Ni la historia ni los personajes me pertenecen

Traducido del one-shot Dominance, propiedad de CloakSky.

Contiene material para adultos


Dominación

.

Gohan dejó escapar un profundo y abatido suspiro, bajando la cabeza. ¿Cómo terminó en este desastre? Claro, él podía liberarse fácilmente de las esposas en sus muñecas y tobillos, pero estaba bastante seguro de que eso era exactamente lo que Videl quería que hiciera. Podía sentir su ki con él en la húmeda habitación; obviamente, ella no tenía idea de que él podía sentir el ki porque probablemente pensó que se saldría con la suya sin que él supiera quién lo había secuestrado, si la venda en sus ojos era alguna indicación.

Ella había estado abordandolo con sospechas desde el momento en que lo conoció, convencida, por alguna razón, de que él era el Gran Saiyaman y empeñada en demostrarlo a toda costa. Bien, él podía pedir permiso para ir al baño cada vez que la policía la llamaba y que "Saiyaman" la ayudaba a combatir el crimen, ¡pero eso era, a lo mucho, evidencia casual! Ella no tenía nada sobre él, absolutamente nada. ¡Y pensar que estaría lista para llegar tan lejos solo para demostrar su punto!

Y sí, está bien, ella tenía razón sobre él, pero honestamente, ¡eso fue solo una suerte tonta! Y un poco de instinto, seguro, él le reconocía eso.

"Sé que estás aquí, Videl", dijo, moviéndose inquieto en el suelo de cemento frío. ¿Tenía que esposarlo a sus espaldas? ¡Era realmente incómodo! "¿Por qué demonios me secuestrarías?"

"Maldición, ¿cómo lo descubrirste?" murmuró, sonando de mal humor. "Oh, apuesto a que es gracias a uno de tus superpoderes, ¿no?"

Bien, ella puede tener razón otra vez, simplemente una suposición afortunada. Ella no tenía nada contra él.

"¿Qué? ¡No! Honestamente, Videl, ¿no estás yendo demasiado lejos? ¿Secuestrandome? ¿Qué esperas que haga, liberarme de estas esposas y volar o algo así? Lamento decepcionarte, pero no puedo. No soy Saiyaman, Videl. Realmente necesitas detener esta obsesión tuya y encontrar al verdadero Gran Saiyaman. Quiero decir, en serio, incluso Sharpner sería un mejor sospechoso que yo".

"Vaya, vaya, Gohan". Podía oírla caminar hacia él. "Creo que toda esa práctica ha valido la pena. Realmente te oiste convincente. Y pensar que hace dos meses no podías alinear dos palabras sin tartamudear cuando me mentías ".

"No estoy mintiendo, Videl. Por favor, solo desátame y olvidemos que esto sucedió alguna vez. Nunca lo mencionaré si tú no lo haces, nadie tiene que saber que me has secuestrado".

Ella había sido, también, bastante inteligente haciéndolo. Unos cuantos tipos encapuchados le habían tendido una emboscada después de la escuela, justo en la entrada donde todos sus compañeros de clase podían mirar, solo para asegurarse de que no pudiera escapar de ellos sin levantar sospechas. Casualmente, Videl no había sido vista por ningún lado y no podía "salvarlo", por lo que no tuvo más remedio que dejar que los hombres, que probablemente ella había contratado, lo empujaran a una minivan antes de que se fueran. Le esposaron las muñecas y le vendaron los ojos, e incluso lo maltrataron un poco para que pareciera real y peligroso.

Él asumió que lo habían llevado a una cueva o sótano de algún tipo. Se habían ido poco después de arrojarlo en un rincón y esposarle los tobillos también. Y luego, justo después de que se fueron, se reveló el misterio detrás de esta broma, porque Videl entró a la cueva, al sótano, o lo que sea. Con sus sentidos intensificados, Gohan, podía sentir el cambio en el aire mientras ella se movía, por lo tanto, pudo notar cuando ella había levantado una silla y se había sentado, observándolo en completo silencio.

Ello, probablemente, tenía el propósito ponerlo nervioso. Imaginó que alguien más se habría aterrorizado en su posición. No solo fue retenido en algún lugar desconocido por algunos hombres enmascarados, incapaz de moverse, incapaz de ver, sino que luego alguien había entrado, sin pronunciar una palabra, y luego el sonido de una silla rechinando y más silencio. Sin sus habilidades, Gohan habría estado indefenso.

Aún no podía creer que Videl llegaría tan lejos.

"Sabes, mientras te estuve observando, no pude evitar notar lo tranquilo que has estado. Me pregunto ¿por qué? ¿Podría ser porque nunca tuviste nada que temer, porque sabías que no estabas en peligro real ya que podrías salir de cualquier situación? ¿porque eres el Gran Saiyaman?"

Se había acercado mientras hablaba, cada paso que daba resonaba en la habitación. Ella se arrodilló y se inclinó hacia él, con la cara tan cerca que podía sentir su aliento fresco sobre su piel. "Admítelo, Gohan. No puedes engañarme".

"Yo ... uh ..." Dios, ella lo estaba poniendo tan nervioso. "Eso es porque sabía que estabas detrás de eso. Los tipos que me llevaron ... Ellos ... uh ... Te mencionaron cuando pensaron que estaba inconsciente", mintió.

"Espera, ¿te golpearon? Maldición, les dije que no te tocaran. Esos brutos …"

Ahora había preocupación en su voz. Gohan levantó una ceja. Entonces, ella no estaba tan segura de que él fuera un superhéroe invulnerable después de todo, ¿verdad?

"Lo siento, Gohan, ¿te lastimaron?" Hablando acerca de hacer un giros de ciento ochenta grados. Videl se arrodilló frente a él y sostuvo su rostro entre las manos de ella, moviendo la cabeza para ver si tenía heridas. Su toque fue sorprendentemente ... gentil.

"Uh, sí, un poco". ¿Era esta su oportunidad? ¿Quizás podría culparla para que lo dejara ir? "Traté de luchar para que me golpearon en la cabeza para noquearme". Eso fue convincente, ¿verdad? Gohan odiaba admitirlo, pero había mejorado en mentir en los últimos dos meses. "Supongo que me recuperé más rápido de lo que pensaron ... Me quedé quieto cuando desperté y los escuché hablar de ti".

Videl se apartó de él y se levantó. Por el cambio en el aire, Gohan sintió que ella puso sus manos en sus caderas. "Pareces bien. De hecho, no tienes el menor hematoma. ¿Realmente lograron noquearte o solo pretendiste cubrir tu fuerza?"

...Y el tono sospechoso había vuelto. Gohan debió haber imaginado que su relato era defectuoso, a diferencia de su piel de acero, que no había sido afectada en lo más mínimo por los golpes de los muchachos.

"Bien, no me hago moretones fácilmente. No significa que no dolió ", murmuró y se giró, molesto.

"Mira, Gohan, o admites lo que ya sé y te dejo ir, o te liberas de estas esposas y te vas. Esas son tus dos únicas opciones".

"¿Y si te equivocas? ¿Alguna vez has pensado en eso? No estás cien por ciento de que soy Saiyaman, ¿verdad? Parecías preocupada justo ahora, porque me lastimé a causa tuya. Porque si me lastimo, significa que tienes al chico equivocado e hiciste todo esto por nada".

