¿No les perece super cool?

La primera en salir de su estupefacción fue Asuka que rápidamente cuestionó:

–Entiendo que puede ser muy útil, pero ¿para que esconderlo?

–¿Qué parte de super cool no entendiste?

–No dije que no lo fuera, solo que no le veo sentido, además tenemos un acceso a menos de 10 minutos de aquí.

Mari la observó con algo de incredulidad por un minuto antes de aclarar sus dudas:

–Efectivamente, tenemos ese acceso, pero ten en cuenta que debemos subirnos al auto, ponerlo en marcha, salir de aquí y conducir hasta allí. –enumeró con suficiencia– Esto es mucho más rápido, este ascensor es muy moderno, está diseñado específicamente para dejarnos en menos de 10 minutos a solo unos metros de los vestuarios. Lo hemos escondido porque siempre quise algún tipo de dispositivo o mecanismo secreto, además, evita que tengamos que dar explicaciones a las visitas, es algo que solo nosotros debemos saber que está allí, aparte de Misato claro y de esta manera tenemos mayor control de quienes lo usan.

–Eso tiene mucho sentido, me gusta. –observó Shinji.

–Ja, nunca escucharíamos el fin de los ruegos de Kensuke si supiera de a donde conduce este ascensor. –coincidió su novia dándole la razón a su honoraría hermana mayor– Bien pensado cuatro ojos. Y sí es super cool tenerlo, me siento como una agente secreta.

–¿Y tú qué opinas Rei?

–Por lo que has descrito creo que será muy útil y lo más eficiente si estamos aquí en caso de un ataque.

Shinji se acercó a su antigua tutora ante su mirada abatida y susurró: –Considérate satisfecha, no obtendrás una mejor reacción de ella, al menos no hoy. Creo que lo máximo que hemos visto hasta ahora fue el abrazo que nos dimos hace un momento y dudo que algo parecido se repita hoy.

–Hai, tienes razón, parece que aún es poco expresiva. –reconoció la ojiturquesa– Bueno continuemos con el recorrido.

Mari volvió a presionar el botón con su pulgar haciendo que las puertas se cerraran, luego lo presionó una segunda vez, solo que usando el indicie y así como había surgido, el ascensor volvió a su escondite dejando la biblioteca tal y como la habían encontrado. De camino al pasillo, la aparente adolescente les explicó que cada interruptor estaba compuesto de un lector de huellas como medida de seguridad para que sólo ellos, que vivirían allí pudieran acceder al GeoFront utilizando el ascensor y que más tarde estaría incorporándolos al registro.

Continuando el recorrido, nuevamente Asuka intentó echar un vistazo en su antigua habitación, pero su hermana mayor honoraría volvió a detenerla negando con la cabeza y exhibiendo una sonrisa burlona. La siguiente parada fue uno de los garajes, que solo tenía un cambio llamativo, dado que no había ningún vehículo en el, se podía apreciar una plancha de metal con una manija empotrada en un extremo en el centro, lo que llamó la atención de los adolescentes.

–¿Qué hay debajo de esa compuerta? –consultó el varón señalando la plancha.

–Una fosa de mecánico, –indicó la castaña como si fuera lo más obvio del mundo– la compuerta es para evitar accidentes.

–¿Qué utilidad tiene? –preguntó Rei intrigada.

–Por si hay que hacer reparaciones en alguno de los vehículos, prefiero hacerlo yo misma, solo por precaución.

–¿Qué sabes tú de mecánica? –cuestionó la germana.

–Más que suficiente. –aseguró la de lentes, pero la mirada de desconfianza recibida la obligó a agregar– Olvidas que supervisé la construcción de dos Unidades Evangelion, sabes que es una compleja obra de ingeniería, ¿no?

–Tienes un punto ahí. –reconoció Asuka– Bien no hay nada más interesante aquí, mejor continuemos.

–Lo haremos por la habitación de huéspedes, es una de las grandes o verdaderas reformas que se hicieron. –anunció Mari.

Justo en frente del acceso al garaje se encontraba la nueva habitación, con una puerta de madera de color verde oliva. Al ingresar se toparon con una amplia y robusta cama de 2 plazas de madera marrón oscuro y cabecera con respaldo acolchado en gris claro contra la pared derecha, escoltada por dos mesitas de noche celestes y un velador de bronce con pantalla azul. En la pared de enfrente a la entrada una bay windows de madera con barnizado claro, un baúl a juego de tres cuerpos con sus almohadones correspondientes de color bordo para servir de asiento o recostarse a contemplar la vista más allá de los límites de la residencia y gruesas cortinas verdes pino.

A los lados de la puerta de ingreso dos Kurōzetto, del lado izquierdo frente a la cama una gran cómoda de madera en barnizado claro junto a una puerta blanca ubicada justo al medio de la pared. Complementando la decoración, el piso también era de madera entablonada dándole a la habitación una apariencia hogareña y acogedora de tamaño similar a lo que la pareja de pilotos recordaba que era la suya y las paredes estaban pintadas de blanco.

–¿Qué les parece?

–Es agradable. –indicó Rei encaminándose a la bay windows.

Asuka no se resistió dirigiéndose hacia la cama donde se dejó caer para comprobar que tan cómoda era– Me gusta, espero que nuestra cama sea igual.

–De hecho Princesa, nuestras camas son superiores, ya que, a diferencia de esta, como se usarán a diario compré lo mejor que pude conseguir.

–¿Por qué no comprar todas iguales? –consultó la ojiazul– Si querías ahorrar, de seguro te habrían dado un descuento por cantidad.

–En realidad ese fue el descuento, prácticamente no tuve que pagar por ella, además considere que podría llegar a ser un desperdicio poner algo de mayor calidad aquí.

–Buen punto cuatro ojos.

Por su parte, Shinji revisó el contenido de los Kurōzetto, encontrando cuatro futones, varios juegos de sábanas, toallas y toallones para ofrecer a los invitados si era necesario. Al parecer, Mari había contemplado la posibilidad de que la cama no fuera suficiente y tomado las medidas pertinentes para que pudieran dormir con relativa comodidad.

–¿No crees que estas exagerando un poco? Aquí debe haber suficientes sábanas para todos nosotros. –señaló el varón.

–No son tantas, además la cama no tiene ninguno puesto, solo tiene una cobija en este momento para que no junte polvo o agarre olores. –explicó la de coletas, y noto que la primera elegida estaba mirando fijamente algo, por lo que se acercó a ver de qué se trataba– Te gusta nadar, ¿no? –la aludida solo asintió levemente con una ligera sonrisa.

–Cierto, ella es muy buena nadadora, está a la par nuestro. –intervino la pelirroja.

–Eso es bueno, entonces mejor continuemos, luego podrás verla más de cerca. –invitó la de lentes acercándose a la puerta blanca– Este es el baño de invitados además del secundario. –comentó dirigiéndose a la segunda puerta en el interior del sanitario– Supongo que ya podrán imaginarse que todos los cuartos tienen su propio baño semi privado.

El baño era bastante simple y poseía lo indispensable, un lavado gris perla con botiquín blanco y espejo encima, justo en medio del cuarto. A su izquierda, un toallero para las manos y a la derecha dos para los toallones de igual tono, seguidos por una ducha con mampara que abarcaba todo el ancho, en su interior se podía apreciar una barra para sostenerse, varias pegatinas antideslizantes en el piso para evitar accidentes y dos pequeñas ventanas rectangulares a unos 20 cm del techo. El sanitario a juego con el lavado, se encontraba en la pared que conducía al pasillo, contiguo a este estaba un pequeño cesto para la basura y la segunda puerta de la habitación. Pegado a la ducha en el lado opuesto del lavado se hallaba un cesto de mimbre para la ropa sucia, tanto los azulejos como las baldosas eran de un celeste pastel.

–¿No es un desperdicio de espacio tantos baños? –cuestionó la germana en respuesta al ingresar y admirar el lugar.

–Olvidas que ahora seremos 5 conviviendo bajo el mismo techo, puede que tú no tengas inconvenientes en compartirlo con Shinji o con nosotras, pero de seguro puede llegar a ser incómodo para él con alguien distinto de ti.

–Bastaría con que solo llamara a la puerta primero.

–Asuka tiene un poco de razón allí. –coincidió su novio con algo de rubor por la pena ante la idea de un encuentro tan incómodo con el resto de las féminas– Además ¿por qué conectarlo al pasillo teniendo ya el principal?

–Es muy simple Cachorrito, como ya dije, ahora seremos 5 cohabitando, supón que estas apurado y el baño principal está ocupado, de esta manera es más rápido que tener que entrar en la habitación más cercana para luego ir al baño. Evitará "accidentes", sin olvidar que será muy útil si damos una fiesta. –concluyó Mari que parecía tener una justificación para todo.

–¿Hay algo en lo que no hayas pensado? –indagó Asuka a pesar de que le agradaba todo lo visto hasta ahora.

–Incluso en usar el cuarto de invitados para tus hijos si seguimos conviviendo dentro de algunos años. –aseguró con firmeza, pero también en tono burlón la supuesta adolescente mientras salía al pasillo, no sin antes apreciar el ligero rubor que provocó a sus antiguos tutelados.

Rei la siguió dejando atrás a la pareja, Shinji abrazó a su novia brindándole apoyo y dando a entender que le agradaba la idea de vivir allí con sus hijos en un futuro. La ojiazul no dudo en corresponder el gesto y atraerlo a un corto beso, tras separarse y sonreírse en complicidad pues pensaban exactamente lo mismo, siguieron a sus compañeras atravesando la puerta de en medio del pasillo.

Una vez en el interior de la nueva habitación, se dieron cuenta que simplemente era la vieja oficina que los padres de Shinji utilizaban cuando traían trabajo a casa y para guardar documentación. El piso estaba alfombrado en un gris claro y las paredes pintadas de blanco. Había sido mínimamente remodelada, en el centro se hallaba una mesa ovalada de madera dispuesta a lo ancho, una silla de oficina semi ejecutiva de cuero negra con apoyabrazos en las cabeceras y dos a los lados, haciendo un total de seis, con suficiente espacio entre ellas como para incorporar hasta ocho más.

Custodiando la puerta de ingreso, dos robustos archiveros de madera, con dos columnas de cuatro cajones cada uno. Finalmente, lo que más destacaba porque parecía desentonar con el estilo acorde a un ambiente de trabajo como el de una oficina, eran tres computadoras de fuerte apariencia gamer, una exactamente igual a la otra ubicadas al fondo, cada una en su respectivo escritorio y con su correspondiente silla ergonómica en negro y rojo. La PC de en medio alineada con la enorme ventana que permitía la iluminación natural de toda la habitación y las restantes en cada esquina con suficiente espacio entre ellas como para acceder a las cortinas marrones para abrirlas o cerrarlas.

–Estoy confundida, ¿esto es un espacio de trabajo y estudio o un cuarto de juegos? –cuestionó la ojiazul comenzando a señalar– Solo mira esas computadoras, claramente son de gamers y esos monitores de 19 pulgadas Full HD.

–Principalmente lo primero, se los mostraré.

Fue la oferta de Mari, sentándose frente a la computadora de en medio y encendiéndola, en solo unos segundos se encontraba abriendo algunos programas y archivos. Pronto estaba exhibiendo detallados modelos en 3D de la Unidad 03 y 04. La versión original del Eva 03 era enteramente negro con rayas atigradas blancas, al parecer, algunas se habían tornado azules por la contaminación de Bardiel, como había sido denominado el décimo Mensajero por las MAGI, por su parte el 04 era su mellizo, dado que era una copia idéntica salvo por sus colores que estaban invertidos.

–Como pueden ver, he usado estas computadoras para la construcción de las Unidades 03 y 04, al menos para la planificación general de cómo se verían una vez terminadas. –continuó la de lentes abriendo otro programa– Como saben, el Eva 02 es el modelo definitivo, así que los nuevos modelos se basan en él, las diferencias se dan en la contextura física propia de los componentes biológicos, como el peso, la altura y la musculatura. Acorde a los datos y la parte biológica debo adaptar la armadura y restricciones estándar para que trabajen en perfecta armonía, la poca personalización que se les pueden dar, están en las decoraciones o el diseño de la cabeza, esta vez opte por algo sencillo tomando de referencia a las Unidades 01 y 02.

En el monitor corrió una corta animación que superponía las cabezas de dichos Evas una sobre la otra, en dicha imagen, era seleccionada la mayor parte de la mandíbula de la 01 y el resto de la 02. Luego se lo iba retocando eliminando algunos detalles y conectando otros hasta finalmente obtener la cabeza de la Unidad 03 y 04, que solo diferían en su color dominante, pues los pequeños detalles eran iguales.

–Igualmente use este equipo para completar el diseño de su alabarda, pues me parecía que un simple cuchillo era algo insuficiente para el combate cuerpo a cuerpo o a corta distancia. –finalizó con orgullo ante su obra mientras exhibía el modelo del arma y las especificaciones correspondientes– Y aunque son muy buenas para jugar, como ya les he demostrado, son necesarias para mi trabajo, sobre todo si es algo que demandara mucho tiempo y no quiero trasnochar en el laboratorio, tenerlas aquí me permitirá descansar de manera más apropiada mientras ellas se encargan de complejos análisis que demanden mucho tiempo. –se justificó detalladamente con el uso más común que les daba a los equipos– Así que principalmente esto sería una oficina, mis archivos y programas están protegidos, por lo que, si las necesitan para alguna tarea del instituto, están a su disposición al igual que para Misato. Y obviamente podríamos llegar a hacer una amistosa competencia entre nosotros con algún juego de pc, pero no por ello podemos llamarlo un cuarto de juegos.

–Tienes mucha razón, verdaderamente has pensado en todo. Aunque contamos con la biblioteca, podría ser muy útil si tenemos que hacer un trabajo en grupo. –reconoció Asuka más que complacida con la explicación– Pero ten por seguro que no faltara la oportunidad para que tengamos un nuevo duelo en el que te demuestre quien es la mejor jugadora en esta casa. –aseguró dejando relucir su espíritu competitivo.

–Cuento con ello Princesa, esta vez yo seré la vencedora y tu morderás el polvo, ahora continuemos la recorrida, queda mucho por ver todavía.

La pareja de adolescentes comenzaba a emocionarse en anticipación al por fin acercarse a su antiguo cuarto, dónde lo habían compartido todo en su infancia, sin olvidar que fue allí en ese lugar, en el que dieron el inicio a su relación sentimental. De manera inconsciente fueron acelerando su marcha hasta rebasar a su compañera de cuarto y antigua tutora, que se reía socarronamente pues adivinaba el estado de ánimo que traían e imaginaba su pronta reacción.

Casi con desesperación Asuka abrió la puerta e ingresó seguida por su novio, no llegaron a dar más de dos pasos en el interior que la pelirroja se detuvo en seco de forma abrupta provocando que él la chocara levemente. Shinji rápidamente la envolvió con sus brazos buscando estabilizarse para no caer juntos al piso, suponía que los recuerdos habían abrumado a su pareja, pero al levantar la vista para corroborarlo se llevó la misma sorpresa que ella.

–¡MARI! –bramó Asuka a todo pulmón– ¿Dónde Hölle están nuestras cosas? –demandó ya que las pocas cajas distribuidas en el cuarto no podían contener todas sus pertenencias, sin olvidar los muebles.

–En su cuarto Princesa, –indicó con falsa inocencia– ¿dónde más deberían de estar?

–No es momento de bromas Mari, –reprendió el varón tratando de evitar que su novia explotara y saber el paradero de sus viejas pertenecías– comprendo la renovación de la cama y el escritorio, pero los armarios eran completamente funcionales aún, además ahora sobra espacio para poner más de ser necesarios.

–Ya se los dije Cachorrito, están en su cuarto, este ahora será el cuarto de Misato. El de ustedes es el siguiente, el que antes era de tus padres. –explicó al fin la de coletas con una burlona sonrisa.

–¿No podías avisarnos antes? –cuestionó la ojiazul dejando salir el resto de su ira y comenzando a tranquilizarse.

–Debiste consultarnos primero antes de hacer estos cambios. –agregó el morocho.

–Tal vez, pero esta es su casa, por lo que les corresponde la habitación principal, cuando eran niños acepte ocuparla porque todo era muy resiente y podía ser difícil para ustedes, pero ahora con todas las renovaciones y que ya son más maduros ese ya no debería ser un problema.

–Hai, hai tienes razón. Pero también pudiste convertir esta en la principal, es tan grande como lo es la otra y ahorrarnos disgustos. –señaló la germana.

Efectivamente, tal como Shinji había señalado y su novia ahora recalcaba, la habitación era considerablemente más grande de lo que fue originalmente, apenas unos metros más larga que la de invitados. A simple vista daba la ilusión de ser un cuarto de estilo japonés por el tatami y los fusuma, pero en realidad se trataba de una alfombra y un empapelado con esos motivos, además, el resto de la decoración era de estilo occidental.

Poseía prácticamente el mismo mobiliario que el último, pero su distribución era un reflejo de la otra. La cama estaba del lado izquierdo y contaba con dosel completo, cortinas de tul para proteger contra los insectos y otras gruesas para bloquear el paso de la luz, enteramente de madera de roble torneada y barnizada. A cada lado de la cabecera se hallaba una mesita de noche blanca con un velador de bronce y pantalla rosada. También tenía una bay windows exactamente igual que la del cuarto de huéspedes, solo que sus almohadones eran de color azul y cortinas de tono café.

A la izquierda frente a la cama un amplio tocador morado de más de un metro de ancho con cuatro cajones a cada lado que servían de soporte, entre estos un pequeño banco cuadrado y acolchado a tono. Arriba del tocador había 2 espejos, uno redondo de solo unos 20 centímetros de diámetro con aumento unido a la pared con un brazo móvil justo al centro, sobre este uno ovalado de marco de madera tallada de 40 centímetros de alto y casi tan ancho como el mueble. Ambos espejos poseían una manguera de led blanca en su contorno cuyo interruptor se hallaba en el tocador.

Del otro lado de la lujosa ventana había un humilde escritorio de madera clara y generosas dimensiones, rodeado por muchas cajas de cartón, posiblemente con papeles de Misato que ya habían sido traídos por Mari. Gracias al mayor espacio en lugar de solo dos, la habitación tenía cuatro Kurōzetto haciendo las veces de armarios, dos a cada lado de la puerta. Para completar el mobiliario, la cómoda ligeramente más grande y robusta que la anterior, se encontraba al lado de la puerta que conducía al baño que también era blanca.

–Olvídalo, me habría perdido esa expresión en tu rostro, ya demasiado que no estarán tan sorprendidos cuando lleguemos a su cuarto. –se justificó la falsa adolescente haciendo un gesto con sus brazos dando a entender que era obvio y completamente natural su accionar y no podía evitarlo– Además, su habitación es un poquito más grande que esta al igual que su baño, por eso el cambio.

–¿Acaso nunca vas a madurar? ¿O es que la maldición del Eva también afectó tu cerebro haciéndote cada vez más infantil? –atacó la pelirroja al saber que su antigua tutora quería entretenerse a costa de ellos.

–No la llames así, es más una recompensa a mi trabajo, muchas matarían por dejar de envejecer. –solicitó Mari casi molesta ante el termino empleado– Y tiene otra ventaja, cuanto más joven es uno, más se reproducen sus neuronas, por lo que mi intelecto no ha disminuido en lo más mínimo, todo lo contrario. Solo me estoy desquitando un poquito por todo lo que no pude burlarme de ustedes en los últimos años.

–Siempre te estas burlando cuando nos comunicamos. –intervino Shinji– Aunque ya no nos afecta como antes.

–¡Exacto! Es por eso que debo esforzarme más para provocarlos. Y es mejor si estamos cara a cara. –afirmó la de lentes con su habitual sonrisa burlona.

–¡Eres … exasperante! Continuemos con la recorrida, quiero ver nuestro cuarto. –ordenó Asuka reprimiendo su furia y no queriendo perder más tiempo en una discusión inútil, tomando la mano de su novio y dirigiéndose al baño de la habitación.

Al igual que el cuarto, este era literalmente un reflejo del de invitados por su distribución, la única gran diferencia era que la ducha también poseía una bañera lo suficientemente ancha como para que dos personas pueden entrar con ligera comodidad, también contaba con medidas de seguridad para evitar accidentes. Las paredes estaban cubiertas por azulejos azules, el piso por baldosas negras con cuadrados en diagonal blancos. El inodoro, bidet, bañera y lavado eran de color mora y los toalleros blancos.

–No está mal. Me gusta un poco más que el otro. –comentó la segunda elegida.

–Salvo por la decoración, parece que son uno copia del otro. –notó su novio.

–Lo importante es que sean funcionales, ¿no? El resto solo es un poco de personalización, el de ustedes fue el primero en terminarse. Cuando Misato me informó de su invitación para que vinieran a vivir con ustedes realice algunos ajustes finales, pues contaba con que Rei aceptara compartir el cuarto conmigo.

