Aun si llueve

Inui o como ahora se llama Kotaro, se encontraba acomodando varios artículos que había alquilado para recrear un ambiente de terror, mañana era Halloween y comenzaría su función especial, por esto era necesario dar los últimos toques para una función espectacular, siendo asi que no era raro ver a las muertitas corriendo como pollos sin cabeza, cada vez que Kotaro les indicaba como algo debe o no ir, y donde debe o no debe estar.

¡Porque mierda no dijiste nada hasta solo dos días de esto Kotaro, maldito hijo …! Exclama una Saki que cargaba con varias lapidas.

¡Pequeñeces, solo me olvide! ¡un pequeño e insignificante olvido! ¡así que pueden esforzarse hasta la muerte, que no poden morir dos veces! Gritaba un Kotaro con tono burlón, mientras se sentaba en un sillón que había encontrado en alguna parte.

¿Porque siempre es asi? pensó una Sakura mientras arrastraba una piedra gigante algo extraña que parecía bastante pesada, por no decir imposible de mover para una persona, y menos para una frágil y linda jovencita.

Pero esto ocurría con todas las integrantes de Franchouchou, en todas partes se veía un gran esfuerzo y sufrimiento acompañado de un sentimiento de injustica creciente, solo Tae parecía divertirse con llevar, arrastrar y levantar un peso que por si mismo debería romper sus piernas, y arrancar brazos, sí que era un Zombi con bastante energía eso hasta que se dio cuenta de que la Zombi cabeza de huevo arrastraba una piedra que emitía un sentimiento de peligro, por lo tanto algo que debía ser eliminado de la existencia, y así continuar con la paz de su reinado sobre los mortales.

La pobre Sakura mientras arrastraba su piedra no preferida, pensaba en como Kotaro siempre hacia de las suyas, ¿no nos quería?, ¿eran solo herramientas pensó?, pero también recordó cómo les había alentado en especial a ella, cuando se sentía tan miserable en ese concierto que gracias a el fue espectacular, realmente no sabía que pensar pero su corazón muerto latió ese día. Comenzó a mirarlo de reojo y por alguna razón mientras más miraba su rostro, mas pensaba en alguien que por los años debería haberla olvidado, ¿porque fue así?, dijo mientras suspiro. Lo que no sabia en ese entonces fue que si hubiera estado mas atenta hubiera notado más rápido que una zombi en estado frenético se le acercaba con gran ferocidad.

Junko se encontraba decorando con Yugiri, ya llevaban todo una pared decorada pero eso no significaba que habían acabado, ya no sabía cuántas horas había estado asi capaz le vayan a crecer sus honguitos pero parece que el destino no le regalara tan rara experiencia de nuevo, porque mientras se encontraba mezclando unos colores para pintar…

¡TAE! ¡PUM! ¡CRAK!

Todo voltearon la vista hacia el ruido y vieron a una Sakura tirada por un lado y Tae por otro, mientras la gran piedra había caído, aunque esto hizo un gran alboroto por el ruido y el desorden, no debería haber sido algo más importante, aparte claro del suelo dañado la piedra se había rajado por el choque, dejando escapar por esta una luz ominosa. Todo se quedaron mirando sin palabras, solo Kotaro se había levantado, pero no hubo mucho tiempo realmente, porque en un instante, antes de que alguien hablara o simplemente pensara en algo, la piedra simplemente exploto, y asi como un flash cegó a todos con una luz verdosa.

Lily grito apenas quedo deslumbrada por la luz de la explosión, pero no podía ni escuchar su propia voz, intento agarrar a alguien, pero solo la nada sus manos alcanzaban, ni siquiera parecía estar parada o sentada, se sentía ingrávida y esto le aterraba, su corazón debería haber salido pero ni latir sentía en el y esto no fue suficiente ya que rápidamente se quedó sin luz, solo la inquietante oscuridad le acompañaba, ¡PAPA! ¡PAPA!, decía con voz muda, pero parecía su fin, olvidada en la oscuridad y en el silencio perpetuo, pero eso no sería así, porque de pronto sintió un toque suave en su hombro derecho, y un pequeño pero suave balanceo, se acordó como su padre le tocaba el hombro antes de dormir, esta sensación despertó su cuerpo y abrió sus ojos, encontrando un par de gafas que le observaban, no era otro que Kotaro que por una vez en todo el tiempo que lo había conocido le miro con gran alivio.

