Por qué no pude enamorarme más, tú te adueñaste de mi voluntad…

.

RinMakoto. Jeje, el Titanic, como crees… aunque puede ser cierto XD. El romance tiene que ir acompañada de la comedia para que sea más divertido. Subámonos a bordo del crucero. ¡Saludos!

.

El Redentor 777. ¿Te imaginas? Sobrevivir a un accidente y que cuando lleguen, por culpa del hijo de su madre de Trump. Sería loco un viaje al pasado, originalmente ese era mi plan con este fic, pero por alguna razón lo cambié. Subámonos a bordo del crucero. ¡Saludos!

.

Sin más, comencemos…

.

.

.

Al día siguiente…

Luego de las clases en Satogahama, las chicas se fueron a entrenar al campo, mientras que los chicos tenían otras cosas pendientes, por lo que llegarían tarde.

Reunidas todas, Tsubasa les contaría la buena nueva.

- ¿Por qué nos reuniste aquí Arihara-san? – preguntó Yui.

- A eso iba, quiero darles una gran noticia.

- Espero que no sea que ya saliste en otra cita con Miyamoto-san, estuviste toda la semana hablando de eso.

- N-No es eso – la chica tenía el rostro todo rojo – a-además, solo fue una salida de amigos entre él y yo.

- Totalmente falso – dijo Shiina riéndose por lo bajo.

- Bueno, di lo que tengas que decir Arihara – dijo Shinonome.

- Bien, verán, ¿recuerdan los boletos que ganaron los chicos para su viaje en crucero?

- Sí, en la que no nos invitaron – dijo Hanayama desviando la mirada.

- Vamos Emi-chan, no creo que sea para tanto – habló Nitta – por lo menos tuvieron suerte, pero…

- ¿Pero?

- ¡Me hubiera gustado viajar también en crucero!

- ¡Lamento llegar tarde! – una voz interrumpió el lugar.

- Que raro que llegues tarde Cortés-san – dijo Kurashiki.

- Lo lamento, es que un niño voló sobre mí y destruyó un auto con su rasho láser.

- ¿Qué?

- No, solo que tuve que ayudar a un maestro a llevar unas hojas dónde el director.

- Bueno, es comprensible.

- ¿Ya les dijiste Arihara-san?

- ¿De qué?

- Sobre los boletos que ganaron para el viaje en crucero.

Todo el mundo quedó callado ante esto.

- ¡No es justo Cortés-Senpai! Yo quería dar la noticia – dijo la capitana de béisbol.

- Lo siento Arihara-san, es que pensé que ya la habías dado.

- Mala – la capitana estaba con un puchero en el rostro.

- ¡¿Tienes boletos para el viaje en crucero?! – dijeron las demás del grupo.

- B-Bueno… - la chica sacó varios boletos de su bolsillo - ¡Ta dán!

- ¡No me lo creo! – decían las chicas saltando como locas ya que no creían que algo así estaba pasando.

- ¡Iremos en el crucero!

- ¡Me comparé un nuevo traje de baño!

- Pero si vamos a un crucero, como vamos a hacer eso.

- ¿Qué tal si el barco tiene piscina?

- Es razonable.

- Bueno, dejando eso a un lado, ya deberíamos ir alistando maletas, necesitamos preparar todo para el viaje.

- Bueno chicas, creo que ustedes van más para que sus chicos no se junten con otras chicas.

- N-No es cierto – dijo Tsubasa – n-no soy nada celosa, ni me aseguraría de que Kudo-kun no esté con otra chica.

- Claro que no harías eso Arihara – dijo Iroha con sarcasmo – es más, ni creo que las demás harían eso.

- C-Claro que no haría eso – dijo Asada – no iré a vigilarlo ni nada por el estilo.

- Deberías vigilar a Yasmina-san, no creo que haga algo bueno – dijo Shiina riéndose un poco por los nervios de la peli lila.

