Una semana después...

Bostezó, la taza de café frente a él tenía un olor agradable y se sentía inmensamente agradecido de tenerla después de una larga noche de tormentosas pesadillas, de sólo recordar cómo aquella cosa que le perseguía finalmente lo había atrapado encajando sus colmillos sobre su cráneo (que estalló como una sandía madura entre sus fauces) se le erizaba la piel

"Era sólo una pesadilla, eso jamás pasó"

– Dolió– contestó con simpleza para tomar la taza y darle un trago –aunque fue solo una pesadilla, dolió mucho–

" No era real, lo que vimos en ese edificio no existía, fueron sólo sombras y alguien utilizando trucos mentales y la sugestión a su favor, no seas un imbécil"

No estaba seguro

Nunca podría decirle eso ni siquiera a su contraparte ( de todos modos no veía el punto, él estaba en férrea negación) Porque si ya era difícil convencerse a sí mismo de que no estaba loco, era aún más difícil convencerse de que imaginó aquella cosa que se arrastraba entre las sombras, ¿Como pudo haber imaginado esos desgarradores gemidos guturales de agonía, el edor a muerte y el rastro nauseabundo de sangre podrida que había dejado a su paso? Esa noche había corrido por su vida sin ser capaz de ver algo más allá de un par de ojos brillantes en la oscuridad, pero completamente seguro de que su intención era destrozarlo.

Nunca antes había sentido esa sed de sangre de algo que no fuese humano, pero esa cosa pareció tener el raciocinio suficiente para desarrollar algo que trascendiera la ira primitiva y se convirtiera en algo similar al más visceral odio puro ¿Pero quién iba a creerle? Todos sabían lo que la guerra le había hecho y creerían que era una condensación de los horrores de los que había sido testigo, no iban a escucharlo aunque...

– esos ojos existían– afirmó – de quienquiera que fuesen– su contraparte no discutió, así que se dispuso a terminar su café mientras tomaba el control del pequeño televisor en la encimera de la cocina para encenderlo

– y se le recomienda a los habitantes de esta pequeña ciudad que tomen precauciones, la lluvia no hará más que empeorar hasta la noche ¡Pero mañana será un maravilloso día soleado perfecto para ir a la playa!– ignoró la alegre voz del presentador para darle un vistazo al reloj en su muñeca y tuvo que tragarse una maldición, 7:30 am, bebió apresuradamente el café y tomó las llaves de su camioneta antes de apagar el pequeño televisor

"Oh sí, demonios, este va a ser un gran día" ignoró el sarcasmo en su voz para dirigirse a su vehículo y salir rozando el límite de velocidad de su casa para no llegar tarde al laboratorio, agradeciendo internamente su habilidad como conductor para no derrapar sobre el asfalto mojado a pesar de la escasa visibilidad gracias a la intensa lluvia y sus buenos reflejos para esquivar a los autos que se acercaba demasiado

" Si nos estrellamos... Saldremos disparados con el parabrisas y terminaremos volando un par de metros como un verdadero hombre bala antes de que nuestro cuerpo se restriegue contra el piso y no quede más que carne de hamburguesa de nosotros, emocionante ¿No lo crees?"

–¡Cierra la boca!– bramó disminuyendo un poco la velocidad, aún demasiado concentrado en el manejo de su auto como para responderle a su contraparte y estaba seguro de que su intención era únicamente ponerlo nervioso, normalmente él solo parecía obtener algún tipo de satisfacción molestándolo y después de un par de días relativamente tranquilos vio

la oportunidad de volver a la rutina.

