Hola linduras/ esta idea nació de un chat con un colega fan también a la pareja y de un comentario jajaja molestemos a Louis lol.

Nota: Esto viene siendo un especial de mi anterior fic "Pecados" pasa antes del fic y no es necesario haberlo leído para entenderlo (contexto: Louis y Juno están en una relación clandestina).

Avisos: Ooc, uso expresiones como manos, ambiente del manga, recordemos que la sangre de los herbívoros es como droga para carnívoros, lemon.

Beastars es propiedad de Paru Itagaki, solo la historia pertenece a LagrimasSolitarias.

...

"CELOS SABOR A PINA"

Louis había oído que Pina era alguien de un talentoso superior que bailaba con encanto y realmente era cierto.

El joven ciervo reconocía a alguien que nació con la estrella del teatro y aparte lo respaldaba con practica exigente.

Si a Louis le hubiese tocado trabajar con Pina el con facilidad pudo "remplazarlo" cuando se enfermo de la pata faltante a diferencia del revoltoso de Bill que tuvo dificultades, y bueno ese día le toco arreglar otro desastre del perro sarnoso que adora.

El prestigioso Beastar siempre supo lo más importante en el teatro es que el show continúe, en primer lugar debe ir entregar un buen producto al espectador y durante los años que estuvo a cargo eso mismo dio, uso a la perfección las habilidades del equipo y los guió a lograrlo.

Felicitaba a quien en su ausencia aceptó a ese chico que con total gracia se entregaba en el escenario, sus ojos asustados como enamorados de Adler, su cuerpo moldeandose al contrario y sus latidos del corazón asiendo eco de alguna forma en los oídos de los presentes.

Era todo un actor que bien podría vivir de esto toda su vida si quisiera.

La cuestión esta que los ojos de Louis aparte de analizar todo ese conjunto de factores a su vez observaban como cada milímetro del cuerpo de Adler era manoseado por ese herbívoro, como los dedos delgados en algún momento acariciaban su cintura y sus delicadas manos enguantadas, hasta se posaban actualmente en ella y no pudo evitar gruñir cuando Adler se levanto un poco la máscara de calavera y sus labios se unieron ahogándose los gritos de muchos y reventando los aplausos por lo realista del contacto.

"Estoy segura de que andan".

Dijo alguna chica ardilla cerca de Louis sentada a su izquierda.

"Eso explicaría porque Juno después de lo de Legoshi no se lea vuelto a ver con nadie, también el porque ella y Pina ensayan hasta tarde a solas".

Dijo un cerdo de capucha roja y Louis trago grueso con una sensación fea en la boca del estomago ya que esos segundos que duro el beso se sintieron eternos.

Juno poseía una química incomparable con Pina y él mejor que nadie sabia eso se da a mal interpretar, así como los rumores solo son chismes.

—Descuida ninguno te tocara.

Sus manos que le provocan tantas sensaciones cuando habitan su cuerpo estaban ahora acariciando el suave rostro blanco.

—La única que terminara tu vida seré yo Adler.

Y a pesar de la mascara percibía esos ojos que esclavizan contemplando al macho que se derretía con su voz.

¡Maldita sea!.

¿Como Juno podía decir uno de los diálogos mas representativos de la obra de una manera tan sensual?.

No sabe si solo él lo sentía de esa forma asiendo de todo por guardar su auto-control y no emocionarse de mas o si con esas intenciones lo dijo la loba gris.

Pero aparte de eso volvió a gruñir al darse cuenta que ese tono que solo ocupa con él lo estaba usando con ese macho que como cual doncella se dejo caer en los brazos de su salvador.

El alumno estrella se puso de pie con tosquedad, no soportaría ni un segundo más esta tortura, el ver a Juno así de enamorada y ansiosa por ese herbívoro le revolvía las entrañas, por mas actuado que fuese no concebía la idea, ¡no!.

...

Louis volvió a paso pesado a lo que una vez fue su dominio, su antigua oficina donde amenazo con punta de pistola a Bill y que irónicamente hoy él ocupaba por orden suya.

Bien, el lugar apestaba a felino estúpido.

Cosa que le dio un poco de calidez.

—El Shishigumi se daría un banquete si les dijera pueden comerse cada parte que se rozo en ella.

Sonrió viendo su reflejo en su viejo espejo que al parecer Bill mantiene reluciente.

Solo debía hacer una llamada y en cuestión de minutos Pina solo seria el incomodo recuerdo de una maldita sonrisa coqueta.

