Descargo de Responsabilidad:

Evangelion, sus personajes y entorno son propiedad de Hideaki Anno y Gainax. Toda marca, serie, película o juego que se mencione en este fic es propiedad de sus dueños o creadores. Yo solo soy responsable de la forma en la que se desarrollan los hechos en esta historia. Al igual que muchos de los que publican aquí no cuento con su consentimiento.


Nota Inicial:

Esta historia no pretende ser canónica ni sus personajes tendrán exactamente la misma personalidad que en la serie original, habrá similitudes con el manga, anime y las Rebuild, pero más que nada, muchas diferencias. Contendrá: Romance, Drama, Acción y Humor (trataré de esforzarme en esto último, pues no todos nos reímos de lo mismo), lo aclaro, ya que no se pueden poner más de dos categorías en Fanfiction (o no sé hacerlo).

Presten atención que la clasificación pasó a "M", habrá advertencias cuando corresponda.

–Diálogo Normal–

Diálogo personaje no presente físicamente o Pensamiento– Ejemplo: alguien a través de un teléfono, radio o pantalla. Y todo lo que Yui y Kyoko digan, esos siempre son pensamientos que solo pueden oír sus hijos dentro del Entry Plug.

–«Pensamiento de un personaje en medio de un diálogo o de la narración»– No es igual a un diálogo de pensamientos, un ejemplo son los pensamientos de Asuka hacia su madre a la vez que habla con Shinji por la radio.


Me complace anunciarles que, con el presente capítulo, el Arco actual superó las 200.000 palabras y el fic las 300.000. Cuando empecé el proyecto sabía que era ambicioso, sobre todo por ser el primero, pero no esperaba llegar a tanto. Gracias por leer y disfruten del capítulo.


Capítulo IX: Quinto Elegido

–¡Quiero ser el Quinto Elegido! –aseguró Kensuke con determinación y convicción.

En ese preciso instante, Hikari y Touji que recién llegaban al aula, pues primero habían pasado por la oficina del Director, alcanzaron a oír el deseo de su compañero. La representante de clases avanzó hacia el otaku con su ceño fruncido y procedió a reprenderlo.

–¿Todavía sigues con esa loca idea? ¿No aprendiste lo peligroso que es cuando tú y Touji estuvieron en la Unidad 00? –cuestionó ella con ahínco.

–Lo ves, te lo dije, él es quién está obsesionado con las armas y el ejército. –señaló el atleta– Yo solo lo sigo intentando evitar que se meta en problemas o le pase algo malo.

–Seguramente ya ha sido preseleccionado y no encontraste nada porque aún no fue confirmado. Lo cual no sucede hasta que tenga una prueba de sincronización que lo verifique. –intervino la ojiazul.

–Y nosotros no tenemos ninguna injerencia en la selección de los pilotos. –agregó el Tercer elegido.

–De lo contrario habría propuesto a Shinji cuando éramos niños para que recibiera un mejor entrenamiento del que le dieron. –completó su novia.

–Misato-san podría ayudarme. –rogó el otaku sin perder sus esperanzas.

–Ella tampoco tiene participación en el proceso. El consejo superior de NERV a través del Instituto Marduk proponen a los candidatos, preseleccionados a temprana edad y la decisión final queda a cargo de quién construye el Evangelion, pues estos deben ser lo más compatible posible entre sí. –explicó Rei.

La pareja de pilotos compartió una mirada para advertirse mutuamente, pues efectivamente sus madres en su momento los habían elegido a ellos como pilotos al estar a cargo de sus respectivos Evas. Posiblemente Mari o Ritsuko eligieron a Rei y ahora nuevamente su hermana mayor sería la encargada de seleccionar a un nuevo piloto. Esperaban que la ojirroja no mencionara nada al respecto para así ponerle fin de una vez por todas a la conversación.

–Bueno, ya los escuchaste, no hay nada que ellos puedan hacer para ayudarte. –señaló Hikari concluyendo con el tema– Ahora todos a sus asientos, está por llegar el profesor.

Un poco deprimido, pero sin resignarse, el otaku obedeció y al igual que el resto de sus compañeros, se dirigieron a sus lugares. Asuka y Shinji suspiraron con alivio ante la intervención de la de pecas, a quien la pelirroja le dirigió una mirada de agradecimiento. Se podían apreciar varios asientos vacíos, pues varios alumnos se habían mudado con sus familias para alejarse del conflicto en busca de mayor seguridad, tras cada ataque de un nuevo Mensajero a Tokio-3.

La clase fue bastante tranquila, dándole la oportunidad a Kensuke de volver a buscar alguna mención sobre el piloto, lo que al no hallar nada alimentaba sus ilusiones. Durante el almuerzo, el de lentes retornó sus intentos por obtener el apoyo de los pilotos, pero Hikari le puso un punto final al asunto, amenazándolo con que, si lograba ser elegido por la intervención de sus compañeros, se aseguraría de mantenerlo ocupado con los turnos del aseo en su tiempo libre hasta que la guerra terminara.

El resto de la jornada prosiguió sin ningún otro sobresalto, dándole la oportunidad al de lentes de continuar en su búsqueda por información sobre el nuevo piloto, mientras no encontrara nada mantendría sus esperanzas de ser el elegido. Por su parte, la pareja de pilotos se estaba comenzando a poner ansiosa por hablar con su anterior tutora para corroborar que no corriera ningún peligro con la Unidad 03. Al terminar las clases, el grupo de amigos simplemente se despidió sin poder organizar nada como para poder reunirse durante el fin de semana, ya que tanto la representante como el atleta tenían compromisos y sólo el otaku estaría disponible.


En el trayecto hacia el GeoFront, Asuka y Shinji intentaron contactarse con Mari sin éxito, transformando así la ansiedad en preocupación. Recién pudieron despejar todas sus dudas y preocupaciones al reunirse con Misato y Ritsuko quienes se encontraban hablando con la jefa global del Proyecto E, ultimando los detalles del traslado de la Unidad 03.

Entonces nos encontraremos el sábado en Matsushiro.

–¡MARI! –gritó con alegría la pareja al ingresar en la sala tras reconocer su voz.

Las dos mujeres se voltearon con evidente sorpresa por la abrupta interrupción, Rei se mantuvo al margen dando espacio a sus compañeros, pues había sido testigo de la angustia e incertidumbre que afligió a sus compañeros durante toda la mañana. Asuka y Shinji pronto habían ocupado el pequeño espacio entre sus superiores, apartándolas con algo de brusquedad, tratando de poder ver en el holograma a Mari, pero esta solo estaba transmitiendo sonido.

¡Hola chicos!

–¡¿Por qué demonios no contestas nuestros llamados?! –cuestionó la germana con evidente ira y preocupación en la voz.

Estaba ocupada organizándome con Misato y Ritsuko. Como ya les había dicho, pronto nos reuniremos, pero antes debemos probar a la Unidad 03. –respondió la de lentes.

–¡Estábamos muy preocupados! Oímos lo que sucedió con la Unidad 04. –explicó el varón.

–¿Cómo se enteraron de eso? –interrumpió sorprendida la Doctora Akagi.

–Un compañero está muy pendiente de todo lo relacionado con los Evas. Por cierto, quiere ser el nuevo piloto de la Unidad 03, pero ya le dijimos que no tiene posibilidades. –indicó la pelirroja– Creo que nuestra seguridad no es la mejor, si esta clase de información se filtra.

–Es evidente que no se pudo cubrir apropiadamente el incidente. –intervino Misato.

No es para menos, tuvo una magnitud equivalente a una centésima parte de lo que fue el Segundo Impacto. –reveló Mari– Si no fuera por las medidas de seguridad de la base, podría haber arrasado con una buena parte de lo que queda de Estados Unidos.

Todos los presente tragaron grueso ante la revelación a excepción de Ritsuko, pues ella contaba con la misma información que su superior en el Proyecto E. Ante la estupefacción e inacción de sus camaradas, Rei fue la que tomó la palabra para buscar respuestas a sus inquietudes y las de sus compañeros:

–¿Cómo evitarán que algo semejante ocurra con la Unidad 03?

Oh, ya veo. Por eso están tan alterados. –observó la ojiturquesa– No tienen por qué preocuparse chicos, hay mucha diferencia entre la Unidad 03 y la 04. Si bien yo estuve a cargo de la construcción de ambas, me desligue del Eva 04 en cuanto termine su construcción, pues no aprobé una modificación que el Consejo Superior de NERV exigió.

–¿Qué tipo de modificación? –consultó la pelimorada– ¿No se supone que a partir de la Unidad 02, todas son iguales y sólo cambian ligeramente su apariencia?

–Es cierto, mi Geist des Feuers es el modelo definitivo.

–¿Geist des Feuers? –repitió Rei.

–Así le dice Asuka a su Unidad, significa "Espíritu de Fuego". –explicó el morocho.

Ante esto, la ojirroja sintió curiosidad sobre el motivo de ese apodo y si Shinji tendría uno para su Evangelion, a la vez que le gustaría también encontrar uno para su Unidad, pero al comprender que este no era el mejor momento para ahondar en el tema no dijo nada más. Comprendiendo las dudas de Misato y los demás, Ritsuko procedió a resolverlas detallando de qué se trataba la modificación:

–Efectivamente, después de la construcción de la Unidad 02, el resto se basó en él en cuanto a diseño y construcción, con leves e insignificantes cambios en cuanto a color o la forma de su cabeza. Pero también se han ido haciendo avances en los componentes, como por ejemplo el que hicimos en la armadura y las restricciones gracias al estudio del cuerpo de Ramiel. Por esa razón estudiamos todos los restos de los Mensajeros que podemos recuperar tras la batalla, no solo para comprenderlos mejor y buscar debilidades. –realizó una pequeña pausa para encender un cigarrillo antes de continuar– En el caso de la Unidad 04, se logró replicar el motor S2 que poseen los núcleos de los Mensajeros, de haber tenido éxito, podríamos haber obtenido autonomía absoluta para los Evas, ya no estarían limitados por un cordón umbilical ni de las baterías que solo tienen unos minutos de poder.

Según mis cálculos, el núcleo era muy inestable, requería aún más estudio y planificación, así como también lo mejor era emplear una Unidad construida desde cero y específicamente para aprovechar ese núcleo. –reveló Mari– Debido a que ignoraron mis advertencias e insistieron en instalarlo en el Eva 04 y como ya había concluido con mi trabajo en ambas Unidades, dado que sólo restaba la prueba de activación, decidí desligarme de la 04 y centrarme enteramente en la 03. Podemos decir que mi inteligencia y entendimiento sobre los Evas es lo que me ha salvado, es una desgracia que no escucharan mis advertencias.

–No puedo entenderlo, eres la Jefa del Proyecto E, lo has sido por casi diez años y no escucharon tus advertencias. –reprochó Misato con impotencia.

–Para el consejo, el riesgo valía la pena teniendo en cuenta los beneficios de haber tenido éxito, sin olvidar que subestimaron las consecuencias del fracaso. –señaló la falsa rubia.

Lo importante es que la Unidad 03 es 100% segura, es imposible que algo ni remotamente parecido a lo de la 04 suceda, lo peor que podría pasar es que se descontrole, por lo que la batería estará desconectada para minimizar los daños o que no logremos activarla, lo cual según mis cálculos es casi imposible. Chicos el Eva 03 es tan confiable como los suyos. –aseguró la ojiturquesa.

Gracias a todo lo que escucharon, la pareja de adolescentes por fin se tranquilizó, pues confiaba plenamente en su antigua tutora. Los demás también se relajaron, todos lamentaban lo sucedido con la Segunda Rama, pero no podían hacer nada al respecto, más que concentrarse en sus obligación y dar lo mejor de sí para que ese sacrificio no haya sido en vano, ni deba volver a repetirse. Asuka fue la que le puso un punto final al tema:

–Bien, eso es todo lo que necesitábamos saber. Cambiemos a un tema más agradable, ¿entonces el sábado nos volveremos a ver?

–No será así, nosotras nos reuniremos con Mari en Matsushiro, donde se realizará la prueba de activación de la Unidad 03, ustedes tres permanecerán aquí en caso de que un Mensajero ataque. –respondió Ritsuko.

–Saldremos mañana, la Unidad 03 está siendo transportada en este momentos y la prueba se llevará a cabo el lunes. –agregó la pelimorada.

Yo estoy partiendo mañana al mediodía, aún debo terminar de organizar mis cosas para el envío. Si todo sale bien, el martes estaremos todos de regreso en Tokio-3. –finalizó la castaña.

–¿Nuevamente tendremos que quedarnos aquí de guardia? –cuestionó la pelirroja.

–Oye no te quejes, no nos estamos yendo de vacaciones, esto es trabajo. –reprendió la ojimarrón.

Mira el lado positivo, tendrán el departamento para ustedes solos durante la mayor parte del fin de semana. –intervino Mari.

–Ella tiene razón, aunque Kaji estará al pendiente por si necesitan algo. Pero es mejor que se comporten y no abusen de mi confianza.

Fue la advertencia de Misato en tono autoritario, desencadenando en una pequeña discusión con su tutelada, lo que terminó por distender el tenso ambiente debido a las risas de Mari y Ritsuko. Finalmente, Shinji con ayuda de la falsa rubia lograron restablecer un poco la armonía y se despidieron de la castaña, para continuar con sus obligaciones.

–Adiós Mari. –saludaron todos, incluida Rei a quien por alguna razón ya le caía bien la castaña de lentes y esperaba pronto conocerla.

–No olvides llamarnos cuando llegues a Matsushiro. –solicitó la ojiazul.

De acuerdo, pero no se quejen si los despierto. –bromeó Mari.

–Bueno, es hora de que prosigamos con nuestro deber, Maya los está esperando para realizar las pruebas de sincronización y una pequeña rutina de entrenamiento en el simulador. Nosotras tenemos que terminar de revisar los preparativos. –señaló la científica.

–Los veré esta noche en el apartamento, llegaré temprano. –agregó Misato.


Efectivamente, los adolescentes fueron los primeros en llegar al departamento, gracias a que sus pruebas en NERV no fueron muy extensas. La de sincronización sólo consistió en evaluar el progreso de los pilotos y actualizar los registros, mientras que la de simulación fue una batalla en conjunto de los tres contra Israfel con el fin de mejorar el trabajo en equipo en el combate cuerpo a cuerpo.

Tras cambiarse y asearse, procedieron a preparar la cena, dado que antes de retirarse del cuartel, Misato les avisó que Ritsuko iría a cenar. El plato elegido para agasajar a la doctora fue ramen de verduras. Rei estaba controlando el estofado y sus compañeros armando los fideos cuando su tutora y la falsa rubia llegaron. Ritsuko traía un pequeño bolso que captó la atención de la pareja, ante lo cual Misato informó:

–Mañana tenemos que salir temprano, debemos preparar todo en Matsushiro para el arribo de la Unidad 03, así que Ritsuko se quedara a pasar la noche aquí.

–No confío en que Misato se levante a tiempo para pasar a recogerme, además que así evitaré que conduzca como psicópata por estar retrasada y de esta manera ahorraremos tiempo. –agregó su amiga como justificación.

–¡Oye! –protestó la aludida, ya bastante tenía con que no confiara en ella para cumplir con el horario como para que ahora criticara su manera de conducir– Ustedes son unos exagerados, conduzco perfectamente, nunca he tenido un accidente.

–Lo que tu digas Misato. –dijo Asuka con indiferencia retomando su atención a la masa.

–¿Tenemos tiempo para darnos un baño y cambiarnos? –consultó la ojimarrón.

La pareja continuaba estirando la masa, agregando harina, plegándola y repitiendo el proceso una y otra vez para darles la forma deseada, mientras la peliazul que no despegaba su vista de la olla, se encargó de responder:

–Le faltan unos minutos para que esté listo, pero puedo dejarlo en mínimo, además recién puse a hervir el agua. Así que pueden bañarse si gustan.

–No perdamos tiempo entonces, no quisiera que tuvieran que esperarnos. –solicitó Ritsuko a su compañera– Además de que huele delicioso. –elogió.

Las dos mujeres se dirigieron rápidamente al cuarto de Misato para buscar sus ropas, en el caso de la científica tomar lo que necesitaba de su bolso y ya dejarlo allí. Para cuando las colegas y amigas emergieron de la habitación, Asuka y Shinji estaban realizando el último movimiento antes de cortar las hebras de masa del largo deseado y esparciéndolas sobre la mesa para que se oreen un poco.

–Bien los fideos están listos. –anunció la pelirroja– Rei pon el fuego del estofado en mínimo, no te preocupes por el agua. –le indicó a su compañera antes de dirigirse a las dos mayores– Aprovecharemos mientras ustedes se bañan para dejar descansar los fideos y que se oreen, así que no tienen por qué apresurarse.

–Gracias, no tardaremos mucho. –indicó la falsa rubia– Lamento las molestias.

–No es molestia, igualmente es mejor si dejamos que los fideos descansen un poco antes de hervirlos. –aseguró el varón.

Con un leve asentimiento de cabeza la doctora se introdujo en el baño detrás de su amiga, por su parte la pareja de adolescentes procedió a comenzar a despejar y limpiar la mesa. Solo dejaron los fideos hasta que encontraran lugar para ellos en la mesada, la cual aún debían de ordenar ya que Rei seguía concentrada en el cuidado de las ollas.


Mientras tanto en el baño, Misato había intentado desquitarse de su amiga por criticar su manera de conducir mientras se ayudaban a lavarse mutuamente, deslizando sus brazos por debajo de las axilas de la doctora para provocar sus pezones de manera indiscreta.

–No empieces algo que no podrás continuar. –advirtió la falsa rubia acariciando el muslo interno de su amiga en respuesta– Además los chicos nos están esperando para cenar. –prosiguió deteniendo sus acciones y las de la pelimorada– Si realmente tienes ganas de recordar nuestros viejos tiempos en la Universidad podemos hacerlo después de la cena en el dormitorio.

