Recuerdos.

….

Este fic participa en el Reto #42: "Pero con una condición" del foro Hogwarts a través de los años.

Personaje: Bellatrix Lestrange.

Condición: alguien debe aparecerse.

Disclamer: los personajes pertenecen a JK Rowling.

Aún guarda en su memoria el momento exacto en que lo vio por primera vez, se estremece de solo recordar aquella escena frente a sus ojos, una Bellatrix Black de 13 años veía por primera vez a Lord Voldemort.

Se encontraba escondida entre los muchos estantes de la biblioteca intentando encontrar un libro que pudiese llamar su atención, cuando escucho el sonido de personas apareciendo, se ocultó de manera que no pudiesen verla.

Un mago hijo de muggles había sido apresado y llevado por su padre frente a su señor, vio como su padre insonorizaba el lugar para torturar a ese estúpido sangre sucia. Le preguntaba una y otra vez donde estaban los miembros de la resistencia liderada por Albus Dumbledore, a pesar de las torturas que su padre le prodigaba, ante cada negativa lanzaba una y otra vez la maldición cruciatus…

Los gritos del susodicho en lugar de alterarla le fascinaron, sus ojos brillaban de admiración al ver aquella escena frente a sus ojos, deseaba con todo su ser poder provocar tal dolor, había encontrado por fin la razón de su vida… cada segundo que pasaba entendía que ese debía ser su destino.

Luego que su padre cediera su lugar a su señor, quien se encontraba cómodamente sentado observando la tortura prodigada había decidido tomar en sus manos la lección que le daría a ese estúpido sangre sucia por negarse a ocupar su lugar. Esa fue la primera vez que escucho su voz.

Desde las sombra Bellatrix pudo ver ese hombre lleno de autoridad y poder, desde ese instante quiso poder estar cerca, desde ese instante decidió que deseaba estar a su servicio. Desde ese instante se revelo ante ella aun siendo una niña sabia hacia donde la llevaría su destino…

En ese instante aquellos recuerdos le acompañaban, sabía que tal vez ese sería el último instante que viviría, pero volvería a hacerlo una y mil veces, esa era la última batalla que libraría junto a su señor, habían pasado más de 40 años desde que le observo, desde que se prometió estar a su lado siempre, porque aun sin saber si viviría o moriría, aun mas allá de la muerte, al mismo infierno iría por hacer cumplir todos los deseos de quien fuera su mentor…

Y en ese instante al ver el rayo de Molly Weasley hacia ella, revivió su momento de felicidad en aquella oscura biblioteca cuando Voldemort le regalo esa sonrisa siniestra, siendo su cómplice desde la oscuridad.