Uff, A los que hayan estado esperando un capitulo antes: Mis disculpas. Esto es pasatiempo, únicamente, y tengo muchas otras cosas que hacer. La buena noticia es que logre terminar lo que esperaba eran los capítulos introducctorios.

Este es un poco largo, asi que prepárense.


Capítulo 03 – Alas negras – parte 3.

¡La tengo!

Alya grito triunfante mientras dejaba caer el frasco de vidrio sobre la extraña criatura roja.

Decir que estaban sorprendidas fue un gran eufemismo.

Cuando la pequeña criatura apareció, Marinette grito. No fue que ella estuviera orgullosa de ello, ¿Pero qué otra reacción se espera? En un instante estaban solas en la habitación y un segundo después ¡Pum! Una pequeña… cosa… ¿Hada?… Lo que sea, salió de la nada, y francamente no pudo escoger un peor momento con todas las emociones fuertes que experimentó hasta entonces ella francamente estaba al límite ¡Por supuesto que iba a estar asustada!

Luego del pequeño huracán, donde pudo o no haber arrojado un montón de objetos a la criaturita, Alya su fiel y valiente amiga salto hacia la cosa dejando atrapándola en un frasco. Un silencio sepulcral cayó sobre la habitación mientras ambas chicas intercambiaban miradas en silencio tratando de comprender lo que sucedía. De más está decir que no tenían idea. Pero al menos Marinette estaba comenzando a calmarse, y así, con algo de precaución, se agacho junto a Alya para examinar exactamente que era la criatura roja.

Como siempre, Alya fue la que comenzó a hacer las preguntas difíciles.

— ¿Qué es eso?

—No lo sé. —Respondió honestamente— Apareció en un destello de luz.

Y así lo explico, Marinette le contó a Alya con detalle como vino a ser la criatura.

— ¿Es un hada? Espera… ¡La atrapé! —Alya miro al, por falta de una palabra mejor, hada; llena de emoción— ¿Me concederás un deseo?

Marinette no pudo creerlo.

¡Alya!

— ¡Mari! Tienes que admitir que sería de lo más genial.

Típico de Alya. Marinette no estaba segura si estar impresionada con la facilidad con la que su amiga tomo todo esto. Oh, llenarse de frustración porque esta era exactamente la razón por la que siempre se metía en problemas. Antes de poder decir algo, una pequeña voz las interrumpió.

— ¿Disculpen? —ambas adolescentes bajaron la mirada la frasco—No soy un hada. —dijo la pequeña criatura no hada.

Por un segundo las dos permanecieron en silencio, mientras dejaban que esa nueva información se hundiera. Cansada, frustrada, y algo malhumorada, Marinette preguntó:

—Entonces, ¿Qué eres?

/ - /

¿Estaba Adrien preocupado de que su plan no funcionara?

Si.

¿Dejaría que eso lo detuviera?

No.

Trato de decirse a sí mismo que fue solo un revés. Que el hecho de que el guardián estuviera preparado para escapar fue solo una… coincidencia. Y que el hecho de que aparentemente hubo más guardianes de los previstos fue una conclusión lógica.

¿Fue molesto pensar que estuvo tan cerca de cumplir su meta?

Definitivamente.

Pero aun así…

Sentado en la parte trasera de su limosina Adrien se preparaba en silencio para su siguiente movida. O al menos, eso se decía a sí mismo. Fue frustrante admitir que solo estaba a la mitad de lo que él esperaba fue su plan maestro, y que estaba tan lejos de poseer los Miraculous. Por si fuera poco Sherdog perdió toda pista, tanto del guardián de la serpiente como del guardián anciano. Su paciencia se agotaba… Por supuesto, haciendo suyo el papel del "líder" le obliga a fingir que no. Es por eso que, sentado junto con él, mientras el auto ahora es conducido por Chris mientras Gorilla está ocupado con la "única" victoria que obtuvo de todo esto, Adrien hace lo posible por ignorar a un muy ansioso Jeremie Moreau.

Jeremie fue la última adición a su equipo de "asistentes", y también su último Akuma. Un hombre de apariencia desgarbada, un ex detective dado de baja luego de un escandaloso caso donde planto evidencias y con una inusual motivación por poner su vida en orden. En otras palabras, el hombre perfecto para un Akuma rastreador. También fue un hombre lo suficientemente sensato para darse cuenta que su "trato" puede salir muy mal. El ex detective acumuló una cuantiosa deuda, una que Adrien estaba dispuesto a pagar por su ayuda voluntaria. Aunque su primera akumatizacion fue forzosa, la segunda, y pronto la tercera, no lo fueron. Lo que hizo más fácil controlarlo, e hizo sus poderes incluso más convenientes para Adrien, más allá de sus mejores expectativas.

Pero todo lo que pudo salir mal, salió mal.

Con la música (escogida por Chris) del grupo francés Stromae ejecutando la canción "Carmen" llenando el espacio del silencio entre los tres pasajeros, Adrien no pudo evitar que el nerviosismo del señor Moreau se le contagiase. Todo su plan dependía, en gran media, de poder asegurar los Miraculous si la negociación fallaba. Cuando las palabras fallaron, porque el guardián no aceptaría ningún trato que le ofreciese, Sherdog o él mismo irían por él. Lo que Adrien en definitiva no esperara es que el viejo hombre estaba preparado. No pudo pensar en otra cosa, el viejo tenia trampas, una ruta de escape lista y, aunque lo esperaba, otros guardianes. Tenía que saber que Adrien vendría, ¿Fue el poder de un Miraculous? Si el de la serpiente de verdad puede dejarte ver el futuro entonces… tal vez, pero no tiene información suficiente para asegurarlo. La siguiente duda era, si hubo un guardián de la serpiente, ¿Habría un de mariquita? ¿O de todos los otros Miraculous?

Tantas preguntas.

Tan pocas respuestas.

Comenzaba a impacientarse, estaba por dejar salir al señor Moreau en su forma akuma, o cualquiera de los otros, porque necesita los Miraculous. Con el tiempo agotándose, y el guardián poniendo más distancia entre ellos, Adrien teme por lo peor.