–Siempre me dices pervertida, pero en el fondo eres peor que yo, por eso es difícil provocarte. –aseguró la ojimarrón antes de intentar bromear con el asunto sin éxito– Pero no descartó nada, veremos cómo progresa la noche.

Continuaron asistiéndose para asearse, ya sin provocaciones, pero tras lo dicho por ambas no pudieron evitar que se mantuviera una latente tensión sexual entre ellas. En su época de universitarias, mientras Ritsuko era muy aplicada, pues añoraba seguir los pasos de su madre y destacar en el ámbito de la ciencia, Misato se aseguraba de disfrutar al máximo lo que la vida tenía para ofrecerle, en gran parte gracias a la influencia de Mari durante su rehabilitación tras el Segundo Impacto.

Durante una noche pasada de copas para aliviar la tensión acumulada tras los exámenes de fin de semestre, la pelimorada había iniciado una charla dónde le aconsejaba a su, en ese entonces castaña amiga y compañera de cuarto, recurrir a la autosatisfacción para evitar estresarse en demasía. Aquella charla terminó por derivar en el primer encuentro sexual de las dos féminas, cuando Misato le aconsejo sobre qué puntos tocar para sentir más placer a Ritsuko.


Para cuando las dos mujeres salieron del baño, ya cambiadas en su ropa de entrecasa con la cual la anfitriona acostumbraba dormir y seguramente su invitada también lo haría, los adolescentes ya habían liberado completamente la mesa y despejado la mesada para dejar allí los fideos oreándose. Misato estaba usando su clásico conjunto de shorts azules con remera amarilla mangas cortas arremangadas cual musculosa y Ritsuko un pantalón tipo bermuda simple de sólo dos bolsillos de color crema con una musculosa negra.

Rápidamente, las dos mujeres por iniciativa de la doctora se pusieron a disposición de la pareja para alistar la mesa, mientras que Rei comenzaba a cocinar algunos de los fideos, sólo lo justo, el equivalente a un plato para cada uno, pues era mejor servirlos frescos. Una vez que la mesa estuvo lista y las mujeres ya disfrutaban de una lata de Yebisu, Asuka y Shinji comenzaron a servir los cuencos con un poco de caldo además de algún que otro topping, mientras Rei colaba los fideos.

Finalmente, entre los tres, como si de una cadena de ensamblaje se tratase, procedieron a armar los platos asegurándose de que cada uno contuviera en su superficie a modo de decoración los topping principales. Al captar las acciones de los jóvenes, Misato y Ritsuko se pusieron de pie para colaborar llevando los pocillos a la mesa. Recién cuando todos estuvieron sentados con un humeante tazón de Ramen en frente comenzaron a degustar la cena.

Como no podía ser de otra manera, no faltaron los elogios para los adolescentes por sus grandes dotes culinarios, a Rei por la cocción del caldo y a la pareja por los fideos. Las mayores terminaron repitiendo tres veces, con la falsa rubia resistiendo la tentación de un cuarto cuenco, solo por gula debido a lo exquisito que encontraba el platillo, mientras que los demás se conformaron con solo dos.

Durante la sobremesa, dado que tanto la tutora como los pilotos habían rechazado que la doctora los ayudara argumentando que era una invitada y ya había hecho suficiente al ayudar a servir, esta los entretuvo un poco detallando algunos de los preparativos más básicos que deberían llevar a cabo en Matsushiro para la prueba de activación de la Unidad 03. Misato se ocupó de lavar los trastos y sus tutelados de ordenar todo, además de guardar las sobras que seguramente serían el bentō e incluso también la cena de mañana.

Cuando todos estuvieron sentados disfrutando de una bebida, el tema de la conversación pasó del monólogo de Ritsuko a la narración en conjunto con la ojimarrón de su época de universitarias. Asuka y Shinji pudieron aportar lo suyo, pero solo en lo referente a la cursada o los exámenes, pues dada su corta edad en ese entonces, no pudieron experimentar la parte más social que la vida universitaria tenía para ofrecer.

Por su parte las amigas y colegas, tenían mucho para contar sobre sus actividades sociales y aunque no pudieron evitar volver a pensar en sus exploraciones ya recordadas durante su baño, solo narraron lo que era apto para todo público, nada más allá de alguna que otra fiesta un poco alocadas o reuniones en las que bebieron de más. Al final, tras reírse un buen rato de las desventuras de sus superiores y explicar algunas situaciones a Rei, los adolescentes fueron los primeros en irse a dormir, dejando a las dos féminas terminando su última lata de Yebisu, la octava de Misato y séptima de Ritsuko.


La ojirroja no tardó mucho en dormirse una vez que se recostó en la cama de su cuarto, en cambio, la pareja de pilotos tenía otros planes. Tras alcanzar la privacidad de su habitación, la germana y su novio iniciaron una sesión de apasionados besos con la que buscaban liberar un poco de la angustia y tensión acumulada durante el día, debido a todo lo acontecido con la Unidad 04 y cómo esto podría haber afectado a su One-chan.

Con un poco de dificultad para no interrumpir su ósculo, se desplazaron por la cuarto en dirección a su cama, en la cual se terminaron estrellando al tropezar con su borde. Asuka quedó encima de Shinji con los brazos alrededor de su cuello y sus manos enredadas en su cabellera, por su parte el varón descendió las propias de la cintura a las nalgas de ella para comenzar a estrujarlas con devoción, generando así gemidos de aprobación y deleite de ambos que fueron acallados por la unión de sus labios.

Cuando la necesidad de aire los obligó a interrumpir su beso, la pelirroja aprovechó para acomodarse mejor sobre su novio quedando a horcajadas sobre la pelvis de él. No se demoraron mucho en volver a unir sus labios además de desplazar sus manos por debajo de la ropa de su pareja para comenzar a acariciar la piel directamente. Siendo conscientes de que su compañera de armas recién se había acostado, que su tutora al igual que la doctora aún no terminaban sus bebidas, carecían de cualquier prisa por ir más lejos, ya que preferían realizarlo cuando el riesgo de ser oídos fuera menor.


De regreso en el comedor, las dos amigas habían terminado su última cerveza. Misato que anteriormente habría dejado los envases allí mismo para nunca recogerlos en la mañana, ahora influenciada por sus tutelados se dispuso a desecharlos a la vez que busca otro par. Al ver esto, Ritsuko que ya se había extrañado ante su predisposición para colaborar en la limpieza de los trastos se sorprendió aún más, dado que recordaba bien lo desordenada que podía llegar a ser su colega, pero rápidamente se recompuso y detuvo sus acciones:

–Será mejor que nos vayamos a dormir, ya hemos bebido suficiente por hoy, recuerda que mañana debemos levantarnos temprano.

–Tienes razón. –otorgó la ojimarrón que al igual que su amiga ya estaba empezando a sentir como sus inhibiciones se reducían gracias al efecto de las cervezas consumidas– Mejor vamos a dormir.

Eso, sumado a los pequeños fragmentos de los recuerdos de lo discutido en el baño sobre su estadía en la Universidad, sin olvidar las pequeñas provocaciones de la pelimorada, estaba estimulando que ambas mujeres comenzaran a emocionarse. Ritsuko limpió el cenicero en el que apenas había apagado dos cigarrillos y siguió a su amiga hasta el cuarto. Sin ninguna vacilación, las dos colegas se recostaron en el futón, una al lado de la otra dejando solo un poco de espacio entre ellas.

–Buenas noches. –dijeron al unísono.

Con algo de incomodidad, las dos rápidamente se dieron la espalda una a la otra e intentaron conciliar el sueño. Sin embargo, no pudieron evitar que un recuerdo en particular se impusiera en sus pensamientos:


Inicio Flashback

(Tener presente que en esa época Ritsuko tiene su color natural de cabello, ósea castaño)


Habían sido unas tres semanas muy extenuantes, sobre todo para Misato, pero por fin, tanto ella como Ritsuko terminaron de rendir y aprobar sus exámenes de fin de semestres. Ahora las dos amigas se encontraban en su cuarto bebiendo unas cervezas para ayudar a relajarse y festejar. La ojimarrón pudo notar que su castaña roomie todavía se mostraba muy tensa a pesar de que ya iban por su tercer porrón de cerveza y sus notas habían sido de las mejores.

–Sigues muy tensa Rits, deberías intentar seguir mi ejemplo y comenzar a consentirte tu misma.

–¡¿Por quién me tomas?! No soy una pervertida como tu Misato.

–Puede que sea una pervertida como dices. –concedió la pelimorada– Pero no por autosatisfacerte debes en cuando quiere decir que lo seas. Tu mejor que nadie debería de saber que es algo completamente natural que ayuda a aliviar la tensión. Aunque sería mucho mejor y más eficiente si simplemente tuvieras sexo con un chico.

–¡MISATO!

Ritsuko no pudo evitar gritarle a su compañera ante tal insinuación, lo que simplemente logró que esta estallara en una carcajada ante su reacción.

–Relájate Rits, no te estoy diciendo que vayas y te metas en la cama del primero que te encuentres para regalarle tu inocencia. –ejemplificó la ojimarrón en tono burlón– Aunque me reconozca a mí misma como una pervertida, ni yo sería capaz de desperdiciar así algo tan importante y que sólo puedes dar una vez. –reconoció con honestidad para tranquilizarla– Solo te sugiero que le des un poco de atención a tu cuerpo para relajarte un poco, como haría cualquier chica normal.

–No me rebajare a tu nivel, eso es algo obsceno y asqueroso.

–Oh, por favor como si nunca te hubieras masturbado.

La castaña se ruborizó completamente y volteó su rostro con indignación frente a tal sugerencia, intentando inútilmente ocultar su reacción por haber sido descubierta. Esto no pasó desapercibido para Misato, que alzó una ceja con curiosidad antes de soltar un profundo jadeo de sorpresa e incredulidad al comprender que había dado en el clavo.

–¡No puedo creerlo! ¿Realmente nunca te has masturbado? ¿Cómo es eso posible? –cuestionó la pelimorada con desconfianza, pero su amiga permaneció en silencio sin saber que responder– Estoy completamente segura que alguien de tu intelecto sabe sobre el sexo, seguramente tu madre te debe haber dado la charla alguna vez y tuviste que aprender lo básico en el colegio.

Soltando un suspiro de resignación y derrota, Ritsuko volvió a dirigir su rostro hacia su amiga, pero ocultando su mirada antes de responder:

–Hai, efectivamente he aprendido lo básico sobre el sexo. Después de eso, mi madre me ofreció la charla, pero la rechace, ya que no considere en ese momento, ni aún ahora, que sea un tema en que ella debiera perder su preciado tiempo cuando yo ya tenía los conocimientos necesarios. Así mismo, creo que es una pérdida de tiempo, además de una distracción que no me aporta ningún beneficio.

–Wow, comprendo lo de tu madre, ciertamente no valía la pena cuando tú ya sabías lo básico, además de que es una charla incómoda para tener con tus padres. –reconoció Misato– Pero para ser alguien tan inteligente, desconoces muchas cosas. Como dije, lo ideal sería que tuvieras sexo con tu pareja. –rápidamente levantó su mano deteniendo la protesta de la ojiverde– Ya te dije que no estoy sugiriendo que hagas eso, solo resalto que sería lo mejor, pero la masturbación también sirve, aunque con beneficios menores. –con una pícara sonrisa comenzó a enumerar con sus dedos– Es uno de los mejores ejercicios para quemar calorías, además del más entretenido que encontrarás. Potencia el sistema inmunológico. Fortalece el corazón y regula la presión arterial. Mejora la piel y el pelo. Bueno, este no nos afecta a nosotras, pero también sirve para prevenir el cáncer de próstata. Aumenta la fertilidad. Reduce la sensación de dolor, en especial el de cabeza. Mejora el sueño. Ayuda a reforzar el vínculo con tu pareja, si la tuviéramos. Y para finalizar y justificar porque saque el tema, te permite estar más relajada y prevenir el estrés, pues la actividad sexual produce grandes cantidades de cortosil, –se sujetó el mentón reflexivamente– creo que se llamaba, si es que mi memoria no me falla.

Un poco sorprendida, la castaña asintió con la cabeza identificando de qué hormona estaba hablando su amiga por la descripción, pero rápidamente se recompuso y aseguró con incredulidad:

–No bromees conmigo Misato, te estás inventando todo eso.

–Para nada. Así que ya lo sabes, decir que tienes dolor de cabeza ya no es una excusa válida. –señaló la ojimarrón en tono jocoso con algo de arrogancia.

–Supongamos que te creo. –comenzó la ojiverde– Pues ciertamente la cortisol, que es el nombre correcto de la hormona, tiene la facultad de prevenir el estrés además de relajarte. Sinceramente si bien sé cómo tener sexo con un hombre, no sabría por dónde empezar haciéndolo sola. –reconoció con un profundo rubor.

–No es ninguna ciencia Rits, solo debes tocarte de manera que se sienta bien para ti.

Llegados a este punto, las dos féminas ya se habían terminado su cuarto porrón de cerveza e iban en busca del quinto, por lo cual estaban bastante desinhibidas y abiertas a tocar temas más íntimos como sus actividades sexuales. Seguramente por todo esto, Ritsuko no se contuvo ni pensó mucho en ello, antes de atreverse a solicitar:

–¿Podrías enseñarme cómo hacerlo?


ADVERTENCIA, LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


A pesar de la condición en la que ambas se encontraban, la ojiverde esperaba que su amiga le demostrará la manera sobre su propio cuerpo, posiblemente más con palabras que con acciones. Pero justamente, al igual que ella, Misato no se detuvo a pensar, sino que simplemente se acercó a su amiga con una pícara y pervertida sonrisa en su rostro, antes de sujetarle el pecho izquierdo con su diestra, tomándola por sorpresa y obteniendo un chillido de ligera protesta.

–Siempre empiezo por los pechos, con masajes suaves, solo un poco más lento e intenso que cuando los lavo. –narró la ojimarrón mientras parecía comprobar la consistencia y peso del orbe carnoso de su amiga con su masaje– Con eso ya voy predisponiendo el pezón antes de estimularlo con mi índice y pulgar.

Efectivamente, la castaña pudo sentir cómo las caricas que la pelimorada le estaba suministrando no solo estaban haciendo reaccionar el pezón izquierdo, que comenzaba a hacerse notar y rozarse contra el corpiño, sino también el derecho. Al notar la respiración entrecortada de Ritsuko, mientras mantenía las atenciones sobre su seno, Misato le tomó la mano derecha con la libre suya, guiándola hacia el seno restante para que imitara sus movimientos.

–Ahora hazlo tú, intenta igualar mi ritmo.

Sin oponer ninguna resistencia y disfrutando de la estimulación, la ojiverde obedeció e inconscientemente llevó su siniestra a los botones de su camisa azul comenzando a abrirla para facilitar el acceso. Su amiga lo notó y no dudó en ayudarla, liberando su agarre sobre la mano derecha, dejándola por su cuenta.

Con la camisa ya desprendida, las dos mujeres detuvieron momentáneamente sus acciones sobre el pecho de la castaña para apartar la tela y así retomarlas directamente sobre el rosado sostén. Apenas un instante después, Ritsuko recordó las instrucciones de su amiga y deslizó su mano debajo de la copa de su brasier para acariciar la piel directamente por un momento, antes de comenzar a jugar con su pezón.

Misato también comenzaba a emocionarse e imitó las acciones de su amiga, apartando completamente el sostén para concentrarse cómodamente en el pezón, además de usar su mano libre para eliminar la camisa con lo que la ojiverde colaboró. Tras un par de caricias, la pelimorada buscó el broche del brasier para terminar de desnudar el torso de su roomie. Mientras la estimulación conjunta sobre los senos continuaba, la excitación de las dos féminas fue en aumento, hasta que Ritsuko se sintió tan embriagada, tanto por el alcohol como por las nuevas sensaciones que estaba experimentando, que ansió aún más:

–¡Necesito más! ¿Qué otra cosa puedo hacer Misa? –consultó en tono bajo, sensual y con anhelo.

La aludida no estaba mucho mejor, toda esta situación también estaba haciendo mella en ella y añoraba más, por lo que en lugar de responder abandonó el seno con un movimiento suave y lento, descendiendo en busca de la entrepierna de su amiga. Pasó por arriba de la falda negra acariciando su muslo derecho hasta deslizarse bajo la prenda, comenzando a explorar un poco, yendo y viniendo sobre la cara interna de la pierna derecha apenas rozando la pantaleta rosada. Ante estas provocaciones, la castaña usó su mano libre para retomar las atenciones sobre el seno abandonado.

Por su parte, al no encontrar resistencia sino más bien colaboración de su roomie que estaba separando un poco más sus piernas, la ojimarrón procedió a acariciarle su femineidad por sobre la ropa interior. Solo bastaron unas pocas caricias para que la excitación de Ritsuko se hiciera evidente al filtrarse su humedad en la prenda íntima. Misato tomó esto como una invitación para ir aún más lejos, no dudó en llevar su mano a la cintura de su amiga y luego deslizarla dentro de la pantaleta, logrando así estimular sus labios inferiores directamente.

–¡MISATO! –bramó con satisfacción y algo de sorpresa– Lo que sea que estés haciendo no te atrevas a detenerte.

–Mira nada más. ¿Ahora quién es la pervertida?

La ojiverde no fue capaz de responder pues estaba completamente sumergida en el placer que estaba experimentando cortesía de su amiga. La manera en la que había empezado a jadear le estaba resultando sumamente excitante y tentadora a la pelimorada, hasta que finalmente su anhelo de atención fue tal, que decidió acallarla con sus labios. Al principio, su amiga abrió sus ojos con sorpresa, pero no tardó mucho en dejar que la lujuria que las estaba envolviendo la dominara y comenzara a corresponderle. Las lenguas empezaron a disputarse el espacio en busca de llegar más lejos dentro de la boca de la otra, tratando de explorar cada rincón.

