Alguien Hecho pedazos.

-¡Mira Papá! ¡Mira! ¿A que es bonito?.- mire fascinada la brillante piedra verde que tenía frente a mí.

-Oh tienes razón, ¿Porque no lo tomas? No parece que sea de alguien. Después de todo solo vivimos tu y yo en esta montaña.- cuando era muy pequeña, mi madre había muerto en un accidente y mi padre me llevó a vivir a una montaña solitaria. No sé porqué lo hizo, pero nunca me había detenido a pensarlo porque todos los días eran divertidos a su lado, se inventaba muchos juegos y muchas historias que me hacían pasar todo el día muerta de la risa.

Éste día no era la excepción, salimos muy temprano para ir a buscar algunas frutas para desayunar, fuimos un poquito más lejos de lo que acostumbramos a ir, así que era un terreno nuevo. Mientras usmeaba por ahí, una luz verde me había llamado la atención y por eso decidí acercarme. Voltee a ver a mi padre que estaba sonriendo y eso me dio ánimos de tocarla.

Y en cuanto lo hice, la piedra se transformo en un hermosa hada, su piel parecía hecha de nieve, su cabello, largo y ondulado, era de un hermoso azul que hacían juego con sus ojos ambar, su rostro parecía angelical, usaba un elegante vestido color blanco con destellos azules y cuando se puso de pie le arrastraba. La pequeña chica del tamaño de una muñeca se froto los ojos con sus diminutas manos y me miró fijamente, sonrió y voló hasta posarse en mi hombro. Con sus pequeños bracitos intento abrazar mi cara.

-¡Es un hada! ¡Es un hada!

-Vaya, parece que le caes bien, ¿Como piensas llamarla?

-Shuurei.

-¿Eh? Ese es un nombre algo raro.

-No se porque, pero se me vino a la mente. Así que ese será su nombre.- le dije mientras miraba el hada que danzaba en mi mano con felicidad.- ¿Te gusta?

El hada asintió con la cabeza.

-Vamos a enseñarle a Shuurei su nuevo hogar.

-¡Si!

Regresamos a casa poco tiempo después, mi papá me preparo un poco de pastel y mi comida favorita.

-Feliz cumpleaños número 14.- me dio un beso en la cabeza.

-¿Aaah? Enserió ¿Es hoy?, no lo sabía.

-Bueno, después de todo, estando aquí es imposible saber que día es hoy.

-¿Como sabes que es mi cumpleaños?

-Bueno, eso es porque cuando tu naciste, el árbol de cerezo que había traído de un viaje a Japón se puso en flor. Cuando nos cambiamos aquí, plante ese mismo árbol para jamás olvidar ese día.- señaló el árbol que estaba fuera de la puerta.

-Wooow.

-Además de otras cosas que tu no vas a entender porque eres demasiado joven como para entenderlo, veras, durante el cambio de estación...

-¡Ya me aburrriiiiii!.- dije tirándome encima de la mesa como si estuviera media muerta. Shuurei hizo lo mismo que yo.

-¡Oye no seas grosera! Pero en fin, quiero darte algo. Probablemente este sea el regalo más importante que jamás te he dado.

-¡¿Que és?!.- pregunte ansiosa. Mi padre fue a nuestra habitación. Regreso con una espada y la dejo frente a mí.

-Hija mía, ¿Recuerdas que una vez te conté que cuando las personas terminan sus misiones en este mundo, regresamos al cielo junto con nuestros seres queridos?

-Si.

-Bueno, si algún día termino mi misión aquí, no quiero que llores ni que culpes a nadie, mucho menos sentir rabia. Esta espada me perteneció durante una época y se que te protegerá cuando eso suceda. Otra cosa muy importante, en cuanto te quedes sola, ve a la Orden Negra. Ahí te entrenarán para convertirte en exorcista y proteger a todo el mundo con tu poder. Se que tienes lo necesario para hacerlo, Shuurei es muestra de ello. Apuesto que cuando se lo pidas, ella también te protegerá.

-Papá...

-Bueno, no pensemos en eso. Ahora, quien quiere... ¡Dangos!.- saco la charola que tenía "escondida", según él.

-¡Yo!

Los días pasaron sin ningún problema, aunque por las noches veía que mi padre salía al bosque con su espada y volvía muy entrada la madrugada, además de que no tenía la misma energía de siempre y aunque le preguntará no me respondía.

Hasta que una noche, 2 meses después de mi cumpleaños...

-¡!

Escuche un golpe seco que venía de afuera de la casa, corrí a asomarme, seguramente había sido un animal que se había estampado o algo por el estilo. Solté un grito al ver a cuatro horribles monstruos frente a mí ventana. No sólo eso, si no que mi padre estaba tirado en el suelo.

-¡Papá!.- corrí hasta él y me arrodille a su lado.

