Centinela

Tic.. tac...

-Podrías decir que fue por mi

-Jamás

Tic.. tac...

-Sería creíble, estuve ahí desde que eras muy joven, pude corromper tu desarrollo

-No lo hiciste

Tic.. tac...

-Tu cordura al menos

- No

Tic.. tac...

-Entonces ¿Qué haces aquí hablando conmigo cuando sabes que me he ido?

-Porque hay una parte de ti aquí, conmigo.

Tic..tac...

-No, el Mayor fue muy claro, su estrategia sumamente ingeniosa, no... no volveré.

-Creerlo sería subestimarte, no cometo esa clase de errores

Tic..tac...

-Errores... Acaso los pensamientos de esta noche son por el error de perderme?

-No, son por el error de confiarme, de balancearme en la frágil cuerda de tu poder, mi error fue creer que no podrían detenerte.

Tic..tac...

-Y lo hicieron...

-Si, lo hicieron...

Tic..tac...

-Y me has perdido

-No

Tic...tac...

- Aún crees en mi

-Fuiste mi cadavérico caballero y me salvaste

Tic..Tac...

-Al menos esta vez pude hacerlo

-Y por eso se que volverás

Tic.. tac...

-No te entiendo

-Esta vez no me dejarás

Tic.. tac...

-Ah... Si... Eso es verdad

Tic.. tac...

-Pero tardaré...

-Sabré esperar

Tic.. tac...

-Años?

-Han sido siglos seguro puedo lidiar con menos

Tic...

El sonido del reloj se detuvo, por el ventanal abierto escuchaba la voz de Seras entrenando nuevos reclutas, seguía siendo el acercamiento más amistoso para recordarles al enemigo. Con calma se deshizo de las cenizas del puro en la mesilla a su costado y posó la mirada en las sombras de las protecciones de la ventana, esperaba, más de una vez había creído ver los girones de la sombra que añoraba, esa que había acrecentado su seguridad por años hasta el final en aquella epica masacre. Se llevó la mano al parche, recordaba haber escuchado de alguien que podías ofrecer la mitad de tu poder regalando el iris de uno de tus ojos, a veces al mirarse al espejo deseaba que aquella herida fuese el precio a pagar por no perderlo, que la sangre y su iris fuesen su camino de vuelta.

Y los años se sucedían, después del Londres en llamas tuvieron un tiempo de calma y nuevos acuerdos, hasta que naturalmente los vampiros olvidaron la prudencia volviendo a las andadas, cuando los ataques de ghouls reiniciaron hubo quien creyó ingenuamente que perdida "su arma principal" Hellsing se retiraría de la escena, craso error.

Seras Victoria era eficiente en su torpeza, su completo despertar a las sombras se había efectuado de tal forma que a la draculina le gustaba llamarlo su noche de bodas, a veces la escuchaba hablar con Bernardotte y se alegraba de que al menos en aquella simbiosis encontrarán su destino.

Destino...

El nuevo mayordomo retiro el cenicero y lo intercambio por uno vacío, bueno aquella afirmación no era tan precisa, llevaba ya unos años a su servicio pero para ella simplemente jamás dejaria de ser "el nuevo". Un hombre sensato y eficiente al que apenas le ponía la atención necesaria para asegurar que no era un traidor. Hubo verdades que nunca explicó, el día de su muerte desaparecerían con su cerebro, historias largas y complejas como la del shinigami de los hilos, sin importar que, para ella había muerto leal y su nombre figuraba sobre un amable epitafio que había mandado grabar en el memorial de aquella batalla.

Parsimoniosamente abandonó el sillón acercándose al ventanal, la luna brillaba llena en el firmamento despejado. Sabía que eventualmente su misión llegaría a su fin, el mundo se enfilaba hacia las instituciones despojando a las viejas familias de sus monopolios, no es que lo lamentará, a decir verdad sentía que ya había cumplido, podría presentarse ante sus antepasados y con orgullo decir.

"No he desmerecido"

El día que se lo solicitarán ella simplemente entregaría la comanda e iría en paz con su sable y sus sirvientes.

-Señora, ha llegado un reporte.

Mientras tanto la pelea continuaba, dedicó una última mirada a la brillante luna, quizá una noche en que su fría luz se tintara de rojo ella recuperaría al compañero de su destino.

-Te extraño

-Lo sé

Tac...

El reloj continuó su eterna cuenta...

Al mismo tiempo, en un espacio lejano como el infinito y cercano como la muerte, un héroe masacraba los pilares de su propia fortaleza, sólo una vida debía permanecer, la primera, la prometida, la que enlazaba un pacto divino, cuando lográra liberarla hallaría el camino que lo llevaría de vuelta para poder tenderla a los pies de su Condesa.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Wow! Doce años después del final de este manga tan caro a mi corazón, les traigo esta pequeña historia. Amo el final de Hellsing, los gestos, las palabras, los detalles, así que la vena fanfiquera no ha hallado lugares donde colgarse después del mismo, el primer fic de Hellsing que escribí se llama "Noche de viento" y lo hallarán en mi perfil, igual fue una pequeña historia que idee antes del final del manga, para cuando llegó Romancia vi cumplidas mis felices expectativas y es algo que me saca una sonrisa cada que lo recuerdo. Espero que la pandemia y la cuarentena no los hayan desquiciado y obsequiarles unos minutos de entretenimiento, si fue así dejen reviews que me encanta leerlos. Saludos