Esta historia no me pertenece, ha sido un regalo de mi colega Esbeliben, simplemente lo comparto con ustedes tras una pequeña edición. Espero que disfruten de "Hazte Responsable".


Quiero hacer un agradecimiento especial a Shinasu Ewige Liebe, persona a la que le dedico este One-Shot y le obsequio como una muestra de compañerismo y aprecio por ser 100% amantes del Asushin.

En estas últimas semanas lo he seleccionado como mi beta reader y desde ya agradezco toda su colaboración para ir mejorando día a día en este largo camino de seguir escribiendo hasta que me dé la cabeza y las manos. (je je je).

También un saludo especial a todos los lectores que como sabrán, estamos ante una situación de Pandemia internacional por el Covid-19. Sigan las recomendaciones de sus gobiernos de turno. Quédense en sus casas y solo salgan para abastecerse con lo necesario. Porque la mejor cura, es el aislamiento y el menor contacto posible con las demás personas.

Siendo hoy 28/03/20 a las 14:26 horas en la Ciudad de Victoria, San Fernando, Provincia de Buenos Aires, República Argentina.


Evangelion, sus personajes y su universo no me pertenecen. Pertenecen a Hideaki Anno, Yoshiyuki Sadamoto, GAINAX y Khara Inc.


Inicio del ONE-SHOT.


Shinji solo se limitaba a hablarle lo mínimo y necesario. Pareciera que ya se había acostumbrado a su forma de ser tan cáustica. ¿Qué podía pensar sobre ella? La conoció aquella vez en el arcade junto a sus amigos sin imaginarse que sería su compañera de pilotaje en NERV, enfrentándose a todos los peligros.


Tiempo después se pudieron llevar un poco mejor, pero era enfermizo convivir con ella por tener un carácter muy fuerte y ciclotímico, confrontándose cada tanto por cualquier estupidez. También digamos que el joven piloto no era de dejarle pasar ni un maltrato.


Pero por primera vez una noche, hubo paz. Solo estaban Pen-Pen y ellos dos. Su tutora no estaba. Shinji había hecho la cena como todas las noches, cenaron en silencio y al terminar, ella no hizo sobremesa y fue directamente a recostarse como una holgazana en el sofá de la sala de estar a mirar televisión. Se le vino a la mente comparaciones de cómo sería convivir con Rei en lugar de ella. Tal vez las cosas serían más tranquilas, pero su forma de ser inexpresiva y digamos monótona, además de vacía de sentimientos, no le generaba mucho encanto.

Pero volviendo a la germana, ella es distinta. Es más bonita, pero tenía el peor carácter que una muchacha de su edad pudiera tener. Era admirada por muchos en la clase 2-A, por su inteligencia, pero nadie la conocía mejor en la intimidad del hogar que el joven, tímido y tranquilo Shinji Ikari, piloto de la Unidad Evangelion 01.

Una vez que terminó de limpiar las vajillas, decidió descansar y compartir el tiempo con ella, sentado en una silla al lado del sofá, viendo de reojo a la tan extravagante Asuka. Llevaba puesto unos shorts apretados demasiados sexys de color rojo. Se remarcaba tranquilamente lo que representaba su sexo. Él no comprendía si lo hacía a propósito para provocarlo o era el sello característico de una persona que se mantenía en los límites de su liviandad informal fuera del contexto de cumplir sus deberes de pilotaje o estudiantiles.

Se había acomodado de tal forma que su trasero apuntaba a él. Ella no le dio demasiada importancia al asunto. Sumado que llevaba puesta una blusa de mangas cortas sin sostén. Sus pechos y pezones se remarcaban notoriamente por debajo de sus ropas. Eso también logró encender una chispa en el joven piloto que cada tanto la veía de reojo disimuladamente.

«¿Qué estoy haciendo? Ella es solamente una compañera de pilotaje. No le gusto, le parezco un "Anta Baka", como siempre me lo remarca. Pero, si ella fuera distinta. No se tal vez más simpática y no tan malhumorada. ¿Qué pasaría si nos hubiéramos conocido de antes de que seamos pilotos de Eva? ¿Tendría un oportunidad con aquella belleza?»

El joven le veía cada tanto el trasero firme y remarcado. Se sonrojaba y algo sentía en su entrepierna. «Maldición, creo que me gusta. Pero me matará si la sigo viendo así. Mejor me voy, a ver si piensa cualquier cosa de mí.»

Lentamente él se pone de pie. Asuka lo ve y éste gira sobre sí mismo dándole la espalda nervioso y con múltiples gotas de sudor en su cabeza pensando en retirarse de allí para no seguir viéndola porque sentía que sus ojos no merecían verla.

–¡Ey! Baka. ¿Ya te irás?

–Si. No me siento bien. Me iré a dormir.

Ella se reincorpora saliéndose del sofá y acercándose a él inmediatamente. Lo analizaba viéndolo mejor. Le apoya su mano en la frente para tomarle la temperatura.

–Mmmm, no tienes fiebre. –le dice con despreocupación.

–Eh... Asuka, me voy.

–¡Oye!, siempre eres un agua fiestas. ¿No puedes ser más normal como los otros chicos?

–¿A qué te refieres con normal?

–No sé, que te enojes por ejemplo o me respondas cosas que no sean estúpidas. –le dice ella encogiendo sus hombros.

–¿Enojarme por qué?

–¡¿Eres un tarado o te han freído el cerebro?!

–No te entiendo Asuka, de verdad tus arranques de ira me desorientan. No sé si dices las cosas en serio o me estás tomando el pelo. Me voy.

Cuando el joven estaba a punto de retirarse de la sala y dirigirse a su mediocre además de pequeña habitación, ella lo toma del brazo deteniendo su marcha. Shinji ve lo delicada, cuidada y hermosa mano sintiendo la piel suave de su compañera de pilotaje.

–¿Vas a irte así nomás? –le pregunta fijando sus ojos celestes a los de él.

–Si. No te gusto.

–¿Eh? –ella emite una expresión de desconcierto.

–Si. Te observaba, pero luego pensé y me dije a mi mismo, que es una estupidez apostar por ti ya que después se me vino a la mente Kaji-san al que tanto idolatras. –le responde el joven con resignación.

–Ah, sí. Bueno él es mi prototipo de hombre y no un debilucho como tú.

–¿Ves que tengo razón? Entonces te dejo sola. –le responde molesto el joven piloto con una expresión de enojo.

–Espera. –le intenta detener– ¿Piensas que yo no tengo chances con él?

–Puede ser. Porque tal vez él te vea como una niña y lo eres Asuka. Tienes la misma edad que yo. Y lo irónico que soy más grande que tú por cinco meses.

–¡Hm! –ella se cruza de brazos molesta, la había encabronado con aquellas palabras– Si, hasta en eso eres molesto Anta Baka. ¡Remarcando todo lo mala que soy!

–¿Ves? Ya empiezas con tus idioteces. Me voy.

Él se estaba yendo de allí cuando sintió algo que nuevamente lo detuvo. Era un abrazo por la cintura. Sentía su aliento que olía a "rosas" posiblemente debido a su caro perfume europeo.

–Anta Baka, ¿Por qué te irás y me dejaras sola aquí? –le cuestiona ella con un tono melancólico cambiando de forma repentina su personalidad como si se tratara de una bipolaridad inmediata.

–Ya te dije, eres mucho para un torpe como yo.

–¿Has besado a alguien alguna vez "torpe"? –le pregunta susurrándole con indiscreción.

Además de sentir los pechos de su compañera apoyados en su espalda, la pregunta le pareció rara y fuera de lugar.

–Como te gusta burlarte de mí.

Él intentaba soltarse de ella, pero bien que ella ofrecía resistencia para no dejarlo ir– No te soltaré hasta que me respondas.

En un acto reflejo porque le estaba hartando la paciencia, el joven piloto se zafa de la germana, se da vuelta abrazándola por la cintura y apretándola hacia él. En ése instante se le cruzó por la cabeza el siguiente pensamiento: «Me golpeará pero prefiero esto a nunca jamás tomar la iniciativa. Ella me provocó. No seré lento, inútil, torpe y Baka esta vez».

Automáticamente la besó en los labios. Fue el primer beso de sus vidas. Duró apenas unos pocos segundos y para colmo él lo rompió. No le dio tiempo a ella de reaccionar y su corazón se aceleró por la adrenalina. Finalmente, el joven piloto, había cumplido su objetivo.

La suelta y se aleja de ella rápidamente observando su imagen estática, paralizada y fuera de sí.

–Adiós, que descanses. –le dice él con un tono nervioso y monótono.

Shinji la dejó sola y se fue a su habitación encerrándose allí. A los pocos segundos Asuka reaccionó y corrió tras él.

–¡Hazte responsable maldita sabandija cobarde! –le recriminaba ella completamente ofuscada.

Cuando llegó a la puerta de la habitación, la joven destruye de una patada el fusuma de la entrada. El joven se escondió dentro de un armario aterrado. La pelirroja lo buscaba al acecho como una fiera intentando cazar su presa.

–¿Dónde estás cobarde?

El piloto mantenía la respiración y apenas puede ver por un pequeño espacio entreabierto a la ojiazul corazón de fuego, como si fuera una cacería.

–Ven aquí Shinji-kun. No me hagas enojar, vamos niñito. Ven con mami que quiere hacerte unas preguntas.

Viendo como ella destrozó el fusuma, se le despertó el terror corriendo por la sangre: «Está loca, Suzuhara-san tenía razón»

–Je je je je. –se ríe con una tonada grave la alemana– Vamos Shinji. Aparece.

Ella hacia expresiones con su nariz como oliendo a su presa acercándose cada vez más al sitio en el que estaba escondido el pobre piloto: «¡Me descubrirá!».

Ella abre la puerta del armario violentamente y lo ve allí parado y estático. –¡Oh mierda! –él se estremeció del terror.

Ella lo toma del cuello de su playera, lo lanza fuera del espacio de guarda del armario como si fuera una muñeca de trapo. Cae al suelo violentamente estrolando su rostro. Se reincorpora sentándose y se arrastra retrocediendo hacia atrás. –¡Detente Asuka! No lo quise hacer a propósito.

Ella se arrodilla y gateaba acercándose a él con movimientos raquíticos como si se tratase de una Onryo (un tipo de Yurei, fantasma japonés femenino con sentimiento vengativo).

–¡AHHHHHH! ¡DIOS! ¡NO ME MATES! ¡TE LO SUPLICO! –le grita él tapándose del terror, mientras ella emitía una carcajada diabólica– ¡NOOOOOOO! –gritaba nuevamente del terror.

Pero, todo lo contrario, ella se sienta sobre su regazo montándose sobre él, apoyando una mano en la parte de atrás de su cabeza y la otra en la espalda descansando el mentón en su hombro como si lo abrazara– ¿Así es cómo reaccionas? Te fuiste y me dejaste sola con un beso. Era mi primer beso Baka. –le dice con una expresión triste.

–No te gusto Asuka...

–¿Y qué sabes si no me gustas si jamás lo escuchaste de mis labios? –le dice ella confrontándolo.

–Eres una boba que te burlas de todos. Te burlas de mí, te burlas de los chicos. –refiriéndose a sus amigos– Te burlas de todos. Te quedarás sola y morirás soltera.

Lo último dicho por el joven hizo que su compañera se encabronara. Le dio una bofetada que sonó como un sonido seco en toda la habitación.

–Hazlo de nuevo, tal vez me lo merezca.

Ella le da otra bofetada y otro sonido sonó en seco. Y le dio otra, una más y así sucesivamente, hasta que él la empujó hacia adelante. Sentado y con toda la cara marcada por las bofetadas de la germana, bajó la mirada hacia un lado. Ella se puso de pie y lo vio como a un insecto.

–Tienes una mirada de Baka.

Él no le devolvía respuesta. Ella se arrodilla y lo toma de su playera zamarreándolo para que reaccione.

–¡¿No puedes ser normal maldito Baka?! ¡Me robaste un beso! ¡El primero de mi vida! De imaginarme que tú fueras mi primer beso ya estaría vomitando. –le exclamaba con los ojos lloros dándole a entender que lo deseaba– ¡¿Quieres reaccionar maldito Baka o te haré reaccionar yo?!