—Que vergüenza, Louis.

Se regaño frotándose las sienes.

¿Desde cuando era impulsivo como Legoshi?, ¿Desde cuando era poco profesional por la interacción de dos actores?, ¿Desde cuando sentía celos?.

Y como no tenerlos si tanto Pina y Juno parecían ser la pareja perfecta de herbívoro y carnívoro que desbordaban pasión en cada mirada y esas insípidas manos tocaron demás ante sus ojos.

¡Arg!.

Pina era famoso aparte de por buen actor a los líos de faldas.

La buena fuente de los chismes que es el mejor amigo de Legoshi se lo dijo (así como a toda la escuela, Jack esta en todo y era mejor que el periódico escolar para informarse).

Y Juno es tan hermosa y por sus mares de enredos en el conglomerado aun soltera.

Nada le impedía dejarse llevar en esos ensayos y hundirse en el goze con el carnero que como Don Juan de segunda la seduciría y la sola idea le enfermaba como hervía la sangre.

Apretó sus puños intentando alejar esa imagen.

Tenía que admitir que aparte de no poder respirar bien con esa sensación torturante rondando algo no estaba bien. Es decir jamas tuvo estos problemas con Haru, sabía bien que más visitaban el club de jardinería y nunca lidio con burlones celos.

—¿Que me pasa?.

Se pregunto frotando su cara con una mano.

Sabia que Juno solo estaba actuando y su trabajo era digno de todos los premios posibles, lo había dejado tan helado desde el inicio y se sintió tocado por Adler soñando por refugiarse bajo su capa mientras ella fuera la portadora.

Pero no era solo la cuestión de Pina restregándole discretamente que no solo se quedo con abrazos de la hembra sino el sabor de sus labios hoy y seguro en cada ensayo.

Lo que más resentía a su ser que realmente cualquiera puede arrebatarle a Juno.

Cualquiera puede acariciar su pelaje, cualquiera puede derretirse con sus cosas de niña, cualquiera puede consumirse en su deseo por ella y cualquiera puede invitarla a bailar en una calle solitaria de una zona peligrosa de noche.

Debido que cualquiera puede darle más que una relación clandestina y simplemente tomarse de la mano.

Por eso no puede reclamarle a Juno si eso fue más que actuación, por eso debe tragarse estas sensaciones amargas, por eso debe suspirar cansado y mas tarde que se calme buscarla.

Quizás la diva viviente este ocupado firmando autógrafos y le permita estar a solas 5 minutos con la dama.

Gruño de nuevo con ganas de darse un golpe en la cara.

Mejor esperaba más que un par de minutos cuando la obra terminara.

...

Juno contempló el local vacío desde el escenario, le costaba creer que hace unas horas ese mismo sitio se encontraba a reventar así como este silencio podía quedar luego de tantos aplausos.

Le emocionaba este estreno que se había aplazado anteriormente, ni siquiera quiso quitarse el atuendo de Adler y hasta tenía planeado si era posible dormir con él.

Esta obra era el resultado de la labor junto a entrega de todos los integrantes del club. Estaba tan feliz que lo único que podría mejorar el panorama era...

—Felicidades.

Escuchó esa voz que provoca agitar su cola con total emoción, buscando con rapidez el dueño de ella.

La aspirante a Beastar sonrió brillando sus ojos que la máscara ocultaba en gran parte, su corazón se movió mas violento que al estar actuando teniendo frente suyo a ese herbívoro que no pudo encontrar entre la multitud.

Era hermoso estando de nuevo ambos bajo el único reflector que a alguien se le olvido apagar.

Todo recordándole aquella vez que le mostró su verdadera cara en una amenaza acariciando el cuerpo del ciervo el piso, ese mismo donde quería volver a recostarlo pero con distintas intenciones.

Aunque su cola se detuvo así como su fantasía con lo siguiente.

—Pero destrozaron la obra.

Louis siempre a siendo el alma de la fiesta.

—Vete.

Escupió con veneno la hembra ofendida.

Solo ese ciervo rojo podía mandar a la basura todo su esfuerzo y desveladas para lograr una versión de Adler que dejara con el corazón en la boca a todos los presentes, aparte que lo complaciera a él, ya que es la inspiración del club.

Solo Louis poseía la capacidad de romper con esa velocidad sus ilusiones.

—Esta bien, me iré.

Así como molestarla tan pronto.

