¡Big Bang Ka me Ha me Ha!

.

El Redentor 777. Por el momento dejo la Guerra en pausa, pero cuando vuelva verás cosas que te impresionarán, ya verás. Claudia cautivó a Ramón y eso hizo que ya naciera el amor, esto en la guerra tuvo un proceso. Las Mahou Shoujo tendrán algo que ver en la escuela dentro de un tiempo y las musas… ya verás que sorpresa. ¡Saludos!

.

RinMakoto. El poder de Rafael aun es un misterio, cuando volvamos a la saga de la Guerra, sabrás de donde viene ese cosmos. Y sí, Claudia fue correspondida y la relación entre ambos mejorará con el tiempo y veremos qué pasa con las musas en este capítulo. ¡Saludos!

.

Sin más, comencemos…

.

.

.

Al día siguiente…

La Academia Satogahama se llevó una sorpresa cuando recibió una carta en la que se solicitaba la visita de unas chicas las cuales fueron una sorpresa para las Saintias y mandaron a llamar a los Caballeros Dorados, Rafael y Ramón.

En estos momentos, aunque las clases habían iniciado, ser de la orden de Athena les concedían varios privilegios.

- ¿Y ahora qué ocurre? – preguntó Ramón algo molesto por haber sido sacado de clases.

- ¿Es algo importante o algo así? – preguntó Joan.

- Es de suma importancia lo que sucede – habló Nomi, cabe decir que todos estaban reunidos en la Sala del Consejo Estudiantil.

- ¿Y eso sería?

- Tenemos la visita de las musas – habló Tsubasa en actitud seria, cosa que llamó la atención de todos.

- ¿Las musas? – Esperanza lo pensó un poco - ¿no son las diosas de las bellas artes?

- Sí, ellas mismas – respondió Waka – vienen de visita.

- ¿Y porque nadie en la escuela sabe de esto? – Rafael cuestionó.

- Las musas mantienen su identidad oculta ya que puede provocar problemas, así como cuando los Caballeros de Athena se mantenían en secreto antes de que se revelarán al mundo.

- Ya entiendo.

- ¿Y porque vienen aquí? – dijo Shinji.

- La verdad es que no conocemos los motivos por los que ellas vienen – explicaba Tsukumo – pero si de algo es seguro, debe ser por los Caballeros Dorados.

- Jinguji-san, Fábregas-san, Cortés-san, necesitamos que estén listos cuando lleguen ellas.

- Lo haré con gusto – habló la española.

- Eso haré – ahora fue el peli ceniza.

- Cuenten conmigo – ahora fue Joan.

- Bueno, entonces les deseo suerte – el hondureño se iba a retirar junto con Rafael, pero fueron detenidos por la voz de la líder de las Saintias.

- Esperen, necesito que también estén presentes.

- ¿Por qué Nomi-san? No somos Caballeros Dorados – habló Rafael explicando un buen argumento.

- Lo sé, pero aun así quiero que las musas miren que tenemos un buen ejército y más contando con guerreros poderosos como los Caballeros Dorados, aunque también mostrar el gran poder que poseen ustedes tres – hablaba Shinonome mirando a Joan, Rafael y Ramón – por eso necesitamos que estén presentes.

- ¿Y los demás?

- Bueno, Haraguchi-Senpai puede estar, él es del rango de Plata – hablaba Akane.

- También Chikage, ella es muy poderosa, la más alta del rango de Plata – decía Yoshimi.

- Lo siento, pero ya tengo planes para hoy, no puedo cancelarlos por algo así – dijo Ramón.

- ¿Y eso?

- Vamos a entrenar con Claudia, al parecer ella quiere mejorar su cosmos – Ramón dijo esto en español y solo Rafael, Joan y Esperanza entendieron, aunque el joven Fábregas sonrió un poco, tal parece que las cosas entre su hermana y su amigo hondureño estaban mejorando mucho.

- ¿Qué fue lo que dijo?

- Bueno, al menos pasarán más tiempo juntos – sonrió Esperanza feliz por su mejor amiga la cual se miraba de muy buenos ánimos.