"Estas bien Lily", dijo con una suave y masculina voz, muy diferente a su voz de payaso.

Si… gracias por despertarme, dijo una Lily con voz cansada, pero con una pequeña sonrisa

"No hay de que, dame tu mano, te ayudare a levantarte"

Lily se paró con la ayuda de Kotaro, y por primera vez observo donde se encontraba, era como un consultorio de algún hospital o clinica en alguna parte de alguna ciudad de cualquier país, aunque posiblemente Estadounidense por el calendario que observo en la pared detrás del escritorio. Esto se lo olvido al ver que ninguna de sus amigas estaba, y se asustó por un momento.

Lily comenzó a agitarse y con una voz que cada vez se hacía más aguda comenzó a hablar.

-Kotaro que paso con las demás, donde están, les paso algo, están peor, est…

"Tranquila Lily, las otras se encuentran fuera de este consultorio, en la sala de recepción, estamos en una pequeña clínica privada"

-Pero y el doctor, o las enfermeras, está muy silencioso y quieto.

"Es algo difícil de explicar, en si no entiendo mucho que ha pasado, pero lo único que entiendo es que no estamos donde estábamos y tampoco es en donde podríamos estar" dijo un Kotaro con una voz tranquila, sin gestos ni bromas, realmente algo extraño para Lily o para cualquiera la verdad.

-No entiendo. Hablo una Lily con una gran confusión cual se veía en su cara.

"… en términos simples, es como si estuviéramos en otra realidad"

-Mundo paralelo?

"Eso creo" pero es una suposición.

-Pero porque crees algo asi, no entiendo, no habría otra razón?

"No has visto lo que he visto, has estado unas cuantas horas dormida, eres la última en despertar Lily, pero para que entiendas, a fuera de esta clínica hay Zombi sin razón"

-Pero pero los Zombi no existen! Exclamo Lily con tono molesto.

"jajaja y tú que eres niña" dijo un Kotaro después de una corta carcajada

Lily se sonrojo, aunque eso debería ser imposible, bajo la mirada y se quedó en silencio por la vergüenza.

"Bueno no tan igual, son mas como Tae y por lo que he visto con un gran apetito"

Lily volvió a mirarlo e interrogo; ¿entonces como las películas?

"Se podría decir que si, aunque el comienzo es un misterio" dijo Kotaro mientras ponía una mano en su barbilla, "habrá que ser inteligente, averiguar y escapar de este lugar", "después de todo no creo que los Zombi sean nuestro problema principal" mas cuando había escuchado balas sonar por varios lugares en la lejanía, al menos debía protegerá sus queridas Zombis, pensó esto último.

"Bueno habrá que reunirse con las demás, te extrañan mucho, estaban preocupas estrellita, en especial Sakura"

-Si, pero algo me preocupa, seguro no habrá peligro con los otros Zombis

"No, ya lo hemos comprobado con Saki, fue a destrozar cabezas y ni se inmutaron, aparte que tienen un buen camuflaje jaja"

Camuflaje? Pensó Lily, entonces decidió ver sus manos, lo que vio fue la imagen de sus manos Zombi, por alguna razón su maquillaje no estaba, donde estaba su lindura?

-Pero que ha pasado, yo estaba linda, dijo Lily con lágrimas en los ojos (eso pueden los zombis?)

"Bueno a todas las encontré así, pero no te preocupes, eso también es una prioridad"

-Porque?

"Capaz para los Zombi no sea problema, pero hay supervivientes, policías o militares que no serán amables con ustedes, así como están, y es mi deber cuidarlas chicas" dijo Kotaro mientras inflaba el pecho.

