Descargo de Responsabilidad:

Evangelion, sus personajes y entorno son propiedad de Hideaki Anno y Gainax. Toda marca, serie, película o juego que se mencione en este fic es propiedad de sus dueños o creadores. Yo solo soy responsable de la forma en la que desarrollan los hechos en esta historia. Al igual que muchos de los que publican aquí no cuento con su consentimiento.


Nota Inicial:

Esta historia no pretende ser canónica ni sus personajes tendrán exactamente la misma personalidad que en la serie original, habrá similitudes con el manga, anime y las Rebuild, pero más que nada, muchas diferencias. Contendrá: Romance, Drama, Acción y Humor (trataré de esforzarme en esto último, pues no todos nos reímos de lo mismo), lo aclaro, ya que no se pueden poner más de dos categorías en Fanfiction (o no sé hacerlo).

Presten atención que la clasificación pasó a "M", habrá advertencias cuando corresponda.

–Diálogo Normal–

Diálogo personaje no presente físicamente o Pensamiento– Ejemplo: alguien a través de un teléfono, radio o pantalla. Y todo lo que Yui y Kyoko digan, esos siempre son pensamientos que solo pueden oír sus hijos dentro del Entry Plug.

–«Pensamiento de un personaje en medio de un diálogo o de la narración»– No es igual a un diálogo de pensamientos, un ejemplo son los pensamientos de Asuka hacia su madre a la vez que habla con Shinji por la radio.


Importante: Esta es una V1 sin corrección de los betas, sepan perdonar los errores.


Capítulo VIII: Encuentros Nocturnos

A pesar de los esfuerzos de Shinji y sus delicadas caricias que la arrullaban, Asuka terminó por despertarse cuando la claridad inundó el cuarto. Apenas se movió un poco, lo cual detuvo las acciones del varón al creer que la había despertado.

‒Guten Morgen meine liebe. ‒saludó aún aletargada.

‒Guten Morgen. Lo siento, no era mi intención despertarte.

‒Descuida, pero no te detengas, se siente muy bien, es una sensación agradable. ‒rogó ella‒ Además, no fuiste tú, sino la claridad.

De manera obediente y con confianza, el morocho retomó sus caricias, mientras que su novia se aferraba un poco más a él, disfrutando del calor que le brindaba, a la vez que le besaba y acariciaba su pecho en retribución. La suaves y delicadas manifestaciones de afecto y cariño mutuas continuaron hasta que la fémina dejó su estado de somnolencia y se despertó completamente.

Ya plenamente despabilada, Asuka fue ascendiendo con sus besos, dejando su pecho y pasando por su cuello hasta finalmente llegar a la boca del varón. Allí unió sus labios con los de él en un dulce y tierno ósculo, correspondido con igual ímpetu. El beso no llegó a subir de intensidad, pues no era esa la intención, sin embargo, logró que los dos se emocionaran un poco.

Antes de que se dejaran llevar, el beso llegó a su fin y compartieron una intensa mirada cargada de afecto y pasión. Para ninguno de los dos pasó desapercibido el hecho de que ambos se estaban comenzando a excitar. Asuka estaba bastante interesada en seguir aprovechando la oportunidad que el lugar les brindaba, pero primero debía asegurarse de que no pudieran ser interrumpidos:

–¿Qué hora crees que sea?

–No creo que sean más de las 6, no hace mucho que amaneció.

La germana le dio un nuevo beso antes de reposicionarse mejor sobre él e indicar:

–Entonces nadie vendrá a molestarnos por un buen rato.

–Dudo que Misato se despierte antes de las 8, y aunque Rei podría estas despierta, tampoco vendría a molestarnos. –señaló Shinji dándose una idea de las intenciones de su amada.

–En ese caso empecemos la mañana con un poco de acción. –anunció ella incorporándose para que la sábana que los cubría se deslizara por su espalda y expusiera su ardiente figura.


ADVERTENCIA, LEMON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


Sin esperar aprobación o consentimiento alguno, Asuka volvió a recostarse para unir sus labios con los de él en un apasionado ósculo. Lo cual terminó por encenderlos, provocando que la hombría de Shinji, la cual había permanecido en el interior de su amada durante toda la noche en estado semi erecto, recobrara todo su esplendor. Esto último, también estimuló a la pelirroja, pues ahora la dureza del morocho presionaba cada rincón de su femineidad.

Ninguno de los dos fue capaz de evitar soltar un gemido de satisfacción dentro del beso ante la estimulación recibida. Sus lenguas danzaban entre sí con suavidad al principio, pero no tardaron mucho en comenzar a batallar por el dominio del espacio disponible. No faltaron las caricias que además de demostrar su mutuo afecto, usaban para deleitarse con el torneado cuerpo del contrario.

De manera natural e instintiva, sus pelvis comenzaron a moverse en un suave vaivén al compás del resto de sus movimientos. La necesidad de aire los forzó a separar sus labios interrumpiendo el ósculo, pero no así el resto de sus acciones. Al abrir sus ojos, se miraron con intensidad y deseo.

La germana se afirmó en los pectorales de su novio para enderezarse solo un poco, manteniendo el contacto sobre su pecho, mientras que las manos del japonés descendieron por su espalda para detenerse en sus caderas. Finalmente, ella quedó arrodillada sobre él rodeándole la pelvis.

Aprovechando el impulso del meneo de sus caderas, cuando estas fueron hacia adelante, Asuka también se elevó ligeramente para luego descender manteniendo el ritmo que ya traían. La interacción se fue repitiendo y ampliando paulatinamente a medida que se iban acostumbrando a esta, de manera que fuera lo más placentero posible.

Shinji desplazó sus manos al trasero de su novia para asistirla en sus movimientos a la vez que se lo amasaba con entusiasmo arrancándole suspiros de deleite. La habitación comenzó a llenarse por el sonido que sus cuerpos producían cada vez que chocaban entre sí, acompañados por sus jadeos y gemidos de gozo.

Al notar que la pelirroja se había logrado acostumbrar al ritmo y podía mantenerlo por ella misma, el morocho movió sus manos hacia sus pechos para comenzar a consentirlos. Ella volvió a gemir con deleite ante su masaje, además de sonreírle con sensualidad y lujuria. Las estocadas se volvieron cada vez más profundas y placenteras para ambos a medida que el cuello uterino de la fémina le concedía un ligero acceso al glande del varón.

–Oh Shinji, eres tan grande, que me llenas por completo.

–Y tú eres muy apretada, creo que estamos hechos a la medida.

–Eso sumado al amor que nos tenemos es por lo que se siente tan bien.

La incomodidad que Asuka sentía se había vuelto tan leve, que ya casi ni la notaba, al mismo tiempo que se dejaba abrumar por el placer que experimentaba a través del coito que estaban realizando. Por su parte para él, todo era gozo, pues solo experimento incomodidad la primera vez y al contemplar la satisfacción en el rostro de su amada no había lugar para sentirse culpable por incomodarla.

Continuaron así por unos minutos, hasta que el sudor se hizo presente en sus rostros, momento en que Shinji consideró que era tiempo de intercambiar roles y ser el más activo. Dejando de amasar y estimular los senos de la germana, el japonés la atrajo hacia un apasionado e intenso beso tomándola por arriba de la cintura, que Asuka no dudo en corresponder con igual entusiasmo.

El ojiazul la sostenía con la siniestra por la espalda, mientras la otra se ubicaba en su nuca a la vez que ella lo sujetaba con las palmas abiertas de los lados del rostro. Sin interrumpir el ósculo, Shinji movió su mano derecha para apoyarse en el futón y rodar hacia el mismo lado, con lentitud y suavidad para delicadamente depositarla de espaldas y quedar él encima.

La pelirroja se sorprendió un poco por la maniobra, deteniendo los movimientos de su pelvis, pero no opuso ninguna resistencia, pues adivinaba sus intenciones. Una vez que se reposicionaron quedando la ojiazul con las piernas flexionadas a los lados del varón sobre ella, recién ahí interrumpieron el beso. Nuevamente sus miradas de tonalidad azulada semejante se encontraron reflejando amor y deseo, antes de que el japones anunciara:

–Ahora es mi turno.

De manera suave y con lentitud, Shinji comenzó a retroceder ligeramente para luego hundirse completamente en ella. Con cada nueva estocada, estas se hacían más prolongadas a la vez que se incrementaba la velocidad, hasta que finalmente retomó el ritmo anterior. De igual manera que su novio lo hizo en la posición anterior, Asuka no desperdició la oportunidad de acariciar su trabajado cuerpo, delineando sus firmes músculos.

El morocho se recostó gentilmente sobre ella para unir sus bocas en un nuevo ósculo, la germana no dudo en corresponder enviando su lengua para delinear el espacio entre los labios del contrario, solicitando permiso para traspasarlos y así profundizar el beso. El pecho del varón se restregaba sobre los montículos de ella debido a las embestidas, provocando que su cavidad se contrajera alrededor de su dureza incrementando el placer de ambos.

Se detuvieron para respirar, aún con los ojos cerrados para concentrarse en disfrutar del resto de las sensaciones que su conexión les producía. Tras inhalar una gran bocanada de aire perfumado con la mezcla de sus aromas, Shinji comenzó a besarle el cuello, mientras ella se entretenía recorriendo los músculos de su espalda con las yemas de sus dedos. Él trazó un camino de húmedas caricias con su lengua hasta llegar al lóbulo de la oreja izquierda de su amada, al cual trató como si fuera uno de sus pezones, succionándolo y pellizcándolo ligeramente con sus dientes, arrancándole nuevos gemidos de gozo.

El calor dentro de sus cuerpos se fue incrementando al compás de sus movimientos, de igual manera que la chispa en su interior comenzó a cobrar fuerza para convertirse en una muy pequeña llama, que poco a poco los iba consumiendo por dentro en señal de que se estaban encaminando hacia su liberación. Tratando de disfrutar y prolongar al máximo su unión, Asuka lo sujetó de los hombros para atraerlo a un apasionado ósculo, ocasionando que nuevamente sus pechos se rozaran entre sí gracias al movimiento de las caderas de Shinji y la cercanía de sus torsos.

La pelirroja lo envolvió con sus piernas intentando colaborar en la profundidad de las estocadas. Mientras lo besaba, enredaba su mano izquierda en sus negros cabellos, dejando que la derecha se entretuviera recorriendo y acariciando su espalda. Sus lenguas batallaban entre sí con frenesí al compás de las embestidas y los gemidos se acallaban entre sus labios.

Usando sus pies para impulsarse, el ojiazul que se encontraba apoyado en sus codos, deslizó sus manos debajo de la espalda de su amada hasta poder sujetarla desde los hombros, evitando así que se desplazara con sus empujes. Al finalizar su ósculo, sus ojos se volvieron a encontrar y quedaron hipnotizados por las emociones que en ellos se reflejaban. Así continuaron, mezclando su aliento entre sus rostros que se liberaba con cada gemido o jadeo de esfuerzo, excitación y placer.

–¡Asuka!

–¡Shinji!

Se empezaron a llamar uno al otro como si estuvieran rogando por más, cuando el fuego en su interior se extendió por todo su ser, señalando que pronto alcanzarían el clímax. Las estocadas se volvieron más intensas y profundas a la vez que se aferraban a su pareja con desesperación.

–Estoy cerca. –anunció Asuka, entrecerrando los ojos.

–Yo también.

–¡Juntos!

La ojiazul se aferró a la espalda de Shinji para retenerlo lo más cerca posible, mientras que él dejó de sujetarla para afirmarse mejor, pero manteniendo sus manos debajo de ella para evitar que sus cuerpos se separaran. Los orbes azules y los azules grisáceos se enfocaron y concentraron entre sí sin pestañear, transmitiendo toda la pasión que despertaban en el otro durante su unión.

El contacto visual se interrumpió cuando el fuego que los quemaba por dentro se volvió insoportable, convirtiéndose en un abrasador incendio que los consumió completamente al alcanzar su orgasmo. Ambos dejaron escapar un gemido entremezclado con el nombre del otro, sus pupilas se dilataron completamente entrando en un trance de puro placer, en el preciso instante que el glande del varón atravesó el cuello uterino de la fémina, liberando varias descargas de su semilla colmando la matriz.

La vagina de Asuka se contrajo repetidamente alrededor de su pene, como si lo estuviera exprimiendo en busca de obtener hasta la última gota de la cálida sustancia que la quemaba por dentro. Las convulsiones de sus cuerpos se detuvieron con un último estallido de placer producto del intenso orgasmo que experimentaban.

Cuando sus cuerpos finalmente se relajaron, volvieron a unir sus bocas en un tierno y dulce beso. Shinji se dejó caer exhausto sobre su amada que lo recibió con los brazos abiertos mientras recuperaban el aliento. El sudor era más que evidente sobre la piel de los adolescentes, sus corazones latían con fuerza y velocidad para restaurar la energía empleada en su apasionado encuentro. Luego de reunir un poco de fuerzas, el varón rodó hacia un costado para dejar de oprimirse sobre la fémina, pero al igual que en las ocasiones anteriores, Asuka acompañó el movimiento para mantenerse unidos. En esa posición, ya completamente agotados y muy relajados, nuevamente se dejaron arrastrar por el sueño.


HORMONAS CONTROLADAS Y SATISFECHAS… POR AHORA


Luego de una hora más de sueño, disfrutando de la compañía y reponiendo sus energías, los dos adolescentes se despertaron. Tras su infaltable saludo luego de dormir juntos, Asuka deslizó sus manos debajo de la makura para obtener algunos pañuelos y comenzar a limpiar un poco la evidencia de su actividad intima. Cuando los dos estuvieron medianamente decentes, se pusieron sus Yukatas y tomaron unas nuevas junto a un par de toallones para ir hacia las termas donde se encontraban los baños para higienizarse de manera más apropiada.


Una vez limpios y ya cambiados, antes de regresar a su habitación, la pareja pasó por la cocina para ordenar el desayuno. Ya en su cuarto procedieron a ordenar el lugar antes de ingresar en el salón común, donde se encontraron a Rei en compañía de Pen-Pen aguardando a que el resto se levantara.

–Buenos días. –saludaron los pilotos.

–Buenos días. –respondió Rei– Misato se estaba por ir a dar una ducha antes de venir a desayunar.

–Genial, nosotros ya ordenamos el servicio, con suerte para cuando ella venga ya estará servido. –indicó Shinji.

La pareja de adolescentes se sentó a la mesa justo en frente de la peliazul y el plumífero a la espera de su tutora o la llegada del servicio de la posada.

–¿Qué tal durmieron? –consultó la germana.

–Creo que lo hicimos de manera aceptable. –Asuka no pudo evitar mirarla con algo de reproche, lo que le indicó a Rei que su respuesta era demasiado formal– Fue un poco raro el dormir en el piso, pero pude descansar apropiadamente.

Ese comentario final se ganó una sonrisa por parte de Shinji y su novia, pues demostraba un poco más de amor propio por parte de su compañera.

–Eso es bueno, puede ser algo difícil para quien no está acostumbrado a los futones. –señaló el varón.

–Sin dudas Misato no tuvo problemas, ella siempre duerme en uno.

–Realmente habríamos dormido mejor si no fuera por ciertos ruidos extraños cuando nos disponíamos a descansar.

Fue el saludo de Misato al ingresar desde la habitación que compartía con la ojirroja y Pen-Pen. Esto provocó un furioso sonrojo en la pareja de pilotos que se sorprendieron por haber sido oídos a pesar de la amortiguación acústica que proporcionaban los fusuma del lugar, sin olvidar que prácticamente estaban a dos habitaciones de distancia. La pelimorada les dedicó una pícara sonrisa antes de sentarse justo entre su mascota y Rei.

–Bien, creo que sería bueno que tengamos una charla sobre sus actividades nocturnas y aprovechemos para que le expliquen a Rei el origen de esos ruidos.

Indicó la ojimarrón con una sonrisa triunfal, al recordar la charla que tuvo que darle a la de tez de porcelana por un comentario de doble sentido, pero también reflejando su autoridad, pues descartaba que esto no se detendría cuando volvieran al apartamento. Antes de que Asuka o Shinji pudieran protestar, el personal del onsens ingresó para servir el desayuno, por lo que debieron esperar hasta que este se retirara para retomar el tema.

–Oye tú eres el adulto aquí, creo que te corresponde hablar de eso con Rei.

–Por lo que puedo ver Asuka, ahora ustedes también son adultos, –retrucó la mayor con aires de superioridad– Y como serán los principales responsables de alterar la paz de nuestro hogar, lo justo es que ustedes le expliquen el por qué a Rei.

De esta manera, comenzó una pequeña discusión entre Misato y su tutelada, con Shinji tratando de mediar entre ellas, mientras que la peliazul solo observaba tratando de deducir el tema del que estaban hablando. Finalmente lograron acordar que entre los tres le explicarían a Rei las nuevas actividades que la pareja de pilotos llevaría a cabo en la intimidad de su cuarto. Misato empezó por recordarle lo que ya le había explicado anteriormente como consecuencia de su comentario con doble sentido para molestar al morocho y la ojiazul.

–Comprendo, vamos a hablar sobre el proceso de reproducción sexual.

La conjetura de Rei tomó por sorpresa a sus roomies quienes se quedaron boquiabiertos mirándola con incredulidad. No fue lo mismo con Pen-Pen, no porque no entendiera de lo que hablaban, sino que la ojiroja conocía de esta práctica gracias a los documentales que veía junto a él.

–Eso no es necesario, luego de ver algunos documentales he recurrido a bibliografía para ampliar mis conocimientos en la actividad por la cual las especies incrementan su población. Aunque me gustaría que respondieran algunas preguntas, porque si bien el fin parece ser el mismo, tanto en la naturaleza como con la humanidad, esta última parece encontrar otra razón la cual aún no termino de comprender.

Sin lograr salir completamente de su asombro ante la revelación, Misato, Asuka y Shinji no pudieron hacer nada más que asentir y tratar de resolver las dudas de su compañera, después de todo, parecía que habían logrado librarse de tener una charla bastante incómoda. Lamentablemente para ellos, al escuchar las dudas de Rei, descubrieron que la charla sería aún más incómoda que si hubieran tenido que explicarle solo lo básico. Las dudas de la peliazul eran comprensibles, después de todo, la vida sexual del hombre resultaba mucho más variada de lo que se podría encontrar en la naturaleza, sobre todo porque tras el Segundo Impacto, los documentales omitían incorporar el contenido relacionado con la homosexualidad.

A pesar de ser una práctica que se encuentra en distintas especies, como las hienas, donde algunas hembras poseen un clítoris de tamaño semejante al pene de los machos, que usan para interactuar con otras hembras, o algunos felinos, con prácticas mucho más sádicas, como es el caso de los gatos domésticos, donde algunos machos violan y matan a las crías masculinas que no comparten su sangre para eliminar la competencia futura. Esto se debió no solo a costumbres religiosas, sino que tenía el fin práctico de reestablecer la población, algo que la homosexualidad dificulta, si las nuevas generaciones desconocían estas prácticas, pasaría mucho más tiempo antes de que se retomaran.

Finalmente, el trío logró disipar las dudas de Rei al incorporar el factor amor, algo que no se podía probar en el reino animal, lo cual condicionaba las prácticas de la humanidad. Este factor no sólo justificaba la posibilidad de interacción sexual entre personas del mismo sexo, sino también el hecho de que se utilizara como una actividad recreativa entre las parejas como una forma de expresar lo que sentían por el otro. También permitió terminar de cerrar la diferencia entre amor y afecto, aunque al igual que pasó en su momento con Asuka y Shinji, Rei podría saber con certeza lo que es el amor cuando lo encontrara.