–Por eso Misato tiene su propia bañera ¿cierto? –consultó el varón.

–Efectivamente, dijo que no le molestaba compartir, pero no quería acaparar el baño para ella sola. Igualmente, todos tenemos una también, por si queremos más privacidad.

–Ciertamente es relajante darse un buen baño de inversión al final del día. –señaló Rei– No veo inconvenientes en compartir, pero nuestros horarios no siempre coinciden y sería un desperdicio de energía mantener calienta el agua empleada en el baño principal o llenar su bañera varias veces al día considerando su tamaño d veces mayor.

–Tu sí lo entiendes Muñequita. –afirmó Mari abrazándola afectivamente con entusiasmo provocando que la albina se sonrojara ante la demostración de cariño.

–Ya cuatro ojos, contrólate o te haremos dormir en el living. –advirtió Asuka liberando a su compañera del agarre de la falsa adolescente– Deja de perder el tiempo y sigamos, que por fin toca nuestra habitación.

Finalmente llegó el momento de ver el nuevo cuarto de la pareja de pilotos. Pero tras la última gracia de su honoraria One-chan, estos no se animaban a ir al frente como en las otras oportunidades por temor a otra desilusión, así que el grupo era guiado por la de lentes en compañía de la ojirroja. Por tratarse de la habitación principal, esta contaba con una puerta doble, el marco estaba pintado de un intenso violeta y las hojas de un rojo oscuro, dando un aspecto bastante sobrio y elegante.

–¡He aquí su habitación! –canturreó la de coletas abriendo las puertas de par en par con una radiante sonrisa.

El cuarto era enteramente de madera, con piso barnizado en un tono lo suficientemente opaco como para lograr una coloración rojiza, mientras que los paneles que recubrían las paredes lo estaban en claro, otorgando una apariencia muy cálida y acogedora. La distribución del mobiliario era casi idéntica a la del cuarto de invitados. En la pared derecha estaba la cama, mismo modelo que la de Misato, pero de color oscuro, el tul era violeta y las cortinas gruesas en rojo, las sábanas de naranja rojizo y las fundas de almohadas también violetas, alrededor de la cama sobresalía una alfombra rectangular verde.

Las mesas de noche que la escoltaban eran rojas a excepción de las tapas de sus cajones que eran violetas, los veladores eran de madera y sus pantallas de un tono verde claro. La bay windows de barnizado oscuro, almohadones rojos y cortinas violetas, junto a esta, frente al lecho, un tocador idéntico al de Misato, pero en rojo pasión en lugar de morado y con un espejo semicircular integrado, el cuerpo del banquito era rojo y su asiento violeta. Al otro lado de la ventana estaban los viejos armarios de Asuka y Shinji que aparentaban haber sido restaurados para que duren unos cuantos años más.

E n la pared de ingreso, había tres placares, 2 de dos puertas, enfrente de los antiguos y el otro frente a la cama del cuatro. Junto a la puerta de acceso al baño estaba la cómoda igual que la última, pero en tono levemente más oscuro con varios portarretratos decorando su superficie. Por encima de estos, dejando el suficiente espacio para que la visión de su pantalla no fuera obstaculizada, se encontraba amurada la televisión que los adolescentes habían comprado para usar en el departamento de Misato.

Rei comenzó a recorrer la habitación, mientras que Asuka y Shinji se dirigieron a la cómoda para revisar las fotografías que les trajeron gratos recuerdos, como la que se tomaron en Alemania cuando se conocieron junto a sus madres en aquel parque de diversiones o la que Mari les regaló para Navidad de ellos durmiendo abrazados. Pero la que captó la atención de la pareja, era una nueva y muy reciente de ellos en el instituto, justo el día que sacaron a la ojiazul del basurero en que vivía.

El varón solo la había visto dos veces, cuando Kensuke se las mostró en su cámara tras tomarla y al recibir una copia impresa. Por su parte, su novia la veía más seguido, dado que se había encargado de guardarla a la espera de que se mudaran a su residencia y consiguieran un marco de su agrado. Así que fue la primera vez que Shinji veía lo que su novia había anotado sobre la foto estando medio dormida tras haber tenido que recurrir a medicamentos por su periodo, el cual había sido particularmente molesto debido al intenso entrenamiento que habían recibido el día anterior. La foto tenía unas tres notas, la primera con una flecha señalándola a ella que decía "Asuka la mejor", la segunda también con una flecha, pero hacia él, "El Baka Shinji" y finalmente "Siempre juntos. Te amo".

La pelirroja estaba avergonzada y molesta, su orgullo le había jugado una mala pasada aprovechando que su mente no estaba del todo lucida y por eso escribió esas palabras, esperaba poder decirle a su novio antes de que viera la foto y no se molestara con ella, pero esa posibilidad se había perdido gracias a su One-chan. Sin embargo, el ojiazul no estaba para nada ofendido, él estaba acostumbrado a que ella lo llamara de esa forma y lo entendía como un apodo cariñoso, todo lo contrario, estaba conmovido por la nota final.

–¿Estuviste hurgando en nuestras cosas personales cuatro ojos?

–Tuve que hacerlo, quería sorprenderlos con la decoración, que fuera lo más personalizado posible y las fotos son un detalle clave en ello.

Antes de que la germana atacara a la de lentes, el morocho que había tomado la foto para verla mejor, la sujeto por la espalda con cariño y suavidad para susurrarle al odio– Siempre juntos. Te amo Asuka.

Ella contemplo la imagen repasando su "firma", ciertamente no se arrepentía en lo absoluto de esa parte, con un ligero sonrojo se dio la vuelta sin liberarse de los brazos de su amado y le dio un tierno beso– Te amo. Lamento que mi orgullo arruinara la foto.

–¿De qué hablas? Así esta perfecta, si tú no lo hubieras escrito, tal vez lo habría hecho yo, realmente eres la mejor y hace mucho que "Baka" dejo de representar algo ofensivo cuando tú me lo dices, sin olvidar ese cierre, realmente es lo que quiero para nosotros, que estemos juntos para siempre.

–Baka. –susurró la ojiazul dulcemente antes de unir sus labios a los de él nuevamente con dulzura.

–Tu Baka. –le devolvió Shinji apoyando su frente en la de ella para mirarse a los ojos con ternura.

–Tu mejor.

Ante la escena y al no poder con su genio, Mari optó por abrazar a Rei en lugar de sumarse a la pareja y molestar aún más a su antigua tutelada, provocando que la peliazul se sonrojara, pero al comprender el motivo y la causa de la emoción de su nueva roomie, no dudo en corresponderlo. Tras el breve intercambio de muestras de afecto y con una Asuka más calmada continuaron la recorrida por el baño, después de que esta última reorganizara un poco las fotos sobre la cómoda.

El cuarto de aseo de esta habitación poseía la misma distribución que el de invitados, y al igual que el de Misato, tenía una bañera que cómo las anteriores poseí pegatinas antideslizantes y una barra para afirmarse, pero con un tamaño lo suficientemente mayor como para que entraran dos adultos uno al lado del otro y a lo largo. Las baldosas eran naranjas y los azulejos rojo oscuro, mientras que el inodoro, pileta, bidet y bañera eran violetas y los azulejos alrededor de esta última eran verde lima.

–No está nada mal, me agrada, aunque me habría gustado otro tono de naranja. –observó Asuka.

–Si a mí también, pero era el único que había. –coincidió la de lentes– Pero el violeta se ve mucho mejor que el mora que tiene el de Misato.

–En eso tienes razón, además este violeta combina muy bien con el verde lima y el rojo oscuro.

–Me gusta esta combinación, es bastante colorida y alegre. –agregó su novio– También me gustó el de Misato.

–Tal vez se deba a que te recuerda al cabello de Misato. –observó la ojirroja refiriéndose a su superior por su nombre demostrando ya más confianza con ella.

–Y es por eso que lo elegí, al igual que la decoración de aquí que se corresponde con sus unidades, dado que sus madres los eligieron porque a ustedes les gustaban, lo mismo pasa con nuestro cuarto, aunque conozco poco a Rei, estoy segura de que le gusta el azul y sus diversas tonalidades, así como tampoco le debe desagradar el rosado por ser una chica.

–Ciertamente encuentro predilección por esos colores en especial el azul, por lo que efectivamente la decoración será aceptable. –aseguró Rei con su monotonía habitual, pero un cierto brillo en sus ojos que reflejaba algo de ansiedad por ver su nueva habitación.

–Fantástico, entonces ¿qué tal si continuamos y lo comprobamos? –consultó Mari con una triunfal sonrisa– Recuerden que también debemos mostrarle el resto de la residencia a la Muñequita. –le recalcó a la pareja.

Tras una pequeña revisión final por parte de Asuka a su baño, salieron por la puerta del pasillo rumbo a la última habitación. La de coletas nuevamente se encargó de abrir la puerta que era de madera barnizada en claro, la primera en ingresar fue la peliazul seguida por la pareja y luego su antigua tutora. El cuarto era de un tamaño intermedio entre el principal y el de Misato, el piso estaba cubierto por una alfombra celeste pastel y las paredes pintadas en rosado, además era el único que, en lugar de tener solo una cama de 2 plazas, poseía dos de 1 y ½.

Tenía un diseño parecido al de la que se hallaba en la habitación de invitados, pero los extremos estaban decorados con una esfera, el acolchado en las cabeceras era de color rosado y el barnizado claro, ninguna de las dos tenía sus sabanas puestas. Estaban separadas por una mesita de noche doble pero bastante simple de madera y barniz oscuro, solo contaba con 2 cajones no muy altos uno al lado del otro, las otras 2 mesas de noche eran de igual modelo que las del cuarto de la pareja, la de la derecha era enteramente rosada con su cajón celeste, y la izquierda con los colores invertidos, sobre estos un velador de cerámica rosado con pantalla azul.

–Las camas están desnudas pues no sabía cuál preferirías tomar. –le indicó la castaña a la albina.

–No tengo predilección por ninguna en especial, la ventaja de optar por una u otra es intrascendente.

–Solo hay unos pasos de diferencia, así que pueden dejarlo a la suerte e intercambiarlas cada tanto.

–Me gusta esa idea Princesa, tú elige el método y Shinji será el juez.

–Podemos discutirlo durante la cena. Ahora continuemos la recorrida, seguramente Rei quiere ver la pileta de cerca y todavía tenemos que mostrarle la cocina y living. –observó el varón.

El resto de la distribución del mobiliario era semejante al del cuarto de la pelimorada, con el espacio para dormir del lado izquierdo. También contaba con un tocador de madera en celeste a excepción de su espejo rectangular integrado, cuyo marco era rosado. El mueble era lo suficientemente amplio como para ser usado por las dos féminas al mismo tiempo y al igual que los anteriores, se sostenía por columnas de cajones, en este caso unas 3, con la de en medio la mitad de ancho que las de los extremos, los banquitos eran enteramente rosados y estaban guardados en el espacio entre las columnas.

A la derecha del mueble estaba la bay windows barnizada en oscuro, de cortinas celestes y almohadones rosados, junto a esta un generoso armario de madera con cuatro puertas, donde las dos del centro tenían espejos de cuerpo completo empotrados. Otros cuatro placares de dos puertas llenaban el espacio de la pared de ingreso, dos a cada lado, finalmente como en todas las demás habitaciones en la pared restante, al lado de la puerta que conducía al baño se ubicaba la cómoda de igual modelo que las anteriores, pero en claro y como en el cuarto de la pareja. Sobre ella dejando un espacio de unos 20 centímetros libres había una televisión amurada a la pared, aunque a pesar de ello carecía de cualquier adorno o portarretratos lo que llamó la atención de la pelirroja y su novio.

–¿Por qué no has puesto ni una solo foto aquí? –consultó el japonés.

–Veamos, luego de que ustedes se fueron revise sus cosas para ver si encontraba fotos y algo que pudiera ser muy importante para ya traerlo conmigo además de las cosas de Misato, solo encontré fotos de ti y Asuka. –comenzó a detallar Mari– Al llegar a aquí y descargar todo, lo guarde, salvo lo de Misato, ya había perdido mucho tiempo seleccionando lo importante de lo que solo era basura de ella como para ponerme a acomodarlo, por eso vieron las cajas distribuidas por su habitación. Luego di una recorrida inspeccionado que todo hubiera quedado tal y como lo solicité antes de hacer algunos trámites para luego ir a recogerlos, así que no tuve tiempo. –finalizó tomando un pequeño respiro antes de agregar– Además, estere compartiendo el cuarto con Rei y no me pareció ni apropiado ni educado de mi parte solo poner fotos mías como si fuera la única viviendo aquí, mejor que lo primero que pongamos sea una foto de las dos o una de todos nosotros.

–Tienes razón, me sorprende que fueras tan considerada. –señaló la ojiazul con un poco de veneno en su voz al recordad las jugarretas que la había realizado desde que empezaron el recorrido de la vivienda.

–No me habría molestado, si hubieras puesto algo. –indicó Rei– Nunca me vi en la necesidad de tomar fotos de mí misma salvo para documentación personal o de NERV.

–¿No tienes ninguna foto? –cuestionó la de lentes con incredulidad y ante el gesto negativo casi ordeno– Pues vamos a tomarnos la primera ahora mismo.

Dicho eso, colocó su celular sobre la cómoda de forma horizontal programando el temporizador y procedió a acomodarlos a todos para la foto. Rei al frente y en el centro un poco agachada, la pareja detrás de ella levemente inclinada y abrazándola como si fuera una hermana menor, finalmente ella, abrazándolos a todos desde atrás como la hermana mayor, conformando así una pequeña familia.

–Muy bien, todos sonrían y eviten parpadear con el flash. –solicitó la falsa adolescente con una radiante sonrisa.

Una lucecita roja en el celular parpadeo precisamente antes de que el flash se accionara justo a tiempo, pues la efusividad de Mari estaba recargando el peso de todos sobre Rei y esta terminó por ceder provocando que la pelirroja y su novio cayeran sobre ella, la única que logró mantenerse en pie fue la de coletas que ser rio y en lugar de ayudarlos fue a verificar que la foto hubiera quedado bien.

–¡Excelente! –celebró la ojiturquesa– Esta será nuestra primera foto, la imprimiré en cuanto terminemos la recorrida.

–¡CUATRO OJOS! –bramó Asuka y ordenó– Ven a ayudarnos y ya deja de reírte que esto es tu culpa.

La aludida había querido tomar una segunda foto, esta vez del accidente y por eso no los ayudó en el momento, pero ante la reacción de su antigua tutelada prefirió obedecer. Una vez que todos estuvieron de pie, Mari les enseño la foto, realmente había quedado muy bien, incluso Rei se sorprendió con ella. En la imagen se podía ver a los tres adolescentes levemente sonrojados y a los cuatro sonriendo genuinamente, pero la que más destacaba era la ojirroja, era la mayor muestra de emoción que había llegado a expresar hasta ahora, ya que incluso se podían apreciar levemente sus dientes.

–Dijiste que la imprimirías, ¿verdad? –consultó la germana contemplando la foto.

–Si, tenemos una impresora y papel fotográfico, los tengo en la parte de atrás de la camioneta, luego me encargare de instalarla. –respondió Mari.

–Bien, también quiero una copia para nuestro cuarto.

–Es una buena idea. –coincidió Shinji con su novia– Para la próxima mejor que al menos usemos una silla para quien este al frente así los que le siguen no deben inclinarse tanto.

–De esa manera sería más adecuado y evitaríamos accidentes. –agregó la peliazul.

–Dejemos eso para otro momento y continuemos con la recorrida. –solicitó la segunda elegida.

El cuarto de baño de la última habitación era funcionalmente una copia exacta del de Misato, pues tanto su tamaño como la distribución del set de baño eran idénticos. Solo difería en los colores elegidos para la decoración y personalización, el piso estaba cubierto por baldosas rosadas y las paredes por azulejos que imitaban la madera, mientras el color elegido para la bañera, el inodoro, el lavado y los toalleros fue el celeste.

–Se ve bien.

–Ja, es cierto. –concordó su novia– Me sorprende que usaras esos azulejos y no un color liso.

–Había pensado en tomar de referencia los colores originales de la Unidad 00, pero no estaba muy segura de que le gustara a Rei, los tonos de azul eran más apropiados porque dudaba que le desagradara su propio color de cabello. Es por eso que opte por estos, creí que sería lo más neutral.

–No me desagrada el amarillo o el anaranjado, pero supongo que Asuka se identifica más con ellos y no querías volver a emplear uno de los colores usados en los otros baños.

–No si podía evitarlo, hice todo lo posible para personalizar cada uno de nuestros "habitas" –señaló la de lentes haciendo comillas con sus dedos– y eso incluye los baños.

–¿Acaso ahora también eres decoradora de interiores? –indagó la ojiazul con un poco de burla.

–No, solo que me encanta hacer regalos personalizados, como cuando les di sus celulares, esto fue algo parecido. Me ayuda a relajarme y distenderme un poco.

–Deberíamos continuar con la recorrida, seguramente debe haber cosas por ordenar y tal vez quieran ir a buscar lo que aún queda en el departamento de Misato. –sugirió Rei.

–Tienes razón, aún quedan cosas por traer. –reconoció Mari abriendo la puerta que conducía al pasillo– Podemos ir trayendo de a poco cuando volvamos del instituto durante la semana, pero si tienen algo importante que yo no haya traído podemos ir más tarde.

–Luego revisaremos, –aseguró Shinji– ahora prosigamos.

Continuaron por el segundo garaje, que al igual que las habitaciones, era un reflejo del otro, solo que en este encontraron el Alpine de Misato estacionado de culata, seguramente para facilitar la descarga de lo que la supuesta adolescente trajo en su primer viaje. No perdieron mucho tiempo y pasaron a lo cocina, que sorprendió un poco a Rei por sus dimensiones, especialmente al tener como referencia la de su antiguo apartamento y el de Katsuragi, lo único que la pareja de pilotos noto como novedad es que la batería de cocina fue ampliada con varios elementos nuevos, como ollas y sartenes de cerámica.

–Esta cocina parece ser mucho más completa que la del departamento. –observó la ojirroja.

–Es normal, en los departamentos el espacio suele ser más reducido, incluso en casas urbanas más chicas que esta las cocinas cuentan con mayor espacio para moverse de manera cómoda. Aun así, notas una gran diferencia porque esta cocina no hace las veces de comedor. –explicó el varón.

–El espacio del comedor está en el living. –agregó su novia– Vamos a verlo.

El primer cambio que apreciaron Asuka y Shinji fue que había una mesa octogonal de mayor tamaño en lugar de la cuadrada, de igual tono que la anterior, ahora había unos 16 almohadones, a los rojos se sumaron unos violetas, distribuidos de forma alternada dos en cada lado de la mesa. La antigua mesa ahora hacía las veces de mesa de te, rodeada por los sillones en la otra mitad de la sala frente al televisor.

Este último también fue cambiado por uno más nuevo y grande, además ahora contaba con un Home Theater, cuya consola se ubicaba sobre un mueble con dos puertas. Mari se encargó de abrir el pequeño gabinete para revelar su contenido, este consistía en los tres últimos modelos de las consolas de las marcas que dominaban el mercado del entretenimiento, cada una tenía 4 joystick, de distintos colores, en rojo, celeste, rosado y violeta.

–Además de la impresora, en la camioneta tengo otra consola de cada una de estas con un par de joystick para que las rotemos en las habitaciones. –informó la mayor.

–¿Para qué tantas consolas? –cuestionó Shinji considerándolo excesivo al recordar las 3 computadoras.

–Bueno, primero para poder jugar en la comodidad de nuestras camas, segundo, si alguno se enferma podrá sacarles provecho sin salir de su cuarto y no estará obligando a quien quiera usarlas a hacerlo a su lado, por más de que el espacio lo permita. Suponte que vienen sus amigos o que quien se enferma tiene una algo muy contagioso, es solo prevención y bueno darnos un pequeño lujo. –terminó confesando Mari con una sonrisa.

–Tienes un argumento para todo, ¿no es así? –aseguró la pelirroja.

–¿Quieres ponerme a prueba? –provocó la de lentes.

–No es necesario, seguramente lo averiguaremos en breve. –intervino el ojiazul evitando que iniciara una nueva disputa verbal entre su novia y su One-chan.

–Puede que tengas razón Cachorrito, solo nos queda ver el jardín trasero para terminar con la recorrida.

Dicho eso y ya que no había nada más para mostrar en el living, salieron por la puerta que daba al pasillo principal para dirigirse al jardín. Cuando estuvieron en las habitaciones, la única que realmente miró por la ventana fue Rei a quien solo le llamó la atención la piscina, es por eso que tanto Asuka como Shinji se sorprendieron al ver que el jardín también habías sido renovado, además desde el cuarto de invitados no se llegaba a divisar esta zona.