Él rió "los ojos al frente, soldado" no era una verdadera orden, sólo una burla que lo hizo rechinar los dientes con molestia, pero consiguió calmarse lo suficiente para enfocarse en el camino y llegar seguro al laboratorio, su corazón aún estaba acelerado cuando bajó de la camioneta pero se sintió agradecido de haber llegado en una pieza

–¡Flippy!– el genio lo estaba esperando en la entrada con el rostro desencajado por la sorpresa al verlo bajar de su camioneta como si nada hubiese sucedido

– eh...– rió un poco avergonzado – yo... Normalmente conduzco con más... cuidado– Snuffles suspiró levantando una mano frente a él en señal de alto mientras negaba con la cabeza

– no importa– concluyó él antes de que una brillante sonrisa apareciera en su rostro –¡Tienes que ver esto!– antes de que siquiera pudiese preguntar algo la mano del genio se cerró sobre su brazo y prácticamente lo arrastró dentro del laboratorio, se sorprendió de encontrar la máquina de clonación encendida en medio de la sala y el extraño estremecimiento su contraparte dentro de él

–¿Qué sucede?– susurró con extrañeza, su comportamiento que normalmente era confiado y temerario ya no estaba y era la segunda vez que sucedía frente a la máquina, él no solía contestar cuando no lo veía necesario o simplemente no quería hacerlo, pero hubo un extraño silencio tenso que le daba la impresión de que lo estaba pensando y estaba debatiendo consigo mismo si era buena idea o no, aún más extraño

"No deberíamos acercarnos a esa cosa, algo en ella me da un mal presentimiento" sin risas ni burlas, algo en su seriedad provocó que quisiera retroceder un par de pasos por precaución pero Snuffles tenía otros planes

– sorprendente ¿No?– ni siquiera espero a que contestara cuando abrió la cámara y le mostró un pequeño ratón blanco que parecía estar profundamente dormido a pesar de todo el ruido que la máquina estaba provocando, quizás demasiado, sospechó que estaba sedado – estará despierto en un par de minutos, pero quería evitar un ataque al corazón de ser posible–

– ¿De verdad va a funcionar...?–

– si la enciendo a su máxima capacidad así como así sin duda alguna va a causar un apagón, pero estoy bastante seguro de que la lluvia de hoy se convertirá en una tormenta eléctrica y solo tengo que conectar el pararrayos a este bebé y finalmente– su emoción era palpable mientras oprimía comandos sobre el panel de control que hacían que la máquina se iluminara y zumbara mientras se preparaba –¡Finalmente podré terminar una investigación de años! Sabía que este prototipo era el bueno, ¡Ese es mi muchacho!– dio un par de palmaditas orgullosas sobre el panel de vidrio y tuvo que forzar una sonrisa incómoda ¿Era idea suya o se estaba comportando como un padre orgulloso? – bien, espero que estés listo, deberían empezar a caer rayos pronto y necesito que te quedes aquí porque tú sabes... Los ruidos fuertes te vuelven un poco... Salvaje– no pudo argumentar nada contra eso y asintió – no te preocupes, no se escucha tan fuerte aquí como afuera, vas a estar bien– no estaba seguro, pero decidió creer en él y asintió como respuesta – ¡Muy bien!– el rostro del genio se iluminó con una sonrisa y se dirigió al escritorio para sacar un largo cable enrollado y reforzado con caucho negro, empujó uno de los extremos en la mano derecha de Flippy antes de tomar el pararrayos olvidado en el suelo, a penas entendía que estaba sucediendo cuando Snuffles salió corriendo por la puerta principal en medio de plena tormenta.

" No puede estar hablando en serio" se encogió de hombros como respuesta y caminó cuidadosamente al rededor de la máquina, haciendo lo posible por no enredar el cable entre sus pies mientras buscaba el puerto para conectarlo a la máquina

– supongo que cree que soy competente o que no vamos a volar sin importar lo que pasé– murmuró en un intento por tranquilizarse a si mismo y a su contraparte – estaremos bien–

"¿Qué tan estúpido puedes llegar a ser?"

Flippy lo ignoró cuando finalmente encontró un puerto de carga cerca de la base de la máquina y bajo la entrada de la cámara que parecía coincidir con la forma del cable y lo conectó, suspirando internamente del alivio que sentía.

Entonces todo sucedió muy rápido

Fue tan solo un destello blanco aterrizando sobre sus pies, pero sus manos entrenadas lo siguieron incluso antes de que su mente consciente pudiese darle forma a lo que veía. Atrapó al ratón entre sus dedos y se apresuró a ponerse de pie para devolverlo a la máquina y abrió la cámara lo suficiente para ser capaz de agacharse y dejarlo a salvo en el suelo.