- No te preocupes, si me es infiel, ya dije que le cortaré la que pobló China.

- No soy hombre y hasta a mí me dolió – dijo Kotoha agarrándose la entrepierna.

- Bueno, dejando a un lado eso, deberíamos ir alistándonos para el viaje.

- Tomen sus cosas porque viajaremos como la realeza.

- Bueno, la única persona que sabe más de esto sería Honjou-Senpai.

- ¿A poco yo sé algo? – dijo la inglesa no comprendiendo.

- Bueno, los ingleses han sido famosos por ser creadores de muchos barcos – dijo Tsukumo – tenían en el pasado muchas compañías que se dedicaban esto.

- Además, son los creadores de los famosos barcos de la clase Olympic.

- No creo que sea una experta en eso, a lo mejor sí sé algo de esos barcos.

- Bueno, dejando eso aún lado, creo que lo mejor es que vayamos alistado equipaje – dijo Esperanza – sabes que los chicos se irían en cualquier momento, créanme, conozco a Carlos y sé lo que hará, además, las zonas de un barco en las que le gusta estar.

- ¿En qué partes le gusta estar a Joan? – preguntó Tsukumo.

- Lo siento Tsukumo-san, pero sabes que aún estamos en competencia.

Por extraño que parezca, Tsukumo y Esperanza estaban en una especie de competencia en la que ambas competían por el cariño del mexicano, el cual hacia que la cosa se pusiera fea.

- ¿Qué harás Tsukumo-san?

- Por ahora nada, le preguntaré a Joan una vez que estemos en el barco.

- Eso lo veremos – ambas chicas se miraban fijamente mientras detrás de la española estaba un tigre mientras que detrás de Tsukumo estaba un dragón.

- C-Creo que volará el lugar en mil pedazos.

- Por lo menos no son Súper Saiyajins.

- Dejando eso a un lado, sorprenderemos a los chicos con los boletos anunciando que también iremos con ellos.

- Bueno, al menos se alegrarán con que no irán solos.

- Eso espero.

En eso, los chicos llegaron al campo de entrenamiento para seguir con los preparativos por si algún juego se presentaba.

- ¿A poco sabes cómo jugar ajedrez?

- Sí, jugué un poco en mi otro colegio en Honduras, incluso Yukio me acompañó en un torneo.

- Aunque no me molestaba acompañarte a esos torneos.

- No seas tan modesto Yukio, quedaste campeón del torneo.

- No sabía que eras tan hábil Murakami-Senpai – dijo Yasmina sonrojando un poco al peli azul.

- N-No creas eso tanto.

- ¡Chicos, hasta que llegan!

- Lo siento Arihara, pero es que solo nos decidíamos donde ir con el crucero.

- Vaya, que coincidencia.

- ¿Por qué lo dices?

- Chicos – la capitana habló - ¡Ta dán!

- ¿Qué? – los chicos miraron lo que la castaña mostraba, es más, se les cayó la cara al ver eso.

- ¿P-Por qué tienen boletos?

- ¿Sorprendidos? – dijo Iwaki sonriendo – así como lo ven, también iremos al viaje.

- Está bien – dijo Yukio – además, solo asegúrense de no estorbar.

- Que frio – dijo Asada – eres el tipo de Kurashiki.

- S-Se pueden callar por favor.

- Vamos Maiko, no hay que negar lo que es cierto.

- Tampoco voy a negar cuando testifique cuando las entierre en mi patio por asesinato.

- Q-Que miedo – Iwaki río de forma nerviosa.

- Bueno, lo importante es que iremos todo el club a ese viaje – Honjou aprovechó y se volvió a acercar a los dos latinos - ¡Espero que cuiden bien de mí!

- E-Este… - Joan se puso algo nervioso por la cercanía de la inglesa – H-Honjou, no te acerques así.

- B-Bueno, la chica es cariñosa con uno – dijo Ramón que no se notaba nada nervioso.