Una vez finalizada la explicación y disipadas las dudas de Rei, además de terminar el desayuno, el grupo se dirigió a sus respectivas habitaciones para cambiarse y ordenar un poco sus pertenencias, además de hacer la digestión antes de volver a aprovechar las aguas termales. En esta ocasión, la pareja ingresó junta desde el principio al sector masculino, pero no pudieron aprovechar mejor el lugar debido a la facilidad con que Misato y Rei podrían oírlos. Allí permanecieron hasta la hora del almuerzo que nuevamente se llevó a cabo en su salón compartido.

Luego de una larga y reparadora siesta, por solicitud de Misato y con la condición por parte de Asuka para que todos usarán traje de baño, ingresaron en el sector femenino de las termas hasta la hora de la cena. La cena fue bastante extensa, gracias a que hoy contaban con mucha más energía, ya que se encontraban completamente relajados y descansados. Tras una sobremesa bastante prolongada y acordar dar un paseo por los alrededores después de desayunar, cada quien se fue a su respectiva habitación.

Como no podía ser de otra manera, Asuka y Shinji aprovecharon la privacidad que el lugar les ofrecía, aunque el varón prefería esperar un poco para que sus roomies pudieran conciliar el sueño y no los escucharan. Pero la fémina lo convenció de lo contrario, para así dormirse un poco más temprano, además estaba convencida de que Misato solo los estaba molestando cuando dijo que los había oído.

A la mañana siguiente después de desayunar y dejar sus cosas listas, pues por la tarde noche regresarían a Tokio-3. Una vez concluidos los preparativos, pasaron por la cocina a retirar unos bentōs, ya que darían un paseo por los alrededores para disfrutar un poco de la naturaleza que el lugar ofrecía, realizando un pequeño picnic. Si bien podían disfrutar de un entorno semejante en el GeoFront, este era mucho más real, pues no había sido producido por la intervención del hombre.


Luego de una caminata de poco más de una hora, llegaron a un pequeño claro dónde se dispusieron a disfrutar de su almuerzo bajo la sombra de un cerezo. El recorrido había sido bastante relajante, gracias a la brisa natural cargada de aromas provenientes de la variada vegetación autóctona, pero la vuelta requeriría de un poco de esfuerzo debido a que ahora tendrían que ir cuesta arriba. Si bien la comida era sabrosa, todos estuvieron de acuerdo en que hubiera sido aún mejor de haber sido preparada por los adolescentes.

El grupo llegó algo exhausto y sudado al complejo, esta vez tardaron una hora y media, pues no quisieron esforzarse, ya que aún era temprano. Afortunadamente, pudieron aprovechar lo que restaba de su estadía en las termas. Otra vez la pareja ocupó el sector masculino desde el inicio, pero nuevamente no pudieron aprovecharlo plenamente debido a que Misato no dejaba de buscar conversación a través de la cerca, como si estuviera tratando de evitar que intimaran demasiado.

Para cuando el sol comenzó a caer, el grupo ya se estaba dirigiendo a sus habitaciones a cambiarse y recoger sus pertenencias. Con todo listo, se dirigieron nuevamente al Centro de Sismología, dónde un VOLT aguardaba por ellos para transportarlos a Tokio-3.


Ya en la ciudad, Misato se encargó de llevarlos a todos al departamento, dado que no era necesario que se reportara, pues Ritsuko se había encargado de entregar el papeleo correspondiente a su último encuentro con un Mensajero en esta ocasión. Después de cambiarse a algo más cómodo y debido a la hora, los adolescentes simplemente optaron por calentar las sobras que habían quedado del miércoles por la noche, además de preparar un poco de Tempura de verduras para complementar y acompañar.

Tras la cena, donde Misato destacó que había extrañado la comida de sus cargos, todos se fueron a dormir, incluso la pareja de adolescentes, que optó por no intimar esa noche ya que tendrían el resto del fin de semana para ello y aprovechar a tener una buena noche completa de sueño luego de tanta actividad.

Alrededor de las 9 de la mañana, Asuka se despertó ante el llamado de la naturaleza, notando la claridad de la habitación no dudo en despertar a su amado con un corto y dulce beso. Entre abriendo los ojos con somnolencia, con una pícara y tierna sonrisa, Shinji que la tenía rodeada por la cintura, la atrajo para un beso más intenso que ella correspondió. Pero antes de que la intensidad aumentara y las cosas subieran de tono, la fémina se apartó.

–Espera Shinji, tengo que ir al baño. –solicitó la pelirroja, sintiendo la masculinidad de su novio que se encontraba activa desde antes de que ellos despertaran.

–Guten Morgen. –saludó él liberándola luego de un pequeño pico.

–Guten Morgen.

–Es solo mi entusiasmo matutino. –aclaró el morocho– Y aunque quisiéramos aprovechar el momento, de seguro Rei también debe estar despierta, o incluso en la sala de estar aguardando a que nos levantemos.

–Buen punto, sin embargo, ya hemos hablado con ella al respecto y no planeo que nos reprimamos porque ella o Misato estén en el apartamento, solo intentaremos no hacer mucho ruido. –aseguró Asuka llegando a la puerta de la habitación donde se detuvo y se giró con una sensual sonrisa guiñándole un ojo, antes de salir.

Ante esto Shinji se sonrojó sin saber muy bien cómo reaccionar, por un lado, se sentía afortunado de que su novia no quisiera renunciar a su intimidad, pero por el otro, se sentía algo cohibido sabiendo que no estaban solos en el apartamento. Sacudió su cabeza para desligarse de esos pensamientos, ya lidiaría con ellos cuando llegara el momento, por ahora se levantaría para seguir a su novia, asearse y ver que desayunarían.

Al llegar a la sala de estar no se encontró con Rei, por lo cual, si ya se había despertado, de seguro seguía en su cuarto. Luego de ingresar a la cocina, se unió a Asuka en el baño, en donde procedió a lavarse los dientes mientras esperaba que esta desocupara el inodoro. La germana ni se inmuto al salir del toilette y ver a su pareja frente al lavado, no solo porque ya lo había oído entrar, sino también por estar acostumbrada a compartir el baño con él. Se dieron un corto beso cuando se cruzaron en busca de intercambiar lugares para así completar su rutina de higiene.

En la puerta del baño se toparon con Rei y se sobresaltaron ligeramente, pues no esperaban encontrársela justo allí, precisamente en ese instante. Tras saludarla, la pareja acordó que preparar para desayunar. Shinji se encargó de obtener los utensilios necesarios, dejando a Asuka los ingredientes. Cuando la ojiazul se predisponía a abrir la heladera, se encontró con una nota.

"Me fui al cuartel, tengo que ayudar a Ritsuko y los Tenientes como agradecimiento por entregar el informe de la misión y suplirme los últimos dos días. Volveré para la cena."

"PD: Asuka y Shinji, intenten comportarse en mi ausencia para no pervertir aún más a Rei de lo que ya está."

"Misato."

–¡Esa hipócrita! –exclamó Asuka molesta– ¿Cómo se atreve?

–¿Qué sucede?

–Léelo tú mismo.

Shinji se acercó a su novia para tomar la nota que esta le ofrecía, mientras ella continuaba con la búsqueda de ingredientes para preparar el desayuno. A diferencia de la pelirroja, el varón no se molesto por la solicitud de su tutora, pues ya se esperaba que la intensidad de sus bromas sobre su sexualidad aumentara, simplemente arrugo la nota para desecharla y evitar que Rei la leyera antes de retomar la búsqueda de los utensilios que emplearían para cocinar.

–No dejes que esto te moleste, ya sabes cómo es.

Asuka dejó los ingredientes sobre la mesada de la cocina para luego abrazar por la espalda al morocho.

–Ya no me afectan sus burlas, solo me da rabia que no estuviera aquí para poder regresarle el golpe. –indicó la ojiazul acurrucándose sobre el hombro de él para depositarle un beso en la mejilla.

–¿Sucede algo? –consultó Rei al salir del baño, pues había oído la protesta de Asuka hacia su tutora.

–No es nada, solo que Misato se fue al Geo-Front y no volverá hasta la cena. –respondió Shinji– Haremos unas tortillas para desayunar.

–¿Qué es eso?

–Es parecido a un omelette, pero se mezclan los huevos con algo más para darle un mayor volumen, por ejemplo, la más conocida es con papas fritas. –explicó la germana– Usualmente se prepara para almorzar o cenar como guarnición, si no se la come sola.

–Suena interesante, los ayudare.

Una vez que le explicaron mejor el procedimiento a Rei, Asuka se encargó de cortar las papas en finas rodajas para freírlas, Shinji comenzó a calentar el aceite y alistar las sartenes, dejando a la ojiroja a cargo de picar las cebollas y el morrón. En cuanto el aceite estuvo listo, el varón procedió a empezar la fritura de las papas que su novia ya había rebanado para ahorrar tiempo. Al percatarse de que la de tez de porcelana ya tenía listas sus verduras, la segunda elegida le indicó que comenzara a dorarlas y a mitad de cocción las separara en dos partes incorporando en una la espinaca con la que realizarían la otra tortilla.

Justo en el momento que Rei finalizó la cocción de sus verduras, la pelirroja hizo lo propio con las papas, dejando la fritura de las mismas a cargo de su novio, quien ya tenía la primera tanda lista. Asuka se retiró a la mesa con su roomie, donde procederían a batir los huevos necesarios para hacer la mezcla de las tortillas. Mientras la peliazul incorporaba un poco de los huevos en la preparación de espinaca, la germana puso a calentar a fuego bajo una sartén untada con manteca.

Tras unos minutos, al concluir con la fritura de las papas, Shinji las mezcló con el resto de los huevos batidos, despejando el espacio de las hornallas para la cocción de las tortillas. La ojiazul vertió la mezcla de la tortilla de espinaca en la sartén y le dio las indicaciones pertinentes a Rei para que se hiciera cargo. Al menos así fue hasta que llegó el momento de dar vuelta la tortilla y Asuka prefirió enseñarle la técnica con el ejemplo, para que luego la pudiera poner en práctica con la de papas.

Finalmente, con la primer tortilla lista, el varón le entregó la mezcla restante a la primer elegida y junto a su novia simplemente supervisaron la cocción mientras ponían la mesa. Gracias a todo lo que ya había logrado aprender, Rei contaba con la experiencia y la confianza necesaria para dar vuelta la tortilla por ella misma. Si bien era un paso sencillo, también resultaba ser el más importante, si uno llegaba a dudar podía terminar echando a perder el plato o incluso quemarse accidentalmente.

Afortunadamente ese no fue el caso, volver a introducir la tortilla en la sartén fue un poco complicado, pero Rei logró hacerlo sin ayuda. Al cabo de unos pocos minutos, los tres pilotos se encontraban sentados en la mesa disfrutando una porción de cada tortilla. Concluido el desayuno y el consecuente intercambio de elogios entre los pilotos, ya que todos colaboraron en su preparación, además de ordenar la cocina, pasaron el resto de la mañana mirando televisión en la sala de estar.


Al llegar la hora del almuerzo optaron por terminar las sobras acumuladas, dejando lo que quedaba de tortillas para la cena. Nuevamente se entretuvieron viendo un poco de televisión aprovechando para hacer la digestión, para luego retirarse a sus respectivas habitación a dormir una siesta, no por estar cansados, sino para estar lo suficientemente despabilados para estudiar un poco y enseñarle algunas cosas nuevas a Rei.

Por la noche, valiéndose de que ya contaban con una guarnición, la pareja procedió a hacer un pedazo de bondiola con salsa barbacoa al horno. Por su parte Rei se preparó una lasaña vegetariana, empleando finas rebanadas de berenjenas en lugar de masa con salsa de tomate y salsa blanca.


El departamento ya se había inundado del aroma de la carne mezclado con la lasaña para cuando Misato llegó del GeoFront y contaba con tiempo suficiente para darse un baño antes de que la cena estuviera lista. Mientras su tutora se higienizaba y cambiaba, sus cargos aprontaron la mesa luego de cortar en pequeñas porciones las tortillas para calentarlas todas juntas en una bandeja en el horno.

La cena fue bastante tranquila y en ella no faltaron los elogios de la mayor para sus protegidos por sus dotes culinarios. Al menos así fue, hasta que Misato se percató de que la pareja de pilotos no le había hecho ningún reproche por la nota que les dejó en la mañana, no pudiendo con su genio procedió a recordárselos.

–Me alegra haber podido regresar para la cena, esto está delicioso. –comentó ella disimuladamente, pero prestando atención a la reacción de la pareja de pilotos, quienes apenas reflejaron el haberla oído.

–De no ser así te habríamos esperado. –señaló Rei– Pues nos dijiste que vendrías a cenar.

–Es cierto, les dejé una nota. Gracias Rei. –devolvió la pelimorada con una pícara sonrisa– Eso me recuerda, ¿se comportaron durante mi ausencia?

–Hicimos lo mismo de todos los días, preparamos el desayuno, miramos televisión, almorzamos, descansamos y luego estudiamos antes de empezar con la cena. –enumeró Shinji.

–¿Por quién nos tomas? –cuestionó la pelirroja entendiendo la indirecta que su novio claramente había decidido ignorar.

–Pervertidos adolescentes que no pueden controlar su apetito sexual y pueden terminar por pervertir a la inocente Rei.

–Y lo dice la que tiene una colección de "juguetes" escondidos al fondo del cajón de su ropa interior. –respondió Asuka haciendo las comillas con sus dedos al decir juguetes.

Shinji se sorprendió ante esta revelación y Misato se sonrojo furiosamente, de no ser por la rápida reacción de Rei que estaba a su lado y le aplicó la maniobra de Heimlich, se habría ahogado con un bocado de tortilla de espinaca. Los ojos de la mayor se encontraban enrojecidos, principalmente por el incidente, pero también por la rabia. Luego de toser y recomponerse tras beber un vaso con agua, para aliviar su garganta cortesía de la peliazul, observó con desprecio a su tutelada alemana.

–¿Cómo te atreves a hurgar entre mi ropa?

–Deberías de recordar que Shinji no interactúa con nuestra ropa interior y yo soy la encargada de distribuirla. Si no fueras tan desordenada, en lugar de tener que acomodar todo para que entre en tu placard, no lo habría encontrado. Y menos mal que fui yo y no Rei, de lo contrario tendrías mucho que explicarle.

La ojimarrón no tuvo manera de responder y se resignó a retomar su comida con sus mejillas ruborizadas debido a lo que Asuka había descubierto sobre su intimidad, además de sentirse avergonzada por la reprimenda a su descuidado y despreocupado estilo de vida. La cena prosiguió sin mayores sobresaltos, pero pasó un buen tiempo antes de que volviera el habitual bullicio y se retomaran las conversaciones, señalando que el episodio quedó en el olvido.

Una vez concluida la cena, limpiados los trastos y guardadas las sobras, la familia improvisada se relajó en la sala de estar mirando televisión. Como no encontraron nada interesante que ver en emisión, a Asuka se le ocurrió buscar en el sistema de pago. Entre las muchas opciones, se encontraron con una serie de anime con gran aprobación, incluso Shinji recordó que Kensuke le había hablado de ella, así qué, ya que ninguno tenía que levantarse temprano le dieron una oportunidad.

Al ser una serie sobre piratas esperaban encontrarse con algo parecido a "Piratas del Caribe". Fue grata su sorpresa al descubrir que la temática era bastante parecida, aunque con un mayor toque de humor y algo de fantasía debido a las habilidades del protagonista que, si bien parecía ser bastante baka, era una buena persona. Terminaron por ver hasta el octavo episodio, aunque era entretenido y ninguno debía levantarse temprano, preferían no acostarse demasiado tarde, de lo contrario podrían mal acostumbrarse para la semana.

Ya era pasada la 1 de la mañana, cuando la paz que caracterizaba las noches en la residencia de la Capitana Katsuragi, donde apenas se podían percibir los ruidos habituales de la ciudad, fue interrumpida por leves gemidos provenientes de la "Suite de la Princesa Asuka y el Encantador Shinji". Gracias a sus juegos previos, la pareja de adolescentes había logrado mantenerse en silencio, pero entretenida, mientras esperaba a que sus roomies se durmieran y teniendo en cuenta que ya había transcurrido el tiempo prudencial, procedieron a darle rienda suelta a sus hormonas.

Afortunadamente para ellos, aunque no fue una tarea sencilla el no exteriorizar lo bien que se estaban sintiendo, la única persona que podía llegar a oírlos era Rei, quien se durmió apenas se acostó. Por su parte, Misato se encontraba muy lejos para percibir cualquier indicio de la actividad que estaban desarrollando. Extenuados por su estimulante actividad, Asuka y Shinji optaron por no abusar de su suerte al repetir, sin olvidar que con su juego previo lograron apaciguar sus hormonas y se acomodaron para descansar tras eliminar la evidencia.


A la mañana siguiente todos se despertaron casi al mismo tiempo. Shinji y Rei se ocuparon de terminar de preparar el desayuno, mientras que Misato y Asuka preparaban unas bandejas para poder comer en la sala de estar y continuar viendo el anime que empezaron la noche anterior. Valiéndose de la distancia con sus otros dos cargos, la mujer aprovechó para saciar su curiosidad respecto de la intimidad de la pareja de adolescentes.

–Y dime, ¿acaso Shinji tiene la misma habilidad de Luffy allí donde más importa?

Asuka no pudo evitar sonrojarse sorprendida y avergonzada por la indiscreta pregunta de su tutora. Su primer impulso fue reprenderla y recriminarle enérgicamente por ser una pervertida, pero logró calmarse al reflexionar que tal vez en un futuro podría necesitar de sus consejos y mayor experiencia en lo referente a la interacción íntima, así que simplemente indicó en voz baja:

–Eres una vieja pervertida. –ante esto Misato imitó la coloración en el rostro de la germana, pero debido a la ira, sin embargo, no pudo responder porque ella no le dio tiempo y continuó hablando– Afortunadamente Shinji está bien equipado.

–Eso ya lo sabía, no es lo que pregunte. –logró interrumpir Misato ante la confirmación innecesaria.

–¡¿Cómo es que sabes eso?! –cuestionó sorprendida la ojiazul.

–¿Recuerdas cómo conociste a Pen-Pen? –ante el asentimiento confundido de su tutelada, la pelimorada prosiguió– Bueno a Shinji le paso lo mismo, por lo tanto, tengo una idea de sus atributos.

–Cierto, recuerdo que él lo mencionó en ese momento. Pero entonces, ¿para qué preguntas si ya lo has visto?

–No le preste tanta atención, además algunos pueden hacerse más grande cuando se excitan. –señaló la mujer con rubor.

–Oh, sí ese es el caso de Shinji, se vuelve un poco más grande.

Afortunadamente para la adolescente, en ese momento su novio solicitó las bandejas para comenzar a servir el desayuno. Esto evitó que Misato le sacara más información sobre su intimidad de la que ella quería revelar, pues Asuka prefería reservarlo para cuando necesitara algún consejo sobre el tema. El grupo se traslado a la sala de estar donde se instalaron para seguir disfrutando de la serie de anime. Para aprovechar mejor el tiempo, solo vieron el opening y el ending una vez, mientras que ninguno cambiara y no se movieron de allí hasta terminar de ver los siguientes 10 episodios que componían la siguiente saga, lo que les demandó casi tres horas y media.

