Hola gente linda! Como están? Me extrañaron? :P Pues yo si jaja . Aquí traigo otra historia de sesshomaru y kagome.

No quiero hablar mucho porque sino haría otra historia solo con mi parloteo pero quiero que sepan que en este momento duro que estamos pasando todos debido al covid-19 les mando un abrazo grande y a seguir aguantando la cuarentena o como sea que lo lleven en su respectivo país. Nada mejor que quedarse en casa a leer y escribir. Se me cuidan y los quiero!

AGRADEZCO ENORMEMENTE A LA BELLISIMA AUTORA lilac-firecracker QUE ME DIO SU PERMISO PARA TRADUCIR Y PUBLICAR SU GRANDIOSA HISTORIA PARA USTEDES.

MUCHAS GRACIAS PRECIOSA. DE CORAZON, GRACIAS

Autora original: u/13020297/lilac-firecracker

Historia original: s/13478168/1/Little-Brother

ACLARACIÓN: he tenido que cambiar algunas palabras para que se pueda leer fluidamente pero tranquilos que la historia sigue siendo la misma y original. Lo aclaro de vuelta por si acaso, traducir del Inglés al castellano no es lo mismo. El idioma Inglés se lee de una forma y se escribe de otra, asique a eso sumenle el castellano XD.

Si notan algún error sepan disculparme, el celular me mata.


Resumen: Rin quiere un hermano pequeño, ¿a quién más preguntar, excepto a su figura paterna, Lord Sesshoumaru?

Género: humor

Advertencia: ninguna

Descargo de responsabilidad: Inuyasha no me pertenece

Emparejamientos: Sess / Kag si entrecerras los ojos


Los años posteriores a la destrucción de Naraku fueron prósperos y pacíficos. El grupo responsable de su fallecimiento ahora llevó vidas que deseaban vivir, sin el miedo a la muerte o fines similares que pesaran sobre sus hombros. La raíz del mal estaba muerta, Shikon no Tama había desaparecido y los que sufrieron se vengaron.

Sango y Miroku se casaron y comenzaron la familia que siempre habían imaginado. Cada año o dos, se agregaría un nuevo miembro a la familia. Kagome e Inuyasha ayudarían al padre y a la madre a cuidar a los niños mientras avanzan en su relación. Rin estudiaría con Kagome y con la sacerdotisa Kaede, recogiendo hierbas, haciendo pociones y ayudando a los enfermos.

Shippo partió para aprender la magia de Kitsune en la Escuela Kitsune y regresó periódicamente para visitar el pueblo y sus amigos humanos.

Él no era el único visitante demonio regular de la aldea, otro de ellos era Sesshoumaru, un medio hermano mayor muy odiado por inuyasha. Aunque el odio entre los hermanos se ha atenuado un poco, no eran exactamente los mejores amigos, y preferirían mantenerse alejados el uno del otro. El resto de la pandilla ayudó, ya que a pesar de que Sesshoumaru no tenía ganas de perseguir a Tessaiga, todavía estaba dispuesto a matar a su medio hermano; de hecho, parecía disfrutarlo.

Sesshoumaru podría vivir sin ver la cara de Inuyasha, pero Rin estaba en la aldea, por desgracia, tiene que conformarse con tratar de ignorar la presencia del mestizo. Pero una vez que Rin tomó la decisión de querer quedarse con los humanos o consigo mismo, ciertamente nunca más se dirigiría hacia ese lugar.

Rin agradeció el hecho de que su Señor visitara incluso una aldea humana para verla, le hizo preguntarse si eso es lo que se siente tener un padre. La sensación cálida y esponjosa que tenía cada vez que él le traía un kimono nuevo o le daba palmaditas en la cabeza la convenció de que sí, así era como se sentía tener un padre.

No podría estar más agradecida por ello. Con los hijos de Sango y Miroku cerca, se sentía como una familia disfuncional bastante grande que de alguna manera logró llevarse perfectamente.