"Pero no estás herido. Lo que solo fortalece mi creencia de que eres Saiyaman. Te diré qué, si confiesas que te invito a cenar. ¿Cómo suena eso? "

"O podría esperar hasta que mi madre se dé cuenta de lo que me pasó, llame a la policía y me encuentren aquí. No presentaría cargos en tu contra, sé que eres demasiado terca para tu propio bien, ¿pero mi madre? Ella está loca y yo soy su bebé. Es como una máquina demoledora, y nunca va a dejar pasar esto".

"Me ocuparé de las consecuencias si alguna vez llegamos a eso". ¿La escuchó rodar los ojos? ¿Realmente no estaba preocupada en absoluto? Seguramente ser la hija de Mr. Satán no era como tener inmunidad diplomática, ¿verdad? Lanzó un suspiro desanimado, sus hombros cayeron.

"¿Podrías al menos llamarla y decirle alguna mentira para explicar por qué no estoy en casa todavía? Preferiría no hacerla levantar el infierno solo para encontrarme.

"Luego. Tal vez."

"Videl ..." Hombre, nada funcionaba. ¿Realmente debería decirle la verdad? ¿Debía admitir ser Saiyaman? ¿Y entonces que? No tenía idea de cómo reaccionaría Videl ante eso...podría no hacer nada, o podría ir a la policía y arrestarlo, o podría decirle a todos acerca de él, o podría usar la información para sacarle algo ... no había forma de saber qué pasaría, y tenía que proteger su identidad, proteger a su familia, a toda costa.

"Vamos, Gohan, solo admítelo. No es tan dificil. Prometo no decírselo a nadie ".

Gohan tragó saliva. ¿Podría confiar en ella? ¿Estaba diciendo la verdad? Quería confiar en ella pero ... ¿Podría arriesgarse?

"Lo siento, Videl ..." dijo en voz baja, con la cabeza gacha. "Lamento que no me creas. Desearía poder decirte que soy Saiyaman para que todo haya terminado, pero no lo soy. No sé qué decirte, Videl, excepto que te has equivocado de persona ".

El silencio siguió a sus palabras: Videl ni siquiera se movía, por lo que no tenía idea de lo que estaba pasando por su cabeza. Debajo de la venda, Gohan cerró los ojos y esperó, rezó para que ella finalmente le creyera para que él pudiera irse a casa y olvidarse de toda esta terrible experiencia. Su ki se sentía en conflicto, así que tal vez estaba considerando que posiblemente había cometido un error …

"Por favor, Videl ... Me duelen las muñecas. Solo déjame ir."

Ella se cruzó de brazos y sacudió la cabeza. "Puede que hayas mejorado en mentir, pero no eres lo suficientemente bueno. No te creo, Saiyaman. Y te quedarás aquí hasta que estés listo para confesar".

Ella comenzó a alejarse. Gohan tragó saliva. "¡No te vayas, por favor!" Llamó desesperado. "No hagas esto, Videl, ¡no vale la pena!"

Ahora estaba en la puerta y se volvió para mirarlo por encima del hombro. "Lo siento, Gohan, pero hasta que estés listo para decirme la verdad, no hay nada que pueda hacer por ti. Voy a llamar a tu madre para que no se preocupe".

Ella subió las escaleras. El corazón de Gohan se hundió. "¡Videl, por favor! ¡Vuelve! ¡No me dejes aquí! ¡No puedes hacer esto! ¡Videl!"

Escuchó el clic de una puerta cerrarse. Gohan maldijo por lo bajo. Ahora Videl ni siquiera podría escucharlo. ¡Maldición! ¡Esto no puede estar pasando!

¿Ahora qué? ¿Debía huir? Pero eso sería tan malo como admitir que era Saiyaman, y eso seguía siendo un no-no.

¿Realmente iba a tener que quedarse aquí hasta que Videl hubiera tenido suficiente? Supongo que no hay nada más que pueda hacer ... Pensó con un suspiro cansado. Se movió incómodo para acostarse de lado, con cuidado para no romper las esposas por accidente, e hizo una mueca por la incómoda posición.

No sabía cuánto tiempo había estado acostado allí, podrían haber pasado horas como podrían haber sido veinte minutos. Es difícil notar la diferencia cuando estás solo con tus pensamientos y no puedes moverte mucho ni ver nada. Gohan oyó que la puerta que daba a las escaleras se abría y Videl estaba bajando. Frunció el ceño ligeramente, el movimiento en el aire le decía que ella llevaba algo.

"Te traje la cena", dijo, sonando ... decepcionada, ¿tal vez? No, no era eso. ¿Triste? ¿Desanimada? Hmm ... tampoco del todo. "Se está haciendo bastante tarde… Debes tener hambre".

Culpa. Eso era. Ella sonaba culpable. Y debería, él no merecía ser tratado de esta forma, sin importar lo que le estuviera ocultando. Ella tenía que saber que esta vez había ido demasiado lejos.

Sus labios se fruncieron . "No tengo ganas de comer en este momento". Lo cual no era cierto: estaba hambriento, pero no iba a darle la satisfacción de aliviar su culpa. "Puedes irte ahora."

"¡Oh, vamos, no seas así! Puedo oír tu estómago gruñir".

Él se sonrojó. De hecho, su estómago protestaba en voz alta por su decisión, no estaba nada contento con que rechazara una comida que olía deliciosamente.

"Bueno, no dije que no tenía hambre, solo que no tenía ganas de comer". Ella dejó algo en el suelo, la bandeja, supuso, y se arrodilló junto a su cabeza. Pero Gohan, aún acostado de lado, no estaba listo para moverse o ayudarla de ninguna manera.

Videl puso sus manos sobre sus hombros para levantarlo, y aunque Gohan no quería dejarla, luchar solo probaría que era más fuerte de lo que parecía, por lo que no tenía otra opción. Dejó que ella lo ayudara a sentarse, y apoyó la espalda contra la pared, su hombro cayendo.

"No puedo creer que me estés haciendo esto. No he sido más que amable contigo ... "

"Lo sé ..." Ella suspiró. "Sería más fácil si me dijeras la verdad. Ya he ido demasiado lejos, no puedo haber llegado tan lejos por nada. Lo siento, Gohan, pero ya es demasiado tarde. O lo soportas o confiesas".

Tomó un plato de la bandeja y sopló la carne caliente en el tenedor. Gohan tragó saliva. Hombre, esto olía bien ...

"Ahora di ahhh", dijo ella, llevando el tenedor a su boca.

Pero Gohan lo mantuvo obstinadamente cerrado y sacudió la cabeza. No le daré la satisfacción.

"No seas un bebé, Gohan. Solo déjame alimentarte …" Parecía cansada. Bien.

Volvió la cabeza y guardó silencio. Si ella no iba a liberarlo, no tenía sentido tratar de convencerla. Si era demasiado tarde como ella dijo, entonces él no iba a seguirle el juego.

"Al menos bebe algo. Es jugo de manzana. Sé que te gusta." Por supuesto que sí, habían estado almorzando juntos con Erasa y Sharpner todos los días en la escuela, y él generalmente tenía un cartón de jugo en el suyo. Porque eran amigos, o al menos él pensaba que lo eran. Aparentemente, se había equivocado: los amigos no se hacían esto el uno al otro. Ellos no secuestraban a sus amigos y los esposaban y les vendaban los ojos y los sostenían contra su voluntad en un sótano o lo que sea.