—¡Oye!, ¡¿Por que quieres irte?!, ¡Acabas de llegar!.

Reclamó logrando alcanzarlo y sujetando sus hombros clavando su mirada en los ojos contrarios que a pesar de estar serios percibió molestos.

¿Acaso tan mala fue su interpretación?.

—Tú me dijiste que me fuera.

Joder con este chico que era la otra causa de sus desvelos.

Respiro hondo, retiro por completo la sagrada mascara, pasando a probar esos labios buscando un poco de consuelo en su ego herido así como callando el deseo de hacerlo.

Quizás al menos estando ocupados dejarían de soltar ásperas palabras.

—¿Louis?.

Lo llamo ya que el macho no había correspondido su acción, en su lugar lo había cortado y su mirada seguía fría.

Pero si por estos ensayos y sus responsabilidades con el conglomerado casi no habían podido verse un tiempo, ¿El no la extraño?.

—¿Ya te cepillaste los dientes?.

La loba lo soltó sonrojada poniendo sus manos en la boca y Louis intento no reírse con la expresión de la avergonzada hembra.

—¿Tengo mal aliento?...

El ciervo suspiro y negó.

—No.

Sus ojos cafés volvieron a la anterior rudeza.

—Pero ese beso con Pina era innecesario.

Las orejas de Juno así como su cola se levantaron.

—Fue un cliché a mi parecer.

El alma regreso al cuerpo de la fémina en comprensión, junto a unos ojos brillantes y una sonrisa de malicia que el joven heredero detesto así como adoro.

—Louis-senpai ¿celos?.

De acuerdo... ¡Lo detesto mas que lo otro!.

Ya que la carnívora no solo se limito a mostrarlo descubierto victoriosa, sino que también camino amenazante acorralándolo y de nuevo su ser adornaba el piso.

Este no era el momento que quería sentir ese cuerpo que lo excita sobre el suyo ya rozándose y buscando como deshacerse de sus prendas.

¡Esta molesto y con demasiadas guerras internas!, ¿No podía permitírselo seguirlo en paz?.

—Aah...

Jadeo al intentar quitársela de encima y ganar una fuerte mordida en el pecho que su atacante ya había desnudado, como aviso de que le iría peor si intentaba huir.

—Estas mas delgado.

Había reclamó en ese tono. No le gustaba que Louis en sus caos con Legoshi o su felina familia como los asuntos de la empresa lo tuviesen en este estado.

—¿Acaso te molesta comer la carne pegada al hueso? De seguro que si cuando también existe en el menú carnero.

La hembra río pasando su lengua sobre sus caninos que sabe le excitan al macho bajo suyo, lo cual sucedió manteniendo su mirada severa que por momentos baja barreras en sumisión con la que lo desnuda, aunque sus manos ya lo habían hecho apartado su camisa con saco, acariciando ansiosas su pelaje descubierto.

Se inclino reclamando otro beso que esta vez fue correspondido y las manos contrarias la atrajeron deslizándose sobre las piernas que este nuevo vestuario de Adler deja descubiertas.

Necesitaba borrar ese agrio trago saciándose con su piel, ama esas piernas largas que se envuelven en su cuerpo. Se mordió un labio con enojo cuando el carnero las medio toco en este mismo escenario, quería borrar su huella acariciándolas de principio a fin.

—Senpai...

Y a pesar que eso excito de sobremanera al ciervo por ser del tono que domina sus sentidos, la imagen de otros labios besando esos mismos a centímetros lo hicieron volver con rapidez a atrapar esa tentadora boca en un tosco beso, disfrutando tanto de los caninos que exploraba con más esmero y de como su lengua se encontraba en pelea con la contraria, no le importaba si necesitaba respirar quería seguir el contacto buscando como a su vez el vestuario de Adler se despojara del pecado sobre él.

Teniéndolos sin cuidado donde se encontraban con la conveniente soledad.

—Arrg.

El ciervo abrió los ojos con ese gruñido profundo que lo estremeció, percatándose que Juno había cambiado la mirada y sus ojos daban la alusión de ser rojizos, muy similar cuando se cuenta un carnívoro sede a sus bajos instintos de caza.

—¡Auh!.

Se quejo el macho porque la loba inclino todo el peso de su cuerpo, sus manos eran apresadas a los lados por las suaves que burlonas parecían podrían quebrarlas en cualquier momento.

El deseo y el miedo jugaron con el morbo al sentir como sus astas eran saboreadas por la hembra que seguía soltando gruñidos.

