Y aquí esta otro fic que ya tenía preparado sobre Dragon Ball Super, una serie de secuelas de lo que paso después del torneo del poder. Se que ya es demasiado tarde para eso y que ya pasamos a Broly y está la saga de Moro en el manga, pero apenas estoy escribiendo como me salen ideas en lo que trato de completar las demás historias, y ya cercas de salir de vacaciones me da facilidad de escribir tras quemarme los sesos en el seminario y en los finales de semestre.

Este primer capítulo vera como reflexiona Goku al acabar el torneo que casi destruye varios universos (iniciado por el indirectamente) mientas visita la choza de su abuelo antes de recibir el regaño de Milk por llegar golpeado, y que marcara su futuro tras superar a los dioses con el UI.

Disclaimer: Dragon Ball Super no es de mi propiedad. Todos los derechos son de Akira Toriyama, Toyotaro y Toei Animation, que son los genios detrás de esta gran serie.


-¡Bien señores y dama, llegamos!- dijo Whiss animado tras regresar victoriosos del Torneo del poder de los Universos. Tras un largo viaje de la dimensión de la nada a la Tierra el equipo U7 regreso cansado tras ganar el gran torneo de Batalla Real, la mayoría cansados y unos pocos bastante heridos tras el torneo donde la existencia de los universos estaba en juego; con 17 como el campeón de los universos, Goku dominando el Ultra Instinto y los universos reconstruidos por el Super Shenlong; al fin podrían descansar de ese loco desastre que indirectamente Goku inicio al visitar a los Zenos (aunque técnicamente les salvo a todos el pellejo).

-Ya pueden descansar señores y señora- dijo Beerus bastante calmado tras el torneo, y eso tras hacer corajes y los casi 10 infartos que le dio al ver como su vida pendía de un hilo. -Shin y yo llevaremos a Freezer a las cercanías de su mundo, no querrá destruir mundos o pasarse de listo- señalo el dios felino al demonio del frio ya resucitado.

-Ay, señor Beerus me ofende. ¿Cree que seria capaz de destruir un planeta sin su permiso, desperdiciando mi resurrección?- dijo Freezer de la manera mas afeminada y sarcástica posible.

-No me tientes tramposo de quinta. O te recuerdo tus trucos baratos remedo de...- le regaño Beerus mientras Shin tocaba los hombros de los dos y los transportaba a donde se le ocurriera.

-Disfruten su noche y su nuevo día, campeones del universo 7- dijo el viejo Ro, para teletransportarse a su mundo sagrado.

-Descansen, se lo ganaron por todo su esfuerzo. Luego podemos celebrar con estilo- dijo Whiss mientras se transportaba con los dos dioses, no quería un desastre.

Tras irse los dioses con el demonio del frio y retirarse el ángel hacia donde fueran los dioses, los 9 restantes se miraron calmados, aun no era media noche y no podían creer que solo paso una hora desde que se fueron, se sentía que fue mas por toda la acción y el riesgo que pasaron temiendo desaparecer para siempre. Vegeta solo veía a su "equipo" y cansado de su día decide deshacerse de ellos-

-¡Muy bien insectos, los que están aun aquí por la recompensa vengan a que se la entregue, y de ahí se me largan!- dijo enojado Vegeta, quien solo quería ver a su esposa e hija sanas y a salvo.

Tras gritarles es seguido por Ten Shin Han, Krillin, 18 y 17; quedandose Goku, Gohan, Picoro y Roshi en el balcón.

-¡Hasta mañana Goku, descansa!- dijo el maestro Roshi, saltando del balcón y volando en la nube Kiton hacia la torre Karin.

-Bueno papa, ya nos vamos. Videl debe estar preocupada, y cuando me vea se preocupara mas- dijo Gohan, para volar con su esposa e hija.

-Además de ver si Pan esta bien, y si la sabandija de Majin Buu ya despertó para decirle que ya no habrá torneo para el- dijo Picoro, para que ambos tomaran vuelo hacia la casa de Gohan.

-¡Hasta luego!- se despidió Goku de su hijo, rival y su maestro, gritándoles con alegría.

Tras estirarse un poco (y quejándose del dolor de sus músculos) este Goku toma vuelo dirigiéndose a la montaña Paoz, para ver a su esposa tras su victoria.