Lily se quedó mirándolo con ojos sorprendidos: ¡quien eres, y que has hecho con Kotaro!, exclamo.

"Pero si siempre las cuido", dijo Kotaro con cara de inocente.

-Uhmmm…

"Bueno bueno, Lily, nunca dejaría que les pase algo malo, lo juro"

Lily se sorprendió otra vez por la tranquilidad y seguridad que mostro la expresión y voz de Kotaro, habrá que creer en el pensó, y solo asintió con la cabeza.

"Que esperamos entonces vamos", dijo Kotaro, y volteando abrió la puerta del consultorio y salió, mientras Lily siguió detrás.

La clínica no era grande, tenía una pequeña recepción con unas plantas por allí y por halla, un pasillo, un baño, un área de operaciones y poco más, capaz antes había solo espacio para oficina. Al salir Kotaro con Lily, una alterada Tae fue la primera en salir dispara a abrazar a la estellita, y darle unas cuantas cariñosas mordidas, las otras chicas también fueron a abrazarla, llenándola de besos, todos le agradecieron a Kotaro menos Saki, bueno a regañadientes.

Después del cálido y breve reunión, Lily observo mejor a sus compañeras, cuáles de alguna manera habían cambiado a mas rudeza. Saki estaba con un bate con clavos, con ropa deportiva, algo que realmente no era raro, lo extraño seria donde lo consiguió, Sakura tenía un tubo de metal estando con una ropa casual de salida al igual que Tae la misma con la que estaban antes del incidente, Junko era una que había cambiado, en primer lugar llevaba un cuchillo de combate en la parte izquierda de su pantalón, cual era de combate, y una pistola en el lado derecho, donde había conseguido semejantes implementos, quien sabe, eso si, se había puesto una banda de cruz roja en el hombro derecho, Ai también estaba cambiada la cual tenía un arco deportivo de gran destreza, al igual que Junko, llevaba su ropa de combate, un misterio realmente en cómo han conseguido todo esto, y por ultimo estaba Yugiri la cual estaba con una ropa moderna de calle, con un pantalón yin que resaltaba su figura al igual que una blusa verde algo suelta, eso si con apertura para mostrar el escote, su arma era una espada que llevaba en la espalda, el único que parecía como siempre era Kotaro, que lo único diferente era una pistola que había guardado en su traje, muy parecido a lo que algunos detectives utilizan.

Se veía que habían salido, había comida y bebidas en la recepción, aparte de otros implementos, acompañado de que su aspecto no era limpio, a varias le cubría algunas gotas de sangre en la ropa, siendo la que más tenia Saki. Ahora que ya estaba Lily despierta, la cual había sido la razón principal de quedarse y conseguir lo necesario para subsistir el tiempo que sea necesario para que despierte, ya era hora entonces deber cual seria el plan siguiente.

"Bueno chicas, como ven nuestra situación es excepcional en una situación desesperada, mas alla de escapar a la primera es necesario encontrar la forma de hacerlas pasar como humanas, ya saben por haber ido a explorar que la situación, aunque apocalíptica no es generalizada en el mundo, por lo tanto proteger su integridad es primero, siguiendo esta realidad he decidido que lo principal seria buscar maquillaje especializado en películas, y de ahí ver como escapar, después de todo esta ciudad puede ser purgada o como mínimo todos los Zombis y otros monstruos"

-Otro mostruos? Exclamo una Lily ladeando la cabeza

"Si, según Sakura y Saki, han encontrado otros tipos, como un humanoide sin piel, con el cerebro expuesto y que anda por las paredes y unos seres reptiloides de gran agilidad y destreza. No sabemos que son, pero aunque algunos no hacen caso a los zombies, otros si, asi que son peligrosos"

-Lily, no supo que hablar, le hacia difícil imaginarse criaturas tan grotescas, pero fue Kotaro el que le corto el pensamiento.

"Igual no es algo que debes pensar mucho Lily, cuando lo veas entenderás pero espero que asi no sea, asi que no te preocupes mucho estrellita" dijo Kotaro con una amable sonrisa.