El instinto dio por reto ese beso y ahora no podía dejar de probar a su presa.

Las lamidas en los cuernos producían mas salivación intercalándose con mordidas, Louis juraría las garras de la fémina habían crecido o tal vez así lo sentía, ya que rayaban el suelo de madera como rasguñaban sus manos.

La respiración del Beastar se agitaba al menos hasta ahora no había visto a Juno en este estado y cualquiera diría era un enfermo por gustarle como estaba lamiendo sus cuernos, rozando con pesadez su cuerpo, arreglándoselas para que la ropa no estuviera estorbando y soltando como nuevamente atrapando sus manos, su propia piel se erizo con esas sanguinarias garras rasgando un poco su pantalón y decorando su pecho.

—¡Amm!.

En algún momento mordió su oreja con la fuerza de hacerla sangrar y esos escalofríos donde lamia su sangre le aterraban como hacían sentir incomoda su entrepierna.

Juno estaba orgullosa de ser carnívora y de su fuerza, cosa que lo estaba devorando en mas de un aspecto.

La hembra se deleitaba con pensamientos nublosos en la mirada temerosa como deseosa del herbívoro bajo suyo, su voz la hipnotizaba y sus jadeos la descontrolaban, besando hambrienta su cuello no casándole su sabor endrogada, liberando del todo sus doloridas manos para tocar ese presuntuoso pelaje.

—¡Aaahm!...

Esas caricias en su pecho acompañaban mas de una marca y el aumento de la saliva se mezclaba con la caprichosa sangre de los rasguños.

El ojos cafés se arriesgó entre todo a atrapar la cola que no había parado ni un instante en sacudirse y a pesar de la torpeza del dolor causado la acaricio con dedicación.

—¡AAH!.

Si la carnívora de la que se enamoro iba a terminar lo que Legoshi inicio con su pata quería el recuerdo de tanta suavidad.

—¡Aah!... ¡Aaah!... ¡Aaam!...

La cazadora era atormentada con ese tacto en una zona tan sensible, el jefe del Shishigumi no lo ignoró aumentando la caricia, ahora él deleitándose con tantas expresiones que gritaban placer.

—Es realmente suave... ¡AH! Me gusta ... Ashm mucho...

Había gritado y mordido el labio inferior para contener que las garras se clavaron en sus hombros buscando apoyo.

Realmente que importaba el olor a sangre si sus delgados dedos se saciaban y perdían en ese pelaje, como la visión de una desesperada canina retorciéndose y frotándose en su pelvis.

—Aahm... Juno... ooh...

Jadeo sintiendo como la Beastar no había dejado pasar mas tiempo penetrándose en la erección que no había sido atendida torturando mas que cualquier otra cosa chocando ya sus caderas, llenándose de más jadeos y gemidos el solitario teatro.

Las manos temblorosas dejaron la cola paseándose en las curvas de su cintura llegando a sus senos apretándolos y Juno cerro los ojos mejorando su movimiento para que las penetraciones fueran mas profundas.

—¡AAhm!, ¡Aaahhh!, ¡Aaahm!.

El placer de cada una de ellas solo era superada por la otra, las caderas habían encontrado la sincronía deliciosa que complacía sus deseos.

—¡AAHH!.

Juno saco un juego de garras para lamerlas desde su posición observando aun con mirada rojiza a Louis, él no pudo evitar quedar embelesado con esa imagen de la lengua tan distinta a la suya lamiendo con gracia y gula la sangre en ellas.

Nada se le pudo haber hecho mas erótico en su existir.

—¡AAH!, ¡Aaahnm!... ¡Aaaah!.

Incrementándose las estocadas, como el goze que su depredadora usaba esa mano que había lamido para sujetar uno de sus cuernos volviendo a devorarlo con más hambre.

—¡Aahhm!, ¡Aaaahjm!... ¡AHH!.

La orgullosa presa cambio a acariciar su espalda siguiendo con la baja y volviendo a sus piernas que se enrollaban en él no teniendo jamás suficiente de su cuerpo.

La suavidad era adictiva, como el ritmo del vaivén devastador.

Juno no cabía en si con el olor de sangre y sudor, así como sus aromas impregnándose en el contrario, tantos olores exquisitos que la mareaban y esas embestidas que sacudían su ser complementándose con su compañero.

—¡AAAAAHMM!.

Los llevaba a su frenesí.

