— ¡Sacame de aquí! — Queen Bee le gritaba a Chat Noir desde lo alto de la torre Eiffel en donde la chica estaba encadenada.

— ¡Eso intento! — Exclamó de igual forma el felino tratando de romper las cadenas con su bastón golpeando a la abeja por accidente.

— ¡Cuando salga de aquí, te por seguro que te voy a inyectar mi maldito veneno! — Se movió furiosa la reina.

— ¡Fue un accidente! — Chat se volteó hacía sus amigos — ¿¡Me ayudan!? —.

— Ocupada — Dijo Rena golpeando a una clon de ella con su flauta.

— Ocupado — Caparace protegió a Rena de un clon suyo que iba a atacarla por la espalda.

— ¡Tenemos nuestros problemas, gato! — Lady Bug exclamó rompiendo las pertenencias del akuma mientras lo atacaba — Mejor ayudame a encontrar el akuma para sacar a Queen Bee de ahí —.

Chat Noir suspiró con resignación saltando hacía su Lady y dejando sola a la chica de amarillo.

— No, Chat, no me dejes, tengo vértigo — La abeja cerró los ojos con ganas de vomitar.

Todos estaban peleando con un joven akumatizado que clonaba a las personas con sólo tocarlas, para su mala suerte, logró tocar a Rena, Caparace y Char Noir. Lo cual hizo que esa peleas se extendiera más de lo esperado y por alguna razón que todos desconocen pero que no les desagrada fue el como encadenaron a Queen Bee.

— Es hora de terminar con la maldad — Lady Bug rompió el último objeto que era unos audífonos y salió la mariposa negra, luego la capturó purificandola y dejándola libre — Adios mariposita, ¡Miraculous Lady Bug! —.

— ¡No espera, Lady...— Queen gritó pero ya era muy tarde y ahora estaba cayendo desde la punta de la torre —¡AHHHH! —.

— Yo la salvo — La heroína vestida de zorro tocó su flauta y apareció una manopla gigante en el aire.

Pero cuando la rubia llegó a la manopla, la atravesó como si nada.

— Ja! ¿Qué creyeron? Mi poder es la ilusión — Se comenzó a reír Rena divertida mirando a sus compañeros y chocando los puños con Chat.

— Lo haré yo — Suspiro la moteada y lanzó su yoyo hacía la torre para columpiarse, llegando hasta la chica cayendo, la tomó de la cintura y bajaron las dos.

— Mi heroína — Le dijo de una manera linda rodeando su cuello con cariño.

Lady Bug rodó los ojos y dejó caer a la chica.

— Auch —.

— Bien, chicos es hora de irnos, guarden los miraculous por que desde ahora son suyos — Los señaló Lady seria.

— ¿¡En serio!? — Los cuatro exclamaron con alegría.

— Claro, han demostrado ser útiles, bueno, unos más que otros — Miró de reojo a Chloe.

— Hey, ¿Eso que quiere decir? — La rubia la miró ofendida.

— Dice que le caes mal, abejorro — Mencionó la chica morena a su lado.

— ¿Sabes? — Queen se tomó de la cabeza — Trato de recordar cuando te pedí tu opinión —.

— Oh, yo trato de recordar cuando te pedí que abrieras la boca — La de traje naranja la señaló con la flauta.

— Chicas, chicas, no querremos una gatástrofe — El rubio se puso en medio de las dos.

— Si, chicas, dejen de pelear o les quitaré sus miraculous — La líder las miró amenazante.

Las dos heroínas se miraron y se cruzaron de brazos volteando la mirada.

— Siempre funciona — La de traje rojo chocó puños con Caparace que rió por la actitud de sus compañeros.

—Yo aún me pregunto, ¿Por qué duró tanto la caída de Queen Bee? — Caparace se tomó de la barbilla pensando.

— Oigan, quedan como 5 minutos de nuestros poderes, ¿Quieren ir por algo de comer? — Chat Noir se miró la mano imaginando un reloj e ignorando a la tortuga.

Todos asintieron ante esa pregunta, ya que ninguno a parte de Rena uso sus poderes así que aún tenían tiempo juntos.

Entraron a un lugar en donde vendían tacos y comenzaron a pedir, claro que con las miradas de todos los parisinos encima de ellos.

Luego con su orden lista, subieron hasta un edificio a disfrutar de sus tacos.

— No puedo creer que nunca haya probado algo así — Adrien con el traje de gato sonrió mordiendo su comida.

— Yo tampoco, es hermoso — Cerró los ojos con alegría Queen Bee.

— Son los mejores en la zona — La tortuga comentó pero se le cayó su taco cuando intentó dejarlo en una servilleta, miró con tristeza su taco que cayó desde el edificio hacía la calle — Owwww mi taco, ¡LO SIENTO! —.

— No te preocupes, toma unos de los míos — Rena le dio la mitad de su orden sonriendo.

— Gracias hermana, te amo — Caparace sonrió y luego se puso nervioso — No ese tipo de amor, digo, tengo novia y yo no —.

— Ohhhh La tortuga es infiel — Queen Bee escuchó la conversación mordiendo su taco lentamente.

— Amigo, eso no se hace — El gato negó siguiendo el juego.

Caparace se molestó y aventó a los dos héroes del edificio provocando que Chat se sostuviera de su bastón contra la pared y Queen de la pierna de este.

— ¿Qué tienen conmigo y arrojarme de lugares altos? — La reina se enojó — ¡Lady Bug! ¡Dile algo! —.

La heroína de rojo que hasta ese momento sólo disfrutaba de su taco miró la escena frente a ella pensado si era buena idea que ellos tuvieran los miraculous y más si estaban juntos, al parecer eran un peligro para la humanidad.

— Algo — Finalizó la líder mordiendo su último pedazo e ignorando a la rubia que ya estaba subiendo.

Entonces Rena y Caparace rieron con fuerza al ver la cara de Queen.

— Ahg! Ya verán — La rubia alzó su trompo invocando su veneno y levantándose para correr tras los héroes que corrieron al ver que sucedía — ¡Vuelvan aquí! —.

— ¡Queen! — Chat corrió tras la rubia que ya había cruzado hacía otro edificio con los demás — ¡Vuelve aquí, niña malcriada! —.

Lady Bug terminó su comida con tranquilidad mirando a lo lejos como estaban llegando al río los héroes y ninguno parecía ceder.

— Es como cuidar niños — La chica recogió la basura y sacó su yoyo — Pero siguen siendo mi equipo y yo soy peor —.

Lady Bug salió columpiándose hacía un edificio mientras le gritaba a Queen Bee que dejara de ahorcar a Chat Noir para poder irse y que Rena dejara de tomar fotos con Caparace posando junto a un Chat siendo ahorcado.

Era su equipo y también sus amigos.


•-•