-Lily respiro hondo y se tranquilo un poco, y devolvió la sonrisa.

"Bueno, hay que seguir, Ai, conseguiste el mapa?

-Si, acá lo tengo, respondio Ai, mientras extendía el mapa en la mesa que había en el centro.

Kotaro examino el mapa, este mapa no era de toda la ciudad, pero era suficiente, ya que tenía lo que buscaban, un lugar de maquillaje de alta gama y alguna posible salida de esta ciudad, de nombre Bakersfield, una ciudad mediana. Haciendo cálculos Inou estimo que en una media a 50 minutos dependiendo de la calle y los accesos, deberían poder llegar al lugar. El plan fue aceptado unánimemente, después de todo ya había sido debatido con anterioridad, lo único que faltaba era el lugar y como llegar, asi que se pusieron manos a la obra, llenaron con lo necesario varias mochilas y vistieron a Lily con ropa mas adecuada para correr, aparte de darle un cuchillo igual a Junko para la defensa por las dudas. Es asi que comenzaron su travesía, por la ciudad desolada, la ciudad que aun en la muerte se movía.

No hubo mucho problema al salir y también en el área circundante, las chicas ya se habían encargado de esto, todo para no causar problemas a Kotaro y para de alguna manera si es que pasa algún superviviente pueda estar tranquilo, por lo mismo solo llevaron lo necesario, capaz alguien llegue por allí después y pueda encontrar un refugio.

Caminaron con tranquilidad y siempre atentos, en una formación de estrella, con Lily en el centro y Kotaro al frente, en un principio se pensaba que era un cobarde, pero parece que cuando las cosas son serias es capaz de sacar lo mejor de si. Escogían calles amplias, después de todo era mas fácil ver enemigos aparte que solo a Kotaro le prestarían interés, pero gran parte del viaje fue tranquilo, algún que otro quejido a la distancia y disparos ocasionales, mientras llevaban 10 minutos en silencio, en la distancia, pero acercándose se escuchaba rápidas pequeñas pisadas, donde las garras tocaban el suelo, era como si un perro con uñas largas corriera por el asfalto dando ese sonido de galope tan particular,

-Perros dijo Ai, asintiendo Yujiri,

"Serán unos dos al parecer",hablo Kotaro,

-Debe ser, respondió Junko mientras sacaba su pistola de su funda

Ai le miro y negó con la cabeza, sacando su arco, y asiendo señas a Yujiri la cual asintió.

Se pusieron cerca de Kotaro, y mientras Ai tenso su arco, Yujiri saco su espada y puso en posición de combate, con la espada a como si fuera a batear, ahí se quedaron como estatuas, sin respirar.

Los perros habían detectado un olor interesante, parecido, pero con toques diferentes a lo que habían cazado anterior mente, corrieron con gran prontitud, siguiendo el olor, y ahí lo vieron un ser caliente, el cual estaba quieto mirándolos acercarse, parecía no inmutarse, estaba tan aterrado que no se daba cuenta de ellos?, pero algo no se habían dado cuenta y eran las dos Zombi que armadas les esperaban en total quietud, pero porque no les podía ver? Mas aya de oler a muerto, era que no les podían ver, eran solo manchas frías. Ante la ansiedad corrieron mas, preparándose para saltar y desgarrar el cuello suave de su pero…

¡Pack!Shss!plash!

Ai había clavado una flecha entre los ojos del perro a la derecha mientras que Yujiri había cortado la cabeza al perro de la izquierda, de una manera firme, silenciosa y suave.

-Facil , dijo Ai, mientras baja el arco

-Así es, dijo Yujiri mientras limpiaba la espada con un pañuelo que luego boto.

Lily estaba otra vez sin palabras, tanto habían cambiado sus amigas, pensaba mientras con la boca abierta les quedaba mirando.

-Las situaciones extremas requieren medidas iguales, dijo Junko mientras le daba una palmadita en el hombro derecho a Lily.