Recién ahí y dada la hora, procedieron a limpiar los trastos y empezar a preparar el almuerzo, lo cual fue un pequeño respiro antes de continuar disfrutando del anime al que se habían enganchado. Nuevamente consumieron sus alimentos mientras miraban la televisión y no se apartaron de sus asientos hasta que el arco actual concluyó, lo que tuvo lugar alrededor de las 16 horas pues se componía de 12 episodios. Al revisar la plataforma de pago, vieron que la siguiente saga constaba de otros 14 capítulos lo que les tomaría poco más de 4 horas.

Como se había encariñado mucho con el personaje de Nami por sus semejanzas, Asuka insistió en ver la saga completa, pues quería saber por qué se separó del grupo. Misato aceptó sin muchos problemas, dado que también se había enganchado, sólo solicitó que todos se dieran un baño primero y prepararan la cena. De esta manera verían algunos capítulos y luego harían otra pausa para cenar y dejar todo limpio, así cuando terminaran de ver la siguiente saga se podrían ir a dormir directamente.

Después de ver el capítulo 37 tomaron un descanso, justo cuando estaba por iniciar la acción, porque estaban seguros de que si continuaban no podrían detenerse hasta terminar de verla completa. Aún con el rastro de las lágrimas en sus rostros, los cuatro roomies se sentaron a cenar. Mientras comían comentaban la historia de Nami, sobre todo Asuka que ahora se identificaba mucho más con la pelirroja, seguida muy de cerca por su novio. Esto era muy natural gracias a todas las similitudes, ellos también perdieron a su madre a muy temprana edad y aunque con algunos años de diferencia entre Shinji y su novia, los dos también aceptaron cargar con una gran responsabilidad por el bien de otros. Durante la cena también se dio una pequeña charla para explicarle un poco más las emociones a Rei.

La peliazul comprendía la empatía que le generaba el pasado de la protagonista al conocer el trágico final de la madre de esta, pero le generaba conflicto el haber sonreído mientras lloraba cuándo Luffy aceptó ayudarla. Allí le explicaron que no siempre alcanza con una sonrisa para expresar alegría y a veces se recurre al llanto para acentuar la emoción, además la línea que divide estas emociones a veces puede ser extremadamente delgada e incluso casi inexistente, un buen ejemplo eran el dolor y tristeza que desencadenaban los buenos y felices recuerdos de Nami.

Una vez terminada la cena, prepararon palomitas para picotear mientras disfrutaban lo que quedaba del arco dedicado a Nami. Los siguientes capítulos fueron un excelente ejemplo para terminar de asentar el concepto de emociones en Rei, pues tenían entremezclados momentos de acción con humor, al igual que angustia, suspenso y alegría. Finalmente, al concluir la maratón de anime, todos se encontraban muy satisfechos con el entretenimiento obtenido, además era un excelente momento para hacer una pausa, dado que al parecer la siguiente saga podría ser igual de extensa.

Por ese mismo motivo, ya que durante la semana no dispondrían del tiempo suficiente para disfrutarlos, acordaron aprovechar el próximo fin de semana que tuvieran libre. Tras darse las buenas noches todos se fueron a dormir, incluso la pareja de adolescentes que, dado que deberían levantarse temprano para asistir al instituto, optó por no intimar esa noche.


Debido al horario y el cansancio con el que llegarían de su viaje de estudios, los pilotos no habían ido a recibir a sus amigos, así que recién el lunes en la mañana pudieron reencontrarse con ellos en el instituto. Obviamente, a excepción de los tres elegidos, el resto del alumnado estaba bastante cansado por su viaje, afortunadamente lo habían pasado muy bien, pero la mayoría llegó con el tiempo justo antes de que las clases comenzaran.

Por este motivo durante su reencuentro Hikari, Touji y Kensuke, apenas pudieron responder de la forma en que se responde a un conocido cuando se lo cruza por la calle, con un simple "bien". Claramente esto no quedaría así, la verdadera respuesta y los detalles llegarían durante la hora del almuerzo.

Salvo por los tres roomies, se requirió de un esfuerzo casi sobrehumano por parte del alumnado para no sucumbir al sueño cuando el profesor recurrió a su habitual monólogo sobre el Segundo Impacto. Ni siquiera Hikari, que siempre se mostraba atenta y respetuosa pudo evitar cabecear a los cinco minutos de iniciada la clase. En el momento en que la campana le puso fin a la tortuosa conferencia, más de la mitad del salón había sucumbido al llamado de Morfeo y no pudo evitar sobresaltarse al despertar.

Hikari se acercó con bastante emoción a sus compañeros, estaba ansiosa por poder hablar con Asuka y contarle como le había ido con Touji en el viaje, pero al llegar al pupitre que compartía la pareja, se encontró con una situación que la tomó por sorpresa.

–Yo llevaré nuestros bolsos amor. –indicó Shinji.

–Gracias, entonces yo me ocuparé de los bentōs cariño. –respondió Asuka.

La pecosa no podía creer lo que había oído, si bien Asuka y Shinji eran una pareja muy unida que regularmente se profesaban su afecto y tenían atenciones para con el otro, esta era la primera vez que ellos usaban esas palabras. Sus ojos se agrandaron y lágrimas de emoción amenazaron con desbordarlos, junto sus manos como si estuviera rezando y las llevó hacia su pecho antes de chillar de alegría.

–¡Eso es tan tierno! ¡¿Desde cuándo se llaman de esa manera?! –consultó la de coletas manteniendo su pose.

–Desde el jueves, cuando Asuka estuvo a punto de perecer en una misión y Shinji la salvó arriesgando su vida para evitarlo. –respondió Rei con su habitual tranquilidad como si no fuera la gran cosa.

–Increíble, eso es muy romántico. Tienes que contarme todo y no omitas ningún detalle. –rogó Hikari tomando a su amiga de las manos.

–Ja ja, lo haré, te contaré lo más importante, aunque sin ciertos detalles, pero será después de que almorcemos.

Los dos varones restantes del grupo, que venían detrás de la representante de clase escucharon todo, por lo que el otaku se deslizó detrás del piloto y lo abrazo por los hombros:

–Wow Shinji eres todo un hombre, –elogió él– quiero saber todo lo que pasó. –suplicó poniendo ojos de cachorrito suponiendo que habría una batalla de por medio.

–Sabes que no puedo darte mucha información al respecto. Ahora vamos a buscar un lugar para almorzar luego hablaremos del tema. –indicó Shinji.

El grupo salió del aula y se dirigió a su lugar habitual entre los árboles cercanos al campo de deporte, para disfrutar de sus almuerzos. Mientras comían, Rei fue la encargada de contar lo ocurrido entre Shinji y Asuka durante la última misión, era lo más conveniente, pues gracias a su manera de ser y el profesionalismo a la hora de cumplir con las normas, sabía mejor que nadie lo que podía o no decir del hecho sin revelar información clasificada.

–Igual que en los cuentos de hadas. Shinji llegó en el momento justo para rescatar a su amada. –comentó la delegada con rubor en sus mejillas y los ojos humedecidos de emoción cuando la peliazul finalizó el relato.

–Ja, podemos decir que es mi príncipe azul. –dijo Asuka solo un poco en broma y le dio un pequeño pico a su novio.

–En serio Shinji, eso fue muy valiente, mis respetos hombre. –señaló Touji impresionado por el valor de su compañero.

–Eres mi héroe y modelo a seguir Shinji. –elogió el otaku– Espero poder parecerme un poco a ti en el futuro.

–Ya chicos, mejor hablemos de algo un poco más agradable. –solicitó Shinji muy apenado por los elogios– ¿Cómo les fue en su viaje?

Hikari inició el relato de la estadía en Okinawa, hablando un poco de las clases de buceo, las excursiones y el tiempo libre que pudieron disfrutar en la playa. Claramente no detallo mucho, sobre todo, que tanto pudo interactuar con Touji, pues prefería no tocar ese tema en frente de él, sino más tarde, cuando pudiera hablar con Asuka en busca de consejos. Kensuke fue un poco más detallista, en especial porque durante las clases de buceo pudo estrenar una nueva cámara sumergible, y a pesar de ser testigo de cómo progresó la relación de sus amigos durante el viaje, tampoco dijo nada al respecto para respetar su privacidad. Por su parte Touji apenas comentó al respecto, pero se lo notaba un poco ansioso, seguramente recordando la amenaza de Asuka sobre no hacer feliz a su amiga y quería asegurarse de haber hecho un buen trabajo consultando con Shinji.

Cuando terminaron de almorzar, mientras recogían sus pertenencias, la representante de clases se acercó a su compañera alemana y le solicitó poder hablar sin la presencia de los chicos.

–¿Amor podrías ir a hablar con los chicos en otro lugar para que podamos tener una charla de chicas?

–Claro cariño, vamos chicos, vayamos a otro sitio.

Al mismo tiempo que Shinji le respondía a su novia, Touji saco su celular y en el preciso instante que el piloto terminó su oración, el atleta lo agitó y se pudo escuchar un latigazo, ante lo que agregó:

–Me decepcionas Shinji, dejas que tu mujer te domine. Si no quieren hablar frente a nosotros ellas son las que deberían buscar otro lugar.

Kensuke no pudo evitar reírse de la acción de su amigo, pues era una broma oportuna, pero fue lo suficientemente inteligente para dar unos pasos hacia atrás cuando vio la reacción en el rostro de la de coletas y la pelirroja.

–¡Suzuhara! –llamó Hikari, ante lo cual el aludido se estremeció ya que desde que estaban saliendo solo usaba su apellido cuando se enojaba.

–Cállate stooge, no es un dominado, solo es amable y considerado, no como tú. –señaló la ojiazul mientras tronaba sus dedos para recordarle de su amenaza previa al viaje– Aun no entiendo que ves en él Hikari.

La pecosa ya estaba tirando de la oreja de su novio mientras este suplicaba por clemencia. El otaku se rió aún más de lo tonto que era su amigo y Shinji negaba con la cabeza, por su parte Rei miraba detenidamente aprendiendo de la situación.

–A veces yo también me lo pregunto amiga. –concordó la castaña– Ahora pídele perdón a Asuka y Shinji. Y lleva nuestras cosas al salón como castigo. –refiriendo a sus cosas y las de él, obteniendo un lento asentimiento en respuesta.

–Supongo que las esperaremos en el aula chicas. –indicó Kensuke.

De esa forma, con Touji aun sobando la oreja ofendida, los tres varones se retiraron, dejando a las chicas solas. Quienes comenzaron a hablar cuando estos estuvieron lo suficientemente lejos como para no poder oír ni un murmullo. La que empezó a hablar fue Hikari, contando que su novio había sido muy atento y respetuoso en los momentos de tiempo libre, con un intenso sonrojo detalló cómo debió convencerlo para ponerle el bloqueador solar en la espalda y que pudieron compartir alguna que otra siesta tomados de la manos.

Luego llegó el turno de Asuka, explicando como en el momento que vio de cerca a la muerte se dio cuenta de que lo que sentía por Shinji era amor, además de confirmar que era mutuo cuando él la rescató. Hikari no pudo evitar soltar un chillido de alegría por la situación amorosa de su amiga, al igual que sentir un poco de sana envidia de que siendo tan joven lograra encontrar el amor.

La representante desconocía que tan lejos había llegado su amiga con su novio, así que no resistió la tentación de saber si lo había recompensado de alguna manera por tan heroica demostración de amor. Asuka se sonrojo mucho, pues no tenía planeado hablar de su vida íntima con Hikari por temor a que la juzgara, pero antes de que respondiera, Rei intervino al notar su demora, informando que la recompensa fue el coito.

La alemana miró con incredulidad a su roomie y se maldijo mentalmente por no prevenir una situación así, ya que la ojirroja no comprendía que no debía de responder sobre temas ajenos cuando no se le pregunta a ella. Hikari se sonrojó igual que Asuka y se tapó la boca con ambas manos. Permanecieron un momento así, hasta que la representante se atrevió a hablar una vez calmada y recuperada de la sorpresa, afortunadamente ella no estaba juzgando a su amiga.

–¿Te dolió?

–¡¿Eh?!

–Ya sabes, he oído que es doloroso la primera vez. –indicó Hikari.

–¿No crees que somos unos pervertidos pecaminosos?

–Asuka, luego de esa muestra de amor es muy probable que yo habría hecho algo parecido, por eso te pregunte como lo recompensaste.

–Me alegra que no me juzgues. –aseveró Asuka muy aliviada– Y sí, dolió, pero muy poco, tomamos algunas medidas al respecto que te contaré cuando llegue tu momento. Realmente fue muy hermoso, ya habíamos hecho algunas cosas antes, pues como sabes, en cada batalla arriesgamos la vida, aunque nunca había visto la muerte tan cerca. Gomen, pero no quiero entrar en detalles sobre mi intimidad con Shinji.

Rei escuchaba atentamente el intercambio entre ellas, logrando comprender que había cometido un error al responder en lugar de su roomie por lo que procedió a disculparse:

–Gomen nasai Asuka, no me di cuenta de que era algo privado.

–No te preocupes Rei, cuando te explicamos de estas cosas debimos decir que forman parte de la intimidad y no a todos les gusta hacer públicas sus actividades, igual planeaba decirle a Hikari eventualmente, solo que de una forma más suave. –señaló ella con una sincera sonrisa.

–Arigato, realmente aprecio que confíes en mí de esa manera. Descuida no tienes que ahondar en detalles, pero apreciaré que me aconsejes cuando sienta que estoy lista para dar ese paso. –aseguró la pecosa.

–Más te vale, no solo tengo un consejo muy útil e importante, también tengo un obsequió crucial para cuando llegue ese momento. Solo agregaré que Shinji fue muy tierno y dulce conmigo además nos sentimos muy cómodos y satisfechos el uno con el otro.

Continuaron hablando un poco más, ahora Hikari era la que contaba algunos detalles más sobre cómo lo paso con Touji durante su viaje para que Asuka le diera su opinión al respecto del avance de su relación. Además de explicarle algunas cosas más a Rei sobre lo que podía y lo que no decir sobre la intimidad de otros. Luego recogieron las cosas que no se habían llevado los chicos para volver al salón.

Por su parte en el salón, Touji también le había contado cómo fue su viaje con Hikari a Shinji para asegurarse de no haber hecho nada mal y recibir un castigo por parte de Asuka. Este era el motivo por el cual el atleta se encontraba tan ansioso y nervioso cuando comenzaron a hablar sobre su estadía en Okinawa durante el almuerzo. Por fortuna su amigo logró tranquilizarlo al asegurarle que había actuado de manera muy apropiada.


Small Timeskip


Shinji estaba teniendo un sueño sumamente emocionante. No era la primera vez que esto sucedía, pero desde que empezó a tener relaciones con Asuka, estos ya no se presentaban. A pesar de que este le estaba resultando particularmente realista y se sentía muy bien, se sobresaltó un poco y despertó dado que no quería tener un accidente.

Pero la grata sensación que estaba experimentado en sus sueños continuó en lugar de detenerse. Dirigió su mirada hacia el origen de la agradable estimulación, notando un bulto considerable bajo las sábanas que subía y bajaba. Aún adormilado retiró la manta que lo cubría encontrándose a su novia, quien tras detener sus acciones lo miró con una sonrisa y saludó:

–¡Feliz cumpleaños amor!

–Gracias Asuka. Pero, ¿qué estás haciendo?


ADVERTENCIA, ¿LIME? PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO


La mano derecha de la pelirroja que se hallaba en la base de la hombría de Shinji se movió recorriendo su longitud, hasta alcanzar su glande previo a volver a bajar, retomando así las atenciones que le estaba brindando previamente con su boca, antes de ser descubierta. Esta acción provocó que su novio cerrara sus ojos y apretara los dientes para reprimir un gemido de placer, pues ella ya había aprendido cómo satisfacerlo. La fémina no pudo evitar lamerse los labios con satisfacción en respuesta a la reacción obtenida por sus acciones.

–Bueno, obviamente me desperté primero y cuando me disponía a llamarte para saludarte, pude notar que nuestro mutuo amigo estaba bastante enérgico. Así que decidí aprovecharlo e innovar un poco. ¿No te gustó? –consultó la germana haciendo puchero como si la estuviera regañando, pero sin detener sus movimientos.

–¡Claro que me gusta! –aseguró él entre jadeos– Es solo que me sorprendiste.

Asuka apoyó su mano izquierda a la altura de la cintura del varón y se acercó para darle un corto beso.

–Esa era la idea. –indicó ella y le dio otro beso– ¡Feliz cumpleaños! –lo volvió a saludar– Ahora solo relájate y disfruta.

–Espera, hagámoslo juntos.

–Oh no, hoy es tu día. Ya tendremos tiempo para divertirnos juntos más tarde. Además, tenemos prueba de sincronización y aún debemos preparar el desayuno.

La ojiazul comenzó a retroceder dejando pequeños besos en el camino sobre el torso de su amado, hasta que nuevamente estuvo a la altura de su entrepierna. Volviendo a lamer sus labios con deleite, Asuka se inclinó nuevamente para comenzar a consentir la punta de la dureza de Shinji con su lengua, mientras su mano recorría su longitud esparciendo la mezcla del presemen con su saliva para lubricarlo, facilitando así el desplazamiento e intensificando el goce del morocho.

Ella continuó consintiendo la hombría del varón hasta que su lengua capturó una nueva gota de presemen y sin detener su mano se la llevó a la boca para degustarla como una pequeña recompensa. Con orgullo levantó la vista para observar el rostro de Shinji y evaluar su expresión. Él se estaba esforzando por reprimir sus gemidos para no llamar la atención del resto de los habitantes del apartamento, ya que estaba seguro de que pronto también se despertarían.

Considerando que ya estaba listo, Asuka decidió dar el siguiente paso y rodeó el glande con sus labios mientras lo delineaba con su lengua. El ojiazul no pudo evitar jadear levemente su nombre ante esto, lo que fue música para los oídos de su novia. Tras jugar un poco más con su lengua, ella comenzó a mover su cabeza para acompañar los movimientos de su mano y así introducir más de la longitud en su boca.

La dureza de Shinji se estremecía ante las atenciones de la pelirroja, lo que no pasó desapercibido para ella. Con un nuevo movimiento ascendente, Asuka liberó su mutuo amigo de su húmeda prisión, para recuperar un poco de energía y respirar más fácilmente, mientras recorría su longitud con la lengua reforzando así la lubricación y agilizando el desplazamiento de su mano.

Nuevamente se tomó un instante para contemplar el rostro de su amado y analizar su expresión, la cual le indicó que no faltaba mucho para alcanzar su orgasmo. La fémina volvió a introducir la hombría en su boca, logrando sentir las vibraciones de la misma que confirmaban sus sospechas.

–¡Asuka! ¡Estoy cerca!

Fue la advertencia de Shinji, que llevó sus manos a la cabeza de su novia con algo de impotencia y enredó sus dedos entre sus mechones, como si estuviera rogando para que no se detuviera, mientras no dejaba de nombrarla entre gemidos. Asuka aceleró sus movimientos dándole a entender que lo recibiría. No pasó mucho tiempo hasta que el varón afirmó su agarre en la pelirroja deteniendo sus acciones y se derramó en el interior de su boca al mismo tiempo que se convulsionaba producto de su orgasmo.