Sin embargo, cada vez que miraba a los niños de Miroku y Sango, un sentimiento de anhelo se agolpaba en el corazón. Al principio lo calmó, Lord Sesshoumaru ya le había dado tanto, ¿cómo podía pedir más? Pero la sensación nunca desaparecería, sin importar lo que intentara, sin embargo, estaba decidida a no dejar que se notara.

Sí, estaba decidida, pero era una niña, y era evidente para todos los adultos de los alrededores que algo molestaba a la pequeña.

Sango y Kagome discutieron lo que podría estar molestandola, y decidieron preguntar, pero fue en vano; Rin mantuvo la boca cerrada y aumentó su vigilancia de ocultar esa sensación de anhelo en lo profundo de su corazón.

Hasta que llegó el día programado en que Sesshoumaru pasaba a visitar. La emoción burbujeó en Rin, habían pasado casi dos semanas desde la última vez que había visto a su Señor.

Cuando Sesshoumaru aterrizó, ella corrió hacia él y envolvió sus brazos alrededor de su pierna, Sesshomaru colocó su mano sobre su cabeza y le dio unas palmaditas antes de pasarle otro paquete.

Esa sensación borrosa había regresado, y la hizo sentirse mareada. Por el rabillo del ojo, vio a Sango recoger a su hija menor, y esa sensación de vértigo se atenuó un poco.

Sesshoumaru, siendo él mismo, lo notó de inmediato y entrecerró los ojos. Nada estaba fuera de lo común, y él sabía que la joven estaba perfectamente feliz en este pueblo, entonces, ¿por qué se veía tan triste mientras miraba a la pequeña familia? Sea lo que sea, sea quien sea, pagarían.

"Rin"

Rin comenzó. "¿Si mi señor?" Ella miró a Sesshoumaru.

"¿Que te molesta?"

Al escuchar la pregunta, el resto de los ocupantes se detuvieron y prestaron atención. La niña había estado actuando fuera de lugar las últimas semanas, y estaban preocupados.

El corazón de Rin latió con fuerza. Pensó que lo había estado ocultando lo suficientemente bien ya que nadie más le había preguntado sobre eso después de Sango y Kagome, pero obviamente, no era lo suficientemente bueno si Lord Sesshoumaru podía verlo.

"¡Nada, mi Señor!" Ella respondió alegremente.

Los ojos de Sesshoumaru se entrecerraron y Rin tragó saliva. ¿Qué estaba pensando ella? ¡Ella no puede mentirle a Lord Sesshoumaru! Resolviendo terminar con esto, Rin presionó sus dedos índices juntos nerviosamente.

Sesshoumaru levantó una ceja. "¿Querías algo?" Preguntó pacientemente después de darse cuenta de que la niña no iba a decir nada.

"Ah no ... Rin quería preguntar ..."

Ahora Sesshoumaru levantó ambas cejas, si la niña volvía a hablar en tercera persona, debía estar realmente nerviosa. Así que se quedó en silencio para ver lo que quería. El la entendería, por supuesto. Incluso si quisiera un unicornio, Sesshoumaru se lo daría, no tenía idea de cómo, pero lo haría.

"... ¿Rin puede tener un hermano pequeño?" Finalmente sacando las palabras de su boca, miró a su Señor con esperanza. Le conseguiría un hermano pequeño, ¿verdad? Después de que Miroku le dio a sus hijas un hermano pequeño. ¡Si Lord Sesshoumaru fuera el padre de Rin, también podría conseguirle un hermano pequeño! Ella abrió los ojos (¿cuándo los cerró?) Tentativamente para ver la reacción de su Señor.

Todos en el claro se congelaron en el momento en que Rin pronunció la última palabra, literalmente, y sabían que Sesshoumaru consideraba a la niña como su propia hija. ¿Cómo reaccionaría él ante el deseo de un hermano?