En su vuelo a casa pensaba en lo que paso y lo que ocasiono: si quería un torneo de pelea multiversal, quería pelear para ser mas fuerte, pero cometió un error. Aunque Whiss le explico que el llego accidentalmente en el momento que Zeno iba a borrar los 8 universos de bajo nivel de vida, el sentía que era el culpable egoísta de convertir un torneo "amistoso" en una competencia de vida o muerte, que pondría en riesgo a su familia y amigos, o que ocasionaría millones de muertes; y todo por apaciguar sus instintos saiyajin de pelear y ser más fuerte. Ya pensaría en como disculparse con los otros dioses por ser tan altanero y casi mandarlos al olvido, y arruinar más la reputación de Beerus y del pobre Shin.

Pero debía ser honesto, disfrutó el torneo, y vio lo que podían ser capaces sus amigos: Krillin aún sabía pelar y usar técnicas con el ánimo de antaño, Ten Shin Han seguía teniendo ese ímpetu que recordaba desde ese lejano torneo donde perdió, el maestro Roshi le enseñó que todavía tenía trucos y lecciones que enseñarle (considerando que el maestro tortuga esquivó los ataques de Jiren) y Picoro seguía siendo ese fuerte estratega. Ni hablar de los androides: 18 ya de por sí era ruda, pero esa cyborg era de uñas de titanio y fuerza increíble; mientras que el campeón 17 llegó bastante lejos por su energía ilimitada y sus escudos. Y odiaba admitirlo pero Freezer es un gran peleador, por mas cruel y tramposo que sea, si que le saco unos sustos.

Pero de los saiyajin: Gohan mostró ser ese guerrero que Goku nunca será, combinando poder, determinación e inteligente (sobretodo está); Vegeta con esa terquedad que le permite superarse a su manera, siendo el SSJB Evolution muestra de eso; y el mismo que alcanzó el tal "Ultra Instinto" que solo los Hakaishin pueden dominar (y apenas) y que era lo que Whiss le estaba enseñando. El recordar a los Hakaishin poniéndose de pie en señal de respeto lo reconfortó.

Siguió volando por la región gélida, viendo la Torre Músculo y recordando a Octavio; siguiendo su rumbo a un lugar donde no había pisado en un largo rato: la choza de su abuelito Gohan. Ya llevaba rato que no iba, solo Milk iba para limpiar y reparar la casita, cambiar las velas y aprovechar para practicar su vuelo (que lo hacía pocas veces), y quería dejar algo importante ahí.

Aún recordaba a los poderosos peleadores del torneo: Bérgamo y los salvajes animales del universo 9, fuertes pero impulsivos; los del universo 10 eran fuertes y hábiles pero calmados, no podía creer que Zamas no viera ese lado cálido de los mortales; Ribrianne y sus "mágicas" peleadoras del universo 2, desde Prum el francotirador a las locas del amor; Aniraza y el poder tecnológico del universo 3 (ya de por sí Cell era la epiteme de tecnología de su universo) que los llevo tan lejos; y los astutos peleadores del universo 4 que llevaron al maestro Roshi y a Picoro a sus límites.

Pero sentía más ánimo por el universo 6 y 11. Kyabe saco un lado de Vegeta que creía jamás ver, el de un tutor (y debía admitir que tenía ese chico el espíritu de Trunks), esos namekianos si que dieron pelea con Picoro, y hasta sentía lástima por la paliza de Frost a manos de Freezer; pero sentía mucho ánimo en sus instintos por Hit y las saiyajin: Hit mejoro bastante en sus saltos temporales, ayudándole con Jiren; Kale era bastante poderosa, superando los límites de los saiyajin con su "modo demoníaco", y para tener uñas frágiles y una voz suave e inofensiva si era una chica de temer, y Caulifla, era como ver a Milk y a el mismo fusionados cuando eran jóvenes: teniendo las uñas filosas, cabello y expresiones rudas de su esposa, y el ímpetu, pasión y hasta sorpresa por las batallas que el tenía en sus inicios, hasta esa actitud maravillada cuando la joven le pedía que le enseñara las etapas del Super Saiyajin y como alcanzar ese estado; ni hablar de su fusión, apostaría que Vegetto podría hacerle frente a Kefla.

Y ni hablar del universo 11, aunque la mayoría eran fuertes no estaban a la altura de sus tres campeones. Dyspo era tan ridículamente rápido que hasta Hoy no pudo enfrentarlo, siendo el tándem de Gohan y Freezer que lo dejo fuera de combate; Toppo aunque casi todo el torneo no peleo era exageradamente poderoso, si logro demostrarlo en la batalla de exhibición, luego dándole una paliza a Freezer al acceder al modo "dios de la destrucción" y obligando a Vegeta a perfeccionar el SSJB, para que el "justiciero" fuera derrotado por el ataque suicida que Vegeta usará contra Majin Buu hace tiempo.