El primer cambio es que el techo fue reemplazado por un quincho, ubicado del lado izquierdo a la altura de los baños de los pilotos. Bajo este y contra la pared había una churrasquera con una mesada para condimentar los alimentos a azar y una pileta para lavar lo que hiciera falta. A una distancia prudencial para no estorbar o ser alcanzada por alguna brasa, se encontraba una amplia mesa para unas 10 personas.

El segundo y último cambio recién pudieron notarlo al acercarse a la piscina, pues detrás de esta a solo unos escasos metros y del lado derecho, se había instalado un yacusi. Podía pasar desapercibido al mirar por la ventana dado que estaba a solo un escalón por encima del nivel del piso. A diferencia de la pileta que se encontraba en el baño principal en el que podían entrar unas 8 personas y con las piernas estiradas, es este solo cabían unas 6 y sentadas.

–¿No tenemos una pileta con hidromasaje ya en el baño principal? –consultó el ojiazul.

–Efectivamente, es lo mismo que tenemos ahí cachorrito, pero esta esta al aire libre y no podemos entrar desnudos. –bromeó la falsa adolescente– Además este podemos compartirlo todos, incluso con invitados. Y ya que no lo notaran a simple vista, les informo que la piscina también ha sido climatizada.

–Bueno eso responde mi anterior pregunta. –observó Asuka– ¿Hay alguna otra modificación que debamos saber?

–No, eso sería todo. –afirmó Mari reflexionando por un momento para estar segura– Ahora que hemos terminado con la recorrida, ¿qué les parece si vamos a cambiarnos y estrenamos la piscina?

–Es una buena idea y estoy segura de que Rei tiene ganas de nadar un rato, pero creo que lo mejor sería ir al departamento de Misato y revisar que más podríamos traer, además del resto de nuestra ropa, tu solo has traído algunas mudas ahora, ¿o me equivoco?

–Tienes toda la razón Princesa, en su mayoría traje ropa interior y dos mudas para cada uno, por lo que no estaría demás ver si traemos el resto y así te aseguras de que no vuelva a husmear en tus pertenencias.

Antes de que Asuka pudiera reaccionar a una nueva provocación, la primera elegida intervino: –No he visto donde se quedara Pen-Pen.

–Cierto, casi lo olvido, Misato se quedará con Kaji hoy, no podemos dejarlo solo, supongo que deberemos traer su refrigerador, así que eso será una prioridad, que bueno que lo recordaste Rei.

–Hay suficiente espacio en la cocina para él. –indicó el morocho.

–Debo ver si le consigo algo mejor para que no se sienta discriminado. –recordó la de lentes pensativamente– Bueno, ¿quieren cambiarse o nos vamos, así como están?

–Así estamos bien, lo único pesado a traer es el refrigerador y todos tenemos otros uniformes para mañana si los que llevamos puestos se ensucian. –respondió la germana y los demás estuvieron de acuerdo.

Tras una breve parada técnica para tomar un bocadillo y verificar si debían traer algunos víveres del departamento de Misato, los cuatro se subieron a la camioneta, esta vez Asuka fue al frente para ir aprendiendo un poco de manejo. El viaje contó con una parada en un negocio de remolques donde la Jefa Global del Proyecto E rentó un pequeño tráiler para cargar el refrigerador y otros muebles que traerían en futuros viajes.


Al llegar al complejo de apartamentos, lo primero que hicieron fue ir cada uno a su cuarto a revisar que podían llevarse ahora, Mari se ocupó de revisar si aún quedaban cosas importantes de Misato. Cuando todo eso estuvo listo, desmontaron el televisor del cuarto de la pareja y luego desconectaron el del living. Asuka no pudo evitar reírse de Pen-Pen cuando su antigua tutora lo llamó y este se asustó al ver que desconectaban su morada, pero logró resistir la tentación de bromear con él dejando que Rei se encargara de tranquilizarlo, de lo contrario no podría seguir reprendiendo a la falsa adolescente por su inmadurez.

La parte más pesada fue mover el refrigerador, por suerte los cuatro pilotos estaban lo suficientemente bien entrenados como para no sufrir en demasía por el esfuerzo. Tras acomodar la vivienda refrigerada acostada en el tráiler, envolvieron los televisores en mantas y los colocaron sobre este sujetándolos con sogas. La ropa se guardó en algunos pocos bolsos y cajas, la pelirroja se aseguró de llevar algunos objetos personales y la mayoría de los artículos de belleza que guardaba en el baño. Por último, tomaron los víveres importados de Alemania y el pescado enlatado de Pen-Pen.


Al regresar a su parcialmente nuevo hogar, pues solo era totalmente nuevo para la ojirroja, Asuka se aseguró de que Pen-Pen conociera las nuevas reglas de convivencia, por lo que lo llevó hasta el baño de invitados.

–Bien, presta atención, solo te lo diré una vez. –comenzó ella con seriedad y en tono autoritario ante lo que el ave asintió con su pico y quedó completamente quieto mirándola fijamente– Ahora estas en nuestra casa, así que debes seguir nuestras reglas, este aquí es el único baño al que tienes libre acceso a menos que te digamos lo contrario, si quieres usar el principal debes avisarnos si estamos aquí, no quiero ninguna sorpresa como la de cuando nos conocimos. ¿Quedo claro? –nuevamente Pen-Pen asintió– Excelente, ahora puedes explorar el lugar, salvo el jardín, ese lo veras con nosotros cuando terminemos de ordenar todo, comenzaremos por tu refrigerador para que puedas esperar allí hasta que te llamemos.

Mientras la germana tenía esta pequeña charla con el pingüino, sus compañeros habían descargado todo menos la vivienda refrigerada, todo estaba distribuido del lado derecho del pasillo principal para que pudieran llevar el refrigerador a la cocina con facilidad. Una vez que el electrodoméstico estuvo instalado en un rincón donde no molestara, llevaron el televisor que la pareja tenía en su cuarto a la habitación de invitados dejando el otro en la de Misato, ambos ubicados en el mismo lugar que en los otros cuartos.

Para cuando terminaron de acomodar todo lo que habían traído ya era pasada la tarde, así que Shinji propuso preparar la cena. A pesar de estar cansados, como eran cuatro para colaborar en la cocina, optaron por hacer Ramen, pues gracias a Hikari contaban con acceso al salón de economía doméstica, por lo que podrían llevarlo como bentō. Para la hora de la cena ya estaban todos sentados a la mesa degustando su platillo. Solo media hora después habían preparado los bentō, limpiado y guardado todo.

–Bien, eso sería todo por hoy, solo debemos esperar unos minutos antes de ir a la piscina para evitar calambres. –observó Mari.

–Bueno, hemos transpirado un poco con la mudanza más las actividades en el instituto, aprovechemos esos minutos para asearnos y ponernos nuestros trajes de baño. –sugirió la pelirroja.

–Gran idea Princesa, Rei y yo usaremos el baño principal, supongo que ustedes estrenaran el suyo. –aceptó la de lentes guiñando un ojo a la pareja.

–Ja, es lo que haremos. –reconoció la ojiazul tomando la mano de su igualmente sonrojado novio y llevándolo con ella a su cuarto sin que este pueda objetar.

–Bueno Muñequita, nosotras también deberíamos ir a buscar una muda de ropa para bañarnos. –invitó la castaña encaminándose a la puerta a la levemente confundida Rei por el sonrojo de los tortolitos, quien asintió con la cabeza.


En su nueva habitación, la pareja mantenía el sonrojo provocado por la indirecta de su antigua tutora. Mientras se preparaban para tomar una ducha y aprontaban los trajes de baño, no podían evitar sentir algo de incomodidad ante la idea de intimar aquí, siendo que una vez fue el cuarto de los padres del varón.

–¿Crees que podremos hacerlo aquí? –rompió el incomodo silencio Asuka exponiendo sus pensamientos.

–Supongo que será difícil al principio, pero lograremos acostumbrarnos, esta ya no es la habitación de mis padres, ha sido remodelada, la cama es nueva, así que eso debería hacerlo más fácil. –expuso el ojiazul comprendiendo a que se refería su novia buscando tranquilizarla un poco– Además, no estamos haciendo una travesura y dejándonos llevar por las hormonas, estamos expresando el amor que sentimos el uno por el otro. No creo que a nuestras madres les moleste, creo que hasta nos apoyarían.

–Tienes razón, ya no es su cuarto y no cabe ninguna duda de que nos estarían apoyando. Y esto es una parte natural de las relaciones, incluso mi Mutter ha bromeado con que la hagamos abuela, así que eso es como una confirmación. –comentó la germana con algo de rubor.

–Si también bromeo sobre eso conmigo, jejejeje. –devolvió el morocho riendo nerviosamente mientras buscaba su toallón y otro para ella.

–Trabare las puertas. –anunció la pelirroja, ahora que tenían esa posibilidad no iba a dejarla pasar, sobre todo por la muy remota posibilidad de que su Onee-chan decidiera volver a molestarlos.

Asintiendo en comprensión del motivo, Shinji ingresó al baño y tras colocar los toallones en su lugar, procedió a hacer lo mismo con la puerta que conectaba al pasillo. Su novia se reunión con él justo cuando este comenzaba a desvestirse y también cerró la puerta restante, pero sin seguro, solo por costumbre para prevenir corrientes de aire que pudieran filtrarse desde la habitación. Ya completamente desnudo, el varón abrió el grifo de la ducha para que esta fuera tomando temperatura mientras comenzaba a recoger su ropa y la de Asuka para ponerla en el cesto.

Ninguno de los dos pudo evitar sonrojarse un poco por la situación, obviamente no era la primera vez que se bañaban juntos, incluso aquí en su casa, pero en aquella época aún eran muy chicos por lo que evitaban verse desnudos. La pena en sus rostros se debía a que, a pesar de las modificaciones, este fue en algún momento el baño de los padres de él y era la primera vez que lo usarían como una pareja.

La fémina abrió la puerta del lado alejado al cabezal de la ducha e ingresó seguida por su novio. Ambos debieron reconocer que las medidas de seguridad tomadas por Marí eran muy prácticas, en especial la barra como punto de apoyo, ya que se podía apreciar a simple vista que los azulejos se encontraban resbalosos por el vapor generado. Esforzándose por ignorar la ligera incomodidad debido al lugar, se asistieron mutuamente como habitualmente lo hacían, lo cual los ayudó a relajarse. No pasó mucho tiempo para que sus cuerpos reaccionaran ante las inocentes y accidentales caricias. Poco a poco se fueron animando, ganando confianza y dando rienda suelta a su pasión, intercambiando cortos y dulces besos cuando sus posiciones lo permitían.


ADVERTENCIA, LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


A pesar de las bienvenidas y placenteras distracciones, lograron no solo demostrarse cuanto se querían, sino también asearse. Shinji acababa de terminar de enjabonar la espalda de Asuka e inconscientemente se había ido acercando a ella y comenzaba a acariciar sus brazos esparciendo los restos de jabón en sus manos. Ella no se limitó a solo disfrutar de las atenciones, sino que también fue arrimando su cuerpo al de él, ansiosa por sentir más de su piel contra la suya. Para cuando el pecho del varón entró en contacto con la espalda de su compañera, gracias a la lubricación ofrecida por el jabón, su bastante endurecido miembro se deslizó por sobre el trasero de ella, quedando así aprisionado entre sus glúteos.

El ojiazul comenzó a depositarle besos desde el hombro izquierdo hasta la base del cuello, ante lo que la pelirroja no se opuso en lo absoluto comenzando a menear sus caderas, lo que estimulaba la dureza de su novio incitándolo a ir más lejos. En el momento en que él llegó con sus besos a la altura del rostro de ella, la fémina volteó su cara para unir sus labios, con su siniestra el morocho la sujetó por la cintura apegándola más a él para profundizar el ósculo, mientras que con la diestra comenzó a masajearle el seno izquierdo. Esta vez, el beso no fue interrumpido por la falta de aire, pues a ambos aún les quedaba resto para continuar, sino para poder proponer o confirmar que irían más allá de simples caricias.

–Tendremos que hacer algo con esto, –señaló sensualmente Asuka acariciando su ahora completamente erguido pene– de lo contrario, dudo que se calme completamente antes de que nos reencontremos con las chicas y Mari no parara de molestarnos.

–Tienes razón. –concedió Shinji retomando los besos en su cuello– No soy el único que necesita liberarse. –aseguró luego de haber descendido aún más con su mano por su vientre y comprobar que ella también estaba predispuesta.

–¿Y quién crees que es el culpable? –cuestionó ella en tono juguetón.

–Definitivamente tú, en este momento te vez demasiado sexi. –devolvió él con un elogio y la voz ronca.

La germana lo miró con algo de lujuria previo a reclamar sus labios para un apasionado beso inmediatamente correspondido con igual ímpetu. Notando qué, a pesar de la cercanía entre sus cuerpos, la lluvia de la ducha se había encargado de enjuagar completamente los restos de jabón, comenzaron a alejarse de esta. Al percatarse que estaba a la altura de la baranda de seguridad, el adolescente guio a su pareja para que se sujetara de la misma, quién al entender sus intenciones se inclinó sobre la barra para obtener un mejor apoyo, ofreciéndole una gloriosa vista de su trasero y fácil acceso a su feminidad.

Shinji se colocó detrás de ella sujetando nuevamente su cintura con su mano izquierda, usando la diestra para guiar su glande a la húmeda entrada de su sexo. Con lentitud y suavidad el miembro se fue hundiendo en la intimidad de la pelirroja, dejando que ambos sexos disfrutaran incluso del más mínimo de los roses, hasta que la cabeza beso la entrada del útero, momento en que ambos soltaron un apasionado gemido de placer al estar otra vez completamente unidos.

No permanecieron mucho así, pues ambos anhelaban estimulaciones más intensas, así que el varón comenzó a retirar su hombría manteniendo la sutileza. Una vez que solo el glande permanecía dentro, retomó su avance con un poco más de entusiasmo, a la vez que llevaba su mano ahora libre al seno derecho de su pareja para estimular dicho pezón. Con cada nueva estocada, el ritmo fue en aumento y la delicadeza fue disminuyendo a medida que el placer se iba incrementando.

El sonido de las palmas producido por el impacto de las nalgas de la fémina contra la pelvis del japonés no se hizo esperar, aunque levemente amortiguado y encubierto por la lluvia de la ducha. Asimismo, la respiración de ambos se había vuelto irregular debido a los jadeos y demás gesticulaciones consecuentes de la interacción entre sus genitales, siendo la ojiazul quien más destacaba gracias a la doble estimulación que su novio le proporcionaba.

La fuerza de las estocadas llegó a tal punto, que Asuka debió erguirse un poca para evitar que su cabeza se golpeara contra los azulejos. A pesar de las medidas de seguridad con las que contaba el baño, seguía siendo un lugar resbaloso, sobre todo para realizar una actividad tan dinámica y enérgica como la que los adolescentes estaban disfrutando. Esta nueva posición le facilitó al morocho la tarea de llevar su siniestra a la entrepierna de su amante, sumando otra estimulación al permitirle jugar con su botón más delicado.

–¡Scheiße Shinji! –protestó ella sorprendida e indignada, aunque igualmente complacida– Se supone que lo estamos haciendo para calmarte a ti, si sigues así terminare antes que tú.

–Estoy seguro de que lo haremos juntos. Estas más apretada que antes. –aseveró él convencido.

Toda la estimulación que el varón le proporcionaba a su pareja, se reflejaba en su vagina, la cual dificultaba los movimientos del miembro en su interior al contraerse con más fuerza a su alrededor, pero también lo incentivaba a no detener sus embestidas. Los gemidos y gruñidos se fueron haciendo cada vez más sonoros y frecuentes a medida que el placer y la potencia de las estocadas se acrecentaba, tanto que comenzaron a resaltar por sobre los sonidos de la ducha. Tal fue la intensidad, que Asuka se vio obligada a acallarse mordiéndose el labio inferior, mientras que Shinji optó por entretener su boca besando y mordisqueando suavemente la espalda de la fémina. El ritmo se mantuvo por unos minutos más hasta que ambos comenzaron a vislumbrar la construcción de sus orgasmos, en ese momento el japonés llevó la mano que se encontraba en la entrepierna de su novia hacia el busto de esta, con el fin de comenzar a atender el seno anteriormente ignorado, liberando al otro para no desatender su clítoris.

Se mantuvieron así, disfrutando del placer que se entregaban mutuamente, pero al sentirse al borde del clímax, la pelirroja sintió la imperiosa necesidad de una mejor alternativa para acallar sus gemidos. Además, sabiendo que no podrían tener una segunda ronda y ante la incertidumbre de cuando volverían a tener intimidad por la incomodidad que su nuevo cuarto les generaba, prefería cambiar de posición y así prolongar el intimo encuentro. Afirmándose en su diestra lo mejor que pudo para no perder el equilibrio, ella sujeto la muñeca de su enamorado que más placer le estaba entregando para que detenga sus atenciones y llamar su atención, lo que le permitiría hablar sin gemir.

–Estoy llegando. –informó mientras jadeaba por aire– Cambiemos de posición.

–¿Ahora? Pero yo también estoy cerca. –cuestionó él sin detener sus caderas extrañado y con algo de asombro por su solicitud.

–¡Ahh! –bramó al abrir la boca para responder, pero justo en ese momento su cérvix recibió un impacto del glande de Shinji– Quiero verte a los ojos cuando nos corramos. Quiero más, pero no creo que debamos ir por una segunda vuelta, mejor prolongar esta ronda. –explicó con dificultad.

–No, no creo que debamos, pero también tardaremos más al cambiar de posición para prolongarlo, Mari sospechará y tendrá motivos para burlarse de nosotros. –observó deteniendo sus movimientos.

–Se burlará de nosotros sin importar cuanto tardemos. –señaló Asuka– Aprovechemos esta oportunidad, pero sin abusar. –concluyó teniendo en cuenta el inconveniente del cuarto, además de no darle más material de burlas del necesario a su Onee-chan.

El morocho se retiró con delicadeza, pero algo de fastidio al igual que ella por tener que separarse e interrumpir las placenteras caricias que sus sexos intercambian. Una vez separados, la fémina se dio la vuelta y reclamó sus labios en un apasionado beso que él, gustosamente correspondió a la vez que la atraía a un cálido abrazo para que sus cuerpos se volvieran a acariciar entre sí, al mismo tiempo que su miembro se acomodó entre las piernas de ella para rozarse contra su coño.

La ojiazul aprovechó a devolver un par de las atenciones anteriormente recibidas acariciando los músculos de los brazos y espalda de su amado provocando que el ósculo se fuera intensificando cada vez más, lo que no hacía más que incrementar la excitación y el deseo que ambos estaban experimentando. Esta vez, lo que interrumpió el ardiente beso no fue la falta de oxígeno, sino la imperiosa necesidad de volver a ser uno. Al separar sus labios, el asiático intentó alejarse de su enamorada con la intención de recostarse en el piso para que ella se montara sobre él, pero esta lo detuvo pues tenía en mente una nueva postura.

–Supuse que te gustaría estar arriba y tener el control esta vez, sobre todo porque las baldosas están algo frías a pesar del agua caliente. –comentó él con algo de curiosidad por qué era lo que tenía en mente su compañera.

–Si no fuera por lo que mencionas no tendría inconvenientes en tomar el control, pero tengo una mejor y más práctica idea. –comenzó la germana atrayéndolo nuevamente hacia ella– Ayúdame a sentarme sobre la barra.

Ella no necesito decir nada más para que Shinji comprendiera lo que se proponía, continuarían haciéndolo contra la pared aprovechando la barra como un punto extra de apoyo y de seguridad para evitar resbalarse, pero él no estaba muy convencido.

–¿Crees que sea seguro?

–Teniendo en cuenta lo precavida y minuciosa que ha sido la pervertida de Mari, seguramente debe resistir unos 200 kilos de peso. –aseguró la fémina.

Asuka le envolvió el cuello con sus brazos para sostenerse y nuevamente unir sus labios con pasión, él no solo correspondió el beso, sino que también la sujetó de la cintura, comenzando a retroceder lentamente hasta que se encontraron con la barra que les impedía continuar. Gracias a la buena sincronización que tenían, no hubo necesidad de intercambiar palabras para coordinarse, simplemente bastó con que la joven se afirmara en su agarre sobre él y diera un pequeño brinco para que el adolescente la asistiera.

La elevó lo suficiente para que ella pudiera envolver sus piernas alrededor de su cintura y cruzara sus pies teniendo así un mejor agarre, pero sin forzar sus labios a separarse, lo que además le permitió apoyarla sobre la barra. Con la misma fluidez y sin perder más tiempo, el varón se inclinó levemente alineando la cabeza de su dureza para penetrarla completamente de una sola estocada gracias a lo húmeda que se encontraba, lo que desató un fuerte gemido de puro placer, apenas amortiguado por el beso que compartían.

