Respondiendo Review.

Darkillion: Thank you very much, I hope you enjoy reading this new chapter!

N-A: Ciaossu! Aquí regreso con un nuevo capítulo para esta historia. ¡Saludos y bendiciones a todos y gracias por su maravilloso apoyo!

Fin de N-A.

Título: El Reino más Allá de Britannia.

Emparejamiento: Indeciso.

Género: Aventura / Humor / Sobrenatural / Romance.

Resumen.

UA: En todo lo largo y ancho del país de Britannia, corren rumores de que más allá de la frontera norte de este país, existe un gran reino gobernado por una hermosa dama de piel tan blanca como la porcelana, cabellos tan negros como la noche más oscura, y ojos tan verdes y brillantes como las más finas esmeraldas...

¡Fem Harry, ¡MOD Harry!

Disclaimer: la franquicia de Harry Potter no es mía, al igual que Nanatsu no Taizai, cada una es de sus increíbles creadores.

NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP

Capítulo 2: Cómo Empezó Todo.

NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP

Una hermosa mujer de largo cabello rubio platinado y enigmáticos ojos azules como el cielo, caminaba alegremente por uno de los amplios pasillos elegantemente decorados del gran palacio real del reino de Peverell. Tranquilamente, saludó a los dos guardias alados que custodiaban la enorme puerta que daba a la sala del trono, que tras la orden de la rubia fue abierta sin demora.

Ya dentro, la mujer pudo ver de pie frente al gran ventanal del lugar, a la persona a la cual había ido a ver.

"Hola, Liliane". Saludó con su típica voz soñadora la ojiazul.

"Que tal, Luna". Devolvió ésta el saludo. "¿Qué noticias me traes hoy?"

La rubia caminó hasta quedar justo al lado de su amiga y dijo más seria: "Nuestros espías encubiertos en los reinos de Britannia nos han informado que la guerra en ese país va en aumento, abarcando poco a poco cada región, y que esta puede amenazar con llegar hasta nuestras tierras. También nos informan que el reino de Camelot a sido tomado por el clan demonio, y que los otros reinos están en riesgo de caer como él".

"Ya veo…" Dijo la mujer seria frunciendo levemente el ceño. "Esto es un verdadero problema. Tendremos que reforzar nuestras fronteras y aplicar más protecciones a los muros que resguardan el reino".

La hermosa bruja asintió estando de acuerdo con su amiga. Habían luchado tanto construyendo un lugar al cual pudieran llamar su hogar después de todas las tragedias ocurridas en sus vidas como para perder todo lo que amaban por segunda vez.

"Liliane, yo me encargaré de aplicar runas más poderosas en las puertas de hierro goblin, y en los muros. Le pediré a Lindel y a Dariel que me ayuden con esta tarea".

La ojiesmeralda asintió con aprobación. "También lleven con ustedes a Claire y a Iruel, esos dos han estudiado y trabajado tanto tiempo con runas que pronto podrían alcanzar el nivel de Maestros de Runas, Luna". Dijo la azabache posando su mirada en su amiga y mano derecha.

La bella mujer sonrió serenamente. "Estoy consciente de ello".

"Bien, es mejor que comience cuanto antes a trabajar en esas runas. Hasta luego, Liliane". Se despidió la rubia dirigiéndose a la puerta.

""Por supuesto. Nos vemos más tarde, Luna". Le contestó ésta.

Al quedarse nuevamente sola en la sala del trono, Liliane suspiró. Ella no quería volver a librar otra guerra. Ya suficiente había tenido con la segunda guerra mágica que ocurrió en su mundo y en la cual había perdido tanto amigos como familia, y todo eso para que al final, nada cambiara. Los magos sangre pura habían continuado en el poder, contaminando el mundo mágico Británico lentamente con su maldita ideología supremacista contra los nacidos de muggle, en la que también se habían agregado las criaturas mágicas, a tal grado que se dio la orden de capturarlas o asesinarlas poniendo la hipócrita excusa de que muchas de ellas eran culpables de ayudar a Voldemort, en la recién finalizada guerra, olvidando convenientemente el hecho, de que muchas de sus familias igual habían servido bajo las órdenes del terrible mago, y sin necesidad de ser amenazadas por éste con su completo exterminio como dichas criaturas.

