Annie, are you ok?

.

RinMakoto. Yasmina ganará una buena noche con Aoi, que de por sí, Aoi está demasiado pervertida jaja. Y bueno, los perdedores lo pasarán mal, ya verás cómo sufren y les pasará lo mismo que cierta cátcher peli negra. ¡Saludos!

.

El Redentor 777. Por lo que me contaste, sé que tuviste problemas con el sol, y las chicas lo pasaron mal, aunque esto fue porque las tres se dieron con todo jaja. Ramón sigue acumulando chicas y bueno, Aoi y Yasmina ganaron y trolearon a los demás, verás el resultado de todo eso. ¡Saludos!

.

Sin más, comencemos…

.

.

.

Eran las 2 de la madrugada y aunque todos estaban durmiendo, se veía a tres parejas las cuales seguían en el mar, aunque hacia mucho frio y el agua estaba muy helada, aun así, no podían salir.

- ¿N-No sienten que el agua les congela todo el cuerpo? – dijo Shinzuke temblando y tenía abrazada a Akane, con forma de que no tocaran ciertas partes de sus cuerpos.

- ¿P-Por qué no nos vamos? – decía Souta en el mismo estado de su hermano, pero este era calentado en parte por el cuerpo de Nozaki.

- D-Dios, que frio.

- De suerte el cuerpo de Akira da mucho calor – Iwaki estaba siendo resguardada por el peli negro dándole calor.

- Hemos estado aquí por largo rato y siento que en cualquier momento me congelaré – habló Akira.

- ¿Por qué no nos hemos ido? – preguntó Akane aun abrazada por Shinzuke.

- Porque estamos en una isla y el Titanic está allá – Nozaki señaló al barco el cual se miraba desde otro puerto.

- La única forma de irse hasta allá es en lancha, por lo que deberíamos nadar hasta allá.

- No creo que podamos hacerlo, pero ¿Por qué no salimos del mar?

- Porque la playa tiene luces y hay vigilantes – señaló Shinzuke a lo lejos como la playa estaba iluminada y algunos hombres estaban mirando el cielo, por lo que no podían ver a los chicos que estaban en una zona alejada.

- Dios, tengo sueño – bostezó Iwaki – siento que en cualquier momento voy a caer del sueño.

- Ni modo, tendremos que aguantar toda la noche así.

- Me pregunto cómo estará Aoi en estos momentos.

.

Finalmente llegó la mañana y realmente hacia un clima muy bueno, el sol era bueno, aunque para ciertas personas no lo era tanto.

Temprano esa mañana, tanto Joan como Yukio y Kudo notaron la ausencia de los hermanos Haraguchi, Akira, Iwaki, Nozaki y Akane por lo que le solicitaron a Rafael ir a investigar a la playa.

- ¿Y es por acá que quedaron? – preguntó el peli negro mayor a los demás.

- Recuerdo que mencionaron lo de una apuesta que, si perdían en un concurso de castillos de arena, saltarían al mar sin nada.

- ¿Y quién ganó al final?

- Asada-Senpai y Yasmina – mencionó Kudo.

- Aunque creo que algo pasó ya que no volvieron.

- ¿Cómo es que no se dieron cuenta de la ausencia de ellos? – preguntó el capitán.

- Ni idea, pensamos que estaban por ahí.

- No les creo, pues qué clase de amigos son – Rafael miró al igual que los tres chicos buscando a los desaparecidos.

Algunos minutos después, los 4 se separaron a buscar bien en cada esquina de la playa. No tardaron mucho en que algunos fueron descubiertos. Joan fue el primero en encontrar a una pareja, pero no de una manera que le hubiera gustado ver.

- ¿Q-Que carajos? – el castaño encontró a Akane y Shinzuke en el modo que no le hubiera gustado ver, al parecer ambos dormían muy bien, pero sin nada puesto y muy abrazados – n-no me lo creo, de ellos dos nunca me lo esperé.