Deslizando con delicadeza su mano izquierda, el ojiazul dejó la cintura de su pareja acariciándole el glúteo con deleite antes de perder el contacto con su suave piel para comenzar a sujetarse firmemente de la barra. Esto provocó que la pelirroja se estremeciera y su vagina se contrajera alrededor se la hombría en su interior, en respuesta, ella llevó sus manos a su espalda para apegarse más a él ocasionando que sus pezones se rozaran entre sí incitándolos a ambos a retomar su fogoso encuentro. Inmediatamente Shinji dio inicio al vaivén de sus carderas, el cual poco a poco fue incrementando su amplitud y velocidad con lo que no tardó mucho en recuperar el ritmo que traían antes del cambio de posición.

Los tobillos entrelazados de la fémina que le servían de anclaje a ambos, se fueron deslizando hasta quedar debajo de los glúteos del japonés estableciendo una amplitud máxima para las estocadas además de colaborar en sus avances. Mientras su siniestra enredó sus dedos entre los negros cabellos al mismo tiempo que la diestra se afirmó en la marcada y tonificada nalga izquierda de su pareja.

El ósculo debió ser interrumpido por el morocho ante la imperiosa necesidad de respirar mejor debido a la demanda de aire que el esfuerzo de sus movimientos le generaba. Por su parte, para entretener su boca y acallar sus gemidos, Asuka se recreó tanto con los hombros como con el cuello de su novio, besándolos apasionadamente de forma errática además de algún que otro mordisco, pero sin llegar a dejar evidencia de su acalorado encuentro íntimo.

No paso mucho tiempo, para que la construcción de sus orgasmos recuperara el progreso perdido por la interrupción y regresara el sonido de palmas por la intensidad de las embestidas. Rápidamente los dos lograron adaptarse a la nueva postura y sacarle el mayor provecho, Shinji solo se sostenía con su siniestra, lo que le permitía consentir algunos de los puntos sensibles de su amada con la diestra, que por la cercanía de sus cuerpos se enfocaba principalmente en los pechos de la pelirroja, quién tenía la posibilidad de marcar el ritmo de las estocadas con sus piernas y variedad de opciones para acallar sus gemidos.

–Has encontrado la mejor posición para hacerlo aquí. –comentó él entre jadeos.

–Soy más inteligente que tú. –le replicó con orgullo– Mis ideas son perfectas.

–También eres la más pervertida de los dos. Seguro estabas fantaseando conque lo hiciéramos así.

–¡Baka! ¡Concéntrate! –reprendió muy sonrojada tanto por lo que estaban haciendo como por lo que él dijo– ¡Ya estoy cerca!

–Yo igual. –coincidió, acelerando el ritmo de las embestidas.

Ella reclamó nuevamente sus labios en un apasionado y casi desesperado beso para acallar los gemidos de ambos. El nuevo ritmo de las arremetidas permitió que el glande ya no besara la entrada del útero, sino que la penetrara gracias a lo profundas que eran, con lo cual, Shinji se aproximó más a su liberación y Asuka quedó al borde de esta, por lo que solo hicieron falta dos movimientos más para que alcanzara su clímax.

La corrida de la ojiazul tensó todo su cuerpo, sus extremidades abrazaron con fuerza a su amante y su vagina se contrajo sobre su eje provocando el orgasmo del morocho. La semilla del varón se disparó con fuerza dentro de la matriz de su pareja lo que derivó en un orgasmo múltiple pues el primero aún no había concluido. Ambos volvieron a gemir de gozo con gran intensidad dentro del ósculo mientras se estremecían por el intenso placer que estaban experimentando.

Completamente agotados y todavía unidos en uno solo, se recargaron contra los azulejos para recobrar el aliento y la energía, usando lo último que les quedaba de fuerza para demostrarse su afecto a través de cortos besos y suaves caricias. Permanecieron así por unos 2 minutos y una vez recuperados se limpiaron los restos de la evidencia de su encuentro para así poner fin a su refrescante y sumamente relajante baño.


HASTA AQUÍ LLEGA LA PRIMERA.


Unos minutos antes, mientras la pareja comenzaba con su aseo, sus roomies hacían lo propio en el baño principal. La ojiturquesa estaba enjabonando la espalda de Rei, lo que inevitablemente le hacía rememorar la época en la que se bañaba con Yui y los niños. A la peliazul le estaba resultando sumamente agradable la experiencia de ser asistida en su higiene personal, hasta que su compañera decidió entablar conversación.

–Sigues sin recordarme, ¿verdad?

–Lamento decir que ese es el caso. Solo tengo recuerdos borrosos de mi infancia, todo lo que no tuviera que ver con mi propósito era irrelevante, por lo que no me esforcé en mantener esa información. Las únicas personas que recuerdo bien de esa época, son la doctora Naoko Akagi, a su hija Ritsuko quien se ocupó de mi cuando su madre se fue, el Comandante Ikari y el Subcomandante Fuyutsuki con quienes aún mantengo contacto. –explicó la albina.

–Comprendo, no te preocupes, eras muy chica y aunque nos vimos varias veces no llegamos a interactuar lo suficiente. –devolvió Mari con algo de decepción, pero teniendo una clara idea de como había sido criada Rei, sabía que era una posibilidad.

–¿Puedo hacer una pregunta?

–Dos. –bromeo la castaña rojiza tratando de recobrar el humor.

–Efectivamente, es más de una. –coincidió entendiendo la broma, pero sin demostrar si le hizo gracia o no– O más bien es una duda y para aclararla tengo varias preguntas que hacer.

–No hay problema, nos puede ayudar a conocernos y llevarnos mejor, así que adelante pregunta lo que quieras.

Una vez que la espalda de Rei estuvo completamente enjabonada la Jefa Global del Proyecto E procedió a tallarla para luego continuar con sus brazos.

–Las mujeres en las fotos, la rubia y la castaña son las madres de Asuka y Shinji respectivamente. –señaló la ojirroja ante lo que su interlocutora emitió un gimoteo afirmativo invitándola a continuar– Ikari-kun me informó al poco de conocernos que su padre le había asegurado que tengo un parentesco con su madre, pero el Comandante nunca me ha mencionado nada al respecto. –agregó y tras dudar un poco consultó– ¿Tu conoces mi origen, puedes decirme cuál es ese parentesco?

–Sé lo suficiente como para poder responder a tu pregunta, pero creo que sería prudente que me dijeras lo que tu sabes para poder despejar tus dudas de la manera más apropiada, evitando revelar algo delicado de forma incorrecta que podrías desconocer y causarte angustias innecesarias. –indicó Mari en tono tranquilo y casi maternal por lo sensible del asunto.

–No se me permite hablar de ello, pero conozco lo suficiente como para cumplir con mi rol de piloto sin cuestionar las ordenes o las consecuencias para mí.

–Entiendo, con eso me basta, tengo una clara idea de que es lo que sabes. Así que voy a decirte todo para que veas que confió en ti y tengas la certeza de que puedes confiar en mí.

La falsa adolescente se tomó un momento para pensar bien en sus palabras, pues comprendía que lo que estaba por revelar podía afectar profundamente a Rei y dependiendo de su reacción, iba a cambiarlo todo para sus hermanitos del corazón.

–Bien, como sabes tu no naciste de forma natural, sino que fuiste concebida gracias a los progresos en la inseminación artificial avanzada. Seguramente desconoces quienes aportaron el material genético necesario. –ante esto Rei movió su cabeza de forma negativa, dando a entender que al menos sabía la procedencia de parte de sus genes– Correcto, pues entonces lo que te falta saber es la respuesta a tu pregunta, tu parentesco con Yui. –la joven se detuvo un momento considerando la mejor manera de explicarle a la ojirroja su origen y que este sea tomado de forma positiva– Es algo difícil de explicar, pero biológicamente hablando, puedo casi asegurar que eres hija de Yui. –nuevamente se interrumpió evaluando la reacción de la chica frente a ella quien no se había inmutado y solo razonaba lo que acababa de oír– Tus genes no solo pertenecen a Yui, sino también a Lilith, por lo que no se te puede considerar un clon de alguna de ellas, lo más correcto es definirte como la hija de ambas.

Para que no se quedaran completamente inmóviles mientras le daba algo de tiempo a la peliazul para que asimilara lo que acababa de descubrir, Mari decidió continuar con su aseo, por lo que le indicó que cerrara los ojos para lavarle el cabello. Vertió un poco de agua sobre su cabeza, tomó una cantidad apropiada de shampoo y comenzó a masajearle el cuero cabelludo.

Muchas cosas estaban pasando por la mente de Rei, analizando los posibles motivos de porque el Comandante le había ocultado esta información, pero principalmente, cuál podría ser la reacción de sus roomies si lo descubrían. Ante la falta de una sola conjetura clara, fue ella quien rompió el silencio para consultar sobre lo que más le importaba en este momento:

–¿Les dirás esto a Asuka y Shinji?

–Eso es algo que te corresponde a ti, si es que consideras que deben saberlo. No te quiero presionar para que lo hagas, pero ten presente que tiene curiosidad sobre el asunto. Ese es un motivo por el que primero quise hablar contigo para saber que deseabas hacer, hubiera preferido que nos conociéramos mejor antes de tocar el tema, pero creo que esta ha sido una buena manera. –aseguró la de coletas antes de comenzar a enjuagarla, para luego darle un cálido y reconfortante abrazo, demostrando que estaba ahí para ella y la apoyaría en su decisión.

–¿Cómo crees que reaccionaran cuando lo sepan? –consultó la albina sobre lo que le estaba despertando una nueva sensación que le resultaba bastante desagradable y según lo que había aprendido en este último tiempo, suponía que era miedo.

Debido a la información que había podido obtener sobre Rei a lo largo de los años y lo que pudo observar en este corto tiempo en el que realmente logró interactuar con ella, la castaña rojiza sabía que la chica era muy inteligente, por lo que optó por guiarla a la respuesta, ya que esto sería mucho más tranquilizante para sus temores, que simplemente darle una respuesta directa:

–¿Qué fue lo que te dijeron hoy?

Efectivamente, como Mari había predicho, esa consulta hizo que la adolescente reflexionar y rápidamente pudiera llegar a la conclusión que la tranquilizó instantáneamente, provocando que se ruborizara y sonriera ampliamente al repetirlo:

–Que somos una familia.

–Si ya te ven de esa forma sin conocer tu origen, ten por seguro que te aceptaran cuando lo sepan, además, tú no lo ocultaste, pues también lo desconocías en su totalidad. Puede que los sorprenda un poco, como a ti también te sorprendió y necesiten un poco de tiempo para asimilarlo, pero no dejaran de tratarte tan bien como lo han hecho hasta ahora. –aseguró con voz suave la ojiturquesa– Así que cuando te sientes lista podemos decírselos juntas si quieres.

–Eso sería muy agradable. Me gustaría que fuera lo más pronto posible.

–En ese caso que tal el fin de semana, si es que no te molesta la posible presencia de Misato. –ofreció la falsa adolescente.

–Eso es aceptable. –concedió la peliazul– Confío en la Capitana Katsuragi, pero sería prudente solo contar los detalles referentes a mi parentesco con Yui y Shinji, de ser necesario revelar algo más, agradecería que tú te ocuparas de ello.

Interrumpiendo el abrazo y dándola vuelta con suavidad y firmeza para verla a los ojos, la castaña rojiza dijo con total honestidad:

–Descuida, desde que supe de tu origen siempre te he considerado como una hermana pequeña al igual que a Asuka y Shinji, por lo que procurare hacer lo posible por evitarlo o no revelar más de lo necesario. –prometió con una sincera media sonrisa para transmitirle tranquilidad– Ahora, ¿qué tal si continuamos y tú me lavas a mí?

Rei se ruborizó profundamente frente a lo que su compañera acababa de decirle y asintió devolviéndole una sonrisa igual. Con una sensación de triunfo y suma alegría, Mari le dio un nuevo abrazo, ante el cual, la de piel de porcelana sin oponer ninguna resistencia a pesar de que ambas estaban desnudas correspondió, dado que aún carecía de pudor y considero que era lo que correspondía según lo aprendido hasta ahora. Una vez finalizado el abrazo, la de coletas se dio la vuelta para que su compañera pudiera lavarle la espalda, labor que con total naturalidad esta inició simplemente imitando las acciones previas de su recientemente adquirida hermana mayor.


Tras secarse y ponerse sus trajes de baño, una bermuda negra con una franja vertical violeta a cada lado para el varón y el traje rojo y blanco con cierre en el top para la fémina, la pareja de pilotos realizó una pequeña parada en la cocina a verificar si Pen-Pen seguía ahí para llevarlo con ellos al patio. Una vez allí, descubrieron que sorpresivamente eran los primero en llegar, ya que no había rastros de sus roomies. Decidieron aprovechar las reposaras para descansar de su reciente actividad y esperar a sus compañeras para ingresar a la piscina y estrenarla todos juntos.

Los planes del pingüino eran otros, pero solo bastó con una mirada sería de la germana para que este desistiera y también esperara, por fortuna para él no fue mucho tiempo, pues al cabo de unos 10 minutos, Mari y Rei se unieron al grupo. La falsa adolescente traía unas antiparras especiales en reemplazo de sus lentes, una bikini negra con los bordes de las piezas y las tiras de los hombros en rozado, por su parte, la ojirroja estaba estrenando un nuevo traje de baño azul con la espalda descubierta y en el frente una tira que imitaba el cuello de una copa unía la parte superior a la inferior cubriendo completamente su ombligo.

–Hasta que por fin aparecen. ¿Por qué tardaron tanto? ¿No habrás estado pervirtiendo a la pobre Rei verdad? –se burló un poco Asuka, aprovechando a desquitarse por las bromas anteriores y que eran las últimas en llegar.

–Nos entretuvimos hablando para conocernos mejor. –indicó la peliazul prefiriendo esperar hasta el momento elegido para dar a conocer la verdad recién descubierta.

–Traté de ver si lograba que me recordara, pero no tuve suerte. –agregó la de coletas aún un poco desilusionada por ese hecho– Pero dime, ¿cómo es que eres consciente de cuánto tardamos? ¿o es que acaso ustedes hicieron cosas pervertidas y por eso sabes que nuestra demora se pudo deber a lo mismo? –terminó contraatacando con una picara sonrisa sobre todo porque el sonrojo de sus considerados hermanitos los delataba.

–Por su puesto que no. Simplemente le preste atención a la hora. –intentó defenderse la germana sin mucho éxito, pero por suerte para ella su hermana mayor honoraria decidió respetarlos y no insistir.

–Mejor entremos a la piscina de una vez. Estoy seguro de que Rei tiene muchas ganas de entrar y dudo que Pen-Pen logre resistir una discusión. –intervino Shinji señalando al plumífero que golpeaba el césped con uno de sus pies impacientemente.

–Díselo a tu novia que es la que nos entretiene aquí intercambiando bromas. –sugirió Mari socarronamente con una sonrisa burlona– Mejor continuemos jugando en la piscina… ¡el último duerme con Pen-Pen! –gritó riendo y echando a correr para tirarse de bomba.

La de piel de porcelana que ya se había aprontado para ingresar al agua fue la segunda en zambullirse con un modesto clavado, Asuka y Shinji la siguieron imitando las acciones de la falsa adolescente, misteriosamente quien tenía mayor ansiedad por disfrutar del agua fue el último en unirse al grupo. Gracias al climatizador, el agua estaba un poco más que tibia, teniendo en cuenta el clima cálido, era bueno que no rivalizara con la temperatura de las termas en el Monte Asama.

–Supongo que Pen-Pen quiere dormir solo. –observó la ojiturquesa decepcionada de no poder burlarse de un perdedor.

–Termina de una vez con tus bromas. –solicitó la pelirroja desde la espalda de la de antiparras y sujetándola de los hombros la hundió en el agua.

Esa pequeña jugarreta de la germana desencadenó en una guerra de agua, lo que le trajo nostálgicos pero gratos recuerdos tanto a ella como a su novio y su antigua tutora. Rei participó con algo de torpeza, pues nunca había estado en una, pero le resultó muy entretenido, aunque era algo irritante cuando no cerraba los ojos a tiempo, por su lado el pingüino simplemente se dedicó a disfrutar del agua buceando o haciendo la plancha para desplazarse de un lado a otro.

Tras calmarse optaron por una competencia de nado por equipos, los novios contra sus roomies, arrancarían desde un borde fuera del agua y tendrían que regresar al punto de partida. En la primera ronda se enfrentaron la albina y el morocho, mientras que su amada junto a Mari, hicieron las veces de jueces, Rei fue la ganadora indiscutida, por un brazo de ventaja.

En la siguiente ronda, no solo los roles se invirtieron, sino que también la victoria cambió de pareja, al parecer la castaña rojiza no estaba en plena forma y perdió por medio cuerpo de ventaja. El último enfrentamiento fue muy reñido de principio a fin, Asuka y Rei no cedían ni un solo milímetro, tanto así que a los otros dos no les quedó otra alternativa más que declarar un empate técnico, pues fue un final de fotografía y ni Mari, ni el varón fueron capaces de determinar quien toco la pared primero.

Luego de que las ganadoras se estrecharan las manos felicitándose por el triunfo y una estimulante competencia, gestó iniciado por la ojiazul, los cuatro se relajaron en el yacusi dejando que el agua caliente aliviara la exigencia a la que sometieron sus músculos. Pen-Pen prefirió quedarse en la piscina nadando libremente, pues era algo que no había podido hacer desde la visita a las termas del Monte Asama, pero para su fortuna, ahora sería algo cotidiano, además, cuando el resto se fuera a descansar podría aprovechar el yacusi, algo que el japonés le había ofrecido cuando se negó a sumarse a ellos.

Estuvieron casi una hora disfrutando del agua caliente y el hidromasaje, hablaron de cuales eran sus obligaciones para esta semana a fin de organizar el inicio de sus clases de conducir y completar la mudanza. En lo que quedaba de la semana pasarían a recoger pequeñas cosas por el departamento de Misato y aprehenderían lo básico sobre la conducción, dejando la practica para el fin de semana.

El resto de su estadía en el yacusi le comentaron a Rei algunas anécdotas de la infancia de la pareja cuando estaban al cuidado de Mari, para que ella los conozca un poco más y ver si alguna de sus actividades era del interés de ella, como para aprender o experimentar algo nuevo. A la de piel de porcelana le interesó escuchar a la dupla de adolescentes tocar sus instrumentos para luego analizar si también le gustaría aprender a tocar alguno. Tras eso, cada par se retiró a su respectiva habitación a descansar.

Estaban tan cansados que no tardaron en quedarse profundamente dormidos, para la pareja fue sumamente fácil lograr conciliar el sueño, pues ni siquiera intentaron volver a intimar, que era lo único que les resultaba incomodo de hacer en su nueva habitación. Mari no pudo con su genio, y prácticamente obligó a Rei a que esta noche compartiera la cama con ella, fue una experiencia un poco incomoda al principio para la peliazul, pues era la primera vez que compartía la cama, pero también fue sumamente reconfortante el sentirse tan apreciada por alguien. Se terminaron acomodando en la posición de la cuchara, con la de lentes a la espalda de la de piel de porcelana, era una imagen muy tierna, como si la más joven necesitara consuelo y su hermana mayor se lo estuviera proporcionando.


Rei nunca había dormido tan bien en toda su vida, ni siquiera cuando con lo hizo en la misma habitación junto a Misato y sus compañeros pilotos durante el entrenamiento para enfrentar a Israfel. Ella fue la primera en despertarse, lo que ocasionó que su compañera de cuarto la siguiera saludándola con un tierno beso en la cabeza antes de liberarla del abrazo de oso al que la sometió durante la noche.

La de coletas le propuso ir a preparar un desayuno simple, café y tostadas, además de aprontar los bentōs para el instituto con el fin de sorprender y agasajar a sus otros roomies. Al llegar a la cocina vieron hacer lo mismo a Pen-Pen con una toalla en sus hombros, lo que aparentaba que había pasado toda la noche disfrutando de la piscina y el yacusi, el ave las saludo con un graznido antes de encerrarse en su refrigerador. Luego del encuentro con la peculiar mascota comenzaron a preparar el desayuno.

Por su parte, Asuka y Shinji apenas se habían levantado unos minutos más tarde que sus compañeras y ya que era temprano, decidieron primero darse un baño antes de ir a la cocina. Cuando fueron a reunirse con las demás, se toparon con la ojirroja, que justo los estaba yendo a llamar, pues ya tenían la mesa servida. No faltó una broma por parte de la falsa adolescente, indagando si la pareja no había arrancado su mañana con un pasional encuentro, desencadenando el sonrojo de sus antiguos cargos. Una vez concluido el desayuno, cada quien se dirigió a su cuarto en busca de sus uniformes y pertenecías antes de ir al garaje, pues ahora contaban con el BMW para ir donde necesitaran gracias a Mari.