El varón disparó un primer chorro de su espesa semilla que la ojiazul apenas llegó a tragar antes de que llegara el segundo, al que rápidamente le siguieron el tercero y el último, inundando el espacio por completo. La germana se sorprendió un poco por la cantidad, mientras lo saboreaba complacida con su merecida recompensa. Por su lado, Shinji se había dejado caer en la cama y jadeaba completamente satisfecho tras alcanzar su liberación.

–Eso se sintió muy bien Asuka, gracias.

La aludida tragó lo que aún le faltaba y le dedicó una dulce sonrisa antes de responder:

–Yo también lo disfrute, pero solo fue un adelanto, te daré el resto esta noche.

Luego de limpiar los restos del orgasmo de Shinji de su virilidad, se arrastró sobre él hasta alcanzar su rostro, donde le deposito un tierno beso en la frente. A continuación, se inclinó hacia la cómoda para tomar el vaso de agua que siempre dejaban allí, con el fin de pasar los restos de la espesa corrida que quedaron en su paladar y no pudo tragar con su saliva. Ya sin ningún resto de su última actividad con su novio, Asuka se reposicionó sobre él para una pequeña sesión de intensos besos.


YA LO DIJO ASUKA, CONTINUARÁ


Se quedaron allí por un momento, dejando que Shinji se tranquilizara y disminuyera su euforia, mientras que Asuka descansaba un poco sobre su pecho, ya que había sido la que hizo todo el trabajo así él simplemente disfrutaba. El varón le frotaba los hombros y el cuello, además de apartar los cabellos que caían en su rostro como agradecimiento. Cuando sintieron que ya habían descansado lo suficiente, se incorporaron para comenzar con su rutina y cumplir con sus obligaciones.

El pasillo se encontraba muy oscuro y la puerta de la habitación de Rei se hallaba cerrada, dando a entender que ella aún dormía. En la sala de estar, notaron que alguien había cerrado las cortinas impidiendo que el sol ingresara al ambiente. Shinji se extraño por esto, pues generalmente, las cortinas se dejaban abiertas para poder ver gracias a la claridad de la luna y la ciudad si alguien se levantaba al baño en la madrugada.

Otra cosa que le llamó la atención, era un aroma dulce que no lograba identificar por su poca intensidad. Al llegar al umbral que conectaba con la cocina, Asuka liberó su agarre del cumpleañero para que este abriera la puerta. En cuanto lo hizo, se encandiló debido a que la luz estaba encendida.

–¡Feliz Cumpleaños! –saludaron Asuka y las otras dos féminas del apartamento acompañadas por el graznido de Pen-Pen.

Shinji se sobresaltó un poco, no porque no se esperará alguna atención por parte del resto de sus roomies, sino porque sus ojos aún no se habían recuperado del cambio repentino de luz. Cuando sus pupilas se encogieron para ver claramente, pudo apreciar que tanto Rei como Misato sostenían una bandeja con una torta cubierta de merengue y chocolate. Supuso que sería la misma torta de panqueques que Asuka le preparaba para su cumpleaños cuando lograba despertarse antes que él y escabullirse sin que se diera cuenta.

La peliazul se veía impecable con una sonrisa más notaría de lo habitual al ver la cara de sorpresa y alegría en su compañero. Por su parte, a la ojimarrón se la veía muy alegre, pero en su rostro se apreciaban manchas de chocolate y harina, dando a entender que había colaborado en la elaboración de la torta.

–Gracias chicas, no debieron molestarse.

–No es molestia Shinji. Es lo menos que podíamos hacer. –aseguró Misato.

–Espero que siguieras mis instrucciones y tu solo asistieras a Rei. –intervino Asuka.

–Yo cocine todo, Misato solo me ayudo con lo básico. –indicó Rei.

–¡Oigan!

–No te ofendas Misato, es solo que aún no tienes el suficiente talento como para hacerlo bien y quería que fuera perfecto. –explicó la pelirroja.

–Hai, hai, lo sé. Ahora vamos a desayunar, el café ya está listo, no dejemos que se enfríe. –ofreció la pelimorada.

Rei sostuvo la torta y Misato ingresó a la sala de estar para abrir las cortinas, permitiendo que la luz del sol ingresara, revelando que todo ya estaba listo para disfrutar del desayuno sobre la mesa de té. Shinji volvió a sorprenderse, al parecer lo tenían todo muy bien planeado y no pudo evitar consultar al respecto.

–¿Cómo supieron que estábamos entrando?

–Pen-Pen los estaba controlando para avisarnos cuando salieran del cuarto. Así que solo nos acomodamos y esperamos a que abrieras la puerta para sorprenderte. –explicó la ojimarrón– Bueno qué tal si sirves, recuerden que hoy tienen prueba de sincronización y Ritsuko quiere hace una nueva prueba de sincronización cruzada con ustedes dos. –indicó señalando a la pareja.

–Cierto, hoy terminan con las reparaciones de la Unidad 01 y también podremos ver como quedo la 00 luego de su modificación. –agregó Asuka.

–Si, las modificaciones del Eva 00 facilitaron las reparaciones del 01, esta semana comenzarán a aplicarlas a tu Unidad, Asuka. –informó su tutora– La nueva armadura basada en Ramiel es muy resistente y mucho más liviana, además de que su producción demandó mucho menos tiempo, nos facilitara las reparaciones futuras que espero no sean necesarias ni tampoco muy frecuentes.

–Esperemos que no, pero teniendo en cuenta que cada nuevo Mensajero es más fuerte que el anterior. –comentó Shinji.

–Bueno, nuestras habilidades también mejoran. –agregó su novia.

–Mejor empecemos, antes de que se nos haga tarde. –recordó la peliazul.

Shinji comenzó a cortar las porciones de torta y Asuka las repartió, mientras que Misato servía el café dejando que Rei lo distribuyera. La pelirroja no dejó que su novio cortara una porción para ella, en su lugar lo hizo cortar una un poco más grande del doble para compartir con él. Cuando casi todos tuvieron su rebanada, Asuka se sentó en el regazo del varón y se encargó de alimentarlo, sólo dejaba que él ingiriera el café por sus propios medios.

–Te quedó muy bien Rei. –elogió la germana.

–Esta deliciosa, es igual que cuando la hace Asuka. –concordó Misato.

–No noto la diferencia, se ve que le explicaste muy bien. –señaló el festejado.

–Gracias, me complace que les gusté, solo seguí la receta que Asuka me dio.

Mientras hablaban y elogiaban a Rei, seguían disfrutando de la torta. Luego de tragar un bocado, darle otro a Shinji y beber un sorbo de café, su novia procedió a continuar con el reconocimiento a su compañera de armas:

–Ciertamente eres una buena alumna, ya dominabas los panqueques, pero el merengue y la mousse eran la primera vez que lo intentabas. Para la próxima te enseñaré a hacer el chocolate.

–¿No lo hizo Rei? –consultó Shinji.

–Asuka me enseñó a prepararlo mientras lo hacía, dijo que es muy delicado y si no tienes cuidado se puede arruinar.

–¿Es eso cierto?

–Es muy fácil que se queme Misato. –explicó la ojiazul.

–Ya veo, seguramente por eso nunca me quedan bien los que preparaba en San Valentín.

Rei miró con curiosidad la actitud deprimida de Misato tras decir eso, pues aún no comprendía el trasfondo de dicha fecha, después de todo, no había reaccionado tan mal en otras oportunidades durante sus fracasos en la cocina. Por su parte, la pareja sintió un sudor frío recorrer sus nucas ante la mención de su tutora y les dio algo de pena su falta de habilidad culinaria, pues entendían la importancia que ese día tenía para las chicas a la hora de confesar sus sentimientos.

–Prestaré más atención la próxima vez que preparan chocolate para no volver a cometer ningún error. –continuó la mujer– Ahora mejor terminemos, así se pueden dar una ducha antes de que los lleve al Geo-Front para su prueba. Oh, por cierto, ¿puedo llevar una porción para Ritsuko y Maya?

–Seguro, ahora las cortó. –indicó Shinji.

–Mejor después, cuando estemos listo para salir. No te preocupes nosotros se las daremos. –intervino Asuka dudando de que realmente llegaran a las mismas y no se perdiera ninguna por el camino.

–Buena idea. –aceptó Misato.

Una vez terminada su correspondiente porción de torta, Rei y su tutora procedieron a levantar la mesa para que la pareja se duchara primero. Luego fue el turno de Rei, pues Misato ya lo había hecho al levantarse para lograr despabilarse, en ese momento la pareja de pilotos preparó las porciones para Maya y Ritsuko. Cuando todos estuvieron listos partieron rumbo al Geo-Front.


Lo primero que hicieron antes de arrancar las pruebas, fue ir a verificar cómo quedó la Unidad 00 tras sus reformas. El resultado los desilusionó bastante, pues lo único que había cambiado era su color, que en lugar del amarillo anaranjado predominante ahora estaba un azul pálido combinado con detalles en celeste y blanco, después físicamente era exactamente el mismo Eva 00 que ya conocían.

–Se ve exactamente igual, solo le dieron una mejor mano de pintura. –señaló Asuka.

–Efectivamente, reemplazamos la vieja armadura por una nueva y también le dimos un nuevo color. Pero ahora es más eficiente ya que al ser más liviana, también es más rápida. –explicó Ritsuko.

Si bien a los pilotos les gustó la nueva combinación de colores de la Unidad 00, sobre todo a Rei, ni a Shinji ni a Asuka les hacía gracia la idea de que sus respectivos Evas cambiarán de color, en especial a la segunda elegida. El detalle no pasó desapercibido para la doctora que rápidamente los tranquilizó antes de que pudieran protestar:

–No se preocupen, sabemos que les gustan los colores de sus Unidades, así que los mantendremos tal como están. En el caso de la 00, el cambio fue necesario, de lo contrario deberíamos haber aplicado muchas capas de pintura para cubrir el color del nuevo material. Vengan vamos a ver cómo quedó la 01 para que se queden más tranquilos. –agregó al ver que aún no los convencía.

Efectivamente, al llegar hasta donde se encontraba el Eva 01, este se veía exactamente igual. Una vez que los pilotos fueron tranquilizados y tras entregarle a Ritsuko un táper con las porciones de torta para ella y Maya, estos se dirigieron a los vestuarios para cambiarse e iniciar las pruebas de sincronización. En esta oportunidad, las pruebas se llevarían a cabo usando sus respectivas Unidades, pues querían verificar que la nueva armadura no generará ningún tipo de incompatibilidad.

Luego de que los elegidos se cambiaran a sus respectivos Plug Suit, se dirigieron a las jaulas donde sus Evas aguardaban uno al lado del otro. La primera prueba no demandó mucho tiempo, solo una media hora, dónde se tomó un registro de los niveles de sincronización, además de corroborar que las nuevas armaduras de las Unidades 00 y 01 no afectarán los porcentajes de los pilotos. Durante ese tiempo, Asuka y Shinji tuvieron la oportunidad de hablar con sus madres.

Musuko no tanjōbiomedetō. –saludó Yui en cuanto se estableció la sincronización.

Arigato Okāsan.

Realmente ha sido muy oportuna esta prueba de sincronización, hace mucho tiempo que no podía saludarte por tu cumpleaños. Al menos podré pasar un poco de tiempo contigo en este día.

Sí, creo que ha sido un buen e inesperado regalo. Además, luego tendré la oportunidad de hablar con Kyoko y tú con Asuka.

Eso es genial. Esperemos poder hacer lo mismo para el cumpleaños de Asuka.

Yo espero que todo esto haya terminado para ese entonces. –deseó Shinji.

Oye, ¿qué te parece si me muestras cómo fueron tus cumpleaños junto a Asuka?

De acuerdo, pero también te mostraré cómo fueron los suyos.

Mejor deja que ella me los muestre cuando cambien de lugares. –indicó la ojiverde.

Shinji comenzó por mostrarle los recuerdos de su primer cumpleaños con Asuka, dónde ella le devolvió el favor de prepararle un desayuno especial, lo cual se convirtió en una tradición entre ellos. Mientras tanto en la Unidad 02, Asuka y su madre hablaban sobre los planes para la siguiente prueba.

No lo olvides Asuka, nuestro nivel actual de sincronización tiene una media estable del 90 y el de ellos está en 89%, así que asegúrate de mantenerte entre el 80 y 85 % con Yui cuando pasemos a la siguiente prueba.

Lo sé Mutter. Si igualó el nivel de Shinji con la Unidad 01 cabe la posibilidad de que nos hagan cambiar de Evas, además de que seguro que ella también lo tiene presente.

Tienes razón, pero no está de más ser precavidas. No te olvides de darle mis saludos a Yui.

Lo haré, procura no molestar mucho a Shinji cuando venga.

No te preocupes solo lo saludaré y hablaremos un poco. –aseguró Kyoko.

Realmente tuviste una idea excelente cuando me dijiste que le sugiriéramos a la Doctora Akagi esta prueba para entretener a Shinji mientras preparan todo en el apartamento para la fiesta. –elogió Asuka.

Me alegro, además era la única oportunidad que tenía para poder saludar a mi yerno personalmente.

Para aprovechar el resto del tiempo, casualmente Asuka también comenzó a mostrarle a su madre como habían sido sus cumpleaños junto a Shinji luego de su muerte y la de Yui. Cuando la primera prueba del día finalizó, los pilotos se reunieron con Ritsuko y Maya en la sala de control para conocer los resultados.

–Bien chicos, parece que todo está igual que antes. Asuka, tu sincronización estuvo oscilando entre 90 y 91, si sigues así pronto podrías estabilizarte en 91%. –informó Ritsuko.

–La de Shinji también ha mejorado un poco, te está pisando los talones Asuka, pues tuvo más tendencia a 90 que 89. –bromeó la Teniente Ibuki.

–Por otro lado, Rei has mejorado mucho, hoy oscilaste entre 69 y 71%, lo que nos da una media de 70, buen trabajo todos. –elogió la Doctora Akagi.

–Bien Rei, puedes ir a cambiarte, la siguiente prueba sólo requiere de tus compañeros. –indicó Maya.

–Entendido, ¿quieren que preparé algo para el almuerzo? –consultó Rei a sus roomies.

Ritsuko que miraba la consola evaluando las lecturas junto a Maya no pudo evitar arquear una ceja ante el comentario de Rei. Era la primera vez que la veía actuar y mentir por otros, después de todo, la falsa rubia conocía los planes de Asuka y los demás para sorprender a Shinji.

–No te preocupes por nosotros, no sabemos cuánto demandará esta prueba. –señaló Shinji.

–Estimo que requerirá de unas 2 horas, primero ingresaran sin alterar los patrones base del piloto para ver qué tan compatibles son y tomaremos un registro de referencia. –comenzó a explicar la científica– Luego modificaremos los patrones y realizaremos una prueba para comprobar si los valores de sincronización varían de manera significativa o no. Por último, regresaremos a los datos originales y haremos una verificación final para asegurarnos de que todo funcione correctamente.

–Ya los oíste Rei, será mejor que ni siquiera te molestes en esperarnos. Mejor ve al departamento y almuerza sin nosotros. –sugirió Asuka– Oh, pero será mejor que nos esperes para continuar viendo nuestra serie.

–De acuerdo. No debes preocuparte, lo entretenido es verlo con ustedes.

–Bueno, comencemos. –ordenó la doctora Akagi– Estoy segura de que ustedes dos deben de tener algún plan para aprovechar el día y celebrar el cumpleaños de Shinji.

Reí se marchó rumbo a los casilleros mientras que Asuka y Shinji se dirigieron al Eva de su pareja para iniciar la primera parte de la prueba. Tanto la pelirroja como su novio se encontraban bastante nerviosos por esta prueba. El varón contaba con la leve ventaja de ya haber hablado con su suegra cuando enfrentaron a Gaghiel, pero Asuka no había tenido ninguna oportunidad, la última vez que hablaron, fue cuando Yui fue absorbida por la Unidad 01.

Hola tía Yui. –saludó con nerviosismo.

Hola querida. Me alegra por fin poder hablar contigo y agradecerte por estar junto a Shinji durante todos estos años.

Fue un placer, además él también estuvo ahí para mí. Yo soy la que tiene que agradecerte por habernos salvado en la última misión.

No es necesario, ustedes habrían hecho lo mismo por nosotros. Todo es mérito de Shinji, yo simplemente me asegure de que el Eva resistiera y él no saliera herido.

Eso también es importante, de no ser por ti, podríamos haber muerto todos.

Bueno, puede que tengas razón, pero mejor cambiemos de tema. Shinji me ha mostrado cómo fueron sus cumpleaños junto a ti, me gustaría que tú me mostraras cómo fueron los tuyos y si él logró esmerarse por agasajarte tanto como tu lo hiciste. –ofreció Yui para saciar su curiosidad y de paso cambiar a un tema más agradable que la lucha contra los Mensajeros.

Buena idea, luego te puedo mostrar como fueron el resto de las festividades que hemos compartido en estos años ya que esta prueba será más larga que la anterior.

Me encantaría, y no te preocupes estoy manteniendo nuestro nivel de sincronización alrededor del 85%.

Asuka sonrió ante la indicación de Yui, si bien no quería llamar la atención, su espíritu competitivo le pedía que no se quedará muy atrás de Shinji. Si ella hubiera sido capaz de ver a su suegra, habría notado una sonrisa cómplice ante ese pensamiento y que le estaba guiñando un ojo. Al mismo tiempo que la ojiazul iniciaba su sincronización con la Unidad 01, su novio hacía lo mismo con la Unidad 02.

Herzlichen Glückwunsch zum Geburtstag.

Danke Schwiegermutter.

Es bueno volver a hablar contigo Shinji. Me da la oportunidad de agradecerte personalmente por salvarnos en el Monte Asama.

No tienes qué, ustedes habrían hecho lo mismo por nosotros de haber estado en nuestro lugar.

Ten por seguro que a Asuka no le habría temblado el pulso. Estoy muy feliz de que por fin pudieran descubrir que lo que sienten el uno por el otro es amor. –aseguró Kyoko.

Nosotros también lo estamos. El confirmarlo nos ha ayudado a terminar de cerrar la herida que teníamos debido a lo que pasó con ustedes, aunque siempre supimos que podíamos contar el uno con el otro, ahora tenemos la certeza de que el día de mañana podremos volver a formar una familia juntos. –indicó Shinji con una leve sonrisa.

Me encanta esa idea, aunque antes de empezar a agrandar la familia, lo mejor es que esperemos a que todo esto termine. –bromeó la rubia.

Claro, así lo haremos.

Shinji no pudo evitar ruborizarse al recibir el consentimiento de su suegra respecto a formar una familia con Asuka. Kyoko estaba muy feliz por la relación del morocho y su hija, estaba convencida de que ella no podría haber encontrado un mejor hombre, porque ante sus ojos, él era un hombre hecho y derecho a pesar de su edad.

¿Podría pedirte un pequeño favor?

Oh, no te preocupes por eso, estabilice nuestra sincronización en 84 para no herir el orgullo de Asuka. Aunque puede que seas demasiado indulgente con ella.

No me molesta competir con ella, todo lo contrario, nos ayuda a mejorar y es divertido. Pero no creo que debamos hacerlo aquí. –explicó el ojiazul– Además, ella se ha esforzado mucho por alcanzar su nivel actual durante todos estos años, al menos así fue antes de que supiéramos que ustedes estaban dentro de los Evas.

Comprendo, no crees que sea justo que tu desempeño opaque todo su esfuerzo. Pero dadas las circunstancias, dudo mucho que ella se pueda molestar si tú la igualas.