Es por eso que llamo a Natalie. Ahora que el "plan A" fracasó, es tiempo de hacer su próxima jugada. Los guardianes demostraron estar listos, ser precavidos y si el guardián de la serpiente marca un precedente, entonces los otros (?) también lo serán.

Adrien necesita estar listo para enfrentar estos temibles adversarios.

"Encrypt a Hawk Moth" —escucho a alguien llamar su nombre código.

Dejando que sus poderes actuaran por reflejo Adrien se concentró en la voz, y aunque no pudo verlo, un holograma de mariposa se formó ante su rostro. Así, ya no se encontraba dando vueltas por las calles de París, sino fue transportado a su guarida, donde "Encrypt" estaba de pie, en medio de las sombras, con cientos de hologramas como pantallas de televisión que mostraban las calles de parís. Una en particular (la misma en la cual Encrypt estaba concentrada) llamo su atención.

"No he localizado al guardián de los Miraculous," —hablo en un tono monótono—"pero tengo la localización del guardián de la serpiente y quizás él sepa donde se encuentra el anciano, ¿Envió a Don Gorikong?"

¿Debería? Si bien el Akuma de su guardaespaldas personal es fuerte, toda la fuerza del mundo no sirve cuando no entiende bien el poder de la serpiente. Además, hay otra cosa que le preocupa.

—Encrypt, ¿Cuál es el estado del paquete? —pregunto, tratando de no sonar demasiado desesperado.

"Seguro, ahora mismo se encuentra aquí conmigo".

Adrien se detuvo a pensar. Respiro profundo y se obligó a calmarse, no todo estaba perdido. Muy bien, así que fallo su primer intento, ¿Y qué? Estaba vivo, confirmo que el guardián estaba en Paris y confirmo que los Miraculous del Ying-Yang (aún se estaba decidiendo por un nombre) existían. Entonces, solo necesitaba encontrar a los guardianes, donde estuvieses ellos; ahí encontraría los Miraculous. El problema vino con Sherdog, a pesar de ser un gran rastreador, no funcionaba mucho sino podía proveerle con que buscar. Al principio encontrar al guardián anciano fue fácil, supo cuál fue su Miraculous y tuvo una idea general de cómo encontrarlo. Con esa información Shedog pudo "oler" al Miraculous, un truco que no parecía funcionar una segunda vez. Donde sea que se ocultase el viejo, Sherdog no podía captar su olor.

Pero…

Si, tal vez esto funcionara a su favor.

—Muy bien, —comenzó alto, hablando a todos los que le escuchaban—Este es el plan.

/ - /

¿Estas segura que todo está bien? —Su mamá pregunto dejando una jarra con agua y dos vasos para Alya y ella.

Marinette se sentía culpable, pero se dijo a sí misma que esto era lo mejor. Si no entendía que sucedía, ¿Cómo trataría de explicárselo? Sus gritos, y todo el alboroto, que causo se visitante sorpresa obviamente llamaron la atención de sus padres. Marinette supuso que ella no era la única que estaba "alerta" con todo lo que ocurrió en la escuela. Sabía que sus padres intentaban no mostrarlo, pero estaban preocupados… Y ella no quiso añadir peso sobre sus hombros.

—Fue solo una abeja—Marinette desvió la pregunta.

¡Si! —Alya intervino, un poco demasiado fuerte para el gusto de Marinette— ¡No nos gustan las abejas! ¿Qué tal si alguna es alérgica?

Fue en ese momento que Marinette noto que Alya no era buena mintiendo. Cuando su madre le dio la espalda, Marinette lanzo una mirada poco impresionada en dirección de Alya, quien solo se encogió de hombros.

—Bien, si ambas nos necesitan estaremos abajo.

Con un beso de despedida, y un apretón de mejillas a Alya Sabine Chen bajo por las escaleras dejándolas solas. Cuando la puerta bajo, ninguna espero a la otra y corrieron directo hasta el armario.

Ahora, sumando a la larga lista de sorpresas del día, la carrera que ambas chicas tuvieron que dar una vez cuando escucharon a su madre subir por las escaleras casi les da un paro cardiaco. Marinette entretuvo brevemente la idea de mostrarle la… cosa… a su madre, pero Alya, y sorprendentemente, la criatura roja, pronto se opusieron. No tuvo que ser un genio para saber por qué la criatura se opondría, pero las razones de Alya fueron un poco menos razonables. Su amiga no abandono la idea de que la criatura era un hada, y ¿Quién sabe que podría hacerles el hada si dejaban que alguien más la viera?

Marinette no creía que fuera un hada… pero acepto el punto a regañadientes.

Así que hicieron lo que pudieron: tomaron el frasco, sus mochilas, recogieron todo lo que pudieron (Marinette maldiciéndose por tirar tantas cosas) y lo amontonaron todo el en armario, ¡Incluso tuvo que ponerse los aretes! Se sentía como una niña otra vez, arrojando su basura al armario cuando su madre venía a inspeccionar si había limpiado su cuarto. Aunque, ¿Quién era ella para cuestionar una estrategia que sobrevivió al pasar del tiempo? Si funciona, funciona.

Cuando Alya coloco su mano en el pomo de la puerta, ambas titubearon.

—… ¿Crees que sigue ahí? —pregunto Alya en un susurro.

— ¿Por qué me preguntas? —Marinette pregunto de regreso— ¿No eres la experta en hadas?

Alya pareció ofendía.

—No dije que fuera una experta, ¿Cómo íbamos a explicárselo a tú mama?

Querías que te concediera un deseo.

— ¡Es un hada!… Bueno, no lo sabemos, pero ¿Dejarías ir la oportunidad?

—Sí.

¡¿En serio?!

—He leído suficientes libros para saber que nada bueno saldría de eso…

—Está bien, está bien… ¿Y si no está?

Marinette suspiro.

—Entonces ambas fingimos que fue una alucinación y —Marinette miro a Alya a los ojos— prometemos nunca hablar de ello de nuevo.