Los pilotos no pudieron evitar llamar la atención al llegar al instituto con el flamante BMW X6, si ya el día anterior, la nueva elegida había causado un gran revuelo en el salón 2A, ahora lo extendió a todo el establecimiento. Una vez ingresaron en su clase fueron abordados por sus amigos que querían saber cómo es que tenían vehículo y la nueva alumna estaba autorizada a manejarlo. La ojiturquesa les recordó que era 2 años mayor que ellos, además de que contaban con ciertos beneficios por ser pilotos y dado que el auto les pertenecía al morocho y su novia, en cuanto aprendieran a manejar serian quienes lo conducirían. El resto de las novedades debió esperar al horario de descanso, pues fueron interrumpidos por el arribo del profesor para dar inicio a su clase.

Durante el almuerzo, los elegidos explicaron la relación que la pareja de adolescentes tenía con la de lentes omitiendo importantes detalles, además de que ahora todos vivirían en la casa que era propiedad de Asuka y Shinji. También que debido a sus obligaciones y la mudanza pasaría un buen tiempo antes de que pudieran organizar una reunión para que conocieran el lugar. Lo que quedaba de la jornada transcurrió con relativa normalidad y al concluir la de lentes les ofreció a sus nuevos amigos llevarlos hasta su casa.

El único de ellos que realmente viajo cómodo fue Kensuke, a quien le toco ir de copiloto, las dos parejas junto a Rei fueron en el asiento de atrás, con Asuka y Hikari sentadas en el regazo de sus respectivos novios. Para la germana y Shinji no hubo inconveniente, pues estaban acostumbrados a sentarse así, mientras que para la representante de clases y el atleta fue bastante vergonzoso. Hasta ahora sus interacciones físicas no iban más allá de darse un simple beso en los labios, tomarse de las manos o a lo sumo recostarse uno al lado del otro en el césped. Afortunadamente, la incomodidad terminó pronto al llegar a la casa de la pecosa, pues Touji había sido invitado a almorzar. Tras dejar al otaku, los cuatro elegidos prosiguieron con sus planes, que consistían en completar su rutina e ir a buscar algunas pertenencias a lo de Misato.


Los días restantes de la semana se desarrollaron con normalidad. La única variante eran algunos consejos sobre el vehículo por parte de la Jefa Global del Proyecto E cada vez que se sentaba al volante, para que tuvieran en cuenta cuando llegaran las lecciones prácticas y los viajes al departamento de Misato en busca de algunas de las pertenencias que aún quedaban por llevar a la nueva vivienda. Fue el viernes por la tarde, cuando Mari consultó con la ojimarrón si se mudaría el fin de semana con ellos, pero esta indicó que aprovecharía a pasar el fin de semana con Kaji, como una especie de ceremonia de despedida a su hasta ahora hogar. Por lo que la de coletas tendría todo el día para encontrar un momento y tener la charla que le prometió a Rei con la pareja de adolescentes.


El sábado en la mañana, luego de desayunar, Mari llevó a los tres adolescentes al Geo Front, precisamente a uno de sus tantos estacionamientos, específicamente uno en el cual había solicitado que estuviera completamente vació. Allí dio lugar a la primera lección practica de manejo.

Gracias a que el BMW posee caja automática, no hubo mayores inconvenientes a la hora de manejar, ninguno de los tres tuvo problemas para controlar el auto, ya que solo debían usar el acelerador y el freno, además de prestar atención que, al momento de ponerlo en DRIVE, mantuvieran pisado el pedal del freno, sin olvidar las asistencias de conducción con las que cuenta el moderno coche. La pelirroja era la que conducía con un poco más de velocidad y fluidez, mientras que sus compañeros lo hacían lento y con algo de desconfianza.

Cuando llegó el momento de aprender a estacionar, nuevamente las características del vehículo fueron un factor determinante para facilitar la tarea, gracias a los sensores y cámara de estacionamiento del sistema de asistencia de conducción, a pesar de lo voluminoso de su tamaño. Estuvieron toda la mañana practicando, cuando la de coletas consideraba que lo tenían dominado, sumaba un poco de dificultad al limitar el espacio disponible para que estacionaran para que las maniobras fueran más complejas.

La idea era que fueran ganando confianza, una vez que lograran aparcar el coche al primer intento en la cantidad de maniobras que el examen de conducir les exigiría, la falsa adolescente los llevaría a conducir con tránsito. Ella estimaba que al menos necesitarían repetir lo aprendido hoy, el próximo fin de semana antes de llegar a esa instancia y conducir unas tres veces en condiciones reales para poder estar preparados para tomar el examen.


Concluida la clase, ya pasado el mediodía, Mari invitó a los adolescentes a almorzar en un restaurante de estilo europeo para que la peliazul tuviera la oportunidad de probar algún platillo vegetariano extranjero. La pareja pidió espaguetis con albóndigas, la ojiturquesa salmón con ensalada y a Rei le sugirieron pedir sopa de calabaza y risotto con champiñones. Para finalizar de postre pidieron helado, no había mucha variedad para elegir así que todos optaron por lo mismo, americana, chocolate y frutilla. Tras pagar la cuenta se retiraron del establecimiento para volver a su hogar.


Una vez en la Residencia Ikari-Sohryu, la de coletas los reunió a todos en el living, cómo la noche anterior había acordado con la ojirroja, pues allí tendrían la conversación con sus roomies sobre su origen.

–¿Por qué tienen esas caras? –cuestionó Asuka ante la atípica actitud de sus compañeras, en especial de su extutora a quien se la veía inusualmente seria, mientras que la otra miraba fijamente a la nada como si tuviera vergüenza.

–¿Ha pasado algo grave? –se sumó su novio con preocupación.

No era para menos, llevaban ya poco más de 5 minutos sentados en silencio, la falsa adolescentes estaba esperando que Rei iniciara el tema, pero esta no podía encontrar las palabras. No es que estuviera dudando, todo lo contrario, sino que había llegado a comprender que su habitual forma de hablar no sería la más apropiada, además de que tampoco tenía la experiencia como para decirlo de otra forma, así que finalmente optó por cederle la palabra a quien los conocía mejor:

–Considero que lo más apropiado será que tú se los digas. No estoy segura de como empezar y creo que mi forma de hablar no es la más indicada para este asunto.

–¿De qué estás hablando? –interrumpió la germana comenzando a impacientarse.

–Tranquila Princesa, es un tema importante y delicado, que les concierne a los tres, lo ideal sería que ella se los diga, pero como la has oído, prefiere que yo lo haga. –comenzó Mari– Necesito que presten atención, primero que nada, deben saber que Rei acaba de descubrir esto y en ningún momento quiso ocultárselos.

–Parece que es algo bastante serio por toda la introducción que estás haciendo. –intervino el varón– No te preocupes, sabemos que si hay algo que nos estas ocultando es por una muy buena razón. –señaló en referencia al secreto de sus madres como para tranquilizar los ánimos, tanto de su novia como los de las otras féminas.

–Ja, es verdad, ahora por favor ve al grano cuatro ojos. –coincidió la pelirroja en tono suave entendiendo lo que su novio quiso decir y relajándose un poco.

–Shinji, sé que tu padre te dijo que había un parentesco entre Yui y Rei, pero él no quiso revelarlo aún y ella lo desconocía. –ante eso, el adolescente asintió con su cabeza– El martes al ver las fotos en su habitación, –indicó señalando a los novios– Rei no pudo evitar notar su parecido físico con tu Okāsan, –centró su mirada solo en el morocho– por lo que me consultó sobre ello, así que ahora sabe cuál es ese parentesco y como ya les dije, quiere que ustedes también lo sepan.

La pareja miró con leve sorpresa a la ojirroja por un instante, cambiando rápidamente a una de aprobación y agradecimiento, provocando que ella se asustara por un momento antes de poder relajarse y hacerle una seña a la castaña rojiza para que continuara.

–Rei es hija de Yui.

Asuka y Shinji se quedaron en shock ante esta revelación, primero porque la única posibilidad de que eso fuera así que les vino a la mente implicaría que Rei era mayor que ellos, posiblemente por más de 2 años y tuviera una afección semejante a la de Mari, segundo porque de ser así, Yui se los podría haber dicho cuando el varón le pregunto tras conocer a la albina. Antes de que pudieran llegar a hacer cualquier cuestionamiento, la Jefa Global del Proyecto E prosiguió:

–Como recordaran, uno de los inconvenientes que tuvimos para intentar recuperar a Yui de la Unidad 01 fue reconstruir su cuerpo. –Rei se sorprendió un poco antes esta revelación y sus compañeros comenzaron a prestar un poco más de atención– Gendo y Naoko, aprovechando los avances en la ingeniería genética, intentaron crear un nuevo "recipiente" para Yui, el proceso de crecimiento acelerado se interrumpió debido a una pequeña falla en el sistema, provocando que el contenedor se abriera y expulsara el cuerpo. Sorprendentemente, en lugar de encontrarse con sólo un cascaron vacío inmaduro, se trataba de un ser vivo, con alma, tras hacerles varios estudios y determinar que podría desarrollarse con relativa normalidad, tu Otōsan le dio el nombre que habrías recibido de ser una niña al nacer.

Estos últimos detalles también fueron una revelación para la peliazul, ella sabía que había sido creada con un propósito especifico, pero al parecer, esa no era su función original. Ella había sido creada para lo que la de lentes explicó, simplemente aprovecharon los recursos que se usarían para crear a otro individuo con sus características para cumplir con su objetivo actual. Por lo que al final, aunque ella fuera reemplazable por una igual, su existencia como la de los demás, era algo fortuito, lo que a su entender la acercaba más a la definición de un humano.

–Cómo no solo posee los genes de Yui, no puede ser considerada su clon, lo más correcto es verla como su hija, lo que también la convierte en tu media hermana menor, Shinji. –finalizó Mari.

La pareja se encontraba en shock y el agarre de manos que compartían se hizo más fuerte. En cuanto la impresión del momento fue superada, lo primero que sintieron fue ira, en especial del varón, no hacia Rei, sino contra su padre, por las condiciones de vida a la que la había expuesto, sin importar si se trataba de un clon o de la hija de Yui, merecía un mejor trato por todo lo que representaba. Esos sentimientos no tardaron en ser dejados de lado para centrarse en lo más importante, pues habían descubierto que su familia se acababa de expandir.

–¿Tengo una hermana?

–¿Eso la convierte en mi cuñada?

El tono de esas preguntas también cambió el rumbo de los pensamientos de la de tez de porcelana, se sentía bien al saber que no era solo una creación de laboratorio, al igual de que el resto de los seres humanos, pero se sentía mucho mejor saber que su nueva familia no la estaba rechazando, la estaba aceptando.

–Es lo que acabo de explicar, ¿no? –les respondió la de lentes.

–En ese caso, ahora más que nunca… –inició la germana.

–Eres parte de la familia Rei. –completó su novio.

Y los dos extendieron sus manos libres por sobre la mesa en dirección a la aludida, que de forma titubeante las sujetó.

–Arigato. –devolvió sonrojada con algo de pena y una tenue sonrisa.

–¡Oficialmente te doy la bienvenida a la familia Muñequita! –anunció Mari, antes de abrazarla por la espalda con mucho afecto, pero conteniendo su entusiasmo– Lo asimilaron más rápido de lo que esperaba. –le susurró al oído provocando que su sonrisa se remarcara un poco.

No pasó mucho tiempo para que los dos adolescentes liberaran las manos de Rei y rodearan la mesa para sumarse a un abrazo grupal, con lo que el sonrojo y la sonrisa de la peliazul predominaron en su rostro. Permanecieron unos minutos así, buscando expresar en ese intercambio de afecto, lo que no pudieron hacer en el pasado por desconocer la verdad como intentando recuperar un poco de ese tiempo perdido además de terminar de asimilar lo sucedido y ordenar sus sentimientos.

–Bien, creo que lo mejor será que no cambien su forma de actuar en publico para no tener que dar explicaciones, salvo con los más cercanos, como Misato o tal vez sus amigos. –solicitó la falsa adolescente– Y antes de que pregunten, aún es pronto para que sepan de donde provienen el resto de los genes de Rei.

–Claramente no vienen de Gendo. –vaticinó Asuka teniendo en cuenta el objetivo por el cual él había creado a su ahora cuñada.

–Realmente no me importa, si Rei quiere guardárselo para ella está en su derecho, con saber que es mi hermana es más que suficiente para mí. –afirmó el varón con convicción.

–Por el momento prefiero reservármelo. Gracias por comprender.

–De acuerdo, que tal si ahora le hablamos un poco de su madre para que la conozca mejor. –ofreció la ojiturquesa señalando a la nueva integrante oficial de la familia Ikari.

Y así lo hicieron, pasaron el resto del día contándole sobre cómo era Yui, su personalidad, cualidades, habilidades, pasatiempos y demás características, continuaron incluso mientras preparaban la cena y hasta antes de irse a dormir.


Small Time Skip


Transcurría la segunda semana desde que Mari le reveló parte del origen de Rei a la pareja de adolescentes, y por ende en la siguiente prueba de sincronización Yui había descubierto que tenía una hija. La ojiverde se lo tomó bastante bien, pues añoraba tener otro hijo, aunque lamentaba la manera en la que su pequeña fue concebida, ahora estaba muy triste, pero también mucho más furiosa por el cambio de actitud de su marido y de cuán lejos estaba llegando.

Misato todavía no se había mudado con el resto a la Residencia Ikari-Sohryu, seguía viviendo en su departamento en compañía de Kaji, al parecer, estaban en medio de una especie de luna de miel. Aprovechando la privacidad que el lugar les otorgaba para progresar en su relación y recuperar algo del tiempo perdido, Ritsuko dijo que estuvieron igual cuando empezaron a salir, al menos esta vez mostraban un poco más de madures, pues no se habían desaparecido y cumplían con sus obligaciones laborales.

Las Unidades 00, 01 y 02 ya se encontraban en perfecto estado y listas para ser usadas ante la llegada de otro Mensajero. Los elegidos estaban nuevamente enfrascados en su rutina, tanto la académica como la de pilotos, tras conocer lo que aún faltaba de su origen, la peliazul logró mejorar unos 10 puntos su porcentaje de sincronización, aunque todavía no se la podía comparar con Asuka y su novio que cada vez se acercaban más al punto limite.

Por su parte, la Jefa Global del Proyecto E junto a Ritsuko se encontraban trabajando codo a codo en la planificación para la construcción de un nuevo Evangelion. El Consejo Superior había dado su aprobación, pero no los recursos necesarios para ello, pues todos fueron redirigidos a la creación de los Evas Serie, tanto así, que se suspendió la construcción de las Unidades 05, 06 y 07, reconfigurándolas para ser las primeras de la Producción en Masa.

Desde hace una semana que contaban con el componente más importante, el núcleo, ya que poseían el original del Eva 04, solo restaba poder ensamblar un cuerpo, para lo que actualmente únicamente disponían de los restos de la Unidad 03 que se pudieron rescatar y recuperar de la contaminación de Bardiel. En los últimos años el proceso de construcción de un Evangelion se podía reducir a tan solo un año, además las técnicas de regeneración para los Evas solo permitían conectar miembros cercenados, más no regenerarlos por completo, por lo que les estaba faltando una cabeza y un torso para tener un cuerpo completo donde poner el núcleo.

El diseño y los colores del nuevo Eva ya fueron elegidos por Mari, aunque algunos detalles estaban condicionados a cuando lograran crearle un cuerpo, en cuanto al Plug Suit este estaba completo, solo faltaba fabricarlo y al igual que el de Asuka y Shinji combinaría con su Unidad. Como la doctora Akagi quería renovar los trajes para que fueran más eficientes, este jueves por la tarde realizarían una prueba especial de sincronización a fin de determinar los mejores materiales. Durante la mañana se efectuaría una revisión completa para actualizar las MAGI.


En el centro de mando se estaba efectuando una revisión completa para actualizar las MAGI, Ritsuko estaba supervisando a los Tenientes Hyuga y Shigeru, pues la Teniente Ibuki estaba asistiendo a la doctora Makinami con los preparativos para la prueba de sincronización de la tarde.

–¿Necesitan una mano? –ofreció Mari ingresando en compañía de Maya al centro de mando.

–Tengo todo bajo control por aquí. –indicó la falsa rubia.

–Me vendrían bien un par de manos extras, así podríamos terminar antes de lo estipulado.

–Enseguida.

La de lentes apenas dio un paso hacia delante cuando noto que su acompañante se había quedado estática en la puerta. No era de extrañar, pues la joven Teniente estaba muy nerviosa, ya que estaba a punto de ponerse bajo las órdenes de una de las maestras de su senpai, no solo eso, también era la creadora del sistema MAGI y por si eso no fuera suficiente, además era la madre de su modelo a seguir e interés amoroso.

–Vamos, tranquila, te juro que Naoko no muerde. –bromeo la ojiturquesa con un susurro.

Las dos jóvenes se ubicaron una a cada lado de la morocha de tonalidad bordo quien enseguida les dio las instrucciones pertinentes. El sonido de las teclas pronto se volvió ensordecedor, la principal fuente era Naoko, seguida muy de cerca por la de coletas y luego Maya que no se quedaba para nada atrás, después de todo era la mejor de los tres tenientes gracias al ejemplo de su senpai. Al ver que todo estaba bajo control en su sector, Ritsuko no resistió la tentación de ir a ver como se estaba desempeñando su Kōhai.

–Sigues mejorado Maya. –elogió la del lunar bajo el ojo izquierdo.

–Todo gracias a su guía. –devolvió la aludida ligeramente sonrojada.

–Pero aquí sería mejor que uses un "A8", observa.

La doctora prácticamente abrazó a su protegida por la espalda a fin de llevar su mano izquierda al teclado para tipear los comandos necesarios, lo que intensificó el sonrojo de la Teniente al sentir los pechos de su maestra y tener su rostro tan cerca. Con una sola mano, logró superar levemente la velocidad de la castaña de pelo corto y como había indicado, la operación concluyó en un terció del tiempo según indicaba el desplazamiento de la información en pantalla.

–Me alegra ver que estés al pendiente de tu subordinada Ritsuko, aunque la próxima vez deja que ella lo haga para que pueda practicar. –señaló su madre.

–Soy de las que enseñan con el ejemplo madre. –se defendió.

–Lo importante es que se haga, ¿no? –intervino Misato, emergiendo en uno de los ascensores internos de la estructura– Y cuanto antes terminen, más tiempo tendremos para ir a almorzar antes de la prueba.

–Te dije que terminaríamos con tiempo de sobra. –recordó su vieja amiga de la universidad– Y ese café ya está helado. –advirtió conociendo sus costumbres, pero un poco tarde, pues la pelimorada ya le había dado un trago de lo cual ya se arrepentía.

Tanto Mari como Maya agradecieron la distracción provocada por la Capitana, la primera porque le estaba costando contenerse para no hacer burlas de las reacciones de la segunda por la proximidad de Ritsuko, pues no quería exponerla. La Teniente, porque la atención de todos estuviera en el mantenimiento y actualización del MAGI además de la recién llegada.

La pantalla principal del puente de mando que mostraba el progreso general en Melchor, Gaspar y Baltasar, las tres entidades que constituían a MAGI, marcó el final del proceso cuando la última entidad paso de azul con unos segmentos en rojo parpadeante a verde. Uno de los técnicos anunció: –El 127avo mantenimiento y actualización del Sistema MAGI de rutina a finalizado exitosamente.

–Como siempre todo en orden, parece que el tiempo no pasara para MAGI, sigue en óptimas condiciones al igual que cuando la encendimos por primera vez, mientras que, para nosotros, no parece que vaya a detenerse, nos hacemos cada vez más viejos y no pasara mucho para que seamos prescindibles.

–Esa es una mirada muy pesimista hija, además estas omitiendo un detalle importante que demuestra que el tiempo también pasa para ella y es que acabamos de darle mantenimiento y actualizarla, si no fuera por ello, no pasaría mucho para que se volviera obsoleta y nos veríamos obligados a cambiarla.

–Es cierto, creo que la falta de descanso me está afectando.

–Bueno eso ha sido todo, hemos terminado. Mejor vamos a almorzar para que descanses un poco, aún deben hacer una prueba de sincronización. Misato tu invitas, ¿cierto? –bromeó Naoko para distender el estado melancólico que su hija estaba atravesando.

–Temo que no puedo darme ese lujo, –aseguró la señalada con pesar por su complicada situación financiera– además Mari trajo bentos para todos. –indicó con una radiante sonrisa por había sido preparado por los pilotos.

–Ya deja de molestarla madre, sabes que nunca fue buena para controlar sus gastos.

–Relájate Ritsuko, solo me estoy cobrando por todas las veces que la invitamos a nuestras cenas de madre e hija cuando estabas en la universidad.

–¡Oigan! He madurado y sé muy bien cómo administrar mis finanzas, el problema fue el primer mensajero, acaba de hacerle unas mejoras a mi auto por lo que justo estaba medio justa de dinero, el seguro no cubrió los daños por la detonación de la Mina N2 y todavía lo estoy terminando de pagar. –se defendió la ojimarrón.