-Hijita, ya sabes que hacer.- dijo mientras me daba la espada y un botón de su chaleco.- ahora ¡Vete! ¡Vete!

-¡¿?!.- me quede inmóvil por un momento hasta que vi que en la piel de mi padre comenzaban a aparecer unas extrañas formas, fue cuando salí corriendo sin saber para donde iba.

-¡Maten a este exorcista y después encarguense de la mocosa!.- escuche como uno de ellos daba instrucciones a los demás. Pero al darme la vuelta para regresar por mi padre, me resbale y caí al río que corría por ahí.

Aunque sabía nadar, la corriente era demasiado fuerte esa noche. Así que no podía salir a flote. Desesperada intenté gritar, pero sabía que nadie iría por mí. De reojo mire como se iba la espada arrastrada por la corriente, ahí iba el último recuerdo de mi padre... Una horrenda sensación recorrió todo mi cuerpo.

-Vaya, no pensé que así iba a hacer nuestro primer encuentro.

-¿Eh?.- Me sorprendi al ver a una mujer que estaba flotando frente a mí, al parecer ella me había salvado a mi, a la espada y al botón de mi padre.- ¿Quién...?

-Oh es cierto, me conociste como una "hada". Soy yo Shuurei, al parecer, por fin fuiste capaz de llamarme.

-Shuu...

-¡Aquí esta!

-Si me perdonas.- se puso de pie lentamente y saco una katana de su cintura y la apunto al monstruo que teníamos en frente.

-Gracias por venir hasta aquí, caballero.- dijo con una amplia sonrisa. En un abrir y cerrar de ojos, Shuurei ya había terminado con todos nuestros perseguidores, agitó un poco su espada y la guardo en su funda.- bueno ese era el último.

-Que bueno, iré por papá para decirle que estamos a salvo.

-Señora mía, no creo que sea conveniente que vea a su padre ahora.

-¿Porque? ¿Qué tiene de malo? Papá de seguro está preocupado.

-Señora, él seguramente...

-Aún no termina la misión que tiene aquí, aun no la termina. Mañana iremos a buscar algún fruto raro que haya cerca de aquí y vamos a comerlo. De seguro me contará una historia nueva...- no podía evitar hablar como perico, después de todo esa era mi forma de demostrar que estaba nerviosa.

Shuurei me rodeo con sus delgados brazos y me acercó a ella.

-Vamos mi señora, usted debe de sentir que...

-No...- dije mientras una lágrima se escapaba de mis ojos y corría por mi mejilla, un gran nudo se había formado en mi garganta, impidiendo que hablara.

-Esta bien, se que su padre le pidió que no llorara, pero esta es la única forma en que los humanos demuestran su dolor.

No se durante cuanto tiempo llore en los brazos de Shuurei ni en que momento me quedé dormida. Cuando me desperté, ella me tomó de la mano y caminamos lentamente por el bosque.

-¿Comes carne?

-Un poco, papá no acostumbraba a matar a los animales pero decía que era bueno que yo comiera un poco de todo.

-Esta bien, bueno, iré a cazar a un conejo. Ahora regreso.

Shuurei hizo todo lo posible para animarme. Me daba de comer en la boca, me contaba chistes, buscaba cualquier tema de conversación para saber más de mí, incluso olvido su elegante vestido para meterse al agua y sacar algunos peces. Pasaron varios días hasta que por fin pude recuperar la compostura y para ese entonces habíamos llegado a la Orden.

-Bueno mi señora, aquí estamos.

-Ha-ah.

-Discúlpeme por agotar su energía, pero si no se iba a perder y no iba a poder llegar nunca.

-No te preocupes, ahora que llegamos vamos a poder descansar, ¿cierto?

-Si, por fin. Ahora, vaya a tocar el timbre.

Al acercarme a la puerta y tocarla levemente, algo se apareció frente a mí e hizo que me fuera para atrás de un senton.

-¡Waaah!

-¿Cuál es tu nombre?.- parecía la cabeza de alguien, pero estaba demasiado espantada como para contestarle.- Volveré a repetir, ¿Quien eres y que vienes a hacer aquí?

-Ahmm yo soy _ y mi padre me dijo que viniera aquí. Mi padre se llama... Llamaba Christopher Ainsworth.

-¿Christopher Ainsworth? ¿Como puedes comprobar que eres su hija?

-Bueno, él me dio esto.- le enseñe la espada y el botón.

-Adelante pasa.- me contestó de inmediato y las enormes puertas se abrieron.

-Supongo que ya podemos descansar.- le dije a Shuurei. Ella se transformo en un hada de nuevo y se acostó en mi hombro. Sentí como la carga disminuía. Según había entendido, Shuurei mantenía su tamaño real, usando mi energía, por eso tenía que dormir mucho. No me había dado cuenta al principio, que donde quiera que me siente o que me de sueño, me quedo profundamente dormida muy rápido.

