Amor o Legado

Prologo

-Oye Rin, hoy finalmente es la prueba de exorcista, ojala no te maten. Comenta un señor de aspecto excentrico con traje blanco y un sombrero de copa del mismo color.

-Gracias por el aliento Mephisto, como si no supiera que me pueden matar en esto. Dice Rin al señor ahora conocido como Mephisto.

-Oye Rin, cuando ganes podemos ir a ver a Shiro. Mencionó un gato

- Kuro tiene razón Nii-san, gana y vayamos a ver a papá. Dijo el hermano de Rin.

- Yukio, Kuro, gracias por el aliento. Agradeció Rin a su gato y su hermano entrando a la camara donde se llevaria la prueba de exorcismo.

Al entrar vio que estaba en una especie de bosque artificial, el cual parecia real, ahí en una camara a lo alto estaban sus amigos dandole animos para pasar, en eso solo se oye en altavoces que es hora de empezar y de inmediato cientos de demonios se dirigen a atacar a Rin.

En el infierno abajo de la ciudad de Kuoh se libraba una terrible batalla entre demonios de alto nivel contra Satán Lucifer, estos no eran rivales para Satán pero uno uso una pistola de agua llena de agua bendita para debilitar a Satán y poder destruirlo, en eso ese demonio fue nombrado Lucifer, este demonio era el hijo mayor de una familia de demonios de sangre pura llamado Sirzechs, su padre orgulloso nombro a su hija menor siguiente cabecilla del apellido, la joven demonio solo alistó sus maletas para regresar al mundo humano y terminar su preparatoria.

Regresando con Rin, este ya había derrotado a los demonios pero surgio uno que no habia visto, parecía una persona pero deforme y con ansias de matar unicamente además de un cuerpo deforme y tras buen rato de pelea y a escasos minutos de terminar la prueba logra derrotar al demonio y obtener su licencia de exorcista.

En ese momento Mephisto se entero de lo ocurrido y habló.

-Ya tengo la primera misión del exorcista Okumura, acaba al parecer de morir Satán Lucifer en manos de otros demonios, y ahora demonios surgen en otras ciudades, una de ellas es la ciudad de Kuoh, propongo que el chico vaya y estudie a esos demonios, si ve que son ostiles que los elimine.

Interfiere un enviado del Vaticano

-Eso no es tu jurisdicción, pero admito que es intrigante, solo por esta ocasión lo permitire, Rin Okumura...ya tienes tu misión, ahora ve a cumplirla.

En eso ahora como Rin era exorcista acepto agradecido porque demostraría que era superior y desde la misión era superior, demostrar que demonios eran o no ostiles; una vez pasada la celebración, Yukio, Kuro y Rin fueron a la tumba de su padre Fujimoto.

Los días pasaron y Rin fue inscrito a la academía Kuoh en el tercer año y Rias ya había llegado con su clan de vuelta al mundo humano para cursar sus años respectivos.

El día había llegado y todos fueron a despedir a su amigo

-Rin...voy a extrañarte, cuidate mucho por favor. Dijo Shiemi abrazandolo muy fuerte.

Así varios de sus amigos lo felicitaron y desearon suerte en su viaje, tras el momento emotivo Rin tomó rumbo en un tren bala hacia Kuoh.

-Me pregunto, que será eso de que Satán murió, mi padre no podría haber sido vencido, menos con las llamas azules, algo más pasó y lo averiguare...Pensó Rin mientras se dirijia a Kuoh

-Acaso...algún día aparecerá quien me amé por quien soy, espero este año...logre encontrarlo. Se dijo a si misma Rias