- Oigan, ¿de qué están hablando? – preguntaba Aoi que no entendía que ocurría.

- No importa, pero no estaré presente cuando lleguen esas chicas tampoco, tengo planes también – habló el peli negro de México.

- ¿A dónde vas Alférez-san? – preguntó Kurashiki.

- Quiero ir a ver a alguien con quien tengo algo pendiente.

- ¿Con alguien? – lo dicho por Rafael no le gustó mucho a las Saintia de Fénix la cual se incomodó un poco - ¿Quién es?

- Oye Kurashiki, él no tiene que darte explicaciones de su vida privada – alegó Ramón.

- C-Calmémonos ¿quieren? – Tsubasa relajó los ánimos un poco.

- Creo que no se podrá hacer nada – habló Tomoe.

- Me retiro, no tengo más que hablar - el hondureño se fue del sitio dejando un ambiente incomodo en el sitio.

- ¿Qué le pasa a Ramón-san? No es el mismo desde que pasó lo de ayer – hablaba Nakano.

- Sí, eso nos dejó helados a todos.

- Lo importante es que Claud está bien – sonrió Joan.

- ¿No sufrió ningún daño tu hermana? – preguntó Tsukumo a su novio.

- No, de suerte estaba ilesa, unos raspones nada más, pero Ramón la curó y está como nueva.

- Aun me da curiosidad Claudia-san – dijo Nomi – la Armadura de Leo desapareció ese día sábado y apareció de la nada de vuelta en el coliseo y por las palabras de Cortés-san, me hace pensar que tenemos a la próxima Caballera de Leo.

- ¿Qué cosa?

- Parece que los hermanos Fábregas serán del mismo rango.

- Quien sabe, aunque no me molesta que Claud y yo seamos del mismo rango.

- Tampoco yo – Esperanza estaba bien alegre – mis mejores amigos del mismo rango, seremos un equipo invencible, aunque solo quedan Rafael y Ramón y hacemos fiesta.

- Por el momento no estoy interesado en ser Caballero Dorado, así que por el momento paso – habló el oji morado antes de retirarse.

- Que lastima que no podamos ser más Caballeros Dorados.

- Ramón debe tener algún motivo para eso – decía Shinji.

- No importa, deberé hablar con él y con Alférez-san después, pero por el momento informaré a los demás Caballeros de la Academia y a los discípulos de Maldonado-san para que estén listos.

.

Tal y como dijo Nomi, los demás chicos fueron informados sobre la llegada de las musas a la Academia, Honjou y Shinzuke también se alistaron y cuando finalmente las clases finalizaron, llegó el momento tan esperado, aunque Ramón y Rafael tenían otros planes.

- ¿Al final no van a ir? – Shinzuke veía a sus dos amigos algo confundido – se supone que los Caballeros de la Academia deben estar al frente.

- No somos Caballeros Shinzuke, así que no hay motivos para estar – Rafael sonrió – además, tengo asuntos de que ocuparme, creo que tengo que dar una respuesta.

- ¿Y eso?

- Ya lo verás.

- Bueno, creo que la forma en que dicen las cosas es algo que me preocupa.

- ¡Ramón! – la voz de una chica llamó la atención de los 3.

- Ya voy Claudia. Lo siento chicos, pero me esperan – el hondureño sin más se fue del sitio hacia donde estaba la morena y se fueron de ahí.

Rafael se despidió del peli turquesa y se fue con rumbo desconocido.

Espero que Ramón no se equivoque, creo que esto puede funcionar.

.

Un tiempo después, a eso de las 6 de la tarde, se miraba a 9 chicas llegar al sitio y fueron recibidas por las Saintias vestidas con sus Armaduras, los Caballeros Dorados con sus respectivas armaduras y los demás que entrenaba Ramón también estaba presentes.

- ¿Son ellas? – Kudo miró a las Saintias las cuales solo asintieron.

- Sí – Nomi fue la que salió al frente a las 9 musas que venían haciendo una reverencia – un gusto verlas, diosas de las bellas artes.