-No te preocupes Lily estoy segura que pronto volveremos a la normalidad, dijo Sakura con una gran sonrisa mientras le acariciaba la cabeza.

Lily solo asintió, y comenzó a ver a sus amigas con nuevos ojos, preguntándose si podrá tener la misma fortaleza, aunque esto también le angustiaba, pero mientras veía una a una a sus compañeras, se dio cuenta que alguien faltaba.

-¿Dónde esta Tae?, murmuro Lily

Sakura escucho esto y comenzó a ver a todo lado y era verdad, Tae había desparecido, pero cuando fue esto?, en los diez minutos de caminar les había seguido, de eso estaba segura, pero después de los perros se había esfumado.

-No esta Tae dijo Sakura con voz preocupada, Kotaro fue el primero en reaccionar y observo alrededor dando se cuenta que no estaba, al igual, que pronto harían las demás.

-Ahhhhh que vamos hacer ahora, vamos a tener que buscarla, maldita sea TAEEEE!, grito Saki, con una expresión molesta, es verdad que no le incomodaba pasar tiempo reventando cabezas pero desde que se enfrentó a ese humanoide reptil gigante, tenía miedo que no pueda proteger a sus amigas.

"Chicas solo queda buscarla, no dejaremos a ningún miembro fuera" dijo Kotaro con voz seria

-Abra que separarnos entonces, dijo Sakura, con una voz inquieta

"Hay criaturas extrañas, no podemos ponernos en peligro" explico Inou, mientras acomodaba sus lentes oscuros

-Es verdad somos más fuertes juntas, somos invencibles, comento Saki levantando el puño al aire.

-Aparte que no debe estar tan lejos, hay que pensar, adonde puede ir de la nada un Zombi? Hablo Junko

-Solo para comer carne humana no? Dijo una Lily de improviso

Ai iba a responder que eso no era para Tae pero de pronto se escuchó varios disparos cercanos, lo cual ocasiono que todos corrieran pesando que Tae estaba cometiendo una abominación.

En sinceridad eso no estaba alejado de la realidad, mientras las chicas habían estado preparándose para enfrentar a los perros, Tae sintió, mejor dicho olio el peligro, alguien diferente estaba cerca, y mientras sus compañeras luchaban ella no podía dejar que les acorralen por otro lado, asi que rápidamente pero en silencio fue asi el olor peculiar, este le hacía recordar a las criaturas inferiores que siempre aclamaban por ella o sus compañeras pero también sentía que era peligroso, por esto decidió en vez de ir de frente ir por los tejados que gracias a su gran capacidad física era fácil llegar, estuvo saltando de techo en techo y espero en la oscuridad.

Jill, estaba cansada y muy estresada, todo este ambiente le hacía recordar a Raccoon, y más cuando había perdido el contacto con Claire hace unos 45 minutos, aunque sabia que la hermana de amigo era mas que capaz de enfrentar esta situación, las pesadillas no son fáciles de olvidar.

Habían ido a Bakersfied por un asunto de terrorismo biológico, una misión de la BSSA sobre algún blanco grande, al menos de su parte, Claire había sido un polizón muy testarudo pero efectivo, aun así nunca se imagino que habría un brote tan rápido, parecía ser cosa de alguna compañía farmacéutica, al menos por la grandeza del acontecimiento, en pocas horas había empeorado, siendo peor que justo todo el horro aconteció de una manera tan rápida que cuando Claire salió a recopilar información y antes de poder haberse reunido todo había pasado, es verdad que ella pudo comunicarse porque la señal movil seguía funcionando después de todo era señal satelital pero por alguna razón ya no contestaba hace menos de una hora. Haciendo que ahora este buscándola, y buscando como salir o si hay alguna solución a esto, aparte de intentar ayudar pero todo era tan desesperanzador.

