.

N/A 1: Codename: Kids Next Door es propiedad de Mr. Tom Warburton y Cartoon Network. The Loud House y sus personajes son propiedad de Chris Savino y Nickelodeon.

N/A 2: Tuve que investigar a profundidad acerca de todo de Los Chicos del Barrio para que esta historia tuviera coherencia/congruencia. Por cierto, los capítulos serán un poco cortos ya que, si me va bien con las visitas a la historia la dividiré en tres partes.


No paraba de admirar cada detalle de aquella hermosa escultura esculpida en platino y diamante que se encontraba en el salón de la fama de los SGGKND. El lugar además de elegante e inmaculado era alumbrado por dos pares de luces tenues violetas y cálidas que hacían un ambiente relajante, las paredes eran de color beige y estaban adornadas con cuadros donde estaban plasmados los momentos mas conmemorativos para los GKND.

Se mantenía a solas de pie en la peculiar cámara a la que solo podían acceder aquellos agentes relacionados directamente con la mayor élite de los agentes. Alrededor se hallaban también otras cuantas esculturas sobre bases de cristal, solo que estas, a diferencia de la que Lincoln contemplaba en esos momentos, estaban creadas con otros metales y piedras preciosas según la importancia de ellos.

*Oro para la estatua de Enrique Lunder. Número: Década V. Ante la Guerra Mundial de los niños.

*Rubí para la estatua de Monty One. Número: 0. Por la victoriosa derrota del Abuelo.

*Plata para la estatua de Napo. Número: Era 1769. Cuando la Revolución de los dulces dio inicio.

*Zafiro para la estatua de Número: Siglo XX. Comandante al frente de la Guerra del Álamo por el pastel de helado más rico.

*Bronce para la estatua de Rosalie O'Neal. Número: 707. Por recuperar el "Mutador Regresivo" —invento que Número 0x0 había creado— de las manos de los adultos.

Y finalmente.

*Diamante blanco y platino para Leni Loud. Número: Áureo. Por haber vencido a los cuatro ejércitos dorados y al mayor enemigo jamás conocido por toda la historia de los SGGKND desde el primer día de su fundación: Número 666.

—Veo que sigues contemplando la escultura en honor a tu hermana, hijo.

—Hola, Número 1. —saludó el Loud sin mucho ánimo tras girar la cabeza.

—¿Hay algo que te preocupe?

—En realidad… ya no sé. Hace poco menos de un año que soy un agente de una organización de niños que combate a la tiranía adulta. Mi novia y una de mis hermanas reclutadas están perdidas dentro de un confín artificial por culpa de un ex-miembro rebelde de esta organización del cual apenas yo pude escapar gracias a que ellas se sacrificaron; y, ahora que sé que la quien alguna vez consideré como la más lerda de mis hermanas fue y es la mejor agente de todos los tiempos de la Célula Rebelde está vagando sola por Cydonia, tratando de hacer justicia por mano propia, me hace sentir confundido, extraño, miedo. ¿Debo sentirme así? —cuestionó, cayendo de rodillas mientras trataba de contener sus lágrimas. —Mis padres y hermanas están en un profundo sueño por culpa de quienes buscan a Leni. Jamás quise que esto pasara; al principio todo era fabuloso, Lana y Lisa quedaron impresionadas por sus instalaciones y tecnología 2x4, Paige por fin pudo ser mi novia una vez que entré a los KND, inclusive alardee que ser un agente era mil veces mejor que ser Ace Savvy o cualquiera en torno a su universo, pero ahora. Solo quiero que mi familia despierte y que volvamos a estar juntos. —concluyó con la testa baja mientras se limpiaba la nariz con su antebrazo.

—Escucha bien lo que te voy a decir, Lincoln. Sé lo que es estar preocupado por las personas que más importan en tu vida, tus amigos, lo que es cargar con la responsabilidad y ser un líder en momentos difíciles. Te prometo que haremos todo lo posible para que tú familia, Número Ω y todos los demás niños que han sido puesto a dormir despierten y regresen del confín donde Número Binario los tiene atrapados, pero por el momento no podemos agachar la cabeza ¿Me entiendes? Necesito que tu mente esté centrada en lo que vamos a hacer porque como sabrás ya casi no contamos con sectores terrestres para la batalla y tú sabes que yo vivo de mi público. ¿Entonces cuento contigo o qué mi chavo? —preguntó Niguel, ayudándolo a levantarse del piso.

—S… sí señor. —contestó con un aire de esperanza. —¿Pero qué hay de Leni?

—Me hubiera encantado poder combatir a su lado. He escuchado muchas anécdotas, leído archivos enteros e incluso oído himnos sobre sus hazañas como agente. Cuentan que no ha habido mejor miembro de los Chicos del Barrio Galácticos que siquiera se acerque a su grandeza. Inclusive hay información de fuentes 100% confiables que aseguran que ella fue la primera en escribir en el libro original de los Chicos del Barrio que se encuentra aquí mismo en el sector galáctico, el libro de veritas de veritas, no como el que está en la Tierra que solo es una copia del verdadero. —comentó mientras se dirigía a la salida del salón de la fama.

—¿En serio? ¿Y tú que dices?

—Lo creo completamente, Áureo es más que una leyenda. Me lo confesó mi primo 0.0.


.::...::...::...::...::.

7 días antes.

.

.

.