Pero Jiren era el que demostró que Goku aún podía aprender y hacerse más fuerte: desde como le derrotó en estado base aún con el SSJB con KaioKen, como devolvió la genkidama con la mirada (aunque Goku en su defensa olvidó que solo afectaba a los malos de corazón), como apaleo a Kale, Freezer, Vegeta y a 17; y que este fue quien lo impulso a acceder (y perfeccionar) el Ultra Instinto. Tras pelear ambos con su máximo poder, casi perder la pelea por el retrodaño del UI y hacer un mega ataque combinado con Freezer y 17 al fin lograron derrotarlo, empatando con el y admitiendo que aumentaría su fuerza para una revancha.

Tras acabar de recordar reconoció la pequeña choza donde vivió con su abuelo en un valle de la montaña Paoz, aterrizando cercas de un riachuelo para caminar a ese lugar donde todo inicio. Al entrar vio que seguía todo en su lugar: su cama, mesa, horno de piedra, baño y repisas, donde estaban unas fotos de su abuelo: una de este con algunas velas, una foto de este con Roshi y Oxsatan, y una foto de cuando el peleó contra Goku en el torneo de Uranai Baba. Al ver esa nostalgia de su pasado se hinca, junta sus manos y se pone a rezar, tras acabar decide hablarle a la foto de su abuelo.

-Hola abuelito, a pasado mucho tiempo, desde lo de Majin Buu- dijo calmado. -Se que reviví tras lo de Cell, que no te visite por entrenar con el Gran Kaio ni que te eh venido a visitar tras derrotar a Buu, y lo siento- se sentía culpa en su voz.

-Y se que por entrenar casi no te visitó, paso tiempo con Goten o Gohan, o le doy cariño a Milk; y por eso de buscar rivales fuertes casi ocasionó la destrucción de 8 universos por un fin egoísta, y lo lamento- tomo un respiro, la culpa le llegaba tras apaciguar sus instintos de pelea, -te prometo abuelito que aunque seguiré entrenando será en menor medida, le daré mas atención a mis campos de cultivo, mayor atención a Goten, a mi nieta Pan y mucho cariño a Milk- acabo su promesa tras el torneo del poder y que haría a partir de ya.

Goku empezó a buscar en su destrozado dogi algo, algo muy importante para ponerlo en el altar de su abuelo. Tras sacarlo lo puso en el altar: un pedazo de piedra de la arena del torneo, casi del tamaño de Pan, y con 13 extrañas firmas en esta.

-Este es el recuerdo que te traje. Un pedazo de la arena que gentilmente Whiss, Daishinkan y los otros ángeles me firmaron, en agradecimiento de salvar los universos y haber dominado el Ultra Instinto. Ojalá esté a salvo aquí- acomodo la piedra en un lugar a lado de la foto. Dio otro pequeño vistazo a la choza, y al ir a los cajones de su abuelo encontró esa parte de su pasado que no recordaba: una armadura saiyajin.

Revisó la que fuera su armadura de guerrero el día que llegó a la Tierra, aunque no recordaba mucho de eso y fuera Thights la que le contara lo que pasó en ese día, y sorprendido vio un pedazo de metal con una imagen grabada en esta al fondo del cajón. Era una mujer saiyajin con armadura rosa y negra que simulaba una falda, con su cola saliendo por detrás, botas blancas y muñequeras negras. Sus manos eran pequeñas, delicadas y con uñas redondeadas, no era musculosa y su cara era hermosa: labios delgados y rosados, nariz pequeña y algo respingada, ojos negros y algo rasgados; y una cabellera negra alborotada que llegaba a sus hombros.

Al ver atrás sólo vio un escrito que parecía traducido (tal vez Jaco lo tradujo) y decía: -"Kakarotto, yo siempre te protegeré, sin importar donde estés o que yo ya no viva, se el más fuerte y protege a quien no pueda protegerse. Gine"- Goku leyó eso y sentía un cosquilleo en su corazón, como si esa mujer fuera tan importante en su vida como Milk o Pan, así que puso la imagen junto a la de su abuelo y prendió un incienso, y le rezo a esa mujer que se le hacía cercana (ya luego le preguntaría a Enda Maio Sama sobre esa Gine).

Al salir de la choza sintió el ki de Goten, viendo bajar a su hijo muy animado, con su dogi azul algo rasgado y lleno de raspones y moretones.

-¡Papá!- se lanzó Goten a su padre con mucho ímpetu. Goku se quejó del dolor pero abrazo a su pequeño, -¡WOW, si que estás golpeado! ¡Debieron ser muy fuertes los peleadores!- dijo sorprendido el pequeño híbrido al ver el estado de su padre.