Videl le llevó el vaso a la cara, pero la cabeza de Gohan seguía girando hacia el otro lado, negándose incluso a calmar su sed. Ella trató de maniobrar su mano y tocó sus labios con el borde del vaso, pero Gohan todavía no abría la boca, manteniéndola tan sellada como la bóveda más segura.

En su esfuerzo por hacerle beber, Videl terminó derramando el jugo, el líquido empapando su camisa.

"Pfff, gracias", le escupió en un tono muy diferente a su yo habitual. "Tal vez me resfríe y muera. Ojalá suceda más rápido que esperar a que recuperes la razón y te des cuenta de que siempre has estado equivocada. No veo que eso suceda pronto ".

"Eso es porque no estoy equivocada", respondió ella, frotando su pecho con un paño. "Y no te dejaré ir hasta que lo confirmes".

"Sí, sí, entendí esa parte. Estás empezando a sonar como un disco rayado".

Gohan se sintió tan extraño al ser tan ... malo con ella. Se sintió completamente mal. Claro, Videl lo merecía, pero su naturaleza amable estaba horrorizada por la forma en que hablaba con ella. Pero estaba demasiado enojado con ella para escuchar la pequeña voz en su cabeza que le decía que no había sido educado para guardar rencor. Apartó esa voz molesta y la guardó en una caja. No necesitaba sentirse culpable en este momento, lo que necesitaba era hacer que Videl se sintiera culpable por retenerlo allí.

"Ugh, como sea, simplemente te la quitaré", gruñó. Espera, ¿se refería a su camisa?

"¿Necesito recordarte que me tienes esposado?"

Sus ojos se abrieron cuando ella agarró la tela de su camisa y la abrió. "Ahí, problema … resue..."

Su voz se apagó y sus labios se separaron. Gohan se sonrojó, sintiendo su mirada atónita sobre él. ¡Oh hombre! esto era malo. ¿Cómo se suponía que debía explicar su físico atlético? Ella nunca lo dejaría ir ahora: ver su torso tonificado solo debe haber fortalecido su convicción de que él era el Gran Saiyaman.

"¿Qué, nunca has visto a un chico sin camisa antes?" murmuró de mala fe.

Videl tragó saliva. "Honestamente ... nunca uno como este. Mierda, estás esculpido como un maldito dios griego".

Él se sonrojó aún más y se dio la vuelta, y por una vez Gohan se alegró por su venda en los ojos, no creía poder manejar la mirada de Videl sobre él en este momento. "Bueno, eh ... yo vivo en las montañas, sabes, así que hago todo tipo de actividades al aire libre ..."

Realmente había mejorado en mentir, ¿eh? Aunque, supuso que esto era realmente cierto. Después de todo, el entrenamiento también era una actividad al aire libre.

"No intentes joder conmigo, Gohan. Tienes exactamente la misma contextura que Saiyaman. ¡Deja de mentir y simplemente admítelo!"

"No estoy mintiendo."

"Sí, lo estás y me estás enojando ¡Ugf!" Se levantó y comenzó a pasearse. Gohan no sabía por qué, pero tenía un mal presentimiento sobre esto ... Probablemente estaba tratando de encontrar una manera de hacerle confesar, y fuera lo que fuera, el superhéroe secreto sabía que no podía ser bueno.

Podía sentir su mirada en su dirección de vez en cuando, también, y el rostro de Gohan no se estaba enfriando. Hombre, ¿cómo se metió en este lío? ¿Qué más le iba a pasar ahora?

"Oh, que se joda".

Gohan se congeló. Estaba paralizado. ¿Ella solo ... En realidad ella ...? No, esto no podría ser correcto. Debe haberlo sentido mal. Simplemente no había manera: Videl no podría haberse quitado su camiseta en este momento, ¿cierto?

Tragó saliva ruidosamente. "¿Qué estás ... qué estás haciendo?"

"Poniéndonos a ambos en el mismo nivel". Parecía nerviosa, pero luego sacudió la cabeza y se llevó las manos a las caderas. "Me acabo de quitar la camiseta. Solo estoy usando un sostén en este momento, y si finalmente me dices la verdad, te quitaré la venda para que puedas ver. ¿Qué hay sobre eso?"

"Qué ..." Sacudió la cabeza para aclarar sus pensamientos. "¿Qué tipo de hombre crees que soy?"

"Eres un chico y tienes hormonas adolescentes tal y como el resto de nosotros".

"Tal vez, pero también tengo un poco de autoestima. No voy a caer en ese truco barato. Creo que soy mejor que eso ".

Ella se quedó en silencio por un tiempo, tal vez estaba tratando de descubrir qué más podía hacer ya que esta idea no estaba funcionando. Honestamente, ¿qué demonios la poseyó para hacer algo así? ¿Y realmente pensó que funcionaría en él? ¿Conocía algo sobre él en absoluto?

"Bueno, ya veremos..."

Gohan deseaba poder apagar sus sentidos ahora mismo. Oh dios, ¿por qué estaba alcanzando su espalda? ¿Qué diablos estaba haciendo?

Su sostén se abrió de golpe, y Videl dejó que la pequeña prenda se deslizara de su cuerpo y cayera al suelo. Los sentidos de Gohan parecían más agudizados que nunca: casi podía sentir la forma de sus senos. Tragó saliva lo más fuerte que pudo, pero el nudo en su garganta no estaba bajando. Peor aún: su sexo estaba empezando a cobrar vida por el solo pensamiento de Videl parada allí con el torso completamente desnudo.

Maldita sea la venda en sus ojos. Él ... Él quería verla.

"Me quité el sostén", susurró.

Por alguna razón, tal reconocimiento solo consiguió que le apretaran los pantalones. Con suerte, Videl no se daría cuenta ...

Pero, ahora, eso sería pedir demasiado, ¿no?

"Caray, ¿estás teniendo una erección solo por imaginar mis pechos?" dijo ella, poniendo sus manos en sus caderas. Podía sentir su sonrisa por el sonido de su voz. "Pensé que no ibas a caer en mi... ¿podrías repetirlo? - ¿truco barato?"

Tragó de nuevo. Nop, ese bulto todavía estaba allí en su garganta, aparentemente poniéndose como en casa. "Es solo ... una reacción física".

"¿No quieres verlos?" Oh, esa pequeña demonio... "Yo ..." Estaba respirando más fuerte ahora, su pecho subía y bajaba a un ritmo más profundo. Su corazón latía como loco, incapaz de calmarse ante la idea de que Videl le quitara la estúpida venda de los ojos. "Incluso si quisiera, aun así no sería Saiyaman".

Ella se acercó. El sudor le caía por la frente. Su cara se sentía tan caliente que debía verse rojo carmesí en este momento. Videl alejó la bandeja de ellos y se arrodilló junto a él. Se inclinó más cerca. El olor de su piel lo estaba volviendo loco.

"¿Y qué si ... te dejo tocarme?"

Sus labios temblaron. "No lo harías".

"¿Estás seguro de eso?"

"Sí. Eres mejor que eso, Videl. Sé que nunca dejarías que un chico toque tu cuerpo solo para obtener respuestas de él. No importa cuánto quieras saber quién es realmente Saiyaman".

