Después de que los jefes de Ultear y Gray les asignen un trabajo, ambos se ven en la tarea de asistir a un baile, ¿qué sucederá? "Este oneshot participa en el Reto: Primer encuentro/Impresión del Foro Grandes Juegos Mágicos".

Disclaimer "Fairy Tail es propiedad de Hiro Mashima. Y este Oneshot participa en el Reto: Primer encuentro/Impresión del Foro Grandes Juegos mágicos".

Hi! Mina-san yo aquí reportándome con un reto del sexy Foro Grandes Juegos Mágicos. Que tendría que hacer escrito hace como tres años. Pero bueno bien dicen más vale tarde que nunca no? Espero que les guste y me dejen un rewiew

Lugar sorteado: baile

Un peli-azul oscuro iba caminando junto a un pelirosa mientras platican de cosas triviales, hasta que Natsu Dragneel recordó algo de relativa importancia.

– ¿Un baile? – cuestionó Gray "el nudista" Fullbuster, con un deje de molestia.

– Sí, según Erza eso ayudara a la recaudación de fondos para… emm… ¿cómo era?... la…

– ¿La exposición de arte?

– ¡Exacto!

– ¿Y qué? ¿Se supone que debo ir?

– Pues si no quieres hacerlo ¿por qué no vas y se lo dices directamente? – cuestionó burlón el pelirosa. Es bien sabido por todos que con Erza Scarlet era mejor mantener las distancias y no hacerla enojar, eso claro si no quiere morir degollado o mutilado.

A Gray se le puso la frente azul y un escalofrió lo recorrió entero, ¿enfrentarse a Erza?, ni loco, iría al baile, aún era muy joven para morir así.

– ¿Y quién irá? – preguntó tratando de cambiar esa sensación de pánico que de pronto lo asalto.

– No lo sé, Erza es quien organiza, pero creo que menciono algo de pedirle ayuda a Jellal – respondió Natsu levantando los hombros, restándole importancia.

Por otro lado, en un edificio que mostraba un aire de profesionalismo, elegancia y demás se llevaba una conversación similar.

– Por favor Ul – decía Jellal de manera desesperada. Ultear era la mejor organizadora de eventos que podía encontrar en todo Fiore, ella junto a Meredy y Lucy habían logrado sacar adelante la sede de Fairy Tail ubicada en Hargeon. Aunque preferían mantenerse en anonimato.

– No – respondió de manera cortante y determinada, – tenemos que organizar el banquete de Lisanna, arreglar el desastre que Lamia y Saber hicieron en el salón de Crocus y ¿quieres que organice una gala? Lo siento, pero no –

– Además también falta la boda de Cobra y Kinana – dijo Meredy

– Y la inauguración de Mermaid Heel – recordó Lucy, al revisar su blog de notas.

– ¡Chicas! Por favor, no se los pediría si creyera que no lo lograrían, además son cosas que ustedes pueden manejar a la perfección…

– ¡Basta Jellal!, se supone que tú también tienes que organizar esto, pero solo te la pasas aceptando compromisos sin hacer nada más que cargarnos de trabajo a nosotras – le cortó Ultear con voz molesta.

– Ul está molesta – susurro Meredy a Lucy quien solo se limitó a asentir con la cabeza.

– Lo sé Ultear, sé que no soy de mucha ayuda, pero ustedes son genios y sé que pueden hacerlo, además si todo sale bien podrían conseguir novio – dijo Jellal para tranquilizar a la pelinegra que decidió fulminarlo con la mirada.

– ¿Novio? – Dijo Meredy emocionada – ¡hay que hacerlo!… será divertido – agregó al ver la mirada desaprobatoria de Lucy. ¡Va una faltan dos! Pensó Jellal

– Les daré un aumento – agrego viendo a la rubia

– ¿Un aumento? – Preguntó Lucy con un brillo en los ojos – vamos Ul podemos hacerlo – dijo jalándola del brazo como una niña pequeña.

– De acuerdo, pero será con mis condiciones – respondió Ultear, viendo a Jellal, él solo se limitó a asentir – Primero: será a nuestra manera, segundo: si las cosas no salen bien tú tomaras toda la responsabilidad, tres: vas a ayudar y no solo a poner tu cara de bobo y cuatro: pagaras todo lo que creamos necesario, desde ropa, zapatos etc.