El joven piloto gira su rostro y le enfoca la mirada en sus ojos azules casi idénticos a los de él, acerca su rostro al de ella y la besó. Nuevamente ella no se lo esperó, pero esta vez, no escapó como una sabandija.

«Me matará. Bueno, que mejor que morir así.»

Asuka se mantuvo estática por unos segundos y como acto reflejo, cerró sus ojos y se relajó. Con sus manos lo tomó detrás de la cabeza entrelazando sus manos en su cabello e hizo del beso un poco más apasionado abriendo sus labios intentando sincronizar con los de él. Se le montó arriba y el joven tampoco ofreció ninguno tipo de resistencia.

Sus respiraciones se escuchaban mutuamente y cada vez se tornaban más agitadas. Se limitaban solo a los besos, pero uno de los dos debía ceder y dar al siguiente paso. Él delicadamente baja sus manos deslizándola por la cintura torneada de la alemana y pasando lentamente a la base donde iniciaba su trasero. Al sentir eso, ella rompe el beso lentamente alejando su rostro para verlo mejor.

–Oye ¿Tan rápido? Te creí más samaritano.

–Lo siento, pero tienes un bello trasero que intentaba tocar.

–Eres un Baka pervertido. –le responde ella con picardía y risueña.

–Si. Ahora seguro me darás varios golpes y me dejaras tirado.

–¿Tan mala soy?

–Si. –le responde Shinji secamente.

–¿Y con los besos también? –le pregunta con una sonrisa pícara.

–Te falta práctica. –le responde con monotonía.

Ella infla sus mejillas en señal de fastidio. –¿Y si hacemos algo más que un simple beso?

–Eso te transformaría en una ramera. Y no pretendo eso de ti.

Ella sonríe acariciándole su mejilla. –¿Tienes sueño?

–Un poco.

–Tal vez podríamos dormir juntos. ¿No crees?

–Eso sería lo mejor. –le responde él cerrando sus ojos y ruborizado.

Se quedaron así, ella montada sobre él, abrazada y apoyando el mentón en su hombro. Era una posición algo incómoda pero automáticamente se quedaron dormidos.


Ya habían pasado dos horas. La pelirroja se despertó y se pone de pie. Ella despierta a su compañero con la intención de que se acomoden en el futón y dormir.

–Dormiré en mi habitación.

–Ven a la mía.

–No quiero incomodarte.

Ella lo toma de la mano y ve el fusuma destruido.

–Misato nos matará.

–Saldrá de nuestro salario como pilotos. –ella le sonríe en busca de complicidad.

–Eres bonita cuando te ríes, tal vez debas reírte más.

–¿Vamos a dormir Shinji-kun?

–Si. Vayamos a dormir.

Cuando llegaron a la habitación de Asuka, él se acostó y ella a su lado abrazada a él. –Buenas noches.

–Buenas noches.

Disfrutaron del contacto y la compañía hasta que finalmente se durmieron.


Al día siguiente el primero que se despertó fue Shinji. Ella roncaba un poco y al joven le dio gracia. Le tapó la nariz y logrando despertarla. –Baka, estaba soñando.

–¿Con quién?

–¿Se puede no decir?

–Está bien no lo digas. –le concede él riendo.


Se levantaron del futón, ordenaron y salieron de la habitación. En la sala de estar parecía estar todo en orden. Abrieron el fusuma de la habitación de Misato y estaba sentada en una silla en su escritorio dormida y aún vestida.

–¿Llegó de madrugada? –pregunta el joven piloto.

Asuka fue a la habitación y acomoda el fusuma roto a un lado. –Ni siquiera vino hacía aquí.

–Entonces preparemos algo para desayunar ya que tenemos que ir al instituto.

–Hai. –le responde ella con modorra.


Se pusieron sus uniformes escolares y se asearon los dientes. El joven como era el único con dotes culinarios en la casa, preparó un desayuno ligero mientras su compañera ordenaba la cocina y barría el piso.

Al cabo de unos minutos, le sirvió el desayuno a la pelirroja y se acomodó en la mesa.

–Itadakimasu. –dijeron al unísono.

Justo cuando Shinji estaba por dar el primer bocado Asuka lo interrumpe.

–Huele bien. –le dice su compañera.

–Hai. –le responde su nuevo amigo y amante sonriente.

Preparó una sopa de miso acompañado con arroz blanco y un tamagoyaki para cada uno. Para el pingüino preparó un pequeño salmón con verduras que comía en la mesa en presencia de ellos. Asuka parecía estar más tranquila que el día anterior ya que después del beso se sentía más confortable.

–Pensé que no harías nada Anta Baka y que te acobardarías por segunda vez. Ahora tienes mis respetos porque eres mi primer beso.

–Entonces significa que, de ahora en más, ya no me tratarás mal.

–Eres menos Baka, te trataré mejor. –le dice con una leve sonrisa.

–Bueno entonces eso es un "Hai".

–¡No fastidies! –le dice ella de mala gana.

El joven sonrió mientras bebía un poco de sopa de miso. Ella aprovechó que no le observaba y también sonríe. «Hazte responsable Shinji-kun».


Terminaron el desayuno, limpiaron y dejaron todo ordenado. Salieron del apartamento rumbo al instituto caminando a la par.

–Asuka.

–Hai.

–Ahora que nos hemos besado, ¿Cuál será nuestra situación sentimental? –le pregunta el joven nervioso.

–No sé. Prefiero que las cosas fluyan.

Continuaron en silencio hasta llegar al instituto. Una vez allí, ingresaron al aula por separado y se sentaron en sus respectivos pupitres. Se repetía exactamente la misma rutina. Toji cruzando palabras con Shinji y Kensuke sucesivamente. Por otro lado, Asuka conversando con Hikari, Rei estática mirando por la ventana sin hablar con nadie.


Luego de la clase de matemáticas, llegó el momento del almuerzo. Shinji le había cocinado previamente la noche anterior el bentō para el almuerzo a su altanera amiga.


La noche anterior cuando terminaron de cenar, notó una conducta extraña en su compañera. Parecía estar molesta, pero no con él, sino con otra situación de la cual él no era partícipe. Habían cenado en silencio y cuando ella terminó, se levantó de la mesa y se acomodó en el sofá encendiendo el televisor. Luego llegaron los besos que compartieron.


Volviendo a la situación del inicio del almuerzo, cuando el joven piloto sacó de su maletín el bentō, Toji le habló:

–Ey Shinji, ¿Puedes creerlo? El idiota de Kensuke se olvidó de su bentō.

–Lo siento chicos. –se disculpa el de lentes.

–Así que iremos a la cafetería y puede ser que nos atrasemos. ¿Quieres acompañarnos?

–Vayan, me quedaré aquí.

–Como quieras. Ven torpe eso te sucede por pensar en otra cosa.

–Debo prestar más atención.

A todo esto a 7 pupitres por delante del morocho, Asuka estaba sentada a sus espaldas. Hikari no estaba hablando con ella sino organizando en una lista a los que hoy deberían hacerse cargo de la limpieza del aula al final de la jornada estudiantil.

La germana saca de su maletín el bentō cocinado por Shinji. Al apoyarlo sobre la mesa gira su rostro levemente apuntando su orbe azulado de reojo, hacia al joven piloto. Él se dió cuenta de ése gesto. Acto seguido ella se pone de pie. Camina por medio del espacio que dejaban entre sí los pupitres hasta llegar al de él.

–Almorcemos. –le dice con seriedad.

–Esta bien. ¿Aquí? –le pregunta el morocho tímidamente ya que no estaba acostumbrado a hablar con ella durante el horario de almuerzo.

–Ven, conozco un sitio donde estaremos a solas. –le indica ella.


La alemana se lo llevó a un sitio recóndito del instituto. Precisamente era un aula vacía que estaba en desuso, ubicada a dos pisos superiores. Los rayos del sol iluminaban toda el aula y contrastaba con ellos. Acomodaron un pupitre, se sentaron enfrentados dando inicio al almuerzo.

–Jamás almorzamos. –le menciona el morocho tímidamente.

–Pero a partir de ahora, sí. –le dice con rubor en sus mejillas y con seriedad.

–Déjame adivinar, soy menos "Baka".

–Claro no te olvides que te has ganado mi respeto porque me besaste. Ahora no hay tutía y no puedes hacerte el fanfarrón por besar a la chica más linda del instituto.

–«Siempre tan modesta.» –pensó el joven piloto con sarcasmo.

–Porque si veo que le cuentas a alguien que me besaste, te juro que, si llego a morir, mi Yurei te atormentará por el resto de tu desgraciada y miserable vida.

El joven sintió un escalofrío. –No pensaba decirle a nadie de nuestro beso.

–Mejor así. –le dice ella seriamente.

Continuaban comiendo bocados. El celular de Shinji sonó. Vio el mensaje y era de Kensuke.

¿Dónde estás? –le escribió su amigo como mensaje de texto.

–Déjalo, estamos almorzando. –le exclama la pelirroja con un poco de molestia.

–Es Aida-kun, le aviso que me fui a almorzar solo.

–¡No le digas Baka! Si lo haces vendrán a ti y no quiero dar explicaciones de por qué estoy almorzando contigo.

–¡Está bien! Maldición. Sólo le diré que me fui a caminar y se me fue el apetito. –le responde él molesto.

–Así es mejor. –le responde luego de emitir una sonrisa angelical.

Retomaron el almuerzo en silencio y cada tanto hablaban. Ella decidió aportar un tema para romper el hielo.

–¿Cómo haces para sincronizar sin dificultad con tu Eva? –le pregunta la pelirroja con curiosidad.

–No sé. Simplemente me subo y todo funciona.

–A veces me gustaría tener tu capacidad. Es lo que me molesta de ti.

–«¿Qué está diciendo esta idiota?» –pensaba él– ¿Te molesta porque soy mejor que tú sincronizado con mi Eva? Pero si tienes una tasa más alta que la mía.

–Me refiero a que tú lo haces naturalmente Baka. Yo me tengo que concentrar más.

–Ah ya veo entonces subo y solo me fío de mis instintos. A eso te refieres ¿no? –le dice el varón.

–Así es.

–Entonces me voy. –le responde él molesto.

–¡Oye espera! ¿A dónde te irás?

–¡Me trajiste aquí para consultarme cómo poder sincronizar mejor con tu Eva! ¿Te crees que soy estúpido?

–¡No seas idiota! Te traje aquí porque quería almorzar contigo, no para preguntarte cómo carajo sincronizar mejor con mi Eva, además soy mejor que tú en todo lo que tenga que ver con pilotear un Eva Baka. –le recriminó ella ruborizada.

Retoman el almuerzo y el clima entre ellos se tornaba tenso –¿Entonces, lo de ayer no fue porque te gusto?

Ella deja los palillos a un lado, se acerca a él y le da una bofetada ante el disgusto por la contestación recibida.

–La que tendría que irme ahora sería yo por tu comportamiento.

–Lo siento. Tal vez si me das otra bofetada te sientas mejor. –ofreció Shinji.

Asuka lo ignoró y continuaron almorzando. –No hace falta ser un físico nuclear para darte cuenta que te traje aquí porque… –ella se ruborizó– Me empezaste a agradar.

–Lo siento creí que me trajiste aquí para algún propósito general que tuviese que ver con mejorar el pilotaje con tu Eva. Lo vi así, si te ofendiste lo siento.

–Aceptadas tus disculpas.

Terminaron de almorzar y Asuka le ofreció una pastilla de menta a lo que el morocho aceptó. Acto seguido, se salieron de ese pupitre y se sentaron en otros para ver la vista hacia afuera, pasando el tiempo sin hablar.

–Shinji.

–Si.

Asuka se acomoda de tal forma acercándose a su lado con la intención de montarse sobre él.

–¿Qué haces?

Ella lo abraza por la nuca. –Nada, me gustaría practicar más el tema de los besos. ¿Quieres? –le indica ella ruborizada.

–Oh está bien. –Le responde él también ruborizado.

Acercan sus rostros, hasta que finalmente, empezaban a besarse y de a poco se hacía más apasionado jugando con sus lenguas. El joven la toma de la cintura y más allá de eso no quería descender. Ella se meneaba sobre él y la entrepierna de Shinji crecía haciéndoselo notar a la joven. Separan sus rostros para recuperar el aliento.

–¿Te gustó? –le pregunta ella ruborizada.

–Si mucho.

–Te mostraré algo.