- Vaya, ¿a poco tú no estás nervioso conmigo?

- El día anterior sí ya que me estabas asfixiando – dijo el hondureño – pero ahora que lo veo de este modo, no eres tan mala persona.

- ¿Verdad que no? – la inglesa se apegó más al hondureño – creo que tú y yo nos llevaremos muy bien.

- Oigan, ¿Cómo que no han leído el ambiente aquí? – dijo Ryo mirando al moreno fijamente.

- Vamos Ryo-chan, ¿no me digas que estás celosa? – Honjou provocó a la peli azul la cual miró fijamente y con mirada retadora.

- E-Este… - Ramón se dio cuenta de que el ambiente estaba pesado, pero no le prestó tanta atención luego de que Chikage enterró su rostro entre sus pechos.

- V-Veo que alguien lo tiene difícil – Joan miraba a su amigo latino con algo de humor ya que solo imaginaba la que se le armaría – de suerte no tengo ese problema.

- Joan / Carlos.

- Verga – susurró el chico ya que sabía que pasaba - ¿C-Como están Esperanza, Kana?

- Que malo eres Carlos – habló la peli verde – tienes a tu linda y adorable mejor amiga de la infancia esperándote para viajar junto a ti.

- ¿Qué? – Joan estaba sonrojado ya que sabía de qué se trataba todo, pero se sonrojó aún más cuando sintió como la española abrazaba su brazo izquierdo y sentía sus grandes pechos alrededor de su brazo.

- Joan, debes ir junto a tu pareja – Kana se acercó a él e hizo lo mismo con lo que hizo Esperanza. La peli negra abrazó el otro brazo del mexicano y también sintió los pechos de la chica. Aunque no fueran tan grandes como los de Esperanza, tenían un buen tamaño.

- C-Chicas, ¿pueden calmarse por favor?

- Lo siento Carlos, pero creo que la que tiene que irse de aquí es Tsukumo-san.

- No la escuches Joan, sabes que yo soy la chica que tú amas.

- ¿P-Puedo decir algo?

- No – dijeron ambas.

- Que suerte tienen – dijo Yasmina con lágrimas en los ojos.

- Lo dices por ti, ni modo – dijo Hibiki.

- ¿A poco no soy suficiente para ti? – dijo Asada mirando fijamente al peli rosa.

- N-No es eso Senpai – Yasmina abrazó cariñosamente a la peli lila que solo atinó a sonrojarse.

- Aun no me termino de creer que pasó con Asada-Senpai para que se fijara en Yasmina – dijo Kudo en el oído a Hibiki.

- ¿Y crees que yo quiero saberlo?

- Kudo-kun – Tsubasa se acercó al peli negro - ¿no te molesta que vaya contigo al viaje verdad?

- N-No, es más, me gustaría verte conmigo – Kudo se tapó la boca cuando dijo eso – d-digo, quiero que estemos juntos en el viaje.

- A-A mí también – dijo la castaña toda sonrojada ya que a ella le gustaba pasar tiempo con el chico.

- Bueno, veo que alguien ni siquiera presta atención a otras cosas – dijo Hibiki con su típico tono de voz amargo.

- ¿Acaso te molesta que vayamos también?

- ¿Eh? – el peli humo supo de quien era esa voz – n-no es eso Tomoe-san, solo que…

- ¿Qué pasa?

- Olvídalo, solo que… está bien que nos acompañen, ustedes ganaron los boletos, no veo porque no vayan.

- P-Pues… - la peli negra se sonrojó un poco mientras hablaba con el joven - ¿t-te molestaría que te acompañara?

- ¿Acompañarme? – las mejillas del peli humo se tornaron rojas – p-pues… no digo que no, solo que si vas a acompañarme, no vayas a molestarme.

- B-Bien – Tomoe sabía que eso significaba que el chico aceptaba que lo acompañara.

- Te espero allá – aunque Hibiki se mostrara fuerte, realmente estaba nervioso por hablar tan íntimamente con Tomoe.