Estoy seguro de que no lo haría, pero de esta forma también evitamos despertar sospechas.

Parece que no solo eres una cara bonita. –elogió ella, logrando que su yerno se sobresaltara levemente.

¿Todo bien Shinji? –consultó Ritsuko.

En la sala de control notaron una expresión llamativa en el rostro del piloto, además de una leve variación en la armonía de su sincronización. Afortunadamente cuando le llamaron la atención, el adolescente logró recomponerse rápidamente y excusarse:

–Hai, gomen, es que me distraje momentáneamente al recordar algo. «Por favor no haga eso Schwiegermutter.»

Bien prosigamos. –dijo la doctora Akagi.

Ya falta poco, luego podrán descansar unos minutos mientras cargamos sus parámetros. –indicó Maya.

Disculpa Shinji, no me di cuenta. Mejor muéstrame cómo te ha devuelto tus atenciones mi hija durante tus cumpleaños pasados.

En ese mismo instante en la Unidad 01:

Y eso que le dije que no lo molestara mucho.

Es entendible Asuka, las ocasiones en las que podemos simplemente hablar con ustedes son contadas y bastante espaciadas. Ya ves que esta es la primera vez que tenemos la oportunidad tu y yo. –justificó Yui a su amiga.

Tienes razón, bueno continuemos.

Luego de unos minutos, la primera parte de esta prueba de sincronización cruzada terminó. Los resultados fueron muy interesantes, según Ritsuko, ambos pilotos eran muy compatibles con las dos unidades, necesitaba comprobar que tanto podían mejorar al cargar sus correspondientes patrones, lo que les daría unos 15 minutos para despejarse o comer algo.

Durante el descanso, Asuka y Shinji fueron por algo para beber e intercambiar de manera breve, pero muy discreta que tal fue hablar con la madre del otro. En la siguiente fase de la prueba, los adolescentes les mostraron a sus madres como habían sido el resto de las festividades que compartieron en los últimos años y algunas que otras anécdotas.

Finalmente, el resultado no fue tan satisfactorio como a Ritsuko le hubiese gustado, al intercambiar los patrones de los pilotos, el nivel de sincronización solo se estabilizó, pero su incremento no llegó a ser ni siquiera un 1% mayor al obtenido en la fase anterior. Aunque esto representaba una ventaja, si bien era mejor conservar a los elegidos en su respectiva Unidad, en caso de una eventualidad o emergencia, cualquiera de los dos podría reemplazar al otro y el proceso solo requeriría que se subiera al Eva, no se debería perder tiempo adulterando los patrones.


La pareja de pilotos compartió una entretenida ducha en los vestuarios masculinos, ya que Rei se había marchado hace tiempo y eran los únicos que usaban esa parte de las instalaciones. Como no tenían ninguna prisa, se tomaron su tiempo para asegurarse de eliminar todos los restos de LCL de su cuerpo ayudándose mutuamente, además de intercambiar algunos besos y caricias.

Una vez que estuvieron vestidos, se dirigieron a la entrada de la pirámide del Geo-Front. Allí podían tomar el transporte que los llevaría a la superficie, dónde deberían utilizar el metro para ir a casa, ya que Misato se había ido con Rei en cuanto esta terminó su prueba de sincronización. Demoraron más de lo esperado, pues la suerte no estuvo de su parte dado que, al llegar a la estación de transbordo, hacía unos pocos minutos que había partido el último tranvía.


Para cuando la pareja llegó al apartamento ya eran casi las 16 horas, solo encontraron la luz del pasillo de entrada encendida, la de la cocina estaba apagada, como dando a entender que tanto Misato como Rei habían salido, posiblemente a comprar víveres. Mientras Asuka se dirigía disimuladamente al baño, su novio se encaminó a la sala de estar para prender el resto de las luces y en cuanto abrió la puerta.

–¡ODOROKI! ¡O-TANJŌBI OMEDETŌ!

Fue lo que todos gritaron ante la entrada de Shinji, incluyendo a Asuka que se le había acercado sigilosamente por la espalda, para tomarlo en un cálido abrazo, apoyándole el mentón en el hombro contra su cuello. Misato con ayuda de Rei y Hikari sostenían la fuente de una gran torta de color violeta con 14 velas verdes. Detrás de las féminas se encontraban Ritsuko junto a Kaji y los tres Tenientes del puente de mando, al costado de ellos, junto a la ojirroja estaba Kensuke y en el otro extremo, Touji custodiando a la de coletas. La pelirroja había establecido una llamada con su tutora desconectando el sonido para que solo ella escuchara y así pudiera saber cuándo llegarán al apartamento y que todos se pudieran preparar para sorprender al cumpleañero.

Ciertamente Shinji no se esperaba algo así, ni siquiera había sospechado al no percibir claridad en la sala de estar debido al horario, siendo que él mismo se había encargado de abrir las cortinas esta mañana. En los años anteriores no habían logrado realizar una fiesta para su cumpleaños, ya que era raro que todos estuvieran disponibles, la única que pudieron festejaron fue la primera de su novia, luego de la muerte de sus madres. Tras esa ocasión, era muy complicado que alguno estuviera disponible, sobre todo luego de mudarse a Alemania, por lo cual siempre eran ellos dos junto a Mari al principio, luego Misato y por último Kaji. Aunque siempre recibieron un saludo o incluso una visita de los demás.

–Gracias chicos. No me esperaba algo así.

–Ese es el propósito de las fiestas sorpresas, genio. –remarcó Touji, ganándose un codazo en el estómago por parte de Hikari.

–Realmente me han sorprendido. –continuó el festejado ignorando el sarcasmo del atleta– Pero, ¿cómo lograron armar todo esto?

–Asuka lo planeó todo, con mi ayuda claro. –indicó Misato.

–Todos colaboraron. –corrigió la aludida– Ayer con Hikari y Rei preparamos la comida y la torta, los stooge se ocuparon de las bebidas, Ritsuko y Maya prepararon la prueba como una distracción y poder sacarte del departamento, por último, Kaji se encargó de la logística para traer todo y preparar el departamento con la ayuda de Shigeru y Makoto. –detalló.

Shinji comenzó a mirar en detalle la sala de estar, notando guirnaldas colgadas en las paredes y algunos globos, una mesa llena de comida y otras de bebidas. Había un equipo de karaoke conectado al televisor y algunos sistemas de luces en los rincones. Así mismo, también había un poco de decoración en el balcón, además de una mesa para apoyar los vasos.

–Todo se ve fantástico, se nota que se esforzaron mucho. Arigato.

–Bueno, ¿qué tal si lo comprobamos e iniciamos con la fiesta?

Fue la sugerencia de Asuka antes de darle un beso y liberarlo para que los demás puedan acercarse a saludarlo. Luego de pasar e intercambiar algunas breves palabras con el festejado, cada quien fue tomando un vaso para hacer un brindis en su honor y dar comienzo así al fiesta. Tras los saludos y justo cuando Shinji se disponía a hablar con sus amigos, su celular comenzó a sonar.

¡O-TANJŌBI OMEDETŌ CACHORRITO! –exclamó Mari al otro lado de la línea sin darle la oportunidad de decir "hola", afortunadamente para él, ella no estaba sosteniendo su celular o lo habría dejado sordo.

–Gracias Mari.

Debido al volumen de la música, Shinji se alejó encaminándose a su cuarto, seguido por Asuka, para poder escuchar mejor y tener algo de privacidad. Esto no pasó desapercibido para el resto de los presentes, sobre todo para Misato que logró escuchar claramente el nombre de la responsable del llamado.

–¿Con quién está hablando? –consultó Hikari con curiosidad.

–Con su hermana mayor. –respondió Misato con una sonrisa, ganándose la mirada asombrada de muchos.

–No sabía que tuviera una hermana. –comentó Maya.

–Bueno, no tienen relación de sangre, pero ellos la ven de esa manera. –explicó la pelimorada– Era una buena amiga y discípula de la madre de Shinji, ella se hizo cargo de ellos por unos años, pero por cuestiones de trabajo los dejó a mi cargo cuando tuvo que dejar Alemania para no tener que separarlos.

–Si ella es su hermana, ¿tú qué serias?

–Para que lo tengas en cuenta Rits, según sus propias palabras, su tía, la que los consiente.

–Más bien la que los atormenta. –bromeó la falsa rubia.

–¡OYE!

Todos se rieron ante la reacción de Misato y continuaron disfrutando de la fiesta.


Mientras tanto en el cuarto de Asuka y Shinji.

¿Y cómo lo estás pasando?

–Bien, Asuka organizó una fiesta sorpresa que justo está comenzando.

–Solo faltas tú. –indicó la pelirroja, ya que el varón activo el manos libres para que ambos pudieran hablar.

Hola Princesa. Sí, lamento no poder estar, pero pronto nos veremos y tendré una sorpresa para ustedes.

–Oh, ¿de qué se trata?

Si se los dijera no sería una sorpresa, ¿o acaso te hubiera gustado que le dijera a Shinji sobre el encargo que me hiciste? –respondió con una pregunta la ojiturquesa– Que, por cierto, aún no me has dicho si ya lo probaste, aunque después de leer el reporte de su última batalla creo que no necesito preguntar o ¿sí?

El recordatorio de Mari provocó que ambos adolescentes se sonrojaran, pero se sonrieran con complicidad.

–Ja, ya lo probamos, pero aún es pronto para decir si funciona o no.

Oh, créeme funcionará.

–¿Tú lo probaste? ¿Desde cuando tienes novio? –consultó Asuka sorprendida.

No lo he probado, ni tampoco tengo novio, pero tengo plena confianza en mi creación, sé que cumplirá su propósito. –aseguró Mari.

Shinji miraba con confusión de su novia al celular sin lograr comprender de qué estaban hablando, hasta que su curiosidad lo dominó:

–¿De qué están hablando?

Tú dile Princesa.

–Estamos hablando del método anticonceptivo que utilizo.

Todos permanecieron en silencio por un momento, Asuka esperando no tener que detallar más, sobre todo para que no escuchara la de lentes. El varón asimilando la información y decidiendo que tanto quería saber al respecto, pues nunca vio que la fémina hiciera nada en particular antes de tener relaciones con ella. Mari simplemente esperó con paciencia a ver si lograba enterarse de algo sobre la intimidad de la pareja con que molestarlos en el futuro.

–De acuerdo, mejor me lo explicas en otro momento y en privado.

¡Eso es aburrido! –protestó la castaña– Pero puede que sea mejor así, solo quería saludarte, además seguro que sus invitados están esperándolos para continuar con el festejo. Pueden comer mi porción de torta. –bromeó al final.

–Tienes razón. –acordó Asuka con ambos, sobre todo con su novio, para no tocar temas íntimos frente a terceros.

Bien Cachorro, espero que termines bien el día.

–Gracias Mari.

Princesa espero que realmente te esforzaras con un buen regalo para Shinji y no solo con organizar una fiesta.

–Ese no es asunto tuyo. No veo ningún paquete de tu parte por aquí. –recriminó la ojiazul en respuesta.

Jajajaja. No te sulfures, solo era una broma. Hace mucho que no los veo, así que eso tendrá que espera hasta que nos encontremos, lo cual será muy pronto. Bien, mejor vuelvan a la fiesta y disfruten, pero con moderación.

–Hai, hai. Cuídate. –respondió la pareja en sincronía, ya no querían seguir dándole letra para que los incomode.


Asuka y Shinji retornaron a la sala de estar, donde todos los esperaban para comenzar a disfrutar de la comida, incluso Touji a quien Hikari debió contener para evitar que su estómago lo dominara. El menú no era muy distinto al de la anterior fiesta llevada a cabo en el apartamento, sólo se sumó un poco de sushi cortesía de Ritsuko, Kaji y los tenientes, sin olvidar la torta que fue preparada por las adolescentes en la casa de la representante, al igual que el resto de los bocadillos.

La pelirroja se concentró en consentir y acompañar a su novio, sólo se separaba de él para ir en busca de comida o bebida para ambos, dejando que este se dedicara a disfrutar de la fiesta. La pareja se iba moviendo por la habitación para que todos pudieran hablar un poco e interactuar con Shinji, naturalmente con quienes más tiempo pasaban era con Rei y sus compañeros de instituto.

Nadie se quedó sin bailar, pues salvo por las parejas ya establecidas, el resto iban rotando, tanto así, que incluso Kensuke tuvo la oportunidad de emparejarse con Ritsuko en una ocasión, pero debido a la diferencia de estatura su rostro quedó peligrosamente cerca del busto de la científica. Siendo consciente de lo que esta estimulación podía llegar a causarle, el otaku optó por concentrar su atención en Rei y Maya, dado que eran más de su talla, de preferencia con la primera, no solo por ser de su edad, sino porque también tenía mayor relación y trato.

Shigeru fue el primero en animarse a aprovechar el karaoke, no por nada solía aparecer en el cuartel portando una guitarra. Hikari tampoco dejó pasar la oportunidad de demostrar su interés en la música y hasta arrastró con ella a su novio, además de obligar a Kensuke y Rei a intentarlo al menos una vez. Antes de que la representante tuviera la oportunidad de intentar cantar junto a la ojiazul, llegó el momento de la torta y los regalos.

Entre Kaji y Ritsuko se encargaron de encender las velas, aprovechando que eran los únicos que fumaban con regularidad. Misato apagó la luz de la sala, antes de situarse detrás de la pareja frente al paste, al mismo tiempo que el resto de los presente se acomodó alrededor de la mesa para cantar el feliz cumpleaños, además de Pen-Pen que ocupaba un lugar de privilegio sobre el regazo de Rei al lado del agasajado.

Luego de pedir sus tres deseos, Shinji apagó las velas, debido a la claridad proporcionada por la ciudad, sumada a la que se filtraba de la cocina no se quedaron a oscuras, permitiendo que la tutora de los pilotos volviera a encender la luz de la habitación sin tropezar. Tras compartir un beso un tanto apasionado que recibió algunas burlas y alabanzas, Asuka asistió a su novio para cortar y repartir la torta, la cual consistía en un bizcochuelo de limón con relleno de mousse de chocolate y la cobertura era de crema chantilly con colorante.

Muchos ya habían terminado de comer el pastel, algunos incluso su segunda porción gracias a que Hikari conociendo el apetito de su novio, insistió en hacer uno grande y generoso, para cuando llegó el momento de abrir los regalos. Solo había dos paquetes de tamaño considerable, uno era de parte de Rei y los compañeros de instituto, el otro de Misato y los demás adultos.

Shinji eligió comenzar por el más pequeño, cortesía de su tutora y el resto del personal de NERV, estaba envuelto en papel plateado con un moño blanco. El paquete era de un tamaño bastante considerable y de aproximadamente unos 3 kg. Asuka lo sostuvo mientras él rasgaba el envoltorio, revelando un empaque azul claro y el inconfundible logo de PlayStation. Se trataba de una PS4 de color negra, al abrir la caja se encontraron con 2 joystick y un sobre con una membresía PlayStation Plus por 12 meses para poder descargar juegos, además de un crédito inicial de unos 500 dólares, pues la plataforma se manejaba en esa moneda al ser internacional.

Después de agradecer apropiadamente y evitar que Kensuke procediera a conectarla para probarla y poner a descargar algún juego, el agasajado pasó al siguiente regalo. Este era solo un poco más grande y alto, pero más liviano de color verde oscuro y con un moño dorado. Shinji lo apoyó sobre la mesa y empezó a romper el papel, detrás del cual se encontró con una caja blanca bastante endeble, de las que se usan para empacar ropa.

Al levantar la tapa, arqueó una ceja con sorpresa al descubrir un sombrero de paja con una banda roja en la unión de la copa redonda y el ala, a cada lado de este, sandalias también de paja y por debajo pudo apreciar una tela amarilla. Antes de que pudiera reaccionar, su novia le colocó el sombrero en la cabeza y retiró las sandalias, la tela que se encontraba debajo resultó ser una faja, que ocultaba una chaqueta roja y unas bermudas de jean azules.

El regalo consistía del atuendo completo de Luffy. Kensuke y Hikari habían hablado con Asuka en busca de alguna idea para hacer un regalo en conjunto y al saber que a ellos les gustaba este anime, el otaku había insistido en comprarle el disfraz. Cabe resaltar que, aunque a la representante le pareció algo infantil, la pelirroja le dio su visto bueno, pues fantaseaba con verlo vestido así.

Misato no perdió el tiempo y con la complicidad de la alemana, arrastraron al cumpleañero a su habitación, dónde está última lo obligó a ponerse el regalo, ambas estaban deseosas por ver cómo le quedaba. Cuando la pareja volvió a la sala de estar, todos quedaron sorprendidos con el aspecto del sonrojado Shinji, el traje le quedaba perfecto, pues su novia se encargó de darles las medidas correctas para asegurarse de ello.

Los varones se reían y burlaban un poco de la incomodidad y vergüenza de Shinji, la mayoría de las féminas estaban algo sonrojadas al notar el marca torso del adolescente, incluso Rei, aunque muy levemente, mientras que Asuka ya estaba completamente acostumbrada. Inmediatamente la pelimorada inició una sesión de fotos donde todos posaron junto a "Monkey D. Luffy", a medida que esta se desarrollaba, el morocho se fue soltando y acostumbrando a la atención. La última foto tuvo como protagonistas a la pareja, donde la ojiazul uso el sombrero, mientras su novio la sostenía en sus brazos al estilo nupcial.

La fiesta continuó con bailes y karaoke, esta vez Hikari logró cantar junto a la germana, incluso Shinji interpretó "We Are" por pedido de todos junto a su novia y tanto sus compañeros adolescentes como Misato no pudieron evitar cantar con ellos desde sus posiciones. Finalmente, para dar por terminada la fiesta, cuando ya todos habían tenido su turno con la máquina de karaoke, Asuka decidió que era momento de hacerle su primer regalo de la noche a Shinji.

La pelirroja le solicitó al festejado que trajera una silla de la cocina y la colocara de espaldas a la máquina de karaoke. Luego lo sentó allí, le dio play a una canción y acariciándole el hombro con la izquierda recorriendo su espalda comenzó a cantar:

El hombre que yo amo tiene algo de niño,

la sonrisa ancha, tierna la mirada.

Tiene la palabra de mil hombres juntos

y es mi loco amante, sabio, inteligente.

Con mucha sensualidad, Asuka se sentó en el regazo de su novio de lado, envolviendo su cuello con su brazo izquierdo mientras con la derecha sostenía el micrófono depositando un beso en su mejilla. Los presentes estaban un poco sorprendidos con la audacia de la adolescente, pero también emocionados con la canción.

El hombre que yo amo no le teme a nada,

pero cuando ama lo estremece todo.

Guerrero incansable en busca de aventuras,

tiene manos fuertes, cálidas y puras.

Shinji la envolvió de la cintura con los brazos para apegarla más contra su pecho, aprovechando el movimiento, la ojiazul levanto la solapa del sombrero que él aún llevaba puesto y le dio un corto pero apasionado beso.

El hombre que yo amo sabe que yo lo amo

me toma en sus brazos y lo olvido todo;

él es mi motivo, es mi propio sol.

El hombre que yo amo sabe que yo lo amo,

y vuela siempre lejos, pero vuelve al nido.

El hombre que yo amo sabe que yo lo amo.

Yo lo quiero loco, pero loco mío.

El hombre que yo amo siempre sabe todo,

sabe de enojos, no entiende rencores.