–¿No le cobraste los gastos a NERV? –consultó sorprendida la de lentes– Estabas en servicio además de transportando a uno de los elegidos.

–¡¿EH?! Con todo el papeleo de esa pelea olvide totalmente llenar ese formulario. –confesó la Capitana llorando por sus finanzas.

–Todavía estas a tiempo. –indicó Ritsuko– Siendo la Jefa de Operaciones Tácticas, es comprensible que no tuvieras tiempo para hacer tu propia queja.

–Me pondré con eso de inmediato. –anunció con una radiante sonrisa, aunque podría demorar un poco en recibir la compensación no tendría muchos problemas ya que ella era la que aprobaba esos reclamos.

–Sera mejor que te ayudamos con ese papeleo y demos nuestro consentimiento, el sector de finanzas podría sospechar que estas intentado sacar provecho de tu cargo y malversando fondos. –ofreció Mari ante lo que las otras dos científicas con alto cargo asintieron.

El grupo de los tenientes, las doctoras y la Capitana se dirigió al comedor para almorzar, si bien la ojiturquesa había llevado los Bentō, todos tomaron al menos algo más de lo que ofrecía la cafetería, dado que los tres subordinados del puente de mando se sumaron en el último minuto. Durante el almuerzo, Maya y Makoto fueron los encargados de escribir y redactar el formulario para Misato, bajo las especificaciones de Ritsuko y su madre, una vez estuvo listo, Shigeru se ocupo de obtener la copia física para que Naoko y las demás pudieran firmarlo otorgando su consentimiento.


Un par de horas después, luego de su arribo al cuartel, los pilotos en lugar de dirigirse a los casilleros para cambiarse como estaban acostumbrados, fueron llevados a una habitación especial con tres cubículos, donde se someterían a un proceso especial de descontaminación. Se les indicó que se quitaran toda su ropa y luego atravesaran la puerta que se encontraba al final de cada cubículo.

Tras la puerta hallaron una nueva habitación rectangular blanca, del tamaño de una ducha individual con otra puerta en el extremo opuesto por el que ingresaron, las paredes laterales poseían tres columnas de cuatro niveles de cabezales de ducha, tanto en el techo como en el piso había otros 6 cabezales alineados con las columnas laterales. La voz de Maya les explicó que cuando la luz se tornara rojo cerraran los ojos, pues serían rociados con un producto desinfectante. Para fortuna de los pilotos, el líquido se encontraba a unos 30º, evitando que se congelaran o quemaran.

El proceso se repitió un total de 17 veces hasta que al final, llegaron a un pasillo muy corto, donde los elegidos se reencontraron con sus compañeros. Se hallaban separados entre sí por una mampara de vidrio opaco que los cubría desde la mitad del fémur hasta la altura de los hombros. Frente a ellos un extenso pasillo que los conducía a otras tres puertas, Shinji estaba en el medio, su novia a su izquierda y Rei a su derecha, los tres se encontraban muy sonrojados por la cercanía, pues con un leve movimiento de cabeza podrían llegar a ver la desnudez del otro.

–¿Por qué tuvimos que someternos a 17 desinfecciones? –protestó Asuka enérgicamente.

–El ambiente de esta cámara es estéril, un simple baño no era suficiente, necesitábamos eliminar cualquier parasito o ácaro que pudieran tener en la piel o el cabello para prevenir una contaminación. –indicó Ritsuko.

–Tanta precaución para elegir un nuevo material para los Plug Suit es innecesaria. Normalmente ni nos duchamos para subirnos a nuestros Evas, esto fue solo una perdida de tiempo. –insistió la germana indignada.

–Efectivamente tienes razón en eso Princesa, pero en esas ocasiones por lo menos tenían sus receptores neurales, como cuando el cachorro peleo contra Matariel. Tanto los receptores como sus Plug Suit, eliminan cualquier interferencia por contaminación y fortalecen la sincronización, pero ahora no usaran nada de eso pues necesitamos determinar sus valores sin interferencias.

–¿Y por qué no lo hiciste tu Cuatro Ojos? –increpó la pelirroja.

–Para eso están ustedes, que además tienen mayor experiencia como pilotos, por lo que sus datos son mucho más valiosos que los míos. –devolvió tranquilamente la Jefa Global del Proyecto E– Creo que lo que realmente te esta molestando es que podamos ver a tu novio desnudo dado que todas aquí somos mujeres, pero no debes preocuparte, apagaremos las cámaras por 3 minutos, tiempo más que suficiente para que atraviesen el corredor e ingresen a los Entry Plug.

Asuka no pudo evitar aumentar su sonrojo, pues en parte era verdad, además, aún quedaba Rei, a pesar de que sabía que ella y Shinji eran hermanos, no podía evitar sentir un poco de celos: –¡Como sea! Terminemos con esto de una vez. Shinji, tu irás primero. –anunció saliendo de su cubículo y ubicándose entre el de la de tes de porcelana y su novio.

El aludido se sorprendió un poco ante su accionar, sobre todo porque parecía contradecir lo que prácticamente le había ordenado, pero una sola mirada de ella bastó para que él emprendiera la caminata justo cuando las cámaras se apagaron. Al igual que como el ojiazul lo hizo en su momento en el Over the Rainbow, para evitar la mirada de los marineros, Asuka se convirtió en la sombra de su amado, obstruyendo la vista de su compañera a quién, cuando estuvo a una distancia que considero apropiada, invitó a que los siguiera.

Una vez que el varón atravesó la puerta y esta se cerró detrás de él, su pareja se dirigió a la que le correspondía, coincidiendo con el momento en que Rei llegaba a la propia. Al otro lado de las puertas sujetados por un sistema de grúas, se encontraban los Entry Plug, ya no se podían ver entre ellos y el espacio era apenas el suficiente para que caminaran alrededor de las capsulas e ingresaran en ellas.

Un sistema igual al de las catapultas, pero a menor escala y con solo una pequeña fracción de su velocidad, transportó los Entry Plug desde el sector de descontaminación hacia la CAJA PRIBNOW. Allí fueron insertadas en los Cuerpos de Simulación (CdS), se trataba de Evas incompletos, que carecían de estructura ósea, eran básicamente una masa de músculos con forma humanoide, copias imperfectas de las Unidades 02, 01 y 00, denominados como "Cero A", "Cero B" y "Cero C" respectivamente. Donde debería estar su cabeza se insertaban numerosos cables y gruesas mangueras para enlazarlos remotamente a las originales, dicha conexión era analizada y administrada por MAGI, lo que permitía un análisis más preciso de la sincronización de los elegidos.

–Bien, ¿cómo se sienten? –consultó Ritsuko.

–Es un poco extraño. –indicó la primera elegida.

–Es muy diferente a otras veces. –agregó el varón.

–En parte es familiar y extraño a la vez. La cabina es la misma, puedo sentir que estoy en mi Eva, pero también lo siento distante. Además, algo pasa con mis sentidos, tengo control de mi cuerpo, pero lo siento como adormecido, salvo por mi brazo derecho. –completó su novia con más detalles.

–Parece ser que los más sensibles a la interferencia del Cuerpo de Simulación, son los que tienen el mayor porcentaje de sincronización. –observó Mari, aunque sospechaba que las palabras de Asuka iban dirigidas especialmente a ella– «Supongo que se refiere a que puede percibir a Kyoko, pero no comunicarse como lo haría normalmente, descartó que lo mismo sucede con Shinji.»

–Rei, intenta mover tu mano derecha. –solicitó Naoko atenta a las lecturas de MAGI e intentar verificar lo dicho por la falsa adolescente.

La peliazul jalo con dicha mano los controles y el Cero C reaccionó en respuesta, separando y cerrando los dedos de la correspondiente extremidad para luego relajarse y volver a la posición original de reposo. Luego le solicitaron lo mismo a la pareja, comenzando por la fémina, obteniendo idénticos resultados. Maya anunció que la recolección de datos era optima y la conexión de los pilotos con los CdS se encontraba estable.

–Parece que todo esta en orden. Vuelvan a MAGI a la normalidad. –requirió la del lunar bajo el ojo izquierdo.

En ese instante, las pantallas que mostraban el análisis realizado por la supercomputadora de NERV, pasaron a mostrar un diagrama de las tres entidades que la componen, el cual estaba enseñando un conflicto entre estas sobre uno de los resultados obtenidos, lo cual Misato señaló y su amiga comentó:

–Se ve reflejada tu personalidad, Madre.

–MAGI es una copia fiel del razonamiento humano, y me use a mí misma como modelo.

–Si lo recuerdo, Gaspar te representa como "Mujer", Baltasar como "Madre" y Melchor como "Científica".


Mientras tanto, en el puente de mando, los tenientes Aoba y Hyuga bajo la supervisión del Subcomandante, estaban realizando un chequeo de rutina de las instalaciones del GeoFront. Al llegar a ala B, encontraron deterioro en el Muro de Proteínas 87, en unas placas instaladas hace apenas unos 3 días, que solo podía apreciarse con el microscopio electrónico.

–Se detectan variaciones de temperatura y conductividad en esa zona. Lo más probable es que sea corrosión. Últimamente es muy común que se produzca en las áreas asépticas. –advirtió Makoto.

–Los plazos de construcción fueron reducidos en 60 días, seguramente quedaron algunas burbujas de aire. Por lo que el ala B no quedó muy bien edificada. –señaló su compañero.

–Su construcción fue posterior a la llegada de los Mensajeros, había otras prioridades y el personal se encontraba exhausto, era algo inevitable que se cometieran estos errores. –aseguró Fuyutsuki– Sera mejor que lo arreglemos cuanto antes o el Comandante podría despedirnos por este descuido. Informen de inmediato a la Doctora Ritsuko, esto podría interferir con la prueba que están realizando.


–¿Otra perdida? –cuestionó la falsa rubia ante la expresión de su Kōhai por el llamado proveniente del puente de mando.

–No, al parecer es corrosión en el piso de arriba.

–¿Puede afectar la prueba? –consultó la otra Akagi.

–El espesor de las placas debería ser suficiente para que no sea algo relevante, mejor continuemos, dudo que podamos convencerlos para otro intento, en especial a Asuka. –sugirió Mari– Además, con solo unos minutos más debería de tener la información que necesito para los nuevos Plug Suit.

–Mejor que entonces prosigamos, si suspendemos ahora es muy probable que el Comandante nos aplique alguna sanción disciplinaria. –aseguró Ritsuko– Establezcan la conexión de los pilotos mediante los Cuerpos de Simulación con los Evas y procedan a activarlos.

La primera en sincronizar con su Unidad fue Rei, ante lo que inmediatamente la mole azul desplegó su campo AT de forma tenue, demostrando simplemente que la activación había sido exitosa, dependería de su piloto que la intensidad aumentara convirtiéndolo en un poderoso escudo que podría afectar las restricciones que la sostenían en su lugar. El mismo proceso se repitió con los otros dos Evangelion, al igual que sus hijos, tanto Kyoko como Yui podían sentirlos de forma distante, además de que no podían comunicarse con ellos como normalmente lo hacían, pero estaban seguras de que no era el sistema sustituto, permitiendo que la prueba continuara.


Solo unos pocos segundos después, en la unión de 4 placas del Muro de Proteínas 87, donde ya se podía apreciar un oscurecimiento en las esquinas de estas, algunos puntos diminutos comenzaron a emitir destellos rojos de forma casi secuencial, como si se estuvieran comunicando entre sí.


De vuelta en el cuarto de control de la CAJA PRIBNOW, comenzó a sonar una alarma señalando contaminación en la Unidad Sigma en el piso A. Inmediatamente, Maya y Mari que se encontraban en las consolas, procedieron a buscar con mayor precisión la fuente. La Teniente determinó su origen sorprendiéndose por lo rápido que la seudo corrosión se estaba expandiendo por el Muro de Proteínas 87, por su parte, la falsa adolescente descubrió que ahora también estaba afectando la tubería Nº6 que se conectaba directamente con la CAJA PRIBNOW y que el fenómeno emitía cada vez más calor.

–¡Aborten la prueba y sellen completamente la tubería Nº6! –ordenó la falsa rubia.

Ibuki se encargó de anular la tubería Nº6, un mecanismo sellaba la unión de esta con el recinto donde se hallaban los CdS, además de desconectarlos y separarlos físicamente, esto se reforzó con una compuerta que se cerró donde antes se insertaba la tubería. La Jefa Global del Proyecto E se ocupó de suspender la prueba, desactivando los Evas y comenzando a detener la sincronización de los pilotos con los CdS. Naoko se ubicó en otra consola para observar la nueva información que surgía, lo que revelaba que las maniobras no eran lo suficientemente efectivas o ya era tarde, por lo que procedió a advertir:

–¡La corrosión está atravesando el muro!

–¡Activa los Polisomas! –solicitó su hija– Láser a toda potencia, debemos eliminar todas las partículas.

Dentro de la CAJA PRIBNOW una serie de compuertas se abrieron permitiendo que un grupo de drones ingresaran y se dirigieran a el muro en cuestión. Tras unos segundos de tenso silencio y suspenso…

–¡NOOO! –gritó Rei, a lo que el brazo derecho del Cero C se movió impactando su palma contra la pared más cercana, ante esto, Mari inmediatamente cortó de forma abrupta la sincronización de todos los pilotos con los Evas incompletos.

Frente a los drones, como si de papel secante se tratara y aleatoriamente se hubiera apoyado una pluma, varias manchas comenzaron a surgir y expandirse con gran velocidad sobre el muro y las tuberías que por ahí pasaban. En el hombro de la mole en la que la primera elegida se encontraba, se pudo apreciar una pigmentación violácea rojiza que resaltaba en la piel azulada. Dicha extremidad comenzó a acercarse peligrosamente al gran ventanal de la sala de control, ante lo que, sin el menor titubeo, la de coletas accionó un interruptor detonando una bomba ubicada entre el codo y el hombro de Cero C, evitando así que pudiera siquiera rasguñar los gruesos cristales, pues los restos se estrellaron justo al lado del ventanal.

–¡¿Cómo se encuentra Rei?! –consultó Misato con preocupación de que hubiera sentido el daño sobre el CdS.

–Ya había interrumpido la sincronización, no te preocupes, no sintió nada. –tranquilizó la de coletas– Preparando la expulsión de las capsulas.

–Usen el sistema de recambio de agua y envíenlos al lago. –instruyó Ritsuko.

–Enseguida. –respondió su Kōhai.

Los Entry Plug fueron expulsados e iniciaron su ascenso. Al superar dos niveles por sobre el piso A, una compuerta de gran tamaño se cerró tras ellos. Fue en ese instante que Naoko por intermedio de los Polisomas, abrió fuego hacia la corrosión. Los láseres impactaron en las superficies afectadas incluyendo partes de los Evas incompletos que estaban empezando a infectarse.

Las altas temperaturas en los sitios de impacto generaron que el agua en inmersión empezará a hervir, formando una cortina de burbujas e impidiendo comprobar la eficacia de la maniobra. Al cabo de unos 5 segundos, la ebullición cesó y la cortina se disipó a la vez que los láseres eran desviados por minúsculos hexágonos.

–¿Un Campo AT? –cuestionó Naoko en voz alta.

–¡Inconcebible! –respondió su hija.

La coloración de las manchas pasó a un intenso rojo brillante casi metálico y estas comenzaron a expandir las áreas afectadas, prácticamente cubriendo por completo los CdS.

–Acaso se trata de un… –comenzó la pelimorada, pero no se atrevió a terminar.

–Análisis de Patrón Azul … confirmado, es un Mensajero. –corroboró su amiga.


Regresando al puente de mando, las alarmas por ataque de Mensajero no dejaban de sonar. El Comandante de NERV emergía desde su cubículo por medio del elevador personal, en el momento en que su segundo al mando era notificado por Misato de la situación:

Lo siento señor.

–De nada nos sirven las disculpas ahora. –devolvió molesto el viejo profesor apartando el teléfono de su rostro– Clausuren el Dogma Central, lo quiero aislado de la Unidad Sigma.


–¡Todo el mundo fuera! –ordenó la Capitana tras oír a su superior– Aislaran la Unidad Sigma del Dogma Central.

En ese mismo instante por los altavoces, se escuchó la voz de un técnico confirmando el inicio del procedimiento de sellado y convocando a evacuar el área. En el interior de la CAJA PRIBNOW, el misterioso y complejo Mensajero compuesto por lo que aparentaban ser microorganismos semejantes el plancton, había continuado con su reproducción y ya se encontraba en todas las superficies del interior de la habitación, comenzando a afectar la integridad de las mismas. Lo vidrios ya mostraban las primeras fisuras por el accionar del ente que ahora era visible a simple vista gracias al parpadeo de luz que emitía, lo que tenía a Ritsuko tan obnubilada que se mantuvo estática en su lugar contemplando el fenómeno.

–¡Ritsuko! ¡HIJA! ¡Debemos irnos ahora!

Maya y Mari fueron las primeras en salir, detrás de ellas lo hizo Misato al ver que su amiga era arrastrada por Naoko justo a tiempo, pues cuando atravesaron el umbral, los ventanales cedieron y la puerta se selló a sus espaldas. Las mujeres debieron esprintar por varios pasillos, los cuales eran sellados por otras compuertas a medida que avanzaban. Pudieron ponerse a salvo al alcanzar uno de los elevadores que conducía al puente de mando. Durante su ascenso, se podía oír cada nivel siendo sellado por compuertas metálicas reforzadas.


–Anulen la alarma. Comuníquense con las JSSDF y el comité, informen que fue una falla en el sistema de alerta tras la actualización del MAGI. –ordenó Gendo tras colgar un teléfono que guardo en un cajón de su escritorio y tomó su característica pose con los dedos entrelazados debajo de su nariz frente a su boca.

–A la orden, señor. –concedió Aoba.

–Ya controla la CAJA PRIBNOW y se esta expendiendo por el resto de los bloques de la Unidad Sigma, pronto tomara el completo control del sector. –alertó Makoto.

–Es una zona critica. –le susurró el Subcomandante a su superior inclinándose detrás de él.

–Justo encima de Adán. –devolvió su ex alumno en igual tono– Debemos contener al Mensajero ahí, de ser necesario podemos sacrificar el GeoFront. –volvió a ordenar antes de consultar– ¿Cuál es el estado de los Evas?

–A la espera de los pilotos en la jaula 7 para ser lanzados. –informó el Teniente Hyuga.

–Proceda ahora, no hace falta esperar a los pilotos, la Unidad 01 tiene prioridad, sacrifique a las otras si es preciso.

Todo el personal presente se sorprendió ante la indicación de su líder, sin los pilotos los Evas no serían de utilidad, además de que eran su única arma contra un Mensajero.

–¿La Unidad 01? –cuestionó el de lentes en voz baja.

–¿Cómo destruiremos al Mensajero sin los Evas? –consultó Shigeru.

–Si el ente los alcanza será el fin de la humanidad. –advirtió Ikari tranquilamente con seriedad.

Mientras que la pantalla principal mostraba el avance del Mensajero en la Unidad Sigma, en los secundarios se vio a los tres Evas ser colocadas en las catapultas para enviarlos a la superficie. Tal como el Comandante había ordenado, la primera en ser lanzada a la superficie fue el Eva 01, luego el 02 y por último el 00.


En uno de los túneles verticales, un ascensor que se desplazaba por sus paredes, siguiendo un riel en espiral, se había detenido apenas pasando por unos pocos metros un pasillo del nivel 28 del Dogma Central. Por una escotilla en el techo, Kaji se asomó para evaluar la situación.

–Conque ese es el Onceavo, Ireul. –dijo para nadie en particular contemplando los puntos brillantes que componían al Mensajero, cientos de metros más arriba cubriendo las paredes del túnel, antes de que varias compuertas se cerraran sellando el lugar para tratar de evitar que el ente llegue al Dogma Central– Creo que es un buen momento para tomar un descanso.

Tras comprobar por un breve momento que era capaz de alcanzar el pasillo de un salto, el espía tomó carrera y se lanzó aterrizando con una voltereta a salvo, para luego perderse en el interior del corredor, mientras que por los altavoces advertían del tiempo que quedaba para el aislamiento de la Unidad Sigma y el Dogma Central.


De vuelta al centro de comando, transcurrido un minuto, la Unidad Sigma había quedado completamente sellada y aislada del resto del Dogma Central. El personal se encontraba evaluando el progreso de la invasión del Mensajero y el Subcomandante, luego de oír el informe sobre el estado del sector contaminado consultó a su superior en voz alta:

–Bien, ¿qué clase de ofensiva podemos montar sin los Evas para combatir al Mensajero?

Gendo mantuvo su característica postura y no se molestó en responder, posiblemente esperando a que su Jefa de Operaciones Tácticas o las doctoras que se encontraban en la CAJA PRIBNOW, cuando el ente atacó, pudieran proporcionar una estrategia mejor que simplemente destruir el GeoFront. Al cabo de otros 3 minutos, el grupo de damas ingresó al puente de mando.