En eso, el castaño recibió una llamada y al contestar.

- ¿Joan? A que no me adivinas como encontré a Nozaki y Souta – la llamada era de Kudo.

- Y no me creerás como encontré a Shinzuke y Ukita.

- ¿También sin nada puesto y abrazados?

- Exacto.

- No me lo creí de Souta ni de Nozaki y eso que ella decía que odiaba las cosas pervertidas.

- Kudo, solo quedan Akira e Iwaki y…

- ¡Chicos! – una llamada de Yukio hizo interrupción – encontré a Akira y a Iwaki-san y a que no imaginan como.

- Desnudos y abrazados ¿verdad?

- Así es.

- Por Alá, ¿y dónde están sus ropas?

Una vez reunidos las tres parejas, todos estaban sonrojados y de suerte, Rafael llevó varias toallas por si las dudas y con ellas se pudieron tapar.

Se subieron en el bote que los llevó hasta allí y los 6 desaparecidos estaban sumamente avergonzados por haber sido encontrados así.

- ¿Me pueden explicar porque durmieron así en la intemperie? – pidió explicaciones el capitán.

- ¡Fue Aoi! Lo juro.

- ¿Cómo que Asada-Senpai?

- Solo recuerdo que Asada-san y Yasmina ganaron el concurso ¿no?

- Así es, pero cuando cumplimos la apuesta, ellos se llevaron nuestras ropas – dijo Shinzuke al lado de Akane la cual asintió.

- Y como la playa tiene vigilantes, no podíamos salir y más sin nada puesto.

- Bueno Souta, les hubieran dicho que sus ropas se la llevó el mar y así hubieran comprendido – dijo Kudo.

- Pero lo que me pregunto en sí es una cosa – Joan miró fijo a todos antes de soltar la bomba – no tuvieron sexo ni nada ¿verdad?

- ¿Eh? – detrás de los 6 se pusieron los 3 puntos suspensivos antes de que el rostro de los involucrados se pusiera roja.

- ¡¿Cómo crees eso?! – reclamó el Haraguchi menor con la cara roja al igual que la Nozaki - ¡Y-Yuuki-san y yo no hemos tenido nada de eso!

- A-Así es, solo dormíamos nada más.

- Dormir desnudos no es nada bueno para su defensa – dijo Yukio, aunque por dentro estaba riendo ya que le parecía graciosa la escena.

- E-Es que hacía mucho frío en la madrugada y no tuvimos más opción que dormir así – argumentó Shinzuke, aunque sabía que eso fue su tumba final.

- ¿Entonces admites que durmieron desnudos? – esas palabras dieron en todos que finalmente cayeron muy avergonzados.

- Bueno, tenemos 6 personas que dejaron de ser vírgenes – habló Rafael y eso pudo más con Nozaki, Akane y Akira, los cuales se desmayaron por la vergüenza.

- Por dios, esto no puede ser peor.

- Souta, nunca digas eso.

.

- ¡Ves porque te digo que nunca se dice eso! – una vez en el barco, se filtraron imágenes de las 3 parejas durmiendo desnudas en el grupo del club de béisbol, por lo que todos se reunieron en torno a los 6.

- No me lo creo Ukita-chan, lo lograste – sonreía Honjou a la castaña la cual estaba más roja que nunca – no solo te ligaste a un bombón como lo es Haraguchi-kun, sino que también ya tuviste tu primera vez. Es algo increíble.

- N-No es así Senpai, yo… - la cara de Akane estaba cada vez más roja.

- Vaya Nozaki-san, y pensar que tu serías así – Shiina miró de reojo a la chica la cual estaba más roja que un tomate - ¿al menos lo disfrutaste?

- ¡Yo no hice eso!

- De los chicos tal vez me lo creía, pero de ti Nozaki-san, nunca me lo pensé – dijo Sakagami.