Jellal analizó sus opciones y pensó que sería mejor pagar lo que fuera con tal de no ver a Erza molesta.

– V… vale – respondió dudoso, pero cuando vio la mirada maliciosa de Ultear se arrepintió.

– Ok, lo haremos – dijo Ultear.

Así pasaron dos semanas en las que el trio tuvo que trabajar, y Jellal tuvo que soltar su preciada tarjeta de crédito, se repetía una y otra vez que valdría la pena; era casi como un mantra.

El tan esperado evento llego, se realizó en el Palacio de Fiore, la entrada estaba cubierta de rosas blancas, azules y rosa pálido, el pasillo que conectaba al salón principal estaba iluminado por lámparas de cristal, que daban una tenue iluminación, sin embargo lo más mágico de todo era el diseño del salón, a la entrada había unas esculturas de hielo; el techo lo habían decorado como si fuera una galaxia, estaba pintado de azul como la noche y colgaban estrellas, las mesas estaban distribuidas de manera que desde cualquiera se podía ver el centro, la pista de baile.

– ¡Wow! – exclamó Jellal al verlo terminado. Faltaban media hora para que iniciara el baile y la pre-exposición de pinturas y esculturas que se mostrarían en la velada.

– ¿A qué quedo lindo? – preguntó Meredy emocionada.

– Debo admitir que se lucieron chicas, y que se ven muy lindas hoy – respondió Jellal con una sonrisa.

– O sea que ¿no nos vemos lindas siempre? – Meredy fingió sollozar, le encantaba hacerle eso a Jellal

– N… no Meredy, siempre se ven lindas… es solo que hoy se ven… emmm –

– JAJAJAJA –Lucy y Meredy estallaron a carcajadas

– Es increíble que siempre caigas – dijo Ultear con una sonrisa ladeada.

Lucy llevaba un vestido rosa pálido, entallado que llegaba al suelo, sin mangas; con el cabello en un moño dejando unos mechones fuera. Meredy iba vestida de color blanco, su cabello recogido en una coleta alta. Y Ultear llevaba un vestido azul marino, aunque a distancia se veía como si fuera negro, que le llegaba a los tobillos con una abertura en la pierna derecha, de igual manera entallado y con escote en "v", el cual dejaba ver su espectacular figura, decidió dejar su cabello suelto con una tiara de brillantes.

– En fin, ustedes dos vayan a divertirse, yo me quedare para ver lo de los invitados con Erza, luego iré a dormir – dijo Ultear a Meredy y Lucy.

– ¿Qué? De eso nada, no pague casi 30 000 Jewels para que vayas a dormir – dijo Jellal molesto.

– Yo no dije que me quedaría.

– No me importa tú vas a bailar quieras o no – sentenció Jellal serio. Ninguna lo había visto así de serio nunca,

Gray conducía en dirección a la casa de Natsu, vestía un traje negro con camisa blanca, y corbata negra. Cuando Natsu bajo llevaba un traje gris oscuro con camisa blanca y su inseparable bufanda.

– ¿Erza te dejó llevar eso? – preguntó incrédulo una vez Natsu subió al auto.

– Dijo que si no rompía nada podía traerla – respondió encogiéndose de hombros.

Llegaron al fin al palacio, según parecía llevaban 20 minutos de retraso, una pelirroja estaba en la entrada y a decir verdad no parecía muy contenta.

– Se puede saber ¿por qué llegan tarde? – preguntó Erza con una voz de ultratumba.

– No fue nuestra culpa, hay un atasco en la carretera, por un accidente o algo – respondió Gray.

Erza no muy contenta con la respuesta les dio indicaciones de entrar y hablar con los invitados que podrían ser patrocinadores para la galería. Natsu fue el primero en entrar y al ver a una rubia muy linda, sentada sola fue a hacerle conversación olvidándose de las palabras de Erza.

Gray quedo maravillado al ver la decoración del lugar, tomó una copa de champagne y empezó a recorrer el lugar. Vio a una pelinegra, que a su parecer podía ser importante, a su vista era hermosa, tenía un porte de elegancia que muy pocas personas consiguen y tomando otra copa se acercó a ella.

– Buenas noches – dijo Gray ofreciéndole una copa.