Asuka se incorporó acariciando su mejilla para posicionarse nuevamente detrás de él, abrazándolo con su mano libre y continuó cantando contra su oído derecho. Todos observaban como la germana con dulzura y sensualidad acariciaba al festejado, mientras le transmitía todos sus sentimientos a través de la canción.

El arregla todo con sabiduría,

con sólo mirarme me alegra la vida.

El hombre que yo amo está vivo en mi mente,

es mi único ídolo entre tanta gente.

La pelirroja se puso frente a él y volvió a sentarse en su regazo, solo que esta vez casi envolviéndolo con sus piernas, levantando un poco el sombrero y apoyó su frente en la de Shinji, dejando que sus ojos se encontraran, reflejando la pasión que despertaban el uno en el otro.

Él hace una fiesta con mi pelo suelto,

ladrón de mis sueños, duende de mi almohada.

El hombre que yo amo sabe que yo lo amo;

me toma en sus brazos y él me da alegrías que nadie me dio...

Finalmente, al terminar la canción, Asuka dejó caer el micrófono a la espalda del varón al mismo tiempo que le rodeaba el cuello con sus brazos y lo atraía a un apasionado y profundo beso, correspondido con igual emoción. Los presentes estallaron en un afectuoso aplauso ante la actuación de la adolescente, además de victorearla, un poco subida de tono muestra de afecto.

Una vez que se separaron, debido a la inevitable necesidad de aire, la fiesta continuó un rato más antes de que los invitados empezaran a retirarse tras colaborar con la limpieza y guardar las sobras. Los primeros en partir fueron los dos tenientes varones del puente de mando, unos minutos más tarde llegó el turno de Ritsuko, y Maya se fue con ella para que la alcanzara, ya que habían venido en el auto de la científica.

Los últimos en retirarse fueron los compañeros de instituto, una vez que Rei recogió una muda de ropa, ya que Hikari la había invitado a dormir en su casa. Misato sería quien las lleve, dado que ella pasaría la noche con Kaji, el cual se ocuparía de acompañar a Touji y Kensuke, todo esto para que la pareja de pilotos pudiera tener el apartamento para ellos solos.

En cuanto sólo contaron con la compañía de Pen-Pen, Asuka y Shinji comenzaron una sesión de apasionados y profundos besos en el sofá de la sala de estar. No pasó mucho tiempo para que sus cuerpos empezaran a reclamar por más que solo el intercambio de saliva, pero a la fémina aún le queda una sorpresa más para su amado en su día. Haciendo uso de toda su fuerza de voluntad, ya que estaba muy a gusto recostada sobre el cálido y tonificado cuerpo del varón, comenzó a apartarse aprovechando a recuperar el aliento.

–Creo que lo mejor sería continuar en el cuarto, no me gustaría que Pen-Pen nos interrumpiera.

–Tienes razón. –coincidió el morocho– Nunca escucharemos el final de Misato si llega a descubrir que lo hicimos frente a su bebé.

–Bien espérame allí, iré en un minuto, necesito ir al baño. No te quites el traje, quiero ocuparme de eso personalmente. –indicó la ojiazul con una mirada cargada de lujuria y picardía.

–Oh podría ir contigo para que nos divirtamos en la ducha. –sugirió él devolviendo la mirada.

–Ja, es una gran idea, pero lo dejaremos para después, aún tenemos toda la noche por delante.

Tras intercambiar un nuevo ósculo para mantener el estado de ánimo, Asuka se encaminó a la cocina para llegar al baño, mientras que Shinji hizo lo propio, con un poco de dificultad en sus pantalones, rumbo a la habitación que compartían. De manera lenta y disimulada, la pelirroja se asomó por el umbral que conectaba a la sala y al comprobar que su novio ya estaba llegando al cuarto, se dirigió rápidamente a la habitación de su tutora, dónde había guardado su último presente de la noche.

Con agilidad y precisión Asuka se cambió de vestimenta antes de ir verdaderamente al baño. Allí se contempló frente al espejo por un momento, asegurándose de que tan bien le quedaba el atuendo y luego procedió a aplicarse un poco de labial. Cuando estuvo satisfecha con su apariencia y llena de confianza e intriga por ver como reaccionaria su amado, dejó la habitación para reunirse con él.

–Espero que estés listo y aún tengas tu disfraz puesto. –llamó la fémina sin dejarse ver desde fuera de la habitación.

–Cuando gustes. –devolvió él sin sospechar nada.

Luego de afirmarse contra el marco de la puerta, la ojiazul asomó una pierna apenas enseñando parte del muslo elevándola con sensualidad y frotándola del lado interno de la habitación. Shinji oyó el ruido que esto provocó y al buscar su origen no pudo evitar sonrojarse y soltar un pequeño jadeo al ver la media negra de red que se ajustaba perfectamente a la torneada extremidad de su novia, contrastando con la tonalidad levemente bronceada.

Ante esta reacción Asuka supo que todo iba según lo planeado y era el momento de dar el golpe final. Con suavidad retiró su pierna y se dejó ver completamente. El ojiazul quedó estupefacto ante su apariencia, mientras que sus ojos reflejaban lujuria y deseo, pues no era para menos. Ante él se encontraba su amada luciendo un atuendo que cumplía con la fantasía de muchos hombres.

La germana llevaba una nueva versión del uniforme del instituto, esta vez con una falda aguamarina que apenas le podía cubrir los glúteos y ocultaba su ropa interior. Las medias se extendían por arriba de los muslos y se podía apreciar que estaban sujetas por portaligas de igual tono. El conjunto se complementaba con una camisa blanca que solo estaba abotonada hasta la altura del busto, produciendo un generoso y prominente escote, además permitía apreciar el brasier de color rojo intenso con bordes de encaje en negro que traía debajo. El toque final lo daba una corbata de igual tono que su falda.

Antes de que Shinji pudiera hacer algún movimiento, Asuka se fue acercando con sensualidad y tortuosa lentitud, provocándolo cada vez más. Él se hallaba sentado en el borde de la cama, y cuando finalmente ella lo tuvo a su alcance le retiró el sombrero con la mano derecha mientras que la izquierda se apoyaba en su hombro para sentarse a horcajadas en su regazo.

–Parece que realmente te gusta mi atuendo. –observó la germana al sentir la excitación de su novio.

–¡Me encanta! –afirmó Shinji– Pero también me sorprende, creí que no usarías el uniforme por ser "denigrante".

–Ja, tienes razón, pero solo sería denigrante si tuviera que usarlo en público. –la pelirroja se acercó más a él y le susurró en el oído con sensualidad– Y aquí solo estamos tu… y yo.

El morocho no pudo evitar estremecerse de emoción, ante lo cual su amada sonrió con satisfacción, previo a atrapar sus labios en un apasionado y profundo beso a la vez que recargaba su peso sobre él para recostarlo en la cama. El ósculo fue subiendo de intensidad y las caricias hicieron acto de presencia. No pasó mucho tiempo para que las manos de Shinji se deslizaran con anhelo y devoción por la espalda de Asuka, hasta detenerse en su trasero y comenzar a masajearlo por sobre la falda.

La ojiazul gimió en el beso y arqueó un poco la espalda para conseguir acceso al pecho de su amado con las manos. Se deleitó recorriendo los marcados músculos de su torso por debajo de la chaqueta, mientras la iba apartando del camino. Él no se quedó atrás, movió sus manos hacia sus muslos para luego explorar debajo de la falda y apreciar mejor el conjunto de lencería que su novia llevaba.

Ella se deleitó con su atrevimiento y buscó terminar de apartar la chaqueta de sus hombros, al notar las intenciones de su novia, Shinji retiró su mano izquierda para sujetarla por la espalda y cambiar de posiciones rodando en la cama, para así poder quedar él arriba. Asuka interrumpió el beso y agradeció con una sonrisa la ayuda para eliminar la prenda con facilidad. El tercer elegido le devolvió la sonrisa y aprovechando la corbata la atrajo para un nuevo ósculo.

La germana correspondió con creces y lo sujetó por un momento de la cabeza antes de comenzar a acariciar sus hombros y recorrer sus tonificados brazos para eliminar la chaqueta, obligándolo a detener las caricias que él le estaba proporcionando. Con su novia ya satisfecha por su torso expuesto, él procedió a retomar sus atenciones comenzando por sus pechos.


ADVERTENCIA, LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO


Shinji comenzó a masajearle el seno izquierdo por sobre la ropa, ya que la misma lo estaba excitando tanto como las sensaciones que su amada le estaba transmitiendo y no quería perder tiempo en quitarlas. Por su parte, Asuka ya se había deleitado toda la noche admirándolo con el cosplay, por lo que ahora quería sentir su piel sin ningún obstáculo. Separaron sus labios para recuperar el aliento, aunque él mantuvo sus atenciones con la mano, mientras ella comenzaba a aflojarle la faja amarilla para continuar desnudándolo.

Una vez recuperado, el varón apartó con suavidad la fina prenda exponiendo el prominente montículo y procedió a succionar el rozado y delicado botón, mientras su mano se ocupaba del seno anteriormente ignorado. Al mismo tiempo, la ojiazul ya había terminado con la faja y deslizaba los dedos por su trasero por debajo del boxer para comenzar a apartarlo junto a la bermuda.

Adivinando sus intenciones, Shinji apartó su pelvis lo suficiente como para nuevamente facilitarle el trabajo, además de que su miembro se encontraba incómodo. Ya con su hombría libre de las molestas restricciones, él dirigió su boca al otro seno, deteniéndose un momento entre los dos orbes para saborear la piel y provocar a su novia, en tanto que su mano descendía con lentitud desabotonando la camisa de camino a su entrepierna.

Asuka no se quedó sumisa y uso la diestra para retribuir las caricias sobre la dureza del varón, a la vez que su siniestra desplazaba las últimas prendas de este hacia sus rodillas, ayudándose con sus pies. Con tortuosa lentitud, él desplazó la palma de su mano por sobre la falda, apreciando el calor que el sexo de la pelirroja desprendía y haciéndola gemir de ansiedad. Al alcanzar el borde de la prenda, flexionó los dedos para explorar la ropa interior que aún no había podido ver, encontrándose la suave tela más angosta de lo que esperaba ya humedecida.

–¡Shinji!

Exclamó ella con deseo y anhelo, soltando su miembro para luego empujarlo hacia un costado, volviéndolo a montar a horcajadas y refregando su intimidad sobre su dureza. El aludido, un poco sorprendido por el repentino movimiento, reaccionó llevando sus manos a sus caderas para asistirla. Asuka se elevó lo suficiente como para manipular su erección y dirigirla hacia su entrada.

–Te necesito ahora. –aseguró la fémina con ansiedad– Ya estoy lista.

–Yo también. –coincidió él igual de ansioso.

Apartando la tanga, ella comenzó a descender lentamente guiándolo al interior de su femineidad. Tal como había asegurado, estaba tan húmeda que sin ningún esfuerzo el glande alcanzó su cérvix, ante lo cual ambos gimieron sonoramente. Asuka se desplomó sobre él, uniendo sus labios en un apasionado ósculo, a la espera de acostumbrarse a la sensación de plenitud que le generaba tenerlo en su totalidad dentro de ella. Sin ser indiferente, el morocho la envolvió con sus brazos por la cintura momentáneamente, antes de enredar los dedos de su siniestra en sus rojizos cabellos y amasarle el trasero con la otra.

Ya completamente adaptada a la sensación que le genera, la germana comenzó a mover su pelvis en un suave y dulce vaivén, pero no pasó mucho antes de que este aumente su intensidad, terminando por derivar en un subir y bajar de sus caderas. La excitación se volvió cada vez más intensa e irremediablemente los obligó a interrumpir el beso, momento que Asuka aprovechó para incorporarse y enderezarse, lo que le permitía un mayor control de sus movimientos. Shinji no dejó pasar la oportunidad y reclamó sus pechos, provocando que ella se contrajera alrededor de su dureza.

Movido por el deseo y el placer, el ojiazul también se enderezó para reclamar sus labios con los propios, abrazándola por la cintura. La pelirroja correspondió, intentando transmitirle toda la pasión que él despertaba en ella, al mismo tiempo que le envolvió el cuello con sus brazos para afirmarse mejor y así acelerar las estocadas, provocando nuevos gemidos que se ahogaron en la boca del otro.

Sus lenguas danzaron entre sí con frenesí, mientras que el sonido producto del choque de sus pelvis se volvió cada vez más audible, hasta que la necesidad de recobrar el aliento los forzó a separarse, pero sin detener los movimientos de sus caderas. Al ser el que menos se estaba esforzando, el varón fue el primero en recomponerse y procedió a besarle el cuello trazando un camino hacia sus pechos, además de ayudarla en sus movimientos sosteniéndola de las caderas.

Aun así, el cansancio comenzó a afectar a Asuka, entorpeciendo el ritmo uniforme que traían. Ante esto, en una maniobra rápida, pero más brusca de lo que pretendía, Shinji los tumbó en la cama para intercambiar los roles, comenzando a ser él quien realizaba todo el esfuerzo. Ella no pudo evitar chillar por la sorpresa, pero inmediatamente se recompuso envolviéndolo con sus piernas.

–No me estoy quejando, pero me gustaría alguna señal la próxima vez. –observó la ojiazul con una sensual sonrisa y lo atrajo a un corto beso.

–Lo siento, me deje llevar un poco.

–Dije que no me estaba quejando baka. –protestó antes de gemir con fuerza– ¡Solo sigue!

Las estocadas se volvieron un poco más violentas, pues ella le estaba dificultando retirarse con la misma velocidad con la que se hundía en ella, provocando que ambos comenzaran a vislumbrar sus orgasmos. Los gemidos y jadeos cada vez eran más sonoros, al igual que el choque de sus pelvis. Ya un poco más agitado, el varón se apoyó en sus codos conectando su frente con la de ella, pero sin alterar el ritmo. La fémina lo abrazó con fuerza, afirmando sus dedos en su espalda, besándolo con lujuria y pasión, aunque de forma un poco entrecortada por los jadeos que ya no podían reprimir.

–¡Folgen Shinji! ¡Folgen Shinji! ¡FOLGEN!

–Oh Asuka. Estoy llegando.

Balbuceaban con sus mentes abrumadas por las emociones y el placer que se provocaban mutuamente, cuando ambos ya se encontraban en su límite. Bastó con una sola estocada, la más profunda de todas para que Asuka se corriera, mientras Shinji derramaba toda su semilla directamente en el interior de su útero. Ninguno de los dos pudo evitar soltar un grito lleno de gozo al alcanzar su liberación y se convulsionaron aferrándose al otro, agobiados por el intenso orgasmo que experimentaban:

–¡Me corro!

–¡Ich renne!

Permanecieron así por un momento completamente agotados tratando de recuperar el aliento y la cordura. Levemente recobrado, él se retiró de su interior, recostándose a su lado para no cargarla con todo su peso, a lo que la fémina rodó para abrazarlo y besarlo en su cuello, antes de descansar sobre su pecho. Una vez que sus respiraciones y palpitaciones se normalizaron, Asuka fue la primera en hablar:

–¿Te gustó mi presente?

–El mejor de toda la noche.

–Y eso que aún no lo has desenvuelto.

–Te ves demasiado sexi y no me pude resistir, además tu tampoco me diste la oportunidad. –señaló Shinji con una picara sonrisa.

–Eso es culpa tuya. –devolvió Asuka mientras jugaba con un dedo sobre su pecho– Te veías muy sexy vestido de Luffy, exhibiendo ese ardiente torso tuyo.

El ojiazul no pudo evitar ruborizarse ante el elogio y apartó momentáneamente la mirada, pero rápidamente supo cómo contraatacar.

–Por suerte solo me has mostrado ese atuendo a mí, de lo contrario tendría que haber puesto en su lugar a muchos hombres. Aunque de seguro, de usarlo en la fiesta, Misato y Hikari habrían golpeado a sus novios y los demás.

Los dos se rieron al imaginarse a la representante abofeteando a los stooge y jalándoles las orejas, su tutora golpeando a los tres adultos, Ritsuko riéndose de la escena, Maya ruborizada y recriminándole a sus compañeros tenientes, mientras que Rei se confundía por no entender las reacciones de los demás.

–Dime, ¿crees estar listo para una segunda vuelta?

–No lo sé. Dímelo tú.

Sin esperar su réplica, la atrajo para besarla con pasión y deseo, provocando que su miembro ya recobrado y casi completamente erguido se presionara contra su vientre, enfatizando su voluntad de ir por otro asalto. Ella correspondió el ósculo con igual entusiasmo, restregando sus orbes carnosos sobre su pecho a la vez que su pelvis y estómago le rozaban su ahora sí ya dureza. Sus lenguas compitieron por establecer el dominio sobre la otra, hasta que el aliento comenzó a escasear, momento que Asuka decidió aprovechar para separarse y así comenzar a desnudarse con sensualidad.

La pelirroja simplemente dejó que la camisa se deslizara por acción de la gravedad, encorvando su espalda y sacando el pecho, incitando así a su amado, que se relamía los labios en anticipación. Ella no pudo evitar sonreír con satisfacción al ver su expresión y luego de que la prenda abandonara sus muñecas, llevó sus manos disimuladamente al broche que mantenía cautivos sus senos.

Con suavidad, Asuka movió sus brazos hacia adelante, apretujando sus orbes y logrando así acentuar sus atributos a la vez que terminaba de aflojar el sostén. Instantáneamente el varón buscó acercarse al mismo tiempo que se incorporaba, a lo que ella reaccionó poniéndose de pie, retrocediendo un paso y arrojándole el brasier a la cara en una clara provocación. Shinji no dudó en aceptar el reto y con agilidad la sostuvo por las caderas, haciéndola chillar de sorpresa.

Con tortuosa lentitud, el ojiazul bajó el cierre de la falda provocando que la germana se estremeciera de anticipación a lo que seguiría una vez que estuvieran en igualdad de condiciones. La prenda cayó con gracia a los pies de la fémina, que simplemente se dejó hacer, complacida de que él se estuviera encargando de desnudarla. Shinji ahuecó su trasero explorando entre su tersa piel y el fino encaje de la tanga, ganándose algunos suspiros de ansiedad por parte de ella para que prosiguiera.

Guiado por la cinta del portaligas, él fue descendiendo para desprenderlas de las medias, dejando la piel erizada a su paso. No conforme con esta reacción, el morocho le succionó el lóbulo de la oreja izquierda, antes de trazar un camino de besos y lamidas mientras sus manos recorrían las ligas para liberarlas en el frente. Continúo saboreando su piel, deteniéndose un momento en el pezón más cercano, a la vez que su mano derecha ascendía en busca de su húmeda cavidad, de la cual se burló un momento para luego recorrer su muslo con suma lentitud.

Cuando sus manos se encontraron a la misma altura, Shinji infiltró sus dedos por debajo de las medias, acariciándola con sus yemas a medida que exponía la suave piel levemente bronceada. Asuka no pudo evitar retorcerse con ansiedad ante sus provocaciones y liberar un gemido de anhelo, tras sentir su lengua recorriendo desde el puente de sus senos hasta su ombligo, al cual besó apasionadamente como si fuera su femineidad.

Completamente abrumada, la ojiazul apenas logró apoyarse en sus hombros para ayudarlo a quitar la molesta prenda que lo distraía de lo importante. El japonés sonrió satisfecho ante un jadeo de decepción, cuando su lengua se retiró, volviendo hacia atrás, nuevamente a sus senos, todo con tal de repetir sus acciones sobre la otra media. Esta vez su húmedo apéndice mantuvo constantes sus atenciones, además de sumar sus manos, que con la misma lentitud con la cual retiraron las prendas, ahora ascendían por cada pierna delineándola con devoción.