Los cuerpos se fueron acercando hasta que a la trigueña se le hizo difícil continuar satisfaciendo sus pechos, por lo que comenzó a acariciar el cuerpo de su amiga, quien aún mantenía sus atenciones sobre su húmeda vagina. Los dedos de Misato se rozaban con pericia sobre los labios externos de su roomie, los separaban lo suficiente como para alcanzar los interiores, pero sin llegar a hundirse en la cavidad. Ritsuko estaba tan extasiada que sujetó a su amiga de la nuca para profundizar aún más el ósculo a la vez que restregaba su torso desnudo contra el contrario.

En el momento en que la necesidad de aire se hizo impostergable, las dos féminas se separaron jadeando con la misma intensidad con la que se habían estado besando. Se miraron a los ojos de manera intensa y con deseo por un instante antes de que detuvieran el resto de sus acciones, la ojimarrón retiró su mano de la intimidad de su roomie y procedió a quitarse la musculosa negra que llevaba, liberando así sus pechos y evidenciando que sus pezones también se encontraban erectos. Como se encontraban en su cuarto y no planeaban salir de él a menos que se quedaran sin cervezas, ella ya estaba usando su conjunto para dormir con el que no usaba sujetador.

La castaña la observó con algo de curiosidad antes de comprender lo que su amiga y maestra, al menos por esta noche, tenía planeado. Con un ligero rubor en su rostro, pero no queriendo esperar más, se abalanzó sobre la pelimorada para reclamar nuevamente sus labios, obligándola a recostarse, esta fue tomada por sorpresa por un momento, pero pronto buscó el cierre de la falda de su amiga para retirarla junto con su ropa interior. Esto provocó que nuevamente separaran sus labios para que Ritsuko completara la tarea de desnudarse completamente.

A su vez, Misato se desabrochaba el botón para luego bajar el cierre de su short azul, revelando una tanga roja con marcas de humedad. La ojiverde arrojó sus prendas a un costado sin importancia y pronto se reunió con su amiga para asistirla, ante lo que está levantó su pelvis para dejar que se encargará de desnudarla. Ya completamente libres de cualquier prenda, las dos mujeres se arrodillaron una frente a la otra y la pelimorada tomó la palabra:

–Si quieres continuar debes demostrarme lo que has aprendido. –ofreció con una pícara y sensual sonrisa en tono ronco y bajo.

–Sólo dime si lo hago mal.

Y con eso, volvieron a unir sus labios en un profundo y lujurioso beso, en el que rápidamente, la ojimarrón llevó su diestra a los labios inferiores de su amiga mientras que la restante se ocupaba del pecho izquierdo. Por su parte, Ritsuko empezó por consentir los carnosos orbes de su maestra, recordando lo aprendido, mientras hacía un esfuerzo por concentrarse en distinguir los movimientos de los dedos de Misato sobre su intimidad, antes de intentar imitarlos.

Ya con una idea más clara, de cómo debería actuar, la trigueña reprodujo el primer movimiento de su amiga hacia su intimidad. Aunque ella no se molestó en provocarla deteniéndose en sus muslos internos, sólo se tomó un pequeño instante para reconocer el terreno y así orientarse apropiadamente, antes de comenzar con su asalto. La pelimorada no pudo evitar jadear en el beso con sorpresa y en señal de aprobación ante las habilidades de su, ahora alumna.

Nuevamente debieron interrumpir su ósculo ante la necesidad de aire, pero sin detener el resto de sus acciones. Misato, por ser la más experimentada, al masturbase con cierta regularidad, fue la primera en recuperarse y decidió probar lo que había visto en películas, besando y succionando el cuello de su amiga. En respuesta y como agradecimiento por el delicioso cosquilleo que estaba experimentando, la ojiverde comenzó a introducir lentamente su dedo mayor en la vagina de la ojimarrón y devolver las atenciones sobre su cuello con sus propios labios y lengua, con lo cual, las dos alcanzaron el mismo nivel de excitación.

La pelimorada consideró que era el momento de subir el nivel, así que también introdujo su dedo mayor en su amiga, mientras el índice y anular continuaban estimulando los labios. Como buena alumna que era, Ritsuko imitó los movimientos de su maestra. Ambas mujeres comenzaron a sentir el calor acumulándose en su interior, que era una clara señal de que sus orgasmos comenzaban a construirse, al menos para la más experimentada quien lo anunció:

–Continua Rits, ya estoy llegando. Supongo que tú también puedes sentirlo, es hora de asentar "la cereza del pastel".

Rozando su pulgar contra lo que sobresalía de su dedo mayor, Misato se aseguró de lubricarlo un poco antes de dirigirlo hacia el nudo de nervios que se ubicaba en la parte superior de la vagina de la trigueña. El apéndice se desplazó con maestría esparciendo la humedad sobre la zona que escondía el delicado y sensible botón, asegurándose de que el roce fuera lo más placentero posible para comenzar a consentirlo apropiadamente. Los ojos de Ritsuko se abrieron con sorpresa en cuanto su amiga inició su asalto sobre su punto más sensible, no pudo evitar detener sus propias atenciones por un momento mientras se adaptaba a la abrumadora estimulación que estaba recibiendo antes de consultar con desesperación tratando de hablar de corrido entre gemidos:

–¿Qué es lo que estás haciéndome?

–Este … –señaló la ojimarrón deteniendo todos sus movimientos menos el de su pulgar– … es tu clítoris, recuérdalo bien, pues es la parte más sensible de tu cuerpo y que siempre te permitirá llegar al paraíso. –hizo una pequeña pausa mientras retomaba el resto de sus atenciones para después rogar con anhelo– Ahora por favor devuélveme el favor.

Dado que no fue capaz de asimilar correctamente los movimientos iniciales de su amiga, de manera un poco brusca y torpe, la ojiverde introdujo su pulgar en la húmeda cavidad de su roomie intentando lubricarlo. Esto desencadenó un profundo jadeo de Misato, dando a entender que a pesar de su impericia no había sido nada desagradable su accionar. Con algo más de confianza, exploró ligeramente la zona superior de los labios menores para encontrar el cúmulo de nervios y comenzar a repetir los movimientos de su maestra.

–¡Justo ahí! ¡Fantástico! –felicitó la pelimorada jadeando de satisfacción– ¡No te atrevas a detenerte o también lo haré!

–No … ‹jadeo› … prometo nada, … ‹gemido› … no sé cuánto … ‹gruñido› … más pueda resistir. –anunció Ritsuko.

–Estamos igual. ‹gemido› Ya casi estoy.

Cada una continuó complaciendo a la otra lo mejor que pudo completamente abrumada por el goce que estaban experimentando. Apenas lograron dar un par de roces más sobre sus clítoris cuando un intenso orgasmo se apoderó de ellas deteniendo todos sus movimientos. Gritaron sonoramente y se desplomaron una sobre la otra, convulsionando de intenso placer. Tanto Misato como Ritsuko, se corrieron con un prolongado y abundante chorro de semen femenino que empapó las manos de la otra. Como si esto no fuera suficiente, las vibraciones en sus dedos producto de las convulsiones provocaron una segunda corrida al extender la duración de su orgasmo.

Poco a poco las sacudidas se fueron calmando mientras aún respiraban con intensidad. Ninguna de las dos fue capaz de evitar derrumbarse hacia un costado, debido al extremo cansancio que sentían, además, como estaban apoyadas la una en la otra, en cuanto una se empezó a inclinar, la otra se vio arrastrada. Afortunadamente para las dos féminas, la colcha sobre la que estaban sentadas amortiguó la caída, aun así, ni se percataron del impacto debido a lo extenuadas que se encontraban, sin olvidar lo rejadas y complacidas que se sentían.

La primera en lograr poder ordenar sus pensamientos fue la pelimorada, pero no reunió la fuerza suficiente como para intentar incorporarse. Por su parte la ojiverde todavía necesitaba un poco más de tiempo, después de todo, no solo fue un orgasmo muy intenso, sino también el primero de su vida, así que aún debía terminar de asimilar todo en su cabeza. El único movimiento que cualquiera de las dos pudo articular, fue voltearse boca arriba retirando su mano de la feminidad ajena y soltando un ligero gemido por la pérdida del contacto.


AL MENOS PARA MÍ, CUENTA COMO LEMON, PUES LAS DOS LLEGARON TAN LEJOS COMO ERA POSIBLE.


–Eso fue glorioso. –logró pronunciar Ritsuko.

–Y tu decías que era "obsceno y asqueroso", ¿Qué se siente rebajarte a mi nivel?

Tras un bufido de fastidio la castaña reconoció– Maravilloso, gracias por convencerme de intentarlo.

–Fue un verdadero placer.

No pudieron evitar estallar en una carcajada cómplice, antes de volver a desplomarse para recuperar completamente tanto el aliento como el control de sus cuerpos. Ya con pleno control de sí mismas se asistieron una a la otra para reincorporarse y dirigirse al cuarto, donde se recostaron juntas en la cama de Ritsuko y compartieron un beso más amistoso que romántico. Se posicionaron con Misato siendo abrazada por la espalda, adquiriendo la posición de la cucharita y se quedaron profundamente dormidas sin preocuparse por nada más.


Fin Flashback


El recordar completamente aquel acontecimiento, no ayudó en nada a ninguna de las dos amigas para conciliar el sueño, sino que acrecentó su excitación y la necesidad de autocomplacerse. Ciertamente con todos los preparativos del viaje a Matsushiro para la activación de la Unidad 03, había sido una semana muy estresante para ellas, sin olvidar toda la preocupación por el accidente de la Segunda Rama con la Unidad 04. Se habían estado moviendo tanto que terminaron por quedar boca arriba y mirando al techo, hasta que finalmente la falsa rubia rompió el silencio:

–Sigues despierta, ¿no?

–¿Tu tampoco puedes dormir?

–No. –aseguró Ritsuko con un poco de molestia– Gracias a ti, no pude evitar recordar cuando me enseñaste a masturbarme y ahora me encuentro bastante excitada.

–Lo mismo aquí. Lamento haberlo iniciado. Si gustas, tengo algunos juguetes que podríamos usar para calmarnos y liberar un poco de estrés. –invitó Misato.

Se quedaron nuevamente en silencio, la pelimorada pensó que su amiga estaba considerando si acceder o no, así que aguardó pacientemente. Efectivamente, la ojiverde estaba evaluando aceptar liberar un poco de estrés, pero de otra manera:

–En realidad, pensaba cumplir con mi palabra y que recordemos los viejos tiempos en la Universidad.

–¡¿Qué?! ¿Hablas en serio?

–Bueno realmente ha sido una semana muy estresante, además descartó que en Matsushiro nos estresaremos aún más y no creo que se den las condiciones para que nos relajemos por nuestra propia cuenta. –explicó la falsa rubia– Y dado que tenemos que levantarnos temprano, no solo será más satisfactorio y menos incómodo, sino que también ahorraremos tiempo.

–¡Wow! Me has tomado por sorpresa, yo si bromeaba en el baño cuando dije que "no descartó nada". –reconoció la ojimarrón con una risa nerviosa– Pero ciertamente estoy de humor para que nos divirtamos y no es como si estuviera engañando a Kaji contigo.

–Tampoco sería la primera vez que nos divirtamos sin su consentimiento y a él nunca le ha molestado. –observó Ritsuko.

–¿Cómo le va a molestar si hasta se lo hemos compensado? Sin olvidar que le encanta escuchar los detalles.

El silencio las envolvió nuevamente, mientras ciertos recuerdos al respecto amenazaron con surgir en sus mentes, pero la doctora fue lo suficientemente prudente para evitarlo al responder:

–Hai, es verdad, pero no nos desviemos hacia allí, mejor centrémonos en el ahora, de lo contrario no nos calmaremos con solo una ronda.

–Tienes razón. ¿Cómo quieres empezar?

–Empecemos con un beso, esto no es solo algo sexual, somos amigas después de todo.

Ritsuko se recostó sobre su amiga y comenzó a besarla con pasión sin esperar su aprobación, lo que la tomó por sorpresa haciendo que demorara solo por un momento en corresponder. Mientras la abrazaba para acercarla más, la pelimorada llevó las manos a la espalda baja de su camarada en busca del dobladillo de la musculosa negra para comenzar a quitarla.


ADVERTENCIA, LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


Cuando los brazos se interpusieron en el camino de la prenda, las dos féminas interrumpieron su ósculo para así completar la tarea, liberando los carnosos orbes de la falsa rubia. Al ver los erectos pezones de su amiga, Misato no dudó en comenzar a succionar el derecho, mientras amasaba el seno restante, oprimiendo el prominente botón con su palma. La doctora correspondió con sus propias caricias, además de buscar igualar la exposición de su compañera, por lo que está la sujeto de la espalda y la cintura para invertir las posiciones quedando así ella arriba para facilitarle la tarea.

Nuevamente las acciones de ambas se detuvieron, esta vez para que la remera amarilla pudiera ser retirada. Pero Ritsuko no se conformó sólo con esa prenda y rápidamente buscó los shorts azules, mientras comenzaba a succionar el pecho derecho de la ojimarrón, quién no pudo evitar soltar un gemido de sorpresa y gozo. Misato no se quedó impasible, sino que contraatacó acariciando a su amiga por sobre la bermuda en su femineidad, apreciando levemente que al igual que ella, ya se estaba humedeciendo. En lugar de detener sus acciones ante la provocación, la ojiverde se concentró en su tarea, pues cuanto más pronto estuvieran desnudas, antes estarían complaciéndose sin obstáculos ni interrupciones.

A pesar de que ambas estaban ansiosas por comenzar, la falsa rubia sólo eliminó el short, pues también les resultaba agradable y estimulante el quitarse la ropa alternativamente, una prenda a la vez, por lo que continuaron cambiando de posiciones y de rol hasta que finalmente no quedó ninguna por eliminar. Ya completamente expuestas la una a la otra, no perdieron más tiempo y cada una llevó su mano más hábil a la vagina contraria. De igual manera que durante su primera exploración en la Universidad, con solo un poco de duda, el dedo mayor se hundió en la cavidad contraria, dejando al pulgar a cargo del clítoris.

La experiencia obtenida de prácticas posteriores, les dieron la suficiente pericia como para ahora utilizar el índice y anular en los labios exteriores. Comenzaron lento y suave, procurando que la estimulación fuera agradable a la vez que esparcían la lubricación natural sobre sus dedos. La ojiverde que había terminado encima, no pudo evitar apoyar sus pechos sobre los contrarios, debido a la falta de equilibrio al sostenerse con un solo brazo, con lo cual sus erectos pezones empezaron a rozarse. El cúmulo de estimulaciones que se estaban propinando la una a la otra inició una competencia de gemidos, que poco a poco fueron siendo cada vez más sonoros.

Alcanzaron tal nivel, que le provocaron temor por ser descubiertas a Ritsuko, por lo cual reclamó los labios de su amiga en busca de acallarse mutuamente y así evitar ser descubiertas. Misato aceptó de buena gana y empleó su mano libre para profundizar el ósculo, con lo cual sus lenguas fueron sumergidas en una intensa batalla por el dominio del espacio, tratando de demostrar quién era la mejor. Aquello en conjunto con los hábiles y certeros movimientos de sus dedos, las hacían retorcerse tanto, que el roce entre sus pechos se incrementó imitando el producido durante las embestidas del coito.

Ante la ineludible necesidad de obtener aire de manera más eficiente, las lenguas se replegaron y los labios se separaron, mientras que el resto de los movimientos solo se suavizó y la doctora aprovechó el momento para exteriorizar su preocupación:

–Ciertamente nuestro objetivo de ayudarnos a liberar el estrés es ahorrar tiempo para descansar temprano y no desvelarnos. –recordó aun jadeando mientras se concentraba en su línea de pensamiento tratando de no detener sus acciones ni dejarse embriagar por las que estaba recibiendo e inhaló profundamente– Pero temo que, si mantenemos este ritmo e intensidad, seremos descubiertas por tus jóvenes cargos.

–Descuida, no pueden oírnos desde sus cuartos. –aseguró Misato con serenidad para tranquilizarla.

–¿Cómo puedes asegurarlo?

–Muy fácil, yo no escucho a Shinji y Asuka, puedes creerme cuando digo que pueden ser muy vocales. Solo nos podrían escuchar si se levantaran al baño y tengo un plan de contingencia ya que esto solo fue el calentamiento. –indicó la ojimarrón con una pícara y sensual sonrisa antes de detallar un poco más ante la mirada de desconfianza de su compañera– Ya está comprobado por los tortolitos, a eso recurrían para evitar hacer ruido mientras exploraban sus cuerpos antes de que dieran el siguiente paso en el Monte Asama. –Ritsuko le dirigió una leve mirada de desaprobación por lo permisiva que era con sus cargos que rápidamente pasó a una de curiosidad que demandaba más detalles– Espero que aún recuerdes cómo usar eficientemente tu boca.

Solo eso bastó para que la falsa rubia sumará dos más dos y se diera una clara idea de cuál era el plan de su amiga. Se trataba de una de las pocas cosas que no llegaron a intentar durante su tiempo de experimentación en la Universidad. Hecho que se debía más que nada a que no se había dado la oportunidad, ya que incluso al igual que como iniciaron sus exploraciones, también habían alcanzado a compartir a Kaji gracias a una fuerte borrachera.

–Suena interesante, sin dejar de lado que es una de las pocas cosas que nos quedaron pendientes por probar. –concedió la ojiverde– Y no, no he olvidado nada de lo que aprendimos juntas. –aseguró imitando el tono y la mirada de su amiga– Ahora ya que fue tu idea, tu iras abajo.

–Claro, no hay problema, pero si llegamos a repetirlo tu iras abajo. –aceptó la pelimorada obteniendo un asentimiento– Ahora date la vuelta y continuemos de una vez.

