Disclaimer: Nada con respecto a Harry Potter me pertenece, todo crédito a J.K. Rowling, lo mismo con Katekyo Hitman Reborn!, todo crédito a la mangaka Akira Amano.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Prólogo.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Un joven Harry Potter de 23 años de edad regresaba agotado a la casa heredada por su difunto padrino Sirius Black, después de un largo día en Gringotts haciendo arreglos para trasladar su cuenta bancaria a una sucursal del mismo banco ubicada en Japón.

Hace un par de meses, el joven mago gracias a una prueba de línea de sangre, descubrió que tenía una prima lejana por parte de su madre. Al parecer, la tía de su abuelo Andrew Evans, vivía en japón con su familia y de ellos decendían dichos parientes lejanos.

Alegre y ansioso ante el conocimiento de tener verdadera familia de sangre que posiblemente no lo detestaría, aunque fuese en otro país, el joven mago tomó la irrevocable decisión de irse de Gran Bretaña, después de una breve visita a Japón en la cual pudo conocer personalmente a dicha prima de nombre Nana Sawada y a su adorable hijo de 5 añitos de edad, el pequeño Tsunayoshi.

La visita había ido bien, en realidad, mejor de lo que esperaba. Nana era una mujer muy alegre y cálida en personalidad que le daba la bienvenida a cualquiera con los brazos abiertos, hecho que lo preocupaba un poco, dado que literalmente ese cualquiera, era a cualquier persona y eso, aunque fuese un acto bastante amable de parte de la mujer, también era preocupante pues él sabía que en el mundo hay personas que pueden aprovecharse de esa amabilidad y la ingenuidad de su prima para causarle daño a ella y a su hijo sin remordimiento alguno.

Solo había pasado dos semanas con la pequeña familia, pero con ese poco tiempo le había bastado para encariñarse con ellos, sobretodo con el pequeño Tsuna el cual a falta de una imagen paterna en su corta vida se había apegado a él siguiéndolo a todas partes como un pequeño patito perdido, pidiendole con una tierna sonrisa esperanzada llevarlo al parque a jugar a la pelota, como salir de día de campo con él y su mamá o llevarlo a la escuela e ir a buscarlo a la salida de clases. Simplemente el ojiesmeralda no había podido negarle nada al pequeño castaño, y con una suave sonrisa, había accedido a todas sus peticiones ampliando dicha sonrisa, al ver como la carita del ojimiel se iluminaba de inmensa alegría.

Él no podía permitir que algo les sucediese estando solos más con el marido de Nana lejos trabajando en el extranjero, absolutamente nada. Adoraba al pequeño Tsuna y le había tomado mucho cariño a la jovial Nana, además, estaba el atractivo de la ciudad de Namimori. Era una ciudad tranquila, bonita y pequeña muy alejada de los ojos del mundo mágico británico que desde su victoria contra Voldemort no lo dejaban solo.

Uno pensaría que luego de casi seis años desde la derrota del temible mago oscuro los magos británicos al fin lo dejarían tranquilo, pero no, a donde fuese, él continuaba siendo seguido por la gente y la prensa pidiendo y pidiendo entrevistas, fotos o autógrafos. Era frustrante y sumamente molesto, ya que ni siquiera se le permitía salir a caminar o a tomar un delicioso helado en la heladería Florean Fortescue en paz.

Harry llegó a su habitación y miró pensativo las maletas que se encontraban en un rincón de esta. Mañana temprano se marcharía de Gran Bretaña siendo únicamente consciente de su partida Hermione, Ron y el resto de su familia, Luna, Neville, Andromeda la cual se había quedado cuidando de Teddy su pequeño ahijado el cual pasaría los días festivos junto con su abuela Andromeda con él en Japón aparte de ocasionales visitas familiares. Sorprendentemente otro que sabía que se marchaba de Gran Bretaña pero sin saber donde exactamente para que nadie más que sus amigos y familiares más cercanos pudiesen localizarlo, era Dudley, con el que había formado una amistosa relación familiar de primos hablando por teléfono, saliendo de vez en cuando a algún café para charlar o con Harry yendo a sus torneos de boxeo para apoyar al rubio manteniendo su distancia con Petunia y Vernon.

Él se alegraba mucho de que a Dudley le estuviese yendo bien en la vida, y que hubiese cambiado para mejor y que continuase progresando con la influencia de Heather Summer, una bonita castaña de agradable sonrisa y buen corazón que ya llevaba dos años comprometida con Dudley. La pareja ya tenía planes de contraer matrimonio en unos meses y felizmente habían invitado a Harry al evento al cual el azabache asistiría sin duda.

Tarareando levemente, Harry preparó todo para tomar una refrescante ducha y cuando terminó, se puso una bonita camisa verde de vestir y unos pantalones negros y zapatos a juego y se marchó en flu a casa de los Weasley para una agradable cena de despedida por su partida. Ya a la mañana siguiente solo le quedaría regresar por sus cosas a Grimmaul Place y abordar el avión que lo llevaría a su nuevo hogar.

No podía evitar sonreír de emoción por volver a ver en unas horas nuevamente a Nana y al pequeño Tsuna dándole la bienvenida en el aeropuerto de Namimori.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

N / A: De corazón, espero que les guste esta nueva historia, Planeo juntar a Nana con Reborn o Tsuyoshi y a Harry con Bianchi o algún personaje Oc femenino. Si lo desean, pueden votar con quien quieren que se queden Harry y Nana.

¡Hasta pronto, cora!