Alya solo asintió.

Pero no abrió la puerta.

Su amiga trago hondo, y lentamente comenzó a girar el pomo dejando entrever un pequeño espacio del interior. Si fuera una caricatura una montaña de ropa les caería encima. Rayos, Marinette incluso lo esperaba. En su lugar, al abrir la puerta, dejaron que una estela de luz atravesara la oscuridad, iluminando justo el espacio donde la criatura roja estaba sentada (sobre sus maletas no menos) tarareando alegremente mientras se comía uno de los macarrones de limón.

Bien, ahí estaba.

Ambas chicas estuvieron ahí pegadas, observando a la criatura comer uno de los macarrones y bueno… se veía inofensiva.

Awwww, creí que los habías olvidado. —dijo Alya dándole un suave codazo. Seguro se refería a los macarrones.

Para ser honesta lo hizo. Se suponía que repartiría los macarrones al final de las clases como hizo cada año desde que su padre los horneo por primera vez. Con todo el alboroto es un milagro que alguno sea algo más que un montón de migajas en la parte de debajo de su mochila. Marinette estaba confusa, dividida entre estar sorprendida de que la criatura era real o estar consternada de que los macarrones especiales para sus amigos estaban siendo devorados uno a uno por una criatura que desconoce.

Luego de un minuto y el tercer macarrón de limón, la criatura noto que la observaban… y descaradamente continuo comiendo mientras las observaba confusa.

—Entonces… —comenzó a hablar entre mordiscos— ¿Ya se fue tu mamá Marinette?

Marinette retrocedió. De momento, la situación se volvió muy rara para fingir tranquilidad.

¿Sabes mi nombre?

La criatura se comió el último macarrón de un mordisco y luego floto hacia ellas. Amabas chicas retrocedieron con precaución.

—Bueno, no es como si no pudiera escucharlas desde el armario.

Claro, porque no.

La primera en recuperarse de la sorpresa fue Alya.

— ¿Eres un hada?

¡Claro que no! —Negó ofendida— ¡Las hadas son pequeñas criaturas malas que gozan de molestar a los humanos! —la criatura se cruzó de brazos y negro con la cabeza varias veces—Soy mucho mejor que un hada, soy el kwami de la creación, Tikki.

Marinette miro en dirección de Alya.

Alya miro de regreso y dijo:

No tengo idea de que es un kwami.

Por supuesto que no.

/ - /

Esto estaba mal.

Muy mal.

Todo lo que quería eran un par de respuestas. Tikki fue lo bastante amable para dárselas. Resulta que un kwami es una criatura mágica, conceden poderes a través de un Miraculous y Marinette resulta que, de alguna forma, puso sus manos en el Miraculous de la mariquita.

Miraculous.

Marinette reconoció la palabra. Es el mismo objeto misterioso que el lobo detective nombro cuando perseguía al héroe serpiente. ¿Eran los aretes a lo que se refería? Tikki se presentó como el "Kwami de la creación", ¿Eso convierte a los pendientes en el Miraculous de la creación? Tiene que ser, el lobo los nombro así. Poco a poco, Marinette comenzó a asustarse. Hay un hombre lobo suelto en parís buscando específicamente los aretes que llevaba puestos.

¿Cómo terminaron en su mochila?

No tuvo ni idea, no estaban ahí esta mañana. A no ser… lo único que hizo diferente fue chocar contra ese viejo hombre con el joyero… Pero eso no importaba, porque ahora mismo tenía que quitarse esos Miraculous o lo que sean y debían llevarlos lejos… y ¿Luego qué? No, tiene que tener la mente fría, no puede dejar que su familia se meta en u problema que no les corresponde, si el lobo viene hasta acá estarán en problemas.

Por otro lado, ni Alya, ni tampoco Tikki, notaron lo callada que estuvo en toda discusión.

—… Entonces, Wyaz nos alertó del poder del Miraculous de la mariposa.

—Espera, ¿Ustedes los Kwamis pueden hacer eso?

—No, solo los kwamis del mismo orden ¡Pero eso no importa! Hay que evitar que quien sea tenga el Miraculous de la mariposa obtenga el resto.

Alya parpadeo.

—Escucha, no es que no queremos ayudar —se detuvo y luego lanzo una mirada a ella. Marinette negó inmediatamente—Pero, solo somos un par de adolescentes. No somos súper heroínas.

No, no lo eran. Si ella pudiera agregar, estaban tremendamente no preparadas para luchar contra un supervillano.

—No se preocupen, el maestro Fu tiene un plan… —dijo Tikki volando hacia la caja donde encontró los aretes. —Y ya se los dije, el poder de un kwami es empoderar a nuestros guardianes, ¡Solo tienen que decir una frase de poder! Como: ¡Tikki Puntos…!

Marinette resoplo ¿Después qué? Obtendría un traje ajustado igual al del héroe verde. No, este no era su problema.

—Escucha, Tikki, no creo que podamos ayudarte —Marinette se acercó al kwami rojo, tratando de sonar lo mas amable posible— No soy una heroína.

—Pero Marinette, si lo que dice es cierto cosas malas podrían ocurrir. —dijo Alya.

Marinette solo negó.

—Entonces debemos llevar los pendientes a la policía. —Marinette las observo a ambas— O a este maestro Fu, ¿Qué esperaba? ¡Solo arrojo los aretes a mi maleta!

—Pero Mari…

—No. —Marinette no estaba dispuesta a discutirlo. —Alya, se que todo esto de los héroes realmente te emociona, pero no puedo ponernos en riesgo, ni a mi familia, cuando soy la persona menos preparada para ello.

Alya lucia conflictiva, su amiga parecía debatirse entre los puntos dados por Marinette y la promesa de cosas terribles si perdían los Miraculous.

—Está bien, —acepto Alya—Pero al menos tratemos de ocultarlos o buscar a este Fu o quien sea. No creo que la policía vaya a creernos.

Ese fue un buen punto.