Videl no respondió a eso. ¿Se estaba mordiendo el labio? Maldición, realmente deseaba que ella no le hubiera vendado los ojos ... Bueno, porque no era práctico, obviamente. No porque se estuviera muriendo por verla con el torso desnudo, por supuesto que no.

"¿Y si no fueras solo cualquier chico para mí?" ella exhaló.

"¿Qué?"

Estaba demasiado atónito para decir algo más. ¿Qué ... qué rayos estaba diciendo?

"¿Qué pasa si yo ..." Ella tocó su mejilla con el dorso de sus dedos, la tierna caricia hizo arder su corazón. "¿Qué pasa si ... me gustas un poco, y qué pasa si realmente no me importaría si fueras tú quien ... me toque?"

"Tú ..." Él respiró hondo y sacudió la cabeza para apartar su mano. "Estás balbuceando. ¡Solo dices eso para hacerme admitir que soy ... mmmm ...! "

Sus labios sobre los de él lo cortaron. Chispas volaron por todas partes. Los fuegos artificiales explotaron, el ruido que hacían sonando tan fuerte como el sonido de su sangre golpeando sus venas, martillando sus tímpanos. Gohan gimió ante el contacto. Se sentía ... celestial. Maldición, quería envolverla con sus brazos y apretarla contra él, quería sentir su piel desnuda contra la suya, acunar sus pechos desnudos y hacerla gemir su nombre con las manos, con la boca...

Videl, mientras tanto, no tenía esposas que la retuviesen: le pasó las manos por el pecho, sus músculos duros se contrajeron ante su tacto. Luego se movió encima de él, a horcajadas sobre su regazo, y Gohan pensó que podría desmayarse cuando sintió su cálida entrepierna presionando sobre el endurecido bulto en sus pantalones.

Ella acunó su rostro con sus manos y empujó su lengua dentro de su boca, balanceando sus caderas contra las de él mientras profundizaban el beso. Gohan nunca había sentido algo así antes. La deseaba tanto. Oh Dios, la forma en que se estaba meneando contra su erección …su cuerpo entero estaba temblando. Su cabeza daba vueltas. Su piel se sentía ardientemente caliente.

Videl envolvió sus brazos alrededor de su cuello y presionó su cuerpo contra el suyo; sus senos, tan llenos y tan voluptuosos como él imaginaba, sobandose en su torso desnudo.

Y ella todavía seguía provocándolo ... Oh, dios, ya no podía soportarlo ...

Pero ... no, no podía. ¿Podría? Si solo separara los brazos, sin siquiera aplicar fuerza, podría liberarse de sus esposas y finalmente gozar el cuerpo más que dispuesto de Videl. La deseaba tanto que lo estaba matando. Este impulso de tomarla, de reclamarla, esta necesidad primordial de enterrarse profundamente dentro de ella y hacerla gritar su nombre era más fuerte que cualquier cosa que hubiera sentido jamás. Y lo único que tenía que hacer para conseguir lo que tan desesperadamente deseaba era romper sus malditas esposas.

¿Pero no era eso exactamente lo que Videl esperaba? ¿No era eso de lo que se trataba toda esta estratagema?

Se apartó del beso, completamente sin aliento. Tan bueno como se sentía ... Videl solo lo estaba haciendo para que le contara su secreto. E incluso si a ella le gustase, incluso si, tal vez, él no fuese solo un chico para Videl y ella realmente tuviese sentimientos por él, Videl no lo habría besado si no hubiese estado tratando de sacarle la verdad...

No importa lo increíble y, y … alucinante que ese beso haya sido.

"Si realmente te gustara, ¿me tratarías así?" él forzó en un susurro.

A decir verdad, Gohan no tuvo problemas para creer que le gustaba a Videl, sin importar lo loco que sonara después de todo lo que le había hecho hoy. Porque a pesar de todo eso ... después de ese beso ...

No, realmente no tenía problemas para creer que ella había dicho la verdad.

Lo había sentido en su toque. En la urgente forma en que lo había besado. En sus caricias lentas y tiernas ... Y en la forma lujuriosa había presionado su cuerpo contra el de él, apretando sus caderas profundamente contra él, como si necesitara sentir más de él ...

"Soy así de rara", murmuró, su tono sonaba a un poco de disculpa. Ella suspiró y dejó caer la cabeza en la curva de su cuello. Gohan tragó saliva. ¿Olvidó que estaba semi-desnuda? ¿Y que él también lo estaba?

"Creo que me has gustado por un tiempo, si soy sincera", admitió, trazando figuras aleatorias en su pecho. ¿Se estaba sonrojando? Su rostro se sentía un poco cálido contra su piel ... "Quiero decir, siempre eres tan dulce y amable, y siempre sonríes desde el fondo de tu corazón. Creo que tienes una incrible sonrisa…"

Y allí estaba él sonrojadose de nuevo, o más de lo ya estaba, supuso. "¿Entonces decidiste que secuestrarme sería la mejor manera de seducirme?"

Ella dejó escapar una risa con la boca cerrada, su cuerpo temblando contra el de él. "Bueno, funcionó un poco, ¿no?"

Gohan sintió que sus músculos se relajaban un poco. El estado de ánimo en la habitación había cambiado, volviéndose más ... agradable.

Tener a Videl contra él, sus curvas desnudas presionadas contra él, ciertamente no dolía.

"¿Me desatarás ahora? ¿O al menos vas a quitarme la venda de los ojos?"

Pensó que la sintió morderse el labio: este tipo de pequeño movimiento era mucho más difícil de captar con sus sentidos. Sin embargo, su cuerpo se tensó y Gohan tuvo la sensación de que no le iba a gustar su respuesta.

Ella se apartó de él, sentándose en su regazo. "No puedo, Gohan, lo siento. Te lo dije, he ido demasiado lejos. Tengo que obtener respuestas, de una forma u otra ". Ella tragó saliva y miró hacia otro lado. "... Sin importar cuánto me gustes".

Suspiró, con los hombros caídos, apoyándose contra la pared y presionando la parte posterior de su cabeza contra ella, cerrando los ojos bajo la venda. "Tienes que estar bromeando…"

Ella no respondió. Sin embargo, se sentía culpable, eso lo sabía, podía sentirlo en su ki.

"Tienes una forma realmente extraña de demostrarme que te gusto, ¿lo sabes?"

"Tal vez si ..." Ella puso su mano sobre su cuello, antes de pasarla lentamente por su pecho, sus pectorales, sus abdominales ... La respiración de Gohan se contuvo. "¿Así está mejor?" murmuró ella, inclinándose para plantar un beso justo debajo de su mandíbula.

Gohan tragó saliva. "¿Qué estás ...?" Dios, toda ella estaba sobre su piel ahora ... Sus manos, sus labios, su lengua ... Sus rodillas se sintieron débiles. Él jadeó cuando ella envolvió su boca alrededor de su pezón. "Videl, ¿qué estás haciendo? Quiero decir ..." Se tomó un momento para recuperar el aliento. Oh, por todos los dioses, esto se sentía tan … tan ... "¿Cuál es el punto de ... ¿Qué estás ... tratando de hacer?"