– Buenas noches – respondió Ultear desconcertada. Había estado con Lucy todo el rato hasta que tuvo que ir al baño, justo cuando regreso vio a la rubia platicar animada con ese chico de cabello particular, sonrió por su amiga, pero se quedó sola hasta que ese desconocido se le acerco.

A simple vista se veía alguien elegante, además tenía que admitir que era guapo; y según tenía entendido podía ser uno de los amigos de Erza. Agarró la copa, pero no bebió de ella.

– ¿Por qué alguien tan linda está sola? – preguntó Gray con una sonrisa ladeada. Como había llegado tarde, varias parejas ya estaban en la pista, pero se extrañó al verla sola, como dijo antes era linda.

– Supongo que se cuidarme sola – respondió Ultear de mismo modo.

En ese momento una canción terminaba y las personas aplaudían justo cuando iniciaba otra. Gray no lo pensó dos veces y tomando a Ultear con una mano y dejando su copa en una mesa cercana pregunto:

– ¿Bailamos?

Ultear se dejó guiar hasta la pista, le parecía divertido justo como había dicho Meredy, dejando la copa junto a la de Gray. Sonaban canciones lentas, se podía decir que románticas.

– Y dime ¿qué haces aquí? – preguntó Gray, tratando de iniciar una conversación. Ultear soltó una risita que desconcertó al peli azul – ¿Qué es tan gracioso?

– No nada, pero creía que una conversación se iniciaba con las presentaciones – respondió Ultear.

– Supongo que tienes razón… soy Gray – dijo el chico divertido.

– Ultear – respondió con una sonrisa. Gray iba a decir algo cuando la canción acabó y tuvo que soltarla para aplaudir. Aunque era extraño se sentía cómodo con esa chica.

Ultear sonreía, a pesar de lo surrealista que podían verse esos acontecimientos en su monótona vida estaba disfrutando mucho la velada.

En ese momento una pelirosa entró a la pista jadeante buscaba con desesperación a Ultear; cuando la encontró fue hasta ella, justo cuando finalizaban los aplausos e iniciaba otra canción.

– ¡UL! Debemos atender algo – dijo con la respiración entrecortada – hay una emergencia.

– ¿Qué pasa? - cuestionó al verla así

– Jellal… se pasó de copas – murmuró avergonzada.

– ¿QUEEEE?

– Lucy ya está con él, pero… creemos que como siga así… Erza no se lo tomará muy bien.

– ¿Cómo conoces a Erza? – cuestionó Gray sorprendido.

– ¡OH! ¿Interrumpí algo? – preguntó Meredy apenada.

– Nada, no te preocupes – respondió Ultear tranquilizándola, después se giró para dirigirse a Gray y murmuró – Lo siento, pero tengo que atender esto… fue lindo conocerte – dijo Ultear y besó la mejilla de un confundido Gray.

Volteó a ver a Meredy y con una mirada la pelirosa entendió que debía llevarla con Jellal, tomándola de la mano la guio atravesando la pista, y saliendo del salón a un pasillo que conectaba al baño del servicio.

Gray estaba confundido y podría decirse que, en estado de shock, no había podido ni siquiera moverse del lugar donde la pelinegra lo había dejado.

De eso pasaron varios días, Gray no paraba de pensar en esa misteriosa chica de la que solo sabía su nombre.

– Tierra llamando a cubito – decía Natsu pasando la mano enfrente de su amigo para que reaccionara.

– ¿Uh? ¿Qué quieres Natsu?

– Sin insulto, Ok esto es grave por favor firma este documento donde dice que me dejas todas tus acciones y cosas una vez fallezcas.

– ¿Quieres dejarte de tonterías? – dijo Gray enfadado.

– Vale, pero ¿qué ocurre?

– Nada, solo… quiero ver otra vez a Ultear pero no sé cómo ni dónde…

– ¿Por qué no le preguntas a Erza? Yo lo hice y quedé con Lucy para comer mañana –

– Sí tienes razón… espera, espera esto es súper importante – dijo Gray emocionado causando duda en el pelirosa – acabas de utilizar tu cerebro ¡hay que celebrar!

– Eres un… - dijo Natsu para después iniciar una pelea.

Sí le diré a Erza que me dé un numero para hablar con Ultear pensó Gray antes de recibir un golpe de Natsu.

Fin

Ok no estoy muy segura de que haya quedado bien, pero por más que exploto mi cerebro no puedo pensar en algo mejor. Espero que les guste.

Rewiews?