—Lo siento Tikki. —De verdad lo sentía, Tikki pareció notarlo poniéndose triste, pero no dijo nada. Marinette la acuno en sus palmas y trato de consolarla—Además, no me imagino a mí misma gritando lo que dijiste, me sentiría muy tonta, —dijo en un tono burlon—Creo que un simple transforme moi basta…

— ¡Ah!

¡AH!

¡AH!

Antes de que se diera cuenta las ropas de Marinette cambiaron.

— ¡Quítamelo! ¡Quítamelo! ¡Quítamelo!

Alya corrió a ayudarla.

—Estoy tratando, ¡Deja de moverte!

En el piso de abajo la voz de su madre resonó, pasos urgentes –muy probablemente de su padre- siguieron de cerca.

— ¡Chicas! ¡¿Están bien?! —llamo su madre.

Ambas se detuvieron en seco.

—Ehhh… ¡Estamos bien señora Chen! —Respondió Alya, — ¡Es otra… otra abeja! ¡No abra la puerta o se meterá en la casa!

— ¿Otra abeja? —Se escuchó la voz amortiguada de su madre, justo bajo la trampa de las escaleras.

—Debe haber un panal cerca, saldré a revisar —la voz de su padre no se hizo esperar.

Marinette no les presto atención, ¿Cómo pudo? Ahora tuvo un problema más grande del que ocuparse.

Fue difícil de describir. En un segundo estaba hablando con Tikki, y luego ¡PUM! Un espectáculo de luces como cualquiera de esos animes que a Alya le gustan tanto. Antes de siquiera poder entender que sucedía, el horror la inundo: Un traje ceñido al cuerpo. No fue una exageración. Fue un traje muy apretado, y elástico, que mágicamente reemplazo a sus ropas comparativamente comunes. Era rojo, moteado con puntos negros, y fue la pesadilla de su diseñadora interna, ¿Cómo no pudo serlo? La hizo sentir… como si no vistiera nada, ¡Fue como una segunda maldita piel y mientras más usaba más incómoda se sentía!

Tenía que quitárselo.

— ¡Quítamelo! ¡Quítamelo! ¡Quítamelo! —siguió repitiendo desesperada.

Alya, inusualmente cayada, la ayudaba como podía. Ambas estaban explorando el traje, y todas sus superficies buscando una cremallera o algo que la ayudara a quitárselo. Marinette rápidamente perdía la paciencia.

—No funciona, ¡Ni siquiera tiene costuras! —dijo entrando en pánico.

—Bien, bien, piensa ¿Qué hiciste para que apareciera? —pregunto Alya.

— ¡No lo sé!

—Es un traje de mariquita, —Alya señalo uno de los puntos negros—Así que es tu traje de súper heroína.

— ¡Pero ni siquiera dije la frase!

Es un traje obviamente mágico —Alya contrarresto— ¡Debe quitarse con magia! Una frase mágica o algo.

¡Pero ni siquiera dije la frase! —repitió angustiada.

Esto fue una locura. Estaba en problemas, muchos problemas tiene que quitarse este disfraz antes de…

Un aullido rezumbo en la distancia, y sacudió a Marinette hasta su alma.

—Eso no puede ser bueno. —fue todo lo que agrego Alya.

Corrieron hacia la ventana, escucharon los gritos que progresivamente se hacían más claros y cercanos con los segundos pasando. Marinette se alarmo, esto… esto estaba mal. No podía quedarse ahí, sus padres, Alya, su hogar, si esa cosa llegaba hasta ahí lo destruiría todo. Se apresuró hasta las escaleras que daban al techo y las subió de un brinco. No importa, no iba a cuestionarlo.

Antes de que Alya pudiera objetar cerró la puerta, fue por su propio bien.

/ - /

Luka, otra vez en su indumentaria completa de superhéroe… Okay, eso era extraño no importa cuánto tratara de no pensar en ello.

Luka, transformado otra vez y corriendo sobre los tejados de París tan rápido como pudo, aun no sabía que pensar de toda esta situación. ¿Qué razones tuvo para ser un héroe? Bueno, estaba la amenaza de Hawk Moth, y la idea de que muchas personas podrían sufrir si obtenía los Miraculous. Su mamá y su hermana estaban ahí afuera, y si Luka no hubiera estado para intentar detener al hombre lobo quien sabe que daños hubiera causado. Además, no es como si fuera a tonar oídos sordos y abandonar a Sass, quizás no se conocían lo suficiente, pero a Luka le agradaba la pequeña serpiente.

Aun cuando no pudo hacer nada, pero estar lleno de dudas.

Solo esta mañana él era un adolescente normal. Con problemas normales.

¿Ahora? Ahora es un héroe… Solo esperaba estar a la altura del trabajo.

Afortunadamente Sass tenía un plan. Luka no estaba seguro de como funcionaria el plan. Solo sabía que existía. El pequeño kwami le dio instrucciones muy precisas sobre qué hacer, dadas a él originalmente por el maestro Fu… Quien quiera que sea. ¿Estaba dispuesto a confiar en el juicio de un extraño? Tal vez, pero solo si podía poner fin a todo esto.

Jugando su papel Luka se dejó ver por todas las personas abajo en las calles. La idea fue llamar la atención mientras hizo su camino en dirección oeste al Parc des Princes. Lo que sea que lo esperaba ahí se suponía le ayudaría en contra del Akuma. Sass también fue específico con eso, el Akuma tenía un objeto encantado que le permitía transformarse y también lo conectaba a Hawk Moth, su principal tarea era destruirlo. Su segunda tarea era asegurarse que Hawk moth lo siguiera. Debían aprovecharse de que el portador del Miraculous decidió ir por ellos en persona.

Por ahora solo pudo hacer lo que le dijeron, esperando lo mejor.

Luka se detuvo en uno de los tejados, justo por encima de un paso peatonal. Abajo las personas, sorprendidas, lo miraban sacando sus teléfonos para tomarles fotos y grabarlo. Pronto seria noticia. No pudo resistirse y alzo una mano para saludarlos, muchos le saludaron de regreso. Dejo salir una pequeña sonría, toda esa atención no se sentía demasiado mal…

Un aullido hizo eco en la distancia.