- El gusto también es nuestro, Saintia de Perseo – respondió la peli jengibre la cual mostraba un saludo de respeto y educación.

- También digo lo mismo, Honoka Kousaka-san, líder de las musas.

- Gracias, las chicas también estarán complacidas de conocerlas, también queremos ver cómo van las cosas.

- Con gusto les daremos la bienvenida – Nomi fue con las demás Saintias que guiaron a las musas al interior de la Academia, aunque fueron al Consejo estudiantil acompañado de los demás chicos, aunque Yasmina estaba que se tenía que controlar.

- Que lindas son las musas – el peli rosa se limpió un poco la boca.

- Ni te atrevas a hacer alguna estupidez Yasmina, ellas te pueden destruir en un santiamén.

- Bien, pero no prometo nada.

Sin más, todos llegaron al sitio y las musas se sentaron en las sillas, mientras que tuvieron que traer algunas sillas extras para las Saintias y los demás chicos.

- ¿A qué debo el honor de sus visitas? – habló la líder.

- Bueno, estamos aquí en primer lugar para ver cómo están las cosas en el ejército de Athena – habló la musa peli azul.

- Musa Umi Sonoda-san, le puedo asegurar que no hay nada que temer, el ejército está con pocos Caballeros, pero estamos bien – habló Tsukumo.

- Lo sabemos, pero la verdad es que estamos alertas por un peligro que se avecina – dijo una rubia de ojos azules.

- Musa Eli Ayase-san, la verdad es que no quiero alertarla, pero no he sabido de alguna amenaza que esté presente – dijo Shinonome.

- Saintia de Pegaso, te tenemos mucho respeto porque tus antepasados fueron los mejores guerreros, pero la verdad es que hay algo más fuerte que se viene – dijo la musa peli roja.

- Musa Maki Nishikino-san, ¿hay algo que debemos saber?

- Yo lo explicaré – dijo Honoka – la verdad es que hemos sentido un cosmos fuerte el día de ayer y como sabemos, no poseen el poder necesario para contrarrestarlo, por lo que debemos averiguar.

- Honoka, eso era lo otro que íbamos a decir – corrigió Umi.

- ¡Es cierto! Lo siento Umi-chan.

- No puede ser, eres una diosa y, aun así, no puedes ser más seria Honoka.

- Oigan, creo que damos mal ejemplo – dijo la musa de cabello morado.

- Nozomi tiene razón, hablemos de ese asunto ahora lo que sacó Honoka – habló Eli.

- ¿Y eso sería?

- ¿Qué fue el cosmos que sentimos ayer? – preguntó una peli gris.

- Musa Kotori Minami, si nos permite decir, creo que se refiere al cosmos de uno de nuestros alumnos – habló Nomi.

- ¿Un alumno posee ese poder-nya? – preguntó una peli naranja.

- Así es musa Rin Hoshizora-san, es uno de nuestros guerreros, aunque aún no se considere uno.

- ¿Y es alguno de ellos? – preguntó una de cabello rubio oscuro.

- No musa Hanayo Koizumi, lastimosamente él no está aquí – habló Tomoe con mucho respeto.

- Pues qué mal educado de su parte – habló una peli negra – es una falta de respeto no asistir a la reunión con las musas, somos diosas.

- Lamentamos las molestias musa Nico Yazawa-san – se disculpó Kurashiki – pero intentamos por todos los medios convencerle, pero de nada sirvió, ni siquiera su amigo que es igual de poderoso que él quiso aceptar.

- ¿Igual de poderoso? – eso impresionó mucho a las musas – ¿Cómo así?

- No conozco mucho los detalles, pero la verdad es que él que conoce a ambos es el Caballero de Tauro.

- ¿Así? – Eli fijó su mirada en el mexicano - ¿tú eres el Caballero de Tauro?

- Así es, Joan Carlos Fábregas Díaz, Caballero Dorado de Tauro.

- Que nombre tan largo-nya.

- Soy de México y nuestros nombres son algo largos.