Ella toma sus manos y se las bajaba lentamente sobre su cintura para luego pasar por los cantos de su trasero y llegando a tocarle los glúteos.

–¿Qué opinas? –le pregunta ruborizada.

–No tienes bragas. –notó el piloto contestándole.

–Me puse una enagua. –le dice ruborizada de la vergüenza.

–Eres más bonita de lo que pensé. –le dice acariciando su mejilla.

–Gracias Baka, ahora continuemos en lo que estábamos.

Volvieron a besarse nuevamente y ella le iba indicando los límites hasta dónde podía llegar sin incomodarla. Shinji mantuvo sus manos dentro de los límites permitidos por la germana. Los meneos eran más constantes y aumentaba el calor de sus cuerpos, pero todo tenía un límite y él la frenó.

–Oye espera. Hasta aquí está bien. Es mucho para nosotros. –le responde agitado.

Ella le sonríe y le da un leve beso a sus labios. –Para nada pervertido pero un día no me podrás poner un freno.

–Será mejor que regresemos al aula.

–Sí mejor, porque nos descontrolaremos...

Él la interrumpe besándola nuevamente. No pudo resistirse a sus palabras ya que ahora sonaba más tierna que antes. Ella no ofreció resistencia y mantuvo sus labios apretados con los de él. Rompieron el beso y se quedaron por unos segundos viéndose el uno al otro.

–Si no fuera que estamos en un instituto municipal y no quisiera que mi primera vez fuera aquí, creo que ya estaríamos haciéndolo. –le asegura Asuka.

–Disculpa por el último beso. Ahí seguro mereceré muchas bofetadas de tu parte.

–Eres un poco menos Baka que antes, pero no negaré que me gustó. Besas bastante bien. –le responde ella con una sonrisa.

El joven se ruborizó de tal manera que su cara se puso roja como un tomate. Acomodaron los pupitres y se fueron de allí. Cuando llegaron al aula, sus amigos los vieron.

–¿Sucedió algo?

–Hubo un asunto de nuestras funciones del cual hablar. –les respondió el morocho seriamente.

–Si asuntos serios. ¡No fastidien! –les recrimina la pelirroja.

Ella volvió a su pupitre y continuó conversando con Hikari.

La clase se dio con normalidad y cuando terminaron la jornada estudiantil los jóvenes volvieron al apartamento de su tutora. Ella no estaba en casa y les dejó una nota, dándoles a entender que regresaría por la madrugada.


Se quitaron sus uniformes y la alemana se dio un baño. El joven esperó a que ella terminase. Cuando salió del baño envuelta en una toalla, el joven recordó lo sexy de la respuesta de ella cuando le insinuó que llevaba una enagua. Él se limitó a verla a sus ojos y le sonrió.

–¿Qué sucede?

–Nada –le respondió él ruborizado.

Ella estaba de la misma forma que él y se fue directo a su habitación a cambiarse. Acto seguido, Shinji se metió y se dio un baño y de paso se relajó pensando en todo lo sucedido con su compañera de apartamento.

–«Ahora que nos besamos, ¿Seguirá lo otro? ¿Será demasiado pronto? Me gustaría no hacerla sentir mal y presionarla, pero demonios. Cada vez que me besa me vuelve loco.»

La pelirroja por su parte también tenía casi el mismo pensamiento. Temía de hacerlo sentir mal y que él la viera como una ramera. Recordó que el morocho fue el responsable de haberla besado primero y que él fue el que tomó la iniciativa de lo que sucedió el día anterior.


Al terminar el baño, el joven sale y Asuka ya estaba vestida. En esta ocasión, se puso una falda corta con volados de color negra y una blusa de mangas cortas. Dejó suelto su cabello sin sus clips nerviosos. Se encontraba en el comedor.

El joven fue a su habitación y recordó que tenía que arreglar el fusuma. Se puso una playera blanca y unos pantalones largos frescos que llegaban a la altura de los tobillos. Cuelga la toalla en el tender al igual que lo hizo su novia y se dirigió a la sala de estar. Allí Asuka esperaba que hacer.

–¿Quieres que te ayude en preparar la cena?

–Bueno si quieres aprender a cocinar, puedes ayudarme.

–Está bien. –le responde sonriente.

La cocción de hoy sería un cerdo agridulce con una ensalada de arroz acompañado con atún. Shinji le enseñó a la alemana cómo debía preparar los ingredientes. Parecía divertido teniendo en cuenta que ella no sabía cocinar y de paso adquiere conocimiento culinarios.

–Tienes que cortar la cebolla de esta forma.

El joven se ponía a su lado y le mostraba la forma de cortarla, ya sea picándola o cortándola en trozos largos. Después, tocaba cocinar el arroz que técnicamente no era difícil, porque era meter en una arrocera eléctrica el contenido de una taza. Pero lo importante eran las medidas indicándole el cálculo de las porciones para no hacer de más, cuidando las cantidades.

Controlaron la cocción que, en esta ocasión Asuka lo hacía por ella misma, siguiendo las indicaciones de su compañero y viendo hasta qué punto debía dejar de cocinar con el resultado de que no saliera demasiado seco. Finalmente, terminada la cocción, le mostró cómo servir la mesa. De paso, Shinji también le preparo algo al Pingüino para que no se quedase con hambre. Se ubicaron en la mesa y se sentaron a comer.

–¡Qué bien! Ahora he aprendido a cocinar. Nadie me había enseñado. Eres bueno en la cocina Shinji-kun.

–Me alegra haberte ayudado. Prueba tu cerdo cocinado.

La joven se lleva un bocado con arroz a la boca disfrutando mucho algo cocinado por ella. Mientras cenaban, hablaron de varios temas. Uno de ellos, fue una pregunta sobre el comportamiento de la pelirroja cuando se levantó de la mesa sería, el día anterior.

–Oye Asuka. ¿Qué te sucedió ayer cuando terminaste de cenar? No te noté muy alegre.

–Ah sí. Estaba molesta por algo. Creo que no lo recuerdo. Supongo que fue algo del momento, pero después me olvidé.

–Ah, ok. Levantaré la mesa. Si quieres puedes ir al sofá.

–Claro que no. Sería descortés no ayudarte a lavar la vajilla. Por lo que mejor agradece mi colaboración. –le dijo la alemana que se levantó y le ayudó a lavar.


Cuando terminaron, se sentaron en el sofá. Shinji tenía una consola de videojuegos y se pusieron a jugar los dos a la par. Se entretuvieron durante un largo rato a solas y cada tanto ella se acomodaba en el sofá para sentirse más cómoda. Hubo un momento en el que se recostó sobre su compañero apoyando su cabeza en el regazo de aquél.

Vencida por el cansancio se durmió, pero el joven continuaba jugando. De un momento a otro, Shinji ve el reloj y nota que ya era de madrugada. Para no despertarla, lentamente se sale del sofá y apaga la consola. Deja el Joystick guardado en el mueble y observa a su amiga como duerme. La dejó allí dormida arropándola con una manta antes de irse a su habitación. Tomó su SDAT y se recostó en el futón boca arriba observando el techo y enfocando sus pensamientos en ella.


Pasó una hora. Asuka despertó, se sobresaltó y dejó caer la manta. Estaba desorientada y en el medio de la oscuridad se tropieza y casi cae al suelo, pero pudo sostenerse contra la pared. –¡Maldito Shinji! Me dejó acá dormida.

Cuando pudo ubicarse en tiempo y espacio, se metió a la habitación del joven. Se arrodilla y le quita los auriculares de su SDAT.

–¿Asuka? –preguntó el joven desconcertado.

–Me abandonaste por segunda vez Baka. Mi turno de despertarte. –le recrimina ella susurrándole a la oreja y acto seguido, besándolo en sus labios.

Se montó acomodándose sobre él y le dedicó muchos besos. Sin tener vergüenza se quitó su blusa y quedó al desnudo de la cintura para arriba en la oscuridad y le instó a quitarse también la playera. Ya los dos medio desnudos, iniciaron el contacto de sus cuerpos, explorando con caricias donde los besos no escaseaban. Ella se meneaba sobre su pelvis y él correspondía a los movimientos para intensificar las sensaciones. Asuka le sujetaba la quijada para incrementar el beso y sumar su lengua a la ecuación.

–No doy más, que pase lo que tenga que pasar Shinji.

–Espera. ¿Cómo lo haremos? No tenemos protección.

–Tengo entendido que, si no eyaculas dentro de mí, el riesgo de embarazo será menor.

–Espera, ¿Y qué tal si frotamos nuestros "atributos"?

–Gran idea, no lo había pensado de ese modo. –le responde la pelirroja que ya estaba extasiada.

Se desnudaron hasta quedar como vinieron al mundo, pero ahora con 14 años de antigüedad. Se frotan mutuamente lo que representaba su sexualidad sin llegar a fornicar, ya que era su primera experiencia juntos.

–Se me ocurre que tal vez, pueda masturbarte. –le dice la pelirroja agitada.

–Hagámoslo, creo que es mejor así.

–Tú también puedes hacerlo conmigo. Toma mi mano y te enseñaré como lo tienes que hacer.

Ella le indicaba tomándole la mano de qué forma podía tocarle sus labios inferiores para que llegue al punto de excitación. Se masturban mutuamente y gemían entre ellos. Experimentaban su sexualidad por primera vez con personas del sexo opuesto, en vez de hacerlo a solas.

Tanto Asuka como Shinji, ya se habían masturbado alguna vez en sus vidas. Mas él que ella. Pero a esta edad, era más notorio ya que sus hormonas estaban muy activas y la pubertad hacía su trabajo al impulsarlos. La pelirroja emitió un gran gemido y se empapó sobre él.

–¡¿Te orinaste?!

Agitada suelta el miembro de su compañero y lo abraza apoyándose en él. –¡No Baka! Me excité. Estoy muy acalorada, creo que no sé si pueda soportarlo.

Él le besaba su cuello una y otra vez. Sin poder resistirse la pelirroja toma el miembro con la intención de introducirlo dentro de ella. Rozaba la punta con sus labios. –Shinji-kun, hazte responsable. Si lo hacemos, no habrá punto de retorno.

Él le apoya una mano en su mejilla y se acerca para darle un beso más profundo. –Tomaré la responsabilidad.

Debido a que tanto él como ella estaban muy sudados y la germana completamente empapada en su "feminidad", la unión fue casi instantánea y no fue tan difícil que el miembro ingresase en sus fauces.

–Uy esto es sabroso. Aunque duele un poco.

–¿Estás bien?

–Creo que no. Cambiemos de posición. –se giran entre ellos, él arriba y ella abajo, le abría sus piernas– Así está mejor.

–Lo siento. –le dice él besándole una mejilla mientras ella le apoya una mano en su rostro.

–No pidas perdón Baka. Hazlo despacio, trátame suavemente.

–Está bien, lo haremos despacio.

El joven ya dentro de ella, meneaba lentamente para que no le doliera demasiado. Gemían entre ellos sincronizados y sin quitarse la vista de encima, porque si bien había oscuridad, la poca luz que ingresaba desde el exterior mostraba los contornos de sus rostros.

Cambiaron de posición y él se la sentó sobre si, fundiéndose en un abrazo y lo siguieron haciendo. Shinji sentía los pechos de su amante rozando sus pectorales. Con una de sus manos le masajea uno de ellos con delicadeza.

–Te gustan por lo que veo.

–Son lindas y suaves.

Ella le muerde los labios y jugaba con ellos lamiéndoselos con su lengua.

–Eres muy fogosa.

–Tú también. Sigue así que te mueves bien.

Los besos y las caricias continuaron durante todo el coito. A media que los minutos avanzaban la agitación crecía y el sudor se hacía evidente en sus cuerpos y sus rostros. Finalmente, como era su primera vez el joven comenzó a sentir que se estaba acercando a su límite.

–Tengo que acabar Asuka.

–Hazlo afuera así evitamos accidentes.

El joven piloto se retira del interior de su flamante amante y comienza a rozar su miembro sobre la intimidad de la pelirroja, tratando de estimularse mutuamente con las embestidas. Cuando alcanza su propio orgasmo, Shinji detiene sus movimientos pélvicos y las convulsiones de su hombría al expulsar toda su semilla sobre la zona abdominal de Asuka, le permite a ella encontrar su propia liberación.