Jill caminaba en silencio, esquivando a zombis, y ocasionales BOW, a menos que sea necesario el enfrentamiento, estaba por un callejón, no le gustaba este lugar pero las otras vías estaban obstruidas, y era el único camino que daba al hospital, capaz allí está la solución. La BSSA asi le había dicho, que vaya a ver que asuntos podría ver, mientras ellos llegaban. Mientras caminaba sentía que algo lo observaba, por eso iba con extremo cuidado, pero nadie le preparo para lo que pasaría.

Tae salto y derribo a Jill, aunque no como deseaba ya que esta ultima había logrado reaccionar al ultimo momento asiendo que solo la empuje en vez de agarrarla.

Jill esquivo a media, sintió un fuerte golpe que la aventó a un lado con la fuerza suficiente como para dar unas cuantas vueltas, pero a pesar del dolor en la espalda principalmente, ella se puso de pie rápidamente y apunto con su pistola, lo que no espero es que el zombie más rápido que ella ya se encontraba por atacarla de nuevo, ella esquivo otra vez por milímetros y disparo rápidamente, pero la Zombi, era demasiado ágil esquivando 6 disparos de 7, capaz es una nueva mutación pensó por un instante, mientras que la zombie se encontraba otra vez abalanzándose, disparo mientras esquivaba varios manotazos, pero uno logro darle en el hombro con la fuerza suficiente para hacerle girar varias veces mientras rebotaba en el asfalto, la zombi aprovecho para intentar comerla pero a pesar de su dolor logro alegarla fuertemente con sus dos piernas, aprovechando esto para pararse y disparar pero el arma solo disparo una vez el cual aserto en el pecho pero después quedo sin balas, por lo cual preparo su cuchillo y se puso en posición, Tae ya estaba en posición de atacar pero en vez de abalanzarse o golpear, dio una alarido espeluznante que hasta Jill se tapó las orejas, lo que no sabia que Tae había entrado en modo berserker aumentando todos sus atributos por tres veces, y justo cuando iba a tacar, alguien le dio un golpe tan fuerte detrás de la cabeza que la dejo desmayada al instante.

El grito realmente asusto a Jill, y vio como la Zombi con la que había estado luchando cambiaba, crecio unos centímetros, sus músculos sus músculos se agrandaron lo suficiente como para ser una mujer que hacia boxeo profesional, sus dientes y uñas crecieron y sus ojos alumbraban en rojo, ella se alisto para una lucha por su vida pero justo para cuando se iban a enfrentar, la zombi se derrumbó apareciendo detrás un hombre con unas gafas oscuras, que por un instante pensó que era Wesker, pero en un segundo vistazo se dio cuenta que no tenían nada que ver, no solo por el color diferente del pelo, sino también porque daba ese aire de depredador, astucia o mínimo crueldad, se veía simple, pero ningún hombre normal ni entrenado podría haber vencido de un golpe a semejante bestia, al menos no con las manos desnudas por lo que ve, por esto decidió no bajar su guardia y entonces las vio.

-Que ha pasado! Que fue ese Grito! Se escuchó la voz algo violenta de Saki.

-Creo que es Tae, la voz tranquila de Junko hablo

-Si ella debe ser, hablo Sakura

Jill escucho voces detrás de ella, capaz este hombre no era una amenaza, justo cuando estos pensamientos le pasaron por la cabeza, vio lo más surrealista que le había sucedido, tres zombis mujeres, habían aparecido de una esquina, cada una agarrando una arma, y por las palabras que ella vio que salieron de sus labios podían hablar, ella escucho como ellas preguntaban al hombre de nombre Kotaro sobre alguien llamada Tae, y es allí que ella recordó sobre los ganados del informe de Leon, humanos controlados por un parasito con la capacidad de hablar y manejar armas, cuales eran guiados por otro, es asi que se le ocurrió la idea que el hombre que estaba parado enfrente de ella era un controlador, que estaba manejando a todos y que el mismo debería estar infectado, asi sería lógico para ella que este hombre fuera tan fuerte, capaz Tae es el monstruo que esta tirado, capaz se escapó de su control o peor aún la envió para capturarla, capaz él es hombre que busca la BSSA, si eso debe ser.