Ella no respondió y siguió moviendo su lengua sobre y alrededor de su pezón. Y entonces comenzó a desabrocharle el cinturón. Y ahora su cremallera, y su mano se metió debajo de sus bóxers, vacilante al principio, y luego lo cogió por completo. Gohan cerró los ojos con fuerza y dejó escapar un gutural gemido.

Ella soltó su pezón y se levantó para besar sus labios. Oh mierda ... Estaba en grandes problemas.

"Me gustaría que me dijeras lo que quiero saber", le susurró sin aliento al oído. "De esa manera podría dejarte tocarme también..."

Oh, ese pequeño demonio...era buena. Era muy buena. Debió pensar que ya lo tenía, ¿no?

Gohan echó la cabeza hacia atrás y gimió, su cuerpo temblando de placer, su miembro temblando en la mano de Videl mientras aplicaba más presión y lo frotaba, mientras su boca estaba ocupada en su cuello, besando, lamiendo, mordisqueando … Maldición, había encontrado su punto sensible...

Dios...Ella era más que buena … "Estás …jugando..."

Él se echó hacia afuera. "No podría liberarme incluso si lo intentara. Tienes que creerme, Videl. Aaahh! Te juro que ... mmm ... ¡no soy Saiyamaaahhann ...! ¡Oh por Dios!"

"Negándolo aún ¿eh? Ya lo veremos."

Ella descendió su cabeza. Gohan estaba demasiado entumecido por el delicioso placer para darse cuenta de lo que estaba sucediendo y de lo que ella estaba a punto de hacer. Y luego, Videl tomó su erección en su boca y Gohan estaba seguro de que había muerto e ido al cielo. Ella rodó su lengua alrededor de la punta y lo chupó, y Gohan había reunido toda su moderación para evitar romper las esposas.

"Mierda."

Un vocabulario tan extraño salía de su boca. ¿Qué le estaba pasando? ¿Ni siquiera podía controlar su lengua?

Videl ciertamente sabía cómo usar la suya, en cualquier caso. Ella le estaba haciendo algo increíble, y Gohan ya ni siquiera podía comprender más lo que estaba sucediendo.

Era una maravilla que se hubiera retenido de romper las esposas durante tanto tiempo ... ¡Maldita sea, las quería fuera de sus muñecas! Quería poner su mano sobre su cabeza y enredar sus dedos en su cabello y hacer que lo tomara más profundo.

Le temblaban los brazos. No, tenía que contenerse. No podía liberarse, no podía dejar que Videl tuviera razón, aunque sí la tuviese.

Ella de repente lo llevó hasta su garganta, tragándose casi toda su longitud. Las caderas de Gohan se remecieron. "Vi ... Videl ... yo ... voy a ..."

Ella se relajó y usó sus manos para equilibrarse, sosteniendo su miembro mientras lo chupaba, su cabeza balanceandose de arriba a abajo. Gohan no pudo soportarlo más. No pudo retenerlo más; sintió el dulce...dulce alivio y disparó todo dentro de su boca, todo su

cuerpo temblando en un delicioso éxtasis. El placer era tan intenso y abrumador que sabía que tenía que estar soñando. Esto se sentía demasiado bien para ser verdad.

Videl se sentó y tosió.

"¿Estás... bien?" preguntó él, jadeando, tratando de recuperar el aliento

"Sí, eso fue divertido". ¿Estaba sonriendo? Le pareció oírlo en su voz. "Como que...me gusta que estés indefenso ante mí ... creo que podría tener una manía con ese tipo de cosas, heh".

Él se sonrojó. "Bueno, no me gusta estar esposado. ¿Puedes liberarme ya? Creo que si realmente fuera Saiyaman, habría roto hace mucho esas esposas y te habría saltado encima ". Se sonrojó aún más ante sus propias palabras, sin importar cuánto deseara poder hacer eso. Como ahora mismo.

"¿Qué tal ..." Ella lo empujó hasta recostarse sobre su costado y ayudó a que sus brazos se deslizaran por debajo de sus piernas, para que ya no esté esposado por la espalda. Gohan frunció el ceño confundido, preguntándose qué tendría en mente ahora. Aunque, tenía que admitirlo, ahora que estaba esposado desde el frente, la posición era mucho más cómoda. "¿Mejor?"

"Sí ... supongo ..." dijo con recelo.

Entonces Videl lo hizo rodar sobre su espalda y le levantó los brazos, sosteniendo sus muñecas juntas para mantenerlas en su lugar. Luego, se sentó a horcajadas sobre su pelvis y se sumergió directamente en su boca, besándolo hambrientamente. Gohan siseó contra sus labios cuando ella comenzó a provocarlo una vez más. Su sexo ya estaba volviendo a cobrar vida, y ahora estaba más sensible que nunca.

"¿Estás ... segura … de que quieres que ... suceda ... así?" se las arregló para exhalar entre besos.

"Sí ..." respondió ella, alejándose del beso para tomar un poco de aire antes de sumergirse nuevamente. "Esta situación está...poniendome... tan ... caliente..."

Con su mano libre, ya que todavía sostenía las muñecas de Gohan contra el suelo, bajó sus pantalones cortos a toda prisa y antes de que él pudiera darse cuenta, Gohan sintió sus húmedos y cálidos labios inferiores alrededor de su longitud.

"¿Puedes sentir cuánto quiero esto?" murmuró ella, su boca a milímetros de la de él.

¿Cuándo ella ... cómo ella ... qué estaba pasando? Oh dios, se estaba frotando sobre él ahora ...

Gohan apretó los dientes. Esto estaba muy mal. ¡Estaba esposado contra su voluntad, por el amor de Dios!

¿O no? Dios, quería esto tanto. Deseaba a Videl, toda ella. Quería hacer todo con ella y perderse por completo mientras ella lo montaba como a un maldito caballo.

"Go... Gohan ..." ella gimió. "Yo ... yo quiero ..." tomó su miembro en su mano y llevó su punta a su temblorosa entrada. Hizo una pausa y se mordió el labio. Y él pensó que podría gritar.

"Yo también lo quiero", jadeó desesperadamente, retorciéndose por debajo de ella con la esperanza de que finalmente lo dejara tomarla por completo. "Por favor."

"Hmm ... me gusta cómo suena eso. Ruégame más". ¿Estaba sonriendo ahora? ¿En serio? ¿Cuándo ni siquiera podía mantener la compostura dos segundos atrás?

"Por favor, Videl, te lo ruego", complació de todos modos, demasiado impaciente para rechazarle cualquier cosa. "Yo-yo quiero ..." Se detuvo y se sonrojó.

Ella aplicó más presión alrededor de su miembro y él gimió, con la cabeza colgando hacia atrás. "¿Si? Dime. ¿Qué quieres hacer?"

Oh Dios, ¿realmente iba a tener que decirlo? ¿En voz alta?

¿Estaba su rostro condenado a permanecer de un rojo intenso por el resto de su vida? Eso parecía.

"Yo ... quiero … hacértelo".

"¿Hacerme qué? ¿los deberes? Sé más preciso".

Oh, ¿qué le estaba haciendo hacer? ¿Qué le estaba haciendo decir? ¡Era demasiado cruel!

¿Y por qué eso lo estaba excitando como un condenado incendio?

"Quiero ... sentirte apretada alrededor de mi polla mientras ... me montas profundo y duro".