- Miro que al final de todo, los deseos acumulados de Nozaki-chan se liberaron – la declaración de Minako dieron K.O a la moral de la rubia.

- Grandote, felicidades – sonrió Kudo al peli negro ya que sentía que hizo algo genial.

- No me lo creí de ti Akira-Senpai, pero igual felicidades – Shinji metía más leña al fuego.

- Dios, ¿Qué pasa? – preguntó Akira desprendiendo su aura Akuma.

- Pero como que fueron muy malos ¿no? – dijo Hibiki.

- Que no hayas tocado a Kawakita no es culpa nuestra.

- Joan, ¿y tú has hecho algo con Tsukumo-Senpai?

- No, y la verdad no pienso en eso ahora, cuando ella esté lista a lo mejor lo hablamos – respondió el mexicano.

- Por cierto, creo que alguien nos hace falta – habló Yukio.

- Ahora que lo dices… ¿Dónde está Yasmina?

- Y Ramón está ausente también.

- No entiendo, incluso creo que Asada-Senpai está ausente – habló Kudo mirando para todos lados.

- Quien sabe, a lo mejor están ocupados.

.

En el cuarto de Aoi, se miraba dos personas en la cama recién levantándose y cambiándose un poco.

- ¿Te gustó la noche que pasamos Daisuke-kun?

- Sí Aoi-Senpai, aun recuerdo la vez que lo hicimos en Dubái.

- Bueno, te lo ganaste por haber sido un buen compañero y el haber ganado el concurso de castillos de arena.

- Me alegra – el peli rosa sonrió, aunque luego comenzó a besar apasionadamente a Aoi – te quiero Senpai.

- D-Daisuke-kun – Aoi volvió a ceder a sus impulsos que ahora le había pegado su amante peli rosa y la ropa voló de nuevo por el cuarto.

.

La chimenea principal del Titanic sopló fuerte indicando que el barco zarparía de Grecia y solo se miraba como la gente se reunía en el puerto a despedir el barco.

Finalmente, el Titanic partió de Grecia adentrándose al Mar Mediterráneo rumbo a su próximo destino el cual era aun desconocido.

- ¿Y ahora qué? – preguntó Kurashiki mirando a las demás.

- Necesitamos entrenar para no perder ritmo – dijo Shinonome, aunque al final incluso se mostró a Rei Okada hablando con el grupo de béisbol de Shin Koshigaya.

- Vaya, dijeron casi lo mismo – habló Saki riendo un poco.

- Capitana, es cierto, parecía que fueran gemelas – dijo Yoshino molestando a Rei.

- P-Pero es que solo dije que deberíamos entrenar para no bajar el rendimiento físico – habló la capitana de Shin Koshigaya.

- Pues estamos casi igual – dijo Iroha – de vez en cuando Shinonome-san llega a ser una tirana.

- Nos hace entrenar mucho – dijo Nakano – aunque mejoramos mucho en nuestro rendimiento, de vez en cuando estamos muy cansadas para seguir así.

- ¿Qué tal si entrenamos un poco? – preguntó Tsubasa a las de Shin Koshigaya las cuales se miraron entre sí.

- Claro que sí – aceptó Yomi la cual sabía que había encontrado una chica que podría estar a su misma altura.

- Vaya que ambas se llevan bien – sonrió Tomoe.

- Por cierto, creo que no nos vendría mal un entrenamiento.

- Bueno, vamos a entrenar – volvieron a decir al mismo tiempo Rei y Shinonome.

- Vaya que la hiciste bien esa Ryo – dijo Iwaki.

- Yo no he dicho nada – habló Kawasaki.

- No era a ti, era a esta Ryo – la peli mostaza señaló a Shinonome.

- Necesitamos hacer algo con los nombres, ya estamos teniendo muchos problemas por eso.

- Olviden eso – Shinonome suspiró – por cierto, ¿y Maldonado?

- Ahora que lo dices, no he visto a Maldonado-san en todo el día – Tsukumo miró a su quedante - ¿no lo has visto Joan?