Aunque la congelación no duró tanto cuando Inuyasha se metió el puño en la boca para dejar de reír, y mientras Sango y Kagome se tapaban la boca. Miroku tenía la habitual mirada pervertida en su rostro, y Jaken ...

…el se desmayó.

Y todos se volvieron hacia Sesshoumaru para ver su reacción y, de hecho, fue memorable. Sus ojos se abrieron de manera impactante y sus labios se separaron pero no salió ningún sonido.

"Um ... ¿Señor Sesshoumaru?"

Sesshoumaru parpadeó.

Y entonces Inuyasha no aguantó. "¡Bwahahahahah! ¡Vamos, bastardo! ¡La niña quiere un hermano pequeño, dale uno! ¿Sabes cómo hacer uno, verdad?" Él movió las cejas para enfatizar antes de colapsar en el piso de la risa.

Sango y Kagome se rieron del aturdido Daiyoukai.

"Si no lo sabe, estaré encantado de enseñarle, Lord Sesshoumaru". Miroku ofreció amablemente.

Sesshoumaru se retorció antes de enviar dos látigos ácidos al monje y al hanyou.

Rin miró a su alrededor confundida. ¿Por qué se reían todos? Ella solo pidió un hermano pequeño.

Luego se detuvo. Oh.

Oh.

Por eso

"¡No te preocupes, mi señor, Lady Kagome puede ayudarte!" Ella ofreció. Recordó que Miroku necesitaba que Sango le diera al hermano pequeño de su hija. Era natural que Lord Sesshoumaru también necesitara a alguien. Como él toleró a Lady Kagome en lugar de odiarla por completo, ella era una buena opción. Rin asintió con la cabeza. Sí, no le importaría tener a Lady Kagome como su madre.

Kagome se atragantó. Eso, qué, Rin, eso. Niña. Hizo. No. Sólo. Decir. ¡Eso!

"¡Rin!" Jadeó y se retorció cuando Inuyasha comenzó a rodar por el suelo. "¡Siéntate!"

"Jajajaja, sí, ¡Kagome ve a ayudarlo, jajaja-oomphahahaha!"

Sango y Miroku ahora se reían, ¡incluso Kaede se reía!

"¡Si necesitas algún consejo, ya sabes a dónde ir, Lady Kagome!"

"¡Cállate!" Ella chilló al monje antes de volverse hacia Rin, manteniendo sus ojos fuera del demonio parado frente a ella. "¡Rin! ¿Sabes lo que estás diciendo?"

"¡Si!" Rin le devolvió la sonrisa. "¡Lord Sesshoumaru y Lady Kagome me van a hacer un hermano pequeño!"

Al escucharlo así, Kagome no pudo aguantar más y cayó desmayada en el suelo.

"¡Kagome!" Inuyasha se levantó para verla caer, luego de asegurarse de que estaba bien, se volvió hacia la forma congelada de su medio hermano, y otra carcajada amenazó con escapar de sus labios.

"¡Buena niña, nunca he dejado que el bastardo viva aquí, imagínate eso entonces!"

Rin frunció el ceño confundida. Los adultos son raros.

Excepto el Señor Sesshoumaru, por supuesto, hablando de su Señor, ¡todavía no había respondido a la pregunta! se volvió hacia él expectante.

Sesshoumaru, que ya había tenido lo suficiente, observó la forma propensa en que el hanyou acunaba preciosamente a la Miko y recordó al mocoso que se reía de él. Los miró contemplativamente antes de sonreír.

Inuyasha tragó saliva cuando la mirada de Sesshoumaru se posó en Kagome y sus labios se curvaron en una sonrisa.

"Sí, Rin. Voy a hacerte un hermano pequeño cuando la miko despierte".

'¡¿Qué?! 'Inuyasha se atragantó.

FIN


me dejan su review ? Nos vemos pronto ! Los quiero