Tras eso, las dos féminas detuvieron todas las atenciones que se estaban dedicando la una a la otra y antes de cumplir con lo que se la solicitaba, Ritsuko se inclinó para compartir un pequeño pero profundo e intenso ósculo. Al separar sus labios, los siguientes en distanciarse fueron sus cuerpos, la falsa rubia se puso de pie para luego arrodillarse a los lados de la cabeza de Misato, luego con cuidado de no aplastar a su amiga y con ayuda de esta se recostó para que ambas tuvieran acceso a la vagina de la otra. Ya una vez ubicadas, la primera en hacer un movimiento fue la ojimarrón, comenzando con un beso sobre la femineidad ajena como paso previo a hundir su lengua entre los finos pliegues internos.

La doctora se sorprendió ante la maniobra, aunque gracias a que esperaba alguna atención, logró contener el gemido pertinente e iniciar su propio asalto lamiendo, succionando y pellizcando suavemente con sus labios el suculento clítoris de amante de esta noche. Ante el certero y fulminante contraataque de su adversaria, pues desde el duelo de lenguas, esto ya era una contienda por demostrar quién tenía la mayor habilidad para complacer a la otra, la pelimorada no pudo evitar gemir de placer. Como efectivamente, el tener la boca ocupada amortiguaba cualquier exteriorización bucal, el hecho terminó por complementar sus atenciones al transmitir las vibraciones producidas con sus labios y lengua directamente en la vagina rival.

Esto provocó que la ojiverde también gimiera obteniendo el mismo efecto en la intimidad de Misato, lo que desencadenó en un ida y vuelta de constante estimulación combinada de los movimientos que cada una estaba realizando en la sexualidad opuesta con la vibración de sus vocalizaciones de placer amortiguadas. Gracias a las habilidades adquiridas durante su etapa de exploración en la Universidad, las dos féminas no tardaron mucho en vislumbrar la cercanía de sus orgasmos y como se conocían tan bien, sabían que mientras no se detuvieran, la otra continuaría con lo que estaba haciendo para que así pudieran alcanzar la liberación.

La ojimarrón cambió su atención al mismo punto donde su amiga se estaba concentrando, prácticamente imitándola, pero sumando sus dedos para no descuidar el resto de la femineidad rival. Ritsuko solo dudó un instante por la sorpresa, antes de corresponder con la misma táctica. Las vibraciones aumentaron en intensidad dificultando un poco los movimientos de sus labios y lenguas al volverlos menos precisos y más erráticos, provocando que la pequeña llama en el interior de cada mujer se extendiera por todo su cuerpo, hasta que finalmente las desbordó y ambas se vinieron con intensidad en la boca de la otra.

Las dos amigas convulsionaron sumergidas en el profundo y abrumador goce cortesía de un maravilloso orgasmo, lo que no hizo más que provocar varias e intensas réplicas como si de un terremoto se tratase. Pasaron unos buenos minutos hasta que finalmente los efectos secundarios de sus clímax mermaron y pudieron al menos separar sus rostros de la vagina ajena, a los cuales les siguieron otro par de minutos para recobrar el aliento, mientras que el único sonido que se escuchaba en la habitación era el de sus respiraciones irregulares.


Y ESA FUE LA SEGUNDA DE ESTE CAPÍTULO.


Cuando recuperaron el pleno control de sus cuerpos al igual que el aliento, la falsa rubia se retiró de encima de su amiga para reposicionarse y descansar abrazada a ella. Misato solo atino a corresponder el abrazo y cubrirlas con una sábana para tapar su desnudez, luego de lo cual, ambas se dejaron arrastrar al mundo de los sueños, completamente satisfechas y libres de estrés.


Al mismo tiempo que las dos amigas tenían su último intercambio de palabras en su encuentro íntimo, en el cuarto de la pareja de pilotos, estos se encontraban en medio de una dulce y lujuriosa sesión de besos. Los dos adolescentes recostados en su cama, con Asuka en la cima, se habían ido desnudando mutuamente durante su intercambio de afecto, hasta que al final solo mantenían cubiertos sus sexos.

–Creo que ya es tiempo.

–Tienes razón, además ya solo nos queda una prenda. –indicó el ojiazul.

–Y este muchachote de aquí está más que listo. –agregó la pelirroja.

–No es para menos, si esa humedad le está dando la bienvenida.

Efectivamente, Shinji podía sentirla a través de sus boxer con su virilidad, por lo que, aceptando la cordial y tentadora invitación, la atrajo suavemente sujetándola de la nuca a un nuevo y apasionado ósculo, el cual aprovechó para cambiar posiciones y así quedar él arriba. Ante esto, la germana se sorprendió por un leve momento, pero no dudó en corresponder el beso, además pudo adivinar las intenciones de su novio y le encantaba que él tomara la iniciativa.


ADVERTENCIA, LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


Sin embargo, la fémina estaba tan ansiosa que no se reprimió en llevar las manos al trasero de su amado deslizándolas debajo del boxer y así comenzar a eliminarlo. El morocho no tuvo inconvenientes en colaborar elevando sus caderas para facilitarle la tarea, ya tenían bastante práctica por lo que no fue necesario separar sus labios de los de ella. Sus lenguas se frotaban con frenesí, mientras que la ahora libre longitud del varón ejercía presión sobre la húmeda vagina de Asuka y sólo la tanga impedía que hiciera más.

La necesidad de aire puso fin al ardiente rose de labios e intercambio de saliva, momento en que la ojiazul llevó su diestra a la dureza de su enamorado para consentirlo y mantenerlo erecto. Por su parte, Shinji tomó una leve bocanada de aire y comenzó a devolver la gentileza con ardientes besos, empezando en el cuello y usando sus manos para amasar los carnosos pechos de la pelirroja preparándolos para cuando su boca los alcanzara.

Tras el relevo, el orbe derecho fue succionado con fervor y los apéndices continuaron su camino por la silueta femenina, buscando la última prenda que resguardaba la intimidad de la germana, quien se retorció un poco en anticipación a lo que podría venir, además de la estimulación que le estaba brindando su enamorado. Antes de continuar con el recorrido de sus labios, el ojiazul se aseguró de darle la misma atención al pezón izquierdo que la otorgada a su compañero, a la vez que sus manos acariciaban el trasero de su amada, al tiempo que apartaba la tanga con tortuosa lentitud.

Para cuando la cara de Shinji llegó a la altura del vientre, sus dedos ya habían capturado la ropa interior y la fémina elevaba sus caderas para facilitar su remoción. Al contemplar la vulva escurriendo sus jugos por la excitación, el morocho no se resistió en degustar su humedad con la lengua. Pero las ansias de ambos por unirse tras tantas provocaciones durante su sesión de besos, evitaron que se demorarán en más juegos previos. Sin perder el tiempo, el varón volvió a posicionarse sobre su novia, la cual no solo lo recibió con los brazos abiertos, sino que lo asistió tomando su miembro y alineándolo con sus femineidad.

–Hazlo de una vez Baka, ya no aguanto.

–Yo tampoco, creo que hoy abusamos del juego previo.

Las caderas del ojiazul descendieron con lentitud, deteniéndose brevemente para que ambos soltaran un gemido de satisfacción cuando el glande ingresó totalmente en la húmeda cavidad, antes de reanudar el avance. El movimiento prosiguió con la misma suavidad, procurando que los dos pudieran disfrutar incluso la más mínima de las sensaciones que se producían, hasta que el miembro se hundió completamente e hizo contacto con la entrada del útero. Si bien no era la primera vez que lo hacían, Shinji siempre era cuidadoso al inicio, pues temía lastimar a su novia si hacía un primer movimiento muy brusco.

–¡Al fin! –festejó y a la vez protestó la pelirroja– Sé que te preocupa lastimarme, pero no tienes que ser siempre tan cuidadoso.

–Solo me aseguro de que estés lo suficientemente lubricada. –se defendió el varón– Y la idea es ir de menor a mayor, ¿no?

–Ja, tienes razón, ahora empieza a moverte en serio.

–Oh no te preocupes, ya es hora de divertirnos.

Inmediatamente reclamó sus labios con los propios para un apasionado y ardiente ósculo el cual la ojiazul correspondió con igual entusiasmo. Elevando sus caderas, él se retiró lo suficiente como para obtener impulso y volver a embestirla con mayor decisión, así continuó una y otra vez. Con cada repetición las estocadas se fueron volviendo más pronunciadas y rápidas, por lo que no que pasó mucho tiempo para que ambos comenzaran a jadear de gozo dentro de la boca del otro.

Asuka se abrazó a Shinji profundizando aún más el beso, a su vez le rodeó los muslos con sus piernas, no solo para asistirlo en el movimiento, sino también mejorar el ángulo de la penetración, haciéndolo mucho más placentero para ambos. Con tanto esfuerzo y placer la necesidad de aire pronto se hizo impostergable y el firme agarre de la fémina sobre el morocho se aflojó, permitiendo que este se afirmara mejor en sus brazos y así los dos pudieran respirar con más comodidad.

–¡Me encanta este ángulo!

–¡Estás aún más apretada!

El leve palmeo producto del choque de sus pelvis se unió a los suaves jadeos, pues los adolescentes se contenían para no hacer tanto ruido cuando separaban sus labios. El ritmo apenas se incrementó un poco, manteniéndose constante y el sudor comenzó a hacerse presente, sobre todo en el rostro del ojiazul quien era el que más se estaba esforzando. La inercia del movimiento provocó que los orbes de la germana se balancearan en círculos de manera casi hipnótica, atrayendo al varón para que descansara su cabeza entre ellos.

A pesar de lo tentadores que se veían, Shinji logró resistir el impulso de hundir su rostro entre ellos, ya que serían un gran obstáculo en su respiración, lo que volvería sus movimientos erráticos y menos satisfactorios para ambos. En lugar de ello, dirigió su boca al cuello de su amada y comenzó a besarlo, lamerlo y succionarlo, haciéndola delirar de placer y que se pusiera aún más apretada. Esa maniobra fue todo lo que se necesitó para llevarlos al borde, ya que la vagina de Asuka se afirmó más en la hombría del morocho.

–¡Estoy llegando! ¡No te detengas!

Como el buen amante en que se había convertido, él no se molestó en responder continuando con sus acciones ante la súplica de la germana. En agradecimiento y en parte para remarcar su deseo, ella abrazó fuertemente su espalda con la izquierda, mientras la diestra lo retenía de la nuca enredando sus dedos en su cabello. El compás de las estocadas aumentó su intensidad volviéndose más profundo con cada penetración, permitiendo que el glande se hundiera más en el útero.

Tras unas cinco arremetidas, precisamente allí en la matriz, fue donde Shinji con su primer disparo desencadenó el orgasmo de Asuka, provocando que las paredes de su vagina se apretaran alrededor del miembro y exprimieran el resto de su carga en varios chorros que inundaron el recinto. Se vinieron con tal intensidad que la ojiazul debió acallar su alarido de dicha y goce mordiendo el hombro de su amado, quien apenas se percató de ello distraído por su propia liberación.


PEQUEÑA PAUSA EN EL LEMOON. CONTINUARÁ EN BREVE


Se quedaron allí recostados un momento, apenas relajando las piernas, momento en que la pelirroja soltó el hombro del morocho, ambos jadeando para recuperar el aliento mientras se recomponían de su correspondiente orgasmo. Al recobrar el pleno control de sus cuerpos, la fémina logró percibir levemente el sabor de la sangre en su boca, con lo que rápidamente centró su atención en la espalda de su amado, dónde pudo divisar la huella de sus dientes. Esto pasó completamente desapercibido para el varón, ya que no sentía dolor alguno, aunque la zona quedó marcada por la mordida, apenas presentaba un ligero corte.

–¡Oh Shinji! ¡Lo siento mucho!

–¡Eh! ¿Qué sucede? ¿Por qué te disculpas?

–Sin darme cuenta te mordí en el hombro. –respondió la germana con pesar.

Shinji dirigió su mirada al área en cuestión, notando la insignificante herida y sonrió antes de tranquilizarla restándole importancia: –Es solo algo superficial, como una cortada de papel, ni siquiera me molesta, no te preocupes, te hice más daño en nuestra primera vez, además es una muy simpática herida de batalla, representa que hice bien mi parte. –bromeó para restaurar el estado de ánimo.

–¡Baka! –dijo Asuka dándole un ligero golpecito en el otro hombro– Son dos cosas distintas, aquello era inevitable, además nos aseguramos de que fuera más placentero que doloroso. Y es un hecho que lo logramos.

–Tienes razón. Igual esto no es nada en comparación y no es como si estuviera en un lugar muy visible, sin olvidar que aún tenemos bastante del ungüento que nos dio Ritsuko, por lo que lamentablemente no quedará ninguna marca.

–Deja de ser tan cursi. –reprendió ella comprendiendo el doble sentido– Si quisiera dejar en claro que eres mío no lo haría con un "chupón" tan agresivo y en una zona poco visible. –señaló antes de tomarse un momento para pensar al respecto– En su lugar, buscaría un tatuaje que me represente y otro a ti para mí o que nos represente a ambos.

–Me agrada esa idea. –coincidió el ojiazul– Pero dejemos eso para otro momento. ¿Estás de humor para una segunda ronda?

–Por supuesto.


ADVERTENCIA, SE REANUDA EL LEMOON. PROCEDA BAJO SU PROPIO RIESGO. HA SIDO ADVERTIDO.


Asuka rápidamente reclamó los labios de su novio para un apasionado ósculo, logrando así tomarlo por sorpresa y empleando sus habilidades de combate, aprovechó para girarlos quedando en la cima y de esa forma ser ella quien llevara las riendas esta vez. Comenzando con un leve vaivén de sus caderas, solo bastaron un par de movimientos para que lograra recuperar el vigor del miembro de Shinji y estuvieran más que predispuestos para continuar con su encuentro íntimo.

–Y ahora que tú también estás listo, vamos a divertirnos.

El morocho le sonrió con complicidad dándole un corto beso, tras el cual la germana gradualmente aumentó el ritmo de sus caderas, hasta que la inercia del movimiento la llevó a despegar un poco la propia pelvis de la contraria. A medida que el ritmo se incrementaba, la fémina alejaba más su pecho del de su amado, apoyándose en sus brazos sobre el trabajado torso masculino para tener mejor control de sus movimientos.

En cuanto estuvo completamente derecha, cabalgando sobre él, nuevamente sus pechos se movieron de forma hipnótica y las manos del varón no se resistieron a amasarlos con devoción. Sus respiración se volvieron más profundas y sonoras, confundiéndose con jadeos, pero siendo opacadas por el ligero palmeo consecuente del choque de sus pelvis. Pronto pudieron sentir surgir otra vez la chispa de un nuevo orgasmo y cuando ésta tomó fuerza, la ojiazul manifestó:

–¡Oh amor, siento que ya se aproxima! Pero no quiero que termine tan pronto.

–Entonces cambiemos de posición.

Ágilmente el japonés se enderezó abrazándola y reclamando sus labios con los propios, sin dejar de copular ni por un instante, usó su peso para recostarla con leve brusquedad por el impulso que traía. La pelirroja no pudo evitar soltar un gemido de sorpresa en el ósculo, además de envolverlo con sus piernas por la cintura, él continuó dando estocadas hasta que la necesidad de aire los obligó a separar sus labios.

Ese fue el momento que Shinji utilizó para detener sus movimientos, maniobrar las piernas de Asuka y retirarse de su interior. Las mantuvo separadas, pero estirándolas una al lado de la otra para reubicarse de rodillas sobre el muslo izquierdo, le elevó la pierna derecha hasta apoyarla en su propio hombro y la penetró con fluidez en un solo movimiento. La germana no tuvo tiempo a reaccionar ante las acciones de su novio, apenas logró tener el reflejo de llevarse las manos a la boca para acallar un fuerte gemido de placer cuando nuevamente lo tuvo completamente en su interior.

Abrazándose a la pierna, el ojiazul empezó a menear suavemente sus caderas, dándoles tiempo para adaptarse a la postura y asegurarse de que fuera placentera para ambos. Shinji no tenía ninguna queja, la totalidad de su miembro entraba en la húmeda cavidad saboreando cada rincón, por su parte, Asuka estaba completamente extasiada, pues sin ningún esfuerzo el glande presionaba todos sus puntos dulces, en especial la entrada de su útero.

–¡Hölle! ¡Esto es increíble! ¡Ve más rápido!

–Mierda, estás más apretada que antes.

Paulatinamente, el varón fue incrementando la velocidad e intensidad de las estocadas, con lo cual no pasó mucho tiempo para que el chasquido de sus pelvis chocando retornara a ser claramente audible en la habitación. Asimismo, la llama del orgasmo que casi se había extinto por la interrupción anterior volvió a arder con intensidad. La fémina estaba recurriendo a toda su fuerza de voluntad para no exteriorizar con sonidos el goce que su amado le estaba propinando, mientras que este apretaba los dientes y exhalaba con fuerza por la nariz. Les tomó solo un momento adaptarse completamente a la nueva postura y a la idea de que, por la misma, no podían gemir con libertad en la boca del otro.

Para cuando recuperaron el ritmo anterior, sus mentes estaban completamente sumidas en el placer que se entregaban el uno al otro y ya simplemente disfrutaban de su íntimo encuentro a pesar de las limitaciones. En solo unos minutos el fuego dentro de ellos les indicó que quedaba muy poco para que alcanzaran el clímax, lo que, sumado al nuevo balanceo de los carnosos orbes de la pelirroja, impulsaba a Shinji a mantener el compás de sus embestidas.

–¡Estoy llegando!

–¡Yo también!

–¡Folgen Shinji! ¡Folgen!