-¡Claro que lo fueron! ¡Pero tu papá fue el mas fuerte, y en equipo ganamos!- dijo Goku, para aumentar el ánimo de su hijo, ambos dejando atrás la cabaña del abuelo Gohan para ir a su casa. -¿Y a ti que te paso Goten, te vez muy golpeado?- pregunto Goku al ver a Goten todo magullado.

-Pues resulta que en la isla de 17 pasó…- le contó Goten su loca aventura con Trunks, Marron y los Cell Jr (sorprendiendo a Goku que seguían vivos y ahora eran buenos), como entrenaron y pelearon como locos. Goku se reía de las ocurrencias que pasó Goten, mientras le contaba todo lo que pasó en el torneo.

Al llegar a su casita ambos aterrizaron, esperando la regañiza de parte de la única mujer que hacía temblar a Goku, más al ver el estado en el que estaban los dos. Así que abrieron la puerta y vieron a Milk que había puesto la cena, y…

-¡GOKU, DONDE RAYOS ESTABAS! ¡POR QUE TU Y GOTEN ESTAN ASI DE GOLPEADOS!- grito Milk casi a punto de clavarle las uñas a su esposo.

-Yo también te extrañe Milk. Estoy feliz de que estés a salvo- dijo Goku con su típica torpeza.

-¡No me digas que fuiste a pelear! ¡Siempre buscando peleas y hacerte más fuerte!- dijo molesta.

-¡Veraz, fue un torneo de supervivencia universal que el Gran Zeno Sama hizo, donde si perdíamos borraría nuestro universo!- dijo muy asustado conociendo a su mujer molesta.

-¡Me importa si fue idea de un dios, me cansa que pelees!- dijo con su típica insolencia a los dioses (según Oxsatan lo saco de su madre).

-Bueno yo provoque eso por accidente, pero 17 salvo a todos- dijo asustado y con una torpe sonrisa.

-¡¿Y por qué Goten está todo herido?!- grito mientras revisaba a su pequeño hijo.

-Pues verás mamá, Trunks y yo estábamos entrenando y cuidando la isla de 17 junto a Marrón mientras papá, mi hermano, 17 y los demás iban a pelear, para defender a los animales de unos cazadores que nos atacaron- dijo Goten omitiendo a los Cell Jr.

-¡Que te eh dicho de pelear! ¡Tu solo debes estudiar!- le regaño su madre.

-¡Pero si estudie! Estudie a cada animal de su isla mientras peleaba con Trunks y luego mientras golpeaba a los cazadores- dijo Goten de forma astuta, y sacaría la excusa de peleas que ya planeaba con Trunks para defenderse y de paso defender a su padre. -Y si no entrenará yo o mi papá destruirían la Tierra, así no podré estudiar, y no creo que trabajar ya muerto sea factible- dijo Goten con astucia.

Milk se sorprendió por la respuesta astuta de su hijo, y si era conciente de las amenazas que enfrentaba Goku. Así que se resigno y sonrió, abrazando a su familia y riéndose un poco.

-¿Qué esperan? Siéntense a comer y me cuentan que hicieron- pregunto más calmada.

Ambos felices se sientan a decorar el banquete de Milk, contándole Goten lo que hizo con Trunks mientras Goku le contaba todo lo que pasó en el Torneo del Poder (viendo su preocupación cuando le contó las peleas de Roshi y Gohan, o la molestia cuando describió a Caulifla); tras acabar Goten se fue a dormir, momento en el que Goku le cuenta a Milk sobre su visita a la choza de su abuelo, el dejarle la piedra, su promesa, y la imagen de Gine que estaba en una caja. Comprensiva Milk acepta su promesa y le dice que esa Gine era especial por algún motivo, y tras besarlo nos se van a dormir, así descansando el saiyajin que supero a los dioses de la batalla más grande de su vida (por ahora).


Y así acaba este capítulo. Trate de capturar la esencia de un Goku más serio y centrado como se vio en DBS Broly, que se muestre arrepentido de haber ocasionado todo ese caos solo por querer pelear y ser más fuerte. Además de que el abuelo Gohan debió guardar la armadura de Goku para que algún día le dijera su origen cósmico, y tal vez una imagen de su madre. Todo esto para ver un Goku más continuo al de Z y no al excesivamente infantil de Super.

Bueno, así empiezan estás cortas historias posteriores al Torneo, donde con reflexiones y recuento veremos qué marco en nuestros guerreros el casi ser borrados de la existencia, y como eso definirá su futuro ante nuevas amenazas.

Sin más hasta el siguiente capítulo, no olviden dejar un Review y hasta la próxima ocasión.