Manifestado que algo similar a un aullido se hizo presente cuando Louis vio el rostro que ama mas hermoso por un brillo que conoce con honra y su pene era apretado por las paredes que lo reciben y esclavizan.

Adoro tanto esa imagen, maldiciendo que la llegada de su propio orgasmo le provoco cerrar los ojos, aferrándose de las imponentes caderas y hasta dejándole marca por la fuerza que conllevó.

...

—¿Sabes que es un poco aahm escalofriante eso? aahh...

Dijo a los minutos el joven heredero al estarle dando una lamida tras otra en sus maltratados hombros su contraparte.

—No puedo evitarlo.

Sabia que Juno no había terminado de entrar en si pero ya la sentía un poco coherente, un hecho eran los besos que acompañaban su acción como diciendo lo siento.

A Louis se le hacia tierno, jugando con sus orejas en esta quietud después de la guerra.

—Solo ten mas cuidado. Pero quien sabe, tal vez algún día podría ser yo quien te devore.

Una parte suya sabia que la hembra estaba degustando el sabor metálico en sus labios como el mayor de los manjares y que bien pudo terminar comido hoy, pero otra solo sentía la pasión de su imposible amor mostrándose en su forma única.

Además no seria capaz de hacerle daño... Tanto.

—¿Así?.

Sus pensamientos fueron interrumpidos debidos que la visitante de ellos se había detenido.

Y obsequiándole una mirada seductora como traviesa había cambiado su posición relajada sobre él acomodando sus piernas a cada lado de sus hombros.

—¿Por que no empezar ahora?.

El sorprendido ciervo rojo tuvo incluso una mejor visión que la anterior de ese cuerpo de diosa frente a él, con mejillas sonrojadas y gesto seductor, amenazando o más bien avisando que se sentaría en su cara.

Ella lo volvía tan loco.

Y estas cosas que iba aprendiendo junto a él se lo recalcaban.

—¡AAhhhh!.

La actual Adler no le había dado tiempo de intentar replicar inclinándose a unir sus otros labios con los que ama.

El ojos cafés sonrió para si obedeciendo la orden de devorar a Juno junto al sabor de la esencia de los dos que aún se encontraba en ella.

—¡AAH!... ¡Aaahn!, ¡Louis!.

Era una experiencia diferente pero no le desagradaba, más bien le gustaba así como la hembra vibrando al pasar con profundidad su lengua queriendo cada gota de esa esencia.

—¡Aaahm!.

Como la de otra que nacía.

—¡Aah Louis ahhm!.

La loba gris imitaba el pasado movimiento de sus caderas pero esta vez involuntariamente, aferrándose a las astas del joven ciervo que no bastandole su cautivante sabor atormentaba a su clítoris chupándolo y besándolo, sus manos cansadas tampoco poseían control acariciando su trasero o una por momentos ayudando a su lengua con su labor.

—¡AAH LOUIS AAH!.

Esos gritos lo excitaban igual o mas que las olas de sensaciones que ella vivía por ser de placer provocado por él.

—¡AAAAAAHHHH!.

Apresuro sus movimientos y succiono con entrega sintiendo que su condena estaba apuntó de llegar por el par de dedos que uso apretándose dentro de ella.

—¡Aah, aaah Louis-senpai aah!.

Sus piernas tan fuertes y majestuosas temblaban y Louis sintió que intentaron apartarse pero no tuvieron fuerzas.

—¡Aaaah!...

Ella iba a terminar sobre su rostro.

—¡AAAAAH!.

Y la experiencia se le hizo fascinante.

Recibiendo ese dulce elipsis gustoso, escuchando lo que seria su nombre con este canto de placer.

Aunque en su lugar fue...

—¡PINA!.

Grito sujetada a las astas del macho que se impacto con eso.

¡¿Como era posible que Juno pensara en ese tipo justo en este momento?!.

Y cuando sentía no podía estar mas desubicado como celoso de que Juno llegara a su límite de placer diciéndose ese nombre...

¡Jadeando alcanzo a escuchar escapar un mezquino!.

—... Legoshi...

¡¿LEGOSHI?! Pero si eso lo había superado y ... ¡¿ADEMÁS PINA?! No uno sino que ¡¿DOS?! No esto es mas de lo que su calculadora mente podía manejar.

—¿Eh?.

Fue lo único que Louis pudo decir, en lo que la fémina se apartaba y se sentaba al igual que él, no tardando nada en abrazarlo con vergüenza, ocultando su rostro por toda la razón del mundo.