El varón se desploma muy agitado sobre su pareja, teniendo la precaución de sostenerse con sus brazos a los lados, para no recargar todo su peso sobre ella. Ambos respiran muy agitados por sus actividades y disfrutando del momento post coito.

–Qué caliente y pegajoso que es esto. –señala Asuka tras recuperarse un poco.

Se separan y se recuestan uno al lado del otro. La pelirroja se tocaba su torso y experimentaba con el esperma de su amado. –Jamás me imaginé que fuera caliente y viscoso.

–Al principio es así, pero luego se vuelve frío y se cristaliza y se te pega en todo el cuerpo.

–Te la has jalado un montón de veces antes de estar con una chica ¿No? –le pregunta ella con un tono sensual.

Su compañero le toma la mano y le masajea su muñeca en señal de cariño. Se quedaron viendo el techo uno al lado del otro durante un rato, disfrutando de su compañía luego del primer acto de amor de sus vidas. Ella se acurruca apoyando su cabeza en el torso de su amante y desparramando toda su cabellera rebelde. Acto seguido él le acaricia su cabecita.

Ella cerró los ojos y durmió por unos pocos minutos. Pero luego el joven tuvo que recordarle que debían lavarse.

–Deberíamos lavarnos Asuka.

Ella se reincorpora lentamente y le da un beso a sus labios para luego jugar con los suyos, haciéndolo un poco más apasionado.

–Vayamos al baño. –le dice ella nuevamente dándole otro beso– Podríamos asearnos juntos ¿No lo crees?

–No sé si sería una buena idea, ya que lo repetiríamos y podríamos causar desastre.

–Ja ja. Ven, vamos a divertirnos un rato. Lo que pase, tendrá que pasar. Además, creo que Misato tiene unas pastillas anticonceptivas guardas por allí.

–Eres ruda cuando lo deseas.

Ambos jóvenes ingresan al baño encendiendo la luz. Ella notó que tenía un poco de sangre en sus genitales, a causa de la rotura del himen, al igual que su compañero.

–¿Sucede algo? –le pregunta su joven amante observándola de espaldas.

–Leí sobre esto. Cuando pierdes la virginidad, a las chicas le puede suceder que haya sangre abajo. No te asustes ahora cuando te limpies, ya que tu miembro puede estar ensangrentado.

–Entonces te lastimé.

–¡Baka! no me has lastimado. Ahora hazte responsable de esto, ya que tú fuiste el primero y espero que seas el último. –le dice ella ruborizada acercándose a él y abrazándolo por el cuello– ¿Probamos una segunda vez?

–Podríamos llenar la bañera, ¿Qué te parece?

–Suena bien y de paso ahorramos agua.

Asuka pone un tapón a la bañera y gira el grifo. Mientras se llenaba, ya sin pudor se meten en ella. El joven se sentó en una posición estirando sus piernas. Acto seguido, su compañera metió una pierna y luego la otra. Parada frente a su amor, él no se resistió y le besó parte de su cadera y muslos. Metió una mano por detrás con delicadeza tocando su fornido y joven trasero.

–Vaya, veo que te gusta mucho mi trasero.

–Si quieres, puedes "sentarte" aquí conmigo mientras el agua enfría nuestros cuerpos.

La joven le sonríe con complicidad, abriendo lentamente sus piernas y agachándose con la intención de sentarse sobre la región pélvica de su amado, para iniciar una segunda vez. El miembro del joven estaba 100% erecto y en su punto más alto. Rozaba y tocaba el monte de venus de su amada.

No sería inmediato el coito con el propósito de disfrutar más el momento previo entre ellos. Rodeando sus brazos por detrás de la nuca, la joven le dedicó los besos más lindos que podría brindarle a alguien de su sexo opuesto. Él le respondió de la misma forma, jugando con sus lenguas para alcanzar nuevamente el éxtasis sexual.

Cuando el agua llegó a un punto de que no rebalsara del todo, Shinji cerró el grifo. Lentamente ella se acomoda tomando el miembro de su amado con la intención de iniciar el segundo acto y de a poco se lo introducía en sus fauces.

–Uy, duele menos. Pero es más reconfortante.

Meneaban lentamente sus caderas siguiendo el ritmo mutuo, el agua no salpicaba demasiado y les daba la posibilidad de concentrarse más. Los besos se tornaban más profundos y el joven cada tanto intercalaba rompiendo el beso y lamiendo su cuello y también besándolo. Ella gemía por cada meneo de su nuevo amor. Continuaron así durante unos largos minutos hasta que finalmente el morocho llegó a su límite.

–Otra vez tengo que terminar.

–Te dije que posiblemente Misato-san tendría pastillas. ¿Quieres hacerlo dentro mío para serte más cómodo?

–Confío en ti.

Cuando llegó el momento ella sintió las convulsiones del miembro de su amado y el calor correr dentro de ella. Como si fuera poco, ella también recíprocamente terminó con él expulsando un gemido de placer y temblando sus piernas. Para sellar el momento, se dieron un último beso apasionado con lengua.

–Qué bonito.

–Ahora si, a asearnos por favor.

Ella emite una pequeña carcajada. Rompieron la unión y se bañaron reciclando el agua. Se enjabonan mutuamente sus cuerpos y se asearon. Cada tanto entre carcajadas, jugaban con el shampoo y la crema de enjuague, masajeándose sus cabellos.

Y así tuvieron el baño más reconfortante de sus vidas. Cuando terminaron, tomaron sus respectivas toallas, vaciaron la bañera y la dejaron en condiciones por si otro debiera usarla. Se envolvieron en sus toallas y salieron del cuarto de baño.

Él se posiciona para verla mejor y le apoya una mano en su mejilla acercando su rostro al de ella para darle otro beso. Ella lo abraza por el cuello para que sea más profundo y apasionado. La luz del pasillo se encendió.

–Ejem. Vaya, ¿Ya lo hicieron?

Parcialmente desnudos, su amada en toalla abrazada a él a su lado y su tutora allí presente cruzada de brazos.

–Ufff. Ni yo y Kaji hemos llegado tan lejos cuando lo hicimos por primera vez.

–¡Entrometida! ¿Tuviste que venir justo a estas horas?

–Maldición –dice Misato con la vena hinchada– ¡La próxima vez vendré con Kaji y haremos una competencia de gemidos!

–Mmm je je je je. Perderás. –asegura la pelirroja yéndose de allí con su amado rumbo a sus habitaciones.

Como acto cómico, Pen-Pen aparece allí estirándose sus alas con la intención de beber algo.

–¡Maldita sea! Estos chicos. A su edad no hacía esas cosas. –luego de maldecir sonrió– «Bien por ustedes. Sabía que tarde o temprano congeniarían como pareja.»


Siendo de mañana en Tokio-3, la pareja seguía dormida. Vestidos con ropa holgada sus dos primeras experiencias en el amor los dejó cansados. La pelirroja estaba abrazada a su nuevo amor y dormía plácidamente. Pero él se despertó y se reincorporó lentamente para no interrumpir el sueño de su amante. Era un ángel durmiendo y disfruto verla así.


Ya vestido y preparando el desayuno, su amada ordenaba y le ayudaba a cocinar. Misato se había despertado también y la idea sería desayunar juntos, Sentados en la mesa y con el desayuno servido empezó la charla. Los jóvenes pilotos luego de su primera noche de pasión, estaban sentados uno al lado del otro ruborizados.

–Bueno ahora que tengo su atención, tengan.

Ella les dejó condones y pastillas anticonceptivas sobre la mesa.

–Utilicen el método que le parezca más cómodo, pero ambos son efectivos. Asuka, debes tomar una pastilla ahora para que se queden tranquilos.

El rubor en sus mejillas aumentó solo con ver las pastillas allí. Asuka toma un blíster para verlo mejor. Eran muchas pastillitas pequeñas. El joven piloto toma un paquete de condones, lo abre y su contenido cayó revelando que se trataba de un conjunto de 3 condones sellados individualmente en paquetes de brik.

El joven los ve con curiosidad. –¿Y cómo se usa esto?

–Él no usará eso. Ni loca aceptaré que me introduzca "látex" en mí cuerpo.

–¿Látex? –pregunta Shinji confundido.

–Bueno entonces en ese caso usen las pastillas. Deberás tomarlas para evitar que quedes encinta. Que él no eyacule dentro tuyo, no significa que no puedas quedar embarazada. El riesgo disminuye, pero siempre existe.


Camino al instituto, ambos jóvenes no decían ni una palabra. Debido a que todavía no eran conscientes de lo que hicieron anoche. Fue su primera de intimidad y cada cual tenía un sentimiento distinto.

–«¿No dirás nada Baka?» –pensaba Asuka manteniendo la caminata con un poco de rubor en sus mejillas.

–«Mejor no diré nada. Si digo algo puede enojarse.»

Mientras caminaban se veían de reojo y cuando coincidían con fijarse la mirada, inmediatamente miraban al frente sonrojados.

–¿Tienes vergüenza? –le pregunta el morocho de ojos celestes.

–¿Y por qué deberían tenerla Baka? –le responde con rubor.

–¿No dirás nada?

–¡Claro que no tengo que decir nada! Lo hicimos y punto. –le responde Asuka con malhumor.

El joven se tomó el tiempo de responderle. –¿Por qué estás molesta?

–No respondo preguntas estúpidas. ¡No empieces con tus estupideces!

–Hai.


Cuando llegaron al aula, cada uno se acomodó en su pupitre. Como todas las mañanas, Shinji se limitaba a conversar con Kensuke o Touji y también observar a Rei.

–Así que técnicamente ella se está recuperando. –les dijo Touji con respecto a la recuperación de su hermana Sakura.

–Eso es una grandiosa noticia Touji-kun. –le responde Shinji contento.

–Hoy iré a verla. Me dejarán ingresar al Geo-Front. Quería saber si me querían acompañar. Será a la tarde. –les menciona Touji.

–No sé si podremos acompañarte, no tengo autorización.

Touji le apoya una mano en el hombro a Shinji. –Él me acompañará. ¿No es así amigo? –le pregunta Touji a Shinji.

Asuka oía todo y veía de reojo la conversación para luego mirar al frente apoyando su cabeza en sus brazos.

–Buen día Asuka-chan. –le saluda Hikari.

–Buen día. –le saluda ella desganada.

Hikari toma asiento en el pupitre de al lado. –¿Te sucede algo Asuka-chan?

–Estoy cansada. –le dice la pelirroja hundiendo su rostro en los brazos.

–Ah, ¿No dormiste bien anoche?

–No.

–Deberías ir a la enfermería. Te daré la autorización, ¿Quieres?

–Me vendría bien.

–Entonces ve.

–Gracias Hikari-chan.

Asuka se pone de pie, tomaba el maletín y salía del aula. Shinji vio la escena mientras Kensuke y Touji hablaban entre ellos cerca de él. El joven piloto se pone de pie y se acerca a Hikari –¿Sucede algo con Asuka?

–Está yendo a la enfermería, no se sentía bien.

–¿Puedo ir con ella? –le pregunta él piloto –Ella es mi compañera de pilotaje y debo saber cómo se siente.

–Está bien. Ve tu solo.

–Gracias Hikari.

El joven sale del aula y alcanza a la alemana.

–Asuka-chan.

–¿Qué quieres? –le pregunta ella de mala gana.

–Me dijo Hikari que no te sentías bien. –le dice él con preocupación.

–Mentí. Quiero dormir y estoy cansada. –le responde la ojiazul seriamente.

–Ah. Bueno entonces vuelvo al aula.

Asuka le detiene: –¿Volverás al aula?

–Bueno si necesitas descansar, te dejaré sola.

–Ven conmigo, tú también no has dormido bien. –le invita ella a ir a la enfermería.

–Sabes bien que lo que menos haremos en la enfermería será dormir.

Se acerca a él con una expresión de enojo. –¡Baka! ¿Te crees que soy una muñeca sexual?

–No me refería a tener sexo, solo quise darte un cumplido porque se bien que lo que menos haremos será dormir. Sólo hablaremos de cualquier cosa. –le responde él con convicción.

La pelirroja sonríe ligeramente y apoya sus manos en los hombros de su amante acercando su boca a una de sus orejas– "Ecchi" –le susurra ella "pervertido" en japonés.