Las cosas en Gran Bretaña se estaban tornando cada vez más oscuras para estos dos grupos, provocando que los nacidos de muggle se viesen obligados a irse del país para estudiar en otras escuelas mágicas disponibles como la Academia Mágica Francesa Beauxbatons o el Colegio Ilvermorny de Magia y Hechicería ubicado en Estados Unidos, ya que a diferencia de Gran Bretaña Mágica, sus gobiernos eran mucho más tolerantes, hasta el punto de que la discriminación hacia ellos era prácticamente inexistente, por otro lado, a las criaturas mágicas no les estaba yendo tan bien como a estos últimos, puesto que ninguno de estos países deseaba albergar a ninguna criatura posiblemente anexada a Voldemort, y al no saber exactamente que criaturas se aliaron con el mago oscuro, todas las razas en general terminaron siendo rechazadas cuando intentaron pedir asilo a estos países tratando de escapar del movimiento Anti-criaturas Mágicas que comenzaron los magos británicos.

Si no hubiese sido por Luna, que personalmente fue a informarle de todo aquello y a sacarla de su auto-encierro con Teddy y el viejo Kreacher en el Número 12 de Grimmauld Place, ella se hubiese enterado de todo lo que estaba sucediendo demasiado tarde para hacer algo por todas esas pobres criaturas enojadas y asustadas.

Furiosa, había irrumpido en el Ministerio de Magia y había exigido hablar con el actual ministro, que para su desgracia era Patrick Parkinson el tío de Pansy Parkinson el cual había hecho caso omiso de cada palabra que dijo con respecto a revocar el estúpido movimiento Anti-Criaturas Mágicas, acusándola en su lugar, de proteger a dichas peligrosas criaturas en vez de su propia gente, dando a entender a la vez que si no había algo más oscuro tras su ferviente defensa hacia ellas.

Esas simples palabras proferidas por la maliciosa boca de ese hombre habían sido suficiente combustible para la venenosa pluma de la perra de Rita Skeeter quien usando su forma animaga de escarabajo, había estado escuchando a escondidas toda la discusión que había tenido con el ministro, publicando en el titular del periódico de la mañana siguiente, su firme defensa a favor de las criaturas oscuras, agregando insinuaciones propias de que si tal vez el mundo mágico estaba próximo a ver surgir a una nueva dama oscura, con planes de usar a estas criaturas mágicas para conformar su ejército personal, y más basura como esa.

Todo estaba comenzando a ser como en su quinto año nuevamente, con la opinión pública en contra suya, y lo odiaba. Tantas vidas perdidas en la pasada guerra, tanto luchar por un futuro brillante, libre de Voldemort y los malditos prejuicios, para que todos esos sacrificios fuesen en vano y las cosas empeoraran en lugar de mejorar.

No había sido justo, definitivamente no había sido justo. Ésta gente no valía la pena, esa era la dura verdad. Pasara lo que pasara nunca cambiarían, seguirían siendo las mismas ovejas fáciles de manipular, que un día la veían como su querida salvadora, y al siguiente día como la próxima venida de Lord Voldemort.

Había estado harta de todo. deseaba irse muy lejos del mundo mágico Británico, pero sabía que éstos últimos, por más lejos que se fuera, volverían a buscarla cuando las cosas se pusieran muy mal en Bretaña, exigiéndole volver para salvarlos de nuevo, sin realmente importarles si ella querría o no regresar.

Una noche, mientras platicaba con Luna sobre esto, el dios de la muerte se manifestó frente a ellas, dándole una excelente solución para sus problemas, y con suerte, también podría ayudar con ello a las pobres criaturas mágicas. Por primera vez desde que obtuvo las reliquias de la muerte y ganó el título de Ama de la Muerte, se sintió agradecida por ello. Y vaya que intentó deshacerse de los tres poderosos objetos mágicos infinidad de veces, pero estos siempre volvían a ella. No fue hasta que el mismísimo dios de la muerte se le presentó una noche después de haber acostado a su ahijado Teddy, para informarle con tono divertido que sus intentos eran completamente en vano, ya que su título como Ama de la Muerte era irrevocable y lo mantendría para siempre, al igual que sus nuevas habilidades ganadas como el poder convocar y hablar con las almas de los muertos sin necesidad de usar la Piedra de la resurrección, ayudar a cruzar al más allá las almas de los muertos, el gran aumento en su núcleo mágico, volverse totalmente invisible sin usar la capa, regresar a la vida a los recién fallecidos, aunque esta habilidad tenía un tiempo límite de cuatro horas, es decir, que si ella tratara de usar dicha habilidad con una persona fallecida pasada estas cuatro horas, esta no funcionaría. Pero entre todos estos nuevos poderes, el hecho de que ahora era inmortal era lo que la había dejado más sorprendida y horrorizada, pues le parecía un verdadero martirio imaginarse vivir eternamente viendo siglos tras siglos pasar, y ver a las personas a su alrededor vivir plenamente sus vidas hasta sus últimos días, y ella solo estaría ahí, sin cambio alguno viéndolas partir sin poder unirse a ellas ni a sus padres, tampoco a Sirius, Remus, Tonks, Hermione, Ron y sus demás seres queridos. en su momento había gritado y llorado furiosa por lo injusto de su situación, hasta que no tuvo más alternativa que resignarse a su destino.