El japonés aumentó el ímpetu de sus arremetidas haciéndolos delirar de goce en medio del pasional encuentro. La cabeza de la hombría se adentraba cada vez más en el útero, provocando que las paredes vaginales se ajustarán alrededor de su longitud. Finalmente, el glande ingresó completamente dentro de la matriz y Asuka obtuvo su liberación desencadenando la del ojiazul. Los dos cuerpos convulsionaron por el abrumador placer que sus corridas desencadenadas les hacían experimentar. El morocho soltó su espesa semilla en lo profundo del útero de su amada con cuatro eyaculaciones, ocasionando que las réplicas de la germana se transformaran en múltiples orgasmos consecutivos.

–¡DULCE SEÑOR! –proclamó ella apenas en voz alta por la falta de aliento.

–¡Joder me corro! –devolvió él.

Permanecieron casi inmóviles en esa postura hasta que la última gota del semen del varón fue expulsada de su virilidad y sus cuerpos dejaron de sufrir las consecuencias de su reciente clímax. Shinji se retiró del interior de su novia, antes de desplomarse completamente exhausto a su lado. Debieron pasar unos minutos para que lograran recuperar plenamente el control de sus facultades motrices.


Y ASÍ SE COMPLETA LA TRILOGÍA QUE LE CORRESPONDÍA A ESTE CAPÍTULO.


Ya en pleno control de sus cuerpos, compartieron un último beso, Asuka se acurrucó en el pecho de su novio y este los envolvió a ambos con las sábanas antes de dejarse arrastrar al mundo de los sueños. Completamente exhaustos por tanta actividad, los dos adolescentes se durmieron al instante con una amplia sonrisa de satisfacción, dejando atrás todas las angustias de la jornada.


El viernes por la mañana, un escuadrón de nueve bombarderos B-2 en formación Delta se desplazaban sobre las aguas del Océano Pacífico hacia el oeste, rumbo a la costa de Japón. En su centro, se encontraba un Airborne Warfare el cual estaba transportando a la Unidad 03. Los bombarderos sólo eran una escolta de seguridad en caso de que sufrieran un ataque como sucedió con el Eva 02.

Suspendido por una serie de cables de acero se hallaba asegurada a una compleja estructura la Unidad 03. La estructura consistía de dos cruces al estilo cristiano, una horizontal y otra vertical, pero en esta última la parte superior estaba dividida en dos extremos que se adaptaban a la forma de los alerones del gigante biomecánico al cual restringían.

El Eva 03 solo se diferenciaba de las Unidades 00 y 02 en su cabeza, ya que su cuerpo era una copia de los de ellas y su color predominante era el negro. Como en todo Eva, las diferencias principales estaban en la cabeza, en el mentón tenía una sección roja con el extremo un poco más pequeña que la verde en el 01. Otra similitud con esa Unidad era que solo poseía dos ojos, pero con una cimera en forma de antifaz que compartía el mismo color que la punta de la barbilla, con cuatro orificios como la 02, pero sin ningún ornamento que la destaque. El casco era tan minimalista como el del Eva 00, solo cubría desde la frente hasta la nuca donde se acoplaba al cráneo, pero tan ancho a los lados como el del 02.

Los otros detalles en rojo eran su cuello y clavículas, junto con la parte superior de las rodilleras. La tapa del compartimiento de armas de las hombreras era blanca, al igual que el interior de los respiraderos de los hombros. Las extremidades estaban decoradas con un diseño atigrado blanco, mientras que el torso tenía un diseño camuflado en escala de grises. En los superiores, dos franjas en los brazos y tres en el antebrazo, en las inferiores se daba un patrón equivalente con dos en los muslos y tres en las piernas.

El viaje prosiguió por otra media hora sin inconvenientes, hasta que el líder del escuadrón logró divisar nubes negras a las 12 en punto aproximadamente a unos 2 km de la posición actual. El capitán Alexander inmediatamente contacto con la base militar de Boston, Massachusetts, que era desde donde se estaba coordinando y monitoreando la misión de transporte de la Unidad 03.

–Centro de mando de la base Massachusetts, aquí el Capitán Alexander Walker reportando.

General Jacob Harris, informe Capitán.

–Nos aproximamos a una enorme Cumulonimbos, solicitó un cambio de la ruta de vuelo para evitar incidentes o que se dañe nuestra carga.

Negativo Capitán, mantengan la ruta establecida, tenemos un horario que cumplir y una tormenta no representa el más mínimo riesgo para la carga, solo sepárense lo suficiente para que si un rayo los impacta no se desvié hacia otra de las unidades del escuadrón.

–Entendido General.

Con eso la formación se abrió lo suficiente como para que, si alguno de los bombarderos era alcanzado por un rayo, este continuará con su curso sin afectar los instrumentos. Los pilotos estaban acostumbrados a volar con mal tiempo, por lo que solo se limitaron a seguir las órdenes. Justo antes de zambullirse en la densa tormenta pudieron apreciar como esta se tornaba casi completamente de un azul violáceo eléctrico debido a la enorme cantidad de rayos que se desencadenaban en su interior, sería un paseo muy ruidoso.


Unas horas más tarde, en el departamento de los elegidos y su tutora, como casi todas las mañanas, los primeros en despertar fueron los adolescentes. Rei ya se encaminaba al baño, mientras que Asuka y Shinji tras saludarse con su tradicional beso, procedían a vestirse, eliminar las evidencias de sus actividades nocturnas y acomodar la cama.


En tanto en la habitación de Misato, la doctora fue la primera en abrir los ojos, ya que a diferencia de su amiga a ella no le costaba levantarse temprano. Lo primero que hizo la ojiverde al mismo tiempo que empezaba a cubrir su pudor fue despertar a la pelimorada, lo último que le gustaría es ser encontrada en una situación tan comprometedora por alguno de los pilotos que viniera a llamarlas para desayunar.


Al salir del baño, la peliazul se cruzó con sus compañeros, tras saludarse acordaron que desayunarían panqueques, lo cual sería rápido y mientras uno se concentraba en ello, los demás podrían preparan los bentōs con el ramen sobrante de la noche anterior, para llevar al instituto y el viaje de sus superiores. Rei ya había terminado de preparar la mezcla y se encontraba calentando dos sartenes en el momento en que sus compañeros concluían su rutina de las mañanas.

Al mismo tiempo, una muy despierta y ligeramente desalineada Ritsuko ingresaba empujando a una adormilada Misato en dirección al aseo, saludando con educación a los adolescentes. El morocho fue al refrigerador obteniendo el ramen y los fideos para comenzar con los bentōs, su novia obtuvo una cerveza y la colocó sobre la mesa en el lugar de su tutora antes de sumarse al él en la elaboración de los almuerzos.

Para cuando las mujeres dejaron el baño, Shinji ya había apilado los bentōs sobre la mesada de la cocina, por un lado, los de sus compañeras y él, por el otro los de su tutora y la doctora. Por su parte, Asuka estaba ayudando a la ojirroja con los panqueques, cada uno pendiente de una sartén. La falsa rubia se dispuso a colaborar con los adolescentes ocupándose de terminar de preparar la mesa, mientras que la Jefa de Operaciones Tácticas, antes de sumarse a su amiga, se aseguró de darle un buen trago a su Yebisu y así despabilarse totalmente.

El desayuno transcurrió con normalidad, sin ningún sobresalto, Misato no quiso molestar a la joven pareja por temor a delatarse con algún gesto ante los posibles contraataques de la germana, hecho que su amiga agradecía internamente. No faltaron los elogios para los adolescentes por sus habilidades culinarias, sobre todo por parte de la doctora que también aprovechó la oportunidad para echarle en cara a ojimarrón lo afortunada que era por disfrutar de ello todos los días.

Luego de levantar la mesa y limpiar los trastos, las dos mujeres recogieron su equipaje y se alistaron para salir, al igual que los estudiantes terminaron de arreglarse para ir al instituto. Antes de despedirse, la pareja de pilotos solicitó que saludaran a Mari de parte de ellos, sobre todo a Misato con un fuerte abrazo de parte de ellos, además de hacerle recordar que en cuanto tuviera un momento desocupado los llamara para poder hablar un poco.


Al llegar al salón, la única cara conocida que se encontraron los pilotos fue la de Kensuke, pues no tenían mucho trato con el resto de sus compañeros más que la convivencia cordial. Aún era bastante temprano, por lo que no les resultó muy llamativo que Hikari todavía no llegara, mucho menos Touji. El Otaku no perdió tiempo en renovar su asalto, aprovechando la ausencia de la representante, para pedir que interfirieran y lograr convertirse en el quinto elegido, más que nada porque seguía sin encontrar información sobre la selección de uno.

Asuka estaba perdiendo la paciencia por la terquedad del Otaku, por no asimilar que ellos no podían hacer nada para ayudarlo a convertirse en piloto, por lo que estuvo al borde de estallar y golpearlo. Afortunadamente para todos, antes de que la charla se tornara en una discusión más acalorada y se saliera de control, el profesor ingresó al salón y la representante sustituta llamó a sus compañeros a ocupar sus lugares y saludarlo para iniciar la clase.

Pero en cuanto tomaron asiento y abrieron sus laptops, los tres pilotos fueron bombardeados con mensajes provenientes del Otaku, que acababa de notar la ausencia de sus otros dos amigos y sospechaba que tenía algo que ver con la elección del quinto elegido. El tiempo de la clase fue ligeramente entretenido, pero bastante fastidioso, ya que Asuka y Shinji se la pasaron tratando de hacerle entender al de lentes, que no tenían idea de si alguno de sus compañeros ausentes había sido elegido.

También intentaron bloquearlo, pero fue en vano, ya que sus habilidades en informática le permitían rápidamente volver a contactarse. Shinji tuvo que sostener a su novia para evitar que lanzara su portátil directo a la cabeza del castaño en más de una oportunidad. Por su parte Rei simplemente lo ignoro, ni se molestó en ver los mensajes dejando que se acumularan.

El punto final al tema llegó a la hora del almuerzo, pues la ansiedad del castaño aumentó cuando al tomar asistencia sus amigos ausentes fueron omitidos, dando a entender que tenían permiso para ello. La germana tuvo más que suficiente de la molesta actitud de su compañero, por lo que, haciendo uso de sus mejores habilidades diplomáticas, tomó a Kensuke del cuello de su camisa y lo arrinconó contra una pared para hacerlo entrar en razón:

–¡Aida! Ya me estás colmando la paciencia. Te lo diré por última vez y es mejor que me escuches si no quieres conocerme enojada. –advirtió la ojiazul con autoridad haciendo estremecer al de lentes, sobre todo al ver que su amigo solo se limitaba a observar– No tenemos injerencia en la elección de otros pilotos, hasta Rei te lo explicó ayer. –la aludida estaba ajena a todo el asunto, ya que se dirigía al lugar habitual del patio donde almorzaban para reservarlo– Tampoco se nos ha informado nada sobre él nuevo o la nueva, así que no tenemos ni la menor idea de porque Hikari y Touji han faltado o porque no responden los mensajes. Es una posibilidad que alguno fuera elegido, pero no podemos confirmarlo.

El otaku bajó la cabeza con resignación y procedió a disculparse, más que nada por temor al demonio rojo con fuego en sus ojos frente a él:

–Gomen Asuka, es que cuando supe de la Unidad 03 tenía mucha ilusión y esperaba que ustedes pudieran ayudarme. Creo que me deje llevar. Tienes razón, lo de los chicos puede ser cualquier otra cosa. –concedió, pero no pudo evitar agregar casi en un susurro– También es probable que uno fuera elegido y el otro lo esté acompañando para darle ánimos.

Lamentablemente no tuvo en cuenta la proximidad con su compañera y esta pudo oírlo con claridad, hasta Shinji lo hizo a solo unos pasos más atrás y se palmeó la frente ante la estupidez de su amigo.

–Corre. Te doy cinco segundos de ventaja. –indicó la pelirroja soltando a su compañero y dando un paso atrás antes de hacer sonar sus nudillos.

El pobre Kensuke desperdició un segundo en tragar en seco y empalidecer antes de salir corriendo como alma que se la lleva el diablo. Por su parte, Asuka simplemente chocó un par de veces sus manos como si estuviera eliminando polvo de ellas, luego se volvió hacia su novio cambiando completamente sus semblante.

–¿Vamos a almorzar? Rei nos está esperando.

–Eres mala. Pero con eso seguro se quedará tranquilo al menos por lo que resta del día.

–¿Hubieras preferido que lo golpeara?

–No, la tortura psicológica es más civilizada y te siente mejor. –elogió Shinji.

–Gracias.

Le dio un corto beso a su amado antes de partir aferrada a su brazo en busca de su compañera de armas.


Para cuando el joven Aida se percató de que no estaba siendo perseguido, ya estaba dentro del vestuario de varones y había transcurrido un tercio del tiempo del almuerzo.


Como si de un ciervo recién nacido se tratara, se acercó a sus amigos con cautela y nerviosismo, al verlo, la pareja de pilotos estalló en una sonora carcajada a la que Rei se sumó con más decoro, ya que había sido informada de lo sucedido. Shinji le tendió una botella con agua y la ojirroja una bandeja con una porción de humeante ramen.

–¿Realmente creíste que me perdería el almuerzo para darte una paliza? –cuestionó Asuka y junto a sus colegas comenzaron a reír sonoramente– Espero que te sirva de lección. –advirtió entre risas– Esta vez tuviste suerte, la próxima podría no tener nada mejor que hacer.

El resto de la jornada transcurrió con total normalidad, Kensuke no se dio por vencido, pero al menos ya no involucró a sus compañeros y simplemente se contentó con buscar información en su portátil. No obtuvieron ninguna respuesta a los mensajes enviados a sus amigos ausentes, lo que hizo darle un mayor porcentaje de posibilidad a que lo susurrado por el otaku fuera cierto.


Cuando los roomies llegaron a su hogar vieron que tenían un mensaje de su tutora anunciado que habían llegado sanas y salvas a Matsushiro, además de explicar que no se comunicaron a sus celulares para no preocuparlos o interrumpir sus estudios. Rei se encargó de darle de comer a Pen-Pen y los otros dos de limpiar los recipientes para bentō. Después de eso y tras cambiarse, los tres adolescentes se aseguraron de deshacerse de su tarea lo más pronto posible para tener el fin de semana libre.

Esto les tomó solo un par de horas, luego prosiguieron con la enseñanza de la peliazul para que adelantara conocimientos, después de todo, aún tenían bastante ramen para la noche. Luego de cenar y limpiar todo, se turnaron para bañarse antes de quedarse en el living viendo televisión, desafortunadamente para su tutora aprovecharon para continuar viendo su actual serie favorita.

Actualmente estaban en el Arco de Little Garden que constaba de solo 8 episodios y el siguiente tendría 14, por lo que resultaba ser perfecto para verlos completos durante el fin de semana, además de realizar otras actividades. Tras completar el primero de los dos Arcos, decidieron irse a dormir para no desvelarse. Esa noche la pareja eligió descansar toda la noche apenas intercambiaron algunas muestras de afecto.


Por la mañana, prepararon más panqueques y dado que ya quedaba poco del ramen, acordaron ya cocinar toda la mezcla restante, así por la noche harían lasaña. Luego del desayuno salieron de compras, Asuka quería visitar las tiendas en busca de novedades y aprovechar para que su compañera adquiriera algún nuevo conjunto.

En el centro comercial la pelirroja no tuvo mucha suerte con las novedades ni las ofertas, pero se conformó con al menos lograr que Rei comprara un jean verde agua, una remera naranja y una chaqueta de gamuza marrón. Durante el almuerzo terminaron el ramen, cada quien obtuvo una porción y Shinji utilizó el excedente para demostrarle a la ojirroja como hacer una tortilla, como ya la había adelantado su novia que se podía hacer con determinadas sobras.

Antes de tomar una muy buena y prolongada siesta vieron los primeros cuatro episodios del nuevo Arco. Al levantarse procedieron a limpiar y ordenar un poco el apartamento, lo que más tiempo les demandó como era de esperarse fue el cuarto de Misato. Una vez concluida la limpieza regular del mes, se pusieron a preparar las salsas y rellenos para las lasañas. Al concluir mientras la pareja de pilotos vigilaba el horno y las hornallas, Rei se dio un baño, tras el cual intercambiaron lugares.

Unos minutos antes de la cena, recibieron un llamado de su tutora para ver cómo iban las cosas. La comunicación fue aprovechada por Misato para dar detalles de las características de la nueva Unidad y su apariencia. Además, la ojimarrón necesitaba hacer tiempo hasta que Mari llegará en un VOLT proveniente del aeropuerto de Tokio-3 y así cumplir el encargo de sus tutelados. La charla se extendió hablando de otras insignificancias durante la cena, hasta que finalmente la pelimorada recibió la notificación de que la aeronave que traía a su amiga estaba por aterrizar por lo que se despidió para dejar la línea libre para ojiturquesa.

Concluido el llamado, los adolescentes se disponían a limpiar y ordenar todo lo usado durante la cena y su preparación, cuando comenzó a sonar el celular de Asuka. Que resultó no ser otra que Mari, por fortuna para los pilotos no los entretuvo por mucho tiempo, ya que estaba muy exhausta y hambrienta por el viaje y los preparativos del mismo. Así que simplemente se contactó como había prometido para avisarles que había llegado bien además de asegurarles que en cuanto se concluyera la prueba de la Unidad 03, pasarían mucho tiempo juntos.

Antes de poder instalarse en el sillón junto a Pen-Pen para disfrutar de una maratón de anime con los siguientes capítulos de su serie, los tres adolescentes organizaron los panqueques y el relleno sobrantes para hacer los bentōs del lunes. Intentarían terminar de ver todo el Arco, obviamente por sugerencia de la pareja de pilotos, que esperaba que con eso cuando se fueran a acostar, la peliazul se quedara dormida rápidamente, permitiéndoles a ellos compartir otra fogosa noche de intimidad.