.

Llegó el día del viaje en el cual todos se reunían en el puerto de Shizuoka en el cual partiría el barco en el que viajarían por todo el mundo.

Aunque ya estaban reunidos los miembros del club de béisbol, había algunos invitados más.

- ¡Mil gracias por invitarme chicas! – decía una voz femenina.

- No se preocupe Sensei, después de todo lo que hizo por nosotras con el club, es lo menos que podemos ofrecerle.

- Gracias Arihara-san – dijo Kakehashi que había llegado con maletas y todo luego de que Tsubasa le diera uno de los 3 boletos restantes.

- Al parecer te acompañaré también hijo – dijo un señor parado al lado de Joan.

- Papá, en serio, ¿Cómo viniste?

- En bus – dijo el señor – no, ya en serio, Arihara me dio un boleto para que los acompañara, además, dijo que estarías feliz de que no te dejara solo.

- Arihara – el mexicano miró fijamente a la capitana – ni modo papá, solo no vayas a emborracharte.

- No lo haré – habló el señor poniendo su mano en el corazón, pero su mano izquierda tenía los dedos cruzados.

- Gracias por el boleto Kana-san – dijo una voz conocida para algunas.

- No hay de que – dijo la peli negra.

- Al menos podré estar cerca de Maldonado-san – dijo Shiho Nomi, Presidenta del Consejo Estudiantil.

- Bueno, a lo mejor sí puedes estar cerca de él.

- Vamos por nuestros latinos Kana-san.

- Así es – dijo la peli negra para luego mirar a Joan.

- Ni creas que solo por ese motivo estarás con Carlos – dijo Esperanza – yo estaré con él.

- Cortés-san, Joan se me declaró, tu solo estás estorbando en lo nuestro – Kana miraba fijamente a la chica, pero siempre con su típica expresión de monotonía.

Mientras ambas chicas se miraban con rayos en los ojos, se veía como muchas personas comenzaban a venir, es más, se podía decir que la mayoría eran chicas.

- ¡Miren esas nenitas! – dijo Yasmina embobado – que hermosas.

- Ejem, ejem – dijo Asada mostrando un bate, cosa que dejó al peli rosa muy asustado.

Efectivamente como decía Yasmina, venían muchas chicas muy lindas que al parecer también ganaron el viaje al trasatlántico.

.

Entre ellas…

- ¡Llegamos a tiempo Umi-chan! – decía una chica de cabello jengibre.

- Todo hubiera sido más fácil si no te hubieras atrasado comiendo tu pan.

- Pero es que estaba tan delicioso – dijo la chica – además, no es mi culpa que Nico-chan se estuviera horas arreglando.

- ¡Ya les dije que no es mi culpa!

- Nico-chan, solo cállate.

- ¡Cierra el hocico tomate parlante!

- Chicas, relájense – dijo una rubia de ojos azules – estamos aquí para relajarnos.

- Lo sentimos Eli – dijeron ambas Tsunderes.

- Bueno, pasaré lista – dijo la rubia – Eli, aquí estoy. Nozomi, Nico, Maki, Hanayo, Rin, Kotori, Umi y Honoka.

- ¡Todas presentes Eli-chan!

- Bien.

- Hay que aprovechar los boletos que nos dieron los organizadores de Love Live por el campeonato.

- ¡Sí! – dijeron todas muy felices.

.

En otro grupo…

- ¡Lo logramos! – dijo una chica de cabello castaño oscuro – pensé que no llegábamos.

- ¿Por qué no simplemente usamos nuestros poderes shinobi?

- Katsuragi-san, si usamos nuestros poderes alguien podrá vernos y descubrirá nuestras identidades – dijo una peli negra hablando con seriedad.

- Ikaruga, no seas así – dijo la chica rubia de nombre Katsuragi – solo estás celosa porque mi talla de sostén aumentó ¿verdad?