Entre la muerte, Luna y ella, habían hablado hasta muy entrada la noche, planificando lo que harían, puesto que el dios les había dicho que podría enviarlos a otro mundo, la noche de Samhain, justo a la media noche, siendo más fuerte su poder y el de Lily en aquella fecha. Luna le preguntó respetuosamente al dios si las criaturas mágicas que quedaban con vida podrían viajar con ellos a lo que éste le respondió que sí, pero que se tendría que usar la mitad de los poderes mágicos de éstas para lograr transportarlos a todos sin problemas.

Así fue como Luna y ella rastrearon gracias a los conocimientos sobre las criaturas mágicas de su amiga rubia a cada clan mágico en Gran Bretaña, hablándoles superficialmente del plan, convenciendo poco a poco a sus cautelosos líderes de hacer una reunión grupal usando como punto de encuentro, un gran bosque propiedad de la familia de los Potter, teniendo que hacer ambas un juramento mágico en el cual daban su palabra de que ningún daño externo o de parte de ellas, llegaría a los suyos.

Estos finalmente aceptaron asistir a la reunión, llegando el día y a la hora indicada por medio de unos trasladores otorgados por Luna y ella las cuales los esperaban a las afueras de una bonita cabaña en medio del bosque. Ya estando todos presentes, la reunión dio inicio y en esta, ella le fue explicando pacientemente a todos lo dicho por la deidad a lo que casi todos se mostraron escépticos, con excepción de los vampiros, fénix, hadas y los centauros que podían detectar la esencia del dios de la muerte en ella. Con el resto, todo rastro de escepticismo terminó cuando la deidad antes mencionada hizo acto de presencia delante de todos ellos y confirmó lo explicado por ellas dos.

Sin más dudas, y viendo al fin una nueva alternativa que los libraría de su posible extinción a manos de los magos británicos, todos ellos aceptaron, dándole las gracias de forma efusiva a la deidad y a ellas.

Ella le ofreció a todos quedarse en el bosque hasta que el día del viaje dimensional llegara, y aliviados todos aceptaron sintiéndose seguros al estar viviendo tras las poderosas barreras mágicas que rodeaban la propiedad Potter, por su parte, Luna y ella comenzaron a preparar todo para su partida. Compraron siete baúles con diez compartimentos con espacios agrandados con el hechizo expansible, en donde guardaron varias pociones, ingredientes de pociones, libros, tiendas de campañas mágicas y demás objetos útiles, sus pertenencias personales, mucha comida bajo hechizos de preservación y agua, convirtieron algunos de los compartimentos en invernaderos, y vaciaron todas sus bóvedas hasta el último knuts guardando toda su fortuna en dos de aquellos baúles, que llevarían siempre consigo. Todos los demás siguieron su ejemplo y realizaron sus propios preparativos.

Dos meses más tarde, todos se hallaban reunidos en un gran claro, siendo transportados por la poderosa deidad a su nuevo hogar mientras el dios recitaba un largo y complicado hechizo que requirió toda su total concentración.

Minutos después, sintiéndose mareados y agotados por el algo turbulento viaje, habían llegado a ese nuevo y extraño mundo, en el cual se podía sentir con mucha fuerza, la poderosa magia que residía en cada ser viviente de aquel lugar. Se sentía maravilloso y tan revitalisante, similar a beber un refrescante baso de agua en medio del desierto. Tras haber pasado la euforia al llegar sanos, salvos y completos, decidieron descansar por ese día luego de verificar que no hubiese ningún tipo de peligro cerca de su ubicación. Ya a la mañana siguiente, ella tuvo que tomar el deber de dirigirlos a todos a una zona más adecuada en donde establecerse, ya que nadie tenía idea de que hacer ahora que estaban allí. No supo como pasó exactamente, por todo el remolino de actividad en esos meses, pero de un momento a otro, ya habían formado una pequeña comunidad mágica a la que se fueron integrando otros tipos de criaturas mágicas de ese mundo que no tenían en donde vivir, siendo temidos por los humanos o discriminados por los suyos, al ser muchos de ellos mestizos, cosa que no le sentó nada bien a Luna y a ella, que tras dejarlos demostrar que no eran una amenaza para su pequeña comunidad la cual iba rápidamente en crecimiento, les permitieron ser parte de esta.