El joven se ruboriza y nota la sonrisa pícara de su amante. Su amada da la vuelta y continúa su trayecto hacia la enfermería. Él la sigue a unos metros. Bajaron un piso hasta llegar a la enfermería. Los atendió una enfermera y cada uno se colocó en una cama uno al lado de otro. Como la enfermera estaba allí presente no pudieron hacer nada. Simplemente se vieron durante un tiempo hasta que finalmente se durmieron.


Se hizo la tarde. La jornada estudiantil había terminado y Shinji despertó. Vio que Asuka ya no estaba. Él se sale de la cama, se pone su calzado y nota que la enfermera tampoco estaba. Saca su celular y le escribe un mensaje a su amada preguntando sobre su paradero, pero ella no le contestó.

Fue al aula 2-A y cuando ingresó, vio la figura de su amada sentada en la mesa de un pupitre mirando por la ventana el atardecer. Escuchó la puerta correr. Él estaba estático parado en la puerta del aula. Asuka gira sobre la mesa sentada con las piernas juntas.

–Hola Baka.

–¿Ya terminó la jornada? –le preguntó él confundido y masajeándose su cabello.

–Hai.

Él se acerca y se pone a su lado viendo la ventana. –¿Dormiste bien?

–Hai. –le responde ella seriamente.

–Me imagino que te quedaste dormida.

Violentamente la germana da un salto y aterriza en el suelo escuchándose el sonido seco de su calzado rebotando en él.

–No dormí nada. Tú si dormiste. Encima, para colmo la enfermera se fue. Pudimos hacer algo indecente, pero te dejé dormir. –le habla con serenidad.

–Tu mal humor fue porque tenías sueño.

–Hai. Ahora estoy descansada. –le responde ella con tranquilidad.

–Bueno entonces volvamos al apartamento de Misato-san...

Ella lo toma de la mano y se lo lleva a rastras de allí. –¡Ey! Asuka. ¿Qué te sucede?

Fueron al aula del día anterior, la que estaba en desuso. Los pupitres estaban todos arrinconados a un costado y estando en el medio del aula, una mesa larga de docencia.

–Asuka ¿Qué sucede?

Ella se acerca a él y salta con la intención de abrazarlo y él la atrapa sosteniéndola de la espalda apegándola a su cuerpo. Ella abrió sus piernas para amortiguar el salto. Automáticamente lo beso en los labios. Casi se caen al suelo, pero pudieron mantener el equilibrio.

El joven piloto la acorrala contra la pared manteniendo el equilibrio del peso. Los besos se tornaban más apasionados. Se ubicaron en la extensa mesa para su comodidad.

Mientras Shinji dormía, ella había preparado el ambiente en aquella aula. Asuka se quita sus bragas y él se desabrocha sus pantalones, porque su miembro había crecido de tal forma que era incómodo mantenerlo allí.

–Vamos hacerlo de vuelta. –le dice ella un poco agitada.

–¿Despacio?

–Hai. –le responde con un beso tras otro.

Sus bragas quedaron colgadas de en unos de sus muslos, el joven mantenía suspendidas las piernas de su amada y abriéndolas de tal forma, para que la unión fuera lo más cómoda posible. Le corrió su jumper hacía arriba para ver ligeramente lo que representa su sexo. Él toma su miembro introduciéndose lentamente, disfrutando como ingresaba con delicadeza. Fija la vista en su rostro y demostraba una expresión de placer.

Se la acercó a ella y semi vestidos lo hicieron lentamente, meneándose y besándose mutuamente. Sus respiraciones eran agitadas y por cada embestida que recibía, ella expulsaba bocanadas al igual que su amado intercalando besos, ya sea tanto jugando con sus labios como entrelazando sus lenguas.

–No... lo podíamos... hacer en el apartamento. –le dice ella abrazándolo por la nuca y entrelazando sus dedos en la cabellera de su amado.

–No. Tienes razón. –él le devolvía el beso con lengua y cada vez más apasionado.

La recuesta boca arriba sobre la mesa de docencia. Le levanta las piernas y se las flexiona hacia arriba para hacer del coito más placentero embistiéndola una y otra vez. Asuka empezaba a gemir de placer extendiendo su mano y apoyándosela en la mejilla a su amado.

–Ay... sigue así. ¡Ay!, ¡Ay!

–Uff. Que bien se siente esto.

Extiende las piernas de su amada apoyándolas en sus hombros y ya que estaban entre medio de su rostro, las lamía con su lengua provocando que ella le sonriera.

–Eres un sucio pervertido.

–¿A sí? ¿Y qué hay de ti? –le pregunta él– Tú organizaste todo esto. Los pupitres no se movieron solos.

Ella se reincorpora abrazando a su amado del cuello y devolviéndole beso tras otro manteniendo el coito. Lo veía fijamente lamiéndole sus labios.

–Entonces debo admitir que soy más lasciva que tú. –le susurra jadeante

–No me provoques que puedo romper tu uniforme. –le advierte el morocho.

Ella junta sus dedos introduciéndolos en un espacio de la camisa de su amado y con fuerza abre su camisa rompiéndole la costura de sus botones.

–Ah, ok. ¿Así lo quieres?

Él le rasga su jumper dejándola parcialmente desnuda. Acto seguido le destroza parte de su camisa rasgando la mitad, quitándole su sostén y dejándola semidesnuda.

–Uy eres un salvaje Shinji-kun.

–No me conoces lo suficiente. –le responde jadeante.

Ella lo empuja hacia atrás rompiendo la unión y se reincorpora caminando hacía él, con todo su uniforme destrozado y descalzándose. Arremete contra él besándolo una y otra vez, lo recuesta en el suelo retomando nuevamente la unión montándose arriba. Le rasguña su torso y acto seguido se meneaba violentamente sobre él.

–Dijiste que te trate suavemente.

–No es la ocasión ahora.

Él le da la vuelta y la penetraba profundamente. La volvía loca y jadeaba de placer. Sudados y cansados, era momento de acabar.

–Me vengo.

–Yo también. –le responde él.

Se besaron apasionadamente para sellar el momento y terminaron juntos en el suelo. La ve acariciándole su mejilla sobre ella. El joven se pone de pie y la levanta del suelo tomándola de la mano

–Mira lo que hicimos. Nos destrozamos nuestros uniformes. ¿Cómo volveremos así?

–En mí casillero tengo ropa de reserva. ¿Tú?

–Me arreglo. –le dice él intentando acomodarse su camisa.


El grato momento fue interrumpido por una alarma de emergencia.

–Un ángel. –dijeron al unísono.

–Debemos irnos y ¡ya!

–Espera un segundo. –le detiene su compañera–Ven, vayamos a los casilleros. –le indica ella tomándolo de la mano.

Llegaron a los casilleros, ella abrió el suyo y se puso un jumper nuevo y otra camisa, Shinji por su parte, se puso la playera del equipo deportivo de gimnasia y se dejó puestos sus pantalones del uniforme. Cierran los casilleros y ella le toma de la mano saliendo de allí. Corrieron hasta el monorriel que los llevaría al Geo-Front rumbo a la base de NERV.


Al subirse en uno de los coches, se sentaron uno al lado del otro. Durante el trayecto, Misato llamó al teléfono de Shinji.

–¡Shinji-kun! ¿Dónde están? –pregunta su tutora.

–Estamos con Asuka rumbo al Geo-Front, ya llegaremos.

–Bien, los esperaremos aquí. ¡No se tarden!

–¡Hai! –le responde él cortando el llamado.

Durante el trayecto él notó que su compañera estaba un poco nerviosa. Notaba que la expresión en su rostro era de descontento.

–Sabes que esta puede ser nuestra última batalla, ¿no? –le dice ella seriamente.

–No pensemos en eso Asuka-chan.

–Uno de los dos puede morir.

–Nadie morirá. –le responde él con convicción.

–Bueno por lo menos no moriré virgen.

–¡¿Eres idiota Asuka?! –le grita Shinji ofuscado, pero a la vez preocupado.

–Pedazo de ¡Baka! ¡Si es verdad! ¿Crees que esto es un juego? ¡Ahora estamos vivos hablando en este puto tren yendo a pelear contra un ángel!

–¿Qué te pasa? ¿No te amas lo suficiente para querer vivir? ¡¿Te has vuelto una suicida o te volviste loca?! –le pregunta él enojado, pero al borde de las lágrimas.

El tren continuaba su trayecto y ella se acomoda a su lado apoyándose en él. Todo el trayecto fue así. El tren se metió en el túnel y ahí fue que Asuka acercó su rostro al de su amado y lo besó.

–Shinji-kun. –le dice con lágrimas en sus ojos.

–¿Qué te sucede Asuka?

–Esto lo soñé. Ahora cuando me suba al Eva, el emisario al que nos enfrentaremos hará un ataque que me dejará en coma...

–Asuka...

–y estoy complacida de haber podido estar con un chico como tú, al final no eras tan Baka después de todo...

–Asuka, ¡Asuka! –le grita intentando detenerla para que no siga diciendo más cosas que le podrían llegar a hacer sentir mal. –¿Qué cosas dices por favor?

–¡Es la verdad! –le dice sollozando– ¡Moriré! ¡Todos moriremos! ¡Yo solo quiero una vida normal y tener un novio, salir y divertirme! ¡Y ahora que he perdido mi virginidad y finalmente me he declarado a la persona que amo, todo se irá al carajo! –culmina ella parándose en el medio del vagón mientras los tubos de luz que iluminan el túnel con rumbo al Geo-Front, pasaban acercándose y alejándose indefinidamente.

El joven piloto se la quedó viendo intentando comprender lo que su joven amante y hermosa pelirroja, le dijo.

–No puede ser. Eso no sucederá y sabes por qué. Porque no dejaré que te hagan daño. No permitiré que te lastimen, no permitiré que te mueras y verás que seremos felices para siempre, mientras nos mantengamos unidos.

El túnel se acabó y el monorriel ingresa en inmediaciones del Geo-Front.

–¿Y cómo piensas vencerlo?

–Lo haré.

–Eres un mentiroso.

Varios minutos después el monorriel llegó al pie de la pirámide. Los pilotos ingresaron a la base y se colocaron sus Plug Suits.

Cada uno salió de su respectivo vestuario rumbo a las jaulas. Ingresaron en los Entry Plugs y se inició la secuencia de sincronización. Ambos sincronizaron con valores correctos y los Evas fueron colocados en sus lanzaderas listos para salir a la superficie y combatir al ángel, que supuestamente la pelirroja le mencionó que sería letal.

La unidad 00 se sumó también a la batalla. Rei ya estaba en ella esperando instrucciones.

–Iniciaremos el proceso de lanzamiento de las unidades. Asuka, darás apoyo a Rei. –les menciona Misato.

–Afirmativo. –respondió la pelirroja.

–Shinji-kun, también darás soporte a Rei. Ella disparará con su rifle de positrones.

–¡Hai!

Una ventana de comunicación privada se abre en la unidad 01, proveniente de la 02.

–Shinji.

–Dime Asuka.

–No estoy loca. Esto lo soñé.

–Charlaremos después de la batalla, ahora no.

–¡Baka! por favor. ¡Tienes que creerme!

–¡Te creo! pero ahora debemos combatir y hacer de apoyo a Rei. ¡Cambio y fuera!

–¡Pero!...

Él corta la comunicación. –«Asuka tienes miedo y no sé porque, pero si llega a atacarte me pondré delante de ti para evitar el daño».

–¡Lanzando unidades a la superficie! –exclama Ibuki.

Las tres unidades viajaban por los ductos hasta que finalmente llegaron a la superficie. Arriba de ellos, Arael se hizo presente. Rei en el medio, la 01 y 02 a cada lado esperando órdenes de Misato para atacar.

–Puedes disparar Rei.

–Gracias.

La peliazul apunta al núcleo que podía divisarse a simple vista y comienza a dispararle. Pero lamentablemente, la distancia del rayo de positrones era corta y el disparo no alcanzó.

El emisario los detecta y emprende un ataque fuerte hacia ellos. Shinji lo vio venir y se interpuso enfrente de ambas unidades, como si todo pasase en cámara lenta. El ataque fue tan poderoso que las lecturas del piloto y su unidad, indicaban datos de telemetría erróneos.

El joven Shinji Ikari gritaba del terror sin entender lo que sucedía a su alrededor.

–¡AHHHHHHHHH! ¡ME DUELE! ¡QUÉ CARAJO! ¡QUITENME ÉSTO!

