Primer fic/One-Shot de "La Melancolía de Haruhi Suzumiya", uno romántico y que toma lugar después de los eventos de "Un día bajo la lluvia" y la película.

No soy el dueño de "Haruhi Suzumiya", todos los derechos reservados para sus dueños, empresa y país. El objetivo es solo entretener.


Winter Walk

- "¿Alguna vez te has puesto a pensar sobre cómo es posible que estemos nosotros dos, a las 12 de la Medianoche buscando misterios por la Ciudad?. No, ni me lo preguntes, porque tendrás la respuesta que buscas si giras la cabeza y hallarás a la "responsable" de todo".- Pensaba aquel chico castaño oscuro, abrigado hasta el cuello, mientras que veía aquella muchacha del mismo color en sus cabellos y listón amarillo, la cual estaba mucho más enérgica y le llevaba una buena distancia.

- ¡Vamos, Kyon, no seas una tortuga!.- Le animaba la chica, cosa que el joven suspiró para sus adentros, sacando una columna de vapor blanco, producto de su aliento y que desapareció tras estar escasos segundos en el aire.

- "No me puedo quejar de lo que estoy haciendo. Sé que debería estar durmiendo, pero Haruhi quiso que la acompañara, ya que Itsuki, Asahina-san y Nagato no pudieron. Sin embargo...".- En aquellos momentos, los pensamientos de Kyon se detuvieron al ver como la chica se movía por unas rejas, escalando las mismas y que daban la entrada a un Parque que se hallaba cerrado a esas horas de la noche.- ¿Qué? ¡Haruhi, ¿qué haces?!.- Preguntó al verla subirse y, para su sorpresa, la joven había pasado al otro lado.-

Frente tenía aquella reja, sabía bien que no la podía dejar sola ni tampoco irse como si nada, ya que podrían verla, así que tuvo que tomar la única opción "viable" y ésta fue ingresar en el Parque. Le llevó su tiempo subir aquella entrada, ya que se cercioraba de que no hubieran cámaras de Seguridad ni tampoco la presencia de algún vigilante. Para su suerte, el lugar estaba despejado, por lo que saltó y cayó contra el suelo, golpeándose un poco pero siendo ayudado por Haruhi.

- Ya está, ¿viste de que no había de qué preocuparse?.- Dijo la castaña oscura, dándole esos ánimos.

- "Cómo me gustaría que un día, uno solo, te des cuenta de que esto está mal".- Pensó el muchacho y de ahí vio que ella salía corriendo hacia el interior de aquel lugar.- ¡Espérame!.

Utilizó la linterna de su celular para iluminar el camino, aquel sitio era tranquilo pero, a la vez y siendo de noche, daba un aspecto un tanto aterrador.

- Uhhh, ya se me ocurren grandes ideas, podríamos usar este lugar para la secuela de "Las Aventuras de Mikuru-Chan" y...¡Ohhh, para Halloween! ¿Te imaginas que decoremos el lugar con calabazas? ¡Podríamos poner al "Jinete Sin Cabeza! ¿Les interesaría a Taniguchi y Kunikida? ¿Qué me dices de Tsuruya?.- Se iba imaginando la joven aquellos proyectos, mientras que se la veía más emocionada y lanzaba esas preguntas a Kyon.

- Puedo preguntarles el Lunes cuando volvamos a la escuela.- Respondió Kyon, dando una afirmación.

- Excelente y contigo, mmmmm, ¿quién podrías ser?.- Comenzó Haruhi a imaginarse el personaje que podría interpretar.

- "Por favor, no me vayas a poner como un alien o un zombie".- Rogó el joven castaño.

- Tú podrás ser Edgar Allan Poe con "El Cuervo".- Le dio aquel papel, cosa que le interesó a Kyon bastante.

Pronto, la chica comenzó a internarse más en el Parque, casi perdiéndose en medio de la Oscuridad, cosa que llevó a que el castaño apretara el paso, corriendo tras ella. Quería alzar la voz, no podía porque serían oídos y la Policía vendrá para llevárselos por estar dentro de una zona cerrada y altas horas de la noche. Era Sábado, estaban cerca del "Día de San Valentín" y aunque Kyon había logrado volver todo a la normalidad tras lo ocurrido con el "Incidente de Diciembre", él se seguía sintiendo un tanto inseguro por las cosas que Haruhi podía llevar a cabo y más cuando quedaron atrapados, aquella vez, en ese "Mundo" donde esos "Gigantes" estaban destruyendo todo a su alrededor. Por un momento, el estudiante corrió sin detenerse, temiendo por la seguridad de la chica y ahora se veía que estaba solo, rodeado por aquellos árboles que daban una pinta de ser "siniestros". Una cosa era de día, cuando había gente y todo era más activo, la otra cara de la moneda era la noche, en el cual, hubiera preferido que dejaran las luces de los faroles encendidas para que no diera tanto miedo.