Maya se ubicó en su lugar habitual junto a sus compañeros, Misato entre los tenientes y el nivel superior desde donde el Comandante y Subcomandante siempre supervisaban los enfrentamientos contra los Mensajeros, y Ritsuko un poco más cerca del trio para tener una mejor visión de los monitores de las consolas en las que trabajaban. Por su parte, Naoko y Mari que no tenían un puesto designado, aprovecharon las terminales laterales libres a los lados de los tenientes para colaborar en la tarea de hacer frente al enemigo.

Luego de revisar el avance del 11vo, vieron que este no se había extendido más allá de la Unidad Sigma, incluso dentro de esta estaba limitado. Llamativamente, aunque su invasión comenzó en uno de los cuartos asépticos, no se había extendido al resto y su mayor concentración se encontraba en la CAJA PRIBNOW. Incluso dentro de esta, parecía haberse topado con una barrera natural, su influencia se había limitado a las zonas donde el agua era más pura y se mantenía alejado donde el agua era pesada.

–Tanto los cuartos asépticos como el agua pesada poseen gran concentración de Ozono. –observó la Akagi menor.

–¿Puede que esa sea su debilidad? –indagó Misato.

–Es una buena posibilidad. –intervino la supuesta adolescente.

La Mayor Katsuragi ordenó a los Tenientes que interrumpan el suministro de Ozono en las áreas asépticas y lo redireccionen a la CAJA PRIBNOW, donde el Mensajero tenía mayor presencia. La operación requirió de unos 10 minutos hasta que se pudo reconfigurar el flujo del gas.

–Suministrando Ozono y aumentando su concentración. –anunció Makoto.

–¿Funcionara? –consultó Fuyutsuki a su superior con algo de escepticismo en voz baja sin obtener respuesta.

–El Mensajero se repliega, está resultando. –informó Aoba– La tubería 6 volvió a la normalidad.

–Cero A y Cero B has sido recuperados. –agregó Maya con un poco de júbilo.

–La masa central y la contaminación en Cero C aún se resisten. –advirtió el Teniente Hyuga.

–Acelere el flujo de Ozono. –decretó el Subcomandante.

La mayoría de los presentes se encontraba operando las consolas para monitorear el progreso de la contramedida sobre el ente, el resto tenía la mirada fija en los grandes monitores apreciando como disminuían los puntos rojos y se replegaban al punto en el que se originó su infiltración al GeoFront. Aparentemente, en esa zona era donde el Mensajero había logrado arraigarse con mayor eficacia. Tras unos pocos segundos la reacción se detuvo por completo y Ritsuko fue capaz de apreciarlo en los monitores.

–¿Qué es lo que está pasando? –se preguntó la falsa rubia.

–La reacción se revierte. –respondió Shigeru al analizar los valores en su consola.

–Confirmado, los niveles de calor están aumentando nuevamente. –detalló el de lentes con preocupación.

–La corrosión se expande otra vez. –completó su compañero.

–El Ozono ya no funciona, parece que lo esta absorbiendo. –señaló la Teniente Ibuki alarmada.

–Corten el suministro ahora. –ordenó Ritsuko apoyándose en el respaldo de la silla de su Kōhai contemplando las reacciones del ente– Sorprendente, está en plena evolución.

La imagen de la consola que la doctora y su asistente contemplaban se interrumpió mostrando solo lluvia estática y las alarmas volvieron a sonar.

–¿Y ahora que sucede? –exigió la pelimorada alterada.

–Otro intruso, ha accedido a las sub-computadoras, aún no puedo identificarlo ni determinar su procedencia. –informó el Teniente de pelo largo.

–Cambió el modo de operación a C. –advirtió Hyuga.

–Abran firewall, que vea un acceso falso. –solicitó su compañera.

–La evadió. Levanten múltiples firewall y entradas falsas. –indicó Naoko colaborando con los tenientes junto a Mari e intentando determinar su origen.

El caos se desató en el puente de mando. Los intentos por detener la invasión informática, ni siquiera ralentizaban al agresor. Su tiempo de respuesta los superaba por un amplio margen, no parecía ser un solo invasor, sino múltiples.

–¡Te encontré! –exclamó la ojiturquesa victoriosa, pero pronto su animo decayó– Esta aquí … viene de la CAJA PRIBNOW.

En la pantalla principal se mostró dicho lugar, la coloración del Mensajero había cambiado a un tono dorado.

–Ese nuevo brillo… son circuitos eléctricos. Ahora es como una computadora. –señaló la Akagi menor.

–Sigue evitando los firewalls y las entradas falsas. –informó Makoto.

–Corten el cable principal de la CAJA PRIBNOW. –ordenó Misato.

–Lo rechaza. –indicó Maya.

–Usen los láseres. –insistió la Jefa de Operaciones Tácticas con severidad en la voz.

–Su Campo AT los repele. –devolvió la Teniente– Intenta acceder al Banco de Seguridad, busca las contraseñas. Tiene 12 dígitos … no 16 … ya entró.

–Está analizando los directorios. ¡Quiere acceder a MAGI! –agregó Shigeru.

–Corten la energía del sistema. –dijo Gendo con total tranquilidad.

Los dos tenientes varones se coordinaron para accionar un mecanismo especial que les permitiría cumplir lo solicitado por su líder. Para ello, cada uno contaba con una llave que debían insertar en un dispositivo ubicado debajo de sus escritorios. El de pelo largo le indicó a su compañero que diera la señal para girar sus llaves al unísono y activar el mecanismo, el de lentes empezó la cuenta regresiva desde 3 y al llegar a 1, ambos movieron sus llaves, pero nada pasó.

–¡Desactivo el corte de emergencia! –pronunció Hyuga irritado.

–Tomó el control de Melchor. –alertó Ibuki.

Dicho eso, los monitores pasaron a reflejar a las tres entidades que componen a MAGI, mostrando en rojo la que había sido corrompida. Solo un segundo después, dieron la señal de alerta de que, a través de Melchor, el Mensajero quería activar la secuencia de autodestrucción del GeoFront. Ante la negativa de Gaspar y Baltasar, el ente comenzó su invasión sobre el segundo, para así tener mayoría en el triunvirato y lograr su cometido.

–Cambien modo de acceso. Código de sincronización cada 15 …

Inició la falsa rubia al ver cómo en unos pocos segundos, más del 30% de Baltasar ya estaba bajo el control del enemigo, pero fue interrumpida cuando la corrupción se detuvo al mismo tiempo que su madre y Mari anunciaban:

–Hecho.

La ojiturquesa y la morocha de reflejos bordo se habían anticipado al razonamiento de la hija de la última, por lo que lograron terminar antes de que esta pudiera concluir el anunció de su estrategia para al menos retrasar al Mensajero.

–Duplicamos el procedimiento, ahora deberá descifrar 2 códigos en lugar de uno, estos no solo se renuevan, sino que también varían su idioma. –continuó la de coletas.

–¿Cuánto tiempo hemos ganado? –consultó el segundo al mando de NERV.

–Aproximadamente unas 2 horas. –respondió Naoko.

–Ahora MAGI trabaja para nuestro enemigo. –comentó Gendo como si simplemente hubiera hablado de un fenómeno climático ya anunciado por el servició meteorológico en su tradicional pose.


No menos de 10 minutos después de la interrupción temporal del avance del 11vo Mensajero, denominado como Ireul, el Comandante y Subcomandante junto a los tenientes, Kaji que había arribado al puente de mando justo cuando las alarmas dejaron de sonar y la Jefa de Operaciones Tácticas se encontraban en la sala de planificación recibiendo un informe por parte de las mentes más brillantes conocidas de NERV con lo que sabían del enemigo.

–El ente comenzó como una corrosión, pero que poseía vida y conciencia viendo las áreas afectadas y cómo se propago por la base. –inició Ritsuko.

–Ya en la CAJA PRIBNOW, sufrió su primera evolución, convirtiéndose en pequeños microorganismos semejantes a bacterias que se reproducían y formaban colonias que infectaron los CdS además de permitirle tomar el control de los mismos, pero que a simple vista aún parecía corrosión. –continuó Naoko– En ese momento era vulnerable al Ozono y cuando lo usamos en su contra, parece que lo forzamos a una nueva evolución.

–Para ya no ser afectado por la concentración del gas, los microorganismos se volvieron nanobots, pasaron de orgánicos a inorgánicos, pero inteligentes que mantuvieron su habilidad de infectar organismos vivos y tomar el control de estos, las colonias ahora eran complejos circuitos electrónicos que podían comunicarse con otras colonias para funcionar como una supercomputadora. Gracias a eso a través de la conexión de los CdS lograron conectarse con los servidores y comenzar su invasión a MAGI. –finalizó Mari.

–Ahora tiene control sobre Melchor y busca hacer lo mismo con Baltasar para activar la autodestrucción de la base. –retomó la falsa rubia– Supongo que quiere despejar el camino para los próximos Mensajeros.

–Podemos destruir a MAGI físicamente y acabar con él. –interrumpió Misato con un plan algo extremista.

–Hacer eso sería anular el GeoFront, es lo mismo que rendirnos. –le reprochó su amiga.

–Si no hacemos nada igual será destruido, además podemos reemplazar a MAGI. –insistió la pelimorada.

Los ánimos estaban empezando a caldearse entre las viejas compañeras de universidad, pues la ojimarrón estaba anteponiendo su cruzada personal contra los Mensajeros, además de aprovechar la oportunidad de no exponer a sus protegidos a una batalla para ponerle fin a uno. Su amiga estaba defendiendo una herramienta que ciertamente era fundamental para el optimo funcionamiento de la base, el estudio de los Mensajeros y el mantenimiento de los Evas, sin olvidar que era un nexo con su madre.

–No es tan sencillo, es un poco más complejo que reemplazar un Eva. Son tres supercomputadoras que cooperan entre sí, además de que deben ser configuradas individualmente para que a la vez sean independientes. –intervino la Akagi mayor– Incluso si pudiéramos traer la MAGI de otra base, el proceso sería igual de engorroso y dudo mucho que alguna esté dispuesta a cederla.

–¿Entonces que proponen? Tampoco hemos podido apagarla. –cuestionó la Capitana.

–Ahora que también es una computadora, dejemos que se una a MAGI y reconfigurémoslo. –ofreció la falsa adolescente.

–¿Es eso factible en el poco tiempo que nos queda? –consultó Fuyutsuki.

–Podemos hackearlo a través de tres frentes, al conectarnos directamente a Gaspar, Melchor y Baltasar. Haremos que de prioridad a su supervivencia por sobre su objetivo para que se fusione con MAGI y se conviertan un uno solo. –explicó la creadora de dicho sistema– Considerando su velocidad de pensamiento es lo mejor, además podría ser una gran mejora para MAGI y tal vez podamos obtener información del enemigo, tal vez crear una base de datos con sus conocimientos. Cada una de nosotras puede encargarse de una de las entidades, pero necesitaremos algo de ayuda para conectarnos directamente con sus procesadores.

El acceso físico y directo a los procesadores era ligeramente complicado, así que al menos necesitarían la ayuda de un asistente para poder retirar una cubierta protectora, por lo que se dividieron en parejas. Misato y Ritsuko se ocuparían de Gaspar, Mari y Kaji de Baltasar, dejando a Naoko y Maya a cargo de Melchor.


Todo el personal no esencial del GeoFront fue evacuado por precaución en tan solo 10 minutos. En el puente de Mando, en la parte más alta, Gendo se hallaba solo en su lugar habitual, su segundo al mando estaba en el nivel siguiente junto a Hyuga y Aoba controlando el progreso del Mensajero en su hackeo a MAGI. Debajo de estos, en la columna de la izquierda desde la perspectiva de Fuyutsuki, la falsa rubia y su amiga estaban paradas frente a un pilar con una tapa superior roja, del lado derecho Mari y el doble agente con otro pilar igual, finalmente, en el siguiente nivel justo entre los dos anteriores, Naoko y la Teniente Ibuki con el restante.

Las tres científicas, introdujeron una llave en el piso junto a los pilares y abrieron una pequeña puerta para accionar un mecanismo que elevó los pilares por sobre la superficie. Los pilares emergieron hasta duplicar su altura, la parte que anteriormente se encontraba escondida, estaba constituida por un enmarañado entramado de tuberías de distintos espesores, las cuales le daban la apariencia de un complejo motor de combustión en lugar de una sofisticada computadora de última generación.

Tras retirar otra tapa, obtuvieron acceso a un pequeño túnel en el que apenas cabía un adulto agachado. El interior del pasadizo era igual que el exterior del pilar, lleno de tubos volviéndolo bastante irregular. Pero lo más llamativo era que estaba lleno de pequeños papeles con anotaciones pegados a distintas superficies, tanto las paredes como el piso y el techo, ante lo que los tres asistentes hicieron la misma pregunta:

–¿Qué son esas notas?

–Justamente eso Maya, son notas que deje para que quien deba ingresar aquí pueda identificar que tubos son de refrigerante, cuales protegen los cables en caso de fugas del refrigerante o a donde se conecta cada uno. Donde se puede hacer una conexión directa para interrumpir alguna conexión o infiltrarla para calibrar o configurarla. –explicó la morocha de reflejos bordo– además, no podía recordar todo eso, así que también son una ayuda memoria para mí. –finalizó con una pequeña y cálida sonrisa a la Kōhai de su hija.

La respuesta de las otras dos fue semejante, solo que atribuyendo su autoría a Naoko. Los tres grupos ingresaron a los túneles más o menos un metro, removiendo algunas protecciones y conectando teclados numerados a medida que avanzaban, hasta llegar a una serie de unidades de disco duro en una de las paredes contra la parte superior. Las cuales fueron retirando una por una, solicitando a sus ayudantes el teclado correspondiente, pues había que insertar una serie de códigos antes de removerlos.

Esto era una medida de seguridad especial para evitar desperfectos y que MAGI se mantuviera en funcionamiento ante un mantenimiento complejo o reconfiguración como la que estaban por efectuar. Cuando todos los discos fueron retirados sin desconectarlos, pudieron ver una placa de forma hexagonal plana inclinada unos 45º hacia adelante, esta protegía el procesador de la entidad que formaba a MAGI con el nombre de la misma encerrado en un recuadro de franjas diagonales rojas y negras además de una breve descripción.

Debajo de la primera placa encontraron una segunda, pero solo sus bordes eran planos pues tenía una concavidad positiva, sobre esta, se podía leer mucho más grande el nombre de este procesador, además de un número arábigo todo en negro y debajo en rojo e imprenta mayúscula la leyenda MAGI. La de Naoko y la Teniente decía "MELCHOIR 1", "CASPER 3" para Ritsuko y su amiga, finalmente a Mari y el varón les tocó "BALTHASAR 2". Para la primera placa bastó con un taladro para poder aflojar sus tornillos Allen, en el caso de la segunda fueron necesarios dos con la colaboración de los ayudantes ante la gran cantidad de tornillos Philips a retirar dado que la alternativa era usar una sierra y esto podía dañar el procesador.

Misato y Maya se sorprendieron mucho al remover la segunda placa, pues debajo de esta se encontraba la parte superior de un cerebro del doble de tamaño del de un humano, con varios agujeros, algunos tenían líneas horizontales que apuntaban al siguiente y otros verticales. Al tener algunos conocimientos más que la joven Teniente y la Capitana, Kaji no se sorprendió tanto pues esperaba encontrase con ese panorama.

La pelimorada no pudo con su curiosidad y le preguntó a su amiga de donde había salido dicho cerebro. La falsa rubia le explicó su origen, este era el remanente de uno de los primeros intentos por crear un Eva, su tamaño apenas duplicaba el de un humano adulto por lo que fue descartado. Teniendo en cuenta la capacidad de almacenamiento de información de un espécimen de tal tamaño, era justo lo que Naoko necesitaba para desarrollar su supercomputadora MAGI, eran ideales para ser sus procesadores y lograr almacenar la conciencia de una persona con parte de su personalidad.

Ya sin las cubiertas protectoras de los procesadores biológicos, las tres mentes más brillantes de NERV conectaron sus laptops personales mediante un cable especial. Dicho cable contaba en uno de sus extremos con 12 largas agujas, las cuales fueron insertadas en los agujeros centrales del cerebro visible. Apenas las tres mujeres comenzaron a teclear sus comandos, el Mensajero encontró la manera de no solo recuperar el ritmo de su avance sobre Baltasar, sino también incrementarlo cuando apenas le restaba un 20% para que tomara el completo control de la entidad.

Fueron dos minutos de tensión donde lo unico que podía escucharse era el constante y casi ensordecedor tipeo de los teclados, ese fue el tiempo que le demandó a Ireul lograr su objetivo de activar la secuencia de autodestrucción tras tomar el control del segundo procesador de MAGI. Las alarmas comenzaron a sonar y una voz femenina computarizada anunciaba que el fin del GeoFront se concretaría en unos 30 segundos, además de explicar las normativas de este protocolo y que solo podía ser anulado de la misma forma que fue activado, con el consentimiento de 2 de las entidades que componían a MAGI.

Ninguna de las tres científicas se inmuto ante esta situación, mientras que los Tenientes Hyuga y Aoba alertaban el inició del asalto del Mensajero sobre Gaspar, además de indicar cuanto tiempo le tomaría y lo que restaba para la autodestrucción, que parecía que ocurriría 5 segundos después de la caída del tercer procesador. Los monitores mostraban tanto a Baltasar como a Melchor completamente rojos, mientras que el restante cada vez tenía menos segmentos en celeste.

–¡Ritsuko apúrate! –rogó Misato con pavor.


En el interior de otro pilar, Maya se estaba poniendo nerviosa, pero se mantenía atenta a una señal de Naoko para coordinar con las otras dos.


Al mismo tiempo en el pilar restante.

–Cuando gustes. –invitó Kaji comenzando a sudar de los nervios.

–Tranquilo, estamos 3 pasos por delante. –devolvió la falsa adolescente.


–Ya casi, tenemos 2 segundos de ventaja. –tranquilizó la Akagi menor a su amiga.


–¡Maya! –llamó la de oscuros ojos verdes.

–¡3! ¡2! ¡1! –gritó a todo pulmón la Teniente Ibuki para ser oída por su Senpai y la de coletas– ¡CERO!

En ese preciso instante, Naoko, Mari y Ritsuko hundieron su dedo índice derecho sobre la tecla "Enter" de sus portátiles al mismo tiempo que la voz computarizada iniciaba su cuenta regresiva final desde el 5. Los monitores mostraron como el último segmento de Gaspar parpadeaba entre rojo y celeste al igual que los respectivos segmentos junto a la línea que unía la representación de Baltasar con la de Melchor parpadeaban entre rojo y negro.

Cuando la cuenta llegó a 1, los tres segmentos se volvieron violetas y una milésima de segundo antes de que la voz computarizada pronunciara el 0 el resto de los segmentos también se volvió violeta, por lo que terminó por anunciar:

Autodestrucción anulada por Gaspar, Melchor y Baltasar.

En el Puente de mando los Tenientes varones celebraron a viva voz, mientras que Fuyutsuki soltó el aliento que había estado conteniendo y se sostuvo de los respaldos de las sillas de estos para evitar desplomarse en el suelo. Por su parte el comandante se acomodo ligeramente sus lentes con su índice izquierdo sin romper su tradicional pose, no porque estos se estuvieran corriendo, sino para disimular la eliminación de una pequeña gota de sudor que amenazaba con caer por el puente de su nariz.


En la CAJA PRIBNOW, las manchas que reflejaban la presencia del Mensajero brillaron una ultima vez en un tono violáceo tanto en los CdS como en la pared lindera con el Muro de Proteínas 87, antes de apagarse con suavidad al igual que lo haría una brasa al terminar de consumirse.


Las tres heroínas de la jornada se relajaron recostándose contra la pared y estirándose lo que el pequeño especio les permitió, siendo la de coletas la primera en reponerse y casi recuperar su vitalidad habitual. Aun así, todas fueron asistidas por sus respectivos ayudantes para salir del interior de los pilares y se las dejó descansar en una silla. Luego de que los asistentes retiraron las herramientas utilizadas del interior de los pilares, ya que no se animaron a tocar los teclados o desconectarlos, las columnas volvieron a hundirse en el suelo. En otro momento se los volvería poner como fueron encontrados, por hoy todos necesitaban de un buen descanso.

–Es bueno que ustedes estuvieran aquí hoy. –agradeció Ritsuko a sus compañeras científicas– No habríamos podido resolverlo sin su ayuda.

–Estoy segura de que con el apoyo de Maya te las podrías haber ingeniado para hacer algo parecido solo desde Gaspar. La has entrenado muy bien. –devolvió su madre.

–Seguramente eso habría bastado, pero ya que éramos tres, lo mejor era aprovechar la superioridad numérica y no correr riesgos. –agregó Mari– Lo más importante es que vencimos y hemos adquirido una importante mejor para MAGI.

–Es verdad, me pregunto qué tanto podrá influir de ahora en adelante Ireul en las decisiones de MAGI. –comentó Naoko.