—Ahí está mi señal.

Unas calles más adelante el Akuma de hombre lobo hizo su camino entre los autos, espantando a todos fuera de la vía. Muy bien, hasta ahora todo bien, todo lo que necesita… El Akuma se detuvo.

De momento, el Akuma dejo su carrera y se colocó en sus patas traseras para comenzar a olisquear el aire.

«Eso no es bueno.» pensó con urgencia.

Pareciendo encontrar el olor que buscaban, el Akuma lanzo otro gran aullido y comenzó a correr en dirección opuesta.

¡No! No, no, no, no. —Luka negó rápidamente mientras comenzó a perseguir al hombre lobo.

No sabía que ocurría, pero no podía ser bueno.

El Akuma, Sherdog Howls, estaba a tres calles de distancia, y cuando cambio de rumbo llevaba por mucho la delantera. Luka corrió tras de él tan rápido como sus nuevos poderes le dejaron. Este no era el plan. Sin detenerse a considerar sus opciones, únicamente preocupado del daño que Sherdog pudiese causar, Luka no dio cuenta que lo estaban rodeando hasta que fue muy tarde.

En medio del último salto mariposas negras surgieron de la nada empujándolo fuertemente contra el piso del tejado. Reconoció las mariposas de inmediato. Varios enjambres lo agarraron desde sus extremidades y lo levantaron del suelo llevándolo por encima de la calle, ahora vacía luego de que los transeúntes huyeran del hombre lobo. Ahí, en medio del aire, fue recibido por el villano que había estado persiguiéndolo antes.

Hawk Moth. —Luka no hizo nada por enmascarar la molestia que sentía.

El portador del Miraculous de la mariposa flotaba en el aire, mariposas negras lo sostenían formando una plataforma bajo sus pies. Sonría presumido detrás de su máscara, su enemigo tampoco estaba intentando encubrir sus emociones.

— ¡El mismo! —grito Hawk Moth abriendo sus manos dejando que más mariposas se formaran en el aire de pequeñas nubes de humo a su alrededor— ¿No eres tan omnisciente ahora verdad?

Luka gruño luchando contra sus ataduras, pero no tuvo caso. Las mariposas lo sostenían firmemente en el aire.

—Tú error fue creer que no sé cómo funcionan los Miraculous. —Oh no, ¿Va a hacer un monologo? Luka no estaba de humor para ello—No importa si puedes ver el futuro, o no, si estas distraído puedo atacarte por la espalda.

Luka lanzo otro gruñido.

— ¿Cómo sabes que esto no es parte de mi plan?

Hawk Moth sonrió complacido.

¿Por qué? —Dijo burlescamente— ¡Qué bueno que preguntas! Los Miraculous operan según una regla de cinco minutos. Claro, hay maneras de superar ese límite, pero solo puede ser usado una vez, ¡Yo solo puedo hacer un Akuma! ¡Y tú solo puedes predecir cinco minutos en el futuro!

Así no es cómo funcionaba su Miraculous, pero no estaba dispuesto a decírselo. Además, estaba bastante cerca, mientras que Luka puede repetir los mismos cinco minutos muchas veces, son solo cinco minutos. Cualquier cosa fuera de esa marca esta fuera de su control. Tenso el cuerpo aun luchando contra sus ataduras. No puede dejarse vencer, no ahora.

Necesita ganar tiempo.

—No encontrar los Miraculous, el Maestro Fu ya tiene que haber salido de Paris, ¡No sabes en que parte de Francia puede estar!

Luka no tenía idea si era cierto o no, pero cualquier cosa fue mejor que nada.

Hawk Moth no se dejó impresionar.

—No, no lo hará. —El villano sonrió—Ya vez, yo estoy más cerca de mi victoria de lo que crees, e incluso si intentase escapar, este "Maestro Fu" descubrirá que tengo sorpresas esperando en cada salida de Francia. —Hawk Moth floto hasta la orilla de uno de los edificios y comenzó a caminar fuera de su nube de mariposas—Ahora, seamos honestos, estas atrapado y Sherdog acaba de reaccionar a otro Miraculous, ríndete y entrega tu Miraculous; seré piadoso.

¿Esperas que te crea?

—Supongo que no, —dijo Hawk Moth acariciándose la barbilla—pero lo importante es que te di la oportunidad, los villanos no hacen eso. —se encogió de hombros. —Una vez que tenga tu Miraculous, y su poder para ver el futuro, me aseguraré de que sea útil para encontrar al anciano.

Luka empezaba a desesperarse, no importa cuánto luchara las mariposas no lo dejaban ir.

— ¡El maestro Fu te detendrá! —gritar fue todo lo que pudo hacer.

¡Por favor! —Se burló su enemigo—Mírame, ¿Crees que simplemente salí de la nada para tratar de robarle a un anciano? Yo tenía un plan, tres años de preparación y el elemento sorpresa con los cuales estuve cerca de tomar todos los Miraculous ¡La única razón por la que no pudo fue porque fuiste solo una distracción!

Hawk Moth apunto el bastón hacia Luka.

—Ahora, entregArgh

Un borro rojo choco contra Hawk Moth.

Lo siguiente que supo Luka es que estaba cayendo.

/ - /

¿Existe algo como la mala suerte? ¿Qué hay del karma?

Adrien empieza a creer que sí.

…y también se está hartando de que su día gire en torno a hacerse preguntas.

Su nuevo plan fue simple: atraer al guardián de la serpiente, distraerlo con Sherdog y golpearlo cuando se voltee. No contaba con que Sherdog percibiera otro Miraculous, pero ¿Qué más da? Si era el anciano, se ocuparía de él tan pronto como acabara con la serpiente. Sus poderes para ver el futuro eran demasiado poderosos para dejarlos sin atender. Además, tal y como dijo, tal poder sería muy útil en sus manos.

Y todo estaba saliendo tan bien.