Se detuvo tras esa "carrera", Haruhi parecía haber desaparecido, por lo que se recostó contra un banco e intentó recuperar el aliento. El miedo le comenzaba a invadir, ¿le había pasado algo a ella?. Cómo le gustaría que Itsuki estuviera con él para darle una mano, sin embargo, en aquellos momentos, un sonido provino desde el lado Este del Parque, dividido por una inmensa laguna con peces carpa. Allí, al fondo, podía verse un edificio de dos pisos, un par de tiendas donde se empleaba para los concursos de anime, manga y cosplay. Un poco más alejado, se hallaba el Templo Shinto y con ello, una Campana por la Paz Mundial y en recuerdo a las víctimas de la "Segunda Guerra Mundial", pero no había señal alguna de Haruhi.

- ¡AHHHHHHHHHHHH!.- Un grito desgarró el aire y la calma, Kyon se puso de pie, corriendo en dirección hacia donde provenía aquella exclamación.

Sus piernas no parecían conocer el límite, aún cuando estaba quedándose sin fuerzas y al borde de desplomarse contra el piso, el chico siguió su carrera hasta que la divisó a aquella chica.

- ¡Haruhi!.- Exclamó y la halló, sentada en los peldaños de una pequeña escalera de piedra y madera que llevaba al edificio de dos pisos.- ¿Estás bien? ¿Te lastimaste?.- Preguntó él y de ahí vio que ella alzaba la cabeza.

- Había algo raro...allí.- Señaló hacia donde estaban los mástiles de las banderas.-

- "¿Haruhi tuvo miedo de algo?. Bueno, incluso para ella, que es valiente, puede sentir temor por algo a lo desconocido".- Pensó Kyon, mientras que iba a examinar.

Lo que halló detrás de los mástiles no era nada peligroso, sino algo que lo hizo reír.

- Jajaja, ¿te asustaste de unos gatos?.- Preguntó y alumbró hacia aquella familia felina, la cual estaba reunida.

- ¿Gatos?.- Haruhi caminó hacia donde estaba el chico y al ver que había quedado en ridículo, se dio la vuelta.-

- Vamos, no seas así.- Intentó animarla pero ella no quería decir nada al respecto, por lo que Kyon tuvo que llegar a un "acuerdo" con ella.- Bueno, hagamos esto: Yo no le diré a nadie de que te asustaste por esto, ¿bien?.- Dejó aquello firme, llevando a que Haruhi se volteara.

- Trato hecho, pero no lo vayas a romper.- Pidió la chica, imponiendo esa única regla.

- Si llego a romper mi promesa, juro que usaré todos los cosplays que traigas para los eventos.- Le dio Kyon su palabra.- "Maldita sea, ahora sí he sellado mi trato con el Diablo".- Se lamentó para sus adentros.

- ¡Muy bien, así me gusta!.- Exclamó Haruhi, mientras que iban regresando a su "Búsqueda de Misterios".

Kyon se detuvo un rato y miraba a aquella chica tan llena de vida, enérgica, que no paraba de observar todo lo que se hallara en su camino, incluso la más pequeña de las piedras en el sendero, todo podía contener una historia, una leyenda, incluso un acontecimiento de la Historia Mundial, pero era algo más lo que florecía dentro de él. Pronto, Haruhi se detuvo, sintiéndose cansada y se recostó contra un árbol de cerezos, invitando al chico para que se sentara a su lado. Obedeció y una vez que estuvo a su lado, el silencio cundió y pudieron contemplar un bello Firmamento, aunque fuera una pequeña parte del mismo y desprovisto de la contaminación lumínica.

- Kyon.- Le llamó ella al castaño, sacándolo de sus pensamientos. Éste se volteó y la miró.- ¿Qué crees que haya en esta vida? ¿Tú crees que estamos solos en el Universo?.- Lanzó esa pregunta, cosa que el chico no tenía una respuesta clara por dar. No quería mentirle, ni tampoco dejarla a medias, así que decidió juntar todas las palabras posibles en su mente y lanzarlas.

- Es una pregunta interesante, Haruhi, pero yo creo que debe haber algo más en esta vida que tenemos.- Respondió, aunque no se sentía del todo conforme, sin embargo, la castaña lo seguía mirando, interesada.

- Continúa.- Pidió la Líder de la "Brigada S.O.S".

- Bueno, hay veces en las que he pensado de que, tal vez, no estemos solos en el Universo. Puede que hallan nuevas razas que no conozcamos, incluso no sean como los pintan en las películas.- Recalcó el chico, mirando a las Estrellas.

- ¿Como si fueran Humanos?. Iguales a nosotros.- Inquirió la castaña y él asintió con la cabeza.

- Exacto, pero más desarrollados, evolucionados.- Apostilló el estudiante en esos momentos y de ahí vio como la joven se acercaba más a él.

- Es raro.- Dijo al fin la chica y se quedó mirando hacia los Cielos, recostando su cabeza contra las piernas de Kyon.