- Bueno, respóndeme algo, ¿Qué tan poderoso es tu amigo? – Maki miró fijo al chico.

- No sabría decirle que tan poderoso es, pero la verdad es que Rafael es alguien con un poder ilimitado.

- ¿Rafael?

- Sí, Rafael Alférez Díaz es el chico que el que consideramos el más poderoso, incluso… superior a un dios.

- ¡¿Qué cosas dices?! – Nico se sobresaltó – no es posible que haya un humano que sobrepase un dios.

- Eso llegué a pensar, pero la verdad es que después de ver eso, no creo que eso sea así Yazawa-san – dijo Shinzuke.

- Necesito ver ese poder – habló Umi levantándose – también quiero ver al otro chico que dicen.

- ¿Se refieren a Ramón? – preguntó Esperanza.

- ¿Así se llama?

- Sí, Ramón Antonio Maldonado – respondió Nakano.

- ¿También es de México?

- No, él es de Honduras.

- ¿No saben dónde está? – preguntó Honoka.

- Dijo que saldría con mi hermana, así que no sé en donde… - antes de que Joan terminara la frase, sintió un fuerte cosmos al igual que todos los presentes.

- ¿Y ese cosmos? – Souta se alarmó al igual que su hermano mayor.

- Ese cosmos es poderoso, superior al de un Caballero Dorado y casi llegando al cosmos de los dioses gemelos – Kotori tembló un poco.

- ¡Vamos a ver! – Honoka llamó a las demás musas las cuales obedecieron a su líder y siguieron a la chica peli jengibre, seguida por las Saintias y los demás chicos.

- ¿Por qué vamos por ese chico? – preguntó Hanayo.

- No lo sé, pero me emociona ver su poder – río Honoka – espero que sea alguien fuerte.

- No pensarás en pelear con él ¿verdad Honoka-chan?

- No Kotori-chan, quiero ver su poder.

- Igualmente si nos encontramos con esos chicos, lo haré sufrir con mi cosmos – dijo Nico riendo algo maléfica.

- Nico-chan, no creo que debas hacer eso – dijo Maki – aunque fueron maleducados por no asistir a nuestra reunión, aun así, quiero ver de que son capaces esos jóvenes.

- Musas, ¿A dónde van?

- Bueno, iremos a… - antes de que Honoka terminara su oración, un rayo de energía iba directo hacia el cielo y todos los presentes miraron eso - ¿Qué fue eso?

.

Saint Seiya OST Pegasus Ryu Sei ken.

.

- ¿Quién más será? Ramón, Rafael y Claudia – cuando Joan dijo eso, se miró en el cielo como en caída libre, se miraba a los tres mencionados, aunque venía una persona más, solo que esta era de cabello blanco y ojos azul pálido.

- ¿No es esa la que peleó contra Rafael en el torneo? – preguntó Akira.

- Yumi Kurokage.

- ¡Trueno Atómico! – gritó el hondureño lanzado su ataque característico del signo de Sagitario.

- ¡Plasma Relámpago! – ahora fue Claudia lanzando una serie de rayos a la velocidad de la luz.

- ¡Ni crean que será fácil! ¡Kurokage-san!

- ¡Sí! – Yumi cargó algo de cosmos mientras se transformaba en su Arte shinobi que era la Reina de Nieve - ¡Avalancha!

- Reciban el poder del ataque del cero absoluto… ¡Ejecución de la Aurora! – Rafael lanzó su poder del signo de Acuario y los 4 ataques chocaron entre sí, aunque el de Rafael chocó con el de Ramón y el Claudia chocó con el de Yumi.

- ¡Eres buena Yumi! – exclamó Claudia.

- ¡Tú no te quedas atrás Fábregas-san!

- ¡Vamos Ramón, no estoy usando todo mi poder!

- ¡Rafael, apenas te estoy dando algo de ventaja!

Los 4 entrenaban muy fuerte, aunque en caso de los dos chicos, llegó un momento en el que Ramón le volvió a pedir que se transformara.