Para cuando terminaron de ver el último episodio del Arco de Drum, ya eran casi las 2 am. Rei debió despertar al pingüino de agua cálida pues se había dormido sobre su regazo durante la maratón, que con somnolencia en lugar de irse a su refrigerador se encerró en el cuarto de Misato. Los adolescentes no le dieron mucha importancia a eso y simplemente siguieron su ejemplo asegurándose de apagar todas las luces, dejando solo la de la cocina por si alguno se levantaba en la madrugada.

Tal y como se esperaba la pareja de pilotos, en cuanto la ojirroja se recostó en su cama se quedó completamente dormida. Por lo que procurando no hacer demasiado ruido Asuka y Shinji pudieron disfrutar el uno del otro con moderada libertad.


El domingo lo destinaron en su mayoría para descansar, levantándose a tiempo para almorzar. Por la tarde salieron a pasear y disfrutaron de una película en el cine. Casualmente estaban proyectando algunas películas viejas a mitad de precio, entre las alternativas eligieron "50 First Dates" y como aún no la habían visto por cable, aprovecharon la ocasión. Además, la otra alternativa disponible que si era un estreno y les gustaría ver sería un gran spoiler del anime que estaban siguiendo. Por la noche mientras calentaban la cena se aseguraron de dejar listos sus bentōs para la mañana. Después de un baño se fueron a dormir temprano, dado que tendrían que madrugar.


El lunes por la mañana al entrar al salón, fueron recibidos por un Kensuke bastante irritado. El motivo no era otro que el nuevo elegido, el detonante, Hikari y Touji habían vuelto a faltar, además ya había confirmado que no vendrían al consultar con la representante sustituta que también le dijo que tenían permiso para ello. Sin poder con su propio genio, el otaku nuevamente acudió al trío de pilotos para obtener alguna novedad sobre el asunto.

Al igual que durante la semana pasada no obtuvo ninguna primicia en el asunto. Antes de que pudiera insistir o presionar más su suerte, una severa mirada de Asuka acompañada de una muy seria de Shinji le hicieron comprender que esta vez el morocho no haría nada por detener a su novia, sino que posiblemente la asistiría. Eso bastó para que su mente le advirtiera que las consecuencias que sufriría serían graves, solo con recordar la suerte del atleta ante la mera defensa del tercer elegido era prueba más que suficiente de ello.

El resto de la jornada estudiantil no presentó ninguna otra novedad fuera de la rutina habitual, incluso durante el almuerzo, el cual el de lentes compartió con sus amigos. Claro, no pudo evitar mantenerse alerta mediante su portátil en busca de cualquier información fresca sobre la elección del nuevo piloto, pero no volvió a tocar el tema en voz alta para mantener la calma.


Se encontraban casi a la mitad del segundo bloque de la carga horaria académica del día, cuando los celulares de los tres pilotos comenzaron a sonar y en cuanto los revisaron, estos tomaron rápidamente sus cosas y se marcharon. El resto del alumnado ya estaba tan acostumbrado, que también se alistó para abandonar el salón, manteniéndose atentos a la inminente alarma de evacuación, pero esta nunca sonó.

No era algo tan extraño, pero sí poco frecuente que las alarmas no sonaran si sus compañeros eran convocados por NERV. Esta vez el motivo de ello estaba fuera de Tokio-3, precisamente en Matsushiro, donde se estaba realizando la prueba de activación de la Unidad 03. La pareja de adolescentes no pudo evitar angustiarse de camino al Geo-Front, al igual que su camarada de cabello azul, primero por la presencia en el lugar de Misato, Ritsuko y Mari, segundo ante la posibilidad de que las sospechas de Kensuke sobre Hikari y Touji fueran acertadas.


Al arribar a las instalaciones de NERV no obtuvieron ninguna información sobre la situación, solo se les indicó que se pusieran sus trajes y se dirigieran de inmediato a sus Evas, allí serían contactados por el centro de mando para recibir instrucciones.


Las tres Unidades se encontraban en sus correspondientes lanzaderas a punto de partir cuando una pantalla de comunicación se abrió en sus Entry Plug. En la misma se apreciaba una vista casi completa del puente de mando, donde se podía ver a los tres Tenientes en sus puestos habituales, solo faltaban su tutora y la doctora Akagi, en el fondo el cubículo más elevado el Comandante en su pose característica con las manos cruzadas frente a su boca acompañado como siempre del Subcomandante, desde donde podían supervisar todo lo que ocurría tanto en el puente como en el campo de batalla.

Un Mensajero ha atacado nuestras instalaciones en Matsushiro. Se desconoce el alcance de los daños y la situación del personal que allí se encontraba. –informó la Teniente Ibuki con voz casi quebrada– Las MAGI nos indican que ahora el mensajero se dirige hacia nosotros, pero aún no tenemos confirmación visual.

Debido a la ausencia de la Capitana Katsuragi yo seré quien dicte las órdenes. –comenzó Gendo en su frialdad habitual– Serán desplegadas las tres Unidades a los lados de la ruta 31 que rodea las montañas que limitan Tokio-3 con Matsushiro. Su objetivo es interceptar y destruir al enemigo. –apartó las manos de su rostro rompiendo su pose característica como dando a entender que les estaba hablando directamente a cada uno de ellos– La Unidad 00 se ubicará en el frente con el rifle de positrones, a 200 metros lo hará la 02 y a 150 metros de esta la 01, su función es dar apoyo con los rifles de asalto a la distancia. Permanecerán en estas posiciones hasta que se les ordene lo contrario con el fin de establecer tres barreras de contención para el 10º Mensajero. ¿Ha quedado claro, pilotos?


Hai.respondieron los tres al unísono.

Pero antes de que la comunicación se cortara, Asuka tomó la palabra.

Señor, normalmente la Unidad 01 y 02 tenemos el primer contacto con el enemigo dada nuestra mayor experiencia en combate.

Eso es cierto. –apoyó su novio.


Efectivamente ese es el proceder de la Capitana Katsuragi. –concedió el Subcomandante– Pero siempre contamos con mayor información o más tiempo de preparación.

En esta oportunidad el tiempo nos apremia y es mejor guardar nuestros mejores recursos para el final en caso de cualquier eventualidad. –completó el Comandante– Si no tienen nada más que decir. –realizó una pequeña pausa, pero al no tener obtener ningún otro comentario prosiguió– Entonces… ¡Teniente Hyuga, láncelos!


En menos de cinco minutos los tres Evangelion estaban apostados en sus ubicaciones con la mira puesta en el horizonte desde donde llegaría el enemigo. Aún no tenían confirmación del puente de mando sobre su apariencia y mucho menos de sus habilidades, solo sabían que se había registrado una fuerte explosión en las instalaciones donde era puesta en marcha la Unidad 03.

A pesar de ello, los pilotos se encontraban mucho más tranquilos con las escasas novedades, puesto que la explosión no tenía punto de comparación con la que arrasó con la Segunda Rama en Nevada. Las mejores conjeturas eran que el Mensajero apareció en el lugar y al divisar al Eva 03 lo consideró una amenaza por lo que atacó antes de continuar su camino hacia Tokio-3.

Pasaron un par de minutos, hasta que finalmente Maya les advirtió que las MAGI ubicaban al enemigo a solo unos metros y pronto entraría en su campo de visión. Aún no tenían ningún otro dato sobre el ente, recién podrían obtener una imagen cuando la Unidad 00 lo divisara y retransmitiera lo que la está veía al centro de mando. Como no podía ser de otra manera, la primera en hacer contacto visual fue Rei, solo una sombra de aspecto humanoide debido al contraste con el sol detrás de él.

Todos se sorprendieron cuando la silueta se volvió más clara, no había duda alguna, se trataba de un Evangelion. Al ser la única persona que conocía su apariencia gracias a una fotografía proporcionada el día anterior por su senpai, la Teniente Ibuki informó de la situación a la que se enfrentaban.

¡Es… La Unidad 03!

El silencio se mantuvo por un instante mientras todos asimilaban lo sucedido y el Teniente Aoba confirmó las sospechas.

No hay ninguna duda, las MAGI lo clasifican como el 10º Mensajero.

La Unidad 03 se veía sin adulteraciones en su fisionomía respecto de cómo había arribado a Matsushiro. El único cambio que se podía apreciar era el de su decoración, ahora tanto los detalles en blanco de sus extremidades y alerones como el camuflaje en su torso tenía una coloración azul violácea luminiscente, que por momentos brillaba en un azul eléctrico. Sus ojos antes blancos ahora refulgían en un violeta metálico que alternaba con uno eléctrico, como si en cualquier momento un rayo pudiera emanar de ellos.


En los cuarteles de NERV Gendo fue el primero en reponerse de la sorpresa y pidió confirmación de la presencia o no del piloto.

–No detectamos signos vitales, pero hay un Entry Plug en la Unidad. –respondió Hyuga.

–Expúlsenlo de inmediato. –decretó Fuyutsuki.

–El sistema no responde, la cápsula está atorada, la orden fue dada hace tiempo. –observó Maya.

–¡INSISTA! –bramó el viejo profesor.

–Rei, neutralízalo ahora. –fue la fría orden del Ikari mayor.


Espera Rei, podemos dañar al piloto. –advirtió Shinji.

Procede. –remarcó con autoridad el Comandante de NERV.

Rei no sabía qué hacer, frente a ella se encontraba el enemigo controlando un Evangelion y posiblemente dentro se hallará un piloto, un humano. No solo eso, sino que había altas posibilidades de que lo conociera, pues dada la información que tenían podía tratarse de Horaki o Suzuhara. Como si eso no fuera suficiente, no dejaba de anteponer las siluetas de las Unidades 01 y 02 ante la del enemigo.

El conflicto interno entre seguir las órdenes como había sido entrenada por años, precisamente del hombre al que más respetaba y que incluso llegó a preferir su bienestar a su integridad física cuando la sacó del Entry Plug tras la prueba fallida de la Unidad 00, o el ejemplo de sus compañeros de armas que tanto hicieron por ella en los últimos meses la tenían completamente paralizada.

Finalmente, primó todo lo aprendido recientemente e intentó disparar al hombro derecho del Eva 03 para intentar comenzar a limitarlo e inmovilizarlo. Lamentablemente ya era tarde, el Mensajero la había detectado y rápidamente corrió hacia ella esquivando el disparo. El ente no dudó en quitarle el rifle de una patada antes de sujetarla por los antebrazos y arrinconarla contra la montaña.


En el centro de mando Gendo si pudo reaccionar a tiempo, al ver a la corrompida Unidad 03 aproximarse a la 00 ordenó que cortaran las conexiones nerviosas con la ojirroja justo en el momento que esta era sometida. La imagen proveniente del Eva 00 rápidamente pasó a la del 02 y todos pudieron ser testigos de cómo el enemigo propinaba un poderoso pisotón con su pierna izquierda sobre el pecho del gigante azul claro, mientras tiraba de sus brazos hasta lograr arrancarlos de cuajo.


¡REEIII!gritaron sus compañeros al unísono.

Al igual que su camarada hace solo unos instantes, los dos adolescentes se encontraban completamente paralizados sin saber bien cómo proceder. Solo el hecho de desconocer que su compañera no estaba sufriendo por el daño recibido de su Unidad logró hacerlos volver a la realidad y forzar a sus Evas a moverse en su rescate.

En solo un segundo, tanto la Unidad Carmesí como la Violácea estaban dándole un empujón al Mensajero para alejarlo de su aliada. Una vez establecida una distancia prudencial entre el Eva 00 y el enemigo, se pusieron en guardia para evaluar cómo inmovilizarlo y recuperar el Entry Plug. El Comandante estaba furioso ante la situación actual y que sus subordinados no esperaran órdenes antes de actuar o siguieran las que ya tenían, pero se recompuso y volvió tomar el mando:

Piloto Sohryu destruya al objetivo. Ikari cúbrala y proteja a la Unidad 00.

Asuka y Shinji abrieron un canal de comunicación para coordinar un ataque en conjunto ignorando completamente a Gendo.

Debemos tumbarlo y someterlo para extraer la cápsula. –indicó el morocho.

Yo iré por sus piernas, tu ve por su pecho. –dictaminó la ojiazul.

Nuevamente los dos gigantes biomecánicos se lanzaron sobre su adversario. Este no se quedó expectante, en su lugar, dio un poderoso salto hacia el frente, aterrizando justo en frente del Eva 02. Solo los reflejos de la germana lograron que pudieran anteponer sus brazos para bloquear una patada con la izquierda que iba directo a su pecho. El varón no dudó en intentar ayudarla, pero el ente retrocedió rápidamente esquivándolo.

Pilotos les he dado una orden, procedan. –insistió el Ikari mayor.

Hay un piloto allí, debemos rescatarlo antes de encargarnos del Mensajero. –respondió Shinji haciendo que su Unidad retomara la posición de guardia.

No podemos anteponer una vida a la de millones. Obedezcan las órdenes o serán relevados. –advirtió el Comandante.

Lo haremos una vez que recuperemos el Entry Plug. –respondió la pelirroja.


En el centro de mando el Comandante Ikari estaba furioso, pero no lo exteriorizó, simplemente dio la orden a quien no podría desobedecer tan fácilmente.

–Teniente Ibuki corte las conexiones de los pilotos Ikari y Sohryu para activar el Dummy Plug.

–Pero señor, aún está en desarrollo y no se ha podido probar, la doctora Akagi junto con Makinami lo harían con la Unidad 03.

–Correremos el riesgo, es mejor que quedar en manos de unos adolescentes insubordinados.

Aún con duda Maya acató la orden de su superior y cortó la conexión de los pilotos y sus Evas.


En el campo de batalla las dos Unidades se desactivaron dejando caer sus brazos como si la batería se hubiera agotado, aún podían comunicarse entre ellos y con sus madres a quienes acudieron en busca de respuestas ante el fenómeno.

¿Qué es lo que está pasando? –consultó el ojiazul.

Nos han desconectado desde el puente de mando. –advirtió su novia.

«No solo eso, están tratando de tomar el control de la Unidades remotamente.» –respondió Kyoko

¿Cómo que quieren tomar el control remotamente?

«Shinji.» –llamó su madre– «Infórmale a Asuka para que Kyoko lo sepa y pueda contrarrestarlo mejor.»

Yui le dio los detalles a su hijo para que este se lo comunicará a la pelirroja y así su madre se enterara por sus pensamientos. En el puente de mando no tenían ni idea de que esta conversación se estuviera desarrollando, dado que tras la advertencia de Gendo habían cambiado a un canal privado proporcionado por Kyoko.

Asuka, es el nuevo Entry Plug.

«Así que ese es el origen, lo tengo.» –aceptó la rubia antes de explicar– «No es tanto un control remoto, sino local instalado en el Entry Plug una especie de piloto automático que se activa desde el centro de mando»

Las almas de las dos mujeres se encontraban furiosas por el intento de manipulación de Gendo. Sobre todo, porqué de tener éxito las habrían terminado por forzar a acabar con el Mensajero a costa de la vida de su piloto, manchando las manos de sus hijos con sangre inocente.


De regreso en el Geo-Front, Ibuki estaba haciendo todo lo posible para activar el Dummy Plug System (DPS), pero la sincronización era rechazada constantemente por ambas Unidades. No solo eso, sino que pudo apreciar como los Evas reestablecían las conexiones con sus correspondientes pilotos, intentó pedir ayuda a sus compañeros para que los bloqueara y ella se concentrara en forzar el DPS.

–Señor no podemos detener la reactivación a cargo de los pilotos. –informó Aoba.

–Las Unidades 01 y 02 rechazan los comandos, en especial el Dummy Plug System. –agregó Maya.

–Parece que a las señoras no les gustan los engaños y muchos menos las copias. –susurró Fuyutsuki en el oído de Gendo.

–Desistan. No podemos perder más tiempo o estaremos a merced del enemigo. –ordenó el Comandante apretando los dientes de impotencia– Yui, ¿lo eliges a él antes que a mi y a tu propia sangre?

–En realidad sigue eligiendo a su propia sangre. –señaló Kōzō, lo contradictorio de la declaración de su ex alumno.

El Ikari mayor le dirigió una mirada lapidaria, que solo el entrado en canas pudo apreciar por su posición más elevada al estar de pie.


Justo cuando el Mensajero se lanzó al ataque, aprovechando que sus adversarios bajaron la guardia, estos se reactivaron. El ente intentó sujetar a ambas Unidades por el cuello, pero fue detenido a sólo unos metros casi de las muñecas. En ese instante, las extremidades del corrompido Evangelion comenzaron a estirarse, hasta poder sujetar las gargantas de sus oponentes, sorprendiendo tanto a los pilotos como a los que estaban en el puente.

¡Puede prolongar sus extremidades! –señaló la Teniente Ibuki.

Les costó un poco de trabajo al ser tomados por sorpresa, pero tanto Asuka como Shinji lograron librarse del agarre y tirando de sus brazos lo derribaron. Estaban por restringirlo aún más para neutralizarlo e intentar recuperar el Entry Plug y así poner a salvo al piloto, cuando notaron que la cápsula había intentado ser expulsada. Solo era visible una pequeña sección de ella, precisamente donde estaba la compuerta de entrada, el resto se encontraba cubierto por una membrana de tejido celeste fluorescente.

Ese momento de duda le bastó al enemigo para flexionar sus piernas y estirándolas, conectar una patada en las espaldas de las Unidades, logrando liberarse. No solo era muy ágil y veloz, sino que esa cualidad de alargar su cuerpo dificultaba cualquier posible contraataque o emboscada sin poner en riesgo la integridad física del piloto.

Con qué "nuevo Entry Plug". ¿EN QUÉ DIABLOS ESTABAN PENSANDO? –escupió Asuka con ira– Nos dejaron completamente expuestos allí. Recuerden que si nosotros caemos ustedes también lo harán.

Nadie en el centro de mando se atrevió a responder, ni el propio Gendo, ya que reconocía que intentar tomar el control de sus dos únicas Unidades disponibles en medio de la batalla había sido un grave error. Pasaron unos segundos cuando nuevamente el Comandante intentó impartir sus órdenes.