No sabia que hacer realmente solo que los celos con el enojo y el miedo de perderla lo hicieron abrazarla con las fuerzas que le quedaban.

—Juno.

Quería decirle tanto, quería que sus cuerpos permanecieran así de juntos con su desnudes y almas expuestas, quería que ella no pensara en otros y lo amase solo a él, quería obsequiarle un futuro donde él pudiera darle todo y no solo partes de su vida, quería tener el valor de hacerlo realidad...

Pero ese panorama aun no puede darse.

Por ello ahora solo podía abrazarla el par de segundos que durara y se disipara un poco de la incomoda vergüenza por lo reciente.

—Aarrg.

La verdad no pudo evitar gruñir por los labios amados profanados con esos horrendos nombres, uno revoltoso y el otro jot...

Sus pensamientos fueron cortados, ya que Juno logro recuperar la voz saliendo de su escondite en su pecho con un sonrojo exagerado y expresión asesina, desubicando incluso en aumento al ciervo rojo.

—Legoshi y Pina están haya arriba.

Ojos cafés abiertos como platos y sangre helada.

—Nos estaban viendo.

Sangre pasando a nueva cuenta a hirviendo ¡Pero de rabia!.

—¡LEGOSHI!.

...

Mientras arriba.

—Jaja mi estimado compañero de oficio parece, ya nos descubrieron.

Dijo un carnero con la mayor de las calmas y una sonrisa cínica como encantadora, a un lobo sonrojado que se cubría con manos temblorosas el rostro.

—Te... Dije que solo debíamos apagar el reflector e irnos.

El delicado alvino se puso de pie ahogando una risa.

—No Legoshi. Que mal educado, si hacíamos eso al igual que retirarnos nos arriesgaríamos hacer ruido y se habría roto su atmósfera.

Acomodo uno de sus finos cabellos detrás de su oreja antes de ser atrapado por el lobo gris que aunque no podía levantar su cabeza sabía iban a morir si se quedaban ahí.

—Si fuera tú me apresuraría más ya que debido a los últimos acontecimientos.

La estrella de la noche coloco sus brazos alrededor del cuello de su guardián que como recién casados lo cargaba, sin dejar su irritante y hermosa sonrisa en el rostro mas bello.

—Son de vestirse rápido.

El sonrojo se incremento.

—¡Pina basta!.

—¿Acaso no observarte desvestirse? Se nota tienen mucha práctica.

—¡Yo no vi nada!.

—Pero bien que escuchaste ¿cierto?.

Un guiño de ojo que molesto al lobo como consiguió sonrojo.

—Debería dejarte con ellos.

Gruño buscando la salida del teatro.

—No, no, dulzura.

Una frágil mano se poso en su mejilla.

—prometiste siempre me protegerías y estoy tranquilo con eso.

A Legoshi le hubiera gustado hacer con enojo un comentario o solo ignorarlo, pero ya la feliz pareja los había alcanzado y aunque solo lograron colocarse los paños menores no por eso se miraban menos intimidantes.

Es mas el terror que nació en Legoshi y Pina por sus miradas poseídas en indignación y furia no fue una exageración, por el hecho que esa noche les llovieron muchos golpes y aunque los de Juno fueron los mas dolorosos tampoco es que Louis haya permanecido solo parado de erótico adorno, él también repartió varios y sobretodo al carnero aprovechando la justificación valida.

Motivo por el cual se cancelo por unas semanas la obra y se decidió por un mal presentimiento del protagonista eliminar la escena de beso.

...

La loba gris río con ese recuerdo lejano entre los brazos de su esposo en la cama que compartían. Ya habían pasado algunos años del matrimonio y aunque fue difícil todo el caos que dejo en el mundo de ambos el anterior, habían creado su mundo nuevo donde ella sonreía apretando el agarre de su cálida almohada de ciervo rojo favorita y él los arropaba con otra frazada para seguir descansando otra hora ante de ir a trabajar cada mañana.

(Fin)

...

Gracias por leer. Jajaja perdoname Pina lol aclaro que ese Gen 2 es uno de mis favoritos lol. Y siempre e pensado que el bonito de Jack es un chismoso desde que le dijo a todo mundo donde vivía Legoshi XD en si Legoshi no se defendió porque de seguro no volvería a verlos a la cara en mucho tiempo lol.

Nos vemos/leemos lindos. Por favor sin importar del país que sean cuidensen mucho siguiendo indicación y permaneciendo en casa.