Lentamente, los años fueron transcurriendo y su pequeña comunidad fue cambiando y extendiéndose más y más dado el gran número de personas y criaturas que se iban integrando a ella, culminando en el nacimiento del gran reino de Peverell, gobernado a regañadientes por ella y una divertida Luna gracias al voto unánime de todos los habitantes del reino, los cuales las trataban con mucho respeto y gratitud por haber hecho tanto por ellos y darles la esperanza de vivir una buena vida, libre de la persecución y el rechazo que por tanto tiempo tuvieron que soportar. Y ahora, todo por lo que habían trabajado duramente estaba en posible riesgo, a causa de la terrible guerra que se estaba librando en el país vecino.

La mirada de la ojiesmeralda se endureció. Ella no lo permitiría. Lucharía con todas sus fuerzas para proteger su hermoso reino y a todos sus queridos habitantes, en caso de que dicha guerra llegase alcanzarlos y traspasar sus muros. Haría que ellos lamentaran ese momento por el resto de sus vidas, no habría piedad alguna de su parte.

La bella mujer salió de sus sombríos pensamientos, al ver entrar a la sala del trono tranquilamente a arael y a Zerachiel, quien llevaba en brazos a una sonriente niña de dos años, que hubiese pasado perfectamente como la hermanita menor del pelirrojo, debido a la apariencia que llevaba en aquellos momentos la pequeña.

"Buen día, Arael. Y también buen día para ti, Zerachiel". Saludó Lily a sus guardias reales.

"Buen día, su gracia". Devolvieron ambos el saludo educadamente.

"¡Mamá Lily!" Exclamó alegremente la pequeña extendiendo sus bracitos en dirección de la ojiesmeralda, que con gusto la tomó en brazos con una amorosa sonrisa.

"Hola, ¿cómo estás hoy, mi pequeña Nimphadora?" Le preguntó Lily a la bebita dulcemente.

"¡Bien!" Dijo la niña, profiriendo una adorable carcajada cuando la bella monarca le hizo cosquillas.

"Me alegro mucho, mi amor". Dijo la azabache.

"Zerachiel, Arael". Llamó Lily a sus dos guardias alados.

"¿Sí, nuestra reina?" Dijeron éstos de pie firmemente a cada lado de la mujer.

"Luna, Lindel, Claire y Iruel se encuentran reforzando los muros que rodean el reino. Ustedes dos vendrán conmigo. Verificaremos las defensas internas del reino". Dijo ésta seria posando su mirada en los dos ex-miembros del clan de la Diosa.

"Entendido, su alteza". Respondieron al unísono los dos guardias reales.

Con todo dicho, los tres salieron con la pequeña niña aún en brazos de Liliane a realizar la importante labor.

NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP NANATSU X HP

Fin del Capítulo.

Nota de Autor.

Hola a todos. Quería preguntarles unas cuantas cosas en base a la historia.

¿Con quién les gustaría que Liliane fuese emparejada?

(Zeldris x Liliane)

Estarossa x Liliane)

(Meliodas x Liliane)

(Ban x Liliane)

(King x Liliane)

(Drole x Liliane)

(Arthur x Liliane)

(Gloxinia x Liliane)

(Gowther x Liliane)

(Escanor x Liliane)

(Helbram x Liliane)

(Sariel x Liliane)

(Ludosiel x Liliane)

(Mael x Liliane)

(Zeldris, Meliodas, Estarossa x Liliane)

(Harem Inverso x Liliane)

¿Cuál prefieren? Déjen su voto en los comentarios si quieren.

También le estoy buscando pareja a nuestra querida Luna:

¿Con quién les gustaría verla emparejada?

(Zeldris x Luna)

Estarossa x Luna)

(Meliodas x Luna)

(Ban x Luna)

(King x Luna)

(Drole x Luna)

(Arthur x Luna)

(Gloxinia x Luna)

(Gowther x Luna)

(Escanor x Luna)

(Helbram x Luna)

(Sariel x Luna)

(Ludosiel x Luna)

(Mael x Luna)

(Zeldris, Meliodas, Estarossa x Luna)

(Harem Inverso x Luna)

¿Cuál prefieren?

Y mi última pregunta.

¿Desean que alguien más del mundo HP se una en la travesía de Liliane y Luna?

Candidatos y Candidatas.

(Fred y George Weasley(

(Giny Weasley)

(Hermione Granger)

(Ron Weasley)

(Ron y Hermione)

(Sirius)

(Remus)

(James Potter)

(Lily Evans)

(Lily Y James Potter)

(Dobby)

(Charlie Weasley)

(Fleur de la Cour)

(Nimphadora Tonks)

(Neville Longbottom)

Ustedes eligen.

Nos leemos muy pronto. :D