- No, de hecho, nos preguntábamos eso también.

- Tampoco Esperanza está – dijo Yukio.

- ¿Qué se hicieron esos dos?

- No creo que ellos tengan algo escondido ¿no? – dijo Honjou haciendo temblar un poco a Nakano, Shinonome y Nomi que estaban presentes – pues siento pena por Maldonado-kun, tendrá que soportar una española como pareja, que perro asco.

- Creo que eso pasaría así Senpai, Maldonado-san no haría eso – habló Kotoha.

- Después iremos a ver dónde está, primero vamos a entrenar.

Con ambos clubes de béisbol yendo hacia la cancha de futbol, que usaban para entrenar al béisbol, se miraba que el entrenamiento sería algo único ya que Yomi y Tsubasa parecían ser muy compatibles entre sí, aunque de vez en cuando le recordaban a Tsubasa un minúsculo detalle.

- ¿No sabes cocinar? – Yomi miraba a la capitana de Satogahama la cual río de forma nerviosa.

- N-No es que no sepa, simplemente no me dedico mucho tiempo a la cocina.

- La mera verdad es que Tsubasa-san no sabe cocinar ya que su comida queda con una radioactividad que supera al accidente de Chernóbil – habló Waka dando duro en la autoestima de la castaña.

- No hago tan mal mi comida – susurró.

- Lo siento amor, pero debo confesarte algo – Kudo se miraba incomodo por lo que iba a decir – la otra vez que me invitaste a comer… no pude comer nada ya que tu comida… sabía feo.

- … - eso derrumbó a Tsubasa la cual se fue a un rincón a dibujar círculos en el suelo – Hago mi mejor esfuerzo para que quede bien, ¿Por qué todos siguen diciendo que cocino horrible?

- Creo que le bajamos la moral a Arihara-san – dijo Akane mirando como Tomoe y Kudo consolaban a su amiga / novia.

- Dejemos eso a un lado, necesitamos entrenar – Shinonome seguía firme en lo que decía.

- Ryo, si sigues con esos comentarios, nunca conseguirás novio.

- I-Iwaki, deja de decir eso, quiero concentrar en el béisbol – habló la peli azul, aunque por dentro pensó otra cosa – si Ramón me escuchara decir esto, de seguro que me termina.

Luego de consolar a Tsubasa en su depresión por lo inútil que era en la cocina, todo el grupo llegó a la cancha de futbol solo para llevarse una sorpresa.

Un encuentro de futbol se llevaba a cabo, aunque eso no fue lo impresionante, sino que justo Esperanza y Ramón estaban jugando.

- ¡Mándasela rápido!

- ¡Cortés! – un hombre mandó la pelota a la española la cual la condujo por gran parte de la banda, aun teniendo varios compañeros libres, optó por jugarla sola y disparar a puerta rival.

- ¡No lo permitiré! – Ramón la estaba haciendo de portero y logró contener el disparo de la peli verde – no lo creo Esperanza, no por nada fui 2 veces Portero Menos Goleado cuando jugaba en las juveniles del Motagua.

- ¡Bien Maldonado!

- ¡A la delantera! ¡Rápido! – el hondureño mandó la pelota hacia sus compañeros de equipo en ese momento, aunque los del club de béisbol miraban anonadados esto.

- Alguien me puede decir… ¿qué está pasando aquí?

- Ni idea – respondieron muchos al unísono.

.

- ¿No crees que deberíamos irnos Senpai? – preguntó Yasmina recogiendo un poco su ropa.

- Creo que tienes razón, pero la verdad… preferiría seguir con esto – Aoi se acostó en la cama mientras veía de forma provocadora a su amante – ven mi tigre.

- Allá voy – con un rugido de fondo, el peli rosa volvió a su actividad con su Senpai, aunque esto lo disfrutaría ya que fue un premio… muy bien ganado.

.

.

Continuará…