Piloto Sohryu tome el rifle de positrones para atacar al enemigo.

Es muy arriesgado, no atacaremos ese tipo de órdenes hasta recuperar al piloto. –respondió Shinji por su novia– Asuka iré al frente, sígueme de cerca, cuando me ataque intentaré bloquearlo y retenerlo para darte la oportunidad de obtener la cápsula.

¡Hagámoslo!

El Eva 01 sacó su Ninjato antes de esprintar hacia el enemigo, el 02 lo hizo un instante después, procurando que la figura de su compañero lo mantuviera oculto. El Mensajero no dudó en salir al encuentro del gigante violáceo, pero a unos cuantos metros dio un salto para esquivarlo e ir en busca de la otra Unidad. El varón también saltó, tratando de bloquearle el paso, pero no pudo alcanzar la altura necesaria.

La germana apenas tuvo el tiempo suficiente para anteponer los brazos de su Eva, intentando amortiguar el golpe. El ente estrelló sus pies en la defensa de su objetivo y debido a la fuerza del impacto, los pies de la Unidad 02 agrietaron el asfalto comenzando a marcar una zanja a medida que retrocedía. Finalmente, los dos oponentes se detuvieron cuando el terreno dejó de ceder, provocando que la mole carmesí tropezara, quedando a merced del Mensajero.

El Eva corrompido sujeto los hombros de su presa e intentó propinar un poderoso cabezazo en el rostro, pero fue bloqueado por una lámina multicolor traslúcida. Tanto Yui como Kyoko, habían permanecido alerta en todo momento tras el incidente con las extremidades extensibles. El 10º no se dio por vencido y continuó golpeando la barrera con frenesí apenas logrando deformarla un poco.

¡TERCERO! ¡MUEVE TU TRASERO!

El aludido ya se estaba moviendo para ayudar a su novia tras aterrizar, por lo que, en cuanto esta terminó su oración, la Unidad 01 estaba tomando la cabeza del enemigo, logrando así detener su violento asalto. Asuka inmediatamente reaccionó al pronto auxilio y sujetó las muñecas del Mensajero para darle a su compañero la oportunidad de recuperar el Entry Plug. En el instante en que Shinji se disponía a cortar la membrana con su Ninjato, la Unidad contaminada rugió con intensidad como una bestia salvaje expulsando los fluidos de sus terroríficas fauces sobre la 02. Las hombreras negras con blanco estallaron en pedazos, liberando un segundo par de brazos de tono grisáceo con manchas azules como camuflaje, que tomó al Eva 01 por el cuello, deteniendo todas sus acciones y obligándolo a soltar su arma.

Actualmente el ente tenía a ambas Unidades bajo su merced, completamente inmovilizadas. Ante los intentos por liberarse, su enemigo aumentaba la fuerza de su agarre y en poco tiempo la armadura en las zonas de sujeción empezaba a mostrar fisuras. En el centro de mando podían apreciar que no era una situación de la que los pilotos no tuvieran forma de escapar, sino que parecían estarse conteniendo para no causar daño al piloto, pues se desconocía si este estaba o no conectado al Eva.

Ni Yui ni Kyoko lograban encontrar una forma de liberar a sus hijos sin arriesgarse a causar daños significativos en el enemigo que seguramente derivarán en el inocente dentro de la cápsula. Todo parecía perdido y la desesperación se propagaba por el personal del puente, cuando una ventana de comunicación se abrió tanto en las cabinas de los pilotos como en la pantalla gigante del cuartel.

La imagen mostraba a tres mujeres, específicamente a la doctora Akagi en la izquierda, que presentaba un moretón del lado izquierdo en el cuello, además de verse muy desaliñada. Junto a la falsa rubia estaba Misato con los ojos cerrados y el rastro sucio por sangre mal limpiada, el rastro de esta bajaba de su cabellera por la frente y el ojo derecho. Por último, se encontraba Mari, entre ella y la ojiverde estaban sosteniendo a la inconsciente pelimorada.

Mari llevaba su clásico peinado de coletas, ahora casi a la altura de la nuca, sujetando su cabello resaltaba una vincha de color azul con un triángulo blanco decorado con una "V" rosada a cada lado por encima de sus orejas. Pero eso no era todo, estaba vistiendo lo que parecía ser un Plug Suit con el mismo diseño que el de Asuka, solo que en lugar de rojo tenía rosado y la franja en forma de "V" a la altura de la clavícula era blanca. Sobre dicha franja, en negro al igual que con los otros trajes, figuraba un "0" y un "5", el resto de los detalles o estaban cubiertos por una bata blanca o fuera de la toma de la cámara.

¡Asuka, Shinji! –llamó Ritsuko–Estábamos probando un Entry Plug falso cuando el Mensajero tomó el control de la Unidad y destruyó las instalaciones. Solo tenemos muchos heridos como Misato.

Por lo que no hay ningún piloto en esa cosa, así que dejen de contenerse y ... –comenzó a agregar Mari y terminó gritando con odio en la voz– ¡ACABEN CON ESE MALNACIDO DE UNA VEZ!

Los Evangelion Carmesí y Violáceo dejaron de oponer resistencia, quedándose totalmente inmóviles por un segundo completo. Tras esto, los ojos de la Unidad 02 comenzaron a brillar en un verde intenso, mientras que los de la 01, lo hicieron en un tono semejante al de un foco de luz ultravioleta y soltaron un atronador rugido al cielo rompiendo las restricciones de sus mandíbulas, enseñando sus afilados dientes.

Con mucha facilidad cerraron sus manos triturando las muñecas del Mensajero con las que anteriormente forcejeaban para liberarse. El Eva 01 se puso de pie sin soltar las nuevas extremidades de su oponente, comenzando a retroceder y obligándolo a alejarse de la 02 que tampoco aflojaba sus manos. Las cuatro extremidades de la corrompida Unidad estaban tensas pues luchaba por recuperar su autonomía, lo que al acompañar el movimiento de la 01 permitió que también la siguiera la 02 y se pusiera nuevamente de pie.

¿Así que te gusta la tortura? Veamos qué tanto puedes estirar tus brazos. –sugirió Asuka con veneno y malicia en su voz.

Esto será interesante. –coincidió Shinji en igual tono.

Los dos pilotos estaban completamente furiosos por el daño ocasionado por el Mensajero a sus amigas y el estado en que quedó la Unidad 00. A eso se sumaba la ira de sus madres por todo lo anterior más su rencor hacia Gendo por intentar controlarlas y las posibles consecuencias de ello sobre sus hijos si hubiera tenido éxito, pues de estar Mari dentro del Entry Plug habría sido la principal damnificada.

Los dos Evangelion comenzaron a tomar distancia, a paso lento pero firme, no parecía que les estuviera demandando mucho esfuerzo encontrar la longitud máxima que las extremidades podían llegar a alcanzar. Cuando los brazos ya habían duplicado su largo natural, los tejidos de los mismos empezaron a ceder salpicando sangre por todo el terreno. El ente no podía hacer otra cosa que retorcerse y forcejear. Llegó a intentar en vano lanzar una patada al frente, solo para tropezar por el esfuerzo y la pérdida de equilibrio facilitando aún más la tarea de sus oponentes.

Sus rugidos seguían resonando con igual intensidad, pero ya no transmitían poder ni imponían temor, pues solo exteriorizaban el dolor e impotencia por el que estaba atravesando. Recién cuando se escucharon múltiples chasquidos señalando que los huesos se habían dislocado, Asuka y Shinji detuvieron su retroceso soltando las extremidades, para comenzar a acercarse nuevamente al cuerpo de su enemigo.

Parece que ese era su límite. –señaló la pelirroja con burla– Ahora, ¿cómo lo matamos?

No veo un núcleo, supongo que tendremos buscar en su interior, puede que esté oculto por su armadura.

Los adolescentes estaban enceguecidos por la sed de venganza y sus madres no tenían la menor intención de detenerlos. Después de todo era un hecho que deberían encontrar su núcleo para destruirlo, además, serviría de advertencia para que Gendo no vuelva a verlos como simples herramientas. La Unidad 02 extrajo su Ninjato de su hombrera y la 01 recogió la que había perdido anteriormente, al quedar frente al Mensajero, este se abalanzó contra Eva Carmesí tratando de morderlo, pero fue detenido con una sola mano.

Con un movimiento fluido, el Eva 02 rebanó los brazos del lado izquierdo por precaución en caso que estos se regenerarán y volvieran a ser una amenaza. El varón hizo lo propio con el lado derecho y luego extirpó el Entry Plug ayudándose con su Ninjato antes de aplastarlo con su mano izquierda. Ante esto, el ente simplemente se retorcía de dolor completamente impotente.

Efectivamente no necesitaba de un piloto para activar al Eva. –comentó el ojiazul con frialdad para encubrir cuanto él y su madre aborrecían el DPS.

Había que verificarlo. –aseguró la germana en sintonía con los sentimientos de su novio– Es una pena, hubiéramos aprendido mucho de poder capturarlos. Habrá que continuar hasta encontrar el núcleo.

Dicho y hecho, la carnicería prosiguió, no se molestaron en intentar decapitarlo o clavar el arma en su cráneo como para ahorrarle sufrimiento a su enemigo. El Eva 01 soltó su arma, utilizando el espacio de carne expuesta por la fallida expulsión de la cápsula del piloto, empezó a retirar placa tras placa de armadura de la espalda en busca del característico orbe rojizo. Su compañera hizo lo propio en el frente, pero debió hacer un corte con su Ninjato a la altura de la hombrera para facilitarle la tarea.


En el centro de mando, los Tenientes Ibuki y Makoto estaban fijando su mirada en las lecturas de sus monitores para no ver la gran pantalla que estaba transmitiendo el sangriento espectáculo y vaciar sus estómagos por la impresión. Su compañero por otro lado, lo estaba tolerando bastante bien, era como ver una película de horror con excelentes efectos especiales. Por su parte, Gendo se mantenía estoico en su clásica postura, evitando reflejar lo impresionado que estaba por la crueldad que sus subordinados estaban demostrando, mientras que a Kōzō parecía no afectarle en lo absoluto, pues podía entender el motivo de tal salvajes y le alegraba que se estuviera descargando en el enemigo.


Finalmente, cuando Asuka eliminó las placas del abdomen se reveló el núcleo del mensajero y en conjunto con Shinji lo atravesaron con sus armas desde el frente y por detrás. Eso puso fin a los rugidos de agonía del 10º Mensajero, aún así los dos pilotos se mantuvieron en alerta esperando la confirmación de que el patrón Azul se había extinguido, lo cual llegó a través del Teniente Aoba.

Enemigo eliminado.


De regreso en el centro de mando en la pantalla se mostraba como las Unidades 01 y 02 dejaban caer el cuerpo completamente inerte de lo que fue la 03. Luego se movieron con tranquilidad rumbo al Eva 00 para asistirlo a tomar una catapulta y volver al cuartel. En el interior del gigante azulado Rei había sido la testigo privilegiada de toda la batalla, pero se había mantenido callada todo el tiempo, pues seguía debatiéndose internamente cuál era la elección correcta, si seguir las órdenes de su superior o el ejemplo de sus camaradas.

–Parece que su núcleo era el mismo que el del Eva. –susurró el Subcomandante.

–O estaba dentro de este. –devolvió su antiguo alumno.


De camino a sus respectivas catapultas, Asuka y Shinji retomaron la comunicación con Mari y Ritsuko.

¿Cuatro ojos dónde están tus lentes?

Se dañaron durante el ataque Princesa. Tendré que revisar si los que tenía de repuesto en mi camarote no se dañaron también.

¿Por qué eres el piloto? ¿Cuándo ibas a decirnos? ¿Cómo es posible? –interrogó el morocho lleno de dudas y confusión.

Tranquilo Cachorro, hablaremos del tema más tarde. Por ahora necesitamos que transporten a Misato y el resto de los heridos para que sean atendidos como corresponde.

Ahí llegan los equipos de rescate. Será mejor que continuemos la conversación en el Geo-Front. –intervino Ritsuko.

Iré a ver si puedo recuperar nuestras cosas. Nos vemos en un rato chicos. –informó la ojiturquesa antes de terminar la comunicación.


Unas horas más tarde, luego de ser examinados en la Clínica Médica Especializada para Pilotos y comprobar que no presentaban lesiones por la batalla, los tres roomies salieron del cuartel rumbo al Hospital del Geo-Front. Allí habían sido transportados los heridos rescatados de Matsushiro, también era donde atendían a los pilotos en caso de que requirieran tratamiento de mayor complejidad. Aunque la CMEP estaba muy bien equipada, como para incluso realizar cirugías, sus dimensiones eran muy reducidas, pues su fin principal propósito era atender a los pilotos en el menor tiempo posible si resultaban gravemente heridos y estaba a menos de 5 minutos de las jaulas.

Al llegar al complejo de salud los tres jóvenes apreciaron como Mari y Ritsuko salían de la cafetería. Asuka y Shinji comenzaron a llorar de dicha al ver nuevamente a su antigua tutora y no se resistieron a correr hacia ella para darle un fuerte abrazo. Para fortuna de la castaña, la ojiverde era la que llevaba la bandeja de las infusiones, porque antes de que pudiera reaccionar, había sido derribada por dos adolescentes.

La reacción de Asuka y Shinji no era para menos, si bien hablaban con frecuencia con ella, habían pasado años desde que la vieron por última vez en persona. La reacción de Mari fue reír con alegría devolviendo el efusivo y desmedido abrazo, solo que con más afecto y menos violencia. Rei llegó detrás de ellos caminando tranquilamente.

–Doctora Akagi. –saludó la peliazul cortésmente– Me alegra saber que usted, Misato y la señorita Makinami se encuentran sanas y salvas.

–Gracias Rei. Estamos fuera de servicio así que puedes solo decirme Ritsuko, después todo lo que hemos compartido en el último tiempo creo que ya somos mucho más cercanas, ¿no lo crees?

La ojirroja no pudo evitar sonrojarse levemente y asentir en respuesta. Desviando su mirada a sus amigos, Rei se sintió complacida y sumamente aliviada de no haber obedecido las órdenes de Gendo. Si bien Mari no se encontraba dentro del Eva y de hecho no había ningún piloto, el solo pensar en la posibilidad de que, si lo hubiera estado, le causaba un gran dolor sobre todo por como eso habría lastimado a sus roomies.

–Bien chicos, creo que es suficiente amor por ahora. Y ya no son unos niños así que me están aplastando un poco. –señaló Mari con ternura en su voz.

–Tu eras peor con nosotros en esa época. –devolvió Asuka entre lágrimas sin moverse.

Shinji sí se apartó limpiándose la cara y le dio un poco más de tiempo a su novia para que disfrutará del reencuentro y desahogarse antes de ayudar a las dos a pararse. Ritsuko y la peliazul contemplaron la escena con una sonrisa, aunque la de la falsa rubia también reflejaba un poco de burla.

–¿Cómo es que sigues viéndote tan joven? –cuestionó la ojiazul– Bueno aún eres muy joven, ya tienes más de 25, pero no has cambiado ni un poco desde la última vez que nos vimos.

–Que puedo decir, la naturaleza me ha favorecido. –indicó la castaño rojizo tratando de pasar desapercibida, pero ninguno de sus viejos tutelados mordió el anzuelo– Está bien, se los explicaré más tarde, al igual que responderé todas sus preguntas en lo de Misato, primero vamos a ver como se encuentra.

–Cierto Misato. ¿Cómo está ella? –preguntó Shinji.

–Recibió un fuerte golpe en la cabeza y se quebró el cúbito del brazo izquierdo. –respondió Akagi– Estaba parada detrás de nosotras observando la prueba cuando el Mensajero se manifestó destruyendo el lugar.

–Ella se arrojó sobre nosotras llevándose la peor parte. –agregó la de coletas– Si no fuera por ella, tendríamos más que solo moretones y magulladuras. Ahora vamos a verla antes de que sea más tarde.

–Me alegro de que se encuentre bien señorita Makinami. Soy Rei Ayanami. –se presentó acercándose.

Mari no dudó ni por un segundo en aceptar la mano ofrecida y la atrajo a un afectuoso abrazo. –¡Mira nada más cuánto has crecido!

El resto de los presentes observó con sorpresa, pues no tenían idea de que ellas se conocieran y por su reacción, parecía que Rei no lo recordaba en lo absoluto. Asuka fue quien salió en su rescate apartándolas.

–Contrólate Cuatro Ojos. Y tuviste el descaro de decirnos que ya no somos unos niños. ¿Quién es la cría ahora?

–Ya, ya. No te sulfures Princesa. No veía a la muñequita desde mucho antes de que ustedes y yo nos separáramos.

–¿Desde hace tanto la conoces? –consultó Shinji– ¿Y por qué le dices muñequita?

–No soy una muñeca ni tampoco una muñequita. –murmuró la aludida muy sonrojada.

«Debe ser por su antigua forma de ser» –pensaron al mismo tiempo tanto la pareja como la doctora.

–Bueno, ya había usado Princesa con Asuka, y como era tan linda como una muñeca de porcelana, me pareció el más apropiado, aunque no estoy segura de cambiarlo a Muñeca ahora, que lo es, ¿pero suena muy sexista no creen?

Continuaron hablando de tonterías de camino a la habitación donde descansaba Misato. Quien escuchara a Mari y no la conociera, pensaría que era colegiala bastante superficial e inmadura, jamás sospecharía que se trataba de la Jefa Global del Proyecto Evangelion. Luego de un corto viaje en ascensor y recorrer algunos pasillos llegaron a su destino. La pareja de adolescentes fue mucho menos efusiva con su actual tutora, no por estar menos preocupados tras verla en la pantalla herida e inconsciente, sino porque tenía una venda alrededor de la cabeza y prefirieron ser cuidados.

–¿Cómo te encuentras Misato? –preguntó Asuka.