- ¡No es eso!

- Si me dejaras darles un masaje a estos amigos tuyos, crecerían, así como los de Asuka.

- K-Katsu-nee – la chica de pañuelo rojo de nombre Asuka se sonrojó.

- Si Yagyuu-chan está conmigo, no tengo nada que temer – dijo una peli rosa de nombre Hibari.

- Recuerda que te protegeré de todo Hibari – dijo una peli blanca de nombre Yagyuu.

- Son tan dulces que me dan diabetes – dijo Katsuragi – bueno, al menos llegamos a nuestro destino y ahora, a ver cuántos chicos conozco en este lugar.

- ¿A poco piensas en chicos Katsu-nee?

- ¡Claro que sí! – exclamó – soy una chica, es normal que piense en ellos.

- No tenemos tiempo de pensar en esas cosas Katsuragi-san – dijo Ikaruga – venimos a entretenernos, no ha ver chicos.

- No seas así, solo vamos a ver cuántos chicos lindos hay en el lugar ahora que tenemos vacaciones.

- Y pensar que el abuelo Hanzou nos daría estos boletos como regalo luego de la derrota de Fubuki-san – dijo la nieta del legendario shinobi.

- Pero lástima que no vinieron las demás – dijo Hibari.

- Me hubiera que Homura-chan, Yumi-chan, Miyabi-chan y las demás también hubieran venido.

- No te preocupes, dijeron que tenían otros asuntos familiares más importantes.

- Espero que estén bien – dijo Asuka – les traeré muchos recuerdos a todas.

.

En otro grupo de chicas…

- ¡Yo gané! – dijo una chica de cabello castaño llegando al puerto luego de hacer lo que parecía una competencia de atletismo.

- No es justo Rin, saliste antes que yo – dijo una chica de cabello morado oscuro y con algunos mechones con el morado claro.

- Misa-chan, debiste acelerar en el último cruce.

- Veo que realmente se divierten corriendo – dijo una chica de cabello rubio algo oscuro y con una banda de ninja en la frente.

- Se divierten realmente – ahora fue una peli rosa.

- Pero es que debíamos darnos prisa, Emily-san, Jennifer-san.

- Bueno, aun no veo que el barco haya salido, además, hay mucha gente así que aun estábamos a tiempo.

- ¡Por fin llegué! – dijo con la voz entrecortada una chica de cabello rojizo y un gran pecho – hasta hambre me dio.

- Kuromaru, recuerda que estás a dieta y, además – una chica de cabello gris le agarró una parte de su cintura – veo que has comido mucho, por lo que no comerás nada que sea muy grasoso.

- P-Pero Kaguya-sama…

- Nada de peros, necesitas adelgazar.

- B-Bien.

- ¡Oigan! No nos olviden.

- Lo lamento chicas, pero es que quería competir con Misa-chan para ver quién era más rápida.

- Lo sabemos Rin-dono – habló una castaña de nombre Manatsu.

- Sabemos que ustedes parecen un matrimonio, realmente son muy lindas – dijo otra castaña de nombre Yuzu.

- ¡Q-Que son esos comentarios! – reclamó Misa Aoi.

- Calma Misa-chan – dijo Rin Namiki – es una lástima que Inori-san y Fuuka-san no pudieran venir.

- ¿Qué se podía hacer? – dijo Manatsu – las dos dijeron que tenían compromiso con el templo.

- Además, las de Hell's Kitchen tenían programa con la agencia, así que tampoco podían – dijo Yuzu.

- Bueno, solo queda disfrutar el resto del viaje.

- Imaginar que las participantes de la Copa Kandagawa ganarían boletos para este viaje en el crucero.

- Es una oportunidad única.

.

- ¿Estamos todos? – preguntó Kakehashi a lo que todos miraron hacia todos lados – veo que están todos.

- Me pregunto cómo será el barco – dijo el hondureño.

- A lo mejor son esos barcos gigantes que aparecen en la televisión – dijo Yukio.