Kotaro volteo al oir llegar a las chicas, mientras en su mente se preguntaba que iba a pasar, las chicas al verlo no vieron a la mujer detrás de el, y le preguntaron sobre Tae, justo cuando iba responder presintió un ligero cambio en el aire, como también de moviente cercano, rápidamente esquivo un cuchillazo que iba dirigido a su cuello.

Jill ataco con toda la fuerza que tenia a la parte débil del hombre para darle un ataque mortal en lo posible, mientras estaba distraído, pero este esquivo y cuando ella iba continuar, agarro su mano con una fuerza tan asombrosa que le hizo soltar el cuchillo, ella intento soltar realizando una llave pero Kotaro fue asombrosamente más rápido y de un solo golpe fuerte en la quijada perdió el conocimiento, solo escucho un débil lo siento.

Mientras Jill caía al suelo, Kotaro la agarro de forma nupcial, mientras tanto las Zombis se habían quedado en silencio al darse cuenta que su querido representante había desarmado y desmayado a alguien en un parpadeo, y luego la llevaba como una novia.

Kotaro les miro y pronuncio, "Saki lleva a Tae, tendremos que volver a la clínica, pronto tendremos compañía gracias al grito de Tae, no podemos dejar a esta señorita de presa fácil de los Zombis", las chicas solo asintieron, comenzaron a caminar y fuera del callejón a unos cuantos metros se reunieron con Lily, Ai y Yugiri que les estaban esperando, y aunque preguntaron a Kotaro sobre a situación, el respondió lo mínimo y solo regresaron a la clínica.

Jill, comenzó a aclarar su mente, le el cuerpo y su cabeza como si la hubieran atropellado, su mirada no enfoca bien y le pesaban los papados, estaba acostada en una camilla, miraba alrededor y lo poco que veía le dio a entender que estaba en un consultorio, esto le traía tantos recuerdos de Raccoon trayendo le también a la memoria el porque estaba en este lugar, si estaba en una misión una misión que…! De pronto se acordó, todo lo que había pasado, esa super zombi, el hombre que la desmayo, los ganados y tuvo que pararse de inmediato a pesar de sentirse mareada debía ver su cuerpo, el miedo le invadió, capaz la habían infectado, parasitado o quien sabe que le harían, se comenzó a agitar, el aire le faltaba, pero no debía caer, debía seguir y escapar, mientras se calmaba a ella misma alguien comenzó a abrir la puerta, ella inmediatamente agarro un lapicero y se fue a la parte mas alejada del consultorio, preparándose para luchar hasta el ultimo aliento, asi es cuando apareció el hombre que la había derrotado, realmente no parecía alguien malvado camino hacia ella compaso seguro y recto.

-ALEJATE, grito Jill, ocultando el lapicero para clavarle a la minima oportunidad, pero podría?, realmente podría ganar?, o capaz ya era un ganado… ella intentaba pensar con claridad pero la voz del hombre le asusto.

"Tranquila, yo me llamo Kotaro, no pienso acerté ningún daño, no te preocupes" decía Kotaro mientras se acerba lentamente.

La voz del hombre aunque parecía normal, le hacía que no le duela la cabeza, y que sus reflejos se adormecieran, ella no se dio cuenta que el hombre se acercó tanto a ella que con una mano en su barbilla la hizo mirar a sus ojos, bueno, sus lentes oscuros, el era más alto que ella, no tanto pero lo suficiente como para tener que levantar la cabeza, cuando él le toco la barbilla no sintió ni dolor ni escalofrió o asco, era como si lentamente el mundo se enfocara solo en descifrar como sería el color de los ojos de este hombre, fueron solo unos segundos de mirarle pero ya todo pensamiento se había detenido era como se la hubieran drogado, todo mal pensamiento despareció, fue en ese momento que el abrió los labios y con una voz suave y electrizante dijo.

"Podemos conversar tranquilamente hermosa señorita"

Jill estaba profundamente sonrojada, y solo asintió con la cabeza.

Kotaro le sonrió y le hizo sentarse en la camilla..