–Casi perfecta, solo algo de dolor de cabeza. El doctor dijo que me quedara en observación esta noche por precaución.

En ese momento, Mari emergió del baño donde se había ido a cambiar, llevaba puesta una musculosa negra con unas bermudas en color beige y una chaqueta de cuero rosado sobre los hombros. También traía un par de gafas con el mismo diseño de las que usa habitualmente, solo que con marco de color azul marino.

–Bien, en ese caso es mejor que descanses. Vendré por ti en la mañana. ¿Te molesta si me llevo tu auto?

–No adelante, no voy a usarlo después de todo, no voy a poder usarlo por un tiempo. –aseguró señalando su brazo enyesado.

–No te molestes en venir a recogerla, yo la llevaré. –intervino Kaji entrando a la habitación.

El agente saludó al resto de los presentes con un movimiento de su mano y luego se acercó a la pelimorada para hacer lo mismo, solo que con un dulce y tierno beso en la frente.

–¿Como estas Misa?

–¿Tú cómo crees? ¿Acaso no es evidente?

No fue tanto por rechazo sino más bien por vergüenza la respuesta hostil de Misato que estaba completamente sonrojada, y no era lo único que traicionaba su fachada de mujer fuerte, pues ante el gesto de su nuevamente novio, no pudo evitar sonreír con ternura, ni mucho menos que sus ojos se vidriaran de dicha. Esa fue la señal para que el resto de los presentes comenzará a despedirse dejando la habitación para que la pareja tuviera más privacidad.


Luego de dejar a Ritsuko en su casa, además de dar muchas vueltas, puesto que Mari no conocía el departamento y se confundía con las modificaciones que sufrió la ciudad en los últimos años, el grupo por fin llegó a su destino. Asuka y Shinji fueron los primero en usar el baño para higienizarse apropiadamente, dejando que las dos féminas se conocieran mejor, o que la castaño rojizo le recordara a Rei como se conocieron y las pocas veces que se vieron, antes de que ella y los chicos se fueran a Alemania.

Cuando llegó el turno de la ojirroja de darse un buen y relajante baño, la pareja de pilotos con ayuda de su antigua tutora comenzó a preparar la cena. Dado que estaban muy cansados como para cocinar algo demasiado elaborado, pero necesitaban que quedará para los bentōs del día siguiente, optaron por hacer tortillas. Para cuando Rei salió del aseo, ya habían rehogado las cebollas y pimientos, cocinado las espinacas, y estaban friendo la primera tanda de papas.

Al cabo de poco más de una hora, los cuatro se encontraban sentados en la mesa disfrutando la cena. Durante la misma, Mari les explicó que se autoseleccionó como la Quinta Elegida, dado que era la más compatible con las Unidades 03 y 04. Eso se debía al nuevo proceso que desarrolló para poder crear un Eva funcional, evitando mencionar lo relacionado con el alma para no revelar la presencia de Yui y Kyoko en el 01 y 02.

Lo último que respondió, dejando el resto de explicaciones para la mañana siguiente, fue el motivo de su apariencia y como estaba estrechamente relacionada con el nuevo método de producción de un Evangelion. Al recurrir a mezclar su sangre con el LCL para reponerla más rápido y así poder ser la única donante para el núcleo de la 00, además de hacer algo parecido con la 03 y 04, el proceso de desarrollo de su cuerpo se detuvo por completo. El efecto se revertiría y volvería a envejecer con normalidad una vez que dejara de tener contacto directo con el LCL.

A la hora de irse a descansar, la de coletas le pidió cobijo a Rei, dado que quería hablar un poco más con ella, además de que no quería usar el cuarto de Misato. De esa forma les daría privacidad a los tortolitos para que tuvieran su merecida recompensa por una gran victoria que solo ellos se podían dar el uno al otro.

A pesar de ello, la pareja no aprovechó la ocasión, puesto que estaban muy extenuados por la batalla y el humor no era el indicado, después de todo, habían estado muy cerca de perder a varias personas muy importantes para ellos, lo cual fue mucho peor que el incidente de hace solo unos días. Esa noche, lo único que Asuka y Shinji querían era acurrucarse el uno junto al otro para sentirse protegidos y contenidos, esperando que una situación como esta no se vuelva a repetir.


Por la mañana, la primera en levantarse fue Mari que, tras completar su rutina en el baño, se encargó de despertar a los demás, comenzando con su compañera de cuarto. A pesar de lo que normalmente podría esperarse de ella, lo hizo con tranquilidad, sobre todo con la pareja, pues con ellos simplemente llamando a la puerta y esperó una respuesta sin entrar en su habitación.

La ojiturquesa también se ocupó de hacer el desayuno, nada muy complicado, solo un poco de cereal y tamagoyaki. Una vez que todos estuvieron en la mesa, Mari volvió a responder algunas de las preguntas que quedaron pendientes, entre las más destacadas, por qué no les había dicho que ella sería su nueva compañera de armas y lo de su "Maldición".

–Sobre lo ser la nueva piloto, al principio era para sorprenderlos una vez que estuviera confirmada, pero tras el incidente de la Unidad 04, no quise preocuparlos o angustiarlos. –aseguró con su naturalidad habitual– Y bueno lo mismo aplica con lo de mi "Maldición", que veo más como una "Bendición". –bromeó– Después de todo no es algo definitivo y tiene más beneficios que desventajas, no valía la pena que ustedes sufrieran por ello y aún eran muy chicos, en parte también fue por eso que los dejé al cuidado de Misato en Alemania, para que no sospecharan.

–¿Estás ciento por ciento segura de que es reversible? –cuestionó Asuka con escepticismo, pues no sería la primera vez que les ocultaba algo y más teniendo en cuenta lo sucedido ayer.

–Te lo juro princesa, aunque prácticamente no tiene desventajas, te aseguro que no quiero quedarme así para siempre. Si lo dices por lo del 10º Mensajero, te recuerdo que no había forma de que yo pudiera prever que eso pasaría, de lo contrario, ustedes no serían pilotos actualmente.

–Ya que lo mencionas. –intervino Shinji– ¿Por qué probaste primero el Dummy Plug System?

–Oh bueno, como también debíamos verificar si era funcional, consideré que sería mejor empezar probando la Unidad 03 con él, pues me daba la oportunidad de estar en la sala de control monitoreando toda la activación y detectar más fácilmente posibles errores, que hacerlo desde la cabina. Supongo que todos tuvimos suerte con ello, en especial yo.

–Efectivamente ha sido muy afortunada. No sabemos si el Mensajero también podría haberla contaminado.

–Ya te dije anoche que debes tutearme, sobre todo con la edad que aparento. –reprendió Mari a Rei.

–Dale tiempo, ya lo hará. –indicó la pelirroja– También tardó en tutearnos a nosotros y a Misato.

–Tenlo por seguro Princesa, pronto me ganaré a la Muñequita y veras que lograré que se suelte aún más. –aseguró con confianza obteniendo el sonrojo de la ojirroja, que tardaría en acostumbrarse al nuevo apodo– Miren la hora, es mejor que se vayan al instituto, yo aún debo atender algunos trámites y devolverle el auto a Misato. Los veré más tarde.

Los tres estudiantes se despidieron, se aseguraron de tomar todas sus cosas y partieron para cumplir sus obligaciones académicas, dejando a la de coletas para que se ocupara de sus asuntos, entre los que seguramente estaría encontrar alojamiento y buscar sus pertenencias que actualmente estaban en el correo, aguardando para ser despachadas a donde ella indicará.


Al llegar al instituto los tres pilotos fueron recibidos por su compañero obsesionado con lo militar, al cual se lo veía muy nervioso. No era para menos, pues ayer había estado muy fastidioso continuando con lo de querer ser el próximo elegido y estaba muy celoso ante la posibilidad de que sus dos amigos, misteriosamente ausentes otra vez, le hubieran arrebatado tal posibilidad.

–¿Y bien? ¿Quién fue, Hikari o Touji? –cuestionó el otaku con curiosidad, envidia y un poco de ira.

–Ninguno de los dos, no la conoces y tampoco creo que lo vayas a hacer en el futuro. –le respondió Asuka con fastidio.

–Pero puede que tengas la oportunidad en alguna de nuestras reuniones. –agregó Shinji.

Justo en ese momento entraron al salón, la representante y el atleta. Apenas tuvieron la oportunidad de saludar a sus amigos cuando Kensuke comenzó a interrogarlos por haber desaparecido desde el viernes. El encargado de responder fue su amigo:

–El viernes, Hikari me acompañó a hacer algunos trámites previos para el alta de Sakura, que solo podíamos realizar por la mañana. Como mi otōsan no podía ir a buscarla debido a su trabajo, necesitaba un permiso especial para poder hacerlo yo. –comenzó Touji– Durante el fin de semana estuvimos acomodando la casa para que cuando mi hermana volviera, pudiera desplazarse sola con comodidad puesto que aún debe usar las muletas por otro mes. Finalmente, ayer fuimos a buscarla y pasamos todo el día con ella, Hikari nos cocinó el almuerzo y la cena, por lo que Sakura la invitó a quedarse a pasar la noche…

El varón fue interrumpido por un codazo de su novia, que rápidamente aclaró para evitar malos entendidos: –Yo dormí en el cuarto de Sakura-chan. –casi chilló con la cara enrojecida.

El tema de la nueva elegida pasó a segundo plano, pues la pelirroja y el nerd comenzaron a molestar a sus amigos a ver si no estaban mintiendo y en realidad pasaron la noche juntos, provocando que estos se pusieran completamente colorados solo ante tal posibilidad. Las burlas fueron detenidas con la llegada del profesor y Hikari retomando sus funciones de representante imponiendo el orden en el salón.


Durante el almuerzo la castaña indicó que su celular se había roto y su novio se excusó en que como estaban ocupados, simplemente lo había ignorado hasta que era tarde en la noche, por eso no habían respondido sus mensajes. Esta tarde, el atleta la acompañaría a buscar uno nuevo y luego irían a pasar el resto del día con Sakura.


Ya se encontraban ubicados en sus asientos esperando al profesor para iniciar la segunda mitad de la jornada cuando el director entró al salón.

–¡Buenos días! –saludó el hombre– Lamento la interrupción, pero debo presentarles a una nueva compañera.

Todo el alumnado se sorprendió ante la noticia, ni siquiera Hikari ni la representante sustituta estaban al tanto de que tendrían un nuevo compañero. No habría sido un hecho muy llamativo si no fuera por las circunstancias actuales, puesto que desde que comenzó la "guerra" contra los Mensajeros, con cada nuevo ataque, muchos estudiantes se mudaban junto a sus familias para evitar correr riesgos innecesarios y en busca de mayor seguridad, además de tranquilidad. El trío de pilotos no fue la excepción a la reacción de sus compañeros, aunque Rei lo disimuló mucho más, pero su sorpresa fue aún mayor al ver entrar por la puerta a Mari, que incluso llevaba el uniforme reglamentarios, pero la versión anterior, que consistía en un jumper para las mujeres.

Los varones estaban muy complacidos ante la vista que otorgaba la ojiturquesa, sobre todo por sus sensuales piernas cubiertas por medias, pues su falda se aseguraba de exhibirlas con orgullo. Kensuke estaba boquiabierto a pesar de sospechar que podría ser quien tomó su ansiado puesto de piloto de Evangelion.

–¡¿Mari?! –exclamó la pareja con asombro.

–Hola chicos. –saludo con naturalidad y sonriéndoles– Dejen que me presente con el resto. Soy Mari Illustrious Makinami, –al igual que Asuka en su primer día, ella también anotó su nombre en la pizarra, tanto en cursiva como en katakana– es un placer conocerlos. –hizo una reverencia y luego continuó detallando– Tengo 16 años, por un prolongado tratamiento para tratar una enfermedad en mi infancia, debí suspender mis estudios por más de un año, así que preferí esperar a un nuevo ciclo antes de retomarlos.

–Efectivamente, la señorita Makinami no es una recusante, al contrario, es una alumna muy brillante, que por cuestiones de causa mayor debió interrumpir sus estudios. –afirmó el director respaldando lo dicho por Mari– Pero podrán conocerla mejor después de clases o durante los descansos, no quisiera interrumpir más la clase. –indicó para que no diera más detalles– Puedes tomar asiento donde mejor te parezca.

–Arigato Director. –dijo Mari en señal de disculpa y reconociendo que se había dejado llevar.

–Alumnos. –se despidió antes de retirarse del salón.

La castaño rojizo no dudó en ubicarse a lado de Rei y delante de la pareja, dejando que comenzara la clase. Mientras el profesor empezaba con su perorata, ella abrió su portátil e inmediatamente armó una sala de chat con sus compañeros pilotos para explicarles él porque estaba allí, argumentando que quería pasar más tiempo como ellos, además de que era conveniente logísticamente hablando, tener a todos los elegidos en un mismo lugar, básicamente lo mismo que paso con Shinji y Asuka en su momento. La mentira sobre su enfermedad, era para que pudieran justificar que la conocían sin revelar lo de su "Maldición".

Kensuke se había entretenido unos minutos para buscar información de su nueva compañera, pero obtuvo el mismo resultado que cuando quiso saber sobre el nuevo piloto. Al ver que sus compañeros estaban chateando entre ellos, no dudó en intentar sumarse, pero sorprendentemente para él, se vio imposibilitado de hacerlo a pesar de recurrir a todo su arsenal. El hecho no pasó desapercibido para Mari, que reconoció las habilidades del otaku y decidió recompensarlo estableciendo un chat paralelo con él.

Eres bueno, pero yo lo soy más. Si quieres saber de mi pregúntamelo directamente, aunque deberás esperar un poco, tengo temas importantes para hablar con los chicos y quiero hacerlo en privado.

El de lentes nuevamente quedó boquiabierto y se giró para verla detenidamente, ella le devolvió la mirada y le sonrió con coquetería por un instante, antes de retomar su atención a la pantalla. Mari aún debía detallarle mejor a los pilotos cómo se desenvolverían a partir de ahora, además de contarles algunos de los motivos por los que no vino con ellos en primer lugar.


Al concluir las clases, Rei y la pareja de pilotos se dirigían a la calle cuando Mari los detuvo señalando hacia el estacionamiento. Asuka y los demás supusieron que aún tendría el auto de Misato y volverían en él. Pero al llegar al estacionamiento, además de los autos del personal del establecimiento, sólo encontraron un BMW negro, con el techo rojo y los alerones violeta en la cola.

–¿Les gusta?

–Es lindo. –coincidieron Rei y el varón.

–Preferiría que fuera enteramente rojo, o violeta, tal vez con detalles en el otro color o en negro.

–Bueno, es que quería que tuviera algo que te representara a ti y a Shinji, dado que es mi regalo de cumpleaños para él. Aunque primero deberé enseñarles a manejar, ¿no?

–¿Estas bromeando? –cuestiono Asuka.

–No debiste. –dijo el afortunado.

–Oh no fue nada, además se lo han ganado, se los doy ahora pero también es tuyo Asuka, por los que no pude entregar antes en persona. Y no acepto devoluciones. Ahora vamos, tenemos cosas que hacer.

Con eso los cuatro se subieron al vehículo, esta vez el morocho fue al frente y la pelirroja atrás con Rei, sentándose detrás de su novio, pues Mari ya les iba dando algunas instrucciones para que se vayan familiarizando.


Al principio, la pareja de pilotos y la ojiroja pensaron que Mari se había vuelto a perder, pero pronto los primeros empezaron a notar cierta familiaridad con la zona por la que estaban circulando. Cuanto más se acercaban a su destino, Asuka y Shinji, más reconocían el entorno y comenzaban a emocionarse. Finalmente, al ver la entrada, no pudieron evitar soltar algunas lágrimas por la nostalgia.

–¡Estamos en casa! –anunció Mari con una radiante sonrisa frente a la Residencia Ikari-Sohryu.


oooooooooo


Notas Aclaratorias: (están en el orden de aparición)

Topping: los distintos bocadillos que componen el Ramen.

Porrón: botella chica de vidrio, generalmente de menos de 750 mililitros y más de 500.

Lo de la masturbación y el sexo es real, así que ya saben cuándo los cuestionen por masturbarse mucho pueden alegar que quieren prevenir el cáncer de próstata XD. Y chicas, se les terminó la excusa de "me duele la cabeza" para no tener relaciones con su pareja.


Notas Finales:

Bueno, han pasado 6 meses y 4 días, entre la cuarentena y varios inconvenientes no he podido terminarlo antes, por bloqueos y falta de motivación además de inspiración. Estaré compartiendo los guiones para que tengan una mejor noción de cómo voy armando el capítulo y comprendan mejor la demora, por ejemplo, para este cap, tenía un texto de 1544 palabras para referencia y saber que poner más algunas inspiraciones del momento como fueron los lemons de Misato y Ritsuko.

Les dedico este capítulo a: HctorAndrsQuirozNava (Wattpad fue el que más destacó), Alexsanderlay (Fanfiction), Calborghete (Fanfiction y Facebook), Rakateition (Fanfiction), ellos junto a todos los que han comentado en Wattpad, pues ellos me han forzado a sentarme frente a la pc a al menos intentar escribir algo para traerles este capítulo a todos los lectores cuando no tenía muchas ganas de escribir re podrido por la cuarentena.

Como ven, sus comentarios me hacen sentir culpa cuando elijo hacer otra cosa para soportar la tortura de estar encerrado en casa, en lugar de ponerme a trabajar en el fic.


Agradecimientos:

Como siempre a los Betas, Manolo y Kamir02 (recién se los pasé el día anterior a publicarlo cuando lo terminé, pues se han ganado el derecho de la tener la primicia, pero han estado casi desde el principio y siguen ahí apoyando y aportando su parte, sin olvidar las correcciones anteriores XD), también a Aniber y Esbeliben (vino leyendo desde el principio y me dio el visto bueno para publicar), quien han aportado ánimo para seguir.

Atentamente Arroba5.