Fue ahí cuando el pequeño bastardo decidió morderlo, lo soltó por reflejó y no se dio cuenta de que sus pies se habían enredado en el cable hasta que trató de alejarse instintivamente y tropezó, cayendo de espaldas estrepitosamente dentro de la máquina, el impacto provocó que la puerta de la cámara se cerrara con él y parte del cable enrollado en sus botas adentro. Se abalanzó contra la puerta con desesperación sin que el panel entintado cediera en lo más mínimo y comenzó a respirar agitadamente.

Tomó una inhalación profunda en un último intento por conservar la calma; sabía que gritar no serviría de nada ya que la tormenta era demasiado ruidosa por su cuenta y Snuffles estaba demasiado lejos, eso solo le dejaba una opción. Se alejó de la puerta hasta que su espalda chocó contra una de las paredes metálicas, donde, con horror, se dio cuenta de que no tenía espacio suficiente para maniobrar y dar una patada en condiciones para derribar la puerta. Maldijo y apretando lo dientes y concentrando todos sus esfuerzos en salir a cualquier costo, liberó su pie derecho con una de sus manos y concentró toda su fuerza en balancearlo hacía adelante; el primer poderoso impacto de la bota de militar dejó una pequeña grieta en el cristal y justo cuando estaba a punto de golpear nuevamente en el mismo lugar, el interior de la máquina se iluminó

"Uh, hombre, esto va a doler"

Flippy estaba de acuerdo con su contraparte, pero no tuvo tiempo para expresarlo cuando una corriente eléctrica lo atravesó y dejó rígido cada músculo de su cuerpo, sus ojos rodaron hacía arriba y convulsionó con una fuerza estremecedora vagamente consciente de haber chocado contra la misma pared de metal

Blanco, blanco, blanco

Dolor

No podía respirar.

...

Estaba borroso y no podía comprender lo que estaba viendo, parecía una pantalla grisácea y traslúcida parcialmente sobre una imagen y tuvo que parpadear un par de veces para aclararla. Vagamente reconoció el techo del laboratorio, pero le tomó unos segundos más procesar que la pantalla en la imagen era en realidad humo.

Inhaló profundamente y fue consciente de la incomodidad en sus pulmones seguida del hedor de metal caliente y madera quemada, su garganta tenía un escozor extraño y se vio obligado a toser, tratando de eliminar la sensación sin mucho éxito. Se sentó con dificultad en el suelo agrietado de cerámica sintiendo su cuerpo rígido y notando en sus oídos un zumbido bajo y persistente pero eso era todo, se sorprendió de encontrarse vivo, aparentemente ileso y en una pieza. Tuvo que colócar ambas manos frente a su rostro solo para asegurarse de que no había explotado y casi se rió.

No podía ver gran cosa entre el humo, pero imaginó que Snuffles habría bajado a ver todo el alboroto y casi se sintió afligido por su futuro despido, se resignó para sus adentros y tanteó parcialmente ciegas en el humo para encontrarlo a él o a la salida, sin resultados.

–¡Snuffles!– llamó, pero solo escuchó un eco a la distancia, sólo a penas por encima del zumbido –¡No puedo oírte, Snuffles! ¿¡Dónde estás?!– por el rabillo del ojo captó movimiento, pero la habitación estaba demasiado opaca –¿Snuffles?– El movimiento se repitió, acercándose, supuso que podría estar hablando pero debido al zumbido no lo escucharía y caminó unos pasos en su dirección, ahora veía claramente claramente una figura humana – mira, el ratón se escapó y...– silencio, al principio se preguntó porqué habría un espejo en medio de la sala y luego notó los ojos, el brillante verde oliva solo había sido visto brevemente antes de que una masacre sucediera, pero aún se sentía como él, no se estaba perdiendo, no había guerra ni recuerdos intrusivos y traumáticos.

El aire escapó de sus pulmones, se dio cuenta súbitamente de que no se trataba de un espejo

–...¿Fliqpy?–


Por alguna razón encuentro más fácil escribir esto cuando me imagino a los personajes en sus versiones de caricatura originales aunque la historia se desarrollo en sus versiones anime, lol, ustedes pueden imaginarlo en la versión que los haga felices.