Adrien empezaba a preguntarse qué hizo para merecer tan mala suerte. Parecía ser que todo lo que pudo salir mal hoy, no deja de salir mal. Adrien y su misterioso atacante rodaron por el suelo, desafortunadamente soltó su bastón y sin el todas las mariposas desaparecieron. ¿Dejaría que eso lo detuviera? Claro que no, tres años de su vida y tanta preparación no serían detenidos por… Se levantó del suelo de un salto, listo para el combate, pero se detuvo en seco con lo que vio. Sus cejas se dispararon hacia arriba mientras su cerebro trataba de procesar lo que veía. El resto de su cuerpo permaneció quieto como una estatua, excepto su rostro, el cual esperaba no tuviera una expresión demasiado sorprendida.

Q-Q- ¿Qué demonios?

Fue una mujer, de edad desconocida y facciones indiscernibles, probablemente gracias al poder de los Miraculous. Lucia tan aturdida como él, a pocos pasos un Yoyo –de todas las cosas- se encontraba tendido con varios metros de cable. Vestía… Vestía… Adrien ni siquiera supo por dónde empezar a describir eso. Siempre estuvo rodeado de modelos, pero nunca… nunca estuvo tan cerca de algo así.Fue como uno de esos trajes de buzo ceñidos al cuerpo. Muy apretado, y honestamente Adrien ni siquiera sabía a donde mirar, ¿En que estaba pensando? ¿Cómo pudo salir de casa en algo así? La fábrica del traje parecía muy delgada, como si se fuese a romper con nada… y…y…y… un par de manos se movieron para cubrir su pecho. Adrien subió la vista, siendo recibido por un par de ojos azules y una cara de consternación.

¡¿Dónde estás mirando?! —grito la extraña.

— ¿D-Disculpa?

¡Deja de mirarme!

Y Adrien no supo porque, pero sintió que debía hacer lo que le pedían. Se dio media vuelta y cubrió sus ojos con la palma de a mano. ¡Esto es ridículo! No fue su culpa, fue ella quien lo choco cuando estaba en medio de algo muy importante. Si alguien tiene la culpa es ella, jamás había visto a una chica vistiendo algo tan… un momento…

¡Un momento! —Grito volteando otra vez, la chica de rojo lanzo un gritito, pero por lo demás no se movió— ¿Qué haces aquí? —Adrien noto el traje, rojo con motas negras— ¡Tú!

Ella.

¿Cuáles son las posibilidades de encontrar a alguien con un traje rojo de motas negras? Un traje de mariquita, igual que el Miraculous de la creación.

Ella era la guardiana de mariquita.

Adrien se preparó para este momento de muchas maneras. Medito, escribió un discurso, incluso practico ese discurso muchas veces frente al espejo. En un segundo olvido todo eso en favor de concentrarse 100% en la chica frente a él. En retrospectiva no debió sorprenderse tanto por la vestimenta escogida, el chico serpiente era igual… muy bien, ese es un tren de pensamiento que Adrien no debería haberse detenido a considerar. No, necesita concentrarse, ella es la guardiana de uno de los Miraculous más poderosos. Está en una liga completamente diferente a la serpiente.

Necesita calmarse, puede hacer esto. Aclarándose la garganta un poco comenzó a hablar.

— ¡Por fin nos conocemos! Yo soy…

— ¿El chico de la escuela? —pregunto la chica de rojo.

—Hawk… Espera ¿Qué?

Ella solo parpadeo un par de veces, completamente ignorando su intento de presentarse.

—Sí, yo te recuerdo —ella lo señalo con una mano enguantada—Estabas con el lobo.

Tan anticlimático.

Perdiendo todo el impulso que tenía, desde su cuidadosamente planeada presentación, hasta su discurso para que le entregara su Miraculous, Adrien no pudo evitar sentir que el Karma no estaba de su lado.

No.

Debe ser una táctica, una estratagema, la más poderosa de los guardianes está jugando con su mente. Adrien no se dejara intimidar.

—Ah, entonces me estabas vigilado— Adrien retrocedió y recogió su bastón, inmediatamente las mariposas renacieron. — ¿Acaso dejaste que la serpiente luchara contra mi mientras nos estudiabas?

Si, esa tiene que ser la respuesta.

Tiene sentido, hubo un guardián con el poder de la serpiente, no tuvo razón para creer que no habrían otros portadores de Miraculous.

—Bien, ahorrémonos las presentaciones, ¿Esos pendientes? —Adrien apunto con el bastón a sus orejas—Los quiero.

Con la promesa tacita de que las cosas podrían salir muy mal si no le obedecía, la Guadiana… Ladybug salto del suelo recogiendo el yoyo. Adrien considero, brevemente, tratar de negocia con ella tal como lo hizo con los otros dos guardianes, pero ¿Qué garantía tenia de que funcionara esta vez?

—No quiero problemas, —Eso llamo la atención de Adrien— Escucha, no tenemos por qué hacer esto.

Adrien entorno una ceja y bajo el bastón, ¿Es posible que ella sea diferente? Adrien lo considero… Por un lado, no había garantías… por el otro, él no quería pelear si no fuese necesario.

—Tienes razón, Ladybug—acepto Adrien rodeando a la guardiana, usando el nombre clave que acaba de pensar—No tenemos por qué hacer esto.

Ella bajo un poco los hombros, peor aún lucia en guardia. Bien, no necesitaba mucho, solo tenía que lograr que ella entendiera su punto, y quizás así…

Pero por supuesto, igual que todo lo demás en este día, alguien salto para arruinar su momento.

— ¡No lo escuches!

Adrien gruño con molestia cuando, segundos después de escuchar ese grito, un tercer portador de Miraculous se les unió. Saliendo disparado de una de las esquinas de la azotea, muy probablemente haciendo su camino desde la calle donde lo dejo antes, el guardián de la serpiente se hizo notar.

—No lo escuches, —repitió— lo que sea que te ofrezca no vale la pena poner en riesgo, nadie debe tener tanto poder.

Ahí estaba otra vez.

Esta serpiente otra vez salió de la nada hablando de cosas de las que no sabía nada. Adrien reprimió un grito de frustración, respiro profundo, bien ¿Quieren un villano?