- ¡Aquí voy entonces! – el mexicano peli negro elevó su cosmos al máximo asustando a medio mundo, pero de la nada su cabello volvió al cabello blanco y ojos plateados - ¿estás listo Ramón?

- Siempre, aunque sé que me voy a morir en el intento – antes de que el shinobi de cabello azul diera el golpe hacia el chico de cabello blanco, alguien bloqueó el golpe - ¿Qué?

- Creo que no deberían luchar estando nosotras presentes – dijo Umi deteniendo con su mano el ataque del hondureño.

- Lo siento, pero estás interviniendo – Ramón puso más poder en su puño y Umi se molestó al inicio, pero notó como su mano era retrocedida al igual que ella.

- ¿Cómo es posible que me hagas retroceder?

- ¡Trueno Atómico! – Ramón lanzó su ataque a la peli azul la cual logró detenerlo a tiempo.

- Veo que eres fuerte.

- ¡Tú eres el que no quiso ir a nuestra reunión ¿verdad?! – Nico saltó directo a Rafael el cual sintió como el cosmos de la peli negra iba hacia él, pero este ni se inmutó y Nico no logró darle el golpe - ¿Qué cosa?

- Es de mala educación interrumpir un entrenamiento ¿lo sabías?

- ¿Quién eres tú para impedirlo?

- Polvo de Diamante – sin decir más, Rafael lanzó una ráfaga de aire frio hacia la musa la cual recibió de lleno y cayó al suelo fuertemente.

- ¡Nico / -chan! – las demás chicas llegaron a donde estaba la peli negra caída.

- Maldición – susurró con algo de dolor.

- ¿Cómo es posible que Alférez-san lograra dañar a Yazawa-san? – expresó Nomi con sorpresa.

- Es impresionante – susurró Kurashiki con las mejillas algo rojas – Alférez-san es alguien impresionante.

- El otro chico… ¿Cómo pudo detener el golpe de Umi-chan?

- ¡Aquí voy! – tanto Umi como Ramón estaban chocando puños en el aire y ninguno cedía. Ambos peli azules demostraban su fuerza.

- ¿Quién es esa que se atreve a luchar con Ramón? – dijo la morena algo molesta.

- ¡No te preocupes Claudia! Lucharé con todas mis fuerzas, si gano esta victoria te la dedico – dijo el moreno sonrojando mucho a la Fábregas mayor.

- Hace tiempo que nadie le da a Umi-chan una buena pelea.

- Aun no me creo que te hayan lastimado Nico-chan – decía Hanayo.

- Si serás… - la oji carmín se levantó molesta, pero fue detenida por la musa peli roja - ¿Maki-chan?

- Yo me encargaré – la de ojos morados se acercó al peli blanco el cual quedó confundido - ¿eres ese tal Rafael Alférez Díaz?

- Sí, ¿y tú eres?

- Maki Nishikino, una de las 9 musas.

- Bueno, gusto en conocerte Nishikino-san, pero quiero saber algo, ¿alguien me puede explicar que pasa?

- Venimos a ver de quien era el cosmos poderoso que se manifestó el día de ayer – respondió – y por lo que sé, eras tú.

- Algo así – respondió el peli negro que perdió su transformación.

- ¡Umi-chan! – el grito de Honoka alarmó a todas y cuando voltearon la mirada notaron como la peli azul caía al suelo algo lastimada.

- Guau… hace tiempo que no tenía una buena pelea – río el shinobi – lo lamento Rafael.

- No importa – el mexicano río un poco también.

- ¿Estás bien? – Claudia se acercó al hondureño.

- Si, no te preocupes, no me hizo tanto daño, aunque debo admitir que es fuerte.

- ¿Seguro que estás bien Ramón-san? – preguntó Yumi.

- Sí, unos cuantos rasguños.

- ¿Cómo es posible que sean tan fuertes? – Nico fue a encarar a Rafael que seguía al lado de Maki - ¡Nosotras somos diosas! ¿Cómo es posible que ustedes tengan tanto poder?

- Solo somos guerreros, nada más.