–Shinji-kun. –susurraba Asuka consternada viendo el monitor. El ángel atacaba de nuevo y Asuka en un intento de defenderlo empujaba la unidad 01 abajo para que cayera y se protegiera con la 00. Para su suerte el ataque pudo esquivarlo– ¡Oye primera! Tenemos que buscar la forma de vencerlo y sacar a la 01 de aquí.

Los gritos de Shinji se escuchaban en todos los canales de comunicación. Su padre manteniendo la cordura ordena que la Unidad 01 sea desactivada para proteger tanto la integridad del piloto como de ella.

–Intentando cortar los enlaces neurales.

–¡Díganme que hago maldición! –grita la pelirroja desesperada.

–¡Asuka!, llévatelo de allí. ¡Llévate a la 01 y salgan de allí! –le indicaba su tutora con desesperación.

–Rei –le indica Gendo a la piloto por canal privado– Ve a buscar la lanza y destruye al emisario.

–Si Comandante.

–Katsuragi, ordena a Sohryu a que retire la unidad 01 del campo de batalla y que sea puesta en una lanzadera para ser devuelta a la jaula y rescaten al piloto.

–¡Si señor! ¡Asuka!

–¡Hai!

–Pon a resguardo a la unidad 01 en una lanzadera. Ahora los chicos te harán emerger una para que lo deposites...

–¡La unidad ha sido desactivada! Que lo haga ahora Misa-chan. –le susurra Ritsuko a su compañera.

–De acuerdo. ¡Asuka! ¿Me oíste?

–¡Ya te oí maldita sea! Dios, esto es pesado.

Asuka arrastra a la unidad 01 tomándola de espaldas y sosteniéndola de las axilas como si se tratara de una persona inconsciente. Se acerca a una lanzadera y la deposita allí como pudo y esta descendió violentamente.

–«Shinji-kun, ojalá que estés bien. Gracias por salvarme» –pensaba ella apenada.

–Asuka plan de contingencia. Intenta distraer al enemigo. Te daremos rifles paleta para defender la base.

–¡Enseguida! ¿Dónde fue Ayanami?

–Fue a buscar un arma que puede derrotar al ángel. –le responde su oficial superior y tutora.

La pelirroja esprinta a una zona boscosa evitando al enemigo. –Pues que se apresure.

–En eso está Asuka. –le responde su tutora.

Arael estaba al acecho con la intención de atacar a lo primero que se le cruce. La alemana hacía lo que podía para ocultarse.

–¡Maldición! ¿En dónde se encuentra Ayanami? No creo que lo pueda distraer por mucho tiempo.

–Asuka resiste.

–Si claro. Ustedes porque están del otro lado de la línea, yo aquí soportando la persecuta de este maldito. –decía ella con fastidio.


La unidad 01 llegó a la jaula. Operarios y personal de emergencias se acercaron al Entry Plug que previamente fue extraído del receptáculo del Eva y drenó el LCL que estaba en su interior. Los operarios sacaron al joven piloto que se encontraba allí, casi moribundo e inconsciente. Fue llevado en una camilla y sus signos vitales eran débiles, ya que Makoto lo notificó a Ritsuko. En una sala de emergencias fue despojado de su Plug Suit, le hicieron reanimaciones y todo tipo de análisis en plena batalla contra Arael.


Le tomó 12 minutos a Rei llegar al Dogma Terminal. Al acercarse al cuerpo inerte e incompleto de Lilith, ella extrae la lanza de Longinus y se la llevó consigo a paso lento hacia la superficie. Debía tener cuidado con ella o de lo contrario podría dañarla. Al extraerla del cuerpo de Lilith, parte de su cuerpo se regeneró. Pero en su lugar, para evitar que se siga completando, se puso en su lugar un receptor de un material similar a la de la lanza.


Arael continuaba atacando a la unidad 02 y Asuka intentaba defenderse como podía. Tenía que ser fuerte, ya que dentro de sus pensamientos se sentía apenada por la situación que tuvo que pasar su flamante amante.

–¡Demonios! ¿Dónde carajo está? –exclama con enojo por Rei

–Aquí estoy segunda. ¡Cúbrete! –le exclama Rei tomando carrera desde una distancia prudencial. Con todas sus fuerzas lanzó el artefacto y éste voló por los cielos en dirección al emisario como si se tratara de un lanzamiento de jabalina. Este penetró en el núcleo atravesándolo de ambos lados y siguió su curso perdiéndose más allá de los confines de la atmósfera.

–El emisario ha sido derrotado –exclamó Aoba viendo los monitores.

Las MAGI indicaron que no había actividad y éste pereció.

–Buen trabajo –dice Gendo inexpresivo como siempre.

Misato entró en consciencia de que su tutelado favorito, estaba grave. Ella cabeza abajo extiende sus brazos y cerrando puño apoyándose en su puesto de control.

Lo mejor que pudo hacer en ese momento Ritsuko, fue acercarse a ella e intentar consolarla. Ninguna de las dos sabía en la situación que se encontraba


Ya habían pasado 5 horas desde la batalla. La alemana se encontraba en una sala de terapia intensiva en inmediaciones de la base, en una zona de enfermería de primeros auxilios.

Cuando Shinji fue rescatado y apenas despertó, empezó a decir cosas sin sentido. Una de las tantas palabras, era que pedía por su madre y que una muñeca de cabello rojizo le molestaba demasiado. Y que tenía miedo de las sombras y de sentirse solo.

El informe médico elaborado por Ritsuko, reveló que el daño cerebral que había recibido el joven durante el ataque de Arael, fue grave. Tuvieron que inducirlo en un coma farmacológico para suprimir cualquier daño a futuro.

La doctora les informó a Misato y a la pelirroja, que la idea era que él despertase por sí solo y realizar un tratamiento con nano células neuromotoras que reemplazarían a las neuronas dañadas.


La pelirroja aún no se había quitado su Plug Suit. Parada y firme enfrente suyo se encuentra un Shinji Ikari conectado a un monitor que media sus signos vitales, además de una intravenosa que le suministra suero y analgésicos. Solo se limitaba a decirle cosas hirientes.

–Torpe. Eres un torpe. –decía una y otra vez.

Ella aún no salía de su asombro de ver al joven allí inconsciente ya que, dentro de sus pensamientos, ella se veía allí en lugar de él.

–Torpe, ¡Eres un maldito torpe! ¡Baka! ¿Por qué lo hiciste?

Su enojo iba en aumento a medida que tomaba conciencia.

–¡¿Vas a seguir allí holgazaneando?! ¡Despierta basura!

La joven lo toma del brazo, pero el peso de su cuerpo inerte se corre a un costado abriéndose la bata del hospital, que le cubre parcialmente el torso. Ve los rasguños que ella le causó en la última ocasión sexual. Acerca su mano con delicadeza y le tocaba aquellas heridas. Sus lágrimas brotaban corriendo por sus mejillas.

La puerta de la sala se abrió y la que ingresó fue Misato.

–Asuka. –le llama su tutora.

–¿Qué sucede?

–Tenemos una situación.


En el Dogma Central, los operadores detectaron la presencia de fuerzas militares acercándose al Geo-Front parcialmente destruido y abierto a la intemperie. Makoto informó sobre eso y Ritsuko preparaba un plan para resguardar a las MAGI. Gendo dejó todo en manos de Kōzō Fuyutsuki.

–¿Y usted qué hará señor? –le pregunta su colega.

–Prepararé el terreno. Vendrán por nosotros. Llegó la hora. –le dice Gendo sacando de su bolsillo un contenedor de cristal que contenía en su interior, un clon de Adán en estado embrionario.

La intención de él era dirigirse al Dogma Terminal, fusionarse con otra Rei que él había clonado. La otra se encontraba en inmediaciones de la base, precisamente en la jaula de la unidad 00 esperando instrucciones.


Vio pasar a varias fuerzas paramilitares de NERV, supuestamente en posición de espera para proteger a la base y sus intereses. Mientras, Asuka sin rumbo planeado, caminaba perdida en inmediaciones esquivando a miembros de infantería de aquellas fuerzas paramilitares. Llegó a la jaula de la unidad 00 junto a su piloto.

Confundida sin saber qué función cumplir ahora, ya que su tutora le dijo hace unos minutos que haga lo que le plazca o lo que parezca correcto, se acerca a la joven de cabello azul. Rei estaba sentada en el suelo con las piernas flexionadas observando a su unidad sumergida parcialmente en CBL.

–¿Qué harás segunda? –le pregunta Rei inexpresiva.

–No sé. –le responde la germana seriamente.

–¿Defenderás lo que más quieres o te quedarás aquí como yo esperando instrucciones? –le pregunta la de los ojos rojos observándola de reojo.

La joven de cabello rojizo se cruza de brazos expresando seriedad en su rostro. –Ya me vale lo mismo estar aquí hablando contigo o esperar a morir.

–Dicen que siempre existe un pequeño hilo de esperanza al final del camino cuando crees que ya no hay nada más que hacer.

–Hm que interesante lo que dices. ¿Ahora me darás sermones de lo que a ti te parece correcto hacer? –le pregunta la alemana con desprecio.

–Yo solo obedezco al Comandante. Espero sus instrucciones.

Asuka la ve con expresión de desconcierto y con desprecio.

–¿Esperarás a que él te diga lo que tienes que hacer? ¿Desde cuándo? ¿No deseas hacer algo por ti misma alguna vez en tu miserable vida?

–Yo solo respondo a lo que me digan.

Las respuestas monótonas de Rei ya hartaban la paciencia de la segunda elegida. Se acerca a ella y la toma del cabello intentando levantarla del suelo. –¿Te duele?

Rei emite una expresión de dolor.

–Bueno por lo menos veo que lo sientes. –le sigue hablando Asuka.

Al levantarla, la ojiazul la toma de los hombros con violencia y la apoya sobre la baranda del puente umbilical frente a la unidad 00.

–¿Qué tienes de encanto estúpida especial? ¿Te crees única porque tienes la atención del Comandante? –empieza a hacerle preguntas recriminándola una y otra vez.

Rei extiende los brazos intentando zafarse de la alemana, quien le da un golpe en la base del estómago. La peliazul se retuerce del dolor perdiendo el aire y cae al suelo arrodillada.

–No eres más que una debilucha.

La de los ojos rojos en un acto sorpresivo arremete contra la pelirroja y la arroja al suelo. Se monta sobre ella intentando ahorcarla dándose un cruce de manos entre ellas. Aprovechando una oportunidad, la alemana le da un puñetazo en la cara y esta cae de costado. Asuka se reincorpora inmediatamente y la toma de los brazos intentando detenerla, pero ella ofrecía resistencia.

–¡Te creía incapaz! ¡Pensé que eras una maldita muñeca a control remoto! ¡Pero noto que ahora reaccionaste! ¡¿Qué piensas ahora maldita zorra?! –le grita Asuka evitando algún golpe por parte de su oponente.

Asuka sintió a alguien que la jaló hacia atrás tomándola del cuello.

–¡¿Qué demonios están haciendo ustedes dos?! –les grita Misato.

Ambas intentaban recuperar el aliento luego del altercado. –¡No las quiero ver pelear! Hay cosas más importantes que hacer en este momento.

Misato se acerca a Rei para ayudarla a levantarse. Asuka enceguecida por los celos se va de allí esprintando rumbo a la sala en la que se encuentra Shinji. Al ingresar, le arranca todos los cables del monitor y le quita la intravenosa del brazo. Se lo carga en sus manos arrastrándolo por las axilas. Oficiales de NERV intentan detenerla, pero ella se escabulle con el joven en brazos. Intenta levantarlo y lo tenía en sus brazos. Llega a la jaula de su unidad, la 02. Camina por las pasarelas que la conduce hacia el Entry Plug. Mete allí al piloto y luego se mete ella.

–Nos iremos de aquí Baka.

–¡Ey! Deténganla. ¡Está escapando junto a Ikari!

Cierra la escotilla del Entry Plug y luego este se introduce en el receptáculo cerrando el mecanismo.

–Vamos llenando Entry Plug. –decía ella accionando varios botones en su consola.

La cavidad se llena de LCL.


Misato se comunica con Ritsuko.

–¡Ri-chan! Asuka enloqueció.

–Si lo estamos viendo. Está iniciando la sincronización con él adentro. Ibuki, desconecta todos los enlaces neurales del piloto y de la unidad.