- Espero que sea algo lujoso – dijo Honjou – normalmente así son los barcos de allá de Inglaterra, a diferencia de los de España.

- ¿Qué dijiste? – Esperanza tomó eso como provocación – al menos no se nos hunden a cada rato por tener malos astilleros.

- Chicas, no empiecen a pelear – dijo Nomi callando a ambas.

- Bien.

- Aunque es buena pregunta la que hace Maldonado-san – dijo Kotoha – no dijeron como es el barco físicamente.

- Lo sigo diciendo, será como los que salen en la televisión – dijo el amigo del hondureño – eso es lo más común que se ve hoy en día.

- ¡Atención! – una voz femenina llamó la atención de todos - ¡Jóvenes ganadores!

- No tan jóvenes – susurró Joan refiriéndose a su padre y a Kakehashi.

- Te escuché jovencito – dijo el padre del mexicano.

- ¡Chicas y chicos! Los saludo a todos los afortunados ganadores del viaje de este buque el cual hoy parte de Shizuoka rumbo por todo el mundo, llegará a la India, luego por los países árabes y finalmente llegaremos a Southampton.

- ¿Southampton? – dijo Chikage.

- ¿Dónde queda eso? – preguntó Kudo.

- En Inglaterra – dijeron Kotoha, Honjou y Ramón al mismo tiempo.

- Guau, respondieron al mismo tiempo.

- Luego del embarque en Southampton, viajaremos por el Atlántico Norte para finalizar nuestro viaje en Nueva York y recorreremos el Golfo de México.

- Volvemos a casa papá – dijo Joan.

- A huevo que sí.

- También recorreremos los arrecifes de Coral en Islas de la Bahía en Honduras.

- Vaya Yukio, volvemos a Honduras – dijo Ramón.

- Sí, volver un rato no hará daño – respondió como si nada el peli azul.

- Finalmente, tomaremos el Canal de Panamá y volveremos a Japón sanos y salvo.

- ¡Viva! – todo el mundo aplaudió la explicación de la capitana.

- Chicos – el hondureño llamó la atención de los miembros del club - ¿a poco esto no parece el recorrido del Titanic?

- Ramón, esto no es como el Titanic – dijo Joan.

- Pero parece el Titanic – dijo Hiiragi – realmente me interesa mucho.

- ¿Qué dices Kotoha-chan? – dijo la inglesa.

- Me gusta mucho la historia del Titanic, es más, investigo mucho sobre el caso – dijo la peli verde.

- ¿No crees que exageras un poco Hiiragi? – dijo Shizuka.

- N-No le veo nada de malo.

- Yo tampoco – Ramón salió a defenderla – creo que igual podría ser el Titanic.

- Ramón, no es el Titanic – dijo Yukio en tono serio.

- ¿Seguros que no es el Titanic?

- ¡Anunciaremos y mostraremos al barco! – dijo la voz de la capitana – este buque, surcará los mares como un barco que regresa del más allá para completar lo que dejó atrás.

- ¿Qué les dije? Es el Titanic – dijo el hondureño.

- Que no es el Titanic Maldonado-san – dijo Shiho – aunque me gustaría que lo fuese, es imposible.

- Coincido con la Presidenta – dijo Shinonome – será poco probable que sea el Titanic.

- Pues para mí que sí es el Titanic – dijo Kotoha.

- ¡El barco es la réplica de aquel que se enorgullecía de llevar la bandera inglesa, pero que ahora lleva la japonesa!

- ¿Están seguros de que no es el Titanic?

- Ramón, por última vez, no es el Titanic – dijo Yukio algo irritado.

- Tío, creo que debes dejar de ver películas del Titanic.

- Yo aún creo que si es el Titanic – dijo Kotoha.

- ¡El barco es la viva imagen de aquel que, en su tiempo, fuese el más grande y lujoso del mundo!

- Creo que es el Titanic.