Se preguntó si había logrado sonrojarla. Esperaba haberlo hecho. Al menos entonces no sería el único.

"Eso ..." murmuró ella, con el rostro tan cerca que sus narices se tocaban, "suena como un plan".

¡Finalmente! él celebró en su cabeza. "Por favor, Videl ..." rogó de nuevo, por si necesitase más estímulo.

"Bueno ... me alegro de que estés tan dispuesto, no estaba segura de que lo estarías después de todo ..." dijo ella, sin aliento, cuando comenzó a empujar su ansiosa erección hacía dentro de su entrada. Se mordió el labio - Gohan estaba mejorando en captar ese hábito de ella.

¿Era por eso que había dudado justo ahora? Gohan había asumido que estaría nerviosa por tener relaciones sexuales, tal vez, probablemente, por primera vez. ¿Entonces era porque no estaba segura de tener su consentimiento?

Él sonrió. Bueno, no importa lo que ella le haya hecho y cuán errado esto haya sido, Videl siempre sería correcta hasta su esencia. Y en este tipo de juego, especialmente, el consentimiento era de lo más importante.

Sin embargo, su línea de pensamientos pronto se desvaneció en el aire, cuando su pulsante polla finalmente penetró en las paredes apretadas, cálidas y resbaladizas de Videl. La sensación lo tomó por completo, era como si se estuviera ahogando, apenas podía respirar. Era demasiado fuerte, demasiado grandioso, demasiado explosivo.

"¡Gghhh ...!" ella gruñó. "Maldita sea, ¿tenías que ser tan jodidamente grande?"

Él tragó saliva. Videl … le estaba doliendo. Había un ligero olor a sangre en el aire.

Así que es su primera vez también después de todo ... Con lo ansiosa y lo buena que había sido para complacerlo, Gohan no había estado seguro al cien por cien, a pesar de que tuviese más sentido que fuese virgen, dado lo que sabía sobre ella y, bueno, su edad.

"¿Estás ... estás bien?" preguntó con preocupación, respirando con dificultad, tratando de olvidar lo jodidamente bien que se sentía estar tan profundamente dentro de ella.

"Sí, solo déjame … ajustarme ..." Ella se estremeció y se encogió, enterrando su rostro en la curva de su cuello, dejando de lado sus muñecas esposadas. La sintió temblar a su alrededor y se mordió el labio ante la deliciosa sensación. Dios, cómo deseaba poder agarrarle las caderas, darle la vuelta y follarla desesperadamente ...

Se sintió como una eternidad, a pesar de que solo habían pasado unos momentos, pero Videl finalmente comenzó a moverse. Con la frente apoyada en su mejilla, se tomó su tiempo mientras levantaba su trasero quedando él casi fuera de ella, y luego, con su ritmo tan insoportablemente tortuoso, Videl se descendía alrededor de su miembro, repitiendo el proceso una y otra vez. Gohan dejó escapar un suspiro tembloroso. Se sentía tan increíblemente bien ... La forma en que lo envolvía, y la deliciosa fricción que creó ... Gohan ansiaba acelerar el ritmo; tuvo que usar toda su moderación para no mover sus caderas para encontrarse con las de ella y follarla duro. Pero él sabía que ella todavía se estaba adaptando a su tamaño, y que necesitaba tiempo antes de que ella puediera realmente entregarse al acto.

"Vi ... Videl ..." gimió. Lentamente iba yendo más rápido, más fuerte. "Sí…"

Él comenzó a mecer su pelvis, empujando ansiosamente más fuerte dentro de ella.

"Ah, no, no se supone que tú estés ... Yo soy quien ... ¡Joder ...!"

Ella había empezado a protestar, supuso Gohan, porque en su pequeño juego, se suponía que ella debía dominarlo, y él solo debía tumbarse allí y aceptar todo, pero Videl pronto olvidó lo que había tratado de decir, y en cambio estaba gimiendo cada vez más fuerte.

Gohan apretó los dientes. Maldita sea, quería tocarla y explorar su cuerpo. Claro, su piel se sentía increíble contra la de él, pero él quería más. Quería ver su figura desnuda, sus curvas, su piel cremosa … quería todo de ella, quería saborearla toda.

Sus brazos aún estaban sobre su cabeza. Videl se sentó y le puso las manos en el pecho para equilibrarse mientras lo cabalgaba más profundo, más fuerte. Lo estaba volviendo loco. La forma en que lo hacía sentir ...

Videl arqueó la espalda y lo montó aún más fuerte, meciendo las caderas salvajemente, erráticamente, gritando su nombre una y otra vez. Dios, no podía soportarlo más. ¡Se sintió tan jodidamente increíble ...! Ella estaba matándolo.

¡Al diablo! ya no podía pensar con claridad. Gohan solo sabía una cosa: el juego había terminado e iba a mostrarle a esa pequeña demonio con quién estaba jugando.

Solo tuvo que abrir los brazos mínimamente, lo mismo con las piernas. Ambos pares de esposas se rompieron al instante, y lo primero que hizo Gohan con su nueva libertad fue rasgar su maldita venda de los ojos.

Videl se congeló y sus ojos se abrieron de golpe, lo que él finalmente pudo ver. Dios, ella era tan hermosa. Se deleitó de la vista de ella, encima de él, sus senos más voluptuosos y perfectos de lo que podría haber imaginado, su cintura tan delgada, su estómago plano y tonificado, sus caderas, sus muslos, su brillosa piel ... Su mirada se detuvo donde sus cuerpos se conectaban ... Su sexo se hinchó dentro de ella. La forma en que estaba empalada en su ardiente erección …

"¿Qué ... ¿Qué estás ...?" murmuró, atónita. Tal vez no había pensado que él podría romper sus esposas, después de todo.

"Tú ganas", sonrió, sentándose y quitándose los zapatos, luego los pantalones; habían estado agrupados alrededor de sus tobillos porque ella no había podido quitárselos debido a las molestas esposas. Cogió sus pechos con brusquedad, haciéndola gemir, empujándola más cerca de él con su otra mano, acunando su firme trasero. "Y ahora es mi turno".

Los hizo girar, poniéndose él de rodillas, y comenzó a follarla implacablemente, sus empujes duros y rápidos, agitados. Él acarició sus senos con ambas manos, sonriendo al ver su rostro sonrojado. Su expresión era la cosa más erótica que había visto en su vida - lo estaba poniendo tan excitado. Gohan apretó los dientes y puso aún más fuerza en sus empujes, incapaz de controlar sus caderas, era como si tuvieran una mente propia. Le apretó esos increíbles pechos, provocando más gemidos y gritos de placer de la malévola chica. El excitado muchacho bajó la cabeza y tomó un pezón en su boca, gimiendo al no acelerar el ritmo, sintiendo sus paredes internas apretarse alrededor de su polla. Dejó que su lengua rodara alrededor del duro pezón y aplicó más presión sobre sus senos con las manos, haciendo que el bello encanto que yacía debajo de él jadeara y se agitara en éxtasis.

¡Ella sabía tan bien ...!

"¡Oh, Dios mío, oh Dios mío ...!" ella gritó, balanceando sus caderas salvajemente para seguirle el paso. Envolvió sus brazos alrededor de su cabeza y lo sostuvo como si su vida dependiese de ello. Él la sintió temblar por dentro, y luego ella gritó su nombre, sus paredes internas temblaban incontrolablemente alrededor de su polla, todo su cuerpo se retorcía, su piel ardía contra la de él.