–Enseguida. Iniciando procedimiento de bloqueo neural del ego.

Ellos observan en los monitores que, si bien la Unidad 02 y su piloto intentaban sincronizar, Maya bloquea la línea de comando del Border Line evitando la sincronización.

–¡Ibuki!

–Tranquila Akagi-san. No podrá sincronizar. Le di una OD (orden directa) a la MAGI para evitar el enlace Neural D24.

Asuka dentro del Entry Plug visualiza todos los eventos de sincronización. Al llegar al Border Line, aparece un mensaje de advertencia dándole indicio de que no podía sincronizar bajo una OD-12.

–¿Qué? No puede ser.

Un canal privado de comunicación se abre en su hud. –Asuka, basta de juegos. No podrás sincronizar con tu unidad. Oficiales de NERV te sacarán de allí, no te resistas o saldrás lastimada. –le indica Ritsuko.

–¡No! Me iré de aquí. «Vamos piensa, piensa. Haz que esto funcione. Debe funcionar. Más allá de que haya un bloqueo a distancia, el poder de mi mente tiene que hacer funcionar esto. Vamos no me defraudes ahora bebé» –pensaba ella cerrando los ojos y en trance.


–¡Lecturas erróneas! –Exclama Maya observando que el bloqueo neural no sería exitoso y que factiblemente Asuka podría llegar a sincronizar con su Eva.

–¿Qué? Es imposible.

–Debe ser por el tercer Children que está adentro.

–Desconecta la fuente de energía, no permitas que se sincronice. Espera, déjame darte una mano.

Ritsuko abre su notebook y teclea a toda velocidad intentando desactivar cada uno de los enlaces a mano, dándole respiro a las MAGI y guiándolas en el procedimiento de bloqueo.


Asuka continuaba concentrándose hasta que escuchó una voz dentro del Entry Plug.

Asuka.

Se trataba de una voz masculina débil que al principio no la reconoció.

–¿Quién es? –pregunta ella confundida.

Soy Shinji.

–¡Pero si tú estás…

La pelirroja buscó a su amado detrás de la butaca y él estaba inconsciente. Cuando fijó la vista nuevamente enfrente vio la imagen fantasmagórica de él.

–¡Que mierda! ¿Pero qué?

Tranquila todo estará bien.

Él se interpone con ella sentándose en la butaca. Sintió un escalofrío sin entender lo que sucedía.


Makoto junto a Ritsuko observan los monitores con los signos vitales y el estado de telemetría de la Unidad 02 y los datos son erróneos. –¿Pero qué sucede?

La unidad 02 se activó y los ojos le brillaron. Las defensas que lo sostenían se retraen y la lanzadera se acomodó para el lanzamiento de la unidad a la intemperie.

–No puede ser. –dice Ritsuko confundida intentando bloquear los enlaces neurales.

–¡Doctora! tenemos múltiples señales desde todos los flancos del GeoFront.

Misato se aparece en el centro del mando. –¡Ri-chan! la JSSDF (Fuerza de Autodefensa Estratégica de Japón) quieren capturar la base y a todos nosotros.

–No puede ser posible. –dice una incrédula doctora Akagi.

–Están ingresando por todas las entradas. –informa Shigeru.

–¿Dónde está el Comandante Ikari? –consulta Maya.

–No sé, pero defendamos la base… –indica la falsa rubia.

El que irrumpe en el centro de mando es Kōzō– Señoritas el Comandante Ikari está complicado. –les responde él manteniendo la calma– ¿Díganme la situación?

–Sohryu se hizo con la unidad 02 y está a punto de activarla. –Ritsuko ve los monitores– Bueno creo que la ha activado.

–Díganle a Sohryu que la necesitaremos. Ahora hay un enemigo más complejo. El Gobierno Japones y SEELE.

–¿Qué cosa?

Asuka estaba en trance aún intentando comprender lo que estaba sucediendo. Shinji estaba inconsciente en cuerpo, pero aparentemente no en alma. Lo que hizo que él pudiera comunicarse con su amada.

–Shinji–kun, ¿Qué haremos ahora?

–¡Asuka! –se intentaba comunicar Misato con ella– ¿Me oyes?

Asuka debemos contestar. Es Misato-san.

–¿Y por qué deberíamos contestarle?

Hazme caso Asuka-Chan. Por favor. –Le pide su amado.

La pelirroja establece comunicación. –¡¿Qué quieren?!

–Escucha Asuka, tenemos problemas. La JSSDF quiere destruirnos. Seguramente usaran una mina N2 para penetrar el GeoFront e invadir la base. Tú y Rei saldrán a la superficie para combatir al enemigo.

–¿Y por qué quieren atacarnos?

–Para el Gobierno Japonés somos una amenaza. No somos gratos y quieren acabarnos. –le explica Misato.

–Capitana, dígales que en unos minutos vendrán las unidades de producción en masa de SEELE. Según Kaji-san, son letales, deben acabarlos.

–¿Escuchaste lo que dijo el Vicecomandante Fuyutsuki Asuka?

La germana aún estaba confundida y estaba en duda si quería combatir.

–Asuka, ¿Me oíste?

–¡Ya te oí maldición!

–¿Shinji está ahí contigo? ¿Cómo se encuentra?

–No sé, creo que sigue vivo me parece, pero inconsciente.

–¡Esta bien! Pero debes cuidarlo. Cuídense por favor.

–Lo haremos.

–Rei se te sumará al combate.

–¡Hai!

Misato se comunica con Rei que ya se encontraba en su unidad 00.

–Rei, prepárate.

–¡Hai! Estoy lista para salir.

–¿Cómo es su situación?

–Estable, por ahora. –menciona Maya.

–¡Lanzando unidad 00! –indica Hyuga.

La 02 y la 00 fueron lanzadas casi al mismo tiempo. Una vez que llegaron a la superficie, como bien les mencionó Misato, la JSSDF tenía todo su arsenal a disposición para atacar a cualquier Unidad Evangelion perteneciente a NERV.

Los primeros ataques fueron por medio de VOLTS con misiles de cielo y tierra, impactando directamente en las armaduras B-Type de las unidades, apenas con daños menores.

–¡Idiotas! –les recrimina Asuka.

–Asuka, lamentablemente deberás atacarlos. Considera que habrán bajas humanas. –le avisa su tutora.

–Ya no me importa. ¡Denme un rifle!

–El rifle va en camino.

Una lanzadera con compartimiento emergió del suelo a metros de la unidad 02. Asuka se acerca intentando proteger el cordón umbilical que era su punto más débil. Toma el rifle y hace disparos esporádicos contra blindados apostados en la carretera y también contra navíos que se ubicaban en cercanías del río.

Estos último eran más letales ya que sus metrallas eran tan poderosas como para perforar blindaje de alta densidad. Algunos disparos dieron en los blindados siendo destruidos al instante. Rei hacía exactamente lo mismo.

–¡Niña! Encárgate de los acorazados. –le ordena Asuka.

–Hai.

Ella con el mismo rifle paleta que Asuka, disparaba apuntando con un casco de realidad aumentada, que le permitía hacer zoom en objetivos claves a distancia. Dispara algunas ráfagas destruyendo casi al instante algunos navíos de la flota del pacífico.

–Mierda pensar que antes eran nuestros aliados.

–Es triste, lo sé Asuka, pero la guerra es así. Un día tienes aliados y al otro a nadie.

–¡Están ingresando a la base! –exclama Aoba desesperado.

–Debemos cerrar las compuertas de acceso a lo que queda del Dogma Terminal. –le dice Ritsuko a su compañera que ya tenía conocimiento previo de ese sitio.

–Si.


En el Dogma Terminal Gendo se había fusionado en su mano derecha al clon de Adán en estado embrionario. Crecía lentamente envolviendo su brazo. Frente a él, se encontraba Lilith y un clon de Rei.

–Ven Rei, debemos fusionarnos para pasar al siguiente nivel.

Ella estática estaba allí esperando qué hacer. Cuando el Comandante se acerca lentamente caminando por sobre el lago de LCL, Rei le habla: –¿Qué deseas?

–Es el deber que me han encomendado. Salvar a la raza humana y recuperar a Yui.

–¿Y por qué? ¿Crees que esto es lo correcto?

Gendo continuaba caminando hasta que se acercó lo suficiente como para tocarla. El cuerpo del clon estaba parado frente a él.


Las unidades 01 y 02 continuaban con su combate contra la JSSDF y la reserva de la flota del Pacífico de la ONU. Una aeronave de similares características al de un bombardero B2, estaba a punto de soltar una bomba N2 para acabar con el lugar. Asuka se dio cuenta de aquella maniobra.

–¡Arrojarán la bomba! ¡Oye señorita especial! ¡Hagamos un campo AT a las quince en punto?

–Te oigo –le responde ella.

Tengan cuidado Asuka-chan. Las ayudaré. –le dice Shinji a su compañera.

–¿Y cómo lo harás?

Con mi energía el campo AT será más poderoso.

–Espero que no me engañes Baka.

Asuka pase lo que pase, yo te amo.

Aquellas palabras le generaron un cosquilleo y un rubor en sus mejillas. –¡BAKA! ¡Lo dices como si te estuvieras despidiendo! Aún falta mucho por hacer.

–Asuka, ¿Con quién estás hablando? –le pregunta Misato desde el otro lado de la línea.

–¡Con nadie! Es difícil de explicarlo ahora. ¡Bien niña especial, prepárate ahí viene ese maldito!

–Estoy lista segunda.

Los Evas se pusieron en posición extendiendo sus brazos hacia arriba una al lado de la otra, cuando llegase el momento de proteger lo que quedaba del Geo-Front, invocaran el campo AT en forma de cúpula para envolver todo a un radio de 8 Kilómetros.

El bombardeo arroja la bomba.

–¡Ahora! –grita Asuka.

El campo AT en forma de ovoide se formó alrededor de toda la base y la bomba N2 estalló justo en ese momento. Las Children sentían el calor que emanaba esa bomba. Temblaba todo a su alrededor inclusive en el centro de mando.


Justo en el momento que Gendo se fusionaría con el clon metiéndole el brazo en el medio de su torso, el clon apoya sus manos por sobre él. Ella fijo la mirada y él pudo ver su expresión de enojo.

–No soy tu muñeca. Pídele perdón a los que les has generado un daño. –le dice seriamente con un tono inexpresivo.

Ella cierra la apertura de su pecho causando la mutilación inmediata del antebrazo del Comandante. Este se retuerce de dolor tomándosela con la otra mano.

–¡Rei! ¿Por qué?

Ella se acerca a él y apoya una mano en su mejilla izquierda demostrándole consuelo por lo que estaba a punto de suceder –Porque no pediste por favor. No me preguntaste si quería esto. Ahora pasarás a mejor vida.

El Eva 01 activado de forma remota por Rei se aproxima a ellos. El clon de Rei y Gendo levitan por un poder que ella generó y Lilith sale del crucifijo y toma la forma de ella abriendo sus manos por debajo de ellos y manteniendo las palmas hacia arriba.

Es hora de que pidas perdón Gendo.

–Lo siento mucho por el daño que causé a otros. –dijo con resignación.

La unidad 01 abre su boca violentamente y éste es mutilado de la mitad del torso hacia arriba muriendo instantáneamente.


En la superficie la explosión se disipó y la vegetación que no quedó resguardada bajo el campo AT generado por las dos unidades Evangelion, se evaporó. Todo quedó hecho un desierto más allá de los confines que alcanzó la destrucción de la bomba que no fue protegida por el campo AT y los grupos de infantería automáticamente murieron calcinados. Algunos pudieron ingresar dentro de las instalaciones, y se estaba dando un tiroteo en inmediaciones de la base.

Fuerzas paramilitares de NERV defendían el ingreso de los grupos de infantería, que lamentablemente eran superados en número. A raíz de eso, Ritsuko ordenó en conjunto con Kōzō que los pasillos de la base sean llenados con baquelita, para evitar que más grupos de infantería sigan ingresando.

En el centro de mando, cada tanto Aoba informaba la situación de batalla que se estaba dando dentro de las instalaciones, mientras Makoto y Maya monitoreaban los signos vitales de las Children.

–¡Las Unidades 00 y 02 se encuentran intactas! Obteniendo imagen de cámara de seguridad de la pirámide.