Él puede ser un villano.

Gotas de lluvia comenzaron a caer desde el cielo. En segundos los tres estaban mojados.

—Quiero que sepas, —dijo refiriéndose específicamente a la serpiente—Que les di una oportunidad.

Ambos héroes no retrocedieron ante sus palabras, la serpiente incluso lucia desafiante.

—Somos más que tú Hawk Moth.

Adrien bufo, levanto la mano e hizo sonar sus dedos, bajo ellos el suelo exploto, escombros y grava volando en todas partes.

/ - /

Marinette no estaba segura que estaba ocurriendo. Lo único de lo que si estaba segura es que necesitaba correr lo más lejos que pudo, lo más lejos que pudo, mientras desesperadamente trataba de recordar las cosas que dijo Tikki, deseando haber escuchado lo que la pequeña kwami tuvo que decir.

La lluvia caía a cantaros del cielo, se sentían como pequeñas agujas frías contra el material del su traje, casi la hace resbalar en más de una ocasión. El chico serpiente de antes corría junto a ella, no intercambiaron palabras, no tuvieron que hacerlo, estaban en el mismo barco con el hombre lobo persiguiéndolos. Antes de siquiera reaccionar, él la tomo por la mano y la obligo a detenerse justo a tiempo antes de que un enjambre de las mariposas negras volaran en su dirección. Las mariposas pronto les rodearon, ahora mismo se encontraban en mitad de la calle, y las mariposas formaron un circulo a su alrededor.

Atrapándolos.

— ¿Qué hacemos? —Se le escapo, no esperaba una respuesta.

Aun así, el chico a su lado respondió.

—Va a salir del enjambre, luego ordenara a Sherdog que nos ataque…

Marinette estaba confundida por lo que dijo, pero decidió no cuestionarlo. Fiel a su palabra segundos después Hawk Moth salió desde el enjambre, y mientras lo hacía saco una espada desde su bastón.

—Escucha, Ladybug, mi nombre es Viperion y no tenemos muchos tiempo —comenzó el chico serpiente—Teníamos un plan para encargarnos de él, peor tendremos que improvisar—luego se detuvo un momento acercándose lo suficiente para susurrarle al oído—Ya viví esto, necesitamos tu amuleto encantado, el Akuma está en la lupa, tienes que destruirla mientras yo distraigo a Hawk Moth.

Marinette no entendió nada, y estaba por pregunta a que se refería cuando fueron interrumpidos.

¡Ultima oportunidad guardianes! —Su grito resonó en toda la calle, incluso por encima de la lluvia— ¡Entreguen los Miraculous!

— ¿Lista? —pregunto, sin darle oportunidad de responder, corrió hacia Hawk Moth— ¡Ahora!

Ella no estaba lista.

— ¡Espera!

Viperion corrió hacia adelante, preparado para lo que sea, pero ella "Ladybug" no lo estaba. El gran hombre lobo se abalanzó contra ella, y Marinette solo pudo esquivar. ¿Qué fue lo que dijo? ¿Algo acerca de una lupa? Trato de recordar todo lo que había dicho Tikki, y ahora también el desconocido. Recordó vagamente algo acerca sobre el Akuma, de como ella tenía el poder de purificarlo, pero ¿A qué se refería Viperion con lo de amuleto encantado?

El hombre lobo corrió hacia ella otra vez. Esta vez, ella busco refugio detrás de un auto que quedó atrapado junto con ellos dentro del anillo de Hawk Moth. El lobo choco contra el auto, moviéndolo aun cuando tenía los frenos puestos y Marinette no quiso pensar lo que le haría a ella si llegase a atraparla. El lobo lucho contra el auto tratando de quitarlo de enfrente o tratar de rodearlo, no parecía demasiado listo ahora, pero no quiso arriesgarse. Tuvo que pensar, ¿Qué era el amuleto encantado? Lo único que tenía con ella era… Su yoyo. Cuando el auto detrás por fin cedió Marinette corrió lejos hasta en medio de la calle e hizo lo único que se le ocurrió.

—A-Amuleto encantado.

Una pequeña explosión de luces, iguales de las que salió Tikki antes. Y en sus manos ahora tenía… un juego de llaves.

/ - /

Del otro lado de la serpiente y Adrien peleaban uno a uno. El crédito a donde pertenece, podía pelear, pero o bien nunca había peleado con nadie seriamente, o era un completo novato. Hubo momentos en los que lo sorprendió tomando movimientos que específicamente lo contrarrestaban, y otros en los que se movía como si no supiera lo que estaba haciendo. Por eso, Adrien considero, estaba usando sus poderes para prever algunos de sus ataques.

Es tiempo de ver cómo responde a lo que no puede ver. Adrien envaino su espada, y una vez su bastón estuvo completo golpeo el suelo convocando más de sus mariposas negras. Dejándose envolver por ellas, Viperion no sabría que lo golpeo.

Pero no fue así, fue Adrien quien no supo que lo golpeo cuando un objeto contundente choco contra su frente. Eso lo obligo a soltar su bastón. Un puñetazo a la cara siguió poco después, y finalmente, cuando cayó al suelo, pudo sentir un pie sobre su espalda.

¿No eres tan omnisciente ahora verdad?

Fue la serpiente, quien se alzaba sobre él victorioso, repitiendo la misma frase que uso antes. Adrien apretó las manos en puños. No estaba dispuesto a perder aquí.

¡Sherdog!

Pero su Akuma estaba ocupado en con sus propios problemas. A lo lejos, Ladybug, de alguna manera, se había metido dentro de un auto, con Sherdog siguiéndola de cerca, pero quedando atascado en la puerta del auto. Adrien crujió los dientes frustrado. Dio un pequeño brinco desde el suelo, sacando a la serpiente de su espalda y lanzándose a recuperar su bastón, pero la serpiente lanzo su arpa, empujándolo lejos de su mano.

Adrien ahora se enfrentaba a la serpiente sin arma.

—Aún no se acaba chico serpiente. —se burló Adrien.

—Mi nombre es Viperion.