Ya tan ansioso como ella, Shinji volvió a interponer sus dedos entre su piel y la lencería, enganchando con sus pulgares tanto la faja como la tanga para retirarlas a la vez, solo hasta los muslos, dejando que la gravedad terminara el trabajo. Él ascendió con la lengua por su vientre, sujetándola del trasero y usando los dedos de su diestra para molestarla a la vez que comprobaba que tan predispuesta se hallaba para el segundo asalto. En respuesta, Asuka arremolinaba su pelo intentado transmitirle, aunque sea una parte de las sensaciones que le estaba provocando y rogando por más, pero cuando lo tuvo casi a la altura de su pecho, lo jaló con algo de brusquedad para besarlo con toda la pasión que había acumulado.

Él no dudó en corresponder y presionarla contra sí, apretándole aún más el trasero, además de retorcer sus dedos dentro de ella y presionar su pulgar sobre el erecto botón. La pelirroja envolvió sus brazos en su cuello profundizando el ósculo con evidente ansiedad. Ya ninguno de los dos soportaba la espera, el varón retiró sus dedos de su interior para comenzar a elevarla, ante lo cual la fémina reaccionó rápidamente dando un pequeño brinco para facilitarle la tarea, mientras le rodeaba la cintura con sus piernas.

Shinji la sujetó con firmeza de los muslos, levantándola lo suficiente como para poder penetrarla con una estocada rápida y profunda gracias a lo húmeda que estaba por tantas provocaciones. Asuka casi se corrió en ese instante, cuando el glande besó la entrada de su útero, obligándolos a separar sus labios para poder gemir plenamente de placer. Esta vez ella no sintió nada de incomodidad, solo la deliciosa estimulación que le brindaba el tenerlo completamente en su interior.

De manera coordinada, los dos pusieron de su parte para comenzar a moverse, la pelirroja afirmándose en los hombros del morocho para elevarse y este asistiéndola con sus brazos, sosteniéndola desde los muslos. El ritmo era suave y tranquilo, con embestidas cortas y lentas, dándoles la oportunidad de acostumbrarse a la posición. La ojiazul unió sus frentes para mirarse a los ojos e intercambiar sus alientos con cada leve suspiro de satisfacción.

Aumentaron la velocidad y la amplitud de las estocadas, pues ya no era suficiente, sus cuerpos anhelaban aún más. Pronto los gemidos de esfuerzo y placer se hicieron presentes, endulzando los oídos del otro e incitándolo a continuar. No paso mucho para que el sudor se hiciera presente sobre sus pieles, dificultando sus movimientos. Shinji se hundió una última vez en su amada y reclamó sus labios con pasión, mientras avanzaba hacia la pared más cercana.

Al ser apoyada en la superficie, Asuka no pudo evitar sentir un escalofrío, por la temperatura de esta sobre su espalda, pero también y principalmente, porque la entrada de su útero cedió ante el glande con el impacto. El ósculo se interrumpió para recuperar el aliento y jadear ante la reciente estimulación.

–¡Scheiße Shinji! –exclamó al recuperar un poco de aire.

–Será más fácil así. –aseguró él con una pícara sonrisa.

–Y más placentero.

Agregó ella comprendiendo la intención de su novio, que se retiró suavemente de su interior y sin miramientos rápidamente retomó el ritmo que traían hace solo un momento. Si bien tenían toda la noche por delante, su nivel de excitación les pedía ir en busca de más, en lugar de tomarse su tiempo. La nueva ubicación era igual de placentera que la anterior, pero requería de menor esfuerzo y les otorgaba mayor libertad de movimientos, con lo cual era más fácil incrementar la velocidad y amplitud de las estocadas.

Shinji la sostenía de los muslos y la embestía con pasión, por su parte ella se apegaba a su torso con la siniestra mientras la diestra se enredaba en sus cabellos. Él no sólo retribuía con el meneo de sus caderas, sino que saboreaba su piel, especialmente la parte superior de sus pechos y clavículas, provocando que ella jadeara de placer en su oído.

Los gemidos se fueron intensificando y las estocadas se volvieron cada vez más profundas, con la cabeza ganando terreno sobre la matriz. Asuka estaba completamente abrumada por esto, tanto que sin darse cuenta comenzó a dejar la marca de sus uñas en su espalda. El varón no estaba mejor, no porque lo estuviera lastimando, ni se percataba, pues estaba intoxicado con el aroma que sus cuerpos desprendían y como su miembro era exprimido por las paredes vaginales.

La germana ya estaba comenzando a sentir ese peculiar hormigueo, que le indicaba el inicio de la construcción de un intenso orgasmo. Shinji también podía sentirlo, pero el esfuerzo le estaba pasando la factura, quitándole concentración a pesar de sus deseos, lo que afectaba sus movimientos perdieron ímpetu.

–¡No te detengas! –rogó la ojiazul– ¡Me estoy acercando!

–¡Yo también! –coincidió el morocho– Pero… mis brazos… ya no resisten.

–Entonces cambiemos de posición. ¡Rápido!

Obedientemente, pero con cuidado de no dejarla caer, el varón retrocedió y ella desenredo las piernas de sus caderas para sostenerse por sí misma. Sin separarse más que lo suficiente como para poder desplazarse, se encaminaron hacia la cama intercambiando apasionados y profundos besos. Al llegar al borde del lecho, Shinji interrumpió el ósculo y sin miramientos la giró por los hombros antes de sostenerla por la cintura para nuevamente penetrarla de una sola vez.

Asuka no tuvo tiempo a reaccionar tras la interrupción del beso y apenas logró jadear de sorpresa ante las acciones de su novio, luego simplemente se inclinó sobre la cama apoyándose en sus brazos y se dejó hacer. El ojiazul reanudó las arremetidas con el mismo ímpetu que empleaba al interrumpirlas anteriormente.

Los gemidos acompañados por el choque de sus carnes llenaron la habitación y el ritmo de las estocadas alcanzó su máximo nivel, tanto en amplitud como en profundidad. Pronto pudieron vislumbrar que sus orgasmos estaban por llegar y Shinji se reclinó sobre Asuka, envolviéndola con sus brazos sin interrumpir el vaivén de sus caderas.

–¡No te detengas! –imploró ella.

–¡Estoy llegando!

–¡Ya casi!

La fémina correspondió a sus movimientos con los propios, acortando el intervalo de las embestidas. El varón la asistió masajeando los pechos para acelerar su liberación a sabiendas de que esto provocaría la suya. El glande comenzaba a abrirse camino a través de la entraba a la matriz, incrementando todavía más el placer de ambos. Efectivamente la primera en llegar fue la pelirroja.

–¡ICH KOMME!

El morocho volvió a tomarla de sus caderas y continuó con sus arremetidas, ahora más lentas debido a la resistencia de la vagina de la fémina que se aferraba a su pene como si lo estuviera exprimiendo. Asuka pudo sentir cómo su orgasmo se prolongaba mientras su eyaculación se filtraba en el poco espacio que la dureza del varón dejaba en su femineidad.

Toda la estimulación consecuente del clímax de su novia terminó por desencadenar la liberación de Shinji, que con una última y profunda estocada disparó su semilla con fuerza dentro del útero, soltando un gruñido de placer. La germana tuvo un segundo orgasmo antes de que terminara de experimentar el primero al sentir su matriz repleta de la ardiente corrida de su amado.

Finalmente, los dos se derrumbaron sobre la cama completamente extasiados y agotados, aún sintiendo las réplicas de sus orgasmos. Cuando se recuperaron apenas tuvieron la energía suficiente como para acomodarse mejor y cubrirse con una sábana antes de caer profundamente dormidos.


HORMONAS CONTROLADAS Y SATISFECHAS. NO SE PUEDEN QUEJAR CON ESTE SON TRES EN UN SOLO CAPÍTULO.


Tras poco más de una hora de sueño, los adolescentes despertaron recobrados de su intenso encuentro. Visiblemente desalineados y sintiéndose algo pegajosos por el sudor, decidieron darse un baño para asearse. Finalmente terminaron por bañarse dos veces, ya que la primera gracias a las caricias intercambiadas mientras se asistían mutuamente, terminó por derivar en una nueva ronda de pasión.

Una vez completamente higienizados y plenamente relajados, Asuka y Shinji recargaron energías con una nueva porción de torta antes de ir al cuarto donde cambiaron las sábanas. Junto con el sensual conjunto de la pelirroja, pusieron todo para lavar antes de irse a dormir. Sus compañeras no volverían hasta el mediodía, así que podrían terminar con la limpieza en la mañana.


Small Timeskip


Habían pasado ya casi dos semanas desde el cumpleaños de Shinji y los pilotos se encontraban finalizando una extensa prueba de sincronización. Era el viernes ya bien entrada la tarde y Ritsuko quería volver a evaluar el rendimiento de los elegidos sincronizando con otro Evangelion que no fuera el propio. En esta oportunidad, Rei también participó de la prueba comenzando en la Unidad 01, mientras Asuka lo hacía en la 00 y Shinji en la 02. Así fueron rotando hasta casi el anochecer cuando finalmente cada uno estuvo en su respectivo Eva.

–Eso es todo chicos, hemos terminado. –anunció Maya.

–¡Por fin! –celebró la germana con evidente fastidio.

–Te recuerdo que les di a elegir cuando hacer la prueba y ustedes prefirieron que fuera hoy, para tener el fin de semana libre. –señaló la doctora.

–Hai, hai. No tienes que recordármelo. –respondió Asuka– No creí que llevaría tanto, sobre todo porque ya tenías los datos de Shinji y los míos.

–Efectivamente, con ustedes dos solo nos concentramos en su desempeño en la Unidad 00 y las demás pruebas solo sirven como un mero registro. –concedió Ritsuko– Pero para Rei debimos prestar mucha más atención y realizar varios ajustes.

–Lamento haber causado inconvenientes. –se disculpó la peliazul.

–No es tu culpa Rei, con nosotros fue igual la última vez. –tranquilizó Shinji.

–Es cierto Rei, no tuve en cuenta que ahora tú también participarías, mucho menos que quedaríamos tan cansados de nuestras actividades en el instituto. –intervino Asuka.

Una vez fuera de sus respectivos Entry Plug, los adolescentes se dirigieron a la sala de control para recibir los resultados. Allí la doctora Akagi les informó que tanto Asuka como Shinji obtuvieron los mismos valores de la última vez, pero que con la Unidad 00 no lograban igualar la marca de Rei. Mientras que la ojirroja apenas logró superar la sincronización mínima requerida para mover a las Unidades 01 y 02.

Ritsuko volvió a llegar a la misma conclusión, de ser necesario Asuka y Shinji podrían suplirse entre sí de manera eficiente, dado que los mejores rendimientos se daban cuando estaban en su correspondiente Evangelion. Mientras que Rei solo podía controlar apropiadamente su propia unidad. Los pilotos estaban saliendo de la sala de control para dirigirse a los vestuarios tras escuchar los resultados de la prueba cuando las alarmas comenzaron a sonar.

–¡¿Es en serio?! ¿Otra vez? –cuestionó Asuka con evidente fastidio.

–Mira el lado positivo, al menos no nos llegamos a duchar y ya estamos listos para salir. –ofreció su novio con resignación.

–Tienes razón en eso, además mañana podremos descansar sin preocupaciones, si bien sus ataques son aleatorios, no creo que tengamos dos tan cercanos. –aceptó la pelirroja llena de confianza.

–En realidad los Evas deben ser llevados a las catapultas primero. –intervino Rei.

–Pronto, a la sala de estrategia, Misato nos verá allí. –ordenó Ritsuko– Maya encárgate de preparar todo para el lanzamiento.


En la sala de estrategias se encontraban Gendo en una de las cabeceras con Fuyutsuki a su derecha y Misato a la izquierda. Los elegidos se ubicaron en el otro extremo de la mesa y Ritsuko se puso al lado de su amiga. Todos los presentes centraron su atención en el holograma que mostraba a la nueva amenaza. Se trataba de una figura de complexión humanoide, de una altura levemente superior al de un Evangelion, según los datos aportados por las MAGI.

Era muy difícil poder distinguir todas las características del ente, dado que además de ya ser de noche, se estaba desplazando bajo el agua por las ruinas de Tokio-2 que habían sido reclamadas por el océano tras el Segundo Impacto y solo se podía ver su espalda. Sus extremidades eran largas y esbeltas, poseía una cintura muy estrecha que se acentuaba gracias a las anchas y deformes caderas. El torso era igualmente desproporcionado, de forma casi triangular con amplios hombros aparentemente reforzados con hombreras.

–¿Cómo se desarrolla la evacuación? –consultó el Subcomandante.

La mayoría de los civiles ya se encontraban en sus hogares, dificultando coordinar el proceso de traslado a los refugios, así como también replegar los edificios. –se oyó la voz de Aoba a través de la radio.

Tanto él como Makoto se habían quedado en el puente de mando dirigiendo las tareas de evacuación y preparando a la ciudad para la batalla, además de asistir a su compañera en la preparación de los Evangelion.

–Capitana Katsuragi, intercéptelo antes de que llegue a la ciudad.

Fue la orden de Gendo antes de ponerse de pie y retirarse, seguido por Fuyutsuki. Misato junto al resto se quedó en la sala cambiando la vista del holograma a las inmediaciones de Tokio-3 para ver dónde posicionar a los Evas. Como bien había ordenado el Comandante Ikari, la batalla debía llevarse a cabo lo más lejos posible de la ciudad para evitar bajas y daños colaterales, por ese mismo motivo el rifle de positrones estaba descartado, además no parecía representar una amenaza que no pudieran manejar los Evas en un combate cuerpo a cuerpo.

Dado que Asuka y Shinji tenían los porcentajes de sincronización más elevados, las Unidades 01 y 02 irían al frente, dejando a la 00 como apoyo y respaldo. Con el fin de ganar un poco de tiempo para que Maya terminara de aprontar los Evas para su lanzamiento y que estos se ubicaran estratégicamente en el campo de batalla, se les solicitó a las JSSDF su colaboración. Misato supo aprovechar el entorno que proporcionaban las ruinas de Tokio-2, a sabiendas de que los ataques normales no afectarían al ente, el blanco serían las edificaciones para generar barricadas o al menos obstáculos que retrasaran el avance del Mensajero.

Efectivamente la criatura se vio obligada a emerger del agua y avanzar a pie sobre los edificios derribados, lo que dio la oportunidad de verla en más detalle. El cuerpo era de una coloración predominantemente negra donde resaltaban detalles en blanco como algunas costillas que sobresalían del cuerpo en su pecho, de las cuales cuatro estaban unidas por otra transversal y protegían el núcleo, o las hombreras con dos orificios en el frente y dos atrás que envolvían el hombro dejando la axila al descubierto.

De los codos surgía un prominente y delgado aguijón, sus manos estaban compuestas por tres dedos de cuatro falanges de huesos con los extremos puntiagudos y afilados. La mayor parte de la espalda alta estaba cubierta por amplias escápulas, adornadas por tres orificios en la parte más angosta, el ángulo superior tenía una forma de florero panzón de cuello alargado, con una prolongada y robusta espina ornamental en el extremo bajo, que rodeaba la espalda baja.

Las escápulas se unían a la columna en una única vértebra muy larga que sobresalía al igual que otras dos de longitud más normal. Entre estas últimas y la ornamental, otra espina sobresalía de la piel, de la mitad del tamaño de la anterior. En el lado externo de los muslos poseía tres hendiduras branquiales reforzadas por estructura ósea. Pero lo que más destacaba era la máscara que hacía las veces de rostro ubicada en la parte superior de su pecho.

–Es exactamente igual a la máscara que tenían de adorno tanto Gaghiel como Shamshel. –observó Asuka.

–Interesante, ¿será que están relacionados de alguna forma? –se preguntó Ritsuko en voz alta.

–Lo averiguaremos pronto. –respondió Misato– Vayan por él, chicos.


La primera en arribar al campo de batalla fue la Unidad 00, el Mensajero aún estaba lejos. Fue lanzada en una de las catapultas que conducía a uno de los puntos más lejanos de la periferia de Tokio-3, cerca del límite con Tokio-2. Llevaba con ella dos carreteles de extensión para el cordón umbilical, pues debería posicionarse de forma tal de poder rodear al ente una vez que las Unidades 01 y 02 le cortaran el paso, de lo contrario no contaría con una fuente de poder además de su batería.

El Eva 00 ya había alcanzado la primera posta y conectado el primer carretel, cuando las otras dos Unidades fueron lanzadas. Al igual que su compañera, Asuka y Shinji no se quedaron junto a la catapulta, se conectaron a la fuente de poder más cercana y avanzaron unos cuantos metros para aumentar la distancia con la ciudad, que aún no había sido completamente evacuada ni preparada para una batalla.

Tras unos 15 minutos de espera, el silencio y la tranquilidad que reinaba en el ambiente se vio interrumpida, la tierra comenzaba a vibrar ante los pasos del 9º Mensajero. Solo pasaron unos segundo para que la silueta de Sachiel, como lo nombraron las MAGIS, se asomara entre las montañas que separaban Tokio-2 de Tokio-3. Para Rei resultó ser un poco imponente dado que le sacaba unas 3 cabezas a los Evas, después de todo, ella no estuvo cara a cara con Ramiel.

Afortunadamente para Asuka y Shinji, no parecía representar un desafío mayor a todo lo que ya habían enfrentado, sobre todo luego de su batalla contra Gaghiel, principalmente para la pelirroja que debió luchar contra Sandalphon sumergida en el magma. Todos permanecieron expectantes hasta que Sachiel dejó de estar frente a la posición de la Unidad 00, mientras continuaba su camino hacia la ciudad y los otros dos Evas.

¡AHORA!

Fue la orden que llegó de Misato por la radio, ella había estado atenta a que el enemigo ya no pudiera notar el movimiento del ahora Azulado Evangelion. Tanto el Eva 01 como el 02 activaron sus Ninjatos, el Carmesí se lanzó al ataque, provocando que el Mensajero detuviera su avance y centrara su atención en este. Rei ágilmente reanudó su marcha para rodear a Sachiel, aprovechando la distracción y así sorprenderlo por la espalda si sus compañeros no podían manejarlo.

A todo esto, tanto Kyoko como Yui se mantuvieron en silencio, después de que sus hijos se sincronizaron con ellas y supieron de una particular característica del Mensajero, habían optado por mantenerse alertas a sus movimientos. El Eva 01 siguió de cerca a la Unidad 02, manteniéndose detrás de ella para no ser visto.

No intentes cortar el núcleo, solo atravesarlo o golpearlo para partirlo. –advirtió Ritsuko.

¡Ya lo sé! –devolvió la germana– Podría tener la misma habilidad de Israfel.

A dos pasos de Sachiel, Asuka hizo que su Eva diera un salto y empuñara su Ninjato con ambas manos antes de intentar hacer un corte descendente sobre el hombro derecho. Como si se tratara de un mero reflejo, el ente elevó su brazo y detuvo el filo del arma sin mucho esfuerzo, manteniendo así a la Unidad Carmesí suspendida en el aire. En ese mismo instante el brazo izquierdo se preparó para atacar, el aguijón pareció prolongarse comenzando a brillar en una tonalidad azul marino.

¡CUIDADO!gritaron tanto Yui como Kyoko.