–La unidad 01 fue activada. ¡Miren los datos! ¡No hay nadie dentro! –informa Hyuga.

–Hay actividad por debajo del recinto del Dogma Central! –advierte Aoba.

–¡Tenemos objetos voladores acercándose a la base! –exclama sorprendida Ibuki.

–Disipando imagen. –indica Makoto.

Entre los operadores se turnaban informando las novedades. Misato quieta y observando que se podía hacer irrumpe inmediatamente, interrumpiendo a todos allí. Observa a Kōzō con la intención de recibir una explicación satisfactoria con respecto al Dogma Terminal y lo que estaba sucediendo. Él se encoge de hombros y con serenidad cierra los ojos.

–Era la voluntad de Gendo y la de SEELE. Hasta aquí llegamos.

Misato sabía sobre el Dogma Terminal y lo que se ocultaba allí. Ritsuko la llevó y le mostró en aquella oportunidad lo que NERV, GEHRIN y SEELE hicieron durante años. La bronca, la desesperación y la tristeza le hizo despertar aquellos recuerdos horribles que prefería mantener ocultos, cuando su padre el Dr. Katsuragi por primera vez en su vida le demostró el aprecio que ella siempre deseó cuando fue salvada por él, durante el segundo impacto. Desenfunda su arma y le apunta directo a la cabeza. Aprieta el gatillo y una bala le dio directo en la sien. El cuerpo de Kōzō cae al suelo y generó un golpe en seco.

El Vice Comandante había fallecido en el acto. Ritsuko apenas se inmutó, Makoto, Aoba y Maya se atormentaron. La joven capitana bajó el arma. La científica se acerca a ella con la intención de razonar para evitar otro disparo.

–Así que esta es tu revolución. Y esto apenas empieza.

–Doctora Akagi, mire…

Maya aterrorizada observa una imagen fantasmagórica de un tamaño descomunal de lo que parecía ser la imagen de Rei sobresaliendo del suelo.


En la superficie la unidad 02 y la 00 culminaron de proyectar el campo AT. Asuka ve a su alrededor el desolado panorama, todo convertido en un desierto, salvo las zonas de vegetación que sobrevivieron por acción del campo AT que generó junto a la unidad 00.

–¡Segunda! Detecto anomalías bajo nuestros pies.

–Yo también.

¡Asuka! Cuidado vámonos de aquí.

–¿Qué dices Shinji-kun?

Hay algo abajo que saldrá en cualquier momento.

Sumado a que Lilith junto al clon de Rei ya fusionado a ella y que repentinamente los Evas de producción en Masa aparecieron inmediatamente desde casi todos los flancos, la situación se tornaba complicada para la unidad 00 y la 02.

–¿Qué son todas estas cosas? –pregunta la alemana perpleja y en posición de batalla con su unidad esperando el peor de los finales.

–No lo sé Sohryu. Pero de lo que estoy segura es que no han venido a hacerse amigos.

–Me asombra que hables así.

La imagen fantasmagórica de Lilith sale desde el lago del Geo-Front junto a la unidad 01.

Ahora será mi turno.

–¿Qué dices Anta Baka?

Nos veremos en un rato Asuka-chan. No te preocupes.

–¡Oye! Me estás poniendo nerviosa con lo que dices.

Todo estará bien. –le responde el joven piloto.

Su alma salió del Entry Plug de la unidad 02. Asuka fue consciente recién en ese instante que el alma de su compañero se quedó con ella para protegerla. Y a todo esto el alma de su madre, Kyoko se hizo presente también.

La alemana sintió correr una lágrima por una mejilla dándose cuenta de aquello. Con firmeza se tomó de las mancuernas de su butaca y esperaba el presunto final. Supuso que debía combatir contra aquellos Evas de producción en Masa junto a Rei.

–Rei, ¿Vas a esperar órdenes de tu "papi" o morirás con honor sin esperar nada a cambio? –le indica Asuka incitándola a combatir junto a ella.

Rei toma con firmeza las mancuernas al igual que su compañera de pilotaje. –Esta vez te daré la razón Segunda.

–Bien dicho.

Shinji por su parte llegó a Lilith. Ésta abre sus manos con el recibimiento especial de saludar al alma del joven piloto, que era pura y única, la cual flotaba entre sus manos.

Hola bienvenido. –le saluda ella con serenidad.

–Hola. –le devuelve el saludo tímidamente el joven piloto.

No seas tímido. Te recibiré con los brazos abiertos si lo deseas. Ha llegado el momento de que tomes una decisión con respecto al curso de la humanidad. Durante siglos, el ser humano ha sido destructivo y egoísta de sus asuntos propios despreciando en gran medida a todas las especies de este mundo alimentándose de su carne, de su bondad y su amabilidad. Esta es la gran oportunidad de dar un cambio y quién mejor para hacerlo que tu Shinji Ikari, hijo de Ikari Gendo y e Ikari Yui. El que ha nacido bajo la tutela del descendiente directo y más puro de la raza que he creado a mi imagen y semejanza. Esperé durante miles y millones de años, dormida hasta que alguien como tú apareciese con la gran oportunidad de darle al mundo la segunda oportunidad que se merece.

–¿Por qué deberían de cambiar los humanos? Yo no era nada cuando llegué aquí. Mi padre me pidió que piloteé esa cosa y todo el resultado fue en vano. Creí que nadie me quería o que nada esperaban de mí. Hasta que me gustó alguien y estaba dispuesto a estar con aquella persona. La que ahora está peleando y resistiendo todo el peso de la batalla junto a Ayanami-san. Se que no podré volver a mi cuerpo, pero quiero algo mejor para la humanidad y que se pueda revertir todo este. Deseo un mundo en paz en el que podamos vivir felices, en el que todos tengamos proyectos de vida, como estudiar, tener una novia, formar una familia, pero lo importante y más importante de todo. –el joven se entristece– Tener a alguien que me ame por lo que soy y de lo que puedo ser capaz.

Lilith lo observa entre cejas mientras la batalla entre los Evas de producción en masa y las dos de NERV se desarrollaba de fondo.

Entonces tú destino es ese, de no aceptar el gran cambio que una minoría de la humanidad deseó desde hace años. Puede que suene egoísta de tu parte, pero si realmente deseas que todo esto vuelva hacia atrás y que puedas vivir una vida normal junto a tu gran amor, será la simple decisión que tomarás. ¿Estás de acuerdo Ikari Shinji de efectuar esto?

–Así es. Quiero a mi madre en vida, mi padre que se preocupe por mí y una amiga de la cual enamorarme además de amigos en los cuales pueda confiar, solo eso.

Bueno, si es lo que deseas que así sea. Ven. –ella extiende su mano y engulle al Shinji Ikari Fantasmagórico y todo se volvió oscuro en un santiamén.


Al principio el ambiente parecía silencioso, frío y poco acogedor. Su alma flotaba en algo que le resultaba poco conocido y que no era realmente un estadio de la materia que pudiera reconocer con facilidad.

Lilith le había cumplido el sueño de una vida sencilla sin demasiadas complicaciones. Optó por lo que uno simplemente hubiera pedido, la vida simplemente soñada sin artilugios de lujo, sin materialismo y tampoco ser poderoso o influyente en un mundo podrido por la avaricia del ser humano egoísta y destructivo.

Sintió cómo si hubieran pasado minutos, horas, semanas, meses, años y décadas. Como si toda su vida pasara frente a sus ojos, como si lo vivido fuera una gota amarga de un mal sueño que le atormentó durante toda la noche.

El silencio de a poco dejaba de serlo, dejó de flotar y la sensación de sentir algo físico se materializó bajo su espalda. Se sintió recostado, en un futón en plena oscuridad. Escuchó el sonido de un "Tic-Tac", parecía un reloj. Sus sentidos se volvían notorios y cada vez más sensibles.

Algo de calor emanaba a su lado y grata fue su sorpresa que, entre sus brazos, abrazado a él, estaba una vieja conocida durmiendo plácidamente a su lado desnuda y al igual que él. Su cabellera estaba desparramada en todo su torso y cuando fue consciente de la nueva realidad, la abrazó con más fuerza.

–«Bueno aún así, es una amiga con derechos.» –pensó él.

Sus respiraciones parecían agitadas, posiblemente porque lo que estaba soñando no era para nada agradable. El joven piloto en un intento para mantenerle la calma y disminuir la presunta ansiedad de la joven le empieza a acariciar su cabellera separando algunos mechones de su frente y esta se despierta abruptamente.

–Que… ¿Qué pasa? –pregunto confundida intentando entrar en razón.

Él se limitó a verla en el medio de la oscuridad gracias a la capacidad de los bastoncillos de sus ojos observando el contorno de su cuerpo torneado.

–Soy yo. –le susurra el joven acariciando su mejilla con la mano.

–Tuve una pesadilla.

–Creo que tuvimos la misma.

–Una locura si te la cuento no me creerías. Tú estabas en ella.

–Tú también. –le responde él casi al mismo tiempo.

Ella se acurruca en él con la intención de recibir un abrazo de su amado. Aunque el joven piloto lo recordaba como si fuera un mal sueño, en teoría fue la realidad que vivió.

–Shinji, ¿Tienes energías?

–Si.

Acerca lentamente su rostro al de él y empiezan a besarse apasionadamente. Con sus manos sentía el cuerpo de su amante torneado y sexy, pero algo diferente, como si no fuera una joven niña de unos 14 años.

Cuando la pudo ver mejor con la luz del exterior de la noche, notó que su amada era notoriamente diferente. Su cabello era un poco más largo, estaba más estilizada y caderona en cuerpo y su voz era un poco más grave. Él también se sentía diferente al igual que su voz.

–Oye, ¿Mañana no hay que ir al Instituto?

–Estamos en la universidad tonto. –le responde ella con un beso tras otro.

–¿En serio?

–Siii. Esta es tu habitación, estuvimos estudiando casi toda la noche para el examen. ¿Recuerdas? Pero lo que menos hicimos fue "estudiar".

–Ah. –le responde devolviéndole otro beso.

Montada sobre él se estira para verlo mejor. –Eres mi hombre Shinji.

–¿Universidad? ¿Tu hombre? Ah ya veo. Entonces es la vida que soñé. –le dice él.

–¿Ahhh? ¿Pero de qué estás hablando? –le pregunta su novia confundida.

–«Ah, entonces fue un sueño. Todo fue un sueño. Pero estoy un poco confundido. Si fue un sueño, entonces Asuka es mi novia. Y yo su novio y estamos en la Universidad.»

Él corre con delicadeza a su novia y fue en busca de su teléfono celular. Abre la aplicación de Mapas y le indica como su ubicación, la prestigiosa Universidad de Tokio (Tōdai).

–Ah, entonces sí fue un sueño. Que locura ¡ja ja ja! Eso me pasa por leer, mmm. –él ve un manga japonés y en la portada ve la imagen de un mecha sosteniendo una lanza, diferente a lo que soñó, pero de similares características sobre su escritorio.

–Oye Shinji ¿Te sientes bien? –le dice ella acercándose a él y tocándole el hombro.

–Si, me siento bien. El estudio y leer manga me hizo tener terribles pesadillas, je je je. «Aunque no sería una mala idea para un Animé o un Manga. Tal vez tenga que trabajar sobre mi sueño.» –piensa Shinji para sí mismo y luego retoma la atención en su pareja– ¿Te he dicho últimamente que te amo Asuka?

–Si, pero no me canso de oírlo amor. –devuelve ella antes de unir sus labios con los de él en un apasionado y profundo beso.

FIN.


Eso fue todo, nuevamente gracias a mi colega y amigo Esbeliben, no duden en visitar su perfil y leer sus historias.

/u/6665695/Esbeliden

Edición y corrección Arroba5, así que ya saben a quién insultar por un trabajo deficiente jejejeje (por algo uso betas). La próxima actualización espero que sea el capítulo VII de mi propio fic.

Si están en cuarentena no la violen, piensen en sus seres queridos si quieren volver a verlos lo mejor es quedarse en casa en lugar de tontear en la calle, si tienen mascotas que requieren de un paseo aprovechen cuando salen a super o por provisiones, si no están en cuarentena intenten imitar los recaudos de los que, si lo están, mejor prevenir que curar, un año que no aprovechan como normalmente lo hacer puede significar toda una vida aprovechada.