—Llámate como quieras. —Interrumpió Adrien—Esto no ha terminado.

Ladybug los alcanzo poco después, en sus manos llevaba la lupa de Sherdog.

— ¡La tengo!

Viperion la felicito, y ambos encararon a Adrien.

¿Cómo sucedió esto?

No tiene sentido, fue demasiado fácil para ellos. No, no fue fácil, tuvo que ser Viperion y su poder para ver el futuro. Ladybug tuvo el Miraculous más poderoso, Viperion podía ver el futuro… ambos juntos eran una combinación formidable. Adrien los maldijo a ambos en silencio. Ellos eran su más grande obstáculo para cumplir su deseo.

— ¡Ríndete Hawk Moth! —comenzó Viperion.

Ladybug parecía menos segura, pero siguió el ejemplo de su compañero.

—Hemos ganado —dijo la heroína de rojo—Tenemos el Akuma.

Adrien respiro profundo.

¡¿Creen que esto se acabó?! —Grito de la forma más amenazante que pudo, tomando una postura de combate —Apenas empieza.

Ladybug dudo por sus palabras, pero Viperion le dijo algo y ella asintió. Rompiendo la lupa de Sherdog, y liberando el Akuma en el proceso, Ladybug atrapo en su yoyo y luego produjo le robo su poder al Akuma… Adrien no estaba para nada contento. Detrás de ellos, Sherdog regreso a ser simplemente Jeremie Moreau, aun atrapado dentro de un auto. Aún más extraño fue verla lanzar algo al aire y liberar una extraña energía roja que ilumino las calles incluso en medio de esta lluvia.

—Ríndete. —repito Viperion.

Adrien apretó más los puños.

Dos a uno, uno con el poder de la creación, y otro con el poder de ver el futuro.

Bien, Adrien sabe cuándo aceptar la derrota. Recupero la postura y aliso su traje, haciendo lo posible por lucir tan poco afectado por este revés como pudo.

—No. —Fue toda la respuesta que dio a los héroes, —Bien, ganaron, esta vez. La siguiente no tendrán tanta suerte.

Concentrándose, Adrien llamo a sus poderes y se concentró en un Akuma. Otro Akuma, diferente de Sherdog. El holograma de mariposa se formó frente a él y pudo sentir su conexión fortalecerse con este Akuma.

—Encript, es hora.

"Oui Monsieur Hawk Moth".

Sucedió en un instante, atrás quedaron la calle, la lluvia y los héroes, todo fue reemplazado por la oscuridad de su guarida. Junto a él, Encript sentada en una brillante silla roja flotaba a pocos metros del suelo, rodeaba por pantallas holográficas con imágenes de París. Adrien estaba molesto… no, las palabras no alcanzaban a describir lo que sentía ahora que fue obligado a retirarse.

—Tengo a los héroes en video. —Vagamente escucho que Encript le hablaba— Pero, al igual con contigo, la magia de los Miraculous hace imposible el reconocimiento facial o vocal.

Adrien llevo una palma a su cara, por primera vez sintiéndose cansado y a punto de colapsar.

—Perdimos al guardián también —ella continuo, aparentemente rindiendo un informe de su situación—Tengo las cámaras de los aeropuertos y estaciones del tren siendo monito…

Adrien sintió que tenía que interrumpir.

—No se escapara.

Aunque no pudo ver su rostro, ya sea como Encript o como Natalie, Adrien imagino que su tutora legal no estaba feliz de ser interrumpida. Aun así, no se molestó en darle importancia y en vez de ello camino hacia la pantalla holográfica que aun mostraba a los "héroes".

— ¿Por qué estás tan seguro? —Encript lo cuestiono.

En vez de responder Adrien camino hacia una mesa cerca de las pantallas holográficas. Ahí iluminado por tenue luz roja, estaba un maletín. Adrien pasó sus manos enguantadas por la superficie, saboreando el momento, fue su única victoria del día después de todo. Sintiendo que su "pausa dramática" se extendió lo suficiente, decidió responder a su Akuma.

—El guardián, su misión es proteger los Miraculous. —Adrien hablo abriendo el maletín—Dudo mucho que vaya a huir y dejar esto atrás.

Adrien saco del maletín un pequeño objeto que a los ojos de cualquiera no justificaría tal caja, pero para él lo valía. El pequeño objeto, un anillo negro, con un pequeño diseño como la pata de un gato verde, representaba no solo su victoria, sino la recompensa de su arduo trabajo. Adrien trajo el anillo más a la luz para Encript pudiese verlo, y para poder estudiarlo más a fondo antes de sonreír con satisfacción.

El Miraculous de la destrucción estaba en sus manos.


Nota del autor: Bien, lo mencione en el cap 01, pero ciertamente dije que había una razón por la cual Luka no recibió el anillo de plagg. Bueno, una razon mas personal seria que, aunque paso por mi mente, simplemente no puedo escribir a Luka como chat noir. No me cuadra.

También siento que debo decirlo, pero aun no logro captar correctamente la narracion de Luka. Adrien es facil, es el antivillano, con sus razones personales. Marinette es la chica normal, fuera de lugar con todo lo raro que ocurre, pero que si llega el momento sabe que tiene que actuar. Rayos, incluso Alya, con todas sus locuras es facil de escribir. Luka es el heroe, el chico bueno, pero aun no tengo nada mas para el. No me preocupa mucho en este punto porque Adrien sigue siendo el protagonista principal, al menos por ahora creo que voy bien.

En caso de que a alguien le preocupe todavía, no Adrien no es "demasiado" poderoso. "Perdio" (no realmente) su primera pelea con los heroes, aun con toda su preparación por que pelear con un sujeto que puede repetir cinco minutos indefinidamente hasta "hacerlo bien" es difícil. En otro detalle importante, si mis lectores hasta aquí han prestado atención, hay pequeños detalles que explican algunas "inconsistencias" con los poderes de Adrien, todo es canonico, o al menos basado en la evidencia del cannon hasta ahora.

Como siempre gracias por leer, y no olviden comentar.