Gohan soltó su pezón y se estremeció. Sus caderas se sacudieron y sintió que se rompiese en pedazos de la manera más deliciosa. Su cuerpo tembló cuando disparó toda su carga dentro de Videl, dejando escapar un largo y gutural rugido contra su pecho.

En el fondo de su mente, sabía que debía hrespirasalido ... pero en este momento, aún profundamente enterrado dentro de ella, tratando de recuperar el aliento, su cabeza cómodamente anidada entre sus hermosos senos ... Realmente no podía hacerlo. moverse.

Se retiró después de un tiempo, y cuando finalmente comenzaron a recuperar la respiración, y Gohan cerró los ojos para disfrutar de las maravillosas sensaciones del placer posterior a su pasional enredo ... fue brutalmente devuelto a la realidad.

"¡Ha! Sabía que al final caerías, Saiyaman".

Sus ojos se abrieron de golpe y se sonrojó profundamente. "Oh rayos…"

"Y casi lograste convencerme, te has vuelto muy bueno mintiendo, sabes. Es impresionante considerando lo terriblemente horrible que solías ser en eso ".

"Yo ... uh ... bueno ..."

No podía formar una palabra coherente, menos una frase completa. Había sido tan tonto. ¡Pensar que casi aguantó sin romperse las esposas! Si tan solo hubiera durado unos minutos más, Videl se habría visto obligada a admitir que se había equivocado y que lo habría dejado ir. Bueno...probablemente.

"No se lo vas a decir a nadie, ¿verdad? Dijiste que no ... " dijo él mansamente, todavía anidado entre sus senos, ni siquiera podía pensar en encararla en este momento.

"Hmm, no sé ... Pensar que tuve que perder mi virginidad para hacerte admitirlo …"

Se sonrojó aún más. "Pero tú ... lo querías, ¿verdad?"

"Dije que sí, ¿no? Y, a diferencia de ti, no soy una mentirosa ".

Finalmente se movió desde la comodidad de su pecho y rodó fuera de ella, acostado sobre su espalda, poniendo su mano sobre sus ojos. Se sintió tan estúpido. "Entonces, ¿qué vas a hacer, decirles a todos acerca de mí?"

"Por supuesto no. Nunca te haría eso ".

Algo de tensión dejó sus hombros y Gohan suspiró aliviado. Giró la cabeza para mirarla y sonrió, acostado de lado con la cabeza apoyada en el hueco de su brazo. Él extendió la mano y le apartó el flequillo de los ojos. "Gracias, eso significa mucho".

Ella le devolvió la sonrisa, aunque por alguna razón también parecía un poco culpable. "Pero quiero que me enseñes a volar".

Él parpadeó. De todas las cosas, nunca esperó que Videl le pidiera eso de él. "Uhm ... ¿de acuerdo?" ¿Realmente iba a ser tan fácil?

"Y quiero que entres en el torneo mundial de artes marciales".

O no.

"¿Huh? ¿Qué? ¿Por qué?"

Ella puso los ojos en blanco juguetonamente. "Porque es un torneo mundial, tonto, y no significaría nada si ganara y todos los luchadores más fuertes del mundo no pelearan en él".

Él frunció el ceño. "Pero yo ... yo no hago ese tipo de cosas. No es lo mío."

Se sentó y se encogió de hombros, mirando alrededor de la habitación. Probablemente buscando su ropa. "Bueno, lo vas a hacer de todos modos".

Se enderezó ligeramente, apoyando su peso sobre su codo, observando su hermosa espalda y su trasero redondo y tonificado mientras se inclinaba y levantaba su camiseta. Ella estaba de color rosa oscuro allí abajo ... no pudo evitar notarlo. "¿O que? Dijiste que no me ibas a delatar ".

"O voy a decirle a tu madre que tomaste mi virginidad". Dijo a quemarropa, sonriéndole por encima del hombro antes de ponerse la camiseta.

Gohan se sentó abruptamente ante eso, sus ojos muy abiertos en shock. "¡No lo harías!"

"Te mandé secuestrar y encerrar en mi sótano". Entonces era un sótano después de todo. "¿De verdad crees que algo podría impedirme obtener lo que quiero?"

"Estás mintiendo, si le dices a mi mamá, lo primero que haría sería contactar a tu papá".

Videl se encogió de hombros, poniéndose sus pantalones cortos. "No le tengo miedo a mi papá. Él armará una rabieta. Estoy acostumbrada a eso." Entonces su sonrisa creció. "Pero estoy bastante segura de que tú estás aterrado de tu madre. Por la forma en que la describiste, ella va a tener un ataque, ¿no es así?"

"Tú ..." Gohan frunció el ceño, alterándose por la situación. "No puedo creer que me hagas esto por un estúpido torneo".

"No es estúpido, siempre ha sido mi sueño convertirme en el campeón mundial como mi padre. Pero no puedo ser el campeón mundial si no estás luchando también ".

Su ceño se profundizó. "No lo serás en absoluto si voy a pelear allí".

"Cuando, quieres decir. Y ya veremos eso", agregó con confianza, poniéndose las botas.

Quería borrar esa sonrisa de su rostro. Quería vengarse de ella por todo lo que le había hecho pasar solo por un tonto torneo. ¿No podía entender que no estaba interesado? ¿Por qué se lo estaba forzando a entrar? ¿No sería suficiente enseñarle a volar?

"No quiero, Videl".

"Bueno, date valor y soportalo. ¡No te preocupes, será divertido! " añadió, sonriendo hacia él.

Todavía sentado desnudo en el suelo frío, Gohan miró a su - ni siquiera sabía cómo llamarla - ¿Era ella su novia? Después de lo que habían hecho, sería el giro lógico de las cosas, pero todo se había movido tan rápido que no podía procesar la idea.

"¿Puedes ponerte los pantalones? Te daré una camisa que puedo prestarte para que puedas irte a casa ".

"No."

Videl inclinó la cabeza hacia un lado. "¿No quieres ir a casa?"

Se puso de pie, en toda su gloriosa desnudez- aunque todavía llevaba calcetines. Videl le arqueó una ceja. Ella abrió la boca para decir algo, pero fue interrumpida por un beso brusco. Gohan la empujó contra la pared y la agarró por el trasero, levantándola para presionar su sexo endurecido contra su entrepierna mientras arrasaba su boca.

"G ... Gohan ... ¿Qué ...?" ella logró pronunciar contra sus labios.

Él rasgó su camisa en pedazos, y sus pantalones cortos y ropa interior siguieron rápidamente. Palpó su pecho mientras su otra mano se deslizaba alrededor de su trasero hacia sus húmedos labios. Videl gimió en su boca. Él se apartó del beso y observó su rostro sonrojado mientras deslizaba dos dedos dentro de ella. Tenía una expresión tan erótica cuando gimió ante su toque ...

Él de repente la giró, un brazo alrededor de su cintura mientras que el otro levantó su pierna, y luego la tomó salvajemente. Videl gritó su nombre, un lado de su cara presionado contra la pared, mientras Gohan la penetraba sin piedad.

"¿Qué...qué te...pasa?" ella gruñó. "¡Eres ... demasiado rudo!"