–Estoy convencida que tu personalidad se seguirá imponiendo como lo ha hecho hasta ahora. –aseguró su hija buscando elogiar su perseverancia.

–No tengo dudas al respecto, MAGI terminó absorbiendo a Ireul. Básicamente ahora debería ser mucho más rápida y contar con nueva información sobre el enemigo, cortesía del 11vo. –explicó la supuesta adolescente.

Kaji y las otras dos se acercaron con tazas de café para que repusieran energías, luego de que dieran un sorbo, los otros dos Tenientes se unieron a la conversación. Mientras intercambian algunas palabras en una charla amena, de repente Misato fue quien se acordó de los pilotos:

–Aún no fuimos a buscar a los chicos.

–Para ellos era más seguro permanecer en los Entry Plug en caso de que falláramos. –indicó la ojiturquesa.

–Mejor voy por ellos. –decidió el de la cola de caballo– Deben estar preocupados por lo que paso, nadie se ha contactado con ellos para informar de la situación o ¿sí?

–No, con todo el ajetreo se me ha pasado por completo, será mejor que te acompañe. –anunció la Capitana Katsuragi– Tú vas por Shinji y yo por Asuka y Rei, dudo que quieran que un extraño los vea desnudos.

–Tampoco les gustará que un conocido los vea en esa condición. –señaló Mari en tono jocoso.

En menos de 5 minutos el equipo de recuperación estuvo listo y se dirigió al lago del GeoFront.


Las capsulas habían emergido en el lado más cercano a la pirámide de NERV, por lo que no tardaron mucho en dar con ellas, como Misato había indicado, su novio fue con bata en mano en busca del piloto de la Unidad 01 y ella con otras dos batas en busca de las dos adolescentes. Cuando el hombre de barba descuidada llegó al Entry Plug del varón esta no solo se encontraba sin seguro en la compuerta, sino también vacía, lo que le llamó un poco la atención.

Por su parte, la pelimorada también se llevó una sorpresa dado que en el interior de la que le correspondía a la germana, vio que esta se encontraba muy bien acompañada.


Inicio de Flashback


Una hora antes de la derrota de Ireul, ante la falta de novedades, los pilotos establecieron una comunicación solo de audio entre ellos para saber que hacer:

¿Alguna tiene idea de que pudo haber pasado? –consultó el morocho.

–Supongo que debe haber sido un desperfecto, pero ya deberían de haber enviado un equipo para recuperarnos. –señaló su novia.

Es verdad, por lo que cabe suponer que ha sido un desperfecto muy serio o está relacionado con los Mensajeros, lo que justificaría la demora en recuperarnos. –razonó Rei aplicando su lógica.

No creo que pueda ser un Mensajero, de lo contrario ya estaríamos en nuestros Evas a la espera de instrucciones para combatirlo. –devolvió Shinji.

–Es verdad. No pueden enfrentarlos sin nuestra ayuda. –coincidió la ojiazul.

Si mis sospechas son ciertas, no podemos hacerle frente a este. Pues estaría relacionado con la corrosión de la que oímos durante la prueba, que fue capaz de afectar a Cero C y tomar el control de sus movimientos. Si fue capaz de hacer eso, es prácticamente un hecho que podría hacer lo mismo con nuestros Evas, pues son casi lo mismo, al menos en términos biológicos. –explicó la peliazul.

–¿Eso no fue una falla de Cero C? –cuestionó Asuka comenzando a preocuparse.

Temo que no pudo ser ese tipo de falla, pues solo el brazo estaba fuera de mi control, de haber sido una falla habría afectado a todo el organismo como cuando la Unidad 00 enloqueció y yo habría perdido el conocimiento por la sobrecarga en la sincronización. –respondió la primera elegida evocando el incidente sufrido antes de la llegada de su hermano a Tokio-3 y que la había dejado tan mal herida.

¿Qué podemos hacer entonces? –preguntó el varón.

Nada, solo esperar. Recomiendo intentar descansar para ahorrar la batería de respaldo del Entry Plug a menos que quieran salir, así como estamos, lo cual según lo que ustedes me han enseñado no sería nada decoroso, ni apropiado, pues estamos muy lejos de algo para cubrirnos y teniendo en cuenta la reacción de Asuka, dudo que quiera que Shinji y yo nos veamos desnudos. –recordó omitiendo mencionar el parentesco recientemente descubierto por si la conversación estaba siendo monitoreada o grabada por el cuartel.

Tras unos segundos de silencio en los que la pelirroja meditó al respecto, mientras que su novio se mantuvo en silencio prefiriendo no intervenir para evitar un mal entendido, dejando que su amante fuera la que eligiera el mejor curso de acción según las opciones planteadas por la ojirroja, finalmente Asuka tomó la palabra:

–De acuerdo, haremos lo que dices Rei. Cortemos la comunicación al menos por media hora. –terminó ordenando.

Hai.respondieron los hermanos al mismo tiempo.


No pasó mucho tiempo para que la pareja rompa el silencio entre sí, solo la de tez de porcelana había acatado realmente lo que acordaron, aunque no para descansar, sino para lograr concentrarse y confirmar si sus sospechas eran ciertas para poder monitorear al enemigo en caso de que debiera levantar un Campo AT para proteger a su familia.

Eh Shinji. –llamó con un susurro en caso de que este estuviera hablando con su hermana.

–Hai.

Por favor ven aquí, si Rei tiene razón, no quiero estar sola. –solicitó con voz dulce como si fuera una niña reflejando que esta situación la estaba afectando un poco.

–Estaba por preguntar si querías que fuera. Dame unos minutos, no sé qué tan lejos estamos.

Solo son 3 metros, mi Entry Plug está entre el tuyo y el de Rei.

–¿Cómo sabes eso? –cuestionó él con asombro.

Baka, podemos revisar la ubicación en los GPS de la consola.

El ojiazul no se molestó en responder y se dispuso a salir de su capsula. Una vez en el exterior comprobó que su novia tenía razón al ver al otro lado su capsula, la de la peliazul. No perdió mucho tiempo, cerro su Entry Plug sin seguro y tras un pequeño trote llegó a su destino, dónde Asuka ya le estaba abriendo la compuerta. Rei pudo sentir las acciones de sus compañeros, así que se quedo tranquila de que al menos estaban juntos y procuro concentrarse solo en lo que pasaba en el GeoFront para darles privacidad.


Ya los dos dentro del Entry Plug de la segunda elegida, cerraron con seguro lo que volvió a llenar la cabina de LCL. El varón se ubicó en el asiento y su novia sobre su regazo, él envolvió su cintura con sus brazos y la atrajo para un cálido abrazo el cual ella correspondió además de acomodarse como si fueran a dormir un poco.

Permanecieron así unos minutos, dándose apoyo emocional el uno al otro, tratando de olvidar la posibilidad de que realmente estuvieran bajo el ataque de un Mensajero y no hubiera nada que pudieran hacer al respecto más que esperar a que Misato y los demás lo resuelvan. Ante esto, una pervertida idea pasó por la mente de la pelirroja, si esta era la última vez que estaría junto a su amado, porque no aprovecharla para cumplir una fantasía la cual dudaba que volviera a tener una oportunidad tan buena como esta de realizar.


ADVERTENCIA, LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


Asuka comenzó a besar el cuello de su amado a la vez que con lentitud y precisión movía las caderas sobre su regazo para terminar de despertar su hombría, la cual se encontraba semi erecta debido al contacto de sus cuerpos desnudos. Esto tomó por sorpresa al varón, que tras besarla en la frente la apartó con delicadeza para consultar lo evidente en busca de una explicación:

–¿Qué estás haciendo?

–Bueno necesitamos distraernos y como estos bien podrían ser nuestros últimos momentos juntos … –comenzó ella entendiendo el porqué de la pregunta, mientras con las manos se afirmaba en sus hombros para reposicionarse a la vez que continuaba esparciendo besos por el pecho de Shinji– … quisiera aprovechar para cumplir una fantasía que he tenido últimamente.

–Hai. ¿Y cual sería esa fantasía? –preguntó haciéndose el tonto mientras la sujetaba de las caderas y ayudándola a posicionarse, pues ya adivinaba de que se trataba, ya que también la había tenido.

–Hacerlo aquí en un Entry Plug. –le susurró con la mayor sensualidad que pudo expresar, antes de comerle la boca con pasión.

El morocho no se quedó indiferente y correspondió con igual ímpetu, deslizando las manos por su espalda hasta lograr sujetarla del trasero, apegándola más a él. Ella continuó moviendo sus caderas de atrás hacia adelante provocando que su miembro se presionara contra su vientre, lo que indicaba que estaba listo para la acción. Gracias al LCL, no hacia falta prolongar el juego previo apenas iniciado, pues era un excelente lubricante.

La germana simplemente se afirmó en los hombros del ojiazul para elevarse y posicionarse, mientras que este la asistía sujetándola de las caderas a la vez que llevaba su pelvis más adelante en el asiento para que ella tuviera más lugar y estabilidad para moverse. Cuando el glande rosó sus labios exteriores, comenzó su lento descenso milímetro a milímetro, pues si bien contaban con la lubricación apropiada, prefirió ser precavida para evitar lastimarse ante el tamaño de la herramienta de su amante, además, de esa forma disfrutarían mucho más de cada estimulo que la penetración desencadenaba en su avance.

Los quejidos de goce no se hicieron esperar ante el progreso de la dureza de Shinji en el interior de su novia. Impulsados por el deseo, así como también intentar acallarse mutuamente por el temor de ser oídos por Rei, comenzaron a besarse con pasión. En cuanto la cabeza de la hombría del varón besó la entrada del útero, el gemido fue tan intenso, que resonó a pesar del ósculo.

Aún se estaban sobreponiendo del placentero estimulo de estar completamente unidos cuando interrumpieron el intercambio de aliento para mirarse intensamente a los ojos, con los que reflejaban la pasión y lujuria que se despertaban el uno en el otro, uniendo sus frentes como punto de apoyo. Ya recuperados, Asuka comenzó a menear suavemente sus caderas, lo que provocaba que el miembro de su amante oscilara en su interior rosándose contras sus paredes vaginales, el japonés también aportó lo suyo al aprovechar el delicado vaivén para consentir los pechos y pezones de la fémina con comodidad.

La ojiazul se mordió el labio inferior para evitar gemir sonoramente y en respuesta, además de agradecimiento por las atenciones recibidas, fue incrementando la amplitud de sus movimientos lo que derivó en que la hombría en su interior retroceda y avance al compás de sus caderas en igual proporción. En solo unos 3 minutos, el sonido de palmas se hizo presente ante la velocidad de los sentones de Asuka por lo que su novio debió usar su diestra para sostenerla por la cintura para ayudarla en la cabalgata sobre su dureza.

–Esto es mejor de lo que había imaginado. –observó ella entre jadeos.

–Espero que podamos repetirlo alguna vez. –coincidió Shinji mientras jugaba con su pezón izquierdo usando su lengua.

–Tal vez la pervertida de Mari pueda ayudarnos. –bromeó en respuesta entre jadeos.

Liberando el pecho derecho que había estado amasando con su siniestra la tomó de la nuca y la atrajo a un apasionado, pero algo incomodo beso, pues ella no detuvo el subir y bajar sobre su eje. La necesidad de respirar los obligó a volver a separar sus labios y aminorar levemente el ritmo que llevaban. El LCL no solo les estaba sirviendo como un lubricante extra, sino que también disminuía el esfuerzo físico gracias a su densidad, por lo que estaban resistiendo más de lo normal el desgaste de su íntimo encuentro.

A pesar de esto, el placer que estaban experimentando era el mismo de siempre, así que pronto pudieron sentir como sus orgasmos comenzaban a quemarlos por dentro a medida que se iban formando. No queriendo estirar demasiado el momento, pero si sacarle el mayor provecho posible a la oportunidad que se les había presentado, la fémina decidió cambiar de posición, deteniendo poco a poco sus movimientos.

–Dame un segundo. –solicitó compartiendo un corto pero apasionado beso que evito que su compañero pudiera dar una respuesta.

Con bastante rapidez se levantó liberando el miembro que con mucho placer había estado consintiendo para darse la vuelta poniéndose de espaldas al varón. Asuka no iba ceder el control del encuentro, sobre todo con el extra de resistencia que el LCL le había otorgado. Con cuidado de no resbalar del asiento descendió para recibir nuevamente el cálido y duro pene de su amado.

–¡Asuka! –logró gemir cuando comenzó a regresar al interior de su amante.

Una vez que lo tuvo completamente dentro de ella, reanudo suavemente su lujuriosa cabalgata. Shinji aprovechó la oportunidad de deleitarse amasando sus carnosos pechos, el izquierdo con la diestra y derecho con la zurda, para así apegarla más contra él, ganando fácil acceso al cuello de la ojiazul, que gustosamente saboreo con su lenga. Esta acción del morocho provoco que el interior de la germana se comprimiera alrededor de su eje desatando un sonoro gemido de placer por parte de ambos.

Por fortuna para ellos, Rei solo podría haberlos oído si hubiera estado parada al lado del Entry Plug en el que se hallaban. Olvidándose completamente de donde se encontraban y dejándose dominar por el pleno placer que estaban experimentando, incrementaron el ritmo de los sentones, ya que el japonés comenzó a asistir los movimientos de la pelirroja. La velocidad del compás de las penetraciones pronto supero la que traían entes del cambio de posición lo que los dejo al borde del clímax.

–Estoy llegando. –anunciaron al unísono entre alaridos de goce.

Shinji dejó de consentir sus pechos y pezones para abrazarla fuertemente de la cintura, permitiendo así que su glande traspasara la entrada de la matriz de la ojiazul y logrando con ese último estimulo, que ambos alcanzaran su dichosa liberación. La semilla del varón se disparó con fuerza inundando el útero de Asuka provocando que el orgasmo que estaba disfrutando se intensificara y alargara, además de que sus paredes vaginales se contrajeran con mayor fuerza como si estuvieran tratando de exprimir aún más el pene de su amado.

Los dos se desplomaron en el asiento reponiéndose del desgaste ocasionado por la intensa actividad. Apenas tenían el control suficiente para dedicarse alguna que otra caricia mientras aún respiraban con dificultad.


ESA FUE LA SEGUNDO Y ES TODO POR ESTE CAPÍTULO.


Luego de reposar un momento y recuperar el pleno control de su cuerpo, los adolescentes se reacomodaron en el asiento en busca de un poco de descanso y mayor comodidad. La germana nuevamente se sentó a horcajadas sobre el regazo del morocho, usando su hombro izquierdo como almohada.

–Eso estuvo increíble. –afirmó Asuka en voz baja, un poco más alta que un susurro.

–¿Entonces podemos tachar esa fantasía de la lista? –consultó él con una picara sonrisa.

–Oh claro que no, quiero repetirlo. –aseguró en tono jocoso, pero con sinceridad– Como mínimo, debemos pedirle a Mari que nos consiga suficiente LCL para llenar una piscina donde podamos sumergirnos de pie.

–Ya veremos, tal vez podamos pedirlo como pago cuando hayamos salvado el mundo. –devolvió en igual tono.

–Esa es una excelente idea.

Tras compartir un último y tierno beso, completamente relajados y aprovechando la comodidad que el calor compartido les brindaba, se dejaron arrastrar por el sueño en esa misma posición, para evitar pensar en lo que sucedía en el exterior.


Fin del Flashback


–Espero no haber interrumpido nada. –bromeó ante la escena frente ella, pues su parte bromista ganó por sobre su deber como Capitana y no podía dejar pasar esta oportunidad.

Asuka se encontraba de espaldas a la puerta sentada en una posición un tanto comprometedora sobre Shinji, pero solo estaban descansando, ya que su intimo encuentro hacia varios minutos que había concluido. Salvo por su postura y estado de desnudes, su tutora y tía honoraria no podía ver nada comprometedor, pues sus sexos se encontraban ocultos.

–¡MISATO! –exclamaron ambos completamente despabilados tras su corta siesta, en parte con alegría por saber que lo que haya pasado había terminado y en parte con algo de ira por la broma y ser sorprendidos.

–Ya, ya, no se alteren, aquí tengo unas batas para que se cubran.

–¿Qué fue lo que paso? –consultó la segunda elegida con preocupación adelantándose a su pareja.

–Luego les daré los detalles, por lo pronto sepan que todo estaba bien y bajo control. –aseguro la pelimorada– Ahora cúbranse, iré por Rei.

Ya con los pilotos en un estado más decente, el agente y la Capitana los escoltaron hasta el GeoFront dónde los pondrían al tanto de los resientes acontecimientos, dejando la recolección de los Entry Plug al resto del personal que los acompañaba.


oooooooooo


Notas Aclaratorias:

Bay Windows: Ventana de origen victoriano que sobresale, generando un espacio ideal para instalar un baúl que además sirva de asiento para contemplar la vista.

Kurōzetto: armario donde se guardan los futones.

Churrasquera: no se si en todos lados le dicen igual, pero serían las amplias parrillas (o barbacoas como le dicen los gringos XD) de material (cemento y ladrillos).

Kōhai: es el termino habitual para referirse a un subalterno cercano o aprendiz, el que esta bajo las ordenes de alguien para aprender de él en japonés.

Notas Finales:

Por si no se dieron cuenta con los planos, los que pudieron verlos en Wattpad, Facebook y el PDF en Mega, me gusta la simetría, no es por flojera que los cuartos se parezcan tanto, salvo por las dimensiones, pretendía que todos tuvieran las mismas comodidades, la diferencia esta en la decoración, haciendo alusión a los colores representativos de sus ocupantes. Pare esto cada vez que describía una nueva habitación debía corroborar lo que había escrito en las otras, además de verificar la versión original de "La Residencia Ikari-Sohryu" para las referencias y que las descripciones de lo que se mantiene igual concuerden, aunque también debí hacer una pequeña modificación.

Respecto a los Cuerpos de Simulación (CdS), para mi propósito y como vengo haciendo con muchas cosas decidí modificarlos, aquí son cuerpos completos que no tienen huesos, mientras que en el canon solo vemos un torso con brazos y cuando hacen explotar el brazo del que estaba sincronizado con Rei se ven algunos huesos.

Sí, Kaji sabe los nombres de los Mensajeros según su orden de aparición, no fue un error, fue intencional para demostrar que ha logrado averiguar muchas cosas, recordemos que tanto SEELE como Gendo y Fuyutsuki también tienen este conocimiento, no estoy muy seguro de cuanto sabe Ritsuko en el canon, pero pareciera que es considerablemente menos, a lo sumo sabe cuántos serán y lo necesario para colaborar en el plan de Gendo.

Puede que el no usar las sierras como en el canon tome más tiempo, pero creo que usar una sierra es arriesgado, pueden dañar el cerebro que vemos, además, eran 3 para hackear al ángel y para la sencilla tarea de remover algunos tornillos tenían a sus respectivos asistentes, así que dudo que pierdan mucho más tiempo. Teniendo en cuenta que a lo sumo han tardado unos 35 minutos en comenzar la el desmontaje de piezas dentro de los pilares para llegar al cerebro y hacer el hackeo.

Puede que el último lemon no se de en un momento apropiado, pero creo que esta justificado ya que no creo que encuentren una mejor oportunidad que esta para hacerlo en un Entry Plug y considero que esta bien justificado el creer que puede ser su último encuentro íntimo además de sus últimos momentos vivos. Si sé que tanto ustedes como yo sabemos que queda un largo camino por recorrer y el Mensajero sería derrotado, hasta lo confirmo antes de escribir la escena por eso el Flashback, pero en ese momento ellos no lo saben y se supone que nunca sepan si vencerán a pesar de la confianza que tengan en sus capacidades y lo benévolo que soy con ellos. Para el resto al igual que hasta ahora procurare que se den en momentos apropiados o al igual que su primera exploración y esta ocasión, estén al menos a mi criterio, debidamente justificados.


Agradecimientos:

A Esbeliben por proporcionar y acondicionar la foto de Asuka y Shinji además de realizar una traducción de las notas en ella, realizo un retoque en los ojos, principalmente en los de Shinji que tenían el color equivocado, lamentablemente desconocemos el nombre del autor para darle su correspondiente crédito por tan bella imagen de estos dos. Nuevamente ¡FELIZ CUMPLEAÑOS! No te escrachare poniendo la fecha y mucho menos la edad XD.

Como siempre a mis otros Betas Aniber, Manolo y Kamir. Al buen Hector que siempre esta al pendiente del progreso de la historia ansioso por leer más, dándome animo para que continúe y a todos los lectores por su paciencia, en especial a los más veteranos realmente lamento que esto casi me haya demandado todo un año para completarlo, espero que la situación cambié y la inspiración nuevamente me impulse a darles una regularidad más razonable con las publicaciones.

Atentamente Arroba5. (posiblemente me empiece a llamar D-rroba5 desde ahora, téngalo presente para no creer que si firmo así es que sea un plagio XD)