- ¡NO ES EL TITANIC! – gritaron los del club, a excepción de Honjou y Kotoha.

- Yo creo que sí es – dijo la inglesa.

- Yo también.

- ¿Quieren apostar? – dijo Kudo.

- Juegue.

- ¿Qué apostamos?

- Si resulta ser el Titanic, como tú dices Ramón, te permitiremos dormir en la mejor suite del barco junto a Hiiragi y Honjou – dijo el mexicano – si no, ustedes tres dormirán en la peor de las habitaciones.

- ¿En serio?

- Sí – Joan se miraba seguro - ¿Qué dicen? ¿Aceptan?

- Pues… - la peli verde miró a Honjou y Ramón y ambos asintieron – bien, aceptamos.

- Prepárense para dormir en las calderas – dijo Kurashiki en tono de broma.

- ¡Damas y Caballeros! – dijo la capitana – con ustedes, hoy será lanzado al mar… la réplica del barco más famoso de la Historia… ¡El Titanic!

- ¡¿Qué?! – dijeron todos los del club de béisbol.

Efectivamente, un gran barco de color negro con 4 chimeneas naranjas y negras apareció.

Se trataba de una réplica exacta del Titanic que fue botado al mar en 1912, solo que se miraba más majestuoso y con botes salvavidas a un costado, solo que más tecnológicos.

- ¿A-A poco si era el Titanic? – dijo Hibiki impresionado mirando al barco.

- Se los dije no es así – dijo Ramón mirándolos fijamente.

- P-Perdónanos Maldonado-kun, pensamos que era simple rumor – dijo Tsubasa.

- Pues lo siento Arihara, aparte de no aceptar tus disculpas, creo que también debes hablar con Hiiragi y Honjou.

- ¿No que estábamos exagerando? – dijo la peli vino tinto.

- L-Lo sentimos Kotoha-chan…

- Bueno, solo queda que llevemos nuestras cosas a la suite más lujosa del barco.

- ¡Esperen! ¿Era en serio la apuesta?

- Pues claro Fábregas – la inglesa se acercó al chico – ni creas que te llevaré, aunque podrías venir conmigo si aceptas que pasemos más de una noche juntos.

- ¿Q-Que?

- ¡Aléjate de él maldita greedy! – reclamó Esperanza.

- ¡Preparatoria Satogahama! – dijo la voz de la capitana – serán los primeros en subir al barco y pueden elegir primero los cuartos en los que estarán, incluida nuestra suite de lujo. Solo queda decidir quiénes estarán…

- ¡Nosotros estaremos!

- ¿Ustedes? ¿Está seguro que el resto del club lo acepta?

- Sí, lo aceptan – Honjou miró hacia atrás junto a Kotoha y les envió una mirada de ojos muertos que asustaría al mismísimo diablo - ¿verdad que aceptan?

- S-Sí – respondieron todos con miedo.

- Bueno, entonces pueden pasar.

- ¿Vamos chicas?

- Vamos – Honjou y Hiiragi fueron junto a Ramón subiendo hacia su suite.

- Malditos suertudos – dijeron los hermanos Haraguchi.

- ¿Por qué Ramón tendrá dos chicas con grandes pechos solo para él? – dijo Yasmina.

- ¿Así que solo piensas en los pechos grandes? – dijo Asada llegando con el bate y dándole al chico, luego se unirían Shinonome, Kurashiki, incluso Shiho se unió.

- Se lo merecía.

- Sí que sí.

Luego de eso, todos los ganadores del concurso subirían al barco el cual solo respondía a un nombre.

Titanic.

.

.

Continuará…

.

.

Y hasta aquí el capítulo de hoy.

No solo las chicas de Hachinai se unen, pueden ver que muchas franquicias se unen a este viaje.

Ya se imaginarán que problemas y estupideces se armarán en todo este viaje que inicia el próximo capítulo.

Sin más, este ninja se despide.

Bye.