- Mentira – la peli negra tomó de la camiseta al chico – no entiendo cómo es que tienes tanto poder, pero juro que te derrotaré, esta humillación no la permitiré.

- No le hables así a Rafael-san – Yumi se puso al lado del peli negro.

- ¿Y a ti quien te invitó?

- Oigan, esto se salió del control – Claudia llegó con Rafael y los demás.

- ¿Y tú quién eres?

- Estrella Claudia Fábregas Díaz – respondió.

- Claud – Joan se quedó mirando a su hermana algo preocupado, pero al ver como Ramón se acercaba a ella, lo tranquilizó.

- ¿Cómo es posible que hayas derrotado a Umi-chan? – preguntó Kotori llegando para que no hubiera protestas.

- Su forma de pelear me sorprendió, pero la verdad es que es algo predecible – respondió Ramón.

- Y la forma en la que luchas tu – Rafael miró de reojo a Nico – vas con todo a luchar sin medir una estrategia, así que es fácil saber cómo vas a atacar.

- M-Maldición.

- Somos dos guerreros que luchan a favor de la justicia, aunque somos tres si contamos a Joan – Ramón miró al castaño el cual quedó con una ceja levantada - ¿Qué dices Joan?

- Yo batallaré – Umi se levantó y miró al shinobi peli azul – tú me derrotaste, así como si nada.

- Iré contra ti – Maki miró de reojo a Rafael – no creo que puedas derrotarme.

- Eso lo veremos.

- ¿Y yo contra quien lucharé?

- Iré yo – Eli dio un paso al frente hasta ponerse de frente con el mexicano menor – quiero ver si es cierto que tienes un gran poder.

- La verdad tengo poder, pero…

- No se diga más, luchemos, es una orden – habló la rusa firme.

- Oye, no le hables así a Carlos como si fuera cualquier cosa – respondió Esperanza molesta, aunque Tsukumo la detuvo.

- No luches Cortés-san, ellas son muy poderosas.

- Así es, no hay nadie que se meta con nosotras – respondió con arrogancia la musa peli negra.

- Por algo te derrotó Rafael sin problemas.

- ¡¿Quieres pelear?!

- ¡Acepto! – Nico y Esperanza se miraban retadoramente.

- Bien, esto será una batalla de 4.

- Que sean 5 – Shinji fue el que levantó la mano.

- ¡Quiero pelear-nya! – dijo Rin emocionada.

- Bueno, será un combate de 5 – Eli junto con Umi, Maki, Nico y Rin frente a Joan, Ramón, Rafael, Esperanza y Shinji.

- Pues me uniré – Claudia dio un paso al frente – quiero medir fuerzas.

- No Claud, no es seguro que hagas eso.

- Claudia, ¿estás segura de lo que haces? – Ramón miró a la morena la cual se acercó a él.

- Sé lo que hago, después de todo, quiero medir la fuerza por la que he entrenado, quiero mostrarle a los demás que puedo luchar en serio, sobre todo a mi novio.

- Claudia – Ramón miró a Joan y este comprendió la situación dela peli negra y asintió – lucha con todo lo que tengas.

- Bien.

- Yo lucharé contra ella – Kotori se acercó a la peli negra la cual sonrió de forma competitiva.

- ¡Estoy de acuerdo!

- Esto será una pelea genial.

Ramón vs Umi.

Rafael vs Maki.

Joan vs Eli.

Esperanza vs Nico.

Shinji vs Rin.

Claudia vs Kotori.

- ¡A pelear!

Fin soundtrack.

.

.

Continuará…

.

.

Y hasta aquí el capítulo de hoy.

Una gran lucha se viene entre las diosas de las bellas artes y los jóvenes guerreros. Esto traerá varias sorpresas y también, alguien nuevo en el rango dorado nacerá. Espérenlo con ansías.

Mahou Shoujo Tokushusen Asuka: Días fríos y cálidos es el nombre de mi nuevo fic para que le vayan a echar un vistazo y me dicen que opinan. No diré nada sobre que trata, una vez llegando lo sabrán.

Sin más, este ninja se despide.

Bye.