"Estoy ..." Él gruñó y de repente salió de ella, ignorando su gemido de protesta. La agarró por las caderas y la levantó fácilmente antes de ponerla en el suelo, sobre sus manos y rodillas, queriendo hacerla someterse a él, para mostrarle cuánto poder tenía sobre ella. Luego la tomó de nuevo, follándola por detrás, la posición permitiéndole deslizarse dentro y fuera de ella más fácilmente. Mierda, ¡se sintía tan apretada de repente ...! "¡Te estoy ... castigando!" La abrió más, sus manos en su trasero, sus ojos se cerraron mientras el placer seguía creciendo. "¡Ahh! ¡Te sientes tan bien!"

Ella gritaba cada vez que sus caderas se encontraban con las de ella con un chasqueo, sus coletas y sus pechos se balanceaban frenéticamente de un lado a otro con cada empuje de su sexo. Gohan la agarró del cabello mientras la golpeaba por detrás, con las rodillas raspando el duro suelo.

"G ... Gohan ... yo ... no puedo ... yo ..." gimió débilmente, pero Gohan no se detuvo.

"¡Eso te enseñará … por ser tan ... insensata!"

"¡Oh dios mío! Gohan! ¡Mierda! ¡Aahhh!"

Ella se estrechó y tembló alrededor de su polla, y Gohan siseó. Apretó los dientes, pero fue demasiado; se sentía demasiado bien, demasiado asombroso, demasiado ... todo. Su clímax era inevitable: Gohan sintió que la deliciosa liberación se apoderaba de él una vez más mientras se corría, llenándola con su densa carga. Se desbordó y goteó en el suelo y a lo largo de sus cremosos muslos.

Gohan salió con una respiración larga y temblorosa. "¿Estás ... estás bien? Lo siento. ¿Fui demasiado rudo?"

Ahora que estaba volviendo a sus cabales, no podía evitar sentirse culpable por la forma en que la había tratado, sin importar lo que le haya hecho y lo malvada que pudo haber sido.

Todavía sobre sus manos y rodillas frente a él, Videl no había terminado de tratar de recuperar el aliento. "Estoy bien. Más que bien. Eso fue increíble." Ella se sentó y se dio la vuelta para mirarlo, sus rodillas aún temblaban, pero le estaba sonriendo. "Me encanta ese dominante lado tuyo".

Gohan se sentó con las piernas cruzadas y miró hacia abajo, poco dispuesto a mostrarle su cara rojo brillante. "Bueno, eh, espero que hayas aprendido tu lección ...", dijo mansamente, demasiado avergonzado para realmente preocuparse por el punto de su castigo.

"Oh, vamos, ¿qué le pasó al tú dominante de justo ahora, que acaba de follarme a lo doggy-style? ¡Sé más convincente! ¡Venga!" ella lo animó con entusiasmo.

Oh dios… ¿Por qué le seguía pidiendo que hiciera estas cosas raras? Videl parecía realmente interesada en ese tipo de cosas, eh...

"Um ... ¿Podemos jugar ese juego en otro momento?" preguntó tímidamente, mirándola. Oh cielos, todavía estaba completamente desnuda y tan hermosa, su piel enrojecida y reluciente de sudor y - ¡y él le había arrancado la ropa! Oh, hombre, ¿qué había hecho? ¿Cómo pudo ser tan estúpido? ¿Cómo se suponía que iba a volver arriba ahora?

"Aww, y yo aquí pensé que podríamos ir con otra ronda. ¿Ya estás cansado?"

"Yo, eh ... bueno ..."

Caray, ¿de nuevo? Claro, podría ir de nuevo, la resistencia ciertamente no era un problema para él, pero, ¿no habían tenido suficiente? ¿No deberían, en lugar su lugar, tratar de pensar en una forma de salir de aquí sin ser vistos? Tal vez Videl tenía su teléfono celular con ella, así que tal vez podría llamar a alguien y pedirle que dejara un cambio de ropa en la puerta de arriba o algo así ... ¿Qué hora era de todos modos? ¿No se preocuparía la gente de que hayan desparecido tanto tiempo? ¿Qué le habría dicho ella a su madre para que se quedara allí?

Miró su reloj para ver la hora, y luego algo hizo clic en su mente. ¡Su reloj! ¡Su reloj de Saiyaman! Llevaba su traje dentro - completo con una capa que sería lo suficientemente grande como para envolver a Videl!

Sin pensarlo, se levantó y apretó el botón rojo en el costado de su reloj, y en un destello de luz, se convirtió en su alter ego, el Gran Saiyaman. Videl parpadeó hacia él.

"Caray, ¿era así de fácil?" dijo ella, sacudiendo la cabeza con incredulidad. "Pensar que fue tu reloj todo el tiempo, ¡tuve la respuesta justo debajo de mi nariz todo este tiempo!"

Gohan se quitó la capa de los hombros, la ayudó a levantarse y puso la tela roja alrededor de la pequeña chica desnuda. "Allí. Ahora al menos puedes ir a tu habitación para cambiarte de ropa. Y, bueno, si alguien te ve ... inventa algo, no lo sé ".

Videl le hizo un puchero. "¿Ya quieres deshacerte de mí?"

"¿Qu- por supuesto que no!" dijo rápidamente, su cara se puso roja como la remolacha en un segundo. "Yo solo ... es tarde, y bueno, debería irme a casa y todo ..."

Ella lo miró pensativamente, y Gohan se sintió nervioso bajo su mirada, a pesar de que la mayor parte de su rostro estaba oculta bajo su casco. Al menos cuando él tenía vendados los ojos, los profundos ojos azules de la muchacha no podían descolocarlo. Eran tan brillantes, inteligentes y hermosos ... Era una milagro que nunca se hubiese dado cuenta de cuánto le gustaba Videl hasta ... bueno, todo.

"Te gusto, ¿verdad?"

Alzó las cejas ante la inesperada pregunta. ¿Honestamente dudaba de sus sentimientos después de todo lo que había sucedido entre ellos? "Sí, por supuesto. Me gustas mucho. Incluso me sorprende lo mucho que me gustas".

Se sonrojó, una sonrisa de satisfacción iluminó su rostro. "Okay. Es bueno saberlo. Solo asegurándome".

Se puso de puntillas y besó sus labios. Gohan suspiró ante la sensación celestial, envolviendo sus brazos alrededor de su cuerpo cubierto con una capa.

"Quiero decir, puedes ser bastante mala", murmuró contra sus labios. "E insensata, e incluso me... secuestraste..." Él gimió, perdiendo el hilo de sus pensamientos cuando Videl deslizó su lengua en su boca.

Dejó su capa se deslizarse de su cuerpo y presionó el botón de su reloj; su casco lo estaba molestando. Y, bueno, un poco más o un poco menos ... No habría mucha diferencia en este momento.

"Bueno, si soy tan mala ... enséñame una lección, Gohan".

Él sonrió torpemente, sus mejillas estaban rojas. "Creo que quiero que, um, me domines esta vez, en realidad".

Sus ojos se iluminaron y sonrió diabólicamente.

Oh, cielos, ¿en qué se había metido ...?


A.N: Gracias por leer hasta aquí ... la autora original de este relato y mi persona agradeceríamos sus comentarios sobre esta historia.