- Haruhi...N...No estamos solos en el Universo.- Le dio aquellos "ánimos" a la chica, aunque fuera muy pequeña, no quería desanimarla.

- Lo sé y hay veces que me gustaría conocer todo el Mundo, no solo Japón, sino también el exterior: China, Europa, Argentina, sobre todo el Interior. He leído sobre las leyendas de seres del folclore y de las leyendas gauchescas. Así como también me gustaría poder ver el Cielo desde la Llanura Pampeana o las Sierras. Incluso tienen una montaña llamada el "Cerro de los 14 Colores" y eso llamó mucho mi atención.- Contaba la chica sobre aquellos planes a Futuro sobre visitar dicho país de América del Sur.- El "Urritorco" en la Provincia de Córdoba, dicen que allí ven OVNIS, podríamos ir tú, yo, Itsuki, Mikuru y Yuki.

- Jejejeje, puede ser.- Resaltó Kyon y ambos se quedaron mirando más de cerca, incluso pudo notar un ligero rubor en las mejillas de la joven, cosa que lo ocultó con un rápido movimiento de su cabeza.

- Este Mundo es un completo misterio, incluso para los intelectuales y científicos. Aún no lo conocemos del todo, pero nosotros podríamos ese "Gran Salto", pero nunca podría hacerlo sin la gente que quiero.- Rompió Haruhi el silencio y de ahí volvió sus ojos hacia el castaño, una vez más.

No dijeron nada, estaban callados, podía sentirse un misterioso "golpeo", como si estuvieran llamando a una "puerta". Haruhi alzó su mirada hacia los Cielos, allí pudo notar, señalando con su mano derecha, una Estrella Fugaz que surcaba el Firmamento, Kyon también fue testigo de ello. Sabía que tenían que pedir un deseo. Sus ojos volvieron a concentrarse en el uno con el otro, parpadeó, pero nada, todo seguía calmado. Inmediatamente, la Líder de la "Brigada S.O.S" se acomodó contra el pecho del joven acompañante, como si fuera un gato y cerrara los ojos, buscando el abrigo del calor y la protección. No lo podía dejar pasar, Kyon la rodeó con sus brazos, esperando no recibir ningún insulto o empujón, cosa que fue todo lo contrario cuando oyó, nuevamente, aquella voz.

- No te voy a decir nada, tranquilo.- Le habló Haruhi, cuyos ojos estaban cerrados y él se sentía seguro.

- Haruhi.- Llamó éste a la chica, quien lo miró de cerca.- Si tú vas a algún lado, entonces te acompañaré, te lo juro, adonde vayas, cualquier sitio, incluso si fuera el otro lado del Mundo o a otro Planeta, yo iré contigo.- Dijo el chico, sintiendo esas energías que le envolvían, llevando a que ella sonriera.

- Sabía que lo harías.- Comprendió Haruhi aquello que tanto estaba buscando y pasó a acercarse hacia él, lentamente, siendo atraídos por esa "Corriente Magnética" que los fue acercando más y más hasta que sus labios hicieron contacto, sus manos se juntaron con la cintura de la castaña y la nuca del chico que era rodeado por los brazos de la primera. El calor aumentaba, igual que una chimenea, sin importarles que alguien pudiera verlos, no querían separarse, el Tiempo parecía detenerse y ante las Estrellas de un Firmamento despejado, éstas fueron testigo del romance surgido la noche antes del "Día de San Valentín".


Pronto, una vez que terminaron de explorar el lugar, Haruhi quedó cansada y Kyon la llevó en su espalda, sintiéndose ella tranquila de estar con el chico que siempre la acompañó en sus aventuras y que ahora se había convertido en su novio.

- Deberíamos intentarlo de nuevo.- Propuso la joven, cerrando los ojos, protegida con la gabardina que le dio el chico a ella para cuidarla del frío.

- Sí, no estuvo mal, lo tengo que admitir.- Dijo el castaño con sinceridad.- "Lo hice. Finalmente entiendo todo esto: Tenemos un destino que nos espera a la vuelta de la esquina, aunque no sabemos si es bueno o malo, tal vez lo construyamos a través de las decisiones que tomamos. En mi caso, ésta ha sido una gran noche".- Finalizó Kyon y con Haruhi dormida, ambos iniciaron la vuelta a casa.

Fin.


Finamente pude estrenar este primer One-Shot de uno de mis animes favoritos, tengo que admitirlo, "Haruhi Suzumiya" fue muy bomba, genial, una lástima que haya terminado, pero bueno, quizás un día vea la OVA "Nagato Yuki-Chan" y pueda trabajar con este personaje, ya que Yuki es mi favorita.

Espero que les guste este fic, tal vez no sea la gran cosa y demás, pero me hace sentir contento de que lo haya podido realizar después de mucho pensarlo.

Quizás trabaje con Mikuru e Itsuki para la próxima, pero eso esta por verse.

Así que bueno, amigos, nos estamos viendo, cuídense y será hasta la próxima.

Les deseo un buen día Martes de mi parte.