Asuka con ayuda de su madre, balanceó las piernas del Eva 02 para así obtener impulso y elevar todo su cuerpo afirmándose en la empuñadura. Por su parte la Unidad 01 con una velocidad sorprendente, ocupó el espacio dejado por el cuerpo de su compañera, con su arma al frente y sostenida con ambas manos. Fue justo a tiempo, ya que la garra del 9º Mensajero se encontraba con sus dedos extendidos ante el Ninjato y de la palma salió disparado el aguijón brillando intensamente.

Si no fuera por Yui que activó el Campo AT del Eva Violeta, su arma habría sido destruida y posiblemente su pecho atravesado. Sin embargo, no pudieron evitar que el impacto los hiciera chocar contra la Unidad Carmesí, enviándolos a volar unos metros. Todo sucedió tan rápido, que los presentes en el puente de mando apenas si llegaron a apreciar lo que había pasado.

¡¿Qué diablos acaba de pasar?! –exclamó la pelimorada sorprendida y con furia.

Rei apenas estaba por llegar a su destino cuando la voz de Misato y el sonido provocado por la caída de las Unidades 01 y 02 llamó su atención, haciéndola mirar en la dirección del enemigo. A solo unos metros de su posición de partida, yacían el Eva Violeta sobre el Carmesí. Con algo de dificultad la pareja de pilotos comenzó a levantar sus Unidades antes de que la fémina respondiera:

¡Fluch! Es tan resistente como Gaghiel.

Y esas espinas me recuerdan a los látigos de Shamshel. –agregó su novio.

Frente a ellos, Sachiel se encontraba exactamente en el mismo lugar. Ahora con su brazo izquierdo extendido al igual que su aguijón con una longitud aún mayor a la suma del antebrazo y lo que antes sobresalía del codo. La intensidad de la luz que emitía la púa comenzó a disminuir a medida que se retraía lentamente, hasta que finalmente volvía a su tono blanco hueso al recuperar a su posición original.

El 9º dio un pequeño brinco inclinándose hacia adelante, un octágono anaranjado se materializó a su espalda y apoyando sus pies en el, se impulsó hacia adelante a gran velocidad. Esta vez los dos aguijones comenzaron a brillar mientras se prolongaban detrás del codo, sus brazos estaban flexionados a los lados de su cuerpo, aguardando que su ataque se terminara de cargar.

Asuka y Shinji adivinaron sus intenciones e inmediatamente adquirieron una posición defensiva anteponiendo sus Ninjatos y desplegando sus campos AT. El ente extendió sus brazos hacia adelante apuntando a cada uno de los Evas a la vez que los aguijones emergían de sus palmas brillando con intensidad. Rei contemplaba completamente sorprendida con la velocidad del enemigo.

¡ESQUIVENLO! –gritó Misato aterrada.

¡¡¡NO!!! respondió en sincronía la pareja de pilotos preparándose y apretando los dientes con fuerza.

El impacto de Sachiel contra la defensa de las Unidades 01 y 02 amortiguo su avance lo suficiente como para permitir que estos chocaran sus armas contra las púas, logrando así neutralizar su ataque y desviarlo hacia abajo, provocando que se enterraran en el suelo. Cuando las moles Violeta y Carmesí intentaron propinar un contraataque pisando la espalda de su adversario, este volvió a emplear su Campo AT para impulsarse en el aire y alejarse girando sobre si mismo.

El Mensajero estaba por aterrizar nuevamente a solo unos metros de donde se hallaba la fuente de poder los Evas. La segunda elegida se percató de esto y teniendo en cuenta el resultado de su reciente ataque, además de que ya no lo estaban rodeando, ordenó:

Cúbrete Rei, no dejes que te vea.

Shinji entendió al instante la intención de su novia, al igual que ella reposicionaron a sus Unidades juntas, para obstruir la visión de su enemigo. Sin comprender muy bien el motivo, la peliazul obedeció y su Eva se agachó lo máximo posible, de forma que pudiera reaccionar apropiadamente de ser necesario.


La Capitana Katsuragi observaba la situación sin lograr comprender los motivos de los pilotos para desobedecerla, mucho menos la extraña orden de Asuka hacia Rei. Para llegar a la Unidad 00, Sachiel debía enfrentar primero a las 01 y 02. Por su parte, Gendo observaba todo con atención sin perderse ningún detalle al igual que Kōzō a su lado, mientras que Ritsuko analizaba los datos que MAGI le estaba brindando en busca de una posible estrategia.

–¿Qué pretendes Asuka? –consultó Misato sin lograr intuir sus intenciones.


En el campo de batalla la aludida y su pareja respiraban con un poco de dificultad en sus Entry Plug por el esfuerzo. Una vez que se recuperaron y afirmaron en una posición defensiva a la espera del siguiente movimiento del 9º, la pelirroja respondió:

Evitar que note la presencia de Rei.

¿Por qué no lo esquivaron? –reprochó su superior algo enojada.

Necesitábamos comprobar si podemos bloquearlo para contraatacar, no podemos simplemente esquivarlo indefinidamente. –explicó Shinji.

Eso fue muy astuto. –intervino Ritsuko– Ciertamente, a pesar de que su sincronización ha mejorado mucho, con las características de la Unidad 00, Rei no podría soportar ese ataque, ni siquiera esquivarlo más de una vez.

Es cierto, ahora sólo resta decidir cómo aprovechar nuestros recursos para destruirlo. –observó la pelimorada.

Dudo que el rifle tenga efecto en él. –señaló la ojirroja– Su piel es muy resistente, además también cuenta con un Campo AT.

Antes de que pudieran decidir un nuevo plan de acción, Sachiel volvió a arremeter contra las Unidades 01 y 02, las cuales repitieron su reacción anterior. Aunque en esta ocasión, tanto Asuka como Shinji en lugar de solo desviar los aguijones intentaron cortarlos. No tuvieron éxito, pero al menos esta vez lograron provocar que su enemigo se enterrara casi de cabeza en el suelo, lo que dejó su núcleo expuesto y vulnerable a un ataque por unos instantes.

La oportunidad no pasó desapercibida para los pilotos, que rápidamente forzaron a sus Evas para reposicionarse y dar un giro buscando atravesar el orbe rojizo con sus Ninjatos. El ente aprovechó el impulso que traía, dejando que su cuerpo continuara con su movimiento natural, apartándose y evitando el ataque a la vez que retraía sus aguijones, los cuales habían quedado enterrados en el suelo y le impedían actuar con libertad.

Una vez que sus manos estuvieron nuevamente bajo su control, el Mensajero empleó un nuevo Campo AT frente a estas para impulsarse y alejarse de sus rivales, sin darles tiempo a redireccionar su ataque. Girando como si de un trompo se tratara, Sachiel volvió a aterrizar de cara a las Unidades, un poco más cerca de su posición inicial. Todos estaban maldiciendo por la oportunidad que se les había escapado a excepción de los pilotos, que respiraban agitadamente por el esfuerzo, aun así, Asuka esbozo una sonrisa llena de confianza.

¡Rei! Prepárate para atacar con tu Ninjato. –ordenó la ojiazul, tomando por sorpresa a todos, incluyendo a su novio.

¿Qué tienes planeado? –consultó Misato.

Cuando nos vuelva a atacar, porque lo hará. –aseguró la germana con convicción– Repetiremos la maniobra, solo que esta vez soltaremos nuestras armas para inmovilizarlo sujetando sus brazos y usaremos nuestros Campos para anular el suyo. –explicó mirando momentáneamente la pantalla que mostraba a su novio antes de enfocarse en su compañera– Debes de empezar a correr en cuanto lo veas iniciar su ataque. No dudes te ayudaremos a penetrar su piel.

Ciertamente es un plan brillante y con posibilidades si los tres cooperan para atravesar su piel, aunque es bastante arriesgado, si fallan perderemos el factor sorpresa de Rei. –intervino la Doctora Akagi.

Ambas tiene razón, es arriesgado, pero es nuestra mejor opción. –concordó la pelimorada– Adelante, háganlo.

Lista y preparada.

Fue el anuncio de Rei que ya sostenía la empuñadura de su arma, pero sin activarla para no llamar la atención y facilitar su movimiento, mientras su Unidad cambiada a una posición de partida, cual si de un corredor se tratase. Tal como Asuka lo había predicho, Sachiel inició un nuevo ataque, solo que esta vez su cuerpo se movía con una ángulo ascendente como si estuviera apuntando a las cabezas de los Evas.

Instantáneamente al ver el Campo AT que el ente usaba como un trampolín para impulsarse, Rei arrancó con su carrera a la máxima velocidad que la Mole Azulada podía dar. Las Unidades 01 y 02 estaban sosteniendo sus Ninjatos en lo alto, la de Shinji con la izquierda sobre la derecha y Asuka al revés, como si uno fuera el reflejo del otro. Para cuando el 9º se encontró con las barreras de sus oponentes, el Eva 00 apenas había recorrido una cuarta parte de la distancia que la separaba de sus compañeros.

Mientras tanto los gigantes Violeta y Carmesí habían dejado caer sus armas para atrapar las muñecas del Mensajero con las manos que tenían a mayor altura. Esto tomó por sorpresa a Sachiel y antes de que intentara reaccionar o usar su impulso para continuar su avance y liberarse, Asuka y Shinji conectaron un fuerte golpe sobre la articulación del brazo que sostenían con la mano libre. Con esa maniobra, no solo lograron detenerlo, sino también obligarlo a flexionar la extremidad y redirigir los aguijones hacia el propio cuerpo del ente. Para cuando el ataque del 9º fue completamente neutralizado, Rei se hallaba aun a más de la mitad del camino.

¡Asuka! –llamó el varón con los dientes apretados– Debemos empujarlo para intensificar el impacto.

¡Vamos! –coincidió la germana– «¡Mutter!»

«¡Okāsan!»

Los dos se concentraron y pidieron ayuda a sus madres para golpear con sus hombros a Sachiel y forzarlo a retroceder. La gravedad hizo su trabajo justo cuando el trío comenzó a avanzar hacia el encuentro con la Unidad 00.

«No te preocupes por el Campo AT, déjame eso a mí» respondieron las dos mujeres encerradas en los Evas cómo si estuvieran sincronizadas entre sí.

El ente luchaba por liberarse de la toma a la que estaba siendo sometido sin éxito, lo único que logró hacer fue replegar sus aguijones, que debido a la posición de sus brazos ya no representaban una amenaza para los pilotos. La velocidad se fue incrementando a medida que la distancia entre Rei y Sachiel disminuía, mientras este agitaba sus pies tratando de afirmarse el suelo sin éxito. Tanto Yui como Kyoko estaban neutralizando el Campo AT del Mensajero con el propio.

El Eva Azulado llevó su Ninjato, ahora desplegado y activado, hacia adelante con sus brazos preparándose para atravesar al Mensajero. Posteriormente, de manera irremediable y sorprendente para Sachiel, su espalda impactó con la afilada hoja del arma de la Unidad 00, precisamente debajo de la vértebra donde se unían las escápulas.

Al principio, era tal la dureza de la piel que no permitió que el filo la atravesara, pero la fuerza del choque provocó que se hundiera y deformara al igual que una tela. Los brazos del Eva 00 cedieron flexionándose para permitirle a éste continuar avanzando sin detenerse de forma abrupta. Esto derivó en un segundo impulso sobre la empuñadura del Ninjato, dándole la fuerza necesaria para finalmente vulnerar la poderosa defensa del Mensajero y abrirse camino a través de la carne hacia el orbe rojizo.

El 9º soltó un ensordecedor chillido de dolor ante el avance de la afilada hoja en su carne, el cual continuó incluso cuando las grietas se comenzaron a propagar por la superficie del núcleo como raíces desde los bordes. Solo cesó una vez que las fisuras se conectaron en el centro del orbe de donde emergió el filo del Ninjato manchado de sangre de color púrpura azulada, a la vez que el característico brillo rojizo se tornaba en un opaco bordo.

Las consecuencias del ataque efectuado por las tres Unidades no quedaron allí, pues aún tenían energía acumulada que debía liberarse. Dicha energía fue absorbida por el cuerpo del ahora vencido Sachiel, el torso y las piernas cedieron para acompañar el desplazamiento del Eva 00, mientras que los brazos continuaron junto a las 01 y 02. Irremediablemente la piel y lo músculos terminaron por ceder, permitiendo que los brazos fueran arrancados del torso, arrastrando algunos tejidos con ellos y dejando emanar una lluvia de sangre púrpura azulada.

La velocidad de las moles de colores se aminoró poco a poco hasta que se detuvieron por completo de forma suave y segura. La Unidad 00 lo hizo a más 15 metros del punto de impacto, debido a que ahora cargaba con la mayoría del peso de Sachiel. Por su parte, la Carmesí y la Violeta dado que solo llevaban un brazo del Mensajero lo hicieron tras más de 25.


La escena trajo alivio y alegría al personal que se encontraba en el puente de mando, pero también le revolvió el estómago a los más susceptibles, entre los que destacó Maya que no pudo evitar devolver en la papelera más cercana. Gendo sonrió de satisfacción debajo de sus manos ante el desempeño de los pilotos. Cuando por fin pudo salir de su shock y controlar el leve impulso que sentía por imitar las acciones de la Teniente Ibuki ante la carnicería efectuada por sus cargos, Misato rompió el silencio que reinaba en el recinto.

–¡Informe! –ordenó, aunque ya sabía cuál sería la respuesta, no quería confiarse hasta que las MAGI lo confirmaran.

–El enemigo ha sido aniquilado. –informó el Teniente Aoba, que era el más entero de los tres.


Ya escucharon. ¡Buen trabajo chicos! –elogió Misato– Pueden volver.

Por fin. Necesito una buena ducha. –indicó Asuka, con evidente cansancio.

Yo quiero dormir, estoy exhausto.

También requiero tiempo para reponer mis energías. –agregó Rei igual de agotada que sus compañeros.

Descuiden podrán descansar el fin de semana y recién retomaremos las pruebas el martes. –aseguró Ritsuko– Siempre que no venga ningún otro Mensajero.

Ninguno de los pilotos respondió, solo suspiraron con resignación y cansancio antes de que la comunicación con sus superiores finalizara, quedando solo las ventanas de imagen que mostraba a sus compañeros. Luego a paso lento y tranquilo se dirigieron a las catapultas para volver al GeoFront.

Mientras tanto, en el puente de mando, el Comandante y Subcomandante procedieron a retirarse tras una muy escueta felicitación a los presentes por el desempeño durante el enfrentamiento. Una vez que las máximas autoridades dejaron el recinto, todo el personal se permitió relajarse un poco sin descuidar sus funciones.


Los siguientes días fueron sumamente tranquilos, Ritsuko se aseguró de distribuir lo más uniformemente posible las obligaciones de los pilotos en NERV. Si bien los elegidos habían vuelto a demostrar que eran capaces de hacerle frente a un Mensajero después de una dura jornada de actividades, la Doctora Akagi no quería correr riesgos innecesarios.


Small Timeskip


Era el primer jueves de julio por la mañana y en cuanto el trío de roomies cruzó la puerta del aula, fueron abordados por un muy emocionado Kensuke. Apenas dándoles la oportunidad de responder al saludo, el nerd les habló sobre un terrible incidente ocurrido con la Unidad 04 que desencadenó en la destrucción de la Segunda Rama de NERV en Nevada, Estados Unidos.

Tanto Asuka como Shinji contuvieron la respiración y palidecieron ante la noticia, recién se tranquilizaron al oír de qué rama se trataba, pues Mari les dijo que se encontraba en la principal ubicada en Boston, Massachusetts. Dejaron de prestarle atención a su compañero por un momento, mientras su mente viajaba a su querida hermana mayor, necesitaban hablar pronto con ella para obtener más detalles de lo sucedido y saber que no se repetiría donde ella se encontraba.

–Buscando más información al respecto, me entere que el alto mando ha decidido que la Unidad 03 se pruebe aquí en Japón en la base experimental de Matsushiro. –decía Kensuke muy emocionado y con aires de suficiencia– Pero no pude encontrar ninguna mención sobre su piloto.

–Eh. –dijo Asuka luego de asimilar las últimas palabras de su compañero de estudios.

–Eso indica que puede que aún no tengan un candidato. Quiero que me ayuden a convertirme en su piloto. –concluyó el otaku con ojos suplicantes.

–¡¿QUÉ?! –exclamó la pareja de pilotos.

Rei se mantuvo callada observando las reacciones del resto, no le parecía mala idea incrementar el número de Unidades disponibles. Al contrario, para ella era el curso de acción más lógico, aumentar la cantidad de Evangelion disponible para hacer frente a los Mensajeros, también acrecentaba las posibilidades de victoria. Aun así, si sus roomies no creían que su compañero Aida era apto, no lo apoyaría, a pesar de que le agradaba la idea de que el mismo se ofreciera como voluntario.

–¡Quiero ser el Quinto Elegido! –aseguró Kensuke con determinación y convicción.


oooooooooo


Notas Aclaratorias:

Musuko no tanjōbiomedetō: "Feliz cumpleaños hijo mío" en japonés.

Odoroki: "Sorpresa" en japonés.

We Are: Opening de "One Piece" muy popular.

El hombre que yo amo: Según Google compuesta por Gogo Muñoz, yo la conozco por la cantante Natalia Oreiro.

Ich renne: "Me vengo" en alemán.

Ich komme: "Me corro" en alemán.

Escápula: ese hueso de la espalda vulgarmente llamado "paleta" (aclaración para quienes no quieran buscarlo en google como hice yo por no querer usar el otro).


Notas Finales:

Lo de los gatos es real, a mi también me sorprendió, pero lo vi en un documental y me parecía apropiado mencionarlo para justificar de donde Rei obtenía sus dudas. No discrimino por los gustos de cada uno, cada quien es libre de elegir, esto no es con malas intenciones, simplemente era un argumento válido y sólido, nuestra especie requiere de la interacción heterosexual para propagarse pues así es nuestra naturaleza y ni la inseminación artificial puede negarlo, de lo contrario seríamos hermafroditas.

Espero que los pervertidos sepan disculparme por no desarrollar los sucesos en el baño durante el cumpleaños de Shinji, pero debo guardar material para futuros capítulos, creo que les di suficiente "acción" con todo lo demás XD.

Sí, ahí termina, con una pequeña pista de lo que lo que vendrá en el próximo capítulo. ¿Qué dicen ustedes, logrará Kensuke cumplir su sueño o terminará frustrado como en el canon? ¿Introduciré un nuevo personaje? ¿Será alguien conocido de algún juego o manga aprobado por Gainax? ¿O ya es el momento de que aparezca el alvino de sexualidad dudosa? Déjenme su opinión en los comentario, quien sabe, tal vez su interés me motive y de la inspiración necesaria para que el capítulo salga más rápido.

Bien ha sido un largo tiempo sin actualizar, esta cuarentena no colaboro en lo más mínimo. Si bien tuve tiempo para dedicarle, faltó la inspiración para explayarme lo mejor posible. Espero que anden bien al igual que yo y se sigan cuidando, o que a los sumo estén repodridos de estar encerrados en sus casas XD.


Agradecimiento:

Como siempre a los Betas, Manolo y Kamir02 (aún no completan la corrección, pero como siempre han estado apoyando el desarrollo del capítulo, sin olvidar las correcciones anteriores XD), también a Aniber y Esbeliben quien han aportado correcciones y ánimo para seguir.

Atentamente Arroba5.