-Ciertamente te pareces mucho a Christopher.- me saludo un hombre vestido de blanco. Por sus rasgos y su acento, podría jurar que era extranjero.- aunque no lo conocía personalmente, tu padre es toda una leyenda en la Orden. Esa personita que llevas ahí, ¿Es tu Inocencia?

-Eso creo, papá no me dio muchos detalles.

-Oh ya veo, no te preocupes, ¿Cuál es tu nombre?

-Me llamo _ Ainsworth. Es un placer conocerlo...

-Komui Lee, yo soy el líder de esta rama de la Orden, el placer es mío.

-Mucho gusto.

-Bueno, como parte de la iniciación, tenemos que saber más de tu Inocencia. Sígueme por aquí.- Lo seguí hasta una habitación subterránea, donde se encontraba un misterioso ser.- Dime, ¿Que te contó tu padre sobre la Orden?

-Uhmm casi nada, solamente me dijo que aquí me entrenarán para ser una exorcista. Shuurei a sido la que me ha dado más información. La Inocencia es un arma con el objetivo de matar akumas.

-Por tu expresión, parece que conoces a los akumas en persona.

-Fueron ellos los que mataron a mi padre.- dije intentando mantener la voz.

-Lo siento mucho.

-No se preocupe.

-Parece que traes a alguien muy interesante el día de hoy, Komui.

-Hevlaska ella es la hija de Christopher Ainsworth, podrías examinarla.

-Por supuesto, necesito que llames a tu Inocencia.

-Si. Shuurei, ven conmigo.- en cuanto la llame, Shuurei apareció frente a mí con su elegante vestido y su gran katana.

-¡No...!

-¡¿Que sucede Hevlaska?!

-... Ah, supongo que...

-Hay algún problema, ¿Hevlaska?.- por un momento, no pude reconocer la expresión de Shuurei.

-¿?

-No... Ninguno... Si me permite.- nos tomo a ambas con sus tentáculos.- Tipo de Inocencia: Parásito. Nivel de vinculación: 86%. Ese es un buen nivel vinculación.

-No pareces muy convencida, ¿Pasa algo con su Inocencia?

-No, no hay nada. Si me disculpas.- nos dio la espalda.

-Supongo que no me necesita más.- me dijo cortante Shuurei.

-No, gracias. Regresa Shuurei.

-Bueno, ahora ven por aquí, te enseñaré donde esta tu habitación. Mañana te vamos a designar un tutor.

-Gracias.

La torre de la Orden, no parecía un lugar donde llegara mucho el sol. Me llevó a un lugar donde estaban todas las habitaciones, mientras me iba diciendo donde estaban los comedores, los lugares para entrenar y la biblioteca.

-Que descanses.- se despidió tranquilamente y me dejo sola.

-Bueno, tengo que admitir que extraño mi bosque.- me acurruque en un rincóncito de la cama y antes de ponerme a llorar por extrañar a mi papá, comencé a roncar.

¡Hola!

Bienvenid s a este nuevo fanfic. Espero que les guste.

Sobre las actualizaciones, no se cada cuanto serán, puede que sean semanales, quincenales, bimensuales, trimensuales o hasta que termine el semestre escolar que acaba de comenzar (aunque haré un esfuerzo para que sea semanal), pero de que siempre termino de escribir las historias que comienzo, las termino.

Bueno, espero que se la pasen muy bien en esta historia donde acompañaras a la protagonista y a Shuurei en un viaje algo divertido, difícil y... Bueno en fin, ¿Como han llamado a la protagonista? A mi me gustaría que se llamara Edythe (Como la protagonista de otro de mis fanfics) ¡Las leo en los comentarios!

Y en lo que actualizo este fic, ¡Acompañame en mis otras aventuras!

Fanfics Terminados:

-Un Rayo De Esperanza (Mahoutsukai No Yume).

-Descendiente (Akatsuki No Yona).

-Polos Opuestos (Fullmetal Alchemist/Fullmetal Alchemist Broterhood).

-My Angel (To Aru Majutsu No Index, Last Order x Accelerator)

-The Alchemist ( versión genderbrend de Fullmetal Alchemist/Fullmetal Alchemist broterhood).

-Lazos de Invierno (One-shot, D. Gray Man).

Fanfics en publicación:

-Inoccence (D. Gray Man)

Polos Opuestos II: El Fuhrer y el Alquimista.

Futuros Proyectos:

-My life after our promise (Satsuriku no Tenshi).

-Angels And Demons (Satsuruki No Tenshi x To Aru Majutsu No Index).

-Muñeca de trapo (Vampire Knigth)

-Hija De La Luna (Novela Original).

-Bailemos un Blues (Novela Original)

-Dulce Locura (Novela Original).

-El sueño de todo fan (Fanfic Yaoi).

¡Nos vemos pronto!